fidelidad Archives | CVCLAVOZ

All posts in “fidelidad”

Dios está en todo…

Dios está en todo… Muchos de ustedes dirán, ¿y ahora es que lo sabes?

Pero me gusta decirlo y repetirlo porque, de veras, a veces nos olvidamos.

Él nos ama tanto, que no importa por lo que estemos pasando está ahí con nosotros y nos da fuerzas cuando sentimos que ya no damos más.

¿A qué viene esto? A que estuve de mudanza. De hecho, aún me quedan cosas en la casa a las que le tengo que buscar lugar. Voy a vender la casa que tenía porque ya resulta demasiado grande para mi y me quiero mudar a un lugar más pequeño.

Ya conseguí el sitio al que me quiero mudar. Hay muchos apartamentos ahí listos, pero para mudarme allí tengo que vender mi casa.

Son muchos cambios, muchas decisiones, muchos cambios y nos podemos sentir sobrecargados. No contraté ninguna compañía para empacar mis cosas. Me dije: “tengo tiempo, me voy a dar tres meses” y lo estuve tomando con calma, pero mañana se cumplen los tres meses. Busqué cajas pequeñas para poderlas manejar sola y si contraté una compañía con un camión para que me llevaran las cosas a un depósito que ahora tengo que pagar…hasta mudarme definitivamente. Y bueno, pensar en que tengo que desempacar cuando me mude.

Pero Dios ha estado ahí. Cuando me he sentido desfallecer, cuando he sentido que no puedo cargar algo, solo clamo a Él y me renueva las fuerzas. Es maravilloso haber podido contar con un ayudante tan extraordinario. Doy gracias cada vez que puedo y este es un homenaje a Su gracia y a Su gentileza, a Su gran poder y Su fidelidad. Practíquenlo. Dios los bendiga.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¡Cuidado con el fuego!

Hay muchas cosas que son prohibidas en la vida, y es para salvarnos de las terribles consecuencias; sin embargo, muchos caen en la mentira de que pueden escapar de las secuelas y salir ilesos.

Ante cualquier tentación tenemos una decisión que tomar: Huir o exponerse, y ambas tienen diferentes resultados. Es falso creer que se puede entrar al agua y salir seco, obviamente te mojarás por más que sólo sea una parte del cuerpo.

Proverbios 6:27-29 (RVR1960) dice claramente: “¿Tomará el hombre fuego en su seno Sin que sus vestidos ardan?  ¿Andará el hombre sobre brasas Sin que sus pies se quemen? Así es el que se llega a la mujer de su prójimo; No quedará impune ninguno que la tocare.”

El adulterio es uno de los pecados que se está apoderando de los hogares y está haciendo estragos no sólo en los cónyuges sino que, lamentablemente, las consecuencias llegan a las vidas de los inocentes hijos que no tienen ninguna culpa pero cargan con el dolor de padres que creyeron que podían jugar con fuego y no quemarse.

Si te enfrentas a cualquier situación que puede llevarte a la infidelidad no lo pienses ni un segundo más y ¡huye! Así como José escapó de la tentación, fue radical y prefirió no fallar a Dios y a quien puso su confianza en él antes que perderse en una “aventura”

Ningún problema justifica una infidelidad, no hay nada que se pueda decir delante de Dios para justificar esta errada decisión. Si has caído en este mal, ¡arrepiéntete y busca de Dios para que Él te ayude a ser radical y ser fiel!

No olvides que si continúas con este pecado atraerás sufrimiento no sólo a ti, sino a los seres que te aman.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Fidelidad conyugal

“Todos deben considerar el matrimonio como algo muy valioso. El esposo y la esposa deben ser fieles el uno al otro, porque Dios castigará a los que tengan relaciones sexuales prohibidas y sean infieles en el matrimonio.” Hebreos 13:4 (TLA).

La Biblia nos dice que el matrimonio es de gran valor y por ello es responsabilidad de los cónyuges mantener vivo el amor para que el camino que recorran juntos sea agradable. La fidelidad es una promesa que ambos cónyuges se hicieron en el altar frente a Dios, y que deben tener presente por el resto de sus vidas. Por el contrario, la infidelidad traerá dolorosas consecuencias, no solo personales, sino familiares, especialmente para los hijos, quienes seguramente verán con tristeza como sus padres deciden divorciarse.

Recuerda, lo que Dios unió que no lo separe el hombre. Cuida tu matrimonio como una joya invaluable y precioso regalo de Dios. No permitas que una mala decisión arruine tu matrimonio.

Por Giovana Aleman

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cuándo sé que Dios me habla?

Pregunta de nuestra audiencia:

«¿Cuándo sé que Dios me habla?»

Hay algunas formas de estar seguros de que es Dios quien nos habla. La primera es que Dios nunca nos dirá algo que vaya en contra de lo que ya se encuentra en la Biblia. Allí hay mucha información que nos ayuda a conocer el carácter y naturaleza de Dios (por esta razón se le llama la Palabra de Dios) y Él no puede contradecirse y ordenarnos algo que va en contra de sus principios. Así que la manera más práctica de saber que aquello que escuchamos viene de parte de Dios es leyendo y estudiando la Biblia.

La otra forma de asegurarnos que es la voz de Dios quien nos habla, es por medio de la oración. Al orar debemos pedirle al Espíritu Santo que nos ayude a discernir la verdad y nos ayude a conocer mejor a Jesús. Juan 16:13-14 dice: ≪Cuando venga el Espíritu Santo, él les dirá lo que es la verdad y los guiará, para que siempre vivan en la verdad. Él no hablará por su propia cuenta, sino que les dirá lo que oiga de Dios el Padre, y les enseñará lo que está por suceder. También les hará saber todo acerca de mí, y así me honrará.≫ (TLA) Jesús nos dejó al Espíritu Santo como una guía, así que siempre podemos contar con su ayuda.

Por último, nuestra capacidad para discernir la voz de Dios depende de cuán íntima sea nuestra relación con Él. Cuanto más cercanos estemos a Él, tendremos más capacidad de discernimiento y estaremos seguros sobre qué es lo que Dios quiere decirnos.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo puedo serle fiel a Dios?

Pregunta de nuestra audiencia:

“¿Cómo puedo serle fiel a Dios?”

Esta pregunta se la han hecho muchas personas desde tiempos antiguos. Incluso Pablo, quien tuvo un encuentro único con Jesús, en un punto de su vida se dio cuenta que le resultaba difícil dejar de pecar y ser fiel a Dios en un 100 %. En su carta a los Romanos escribió:

«Realmente no me entiendo a mí mismo, porque quiero hacer lo que es correcto pero no lo hago. En cambio, hago lo que odio. Pero si yo sé que lo que hago está mal, eso demuestra que estoy de acuerdo con que la ley es buena. Entonces no soy yo el que hace lo que está mal, sino el pecado que vive en mí. Yo sé que en mí, es decir, en mi naturaleza pecaminosa no existe nada bueno. Quiero hacer lo que es correcto, pero no puedo. Quiero hacer lo que es bueno, pero no lo hago. No quiero hacer lo que está mal, pero igual lo hago. Ahora, si hago lo que no quiero hacer, realmente no soy yo el que hace lo que está mal, sino el pecado que vive en mí. He descubierto el siguiente principio de vida: que cuando quiero hacer lo que es correcto, no puedo evitar hacer lo que está mal. Amo la ley de Dios con todo mi corazón, pero hay otro poder dentro de mí que está en guerra con mi mente. Ese poder me esclaviza al pecado que todavía está dentro de mí. ¡Soy un pobre desgraciado! ¿Quién me libertará de esta vida dominada por el pecado y la muerte? ¡Gracias a Dios! La respuesta está en Jesucristo nuestro Señor…» (Romanos 7:15-25 NTV)

Pablo es muy honesto cuando habla sobre sus luchas internas, pero por medio de su reflexión llega a la solución ante este problema. En el versículo 25 afirma que «la respuesta está en Jesucristo nuestro Señor»; es decir, si queremos ser fieles a Dios, la única forma de hacerlo es acercándonos más a Él. Por más que tengamos la buena intención de serle leales, si Él no está en nuestras vidas, en algún punto nos dejaremos guiar por nuestros deseos y haremos algo que le desagrada. Es por esta razón que la mejor opción que tenemos para ser fieles a Dios es teniendo una relación cercana y personal con Él.

Para lograrlo podemos comenzar por leer la Biblia y estudiarla a fondo. Esto es con el fin de conocer qué promesas tenemos para nuestras vidas y también no dejarnos guiar por las mentiras que otros pueden decirnos. Lo otro que debemos hacer es orar en todo momento. El propósito de la oración no es el de pedir para nuestra conveniencia, sino para examinar nuestros propios corazones y permitir que Dios haga su voluntad en nuestras vidas. Además de leer la Biblia y orar, debemos buscar el apoyo de personas que compartan nuestra fe. Rodearnos de buena influencia nos ayudará a mantenernos enfocados en Dios y no desviar nuestra mirada a cosas que no valen la pena.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Eres fiel?

Cuántos de nosotros a lo largo de nuestra vida hemos atravesado situaciones sobre las que no tenemos control alguno, la pérdida de un empleo, una traición o incluso perder a un ser querido.

Momentos difíciles como los que pasó José al ser vendido como esclavo por sus hermanos e ir a la cárcel injustamente; imagino que en algún momento se preguntó por qué le sucedía eso, pero si buscamos algunas palabras de queja o cuestionamientos dirigidos al Señor no los encontraremos, pues una de las características de él era su fidelidad a Dios, aún a pesar de su infortunio.

Producto de ello “… el Señor estaba con José en la cárcel y le mostró su fiel amor…” Génesis 39:21 (NTV); no importó la magnitud del problema, él no se quedó de brazos cruzados, hizo lo que sabía hacer y lo hizo de la mejor forma.

“El encargado no tenía de qué preocuparse, porque José se ocupaba de todo. El Señor estaba con él y lo prosperaba en todo lo que hacía.” Génesis 39:23 (NTV).

Hasta que llegó el tiempo en el que estuvo preparado para afrontar la gran responsabilidad que recibió.

Así como José, la actitud que tomemos ante las pruebas es importante, ¿nos dejaremos vencer lamentándonos por nuestra suerte o seguiremos firmes en nuestra fe?

Por Cesia Serna

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Vive con fe!

“La fe es la confianza de que en verdad sucederá lo que esperamos; es lo que nos da la certeza de las cosas que no podemos ver.” Hebreos 11:1 (NTV)

La fe es una cualidad que distingue a los hijos de Dios, pero también es la confianza profunda en su fidelidad. Fe es tener la certeza de que más allá de lo difícil que sean las circunstancias, Dios cumplirá sus promesas para nuestras vidas.

Debemos descansar plenamente en Él, aun cuando no entendamos lo que está haciendo, ni los porqués de las circunstancias en las cuales nos encontramos. Recordaremos en cuantas ocasiones Dios nos ha bendecido, de cuantas nos ha librado.

Él nunca nos ha dejado ni tampoco lo hará, por lo tanto caminemos por fe sabiendo que Dios está con nosotros en cada momento.

Te animo a basar tu vida en esta confianza ¡vale la pena hacerlo!

Por Giovana Aleman

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Esperar

Jacob fue uno de los patriarcas más importantes de la historia Judía. Siendo nieto de Abraham e hijo de Isaac, recibió como herencia varias promesas de Dios para todos sus hijos que luego se convertirían en las 12 tribus de Israel.

Uno de los momentos más sobresalientes de su vida fue cuando logró que su hermano Esaú le entregara su primogenitura y luego, con la ayuda de Rebeca su madre, logró engañar a su padre Isaac (ciego en ese momento) para ser bendecido con la promesa que Dios le hizo a Abraham de hacer de su descendencia una nación grande y fuerte. Esos eventos desencadenaron una serie de problemas familiares que incluso obligaron a Jacob a huir de su propio hogar.

Recordemos que muchos años antes, cuando Esaú y Jacob aún estaban en el vientre de Rebeca, Dios ya había designado al que sería primero entre ellos.

Génesis 25:23 dice: “Y le respondió Jehová: Dos naciones hay en tu seno, Y dos pueblos serán divididos desde tus entrañas; El un pueblo será más fuerte que el otro pueblo, Y el mayor servirá al menor.” Versión Reina-Valera 1960

Dios ya había elegido a Jacob como patriarca, pero todo se complicó cuando él y Rebeca decidieron involucrarse apresurando el cumplimiento de esa promesa.

Romanos 9:11-13 dice: “Y antes que ellos nacieran, cuando aún no habían hecho nada, ni bueno ni malo, Dios anunció a Rebeca: «El mayor será siervo del menor.» Lo cual también está de acuerdo con la Escritura que dice: «Amé a Jacob y aborrecí a Esaú.» Así quedó confirmado el derecho que Dios tiene de escoger, de acuerdo con su propósito, a los que quiere llamar, sin tomar en cuenta lo que hayan hecho.” Versión Dios Habla Hoy

La Biblia está llena de promesas: algunas como la salvación sólo necesitan que las aceptemos para recibirlas, otras exigen trabajo y dedicación, pero también están las que requieren paciencia para ver su cumplimiento. El llamado al ministerio o el tiempo de conversión de un ser querido por ejemplo.

Dios nos da la libertad de elegir entre esperar o tomar el control, esta segunda opción casi siempre requiere la manipulación de las circunstancias para ver que se cumpla lo que se espera, pero muchas veces sólo provoca calamidades.

Las promesas de Dios siempre traen satisfacción y paz para quien espera pacientemente. Habacuc 2:3 dice: “Aún no ha llegado el momento de que esta visión se cumpla; pero no dejará de cumplirse. Tú espera, aunque parezca tardar, pues llegará en el momento preciso.” Versión Dios Habla Hoy

Sigue orando pacientemente y confiando en Su fidelidad.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿A cambio de qué?

¿Alguna vez has traicionado a una persona? La traición es aquella falta que quebranta la lealtad o fidelidad que se debería guardar hacia alguien, esto generalmente se observa en una relación, cuando el hombre o la mujer engaña a su pareja; sin embargo, también puede existir deslealtad con la familia, amigos o conocidos.

“Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que era condenado, devolvió arrepentido las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos”. Mateo 27:3 (RVR 1960).

Si retrocedemos en la historia encontraremos la traición de un discípulo a su maestro. Judas reveló a sus perseguidores dónde podían capturar a Jesús sin que sus seguidores intervinieran; lo hizo por treinta piezas de plata, las cuales fueron de mayor valor para él que la fidelidad por su amigo.

La traición siempre tendrá consecuencias que incluso pueden costarte la vida, como es el caso de Judas que no pudiendo soportar el peso de su conciencia se ahorcó (Mateo 27:5). Muchas personas viven siendo infieles con el Señor, porque lo cambian por algo, la pregunta es: ¿a cambio de qué estás abandonando a Jesús?

A veces no somos fieles porque el trabajo, estudio, la pareja u otros asuntos son de mayor valor en nuestra vida, e incluso un pecado al que no deseamos renunciar, por lo cual no oramos, no estudiamos la Biblia y tampoco asistimos a una iglesia; el corazón está en otro lugar por lo que no tenemos tiempo para Dios.

“Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu Señor.” Mateo 25:21 (RVR 1960).

Un requisito fundamental para entrar al cielo es ser un siervo fiel, si algo exige de ti el Señor es fidelidad, por lo cual te animo a examinar tu vida, reflexiona si estás siendo leal con Dios en lo poco, de lo contrario toma la decisión de cambiar y ser firme en su camino.

¡No esperes que las consecuencias te alcancen!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Rendido a Dios

“De día y de noche mi corazón te busca; cuando tú das una orden, todos aprenden a hacer lo bueno.” Isaías 26:9 (TLA)

Cuando realmente descansamos en Dios, podemos hacer que una traición, un sufrimiento o una perdida, nos haga sumergir más en Su presencia, de tal manera podamos recuperar la esperanza. No dejemos que cualquier situación nos hunda, sino aprendamos humildemente a pasar la prueba con Dios. Después de toda prueba, podremos experimentar su bendición y nuestro corazón se llenará de agradecimiento al comprobar una vez más que Él es fiel y aún sigue haciendo milagros a favor de sus hijos.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Sembrar

Nicholas Winton fue un británico que salvó a 669 niños judíos de la muerte al inicio de la Segunda Guerra Mundial en 1939.

Siendo un joven recién egresado fue a trabajar a la República Checa, allí pudo ver más de cerca la agresividad con la que se capturaban a las familias judías para ser llevadas a los campos de concentración. Marcado por todo lo que estaba ocurriendo, tomó la decisión de establecer una oficina secreta en un hotel en Praga para contactar desde allí a varias embajadas y reubicar a todos los niños que pudiese.

Su hazaña, merecedora de condecoraciones y actos de homenaje, quedó en el olvido durante muchos años ya que prefirió mantener en secreto lo sucedido incluso después de que terminó la guerra. No fue hasta 1988 cuando Greta, su mujer, encontró un viejo maletín de cuero escondido en el desván de casa y rebuscando entre los papeles que contenía, se topó con las fotos de los 669 niños, una lista con el nombre de todos ellos y algunas cartas de sus padres. Tal descubrimiento provocó que Winton no tuviera más remedio que explicarle a su esposa lo que había ocurrido décadas atrás.

No pasó mucho tiempo hasta que un periodista se enteró de la tremenda historia y decidió darla a conocer. Tras varios reconocimientos, Winton se convirtió en el británico con más invitaciones a programas de tv para dar entrevistas, pero una noche recibió un regalo muy especial.

La cadena BBC en ese entonces tenía un programa estelar llamado ‘That’s Life’ al que fue invitado. Todo parecía normal pero lo que Winton no sabía era que el público estaba formado por los niños que él había ayudado varios años atrás. En un momento todos se pusieron en pie para aplaudir a su héroe. Hubo muchas lágrimas, sentimientos encontrados y palabras de gratitud.

Esta historia verídica nos muestra que muchas veces nos podemos encontrar en la misma situación que Winton, rodeado de los frutos de las buenas obras que hicimos en el pasado sin darnos cuenta.

Gálatas 6:7 dice: “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.” Reina-Valera 1960

Esta es una ley que se aplica no sólo al ámbito material sino también a varios aspectos de la vida cotidiana. El afecto, el tiempo, el respeto, la confianza, la amistad, el compañerismo, la unión, etc., son algunas de las muchas bendiciones que llegan como consecuencia de una siembra inicial.

Dios nunca dejará de cumplir con su palabra y siempre pagará a cada uno por el bien que haya hecho. Pídele que te permita ver esas bendiciones y si por el momento estás enfrentando una prueba, aprovecha esa oportunidad para sembrar gratitud, obediencia, fidelidad y santidad.

Proverbios 11:18 dice: “El malvado recibe una paga engañosa; el que actúa con justicia, recompensa efectiva.” Versión Dios Habla Hoy

¡El Señor es fiel!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Eterna fidelidad

En ocasiones los padres hacen promesas a sus niños pequeños y no las cumplen, puede ser que se comprometieron solamente para salir del apuro, se les presentó algún inconveniente o se olvidaron. Esto puede hacer que ya no sean fiables.

Una de las características de Dios es su fidelidad, Él sí cumple a cabalidad sus promesas a pesar de todo, pues es propio de su carácter, lo dice 2 Timoteo 2:13 (NVT) “Si somos infieles, él permanece fiel, pues él no puede negar quién es.”

Dios nunca olvida, no falla, no abandona, jamás es infiel a lo que ha dicho. Ten por seguro que cumplirá cada palabra que está registrada en las Escrituras.

Si el simple hecho de cumplir con una promesa te hace una persona fiable, alguien en quien se puede confiar, cuánto más debemos creer en el Señor, en su Palabra y en su amor que no ha cambiado ni ha defraudado a nadie. Él, a pesar de nuestros errores, no nos desecha, por el contrario, nos da una nueva oportunidad para levantarnos: “estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.” Filipenses 1:6 (RVR1960)

Tal vez te alejaste de Dios por algún motivo y quieres volver, pero crees que no te recibirá ¡Confía en Su Palabra!  “Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.”  Isaías 1:18 (RVR1960

Quizás estás pasando alguna situación complicada en tu vida y no ves ninguna salida, te animo a creerle y aferrarte a la esperanza que te da su Palabra: “Dios no es un hombre, por lo tanto, no miente. Él no es humano, por lo tanto, no cambia de parecer. ¿Acaso alguna vez habló sin actuar? ¿Alguna vez prometió sin cumplir?” Números 23:19 (NVT)

Dios es fiel en todo, se puede confiar plenamente en sus promesas pues hasta ahora nadie ha sido defraudado, así que busca la respuesta a tu situación en Él.

¡Su fidelidad es eterna!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend