fidelidad Archives | CVCLAVOZ

All posts in “fidelidad”

En lo que puedas

Cuentan que un pequeño niño indio que se había convertido, dijo en cierta ocasión al misionero que quería trabajar para Jesús. El misionero le respondió:

     – No sé qué es lo que podrías hacer, porque eres tan pequeñito.

     – Quizás no pueda hacer mucho fuera de aquí, pero sí puedo tocar las campanas para que los fieles vengan al culto y conozcan también a Jesús.

El misionero accedió al pedido del niño y aquel pequeño que empezó tocando las campanas, llegó a ser un gran siervo de Dios en su país.

En ocasiones creemos que para servir al Señor debemos hacer grandes cosas, que si no estamos en el grupo de alabanza o predicando, no será un servicio como tal o que será visto de menos ante los ojos de Dios. Sin embargo, el Señor mira el corazón con el que hacemos las cosas. Todo el servicio que hacemos para Dios es muy valioso si lo realizamos con un corazón humilde.

Es como la parábola que de los tres siervos que se relata en Mateo 25. Después de que el amo regresa y pide cuentas de lo que habían hecho con lo que les dejó, encontramos en el versículo 21 la respuesta que le dio al primero: “El amo lo llenó de elogios. “Bien hecho, mi buen siervo fiel. Has sido fiel en administrar esta pequeña cantidad, así que ahora te daré muchas más responsabilidades. ¡Ven a celebrar conmigo!”. (NTV)

Lo importante es saber administrar lo que Dios nos da, ser fieles en las responsabilidades que tenemos en la obra. El Señor te irá capacitando en las diferentes áreas donde puedas servir, pero  debes estar dispuesto a que Dios use tu vida.

No importa qué tarea estés realizando, hazla con fidelidad y responsabilidad y Dios te usará en áreas que quizás nunca pensaste.

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Versículos acerca de la fidelidad de Dios

Como seres humanos quizá nos cueste creer la inmensidad de la fidelidad de Dios. Nosotros fallamos, nos decepcionamos de las personas y hasta evitamos perdona. Sin embargo, Dios es fiel para con nosotros y a pesar de todo lo que hagamos, Él siempre nos perdona y aceptar. Su lealtad permanece por siempre y no hay nada que le haga cambiar de parecer. Para comprender mejor hasta qué punto llega esta característica de Su naturaleza, la Biblia dice lo siguiente:

≪El Señor pasó delante de él proclamando:
—¡El Señor! ¡El Señor! ¡Dios compasivo y benévolo, lento en airarse y rico en amor y fidelidad, que mantiene su amor a lo largo de mil generaciones y perdona la desobediencia, la rebeldía y los pecados, aunque no los deja impunes, sino que castiga la culpa de los padres en los hijos y en los nietos, en los biznietos y en los tataranietos!≫

Éxodo 34:6-7 (BLPH)

≪Dios no es un hombre, por lo tanto, no miente. Él no es humano, por lo tanto, no cambia de parecer. ¿Acaso alguna vez habló sin actuar? ¿Alguna vez prometió sin cumplir?≫

Números 23:19 (NTV)

≪Reconoce, por lo tanto, que el Señor tu Dios es verdaderamente Dios. Él es Dios fiel, quien cumple su pacto por mil generaciones y derrama su amor inagotable sobre quienes lo aman y obedecen sus mandatos.≫

Deuteronomio 7:9 (NTV)

≪Él es la Roca, sus obras son perfectas. Todo lo que hace es justo e imparcial. Él es Dios fiel, nunca actúa mal; ¡qué justo y recto es él!≫

Deuteronomio 32:4 (NTV)

≪Pero tu misericordia, Señor, llega a los cielos; ¡tu fidelidad se extiende hasta las nubes!≫

Salmos 36:5  (RVC)

≪Señor, tú eres un Dios compasivo y bondadoso, un Dios que no se enoja con facilidad; lleno de fiel amor y fidelidad.≫

Salmos 86:15 (PDT)

≪Señor y Dios del universo, ¡no hay Dios como tú, tan fiel y poderoso!≫

Salmos 89:8 (TLA)

≪…pues te cubrirá con sus alas, y bajo ellas estarás seguro. ¡Su fidelidad te protegerá como un escudo!≫

Salmos 91:4 (DHH)

≪Tu fidelidad permanece para siempre; tú afirmaste la tierra, y quedó en pie. Todas las cosas siguen firmes, conforme a tus decretos, porque todas ellas están a tu servicio.≫

Salmos 119:90-91 (DHH)

≪El gran amor del Señor nunca se acaba, y su compasión jamás se agota. Cada mañana se renuevan sus bondades; ¡muy grande es su fidelidad!≫

Lamentaciones 3:22-23 (NVI)

≪Fiel es Dios, quien los ha llamado a tener comunión con su Hijo Jesucristo, nuestro Señor.≫

1 Corintios 1:9 (NVI)

≪Ustedes sólo han tenido las mismas tentaciones que todos los demás. Pero Dios es fiel y no va a dejar que sean tentados más allá de lo que puedan soportar. Así que sepan que cuando sean tentados, van a poder soportar, porque Dios les dará una salida.≫

1 Corintios 10:13 (PDT)

≪El Señor, que es fiel, les dará fortaleza y los guardará del maligno.≫

2 Tesalonicenses 3:3 (NBV)

≪Y aunque no seamos fieles, Cristo permanece fiel; porque él jamás rompe su promesa.≫

2 Timoteo 2:13 (TLA)

≪Mantengámonos firmes, sin dudar, en la esperanza de la fe que profesamos, porque Dios cumplirá la promesa que nos ha hecho.≫

Hebreos 10:23 (DHH)

≪Vi el cielo abierto, y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llama FIEL Y VERDADERO. Y con justicia él juzga y hace guerra.≫

Apocalipsis 19:11 (RVA-2015)


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

7 señales de un amigo desleal

Diversos estudios científicos han comprobado que tener amigos es bueno para el desarrollo integral de una persona. Los seres humanos somos sociales por naturaleza, así que es lógico que necesitemos de personas en quienes podamos confiar. Sin embargo, algunos amigos no son lo que esperamos y nos traicionan cuando menos lo pensamos. Para descubrir si alguien cercano es así, estas son algunas señales que delatan a un amigo desleal:

1No sabe guardar tus secretos
Una promesa entre amigos es algo que se debe cumplir. No sólo por el respeto y amor hacia la otra persona, sino también porque demuestra nuestros valores y principios. Por lo tanto, no hay excusa válida que justifique el hecho de que un amigo delate las confidencias que se le cuenta. Por supuesto, hay casos excepcionales en los que no se puede encubrir una acción perjudicial (sobre todo cuando se trata de delitos o actos fuera de la ley). Pero, en general, los amigos deben hacer honor a su promesa y no contar sus secretos a terceras personas sin su autorización.

2 Te induce a hacer algo que no te beneficia
Hay personas que no piensan más que en su propio beneficio, incluso cuando aconsejan a otro. Alguien egoísta no se preocupa genuinamente por su amigo y, por lo tanto, cuando le ayuda o aconseja lo hace pensando en qué ventaja sacará de lo que suceda. Una persona no es leal cuando tiene este comportamiento y no se le puede considerar amigo.

3 Te difama
Hay gente que sonríe a sus amigos y luego hablan mal de ellos a sus espaldas. Alguien que hace esto no debería llamarse amigo, pero hay situaciones en las que podemos tener amistades así y no habernos dado cuenta. Por ejemplo, si tienes un amigo que: se burla de ti frente a otros, inventar historias sobre ti, exagerar situaciones que te sucedieron, te hace quedar en ridículo –y dice que estaba bromeando–, te humilla o te hace quedar mal ante los demás; es porque no es un verdadero amigo y está a tu lado por razones egoístas.

4 Te miente
Un conocido dicho dice que en la boca del mentiroso, lo cierto se hace dudoso. Si alguien tiende a mentir en cosas pequeñas, es de esperar que lo haga en asuntos importantes. Un amigo mentiroso no es alguien en quien se puede confiar porque tarde o temprano terminará arruinando su propia vida, la tuya o la de otros.

5 No te respeta
Existen casos en donde alguien es infiel a su pareja y le engaña con un amigo cercano. Hay otras experiencias de personas que han tenido problemas financieros y hasta legales porque un amigo los traicionó. Estos casos demuestran que cuando no hay respeto y sinceridad en una amistad, pueden suceder consecuencias terribles.

6 Te cree su propiedad
Las relaciones tóxicas no sólo se refieren a las relaciones amorosas. Existen personas que no saben comportarse como amigos, sino más bien actúan como dueños. Creen que su amigo es su propiedad y que tienen control sobre su vida. Disfrazando sus órdenes como consejos, les dicen cómo vestirse, actuar, con quiénes relacionarse y hasta cómo deben hablar. Quizá este deseo de poder no sea tan evidente, pero se muestra con pequeñas acciones que a veces pasamos por alto.

7 No se alegra contigo, no llora contigo
Las peores circunstancias de la vida sacan lo mejor de los verdaderos amigos. Incluso si ellos no están cerca, hacen lo posible por apoyar a su amigo en necesidad; esto es lo que hace a un amigo leal. Sin embargo, hay otra cualidad que destaca a las personas que aman de verdad: la falta de envidia. Cuando sucede algo positivo y bueno en la vida de otro, un amigo sincero se alegra por los logros de la otra persona y no siente envidia por su progreso. Tanto la envidia como la falta de apoyo son una muestra de un amigo desleal.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

5 maneras de ser infiel a Dios

Cuando pensamos en la palabra ≪infidelidad≫, a menudo pensamos en la infidelidad marital o de pareja. No obstante, hay un tipo de deslealtad que podemos estar practicando en nuestra vida espiritual. Quizás traicionemos a Dios sin darnos cuenta o creyendo que lo que hacemos está bien, pero la Biblia nos ayuda a entender de qué manera estamos siendo infieles a Dios.

1 Adorando a otros dioses
Uno de los Diez Mandamientos dice que no debemos adorar a ningún otro más que a Dios (Éxodo 20:4-6). Queda claro que Dios no quiso que se haga ninguna representación de Él en ningún tipo de material. Sin embargo, la adoración a otros dioses no se refiere únicamente a ídolos o estatuas. La idolatría abarca todo aquello que reemplaza el lugar de Dios en nuestra vida: la pareja, los hijos, el trabajo, el dinero, la apariencia, la superación personal, etc. Somos infieles a Dios cuando hay otro dios que toma su lugar en nuestros corazones.

≪No se fabriquen ninguna clase de ídolos, ni los adoren, pues yo soy Dios.≫

Levítico 26:1 (TLA)

2 Amando las cosas de este mundo
Es fácil dejarse llevar por las preocupaciones y situaciones que nos tocan vivir. Sin embargo, cuando nos concentramos más en nuestra vida en la Tierra que en las cosas celestiales, estamos restándole importancia a Dios. Por esta razón, Colosenses 3:2-4 (NBV) dice: ≪Llenen sus pensamientos de las cosas de arriba y no en las cosas de este mundo.≫ Esto no significa que debemos ignorar lo que sucede en nuestro presente, sino verlo desde la perspectiva divina.

≪No amen a este mundo ni las cosas que les ofrece, porque cuando aman al mundo no tienen el amor del Padre en ustedes. Pues el mundo solo ofrece un intenso deseo por el placer físico, un deseo insaciable por todo lo que vemos, y el orgullo de nuestros logros y posesiones. Nada de eso proviene del Padre, sino que viene del mundo≫

1 Juan 2:15-16 (NTV)

3 Siendo orgulloso
Una persona soberbia tiene la certeza de que puede hacerlo todo gracias a sus propias fuerzas y cree que no necesita de Dios. Es por esta razón que en varias partes de la Biblia se menciona que Dios aborrece el orgullo. Al permitir que el orgullo se apodere de nuestros corazones, nos convertimos en nuestro propio dios, y de esa manera estamos siendo infieles a nuestro Creador.

≪Amen al Señor, todos ustedes sus santos. A los fieles guarda el Señor, pero retribuye en abundancia al que actúa con soberbia.≫

Salmos 31:23 (RVA2015)

4 Desobedeciendo sus mandamientos
El pastor y teólogo, Timothy Keller, explicó la diferencia entre la religión y el evangelio: ≪Cómo trabaja la religión: Si obedezco, entonces Dios me amará y me aceptará. [Cómo trabaja] el evangelio: Soy amado y aceptado; por lo tanto, deseo obedecer.≫ Nuestra obediencia a Dios es algo que viene como consecuencia de haber sido amados y perdonados. Si hacemos lo contrario estamos rechazando el sacrificio que Jesús hizo en la cruz; y ésa es una manera de ser infieles a quien siempre es fiel para con nosotros.

≪Nosotros demostramos que amamos a Dios cuando obedecemos sus mandamientos; y obedecerlos no es difícil.≫

1 Juan 5:3 (TLA)

5 Haciendo lo mismo de antes
Cuando confesamos y admitimos nuestros pecados, Jesús nos perdona y nos da un nuevo comienzo. Pero si volvemos a hacer lo mismo que hacíamos antes de aceptar a Dios en nuestra vida, estamos siendo malagradecidos y despreciando las cosas buenas que Él hizo por nosotros. No podemos decir que amamos a Jesús si no demostramos cómo Él nos cambió.

≪Ya no vivan ni se conduzcan como antes, cuando los malos deseos dirigían su manera de vivir. Ustedes deben cambiar completamente su manera de pensar, y ser honestos y santos de verdad, como corresponde a personas que Dios ha vuelto a crear, para ser como él.≫

Efesios 4:22-24 (TLA)


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Fue infiel una vez, ¿volverá a serlo?

La infidelidad es una de las causales más comunes de separación. Hay muchas parejas que no pueden superar un engaño y terminan por romper su compromiso para siempre. Mientras que hay otros que superan la situación y se vuelven más unidos que antes. Sin embargo, existe el dicho popular que afirma que si alguien engañó una vez, volverá a hacerlo en el futuro. Pero, ¿cuán cierto es esto?

Un estudio analizó el comportamiento de 484 personas –casadas y solteras– para descubrir si la infidelidad era algo que se realizaba más de una vez. Ellos consideraron únicamente a las relaciones sexuales como un signo de infidelidad. Después de analizar los datos, llegaron a la conclusión que aquellos que eran infieles a sus parejas en una primera relación, eran tres veces más propensos a ser infieles en la siguiente relación, en comparación con aquellos que habían sido fieles. De igual manera, aquellos que sabían que sus parejas les habían sido infieles en una primera relación, tenían el doble de posibilidad de volver a pasar por esta experiencia en una relación posterior.

Los resultados de esta investigación también demostraron que las personas que sospechaban que habían sido engañados en una primera relación, estaban cuatro veces más propensas a sospechar el mismo comportamiento en sus siguientes parejas.

Si bien estos datos confirman que si alguien fue infiel una vez, volverá a serlo en el futuro, no es una regla que necesariamente se aplica en todos los casos. Hay personas que no fueron infieles a sus parejas y se arrepintieron y no volvieron a hacer lo mismo. Esto es porque hubo un cambio real y sincero en su interior. Por lo tanto, si la infidelidad es una acción que puede repetirse es algo que depende de la madurez y la honestidad de cada individuo.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Knopp, K., Scott, S., Ritchie, L., Rhoades, G., Markman, H., & Stanley, S. (2017). Once a Cheater, Always a Cheater? Serial Infidelity Across Subsequent Relationships. Archives Of Sexual Behavior46(8), 2301-2311. doi: 10.1007/s10508-017-1018-1

Exclusividad

En Éxodo 20:2-3 (RVR1960) dice: “Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre. No tendrás dioses ajenos delante de mí.” El Señor exige un lugar exclusivo en nuestra vida, que no se puede compartir con nada ni nadie, porque si no la preminencia ya no sería para Él sino para nosotros mismos.

Si examinas tu corazón, ¿Dios está en primer lugar, considerando que fue Él quien te liberó de la esclavitud del pecado para darte libertad y vida eterna? o ¿algo o alguien más ocupa su lugar?

Que el Señor ocupe ese lugar especial significa que las decisiones que tomemos y los pasos que demos en la vida serán bajo su guía, que buscaremos agradarle a Él antes que al mundo y que estará antes que nuestros propios deseos y anhelos, porque confiamos que Sus planes son mejores que los nuestros.

Quizás hoy en día, muchos dirán que la presión de la sociedad y de los medios de comunicación incitan a pecar, que son factores que nos hacen tropezar; sin embargo si la relación personal con Dios es nuestra prioridad, todo lo que acontezca a nuestro alrededor no será relevante ni influenciará porque el Espíritu Santo nos dará el poder para resistir y tener victoria.

Afirma tu fe en el Señor y, a pesar de las presiones, que tu prioridad sea Dios.

“Aunque las naciones que nos rodean sigan a sus ídolos, nosotros seguiremos al Señor nuestro Dios por siempre y para siempre.”

Miqueas 4:5 (NTV)


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Dios está en todo…

Dios está en todo… Muchos de ustedes dirán, ¿y ahora es que lo sabes?

Pero me gusta decirlo y repetirlo porque, de veras, a veces nos olvidamos.

Él nos ama tanto, que no importa por lo que estemos pasando está ahí con nosotros y nos da fuerzas cuando sentimos que ya no damos más.

¿A qué viene esto? A que estuve de mudanza. De hecho, aún me quedan cosas en la casa a las que le tengo que buscar lugar. Voy a vender la casa que tenía porque ya resulta demasiado grande para mi y me quiero mudar a un lugar más pequeño.

Ya conseguí el sitio al que me quiero mudar. Hay muchos apartamentos ahí listos, pero para mudarme allí tengo que vender mi casa.

Son muchos cambios, muchas decisiones, muchos cambios y nos podemos sentir sobrecargados. No contraté ninguna compañía para empacar mis cosas. Me dije: “tengo tiempo, me voy a dar tres meses” y lo estuve tomando con calma, pero mañana se cumplen los tres meses. Busqué cajas pequeñas para poderlas manejar sola y si contraté una compañía con un camión para que me llevaran las cosas a un depósito que ahora tengo que pagar…hasta mudarme definitivamente. Y bueno, pensar en que tengo que desempacar cuando me mude.

Pero Dios ha estado ahí. Cuando me he sentido desfallecer, cuando he sentido que no puedo cargar algo, solo clamo a Él y me renueva las fuerzas. Es maravilloso haber podido contar con un ayudante tan extraordinario. Doy gracias cada vez que puedo y este es un homenaje a Su gracia y a Su gentileza, a Su gran poder y Su fidelidad. Practíquenlo. Dios los bendiga.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¡Cuidado con el fuego!

Hay muchas cosas que son prohibidas en la vida, y es para salvarnos de las terribles consecuencias; sin embargo, muchos caen en la mentira de que pueden escapar de las secuelas y salir ilesos.

Ante cualquier tentación tenemos una decisión que tomar: Huir o exponerse, y ambas tienen diferentes resultados. Es falso creer que se puede entrar al agua y salir seco, obviamente te mojarás por más que sólo sea una parte del cuerpo.

Proverbios 6:27-29 (RVR1960) dice claramente: “¿Tomará el hombre fuego en su seno Sin que sus vestidos ardan?  ¿Andará el hombre sobre brasas Sin que sus pies se quemen? Así es el que se llega a la mujer de su prójimo; No quedará impune ninguno que la tocare.”

El adulterio es uno de los pecados que se está apoderando de los hogares y está haciendo estragos no sólo en los cónyuges sino que, lamentablemente, las consecuencias llegan a las vidas de los inocentes hijos que no tienen ninguna culpa pero cargan con el dolor de padres que creyeron que podían jugar con fuego y no quemarse.

Si te enfrentas a cualquier situación que puede llevarte a la infidelidad no lo pienses ni un segundo más y ¡huye! Así como José escapó de la tentación, fue radical y prefirió no fallar a Dios y a quien puso su confianza en él antes que perderse en una “aventura”

Ningún problema justifica una infidelidad, no hay nada que se pueda decir delante de Dios para justificar esta errada decisión. Si has caído en este mal, ¡arrepiéntete y busca de Dios para que Él te ayude a ser radical y ser fiel!

No olvides que si continúas con este pecado atraerás sufrimiento no sólo a ti, sino a los seres que te aman.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Fidelidad conyugal

“Todos deben considerar el matrimonio como algo muy valioso. El esposo y la esposa deben ser fieles el uno al otro, porque Dios castigará a los que tengan relaciones sexuales prohibidas y sean infieles en el matrimonio.” Hebreos 13:4 (TLA).

La Biblia nos dice que el matrimonio es de gran valor y por ello es responsabilidad de los cónyuges mantener vivo el amor para que el camino que recorran juntos sea agradable. La fidelidad es una promesa que ambos cónyuges se hicieron en el altar frente a Dios, y que deben tener presente por el resto de sus vidas. Por el contrario, la infidelidad traerá dolorosas consecuencias, no solo personales, sino familiares, especialmente para los hijos, quienes seguramente verán con tristeza como sus padres deciden divorciarse.

Recuerda, lo que Dios unió que no lo separe el hombre. Cuida tu matrimonio como una joya invaluable y precioso regalo de Dios. No permitas que una mala decisión arruine tu matrimonio.

Por Giovana Aleman

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cuándo sé que Dios me habla?

Pregunta de nuestra audiencia:

«¿Cuándo sé que Dios me habla?»

Hay algunas formas de estar seguros de que es Dios quien nos habla. La primera es que Dios nunca nos dirá algo que vaya en contra de lo que ya se encuentra en la Biblia. Allí hay mucha información que nos ayuda a conocer el carácter y naturaleza de Dios (por esta razón se le llama la Palabra de Dios) y Él no puede contradecirse y ordenarnos algo que va en contra de sus principios. Así que la manera más práctica de saber que aquello que escuchamos viene de parte de Dios es leyendo y estudiando la Biblia.

La otra forma de asegurarnos que es la voz de Dios quien nos habla, es por medio de la oración. Al orar debemos pedirle al Espíritu Santo que nos ayude a discernir la verdad y nos ayude a conocer mejor a Jesús. Juan 16:13-14 dice: ≪Cuando venga el Espíritu Santo, él les dirá lo que es la verdad y los guiará, para que siempre vivan en la verdad. Él no hablará por su propia cuenta, sino que les dirá lo que oiga de Dios el Padre, y les enseñará lo que está por suceder. También les hará saber todo acerca de mí, y así me honrará.≫ (TLA) Jesús nos dejó al Espíritu Santo como una guía, así que siempre podemos contar con su ayuda.

Por último, nuestra capacidad para discernir la voz de Dios depende de cuán íntima sea nuestra relación con Él. Cuanto más cercanos estemos a Él, tendremos más capacidad de discernimiento y estaremos seguros sobre qué es lo que Dios quiere decirnos.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo puedo serle fiel a Dios?

Pregunta de nuestra audiencia:

“¿Cómo puedo serle fiel a Dios?”

Esta pregunta se la han hecho muchas personas desde tiempos antiguos. Incluso Pablo, quien tuvo un encuentro único con Jesús, en un punto de su vida se dio cuenta que le resultaba difícil dejar de pecar y ser fiel a Dios en un 100 %. En su carta a los Romanos escribió:

«Realmente no me entiendo a mí mismo, porque quiero hacer lo que es correcto pero no lo hago. En cambio, hago lo que odio. Pero si yo sé que lo que hago está mal, eso demuestra que estoy de acuerdo con que la ley es buena. Entonces no soy yo el que hace lo que está mal, sino el pecado que vive en mí. Yo sé que en mí, es decir, en mi naturaleza pecaminosa no existe nada bueno. Quiero hacer lo que es correcto, pero no puedo. Quiero hacer lo que es bueno, pero no lo hago. No quiero hacer lo que está mal, pero igual lo hago. Ahora, si hago lo que no quiero hacer, realmente no soy yo el que hace lo que está mal, sino el pecado que vive en mí. He descubierto el siguiente principio de vida: que cuando quiero hacer lo que es correcto, no puedo evitar hacer lo que está mal. Amo la ley de Dios con todo mi corazón, pero hay otro poder dentro de mí que está en guerra con mi mente. Ese poder me esclaviza al pecado que todavía está dentro de mí. ¡Soy un pobre desgraciado! ¿Quién me libertará de esta vida dominada por el pecado y la muerte? ¡Gracias a Dios! La respuesta está en Jesucristo nuestro Señor…» (Romanos 7:15-25 NTV)

Pablo es muy honesto cuando habla sobre sus luchas internas, pero por medio de su reflexión llega a la solución ante este problema. En el versículo 25 afirma que «la respuesta está en Jesucristo nuestro Señor»; es decir, si queremos ser fieles a Dios, la única forma de hacerlo es acercándonos más a Él. Por más que tengamos la buena intención de serle leales, si Él no está en nuestras vidas, en algún punto nos dejaremos guiar por nuestros deseos y haremos algo que le desagrada. Es por esta razón que la mejor opción que tenemos para ser fieles a Dios es teniendo una relación cercana y personal con Él.

Para lograrlo podemos comenzar por leer la Biblia y estudiarla a fondo. Esto es con el fin de conocer qué promesas tenemos para nuestras vidas y también no dejarnos guiar por las mentiras que otros pueden decirnos. Lo otro que debemos hacer es orar en todo momento. El propósito de la oración no es el de pedir para nuestra conveniencia, sino para examinar nuestros propios corazones y permitir que Dios haga su voluntad en nuestras vidas. Además de leer la Biblia y orar, debemos buscar el apoyo de personas que compartan nuestra fe. Rodearnos de buena influencia nos ayudará a mantenernos enfocados en Dios y no desviar nuestra mirada a cosas que no valen la pena.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Eres fiel?

Cuántos de nosotros a lo largo de nuestra vida hemos atravesado situaciones sobre las que no tenemos control alguno, la pérdida de un empleo, una traición o incluso perder a un ser querido.

Momentos difíciles como los que pasó José al ser vendido como esclavo por sus hermanos e ir a la cárcel injustamente; imagino que en algún momento se preguntó por qué le sucedía eso, pero si buscamos algunas palabras de queja o cuestionamientos dirigidos al Señor no los encontraremos, pues una de las características de él era su fidelidad a Dios, aún a pesar de su infortunio.

Producto de ello “… el Señor estaba con José en la cárcel y le mostró su fiel amor…” Génesis 39:21 (NTV); no importó la magnitud del problema, él no se quedó de brazos cruzados, hizo lo que sabía hacer y lo hizo de la mejor forma.

“El encargado no tenía de qué preocuparse, porque José se ocupaba de todo. El Señor estaba con él y lo prosperaba en todo lo que hacía.” Génesis 39:23 (NTV).

Hasta que llegó el tiempo en el que estuvo preparado para afrontar la gran responsabilidad que recibió.

Así como José, la actitud que tomemos ante las pruebas es importante, ¿nos dejaremos vencer lamentándonos por nuestra suerte o seguiremos firmes en nuestra fe?

Por Cesia Serna

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend