enseñar Archives | CVCLAVOZ

All posts in “enseñar”

El verdadero significado de ser padres

“He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre.” Salmos 127:3 (RVR1960)

Muchos padres primerizos se sienten abrumados por todo lo que implica la paternidad y el consecuente temor a equivocarse. Conscientes de la gran responsabilidad que significa criar a un hijo, pueden creer que no están a la altura o  lo suficientemente preparados. Pero la realidad es que el trabajo de padres no es sencillo, requiere el esfuerzo y la concentración de las 24 horas del día y los 365 días del año, no se les ofrece vacaciones ni se les otorga días personales que les permitan un descanso. Por esto puede que esta profesión sea la más sacrificada de todas, pero si Dios te ha confiado la gran responsabilidad de ser padre, no consideres esto como una carga, sino un precioso privilegio. Recuerda que tienes la importante misión de transmitir a tus hijos el amor de Dios y la responsabilidad de instruirlos en sus caminos. Ten siempre presente, que tus hijos son un regalo del Señor, por lo tanto toma un momento para dar gracias a Dios por sus vidas y también aprovecha para levantar una oración en favor de ellos.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Quieres oír su voz? Búscalo

“Señor, muéstrame tus caminos, y enséñame tus sendas. Guíame en tu verdad y enséñame, porque tú eres el Dios de mi salvación; en ti espero todo el día”. Salmos 25:4-5 (NVI)

¡Cuántos dolores de cabeza podríamos evitarnos si en lugar de decidir por nuestro propio razonamiento, permitiéramos que Dios guíe nuestro caminar! Él que conoce todo y quiere lo mejor para sus hijos, está interesado en vernos prosperados. Además que está disponible en todo tiempo si nosotros buscamos su consejo y guianza. Por lo tanto, antes de tomar una decisión, acude a Dios en busca de un sabio consejo que puede evitarte muchos sin sabores. Su palabra nos recuerda: Salmos 16:7 “Bendeciré al SEÑOR que me aconseja; en verdad, en las noches mi corazón me instruye.”

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué guía tu vida?

Esto dice el Señor, Redentor, el Santo de Israel: “Yo soy el Señor tu Dios, que te enseña lo que te conviene y te guía por las sendas que debes seguir.” Isaías 48:17 (NTV)

Que hermoso es saber que Dios está dispuesto a enseñarnos y guiarnos, pero ¿acudimos a Él en busca de sus consejos y dirección para nuestra vida o preferimos ignorarlo y seguir adelante según nuestro conocimiento?

Jesús nos enseña que no todo el que le dice “…Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de su Padre que está en los cielos.”(Mateo 7:21)

¿Cómo saber que estoy haciendo la voluntad de Dios en mi vida? Por medio de la palabra de Dios. 2 Timoteo 3:16 (NTV) dice que: “Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto.”

Lo que Dios nos dice y enseña en su palabra es para nuestro bien y para no equivocarnos en nuestras decisiones. Ignorarlo sólo hará que el pecado gobierne nuestra vida y nos lleve a la muerte. En cambio, si dejamos que Dios nos hable y guíe nuestras vidas por medio de su palabra, no sólo alegraremos al Señor, sino que recibiremos muchas bendiciones por obedecer. Y el conocimiento que tengamos nos llevará a hacer todo lo que a Él le agrada. Además, estaremos preparados para discernir las enseñanzas, costumbres, prácticas del mundo y de las religiones.

Por ejemplo, hay muchas personas que se denominan “cristianos” o “seguidores de Jesús” pero practican y siguen las costumbres que la Biblia no enseña.

Hay quieres rinde culto a ídolos pensando que eso agrada a Dios, pero la biblia dice: “Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás.” Mateo 4:10 y también en (Isaías 44:6-20) nos enseña paso a paso la necedad de postrarse ante ídolos hechos por manos humanas.

Por otro lado la palabra de Dios nos revela en detalle cómo Jesucristo es el único intermediario entre Dios y los hombres (1Timoteo 2:5, Hechos 4:12, Hebreos 8:6, Hebreos 9:15) y; sin embargo, el mundo y las religiones piensan que también la virgen María, algunos apóstoles o santos pueden ser el medio para la salvación y comunión con Dios.

Te animo a leer (Romanos 1:18-32) ahí entenderás como las personas comenzaron a inventar ideas necias sobre Dios pensando agradarle con esos actos.

Mi pregunta es: ¿Cuántas veces acudimos a la Biblia para verificar que todo lo que nos dicen o enseñan es correcto?

Quizás te denomines cristiano (a), pero si sigues practicando las costumbres que las religiones enseñan; de esa forma no entrarás en el reino de los Cielos.

Que a partir de hoy la palabra de Dios sea tu guía y la que te enseñe a vivir una vida correcta y agradable a Dios.

Oremos:

“Gracias Dios amado porque me enseñas y siempre quieres lo mejor para mí. Por favor, corrígeme en tu amor y tu Palabra para hacer tu voluntad. Toma control de mi corazón para hacer tu obra y nunca dejes que me pierda en las costumbres y tradiciones de este mundo. Si hasta hoy he estado practicando cosas que no están en tu palabra, perdóname y dame una nueva oportunidad. A partir de hoy mi guía será tu palabra y no lo que me digan los demás. Toma mi vida y has tu voluntad en mí. En el nombre de Jesús, amén.”

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Preparado para todo

Hace mucho tiempo vi la película titulada: “Al filo del peligro” que trata de una situación de supervivencia. La avioneta en la que viajaban cuatro personas cae, el piloto muere en el impacto, otro es asesinado por un oso y los dos restantes buscan sobrevivir.

Lo interesante es que Charles Morse, que es uno de los sobrevivientes, es una persona que “sabe todo”,  al gustarle leer libros tenía bastantes conocimientos: hizo una brújula improvisada para darse cuenta de qué camino  debía seguir, trampas para cazar su alimento, armas para defenderse y otras cosas que le permitieron subsistir en el bosque.

Cuando llegó la ayuda, sólo este hombre fue encontrado con vida, lo que hubiera sido imposible si no hubiese estado preparado.

¿Qué pasaría si hubieras estado en su lugar? Posiblemente estarías muerto de hambre o por el ataque de algún animal, lo que nos enseña lo importante que es nuestra preparación.

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” 2 Timoteo 3:16-17 (RVR 1960)

La Palabra de Dios, conocida como “la Biblia”, es fundamental para la preparación de un hijo de Dios, porque: enseña, corrige, adiestra y perfecciona, con la finalidad de que estemos preparados para el trabajo que tenemos como cristianos.

El Señor quiere que en su camino seamos como Charles Morse y “sepamos todo”;  es decir, que seamos competentes espiritualmente y no nos hundamos o desesperemos en el camino, que sepamos enseñar o corregir al que lo necesita, y ser sabios para actuar cuando enfrentemos una situación inesperada, siendo guiados por lo que dice la palabra de Dios porque solamente de este modo saldremos victoriosos.

Si estás perdiendo la confianza en Dios porque estás enfrentando un tiempo de conflicto como una enfermedad, un derrumbe económico, pérdida de empleo u otros; entonces necesitas Palabra de Dios en tu corazón o quizá quieres dar a conocer el mensaje de Jesús pero no sabes cómo empezar, entonces requieres preparación.

En este momento, te animo a tomar la decisión de prepararte todos los días, apartando un tiempo importante para estudiar la palabra de Dios y realizar un buen servicio para Él.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Instruye

La lectura de la Biblia es una práctica que permite conocer a Dios en una manera más profunda. A través de cada página podemos ver de manera clara los pensamientos, reacciones, juicios y posiciones que nuestro Señor tiene en cuanto a la humanidad.

Pero no sólo eso, sino que también podemos conocer cómo tratar con el hombre. Dentro de este contexto citemos Proverbios 22:6 que dice: “Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.” (RVR 1960) El verso se explica por sí solo, pero no está dirigido únicamente a niños, es también la manera en la que Dios forma siervos para su obra.

Mantengamos el enfoque en la primera parte que dice: “Instruye al niño en su camino.” Según el diccionario instruir significa proporcionar conocimientos, habilidades, ideas y experiencias a una persona para darle una determinada formación. A lo largo de la Biblia podemos notar que estos cuatro aspectos importantes son dados directamente por Dios.

  1. Conocimiento: “Porque Jehová da la sabiduría y de su boca proceden el conocimiento y la inteligencia.” Proverbios 2:6 RVR 1960
  2. Habilidades: “A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas, y a otro, interpretación de lenguas. Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.” 1 Corintios 12:10-11 RVR 1960
  3. Ideas: “Clama a mí y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.” Jeremías 33:3 RVR 1960
  4. Experiencias: Este último aspecto quizás es el más resistido por todos porque implica estar en medio de una situación para aprender.

No podemos negar que existen momentos de alegría y gozo cuando uno sirve a nuestro Señor, pero también llegan momentos de aflicción y pesar, momentos de angustia que invitan a tirar la toalla por lo complicado que puede llegar a ser un problema. En muchas ocasiones las circunstancias incluso son tan abrumadoras que sin la ayuda de Dios sería imposible continuar adelante.

Así como todos los aspectos necesarios para la formación de un hombre son dados personalmente por Dios, este último no es la excepción. Él permite que tengamos experiencias difíciles para que lo conozcamos más y aprendamos de su fidelidad y amor.

No tengas miedo a la instrucción de Dios para tu vida, Él te acompañará en cada paso.

Isaías 41:10 dice: “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.” Versión Reina-Valera 1960

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Enséñame

Victoria, últimamente había tenido muchos problemas con sus hermanos y padres, al parecer ella cometía muchos errores en su comportamiento y frecuentemente era confrontada y corregida. Llegó al punto de evitar tener contacto con ellos, pues se sentía atacada a pesar de que en su corazón sabía que no tenían malas intenciones.

Ya sin saber qué hacer, cambió el tipo de oración que hacía a Dios de “víctima” a una de humildad: “Señor, ayúdame a ser perceptiva a lo que me quieres enseñar, si soy yo la que está fallando, ayúdame a ser humilde y a tomar de buena manera la corrección de mi familia, ¡dame paz! no quiero estar angustiada en vano sino quiero tener el corazón confiado en que tú estas obrando, aunque parezca que todo va en mi contra enséñame a ser humilde”

Días después ella vio el cambio no sólo en su reacción, pues tenía paz a pesar los conflictos, sino también en su familia, ya que ella veía que lo que hacían era por amor porque querían lo mejor para su vida y eso le ayudaba a ser obediente.

Ver el problema desde un mejor enfoque, y no sólo desde  donde pareces ser la víctima, puede mejorar las cosas si disponemos nuestro corazón primeramente a Dios con humildad y predisposición para ser corregidos, pues muchos de los problemas nos ayudan a detectar malas actitudes o hábitos que llevamos realizando por mucho tiempo.

Mateo 11:28-29 (NTV) dice “Luego dijo Jesús: «Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso. Pónganse mi yugo. Déjenme enseñarles, porque yo soy humilde y tierno de corazón, y encontrarán descanso para el alma.”

Dios quiere lo mejor para ti y esto implica cambios que nos ayuden a llegar a la eternidad, y no sólo a mejorar momentáneamente como dejar de mentir, implica renunciar a hábitos pecaminosos, dejar la amargura, el odio, el temor, la mala administración de tiempo y dinero y muchos otras cosas que nos estancan en la carrera.

Deja que Dios te enseñe a través de la mala situación que estás pasando y verás excelentes resultados.

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ya no quiero hacer mi voluntad

“Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud.” Salmos 143:10

David es uno de los hombres que más admiro de la Biblia, a pesar de que tuvo muchos errores en su vida, supo reconocer los mismas y arrepentirse sinceramente de sus pecados confiando en la misericordia infinita de Dios. Producto de su corazón sincero y arrepentido, el Señor estaba con él.

Lejos de tener esos errores, temores y haber fallado a Dios, David era una persona abierta que hablaba sin mentir ni fingir delante de Su presencia,  lo que era agradable al Señor. “El sacrificio que sí deseas es un espíritu quebrantado; tú no rechazarás un corazón arrepentido y quebrantado, oh Dios.” Salmo 51:17 (NTV)

David siempre trató de agradar a Dios, aún cuando en aquella ocasión falló a Dios y cayó en inmoralidad, él dijo de lo profundo de su corazón: “Contra ti y solo contra ti he pecado; he hecho lo que es malo ante tus ojos…” Salmo 51:4 (NTV) Buscaba el rostro del Señor y pedía que lo restaure.

Más allá de las consecuencias que sufriría por sus actos, era un hombre que buscaba a Dios y pedía que hiciera Su voluntad en su vida. “Enséñame a hacer tu voluntad…” Salmos 143:10 Y esa es la actitud que deberíamos tener todos nosotros cuando estemos en problemas o hayamos fallado.

Porque cuando una persona es sincera y abre su corazón delante de Dios, recibe muchas bendiciones y deja que el Señor se encargue de restaurarlo. De nada sirve ocultarle algo a Dios, puesto que Él conoce cada uno de nuestros pasos. (Salmo 139)

No sé cuál es tu situación ni qué es lo que estás atravesando, pero qué hermoso sería que en este día le digas: Dios misericordioso, ya no quiero fallarte más, quiero entregarte mi vida y mi corazón para que me puedas, sanarme, limpiarme, y cambiarme. Yo quiero amarte sólo a ti y vivir para ti. “Enséñame a hacer tu voluntad” y que “Tu buen espíritu me guíe” En el nombre de Jesús, amén.

“Dios mío, cumplir tu voluntad es mi más grande alegría; ¡tus enseñanzas las llevo muy dentro de mí!”  Salmos 40:8 (TLA)

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo aprenderán si nadie les enseña?

En unas capacitaciones con estudiantes, para la prevención de la violencia sexual infantil, se pudo conocer la historia de varios niños que estaban sufriendo en silencio. Las estadísticas van en aumento porque los niños no tienen conocimiento de sus derechos, permitiendo que el agresor los intimide y así pueda evitar una denuncia, lo que le permite pasear libremente por las calles.

En las capacitaciones los niños entendieron que callarse empeoraba la situación en la que se encontraban y al conocer sus derechos, tuvieron la valentía de denunciar, expresando con libertad sus sentimientos para poner fin a al sufrimiento ¿Cuánto bien les hizo conocer este tema?

Un pastor decía “si el conocimiento cuesta, la ignorancia cuesta más” La realidad es que muchas personas sufren en silencio como estos niños, se encuentran en depresión, con dependencias al alcohol, drogas, pornografía y más, por no conocer otra salida como es el amor de Dios; destruyen sus vidas sin saber que alguien puede librarlos y darles paz.

En esas acciones autodestructivas las personas simplemente muestran la necesidad de Dios, se encuentran como un niño perdido que necesita dirección, pero El Señor te hace esta pregunta ¿Cómo van a clamar si aún no les predicas? ¿Cómo van a creer si aún no han escuchado de Mí? ¿Cómo van a escuchar si no hay alguien que les enseñe?

¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? Romanos 10:14

El Señor nos ha dado la responsabilidad de hacer que las personas que nos rodean lo conozcan, y por medio de nosotros puedan invocar su nombre. ¿Estas cumpliendo el llamado de Dios? No es tarde para ser obediente y sorprenderte de lo que verás, porque no hay nada tan satisfactorio que ver a una persona libre gracias a ti.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Pregúntale a Andrés -¿Cómo le digo a mi hijo que no tenemos dinero?

Andrés,

Cuando vamos al súper, mi hijo, como todos los niños, quiere juguetes o dulces. Qué le puedo decir al niño para no decirle “hijo no tenemos dinero”. Me da miedo que crezca con mente de escasez. Espero tu consejo.

Juan Carlos

Tucson, AZ

 

Hola Juan Carlos,

Cuando no hay dinero, no hay dinero. Pero esta es una oportunidad de oro, tu puedes aprovechar estos momentos para enseñarle a tu hijo la importancia de administrar el dinero. Mira, es preferible que tu hijo crezca escuchando un no a que crezca creyendo que puede tenerlo todo manipulándote con llanto y con berrinches.

 

Cuando tu hijo te dice en el súper, “Papi lo quiero, ¿me lo puedes comprar?”. Solo dile: “lo siento, hijo, hoy no tenemos el dinero para eso; pero si te portas bien y haces tus tareas, te lo compro cuando vengamos otra vez”. Ojo con esto, si él cumple, tú cumples. Cuando dejas que el niño se salga con la suya, ya sea porque te extorsiona como un sicario o porque tu corazón se derrite cuando él te ve con esos ojitos de “puppy” triste, es muy probable que arme un escándalo cuando le digas que no. Al principio podría hacer berrinches y tendrás que pasar la vergüenza en el súper; pero es muy importante que mantengas tu palabra.  Si no lo haces, él sabrá que si grita más duro, obtendrá lo que quiere.  Aquí el problema no es el dulce o el juguete, es el mensaje que mandas a su subconsciente. Es como decirle: “tus berrinches son órdenes para mí”, y eso, se paga muy caro cuando son adolescentes.  Cuando están muy chiquitos es más difícil hablar con ellos, pero tienes que hacerlo. Si te avientan un berrinche nivel 10 a todo pulmón, charco de lágrimas y moco tendido, disciplínalo; recuerda que tú eres el adulto y la autoridad de tu hogar.  Ya en la casa, cuando esté más tranquilo, puedes hablar con él para que entienda la situación. La disciplina se hace en casa y no en público.  Si es necesario disciplinarlo explícale por qué y hazlo sin ira o enojo. La próxima vez que vayas al súper, antes de entrar, dile que solo puedes comprarle algo que valga $2 dólares (o la cantidad que puedas sin dañar tu presupuesto), pero que se tiene que portar bien. Cuando se acaben los dos dólares, se acabaron.

 

Aquí se da otra oportunidad de enseñanza. Dile a tu hijo, “qué te parece si haces unos trabajitos en la casa y con lo que te ganes, te puedes comprar lo que quieras. Es muy sabio que nuestros hijos hagan una relación entre el dinero y el trabajo. Es triste, pero hay adultos en edad de retiro que todavía no han hecho esa relación. Nosotros enseñamos a nuestros hijos desde chiquitos. Ahora, cuando ellos dicen: “¿tienes algún trabajo que pueda hacer para ganarme el dinero para comprar esto?”. Si la cantidad es grande, saben que deben ahorrar.

 

Ahora, tú al igual que nosotros, amas a tus hijos; entonces, a veces, puedes comprarles algo solo porque lo quieres hacer. Te puedo decir que cuando hagas eso, para tu hijo será un regalo especial porque tú no estás reaccionando a un berrinche.  Hay muchos hogares donde no puedes ni caminar por tanto juguete que tienen; y, aun así, los niños no son felices.

 

Es nuestra responsabilidad, como padres, enseñarles a comportarse en el supermercado o cualquier otro lugar.  Aprovecha esta gran oportunidad para empezar a enseñarle el manejo del dinero y la diferencia entre los deseos y las necesidades. Eso será una bendición para ustedes en el súper y para ellos toda la vida.

Andrés

Un regalo especial

A cada uno se le da una manifestación especial del Espíritu para el bien de los demás. A unos Dios les da por el Espíritu palabra de sabiduría; a otros, por el mismo Espíritu, palabra de conocimiento; a otros, fe por medio del mismo Espíritu; a otros, y por ese mismo Espíritu, dones para sanar enfermos; a otros, poderes milagrosos; a otros, profecía; a otros, el discernir espíritus; a otros, el hablar en diversas lenguas; y a otros, el interpretar lenguas. Todo esto lo hace un mismo y único Espíritu, quien reparte a cada uno según él lo determina. 1 Corintios 12:7-11 (NVI)

Este versículo lo comparo con uno o más regalos que recibimos del Espíritu Santo y que muchas veces no los valoramos porque estamos más enfocados en nosotros mismos y en alcanzar nuestros objetivos personales, incapaces de ver la necesidad de otros. Si comprendiéramos la importancia de cada uno de ellos, nos esforzaríamos más en ponerlos al servicio de los demás, porque nos fueron dados justamente para ayudar y edificar a todos los que nos rodean. Si creíste que tu habilidad de escuchar y dar consejos; de ser compasivo y bondadoso con los pobres; de disfrutar el tiempo con personas enfermas, niños, ancianitos o privados de libertad; de evangelizar, de cantar, de enseñar, de interceder por otros, eran parte de tu carácter, déjame decirte que estás equivocado(a), son dones que recibiste de Dios y la manera cómo los administres te será demandada cuando te presentes ante Él.

¿Y tú qué estás haciendo con el regalo que se te otorgó? ¿Agradeciste por él y lo estás usando correctamente o aún lo tienes guardado? ¿Te imaginas lo distinta que hubiera sido tu vida y la de otras personas si tan sólo hubieras usado ese don el momento indicado? Si hoy estás vivo(a), es porque aún tienes tiempo para ser un canal de bendición para otras personas, pon al servicio de otros todo lo que Dios te dio, verás que el(la) más bendecido(a) serás tú.

Y yo con el mayor placer gastaré lo mío, y aun yo mismo me gastaré del todo por amor de vuestras almas, aunque amándoos más, sea amado menos.2 Corintios 12:15 (RVR1960)

El valor de una vida se mide por las vidas que toca. Quienes optan por ser felices, deben ayudar a que otros encuentren la felicidad, pues el bienestar de cada uno está unido al bienestar común.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Sólo estando a solas podrás conocer su secreto!

Porque ¿quién estuvo en el secreto de Jehová, y vio, y oyó su palabra? ¿Quién estuvo atento a su palabra, y la oyó? Jeremías 23:18

Esta pregunta la hace Dios a su pueblo que  había dejado de buscarlo y, por ende, dejaron de escuchar lo que Él quería comunicarles ese día. Entonces, todo lo que tenían eran palabras que les habían sido reveladas en el pasado. Olvidaron que la palabra de Dios es viva y que todos los días enseña algo nuevo.

Pero si ellos hubieran estado en mi secreto, habrían hecho oír mis palabras a mi pueblo, y lo habrían hecho volver de su mal camino, y de la maldad de sus obras. Jeremías 23:22

Del mismo modo, el reclamo era para los pastores y líderes de ese tiempo, ellos también dejaron de buscar a Dios a solas y por tanto no tenían sus palabras para guiar al pueblo. Aparentaban buscarlo cuando estaban en público y hablaban de acuerdo a lo que sentían pero no lo que había en el corazón de Dios. Por esta razón las personas no corregían su camino y no cambiaban sus vidas.

¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra? Por tanto, he aquí que yo estoy contra los profetas, dice Jehová, que hurtan mis palabras cada uno de su más cercano. Dice Jehová: He aquí que yo estoy contra los profetas que endulzan sus lenguas y dicen: Él ha dicho.

He aquí, dice Jehová, yo estoy contra los que profetizan sueños mentirosos, y los cuentan, y hacen errar a mi pueblo con sus mentiras y con sus lisonjas, y yo no los envié ni les mandé; y ningún provecho hicieron a este pueblo, dice Jehová. Jeremías 23:29-32

Más allá de los títulos que detente cualquier liderazgo, el verdadero pastor es que guía a sus ovejas y cualquiera que no cumpla con su llamado, en su tiempo, tendrá su juicio por no dar palabras de fuego que quemen las impurezas o de martillo que quebrantarían hasta el corazón más duro y esto es porque son personas que no oran, no leen su Biblia a solas, simplemente aparentan hacerlo.

Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. Mateo 6:6

Dios también quiere hablarte para que no cometas más errores. Estando en tu cuarto cierra la puerta y búscalo. Entra en ese lugar secreto y escucha lo que quiere decirte hoy. Sus palabras serán como fuego y martillo, te darán vida y serás fortalecido.

Si quieres recibir palabras personales y secretas para tu vida, empieza hoy a buscar a Dios a solas y escucha lo te que quiere enseñar, ¡tu vida comenzará a cambiar!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend