experiencias Archives | CVCLAVOZ

All posts in “experiencias”

La caja de los recuerdos 1

La caja de los recuerdos

Hace algún tiempo tuve que mudarme de casa de mis padres, pues estaba iniciando mi propio hogar. Mientras recogía y seleccionaba las cosas que llevaría conmigo, las que guardaría y las que iba desechar encontré una pequeña cajita de zapatos que estaba llena de tarjetas, cartas, fotos y todo aquello que durante años había guardado porque tenía un valor especial para mí.

Al revisar esa caja, volvía recordar sucesos importantes durante mi tiempo en el colegio y en la universidad,  reviví esos tiempos y experiencias.

Pero en la vida cristiana no es recomendable tener una caja de recuerdos porque podrían convertirse en un verdugo que hiere, atrapa y puede llegar a matar.

Cuando llegamos a Cristo lo hacemos con un pasado (vergonzoso, doloroso, desastroso, etc.) pero cuando Dios  interviene marca un antes y un después en nuestras vidas y nos dice: “…Ya no recuerdes el ayer, no pienses más en cosas del pasado.” Isaías 43:18 (DHH).

Quizás hasta este momento has estado llevando esa caja de recuerdos llena de malas experiencias, momentos dolorosos o tiempos vergonzosos y eso te atormenta tanto que te ha impedido avanzar y peor aún te ha alejado tanto de Dios que hoy estás perdido y no ves una oportunidad de retorno o salida.

Hoy quiero recordarte esta verdad: ¡En Dios existen los nuevos comienzos!

Así es, tienes la oportunidad de tener un nuevo inicio, pero antes debes soltar esa caja de los malos recuerdos porque Dios quiere darte nuevas experiencias maravillosas. Fija tu mirada en lo que está delante “No, amados hermanos, no lo he logrado, pero me concentro únicamente en esto: olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante,…” Filipenses 3:13-14 (NTV).

No recuerdes el pasado, mejor espera ver las maravillas que Dios puede hacer en tu vida.

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Decir: "yo soy así", no soluciona nada... 2

Decir: “yo soy así”, no soluciona nada…

¿Cuántas veces hemos dicho eso en nuestra vida? “Ay, es que yo soy así”. Es cierto que los seres humanos somos todos diferentes y eso enriquece las relaciones, las vivencias, las experiencias y a la humanidad. Pero usar esa frase como una excusa o muletilla para no cambiar, nos convierte en tercos. No es que somos así, es que no queremos cambiar así nos traiga malas consecuencias.

Evidentemente hay características que nos definen como persona, pero si sabemos que hay algo que hacemos a diario que hace daño a otros, debería estar en nosotros el querer cambiarlo. No basta con ponernos en posición de chiquillo de brazos cruzados y adoptar la actitud de que no nos importa nada más y no vamos a hacer nada al respecto porque no queremos.

Eso además sería inmadurez. A medida que crecemos o pasan los años, se supone que debemos evolucionar, enriquecernos como personas. Y honestamente, decir esa frase, puede que te justifique en tu mente, pero no te absuelve de culpas.

Hay otras frases como: “Ay, no me di cuenta” o “ya está hecho, no puedo hacer nada al respecto”. Cuando es de verdad la inocencia del caso, no importa; pero cuando es una posición o excusa para no cargar con las consecuencias de lo que hicimos, no es solo terquedad lo que demuestra. Es egoísmo. Es un “no me importa” en letras mayúsculas.

Tenemos que fijarnos cuántas veces al mes, a la semana, al día o a la hora usamos frases como esas. Pidámosle a Dios que nos revise nuestros corazones y nos deje darnos cuenta de cuándo estamos usando esas excusas casi infantiles y arrepintámonos. Vale la pena. Hace mucho bien. Vas a crecer espiritualmente, vas a ser mejor ser humano.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Deja atrás el lamento 3

Deja atrás el lamento

Resulta comprensible cuando vemos a alguien lamentarse por las caídas que ha sufrido. Muchas veces dicho estado de ánimo es el resultado de la pérdida de algo que la persona considera valioso, sea esto, un ser querido, un empleo o simplemente el tiempo que pasa y nunca vuelve atrás. Pero quizás, sea un buen propósito para este nuevo año, cambiar lamento por arrepentimiento.

La palabra arrepentimiento significa “cambiar” de corazón, dirección, y mentalidad. Por ejemplo, si en algún momento me he quejado de mí mismo, pensando que “Soy un fracaso, un desastre, no sirvo para nada” Es tiempo de pensar diferente: “soy capaz, tengo potencial, y soy valioso”, es decir se trata de renunciar al lamento para iniciar un necesario proceso de cambio.

Porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse…” Proverbios 24:16 (RVR1960)

¿Sabías que el fracaso es una parte normal del éxito? Las personas que han alcanzado importantes logros o metas, han podido superar los obstáculos que se les oponían, al igual que sus terribles caídas. Pero ellos han aprendido de estas experiencias y han decidido levantarse, porque la realidad es que de los errores también se aprende.

La palabra de Dios dice: “Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte”. En 2 Corintios 7:10 (RVR1960)

En este pasaje se mencionan dos tipos de tristeza: la tristeza según Dios y la tristeza del mundo. La tristeza según Dios produce arrepentimiento, es decir, nos motiva a cambiar y actuar. Mientras que la tristeza del mundo conduce a la muerte, debido a que la persona se deprime, desmoraliza y pierde los deseos de vivir.

Otro aspecto que es fundamental destacar es “la autocompasión” es decir “sentir lastima por nosotros mismos” es una emoción destructiva que nos lleva a vernos como víctimas de la situación, por lo tanto, perdemos los deseos de luchar. Es importante aclarar, que esta situación de “autocompación” no nos deja ninguna enseñanza positiva, por el contrario puede llevarnos a hundirnos en una profunda depresión.

Es verdad, cometimos errores, tuvimos caídas, algunas veces hemos fracasado, sin embargo debes declarar con fe que las metas que quieres alcanzar, dependerán de ti, porque si Dios está contigo, ¿quién contra ti? Es tiempo de cambiar y tomar responsabilidad por el futuro.

En esta oportunidad te animo a seguir el camino del cambio, comienza por no sentir lástima de ti mismo porque tú puedes superar aún los mas grandes obstáculos y alcanzar tus metas, recuerda que Dios te ha dado las capacidades para hacerlo, ¡levántate y continúa rumbo al éxito!

Por último, si el 2017 ha sido un año de éxito para ti, recuerda que aun te espera un nuevo año ¡no te conformes y ve por más! Dios tiene un propósito para ti.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Año nuevo, nueva vida, metas y retos! 4

¡Año nuevo, nueva vida, metas y retos!

Hoy comienza un nuevo año y con él la oportunidad de escribir una nueva historia. Atrás quedó el 2017 con sus tiempos de alegría y también con los que no fueron tan gratos. Sin embargo, más allá de cómo nos ha ido en el año anterior, debemos encarar el futuro con optimismo sabiendo que Dios está de nuestro lado.

La Biblia dice: “No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.” Isaías 43:18-19 (NTI)

Dios tiene retos y bendiciones para este nuevo año, pero para alcanzar lo que está por delante, debemos abandonar el pasado. Recuerda que solo Dios es capaz de transformar tu desierto en un manantial.

Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, 14 sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús.” Filipenses 3:13-14 (NTI)

Un mensaje que Pablo da a la iglesia de Filipenses y que seguramente lo hizo alcanzar las metas que se propuso fue: “olvidar lo que queda atrás y esforzarse por alcanzar lo que está delante” Lo primordial es aprender a olvidar lo que queda atrás y enfocar la mirada en alcanzar lo que está por delante.

Por esta razón te animo a iniciar el año 2018 con otra mentalidad ¡como un nuevo comienzo! El Señor nos indica que no importa las circunstancias que hemos enfrentado, ni tampoco todo el esfuerzo que nos ha llevado superarlas, porque nos espera una promesa de bien.

Por tanto, en el año nuevo ¡valora lo que tienes, supera lo que te duele y lucha por lo que quieres! Es mi deseo y el de todo nuestro equipo que en este año puedas experimentar las bendiciones de Dios y alcanzar el propósito que Dios tiene para tu vida.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Instruye 5

Instruye

La lectura de la Biblia es una práctica que permite conocer a Dios en una manera más profunda. A través de cada página podemos ver de manera clara los pensamientos, reacciones, juicios y posiciones que nuestro Señor tiene en cuanto a la humanidad.

Pero no sólo eso, sino que también podemos conocer cómo tratar con el hombre. Dentro de este contexto citemos Proverbios 22:6 que dice: “Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.” (RVR 1960) El verso se explica por sí solo, pero no está dirigido únicamente a niños, es también la manera en la que Dios forma siervos para su obra.

Mantengamos el enfoque en la primera parte que dice: “Instruye al niño en su camino.” Según el diccionario instruir significa proporcionar conocimientos, habilidades, ideas y experiencias a una persona para darle una determinada formación. A lo largo de la Biblia podemos notar que estos cuatro aspectos importantes son dados directamente por Dios.

  1. Conocimiento: “Porque Jehová da la sabiduría y de su boca proceden el conocimiento y la inteligencia.” Proverbios 2:6 RVR 1960
  2. Habilidades: “A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas, y a otro, interpretación de lenguas. Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.” 1 Corintios 12:10-11 RVR 1960
  3. Ideas: “Clama a mí y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.” Jeremías 33:3 RVR 1960
  4. Experiencias: Este último aspecto quizás es el más resistido por todos porque implica estar en medio de una situación para aprender.

No podemos negar que existen momentos de alegría y gozo cuando uno sirve a nuestro Señor, pero también llegan momentos de aflicción y pesar, momentos de angustia que invitan a tirar la toalla por lo complicado que puede llegar a ser un problema. En muchas ocasiones las circunstancias incluso son tan abrumadoras que sin la ayuda de Dios sería imposible continuar adelante.

Así como todos los aspectos necesarios para la formación de un hombre son dados personalmente por Dios, este último no es la excepción. Él permite que tengamos experiencias difíciles para que lo conozcamos más y aprendamos de su fidelidad y amor.

No tengas miedo a la instrucción de Dios para tu vida, Él te acompañará en cada paso.

Isaías 41:10 dice: “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.” Versión Reina-Valera 1960

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué hago con los restos? 6

¿Qué hago con los restos?

Cuando hemos pasado por circunstancias dolorosas, ya sea en lo personal, con familiares, etc., y deseamos comenzar de nuevo dejando todo atrás, creemos que olvidando todo podremos comenzar y reanudar nuestra vida sin problema. Si bien es cierto que debemos dejar de mirar atrás si queremos avanzar, debemos tomar en cuenta que no todos los restos de lo que fue nuestra vida anterior son desperdicios que no sirven.

Quizás quieres deshacerte y olvidarte de todo aquello que  te hizo sufrir, llorar y que te lastimó, empezar de nuevo como si fueras otra persona, pero ¿sabías que con los restos puedes hacer algo bueno?.

Hubo un hombre que tuvo una gran idea cuando vio que los empleados de una fábrica de muebles botaban el aserrín que salía de la madera en proceso. Comenzó a juntar esos restos de madera y con ayuda de resina empezó a formar hermosas esculturas que después pudo vender y con las que salió adelante.

“Aunque fuiste abandonada y aborrecida, y nadie transitaba por tus calles, haré de ti el orgullo eterno y la alegría de todas las generaciones” Isaías 60:15 (NVI)

Todo lo difícil o malo que nos sucede, nos ayuda a bien si confiamos en Dios, todas las malas experiencias nos hacen más fuertes y sabios para poder ayudar a otros. No todo lo pasado es malo, puedes usarlo para tu bien y el de otros, es un testimonio vivo de cómo Dios te levanta y hace nuevas criaturas a quienes creen en Él.

“Lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo.” 1 Juan 1:3 (RVR-1960)

Las cosas que vivimos y atravesamos nos sirven, nos ayudan y son un instrumento muy bueno para evangelizar a otros. Usa tu pasado para ayudar a otros y a ti mismo.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Algo cambia 7

Algo cambia

Me pidieron realizar un conocido examen sobre fortalezas y debilidades debido a que formo parte de un equipo de personas que debía rendirlo. Hace varios años, en un encuentro de capacitación, hicimos este mismo ejercicio que permite detectar, según sus creadores, ciertas fuerzas que operan cuando una persona se desempeña en sus relaciones personales y de trabajo. Por cierto, estos estudios son una aproximación. Me parece imposible que un juego de preguntas pueda determinar con exactitud el comportamiento humano dado lo diverso y singular que éste es.

Algo interesante pasó, sin embargo. Algunas cosas fueron distintas esta vez en los resultados de mi perfil anterior. No hay duda que el tiempo y las experiencias van transformando la vida de un modo sutil y sus efectos se van notando a través de los días. No sé si otras personas retienen rigurosamente sus características. Tampoco puedo afirmar si eso es necesariamente bueno o malo. Lo que está claro es que las certezas y motivaciones fundamentales no son completamente estáticas. No puedo decir si me agrada el resultado de hoy o prefiero el de entonces. Hay quienes consideran que permanecer firmes en ciertas ideas es una virtud.

Morfeo, uno de los personajes de la película Matrix solía decir: “Algunas cosas cambian todo el tiempo; hay otras que no cambian nunca.” Es una saludable percepción. Permite al corazón y la mente estar abiertos a lo nuevo y reconocer lo que debe permanecer. Exige la humildad de reconocer que nosotros, los de antes, ya no somos los mismos. Es un consejo para revisar lo que pensamos y lo que creemos. Lo pone a uno en la situación de darse cuenta que nuestro discurso ya no se condice con la práctica observada por los otros. Resistimos el juicio que hacen de nosotros porque nos seguimos sosteniendo en una imagen que ya no corresponde a la realidad.

Me toca admitir que la empatía de antes ya no es la misma y que me he vuelto más introspectivo. Que me habita una mayor inclinación a la soledad y a la lectura. Que me voy volviendo más escéptico a los clichés y a las visiones totalizadoras de la realidad. Que se agranda, ya lo hemos visto, la distancia entre el corazón, la mente y el esqueleto.

No todo cambia. Pero algunas cosas sí…

¿Como salir de un Fracaso sentimental? 9

¿Como salir de un Fracaso sentimental?

¿Es posible una recuperación absoluta después de experiencias negativas en el area del amor?
Si somos sinceros, deberemos reconocer que es algo sumamente difícil. Somos el resultado de las vivencias de nuestro ayer. Las malas experiencias nos condicionan desfavorablemente, eso es inevitable; pero no son nuestro fin…
Un desengaño en el área de la intimidad, por grande que sea, no nos convierte en acabados.
El dolor por el ayer no debe ser el ancla que nos impida lograr un mejor mañana. No permitas que el dolor te paralice. No admitas ese fracaso como la ruina. En otras palabras, no permita que tu pasado decida tu futuro. Comienza a forjar una actitud favorable frente a la vida e independiente de las frustraciones que hayas experimentado. Centrarse en los recuerdos dolorosos para sentir lástima de ti mismo, aunque es humanamente normal, no es saludable.
Cuando el profeta Elías quedó atrapado en el pasado, el Señor lo buscó para curar sus heridas y encomendarle una gran tarea. Secó sus lágrimas con su presencia. Así promete hacer Dios contigo. Apocalipsis 21: 3b-4 dice: “Dios mismo estará con su pueblo y enjugará toda lágrima de los ojos de ellos”. A Elías lo puso de cara hacia el futuro y de espalda a su pasado.
Coopera con Dios y saldrás beneficiado. Lo que ha sucedido ya es irrevocable. Querer cambiar el pasado es como intentar atrapar una sombra: es imposible.
Lo mejor que puedes hacer es decidir positivamente sobre tu futuro. Eso sí es sensato. Se requiere valor y firmeza, pero se que tu podras porque cuentas con el Dios de toda fuerza y poder. Zacarías 4:6 dice: “no con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho el Señor”.

Nos vamos quedando 10

Nos vamos quedando

Nos vamos quedando con lo único disponible: recuerdos de proyectos pasados, historias que terminaron mal y otras que anduvieron mejor, sueños inconclusos, experiencias inolvidables y otras que hay que olvidar porque no aportan nada o muy poco.
Nos vamos quedando con ganas y deseos que a veces una circunstancia feliz nos permite realizar; otras veces preferimos ignorarlos porque cobran muy caro o porque nos veríamos un poco ridículos.
Nos quedamos con la piel cansada de sentir, con la memoria de amores pasados, con las manos temblorosas, con olvidos repentinos, con ciertos dolores que revelan algo más que años, con unas pocas fotografías viejas de días felices y otros no tanto.
Nos quedamos con historias de viajes increíbles a lugares exóticos, aeropuertos inmensos y otros perdidos en la provincia, una pequeña valija negra, un libro que se quedó en la repisita de una cabina telefónica, noches de insomnio en una habitación de hotel al otro lado del mundo o un tren que avanza a paso de hombre en las alturas del desierto más seco del planeta.
Nos quedamos con preguntas imposibles de hacer porque no hay nadie que pueda responderlas, ideas revolucionarias que al fin no cambiaron nada, novelas que no se pueden escribir porque no se tiene el oficio, poemas que después de unos años estamos seguros que no tiene sentido alguno publicarlos – ni mostrarlos a nadie.
Nos quedamos con un silencio saludable, una soledad reparadora, una renuencia a aceptar que nos impongan condiciones y reglas, unas manías que nosotros no más entendemos y una bronca feroz contra el sistema y sus instituciones.
Nos vamos quedando con unas visitas de tanto en tanto a las hijas y a los nietos, una reunión familiar que agradecemos no se prolongue más allá de las diez de la noche, llamadas telefónicas para ponerse al día y asegurar que todo anda más o menos bien porque perfecto nunca va a estar y eso lo sabemos bien todos aunque a veces no queramos reconocerlo.
Nos vamos quedando con intuiciones que a veces aciertan medio a medio y otras que no andan ni por las tapas. Adquirimos una especie de cinismo y no hacemos caso de las cosas que entusiasman a los más jóvenes o a los inexpertos que creen que el mundo es como se ve.
Nos vamos quedando sólo con el asombro porque eso es algo que jamás deberíamos perder. Nos vamos quedando con unas pocas personas y algunos lugares que no cambiaríamos por ningún otro en el mundo. Nos vamos quedando con algunas penas definitivas y algunas alegrías inesperadas. Con eso es más que suficiente…

Inigualable visita a Yad Vashem en Jerusalén 11

Inigualable visita a Yad Vashem en Jerusalén

El museo del Holocausto en Jerusalén conocido como Yad Vashem debe ser parte de cualquier viaje a la Tierra Santa. En mi segunda visita a esta histórica presentación de las atrocidades por las que pasó el pueblo judío, pude ir con el grupo de líderes evangélicos de América Latina con un guía que nos cuenta que sus abuelos murieron en uno de los centros de extinciones. Es una visita muy dura para cualquier ser humano al experimentarlo. Sin embargo, por lo triste y amenazante que es ver lo que puede ocurrir cuando lo malvado y maléfico baja a un nivel profundo, lo más alarmante es como el resto del mundo en su mayor parte, se quedó cayado dejando estas atrocidades suceder por tanto tiempo.

 

Aún con esta realidad, la guía comenzó su discurso a la entrada del museo en un lugar llamado “Allees del Justes” o “Justos de las Naciones”. Allí fueron plantados árboles con una placa al fondo con los nombres de las personas que arriesgaron sus propias vidas por ayudar un judío. Uno de los más famosos árboles es dedicado a Oskar y Emilie Shindler de Alemania cuyo apoyo a los judíos fue el centro de la película de Steven Spielberg titulada “Shindlers List”. Desde ese momento y cada segundo que estuve con la guía, pude entender la delicada manera en la que los que pensaron y organizaron el museo, lo hicieron para no dejar nada sin un significado importante. Cada paso que tomé y la manera en que el museo está construido le comunica al que pasa por los pasillos y cuartos, la demostración de la verdadera realidad del Holocausto.

 

Nosotros visitamos a Yad Vashem el día después del aniversario de la liberación de Auschwitz. Lo destacado para mi fue escuchar lo pendientes están los que sobrevivieron, solo les quedan pocos años para vivir porque ya están en sus 80 y 90 años de edad. El sentido de respeto y admiración es palpable. Sería difícil para mi expresar mis sentimientos mientras escuchaba y veía los hechos que cometieron no solo a Judíos sino también a cristianos, discapacitados, y personas que tuvieron algún tipo de problema. Los Nazi no solamente cometieron homicidios, eran también ladrones. Cuando uno entiende el progreso de la estrategia que llevó a los centros de extinciones, y ves lo que hicieron para matar millones de Judíos, uno no puede comprender o imaginar lo que fue la situación en este tiempo de la historia.

 

Mientras escuchaba, tenía que controlar mis emociones. Especialmente cuando uno comprende que el mundo dio su espalda a todo lo que pasaba. Uno siente una tensión inmensa en su interior y se hace la pregunta, “Si estuviera viviendo en este tiempo de la historia, ¿qué hubiera hecho?” Al final de la gira, la guía nos llevó a un cuarto grande donde están los fotos de niños, familias, adolescentes, abuelos, suspendidos en un circulo virtual. Las fotos son rodeadas de millones de las historias escritas por los sobrevivientes y sus familiares que están puestas en libros negros. Cuando mira los fotos, la guía nos habla de la gran pérdida humana y del bien para el mundo. “Aquí podría estar la persona que hubiera inventado la cura del cáncer, o la persona que hubiera comenzado una obra de gran ayuda para la humanidad”.

Se estima que hoy en día la población de judíos hubiera llegado a 37 millones sin que hubiera el holocausto. Sin embargo solo hay 13 millones en este momento. Al terminar, llegamos a regresar los audífonos y aparatos que nos ayudaron a escuchar a nuestra guía, y mientras la abrazaba y le daba las gracias, ya comenzaron a salir mis lágrimas. Así salí del museo del Holocausto, con lágrimas y un deseo de seguir mi gira por Israel más enriquecido. Enriquecido no solo por lo que aprendí, sin por la forma en que fue presentado por la guía, una judía de mi edad que con una sensibilidad y conexión familiar con todo lo que los judíos sufrieron, pudo transmitirnos una delicadeza de espíritu que eleva su raza a un lugar especial en mi corazón.

J. Mark Gallardo

Director CV América Latina

¡Renuévate como el Águila! 12

¡Renuévate como el Águila!

Recientemente observaba el trofeo que recibí en el 2013 por el trabajo realizado diariamente en el radio-show El Antivirus.  El evento que lleva por nombre Premio Águila, me reconoció en la tercera edición como el mejor concepto de radio en su horario tarde-noche tregándome como galardón una cabeza de águila en bronce sobre una base en madera.    Durante los pasados días reflexionaba en el hecho de cumplir ya tres  años frente a la producción total de El Antivirus.  La realidad del cansancio acumulado por la excelencia requerida me llevó en algunas ocasiones a pensar en el retiro ante el micrófono.   En mis años de vida he podido observar como su imagen es utilizada en billetes, monedas, escudos, banderas, trofeos, afiches y otras más.  Incluso, algunas personalidades en la literatura, la radio, la televisión, y comunidades de fe hacen referencia al águila , y motivan a ser como ella.

De repente vino a mi mente una idea que existe sobre las características de esta impresionante criatura voladora.  Al repasar datos e investigaciones sobre su existencia, es extraordinario lo que podemos aprender y la manera de aplicarlas a nuestra vida diaria.  Se dice aunque no existe documentación certificada, que el proceso de renovación del águila podría considerarse sobrenatural y para algunos podría ser hasta un mito, pero a la vez resulta muy lógico analizarlo porque nos provee la oportunidad de capacitarnos para enfrentar nuestros desafíos.

Según algunas fuentes de información pude hallar lo siguiente: El águila, es el ave que posee la mayor longevidad de su especie.  Llega a vivir 70 años. Pero para llegar a esa edad, a los 40 años de vida tiene que tomar una seria decisión. A los 40 años, sus uñas curvas y flexibles, no consiguen agarrar a las presas de las que se alimenta. Su pico alargado y puntiagudo, también se curva. Apuntando contra el pecho están las alas, envejecidas y pesadas por las gruesas plumas. !Volar es ahora muy difícil! Entonces el águila, tiene sólo dos alternativas: morir ó enfrentar un doloroso proceso de renovación que durará 150 días. Ese proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y refugiarse en un nido, próximo a una pared, donde no necesite volar.  Entonces, apenas encuentra ese lugar, el águila comienza a golpear con su pico la pared, hasta conseguir arrancárselo.  Apenas lo arranca, debe esperar a que nazca un nuevo pico con el cual después, va a arrancar sus viejas uñas.  Cuando las nuevas uñas comienzan a nacer,  prosigue arrancando sus viejas plumas. Y después de cinco meses, sale victorioso para su famoso vuelo de renovación y de revivir.  Ahora puede disfrutar de 30 años más de vida y plenitud.

En ocasiones la mente produce varias preguntas: ¿Renovarnos? ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Qué propósito tiene sufrir tanto?

Bueno, podemos tener muchas respuestas o excusas, pero vale la pena el dolor y la experiencia, si eso traerá más fuerzas para seguir volando sobre limitaciones, mediocridades, ataduras, costumbres y otras ideas del pasado.  Entre las muchas notas que recibo de los oyentes de El Antivirus una de ellas dice: “A veces Dios no cambia las circunstancias porque El está usandolas para cambiarte a ti y a mi”.  Estoy convencido que podemos soportar el precio del proceso de renovación, mucho más cuando la Palabra del Creador dice: “Pero los que esperan en el SEÑOR renovarán sus fuerzas. Se remontarán con alas como las águilas; correrán y no se cansarán; caminarán y no se fatigarán.(Isaias 40:31 La Nueva Biblia de los Hispanos (© 2005 Lockman)

Te espero cada día a las 22:00 U.T.C. en El Antivirus.   Puedes escuchar y puedes ver todo lo que hacemos  aquí: https://cvclavoz.com/shows/el-antivirus/chat-antivirus/

¡Lo mejor de la vida para ti y los tuyos!

 

 

Send this to a friend