esperanza Archives | Página 2 de 17 | CVCLAVOZ

All posts in “esperanza”

5 pasos para ser más paciente 1

5 pasos para ser más paciente

Nunca había pensado tanto en lo difícil que puede llegar a ser tener paciencia.

Soy de esas personas que trabaja fuerte y que siempre espera un resultado en el momento que yo considero correcto.

En medio de la espera y los procesos me he dado cuenta de la importancia de entender el paso a paso de cada cosa que pasa en mi vida.

Los procesos tienen una razón de ser, y si bien el tuyo es la sanidad en tu cuerpo, superar una ruptura amorosa, o simplemente aprender a cocinar, todos en algún momento sentimos que no podemos esperar más. Y yo me he encontrado en esa posición muchas veces.

Por eso, quiero contarte que no vale la pena amargarse por los tiempos de espera, ni por lo difícil que pueda ser cada etapa de tu proceso. Lo que sí puedo decirte con certeza es que hay belleza en el proceso.

Cómo superar el sentimiento de frustración en medio del proceso:

  1. Escribe TODO: Cuando te hablo de escribir todo, me refiero a todo. Qué tipo de proceso estás viviendo, qué estás esperando, qué resultados quieres ver, cómo te sientes en medio de este momento de tu vida. Puedes empezar un diario y ponerte como meta escribir TODOS los días.
  2. Lee MUCHO: Leer parece aburrido, pero créeme que cuando en medio de todas estas circunstancias que estás enfrentando sacas tiempo para leer, el tiempo se vuelve menos denso y te permite ver más allá de lo que estás esperando. Leer tiene muchos beneficios, no solo para tu mente y tu intelecto, sino también para tu corazón y tu paciencia. Encuentra un tema que te apasione, algo que quieras aprender, algo en lo que quieras profundizar, y lee.
  3. Ora por TODO: Ya sé que muchos dirán que es muy religioso este punto, pero no, estás equivocado (a). Para mí, la oración es literalmente, una conversación que sostengo con mi mejor amigo, con esa persona que entiende todo lo que vivo, siento, anhelo, y que me escucha sin cansarse y que actúa pensando solo en mi bienestar. Hablar con Dios en medio de cada momento del proceso, te va a permitir ver más allá de la espera, y te permitirá hallar belleza en el proceso.
  4. Diviértete SIEMPRE: Los seres humanos tenemos la mala costumbre de amargarnos con mucha facilidad, y soy culpable de ello, lo reconozco. Pero en medio de la espera, cuando decidí dejar de amargarme, empecé a divertirme. Encuentro razones para dejar ir lo que me turba, y eso me llena de felicidad, y tú también puedes hacerlo. La música juega un papel muy importante para mí, cuando de divertirme se trata. Busca canciones que te levanten, que te llenen de alegría y que te hagan pensar en cosas buenas. Diviértete.
  5. DEJA TODO EN MANOS DE DIOS: Recuerda que cada cosa que pasa tiene una razón, y muchas veces no tenemos que entender esa razón, pero si le dejamos a Dios el espacio para que obre, sin cuestionar sus tiempos, te vas a sentir mucho más cerca de Él y mucho más tranquilo. Te vas a sentir en paz.

Hay belleza en el proceso, solo tienes que abrir tus ojos y tu corazón para hallarla.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¡Un nuevo año ha llegado! 3

¡Un nuevo año ha llegado!

“Y ahora, Dios le dice a su pueblo: «No recuerden ni piensen más en las cosas del pasado. Yo voy a hacer algo nuevo, y ya he empezado a hacerlo. Estoy abriendo un camino en el desierto Isaías 43:18-19  (TLA)

Un nuevo año inicia y podemos dejar atrás situaciones que nos lastimaron o detuvieron el desarrollo en algún área de nuestra vida. El Señor en su palabra nos recuerda: “Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!” 2 Corintios 5:17

Hoy sueña, perdona y se libre para enfrentar los nuevos retos que Dios tiene para ti. Por este motivo te aliento una vez más a iniciar este 2019 con mucha esperanza de comenzar un año nuevo con la bendición del Señor.

“Si son obedientes, Dios los bendecirá, los amará, y los convertirá en un gran pueblo. A los hijos de ustedes los hará felices y les dará mucho trigo, mucho vino y mucho aceite. Además, hará que tengan muchos ganados en la tierra que les prometió a nuestros antepasados.” Deuteronomio 7:13 (TLA)

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿A quién recurres en tus momentos más difíciles? 4

¿A quién recurres en tus momentos más difíciles?

“Tú eres mi refugio y mi escudo; tu palabra es la fuente de mi esperanza”. Salmos 119: 114 (NTV)

Al recibir una mala noticia, podemos sumergirnos en el dolor o en la desesperación, buscar la ayuda de familiares y amigos poniendo en ellos nuestra esperanza o acudir a la ayuda de Jesús, quien nos prometió: “Nunca te dejaré, jamás te abandonaré” Hebreos 13:5.

Te animo a que hoy puedas levantarte, poniendo tu esperanza en Dios. Búscalo y recibe las fuerzas para seguir y vencer toda dificultad. Su Palabra dice: “¿Por qué voy a desanimarme? ¿Por qué voy a estar preocupado? Mi esperanza he puesto en Dios, a quien todavía seguiré alabando. ¡Él es mi Dios y Salvador!” Salmos 42:11 (DHH)

Por Danitza Luna

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Será solo un juego? 5

¿Será solo un juego?

“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos,” Efesios 4:22 (RVR1960).

Existen muchas actividades que este mundo ofrece, distracciones placenteras que cuando se vuelven un hábito, terminan atrapando a la persona, afectando no solo su vida sino también a su familia. Como en el caso de las apuestas, juegos de azar e incluso los considerados inocentes videojuegos.

No permitas que estas distracciones tomen el control de tu vida, y si ya caíste en sus garras, no pierdas la esperanza, recurre a Dios, Él puede hacerte libre. Si no sabes como empezar, escríbenos, queremos ayudarte.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Apartado de Dios? 6

¿Apartado de Dios?

“El Espíritu de Dios vino sobre Azarías hijo de Oded, y este salió al encuentro de Asá y le dijo: Asá, y gente de Judá y de Benjamín, ¡escúchenme! El Señor estará con ustedes, siempre y cuando ustedes estén con él. Si lo buscan, él dejará que ustedes lo hallen; pero, si lo abandonan, él los abandonará.” 2 Crónicas 15:1-2.

Durante mucho tiempo Israel estaba perdido y apartado de Dios, había olvidado al Señor y decidido servir a otros dioses y como consecuencia de no buscar a Dios servirlo, estaban viviendo en tribulación y angustia.

Pero a pesar de la actitud del pueblo de Israel, el Señor en su amor y misericordia, decidió hablarles y darles una nueva oportunidad. “Si lo buscan, él dejará que ustedes lo hallen…”

Quizás como las tribus de Judá y Benjamín, llevas mucho tiempo alejado de Dios, viviendo  a tu manera y buscando respuestas en el mundo. Hoy quiero recordarte lo que Jesús dijo: “separados de mí nada podéis hacer” (Juan 15:5)

Vivir sin Dios es vivir una vida incompleta porque sin Él, el ser humano está muerto espiritualmente. El Señor les dijo a Adán y Eva, que el día que ellos desobedecieran a su palabra, “ciertamente” morirían (Génesis 2:17). Como sabemos, ellos desobedecieron y aunque no murieron físicamente ese día, murieron espiritualmente. Ya no tuvieron el privilegio de ver a Dios, la comunión con el Creador no fue igual, ya no pudieron gozar de la presencia del Señor ni escuchar su voz audible, todo eso acabó.

Pero nunca es tarde para volver a Dios; si tienes vida, tienes esperanza. La verdad es que Dios te ama incondicionalmente y hará todo lo imposible para que vuelvas a Él. Sin embargo, eres tú el que toma la decisión.

Puedes tomar la actitud de Asa: “Cuando Asá oyó este mensaje del profeta Azarías hijo de Oded, se animó a eliminar los detestables ídolos que había en todo el territorio de Judá y Benjamín, y en las ciudades que había conquistado en los montes de Efraín. Además, restauró el altar del Señor que estaba frente al atrio del templo del Señor.” 2 Crónicas 15:8

Si hoy quieres volver a Dios, cambia tu actitud y quita de tu corazón todo aquello que está ocupando el lugar que le corresponde a Él. Acércate al Señor para pedirle perdón por alejarte de Él y ten fe en que te perdonará. Y quizás eso no haga desaparecer del todo los sentimientos de culpa, por eso debes esforzarte y no darte por vencido hasta ver restaurada tu relación personal con Dios.

Dios te ama y es fiel a su palabra, no dudes de Él.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡No lo olvides! 7

¡No lo olvides!

Cuántas veces nos pasa que por más que intentamos no olvidar lo importante lo hacemos, e incluso en ocasiones no recordamos el favor que alguien nos hizo en el momento de nuestra necesidad.

Algo similar paso con José, quizá no fue él quien se olvidó de ser agradecido con aquellos que le hicieron el bien, sino al contrario, se olvidaron de él.

José fue alguien que pasó por muchas situaciones inexplicables, pero mientras él estaba en la cárcel, conoció a personas que habían estado al servicio del rey, entre ellos, el copero y el panadero, quienes por ofender a su rey se encontraban en ese lugar.

Una noche mientras dormían, tanto el copero como el panadero tuvieron un extraño sueño, por supuesto que cada uno con lo suyo propio, por lo que despertaron con angustia en el corazón, tanto así que sus rostros denotaban preocupación,  y cuando José vio sus semblantes decaídos les preguntó el porqué de su aflicción. Y ellos le respondieron: “Hemos tenido un sueño y no hay nadie que lo interprete”. Entonces José les pidió que se lo contaran, porque él sabía a quién le pertenecen las interpretaciones.

José se preocupaba por ambos oficiales, como sus sueños eran diferentes, sus interpretaciones también lo eran. Al copero le dijo que sería restituido a su posición anterior, por lo que José le pidió que se acuerde de él cuando tenga ese bien. Al escuchar una respuesta positiva, el panadero también le pidió su interpretación, pero lamentablemente las noticias no eran buenas para él. Y todo sucedió tal cual José lo anunció.

Imagino el corazón esperanzado de José al saber que podría obtener la libertad gracias al copero, quien estaría cerca del rey y le hablaría de aquel que pudo interpretar sus sueños, pero lamentablemente no fue así, el jefe de los coperos no se acordó de José, sino que lo olvidó.

Aunque parezca malagradecido de parte del copero, no debemos olvidar que Dios está sobre todo y fue Él quien lo permitió.  Tal vez si hubiera sido liberado en ese momento, José hubiera regresado a Canaán en lugar de quedarse en Egipto para cumplir el propósito por el cual había llegado allí.  O quizá no era el tiempo indicado.

Por ello no podemos culpar al copero por lo que olvidó, cuando nosotros mismos actuamos mucho más ingratamente con Dios, aún a pesar de haber prometido no olvidarlo nunca, lo hacemos. Así de mal le pagamos y más cuando nos hallamos en situaciones de alta presión o cuando realizamos nuestras actividades diarias.  Muchas veces hasta parece que olvidamos de que somos sus hijos, no recordamos lo que Él ha prometido hacer por nosotros.

Si hoy te encuentras en situaciones adversas, no olvides que Dios está de tu lado, Él tiene planes más grandes para ti que simplemente salir de la prueba en la que te puedes hallar, la pregunta es: ¿En quién pones tu esperanza?

Dios dijo:  «Yo no pienso como piensan ustedes ni actúo como ustedes actúan. Mis pensamientos y mis acciones están muy por encima de lo que ustedes piensan y hacen: ¡están más altos que los cielos! Les juro que así es». Isaías 55:8-9 (TLA)

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Has recibido malas noticias? 8

¿Has recibido malas noticias?

Una mujer salió frustrada de un hospital porque le dijeron que su enfermedad no tenía solución y solamente le quedaba tres meses de vida. Desde ese momento no pudo descansar tranquila y lo único que hacía era buscar una salida. Ese tiempo alguien la invitó a una iglesia, a la que asistió como su única esperanza y después de conocer a Cristo vivió veinte años más.

Lamentablemente muchos profesionales en la salud acaban fácilmente con la esperanza de las personas cuando utilizan palabras como: “no hay solución para ti”, “tu esposa posiblemente nunca podrá tener hijos”, “te queda poco tiempo de vida”, “la operación es de alto riesgo” Y es comprensible porque es parte de su ética profesional decir siempre la verdad.

Otro aspecto es que ellos son humanos, su trabajo es limitado y por tanto, no pueden prometer cosas que no van lograr. Así que si has recibido una noticia preocupante de parte de los doctores no te desanimes, existe alguien a quién puedes acudir, es Todopoderoso y tiene grandes promesas para ti.

Entonces dijo: De cierto volveré a ti; y según el tiempo de la vida, he aquí que Sara tu mujer tendrá un hijo. Y Sara escuchaba a la puerta de la tienda, que estaba detrás de él. Y Abraham y Sara eran viejos, de edad avanzada; y a Sara le había cesado ya la costumbre de las mujeres.

Se rio, pues, Sara entre sí, diciendo: ¿Después que he envejecido tendré deleite, siendo también mi señor ya viejo? Entonces Jehová dijo a Abraham: ¿Por qué se ha reído Sara diciendo: ¿Será cierto que he de dar a luz siendo ya vieja?  ¿Hay para Dios alguna cosa difícil?…” Génesis 18:10-14 (RVR 1960)

El Señor prometió a Abraham que tendría un hijo, pero él y su esposa estaban viejitos; además a Sara le había llegado la menopausia, por lo que médicamente hablando era imposible que esta mujer pudiera quedar embarazada.

Por esta razón ella dudó y se rio al escuchar nuevamente la promesa de Dios, pero el Señor le hace una pregunta bastante clara: ¿Hay para Dios alguna cosa difícil?

Es posible que hayas recibido una terrible noticia o sucesos angustiantes han venido sobre ti o tu familia, pero quiero preguntarte ¿Habrá algo difícil para Dios? En esta oportunidad te animo a clamar por tu aflicción al Señor y depositar tu confianza en Él.

¡Con Dios tenemos una esperanza!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Scossa 9

Scossa

Ha detto che anche un piccola scossa potrebbe farlo crollare…

(Ha dicho que incluso un pequeño temblor lo podía derribar…)

Busca como las mariposas la luz esquiva y golpea inútilmente la ventana cerrada. Araña los muros buscando una salida. El aire espeso de la espera lo ahoga. La noche se ha venido encima con un rosario de pesadillas medievales y espejismos raros. Atrapado sin salida, arropado de miedo y de vergüenza circula por cuartos que cambian de forma y de color. A veces está afuera, otras se ahoga en una maraña de cuerpos y sonidos materializados.

Por los poros se le escapan antiguas energías. Los almanaques se suceden iguales de lunes a lunes y los noviembres se le pasan sin reparar que es primavera. En las mañanas lo convoca la rutina. En la noche se echa en el tedio de las horas. 

Alquila ideas y sostiene compromisos porque quiere detener la fuerza de las cosas con imposibles matemáticos. Disfraza la esperanza pero igual los funcionarios la descubren y tiran a matar. Anuncia el día de la independencia pero los súbditos prefieren la estabilidad y el orden del imperio.

¿Hasta cuándo? ¿Hasta dónde? ¿Para qué? ¿Qué caso tiene? Lo que ayer era conquista hoy es material que se descarta por inútil. Lo que parecía gran pronunciación se reveló literatura de cuarta, panfleto puro. Las formidables historias envejecen en áticos y desvanes. Se oxidan las armas y los huesos. Las mismas cosas, nada más que dichas de distintos modos una y otra vez.

Se preparaba diligentemente la noche anterior. Releía viejos documentos, consultaba libros, buscaba la palabra precisa. Pero no tenía caso. La Inmensa Mayoría está encandilada con espejitos de colores, ama los ditirambos. Adiós profeta-poeta-estafeta…

Los viejos disparos devinieron pobres expresiones del hondero entusiasta. Apenas pasarían el examen de un domingo a la mañana antes de tomar el café en Susana Marzola y leer el suplemento Cero.

………

Qué va a hacer… Hay noches así. Pasan las horas y se habla con el silencio. Se vuelve atrás, se repasa el presente y ni por nada se imagina el futuro. Nos consolamos con lo invisible, porque lo más seguro es que no vamos a ver lo que soñamos. O tal vez lo que soñamos no es más que una obsesión insana – como las  de Arcadio Buendía: imposibles matemáticos.

Hay, por cierto, otras noches. Ahí lo arropa a uno otro sentimiento: tibio, sereno, ingrávido…

Mira por los ojos de Dios 10

Mira por los ojos de Dios

“Tú, Señor, eres bueno y perdonador; grande es tu amor por todos los que te invocan”. Salmos 86:5 NVI

En muchas ocasiones podemos ser nosotros los que saboteamos el recibir las bendiciones de Dios. Esto ocurre cuando nosotros no nos perdonamos por los errores que hemos tenido en el pasado. Creemos que lo que hicimos no tiene perdón, pero Dios nos recuerda por medio de su palabra que el borra nuestros pecados: “Vengan ahora, y razonemos,” Dice el Señor, “Aunque sus pecados sean como la grana, Como la nieve serán emblanquecidos. Aunque sean rojos como el carmesí, Como blanca lana quedarán”. Isaías 1:18 NBLH Cree esta promesa y derriba todo pensamiento que se levanta en contra de ella, aprende a mirarte como Dios te ve, con ojos de amor. Anhela con todo tu corazón hacerte libre de la falta de perdón que tienes, porque esto no te dejará avanzar, ni crecer en fe. Él desea que recobres la esperanza y empieces a vivir los planes de bien que tiene para ti.  ¡Rehúsa recordar algo que Dios ha elegido olvidar!

Por Danitza Luna

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué tan sucio está? 11

¿Qué tan sucio está?

Casi todos tenemos una prenda favorita dentro de nuestro armario, aquel atuendo que por más antiguo que sea, lo seguimos guardando y en algunos casos usando. Yo también tenía una prenda que me encantaba y la tenía hace muchos años, algunos me dijeron que la archivara, otros que la botara, pero para mí era especial, la cuidaba mucho y la seguía usando.

Un día por un error, mi prenda favorita se manchó, intenté limpiarla pero no pude, usé todo tipo de detergente, busqué recetas caseras pero no la pude recuperar así que no me quedó más opción que tirarla, pues la mancha que tenía era permanente e imposible de limpiar.

Para Dios somos sus hijos, lo más preciado que tiene, pero que por decisiones erradas y equivocaciones manchamos nuestras vidas con pecado “Pues todos hemos pecado; nadie puede alcanzar la meta gloriosa establecida por Dios.” Romanos 3:23 (NTV) pero nuestro Padre no nos desecha por muy grande o difícil sea limpiarnos.

No importa que tan sucio estés o que tan profundo hayas caído, Dios quiere perdonarte Yo, sí, yo solo, borraré tus pecados por amor a mí mismo y nunca volveré a pensar en ellos. Revisemos juntos la situación, y presenta tu defensa para demostrar tu inocencia.” Isaías 43: 25-26 (NTV)

“No hay nada tan sucio que Dios no pueda limpiar”

En ciertas ocasiones, guiados por la necedad o la ignorancia se toman caminos que llevan al pecado, que logran destruir y hacen creer que la falta es o ha sido tan grave que no se puede limpiar y llevan a la conclusión de que es mejor ser desechados.

¡Dios no desecha! Sino que trata de rescatarte y mostrarte esa salida que necesitas. Si caíste en lo más bajo que jamás pudiste imaginar, no te deseches a ti mismo porque Dios no lo hace, quiere darte esa oportunidad para dejar eso que te apartó, ensució y te está llevando a la muerte espiritual.

¿Cuánta suciedad hay en ti? No importa la cantidad o la gravedad de la mancha del pecado, solamente dile a Dios: “Lávame de la culpa hasta que quede limpio y purifícame de mis pecados.” Salmos 51:2 (NTV)

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Solicita ayuda 12

Solicita ayuda

“Ciertamente consolará Jehová a Sion; consolará todas sus soledades, y cambiará su desierto en paraíso, y su soledad en huerto de Jehová; se hallará en ella alegría y gozo, alabanza y voces de canto.” Isaías 51:3

Sería interesante preguntarnos ¿Por qué hay personas que sufren hechos de violencia y simplemente callan? ¿Será por temor a represalias por parte del violento? ¿Será porque se aferra a una relación que la hace sufrir, pero ni siquiera puede imaginarse otra realidad? Lamentablemente la persona que ha sufrido violencia, ya sea por parte de sus padres o a nivel pareja, suele ser violenta en otras relaciones.

Sabemos que Dios no quiere eso para nuestras vidas, por lo tanto podemos recurrir El, pero también a instituciones o profesionales que puedan brindarnos una ayuda especializada para salir finalmente del ciclo de violencia.

La Biblia dice: “Convertiré el valle de la Desgracia en el paso de la Esperanza”. Oseas 2:15 NVI Cree esta promesa y recuerda no estás solo. Decide hoy romper el silencio.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend