esfuerzo Archives | CVCLAVOZ

All posts in “esfuerzo”

La cosecha será inmensa

“Los que siembran con lágrimas cosecharán con gritos de alegría. Lloran al ir sembrando sus semillas, pero regresan cantando cuando traen la cosecha.” Salmos 126:5-6. (NTV)

En esos momentos donde sientas perder las ganas de seguir luchando, porque parece que todo tu esfuerzo es en vano y no va ocurrir nada de lo que esperas, recuerda que todo es un proceso que demanda trabajo, esfuerzo, compromiso, dedicación, paciencia y muchas veces dolor.


Jesús en Lucas 18 nos enseña que siempre debemos orar y nunca darnos por vencidos. Él mismo dijo: “¿Acaso no creen que Dios hará justicia a su pueblo escogido que clama a él día y noche? ¿Seguirá aplazando su respuesta? Les digo, ¡él pronto les hará justicia!” Lucas 18:7-8 (NTV)


Por lo tanto, cuando veas que tu situación no mejora y parece empeorar, acuérdate que Dios no es un ser humano para que mienta o cambie de opinión. Él es Fiel a Sus promesas y cumple lo que dice. Eso sí, debes orar con la seguridad de que Dios responderá y con la confianza de que recibirás lo que esperas, porque si dudas y no crees en el poder de Dios, no recibirás nada del Señor.


La Biblia dice: “una persona que duda tiene la lealtad dividida y es tan inestable como una ola del mar que el viento arrastra y empuja de un lado a otro. Esas personas no deberían esperar nada del Señor.” Santiago 1:6-7.


Confía en que Dios tiene un propósito con tu situación, que todo lo que has sembrado con lágrimas dará su fruto en su tiempo y cosecharás con una alegría inmensa; porque cada petición de oración que has llevado delante de Dios todo poderoso, dará resultados en el tiempo indicado. “Despierten y miren a su alrededor, los campos ya están listos para la cosecha.” Juan 4.35.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Todo depende de ti

Recuerdo que, hace un tiempo, encontrar la respuesta a la tarea asignada por los maestros de escuela no era tan sencillo porque uno tenía que leer libros y más libros para hallar lo que se requería, ya que toda la información se encontraba en ellos. En la actualidad todo es más fácil, con sólo escribir en un buscador de internet como Google, la palabra que se requiere, encontramos un sinfín de información que está al alcance de todos; y lo que comúnmente la mayoría de las personas hace es: Copiar y Pegar ¿No es así?

No hace mucho escuché un comentario que decía, “Me esfuerzo tanto para alcanzar mis metas, pero veo a otra persona en mi misma situación y no le cuesta tanto como a mí, parece que a él todo le cae del cielo”

La verdad es que  todo lo que deseamos alcanzar merece que se le ponga el esfuerzo necesario, y no esperar a que el tiempo lo haga todo o que las cosas se den, porque a veces es necesario pelear por la bendición y no escoger lo que aparentemente ya está hecho, como Lot  lo hizo al escoger una tierra aparentemente bella a sus ojos.

La Biblia, en Génesis 13, nos menciona la separación de Abram y de Lot, siendo ellos  hombres ricos en ganado, plata, oro, tiendas, etc., la tierra donde vivían no era suficiente para que habiten juntos, por sus grandes posesiones.

Pero después de un breve conflicto entre los pastores de ambos, Abram le dijo a Lot que no era necesario llegar a la pelea, considerando que son parientes, pero que sí era mejor separarse, entonces Abram le dio a escoger a Lot su sobrino la tierra donde empezaría de nuevo.

“Y alzó Lot sus ojos, y vio toda la llanura del Jordán, que toda ella era de riego, como el huerto de Jehová, como la tierra de Egipto en la dirección de Zoar, antes que destruyese Jehová a Sodoma y a Gomorra. Entonces Lot escogió para sí toda la llanura del Jordán; y se fue Lot hacia el oriente, y se apartaron el uno del otro.” Génesis 13:10-11 (RVR)

Lot escogió una tierra hermosa, pero no sabía que finalmente sería su perdición por todo lo que representaba. Desde muy joven Lot perdió a su padre, pero contaba con el ejemplo de su tío Abram y de su abuelo Taré; aparentemente vivía a la deriva con la ley del mínimo esfuerzo, estaba tan atrapado en su presente que era incapaz de ver las consecuencias de sus acciones, lo que quizá repercutió en su futuro.

Posiblemente en este tiempo te has acomodado a una sociedad que busca lo sencillo sin hacer el mínimo esfuerzo para conseguir una meta, puede que hasta el día de hoy hayas vivido a la deriva o dependiendo de una herencia o que simplemente esperas que las  bendiciones caigan del cielo, pero déjame decirte que si vives buscando lo fácil y lo que no te demande tiempo o esfuerzo, los resultados serán de la misma forma.

Las bendiciones de Dios están sobre nosotros, pero no todo lo que uno desea conseguir será sencillo, se necesita poner esfuerzo para alcanzar una meta. Así que ¡Todo depende de ti!

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No te des por vencido

Seguir a Dios y permanecer en Él no es fácil porque requiere valentía, esfuerzo, perseverancia y firmeza. Sin estas cualidades y una búsqueda continua de la presencia de Dios es imposible serle fiel. El apóstol Juan nos dice que el mundo que nos rodea está controlado por el maligno. (1 Juan 5:19) y Pablo dice que satanás, es el dios de este mundo. (2 Corintios 4:4)

Esto indica que el mundo entero está bajo la influencia de satanás, pero no quiere decir que él tiene la autoridad máxima. Sólo Dios es soberano y todopoderoso.

A Jesús le preguntaron la cantidad de las personas que serían salvas y Él respondió: “Esfuércense por entrar por la puerta angosta del reino de Dios, porque muchos tratarán de entrar pero fracasarán.” (Lucas 13:24)

A Josué Dios le encomendó la tarea de dirigir su Pueblo a la tierra prometida y le dijo: “Esfuérzate y sé valiente” (Josué 1:6-9)

Si bien ser un creyente en Jesús es un viaje maravilloso, no significa que será fácil o que ya no tendremos problemas y desafíos. Lo cierto es que hay un enemigo y sólo la gente valiente y decidida logrará ser fiel a Dios.

Por lo tanto, sea cual sea tu situación, no pierdas la fe ni te des por vencido, aunque en este mundo tengas muchos problemas y obstáculos que intenten hacerte abandonar tu fe, continúa siendo fiel a Dios. Mantente firme frente a las tentaciones de este mundo y no permitas que influyan en tu forma de pensar. 

Cristo volverá pronto, permanece en la fe y sigue creciendo en la obra del Señor. Que nada te impida ser fiel al llamado y ministerio que Dios te dio. Recuerda que Él tiene grandes propósitos y planes con tu vida, pero sobre todo no olvides que aquel que persevere hasta el fin, será salvo. (Mateo 24:13)

“Pero en cuanto a ustedes, sean fuertes y valientes porque su trabajo será recompensado.”

2 Crónicas 15:7 (NTV)

Dios conoce tu esfuerzo de buscarlo y servirle, tiene en cuenta todo lo que haces por Él y en su tiempo premiará tu fidelidad.  Así que no pierdas la confianza, porque esta será grandemente recompensada. Sigue adelante y trabajando fielmente para el Señor, porque una vez que cumplas su voluntad, recibirás lo que Él te ha prometido.

“Pues, dentro de muy poco tiempo, Aquel que viene vendrá sin demorarse. Mis justos vivirán por la fe. Pero no me complaceré con nadie que se aleje.”

Hebreos 10:37-38 (NTV)

¡Sigue adelante y no desmayes!



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Un universo aparte

“Políticamente, el coaching está ubicado como una forma contemporánea de liberalismo económico y también político”.

(Gonzalo Assusa, sociólogo investigador de Conicet, citado en La Voz del Interior)

Eso no es todo. El mismo profesional agrega que el coaching estima que las desigualdades económicas no tienen que ver con el origen social sino con “situaciones de destino… el punto de partida es igual para todos… si hay ricos, quiere decir que lograron mejores resultados y por lo tanto fueron más hábiles, más ingeniosos, más creativos, etcétera, que aquellos que no lo lograron…”

Por eso se centra en la cuestión motivacional; según eso, un pobre bien motivado puede terminar siendo rico…

El artículo indica que el coaching tiene tres vertientes. La europea, no directiva, utilizada más que nada en el deporte; la sudamericana que enfatiza lo filosófico y lo lingüístico, y la estadounidense que se centra en las organizaciones, la mejora en el desempeño personal y empresarial.

Según cualquier definición encontrada en internet, el coaching es un método para entrenar  personas con el objetivo de conseguir metas o desarrollar habilidades específicas.

Desde que aprendí a observar la realidad y a ofrecer, cuando corresponda, una crítica lo más documentada posible, he visto nacer y sucumbir al tiempo técnicas y métodos orientados a ofrecer a las personas una cosa fundamental: éxito.

Meditación, análisis transaccional, filosofías orientales, mindfulness, inteligencia emocional, pensamiento positivo, estudios sobre fortalezas y debilidades, en fin.

Lo interesante de todas estas técnicas es que para poder seguirlas hay que tener resueltas algunas cuestiones existenciales básicas. Es imposible imaginar a un refugiado sirio, a una familia que vive en un vertedero de basura en Calcuta o a una recolectora de cartones de una gran ciudad sudamericana seguir alguna de estas técnicas para superar su condición de extrema vulnerabilidad.

Por eso digo que el coaching y otras técnicas similares son un universo aparte. Prosperan entre personas que ya tienen una cuota básica de bienestar – al menos en comparación con los pobres del mundo: empleo, casa, tal vez un auto o dos, tres comidas diarias, son directivos, tienen contactos y relaciones sociales productivas. Sólo necesitan… más éxito.

La vida tiene su esencia. El trabajo, la dedicación, el esfuerzo, el estudio, la honestidad moral e intelectual, la libertad de conciencia, la integridad proveen lo necesario para vivir bien.

También serviría quizá un poco más de Biblia, menos Prozac y más lectura apropiada.

Y es menos caro…

Ser profesional…

Si aspiramos a alcanzar una profesión, ser competentes o expertos en algún área, es primordial invertir tiempo y esfuerzo. No conozco a ninguna persona que haya logrado superarse sin realizar sacrificios, como dormir o comer poco en algunas oportunidades, con tal de cumplir con la responsabilidad que asumió.

En el camino del Señor sucede algo parecido, la Biblia dice: “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.” 2 Timoteo 2:15

Muchos piensan que ir a la iglesia los domingos es suficiente para conocer al Señor, pero Dios en su Palabra nos enseña que seamos siervos preparados ¿Consideras que estás aprobado? ¿Conoces a profundidad las escrituras? Si tu respuesta es negativa es posible que no estés esforzándote por esta carrera que es fundamental para alguien que ha decidido seguir a Cristo.

Es primordial cambiar de mentalidad, lo que conoces del Señor no es suficiente y no darás grandes pasos si no te esfuerzas e inviertes tiempo para lograr ser un obrero aprobado ¿Estás dispuesto a seguir a Jesús? Es necesario aclarar que este llamado no es solamente a pastores o maestros, sino para todos aquellos que han creído en Él.

Te animo a empezar a buscar al Señor todos los días, orando, estudiando la Biblia, asistiendo a la iglesia y enseñando su palabra; entonces conocerás realmente quién es Dios y lo que quiere para tu vida, lo más probable es que te estés perdiendo de las maravillas que están en su voluntad.

¡No te conformes porque Dios tiene un plan para ti!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Deseas salir pronto de tu trabajo?

“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón como para el Señor y no para los hombres” Colosenses 3:23 (RVR 1960).

¿Disfrutas el trabajo que realizas? Puede que tu respuesta sea afirmativa, como también puede ser un rotundo NO. En esta oportunidad quiero hacer referencia a las personas que no se sienten satisfechas con el trabajo que efectúan. Quizás esta disconformidad tenga que ver con la tarea desempeñada o con el ambiente de trabajo, pero de cualquier manera esto puede llevar a sentimientos de frustración y conformismo, dando como resultado un trabajo mediocre. Los hijos de Dios no tendríamos que dejarnos llevar por estos sentimientos, por el contrario debemos esforzarnos en dar siempre lo mejor, para ser eficientes en lo que hacemos, sabiendo que lo hacemos para Dios. Dice la Biblia: “Trabajen de buena gana en todo lo que hagan, como si fuera para el Señor y no para la gente. Recuerden que el Señor los recompensará con una herencia y que el Amo a quien sirven es Cristo” Colosenses 3:23 (NTV).

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cuánto has crecido?

“En cambio, crezcan en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. ¡A él sea toda la gloria ahora y para siempre! Amén” 2 Pedro 3:18 (NTV).

Los avances tecnológicos son de gran ayuda en las labores cotidianas que realizamos, lo que anteriormente nos tomaba horas, ahora lo podemos hacer en cuestión de minutos, o hasta en segundos. Pero esto no funciona así con el crecimiento espiritual, muchos desearían alcanzar la madurez espiritual sin tener que atravesar por el proceso de maduración. Esto implica tiempo y esfuerzo, los cuales estarán relacionados con las firmeza y determinación que tengamos en nuestra relación con Dios.

Te animo a que una de tus metas para este 2019 sea tu crecimiento espiritual, que al terminar este año realmente puedas decir: ¡he crecido un poco más!

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Haz tu parte

Cierto hombre tenía una esposa que no era fuerte físicamente, y que imaginaba estar peor de lo que estaba. Ya que él era hombre fuerte hacia todo lo que a ella se le antojaba, hasta llevarla en brazos de una pieza a otra. Naturalmente sucedió que con el tiempo, ella se debilitó más y llegó a ser tan inútil como una muñeca.

Algunos de los amigos íntimos de aquel esposo le aconsejaron que volviera a educarla y enseñarle a andar y a cuidarse ella misma; así que siguiendo el consejo, empezó a dejar de hacer las cosas por ella. Cuando ella tropezaba y estaba a punto de caer, él se vía tentado a correr a su lado y ayudarla pero él sabía que  si no se hacía a un lado, ella jamás volvería a andar.

Existe mucha gente que menosprecia la fuerza que tiene y cree que es más débil de lo que en realidad es. Si bien es cierto que nuestras fuerzas no son suficientes para lograr muchas cosas y que necesitamos la ayuda de Dios para alcanzar nuestras metas,  los milagros no llegarán si tú no haces tu parte.

No te detengas a esperar ser más fuerte,  a tener más recursos económicos, a que mejoren las cosas en tu país o a que alguien más haga tu parte ni le dejes todo a Dios; Él te ayudará siempre pero también desea que tú hagas tu parte, que seas colaborador. Por ejemplo, si necesitas un trabajo búscalo, preséntate a empresas, piensa cuáles son tus habilidades que podrían servirte para emprender algún negocio y encomienda tus planes a Dios porque Él te ayudará. Si quieres que mejore la relación en tu familia, no te sientes a esperar, busca acercarte a los que amas como pacificador, el Señor se encargará de tocar sus corazones.

Recuerda lo que Dios le dijo a Josué: Mi mandato es: “¡Sé fuerte y valiente! No tengas miedo ni te desanimes, porque el Señor tu Dios está contigo dondequiera que vayas” Josué 1:9 (NTV)

Puede ser  difícil pero solamente cuando peleamos nuestras batallas Dios va perfeccionando nuestro carácter, puliéndonos  y enseñándonos que con su ayuda podemos vencer.

Ya no esperes más, levántate y esfuérzate por alcanzar aquellas cosas que sueñas; quizás ahora no sepas cómo hacer algo pero Dios te dará la fuerza y la sabiduría que necesitas si le encomiendas tus planes y bendecirá todo lo que hagas.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Amor en los pequeños detalles…

En los pequeños detalles podemos observar el amor. Por ejemplo, cuando las abuelitas se esmeran en tejer un abrigo para sus nietos, ellas no hacen cualquier tejido, sino que se esfuerzan para que sea bastante abrigado y hermoso.

Así mismo sucede cuando visito a mi madre, puedo percibir su amor en la forma que prepara su comida. A pesar que ella siempre cocina rico, es diferente cuando lo hace para sus hijos, tratando de añadir uno u otro detalle a sus comidas nos hace sentir muy especiales ¿Puedes comprender en dónde se encuentra el amor?

Con respecto a este tema estaba pensando en lo mucho que Dios nos amó al crearnos, nos hizo diferentes y puso diversidad de colores, aromas, formas, sabores, etc. en toda la creación, para que disfrutemos de ella ¡Qué maravilloso es el Señor!

En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.” 1Juan 4:10 (RVR 1960)

Desde un inicio el Señor nos demostró su amor con cada detalle de su creación.  Él nos amó primero y a pesar de que le fallamos envió a su hijo como un sacrificio para salvarnos ¿Aún crees que no eres valioso?

Existe una flor que se llama “Dama de la noche” es una hermosa creación que desprende su aroma solamente cuando se pone el sol ¿Cuántas maravillas aún podemos disfrutar de la creación?

Tú también  experimentas este tipo de amor al esforzarte para hacer algo por alguien que amas, tu atención está en los más pequeños detalles; en cambio, si se tratara de un extraño no sería lo mismo, porque para la persona que amas buscarás la excelencia.

¿Todavía dudas del amor de Dios? En esta oportunidad solamente te animo a admirar la hermosa creación del Señor y a darle gracias por su maravilloso amor.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Hacia la perfección

Un hombre encargó a cierto artista la ejecución de una escultura y visitando su estudio, después de una ausencia de varias semanas, le pareció que la obra no había hecho ningún progreso.
– ¿Qué has hecho en todos estos días? – Preguntó el caballero al artista.
– Trabajar en esta figura.
– Pero no veo nada nuevo en ella después de mi última visita.
– ¿Cómo?- Replicó el artista- He sacado un poco más de este músculo, he modificado esta parte del vestido, he cambiado ligeramente la expresión de este labio…
– Pero esas son insignificancias, pequeñeces – dijo el caballero.
– Es verdad señor, pero la perfección la constituyen precisamente las pequeñeces que parecen insignificantes.

Nuestra vida es como esa escultura que para ser perfecta debe ir trabajándose poco a poco cada día en aquellas cosas que quizás parecen pequeñas e insignificantes pero que si no se corrigen no nos permitirán llegar a ser aquello que estamos destinados a ser.
Muchas veces, queremos cambiar de golpe algo que no nos gusta o que nos molesta y cuando no podemos nos frustramos y enojamos. Pero lo cierto es que los cambios deben ir dándose día a día.
“No quiero decir que ya haya logrado estas cosas ni que ya haya alcanzado la perfección; pero sigo adelante a fin de hacer mía esa perfección para la cual Cristo Jesús primeramente me hizo suyo”. Filipenses 3:12 (NTV)
En este camino hacia la perfección todos tendremos días buenos y malos. Quizás hoy tengamos un gran día y podamos dominar nuestro carácter, logremos leer la Biblia como nos propusimos o dediquemos más tiempo a nuestra familia y, posiblemente, mañana fallemos en algo; pero eso no debe derribarnos y hacernos retroceder. Debemos ser conscientes de que cada día es una nueva batalla y que todos los días debemos encomendar nuestras vidas a Dios para que Él vaya puliéndolas y haga de nosotros hermosas obras de arte.
Quizás no veas grandes cambios de un día a otro pero ten por seguro que si te esfuerzas cada día un poco en ser mejor, los cambios se darán y llegarás a ser esa persona que Dios quiere que seas.
Recuerda que los verdaderos cambios, esos que perduran, no suceden de la noche a la mañana, necesitan perseverancia y esfuerzo, así que no te desanimes y continúa luchando.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Trabaja con ganas!

“Todo lo que hagan, háganlo de buena gana, como si estuvieran sirviendo al Señor y no a los hombres.” Colosenses 3:23 (DHH).

Cuando se te haga difícil conseguir un empleo, no esperes en casa a que llegue el trabajo perfecto. Lo que aparezca y en tanto sea un trabajo decente, tómalo y trabaja de todo corazón como para Dios, agradécele por lo que tienes y da lo mejor de ti. Pues si eres diligente en primer lugar para buscar a Dios, El hará prosperar tu camino y bendecirá la obra de tus manos dándote favor con quienes trabajas, porque Él respalda toda buena obra que se hace con esfuerzo.

¿Estás trabajando como si lo estuvieras haciendo para Dios?

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Todo requiere esfuerzo!

“Las manos ociosas conducen a la pobreza; las manos hábiles atraen riquezas.” Proverbios 10:4 (NVI).

Pasar la vida pensando en lo que nos gustaría alcanzar pero no dedicarle el esfuerzo que se merece para lograrlo, tiene un nombre y ese es la pereza, la misma nos lleva a perder el tiempo, limitándonos a soñar, siendo incapaces de dar un paso para alcanzar dichos sueños. Proverbios 13:4 Menciona que el perezoso ambiciona, pero nada consigue, más el diligente siempre verá cumplidos sus deseos. Si por alguna razón te has dejado dominar por la pereza, quiero animarte a que puedas erradicarlo de tu vida, porque lo único que hará es llevarte a la pobreza y no sólo eso, sino que además perderás tú tiempo. Pero si le permites al Espíritu Santo que moldee tu vida, Él te ayudará a abandonar la pereza para ser una persona productiva en tu familia y en la obra del Señor.

Por Ruth Mamani

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend