esclavitud Archives | CVCLAVOZ

All posts in “esclavitud”

Libertad de las cadenas de adicción

“Así que, si el Hijo los hace libres, ustedes son verdaderamente libres” Juan 8:6 (NTV).

La adicción es una forma de esclavitud, ya sea por el consumo de alguna sustancia, como drogas o alcohol o a conductas como el juego, la pornografía, la tecnología etc.

Cuando las personas adquieren un hábito compulsivo esto tiene consecuencias en las tres áreas del ser humano, es decir en lo físico, mental y espiritual. La adicción entonces se transforma en una cadena que tiene atrapado al individuo, ya que pese a que tiene la voluntad de poner fin a esta atadura, no puede hacerlo ya que sus propias fuerzas no alcanzan. Se requiere la intervención divina, ya que Jesús es quien puede traernos completa libertad.

Si hoy reconoces que te encuentras atado a un vicio o tienes algún problema de adicción, clama a Jesús para poder hallar verdadera libertad. También recuerda que hay profesionales que pudieran ayudarte, siendo verdaderos instrumentos en manos de Dios, para lograr tu sanidad.

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Podrías vivir sin las redes sociales?

«Todo está permitido», pero no todo es provechoso. «Todo está permitido», pero no todo es constructivo” 1 Corintios 10:23 (NVI)

Estamos acostumbrados a estar conectados y utilizar la tecnología para muchas de las cosas que hacemos a diario. Sin embargo, debemos tener precaución con las redes sociales porque pueden ser de mucha ayuda pero su uso excesivo es malo, por ello distribuyamos correctamente el tiempo de modo que no ocupen el lugar de Dios ni de nuestra familia.

¡Seamos sabios en el uso de las redes sociales!

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Él te ha hecho libre!

“Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.” Deuteronomio 20:2 (RVR1960)

El pueblo de Israel estuvo esclavizado en Egipto por mucho tiempo, hasta que Jehová los liberó y los condujo hasta la tierra prometida; aunque tardaron 40 años a causa de su rebeldía, la promesa fue cumplida y ¡fueron liberados!

Nosotros también podemos estar sometidos a la esclavitud que no es física solamente, sino espiritual, la del pecado. Esta esclavitud no tiene compasión de nadie, aprisiona a todos sin importar edad, sexo o estatus; trae destrucción no sólo al cautivo sino también al entorno, acabando con familias, vidas e incluso la relación con Dios.

En cambio la libertad dada por medio de Jesús, es llena de gracia y misericordia, pues a pesar de que podemos caer, ella no nos desecha, al contrario, nos levanta y nos ayuda a seguir adelante.

Pero debemos tener mucho cuidado de conservarla, no vaya ser que nuevamente nos entreguemos a la esclavitud, como dice Gálatas 5:13 (RVR1960) “Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros.” Gálatas 5:13

No des paso a nada que te aleje de Dios, ni seas rebelde ante su guía, sigue sus instrucciones y cumplirás lo que Él tiene para tu vida, planes de bien y no de mal.

¡Él te ha hecho libre!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Uniforme de autoridad

Carlos se encontraba estacionado en una esquina a altas horas de la noche, de repente vio correr a un hombre con un arma en la mano hacia su auto; asustado presionó el acelerador e intentó huir, pero el individuo le disparó, haciendo que Carlos chocara su carro y resultara lesionado. El atacante era un policía civil que dijo haber confundido a Carlos, creyendo que era un ladrón.

Es lamentable que sucedan estos hechos, pero nos enseñan una gran lección. Un policía que no usa su uniforme pierde un cincuenta por ciento de la autoridad que tiene porque al verlo de civil con un arma, resulta fácil confundirlo con un delincuente, como sucedió con Carlos.

Algo similar podría suceder en nuestro diario vivir, puesto que debemos estar conscientes que cada día enfrentamos una guerra espiritual constante.

El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; a predicar el año agradable del Señor.” Lucas 4:18-19

El uniforme de un policía representa el Espíritu del Señor en nuestras vidas, no podemos salir a la calle y ejercer las funciones de un hijo de Dios sin estar llenos de la presencia divina, de lo contrario no tendremos autoridad para combatir los ataques del maligno.

Un cristiano debería presentar autoridad espiritual, es decir, tener poder sobre el mal, ¿Tienes autoridad? El Señor te ha dado la potestad para atacar al enemigo, si alguien está enfermo, afligido o esclavo de algún vicio, no necesitas llamar a un pastor o ministro simplemente debes armarte de valor y orar por ellos, puesto que Dios respalda a sus hijos.

En esta oportunidad te animo a reflexionar sobre tu estado espiritual, quizá estás perdiendo muchas bendiciones por descuidar la presencia del Señor en tu vida, busca a Dios y pídele que te ayude a tener autoridad, que los demonios te conozcan y tiemblen, así como cuando escuchan el nombre de Jesús.

Por Shirley Chambi

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Encadenado?

“El vino produce burlones; la bebida alcohólica lleva a la pelea. Los que se dejan llevar por la bebida, no pueden ser sabios” Proverbios 20:1 (NTV)

Hay una historia registrada en la Biblia, se trata de un hombre que vivió apartado de sus seres queridos, de sus amigos, no contaba con un trabajo, vivía en cuevas totalmente aislado, perdía el control hasta el punto de romper las cadenas que le colocaban para custodiarlo (Lucas 8:27-29). Algo parecido sucede con las personas que sufren algún tipo de adicción, sea con las drogas, el alcohol, el tabaco, el juego o el sexo, solo por nombrar algunas. Las adicciones suelen provocar el aislamiento de la persona que la sufre, afectando las relaciones sociales y familiares. También y por abuso de sustancias, el sano juicio de la persona es afectado, en algunos casos con daño irreversible para sus mentes. Para todo esto, hay solución y se llama Jesús, el único que puede librarlos de esa esclavitud, solo tiene que permitir que sea Dios el que reine y gobierne su vida entera. Tan solo es rendirse delante de Él y reconocer que necesitas su ayuda ¿Estas sufriendo una adicción que te esclaviza? Solo Jesús puede darte verdadera libertad.

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Libre o prisionero?

“Jesús contestó: —Les digo la verdad, todo el que comete pecado es esclavo del pecado. Así que, si el Hijo los hace libres, ustedes son verdaderamente libres” Juan 8:34 y 36 (NTV)

Caer en el pecado es como caer en una prisión que poco a poco te irá arrebatando la salud y la esperanza de vida. Sabemos que el enemigo vendrá a acusarnos por lo que hemos hecho, pero es necesario saber que tenemos un poderoso libertador que es Jesús. Él puede sacarnos de esa prisión de pecado y darnos una nueva oportunidad. No te acostumbres ni te resignes a seguir en esa prisión. Hoy puedes ser libre, solo depende de tu decisión porque la gracia de Dios está disponible para ti.

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

21 datos que no sabías sobre el tráfico humano

El tráfico humano, también conocido como la trata de blancas, es una forma de esclavitud moderna. Desde que se promulgó la Declaración de los Derechos Humanos, la explotación de una persona en cualquiera de sus modos se ha convertido en un crimen penado por la ley.

La Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional define al tráfico humano de la siguiente manera:

El reclutamiento, transporte, transferencia, alojamiento o recepción de personas mediante la amenaza o el uso de la fuerza u otras formas de coacción, secuestro, fraude, engaño, abuso de poder o de una posición de vulnerabilidad o de dar o recibir pagos o beneficios para lograr el consentimiento de una persona que tenga control sobre otra persona, con fines de explotación. La explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución de terceros u otras formas de explotación sexual, trabajo o servicios forzados, esclavitud o prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos

Aunque se crea lo contrario, la trata de personas es una práctica que está incrementando con el paso del tiempo; por lo cual, es importante que todos tomemos conciencia con respecto al tema. Estos son algunos datos que deben ponernos en alerta:

1. Si todas las víctimas del tráfico humano vivieran en una misma ciudad, sería la tercera ciudad más grande del mundo.

2. Para el 2012, ya habían 1 800 000 víctimas de tráfico humano en América Latina.

3. El tráfico humano genera 150 billones de dólares anuales, monto comparado al que producen las cuatro compañías más ricas del mundo juntas.

4. Latinoamérica produce 13.1 billones de dólares anuales por tráfico humano.

5. En 1860, en Texas, se podía conseguir un esclavo a 19 000 dólares. Hoy en día, el precio aproximado es de 90 dólares. Lo cual hace que más personas trafiquen con vidas humanas.

6. El 65,8% de los esclavos en todo el mundo viven en la región Asia-Pacífico.

7. Islandia e Irlanda tienen los incidentes más bajos de esclavitud en el mundo.

8. La esclavitud en la antigüedad y en la actualidad se diferencian en:

Esclavitud en la antigüedad Esclavitud en la actualidad
-Se tenía la propiedad legal de una persona.
-Precio alto de los esclavos.
-Se obtenía baja ganancia económico por el trabajo de los esclavos.
-Esclavos eran mantenidos a largo plazo.
-La raza y etnia eran importantes en un esclavo.
-No se tiene la propiedad legal de una persona.
-Precio bajo de los esclavos.
-Se obtiene altas ganancias económicas por el trabajo de los esclavos.
-Esclavos no son mantenidos y se desechan con facilidad.
-La raza y etnia no son importantes para ser víctima del tráfico humano.

9. El tráfico humano y la esclavitud moderna están en alza, no en disminución.

10. De 600.000 a 800.000 personas son víctimas del tráfico humano y cruzan las fronteras internacionales cada año, de las cuales el 80% son mujeres y la mitad son niños.

11. La trata de personas es la tercera mayor industria criminal internacional detrás de las drogas ilegales y el tráfico de armas.

12. El tráfico sexual es una de las causas de propagación del virus del VIH SIDA.

13. Hay más esclavos en la actualidad que en cualquier otra fecha de la historia.

14. 9 de cada 10 mujeres que escapan de Corea del Norte a China se convierten en víctimas de la trata de personas.

15. Los traficantes de personas pueden ganar hasta 20 veces más de lo que pagaron por una víctima, especialmente si es mujer y joven.

16. En Talibán se pueden comprar niños para que actúen como suicidas y lleven bombas en sus cuerpos.

17. Más del 30% de todos los casos de trata de personas en 2007-2008 fueron niños que se vendieron en la industria del sexo.

18. La trata de personas es el único delito en el que las mujeres tienen más presencia como víctimas, perpetradoras y activistas que combaten este crimen.

19. Más del 71% de los niños víctimas de la trata muestran tendencias suicidas.

20. Los traficantes sexuales a menudo reclutan niños porque existe una alta demanda de mercado. Ellos atraen a sus víctimas por teléfono, en Internet, a través de amigos, en el centro comercial y en programas después de la escuela.

21. Brasil y Tailandia son generalmente considerados como los países con los peores registros de tráfico sexual de niños.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Libre o esclavo? ¡Tú decides!

La esclavitud es una forma de sometimiento del hombre por el mismo hombre que se practicó desde la antigüedad, pero luego de una larga lucha para acabar con la sumisión humana se logró terminar con este mal en la sociedad, por ello cada 2 de diciembre se celebra la libertad lograda a través de varios años de lucha.

Si bien la esclavitud ya no existe oficialmente y esas cadenas de metal cayeron, aún el hombre está siendo atado por el amor al dinero, la vanidad, el orgullo y todo aquello que es pecado y que anula la libertad que Dios dio al ser humano.

“Jesús contestó: —Les digo la verdad, todo el que comete pecado es esclavo del pecado” Juan 8:34 (NTV) el pecado es la peor forma de esclavitud que el ser humano puede enfrentar.

El diablo es astuto y tratará de encontrar tu debilidad para hacerte caer y ponerte las cadenas de la opresión que no sólo te paralizarán sino que poco a poco acabarán con tu vida espiritual.

Muchas son las personas que creen que gozan de una libertad plena y que por ello pueden hacer lo que quieren: consumir drogas, alcohol, ver pornografía, robar, mentir, engañar, etc. pero si analizamos la supuesta libertad que disfrutan nos damos cuenta de que son esclavos de aquello que les gusta hacer.

Es necesario examinar nuestra vida, para identificar si hay algo que nos  está haciendo esclavos, muchas veces hacemos cosas que no consideramos pecado, como ser: las excusas, las exageraciones, el hablar demás, comentar de la vida ajena etc. pero si analizamos bien este tipo de acciones son pecado y por ende somos prisioneros, por ello al igual que el rey David debemos pedir a Dios que nos examine, “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce los pensamientos que me inquietan. Señálame cualquier cosa en mí que te ofenda y guíame por el camino de la vida eterna” Salmos 139:23-24 (NTV).

¿Hay algo que te tiene atrapado y no puedes dejar de hacer?

Solamente hay una esperanza para aquel que está viviendo en esclavitud, ¡Jesús!  Pues él nos rescató del reino de la oscuridad y nos trasladó al reino de su Hijo amado” Colosenses 1:13 (NTV).

Si quieres que las cadenas que te oprimen se rompan o que se abran las puertas de la prisión en que te encuentras, debes buscar sinceramente a Jesús (…) Me ha enviado a proclamar que los cautivos serán liberados, que los ciegos verán, que los oprimidos serán puestos en libertad” Lucas 4:18 (NTV).

Por Judith Quisbert.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Día Mundial contra el Trabajo Infantil

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) informó para junio del año pasado que aproximadamente 150 millones de niños en todo el mundo eran víctimas del trabajo infantil. Estos niños hacen labores remuneradas y no remuneradas en condiciones no aptas para su crecimiento óptimo. La mayoría de actividades en las que estos niños se desarrollan no permiten su desarrollo físico, mental, social ni educacional.

La Organización Internacional del Trabajo define el trabajo infantil como un trabajo que priva a los niños de su niñez, su potencial y su dignidad, y que es perjudicial para el desarrollo físico y mental”

Investigaciones sobre el tema han demostrado que uno de cada cuatro niños, de entre 5 y 14 años, se dedican a un trabajo que se considera perjudicial para su salud y desarrollo. Estas víctimas caen en estas condiciones por obligación de un adulto o porque fueron vendidos o secuestrados.

El porcentaje más alto de trabajo infantil se reporta en África Sub-sahariana con el 28%; mientras que, Latinoamérica y El Caribe tienen el 9%. En la mayoría de países, la diferencia entre las cifras de niños y niñas no es muy distante; no obstante, en Latinoamérica, la mayoría de víctimas son niños, pues, tienen una diferencia del 5% con respecto a las niñas.

Características del trabajo infantil:

El Proyecto de Educación Laboral Infantil considera trabajo infantil cuando involucra una de las siguientes características:

  • Violación de las leyes de una nación sobre la edad mínima de trabajo.
  • Amenaza el bienestar físico, mental o emocional del niño.
  • Involucra abuso intolerable, como la esclavitud infantil, el tráfico de niños, la servidumbre por deudas, el trabajo forzado o actividades ilícitas.
  • Evita que el niño vaya a la escuela.
  • Utiliza al niño para socavar las normal laborales.

¿Qué podemos hacer?

  1. Educar a niños, amigos, familiares y conocidos sobre el tema.
  2. Denunciar los casos de trabajo infantil, tráfico de niños y abuso de menores.
  3. Ser parte de grupo de apoyo u organizaciones que se dediquen a ayudar a niños en riesgo.
  4. Orar por las víctimas de trabajo infantil.
  5. No emplear, contratar, ni involucrar en cualquier forma de trabajo a un niño.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Libre otra vez

En la antigüedad, los imperios más poderosos tomaban como esclavos a pueblos pequeños quitándoles así su libertad y por lo general la esclavitud incluía abusos por parte de sus amos,  ¿Quién es un esclavo? Es aquel que no tiene voluntad propia para decidir sobre su vida y está bajo dominio de alguien.

El pecado  ha esclavizado a muchas personas que han dejado que el diablo los envuelva con sus mentiras,  logrando que sean personas sin voluntad para decidir sobre sí mismos,  Son muchas las personas que han sido  encerradas en una profunda tristeza quitándoles la paz de sus corazones.  Hoy en día, hay gente que camina libre por las calles y no están privados de su libertad en una cárcel, pero muchas veces  viven en una prisión espiritual donde no hallan paz para sus almas.

El enemigo quiere hacernos creer que  no merecemos estar en la presencia de Dios y que no somos dignos de su perdón, su intención es alejarnos por completo del Señor para tomar el control de nuestras vidas a su antojo, esclavizándonos en cosas que nos separan del Padre.

Cuántas veces, hemos buscado ser libres en nuestras propias fuerzas  de las cosas que nos esclavizan y no lo hemos logrado;  hoy necesitamos recordar que en Jesús podemos encontrar la libertad  que muchas veces hemos querido obtener. “… y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”. Juan 8:32.  La verdad es Cristo y si anhelamos conocerlo a Él seremos verdaderamente libres de todo aquello que nos tiene cautivos.   Jesús, no condena a nadie, perdona y da libertad  a todo aquel   se acerca para conocerlo.  Él nos librará  y  sanará  nuestro corazón herido.

Cada latigazo que recibió, todo menosprecio,  bofetada, la corona de espinas sobre su cabeza, el ser flagelado hasta que su cuerpo quedara desfigurado, los clavos que  traspasaron sus manos y pies, la lanza que  abrió su costado y hasta la última gota de su sangre que derramó por amor a ti; todo lo soportó para que recibas libertad,  te libró de la esclavitud muriendo en la cruz y  pagó tu rescate con su propia vida.

“Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud”. Gálatas 5:1

Por Miguel Ángel Veizaga

 

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No te quedes a mitad del camino

“Y vino un viento de Jehová, y trajo codornices del mar, y las dejó sobre el campamento, un día de camino a un lado, y un día de camino al otro, alrededor del campamento, y casi dos codos sobre la faz de la tierra.” (Números 11:31).

El pueblo de Israel pedía carne, los reclamos y las presiones eran cada vez más fuertes sobre Moisés y él parece contagiarse del sentimiento popular y reclama a Dios: ¿Por qué has hecho mal a tu siervo? ¿Y por qué no he hallado gracia en tus ojos, que has puesto la carga de todo este pueblo sobre mí? (v. 11), y más adelante: “No puedo yo solo soportar a todo este pueblo, que me es pesado en demasía.  Y si así lo haces tú conmigo, yo te ruego que me des muerte, si he hallado gracia en tus ojos; y que yo no vea mi mal.” (V. 14, 15).

Atrás habían quedado tantas manifestaciones de Jehová respaldando a Moisés, las plagas enviadas contra Egipto, el milagroso cruce del mar Rojo librándolo del ejército del faraón, la provisión diaria del maná, la nube que los guiaba y la columna de fuego que le daba calor.

Pero el pueblo quería carne, comenzaron las murmuraciones, ¿para que salimos de Egipto si allí estábamos mejor?, añoraban el pescado, los pepinos, melones, puerros, las cebollas y los ajos que comían en la tierra de esclavitud. Parecían adherir al conocido dicho popular que reza: “Todo tiempo pasado fue mejor”.

Al leer esto, me surge la pregunta: ¿Cómo este pueblo pudo olvidarse tan fácilmente de las maravillas que había hecho Dios con ellos? No cabía duda de su respaldo y su presencia. ¿O como Moisés, siendo quien hablaba cara a cara con Dios, se deprimió de tal manera que le pidió su propia muerte?

Estas actitudes parecen poco razonables, Dios los había sacado de la esclavitud, iban hacia la tierra prometida, pero llegaron al punto de preferir la vida de esclavos en lugar de marchar hacia un futuro de libertad que Dios había preparado para ellos. No parecían dispuestos a soportar la dureza del desierto para finalmente alcanzar la tierra prometida. Si analizamos estas actitudes parecen raras y poco razonables sin embargo, creo que en ocasiones obramos de manera bastante similar.

El maná significaba la diaria provisión de Dios para su pueblo, cada día al levantarse veían este milagro, sin embargo nadie daba gracias por el maná. Ni siquiera Moisés estaba mejor, sino que desbordado por la situación y el reclamo popular, solo veía la muerte como salida.

¡Cuántas veces el desierto se hace tan largo y tan difícil que comenzamos a mirar atrás y con esta actitud dudamos de la fidelidad de Dios para con nosotros y de su propósito para nuestra vida!

Hay veces que el desierto se hace más largo de lo que esperábamos. Cada día se nos presentan desafíos que nos hacen que instintivamente miremos atrás recordando los viejos tiempos. El desierto suele atacarnos con dureza y la bendición de Dios aún se ve como algo lejano. Intentamos avanzar por todos los medios, pero pareciera que nada funciona y siempre estamos en el mismo lugar.

Si el desierto se hace largo y te sientes sin fuerzas, quizás con ganas de abandonar, si parece que no hay salida y no ves un futuro que resulte promisorio, te invito a que mires hacia el cielo y comiences a hacer lo que el pueblo de Israel no hizo y por esto debió soportar la ira de Dios.

Comienza a dar gracias por el maná, esto representa todo lo que Dios hizo en tu vida. Si tienes a Jesús en tu corazón dale gracias por haberte rescatado de la muerte y la esclavitud del pecado. Dale gracias también porque el desierto no es tu residencia, sino un lugar de paso. Recuerda que vas en camino, tomado de su mano a la tierra de bendición. Dios te llamó a libertad, no mires para atrás, deja de lado la queja que solo podrían dejarte a mitad de camino.

Por Daniel Zangaro.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué actitud tienes frente a la Palabra de Dios?

Y se juntó todo el pueblo como un solo hombre en la plaza que está delante de la puerta de las Aguas, y dijeron a Esdras el escriba que trajese el libro de la ley de Moisés, la cual Jehová había dado a Israel. Y el sacerdote Esdras trajo la ley delante de la congregación, así de hombres como de mujeres y de todos los que podían entender, el primer día del mes séptimo.

Y leyó en el libro delante de la plaza que está delante de la puerta de las Aguas, desde el alba hasta el mediodía, en presencia de hombres y mujeres y de todos los que podían entender; y los oídos de todo el pueblo estaban atentos al libro de la ley.” Nehemías 8:1-3

El pueblo de Dios había regresado de las naciones donde se encontraban en esclavitud y lo primero que deseaban hacer era reunirse es escuchar la palabra de Dios. Pidieron que el libro fuera leído desde que amaneció. No es que estaban escuchando recién la ley de Dios, ellos ya la conocían, pero no la valoraron y sufrieron las consecuencias de sus decisiones.

Y leían en el libro de la ley de Dios claramente, y ponían el sentido, de modo que entendiesen la lectura.

Y Nehemías el gobernador, y el sacerdote Esdras, escriba, y los levitas que hacían entender al pueblo, dijeron a todo el pueblo: Día santo es a Jehová nuestro Dios; no os entristezcáis, ni lloréis; porque todo el pueblo lloraba oyendo las palabras de la ley.” Nehemías 8:8-9

Los líderes de la congregación explicaban la palabra de Dios de tal manera que las personas podían entender, pero también consolaban al pueblo ya que ellos lloraban mientras escuchaban la palabra de Dios. ¿Alguna vez se ha quebrantado tu corazón al escuchar la palabra de Dios? ¿Cuándo fue la última vez que estabas con ansias de escuchar lo que Dios quería decirte ese día?

Muchos cristianos conocen la Palabra pero no la valoran, y esto se puede observar cuando en lugar de estar atento a la enseñanza, uno se fija el reloj esperando que ésta acabe, o  prefieren no hacer caso cuando se trata de obedecer o corregir su camino.

La pregunta que deseo hacerte ahora es ¿Cuál es tu actitud frente a la palabra de Dios? Demostramos que amamos la palabra cuando deseamos escucharla y obedecerla, pedimos que se nos lea, estamos atentos a ella e invertimos tiempo en aprender ¿Tienes deseos de escuchar a Dios? ¿Cuánto tiempo dedicas a la lectura de la Biblia? Si te has descuidado, pídele ahora mismo perdón a Dios por no valorar sus palabras y también ayuda para que vuelvas a encenderte.

¡Si tu hermano tiene este problema, no lo critiques, ayúdalo, lo más seguro es que su amor por Dios se esté apagando!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend