frustración Archives | CVCLAVOZ

All posts in “frustración”

¿Alguna vez te han dado la espalda?

Qué doloroso es que alguien te dé la espalda en un momento de necesidad y peor cuando se trata de personas que amas; es un sentimiento de frustración tan grande que podría llevarte a tomar decisiones equivocadas, como sucedió en el caso de los discípulos de Jesús:

“Cuando ya se acercaba el tiempo en que Jesús había de subir al cielo, emprendió con valor su viaje a Jerusalén. Envió por delante mensajeros, que fueron a una aldea de Samaria para conseguirle alojamiento; pero los samaritanos no quisieron recibirlo, porque se daban cuenta de que se dirigía a Jerusalén. Cuando sus discípulos Santiago y Juan vieron esto, le dijeron:

—Señor, ¿quieres que ordenemos que baje fuego del cielo, y que acabe con ellos?

Pero Jesús se volvió y los reprendió. Luego se fueron a otra aldea.” Lucas 9:51-56 (DHH)

Se acercaba el momento en que Jesús tendría que enfrentar el doloroso camino hacia la Cruz por amor a la humanidad. En el camino hacia Jerusalén trató de hospedarse en Samaria pero fue rechazado, esto porque los samaritanos no tenían una buena relación con los judíos de Jerusalén, por lo que al darse cuenta el trayecto de su viaje prefirieron no recibirlo.

Los discípulos estaban indignados por tal rechazo, por lo que quisieron vengarse inmediatamente, pidiendo al Señor que estos fueran destruidos cayendo fuego sobre sus vidas, pero Jesús los reprendió, porque el propósito que Él tenía era salvar vidas y no perderlas.

¿Cuántas veces queremos reaccionar como los discípulos de Jesús? Nos podemos enfurecer cuando alguien no quiere apoyarnos, hasta podemos desear su muerte, pero debemos recordar siempre seguir los pasos de Cristo. Dar lugar a lo que sentimos puede empeorar las cosas y apartar a las personas del amor de Dios en lugar de acercalas.

Antes de actuar, recuerda que eres hijo de Dios y que tienes un propósito, que tu amor por el Señor sea más fuerte que tus sentimientos.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Descansar es una terapia…

Cada día enfrentamos una dura batalla en la que a veces perdemos y otras ganamos, pero a pesar de salir victoriosos en diferentes oportunidades podemos cansarnos, sin sentir deseos o entusiasmo por continuar luchando, nos sentimos frustrados o simplemente sin fuerzas. ¿Te ha pasado?

Para empezar es necesario comprender que eres humano, no un súper héroe con poderes sobre naturales, por tanto tienes derecho a cansarte o agotarte por lo duro que ha sido el día. Por esta razón es primordial que te des tiempo para DESCANSAR y después puedas levantarte con nuevas fuerzas.

En esta oportunidad quisiera compartir contigo la historia de un gran hombre de Dios que se cansó después de haber tenido una gran victoria:

“Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres.

Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido; y he aquí luego un ángel le tocó, y le dijo: Levántate, come. Entonces él miró, y he aquí a su cabecera una torta cocida sobre las ascuas, y una vasija de agua; y comió y bebió, y volvió a dormirse.

Y volviendo el ángel de Jehová la segunda vez, lo tocó, diciendo: Levántate y come, porque largo camino te resta. Se levantó, pues, y comió y bebió; y fortalecido con aquella comida caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta Horeb, el monte de Dios.

Y allí se metió en una cueva, donde pasó la noche. Y vino a él palabra de Jehová, el cual le dijo: ¿Qué haces aquí, Elías?”

1 Reyes 19:4-9

Este pasaje muestra la historia de Elías. Fue utilizado por Dios para frenar la idolatría, venciendo a 400 profetas seguidores de Baal, a consecuencia de este hecho la esposa del rey lo buscó para matarlo, pero él escapó y llegó al punto de no querer vivir ¿Elías tenía miedo a una mujer después de haber derrotado a 400 hombres? No, no era miedo o cobardía, sino cansancio.

El Señor sabía el estado en el que se encontraba Elías por lo que no escuchó sus palabras, sino que le permitió descansar, lo alimentó, el profeta durmió y Dios volvió a alimentarlo hasta que recuperó sus fuerzas. Posteriormente a esta terapia le preguntó: ¿Qué haces aquí?

Cuando estamos cansados o frustrados podemos tener pensamientos equivocados; podemos creer que ya no podemos más, que no somos capaces o que es demasiado para nosotros, pero esto no es así. Si te encuentras débil por las luchas que has tenido o agotado por el desierto que estás enfrentado, necesitas descansar.

Te animo a entregar tus fuerzas al Señor para que cuide de ti, pero no te rindas, aún tienes un largo camino por recorrer



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Deseas salir pronto de tu trabajo?

“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón como para el Señor y no para los hombres” Colosenses 3:23 (RVR 1960).

¿Disfrutas el trabajo que realizas? Puede que tu respuesta sea afirmativa, como también puede ser un rotundo NO. En esta oportunidad quiero hacer referencia a las personas que no se sienten satisfechas con el trabajo que efectúan. Quizás esta disconformidad tenga que ver con la tarea desempeñada o con el ambiente de trabajo, pero de cualquier manera esto puede llevar a sentimientos de frustración y conformismo, dando como resultado un trabajo mediocre. Los hijos de Dios no tendríamos que dejarnos llevar por estos sentimientos, por el contrario debemos esforzarnos en dar siempre lo mejor, para ser eficientes en lo que hacemos, sabiendo que lo hacemos para Dios. Dice la Biblia: “Trabajen de buena gana en todo lo que hagan, como si fuera para el Señor y no para la gente. Recuerden que el Señor los recompensará con una herencia y que el Amo a quien sirven es Cristo” Colosenses 3:23 (NTV).

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Has recibido malas noticias?

Una mujer salió frustrada de un hospital porque le dijeron que su enfermedad no tenía solución y solamente le quedaba tres meses de vida. Desde ese momento no pudo descansar tranquila y lo único que hacía era buscar una salida. Ese tiempo alguien la invitó a una iglesia, a la que asistió como su única esperanza y después de conocer a Cristo vivió veinte años más.

Lamentablemente muchos profesionales en la salud acaban fácilmente con la esperanza de las personas cuando utilizan palabras como: “no hay solución para ti”, “tu esposa posiblemente nunca podrá tener hijos”, “te queda poco tiempo de vida”, “la operación es de alto riesgo” Y es comprensible porque es parte de su ética profesional decir siempre la verdad.

Otro aspecto es que ellos son humanos, su trabajo es limitado y por tanto, no pueden prometer cosas que no van lograr. Así que si has recibido una noticia preocupante de parte de los doctores no te desanimes, existe alguien a quién puedes acudir, es Todopoderoso y tiene grandes promesas para ti.

Entonces dijo: De cierto volveré a ti; y según el tiempo de la vida, he aquí que Sara tu mujer tendrá un hijo. Y Sara escuchaba a la puerta de la tienda, que estaba detrás de él. Y Abraham y Sara eran viejos, de edad avanzada; y a Sara le había cesado ya la costumbre de las mujeres.

Se rio, pues, Sara entre sí, diciendo: ¿Después que he envejecido tendré deleite, siendo también mi señor ya viejo? Entonces Jehová dijo a Abraham: ¿Por qué se ha reído Sara diciendo: ¿Será cierto que he de dar a luz siendo ya vieja?  ¿Hay para Dios alguna cosa difícil?…” Génesis 18:10-14 (RVR 1960)

El Señor prometió a Abraham que tendría un hijo, pero él y su esposa estaban viejitos; además a Sara le había llegado la menopausia, por lo que médicamente hablando era imposible que esta mujer pudiera quedar embarazada.

Por esta razón ella dudó y se rio al escuchar nuevamente la promesa de Dios, pero el Señor le hace una pregunta bastante clara: ¿Hay para Dios alguna cosa difícil?

Es posible que hayas recibido una terrible noticia o sucesos angustiantes han venido sobre ti o tu familia, pero quiero preguntarte ¿Habrá algo difícil para Dios? En esta oportunidad te animo a clamar por tu aflicción al Señor y depositar tu confianza en Él.

¡Con Dios tenemos una esperanza!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Sientes que no mereces ser feliz?

A veces es más fácil perdonar a los que nos hacen daño, que perdonarnos a nosotros mismos. Al aceptar que no somos perfectos evitaremos la frustración, culpa y mortificación, que nos  impiden salir adelante. Estos sentimientos de infelicidad nos alejan de Dios, pues crece en nosotros un falso sentimiento que nos hace pensar que no somos merecedores de su amor y perdón.

Con respecto a este tema, es preciso enfatizar que ninguno es digno del perdón del Señor, nadie merece el sacrificio que Jesús hizo en la cruz, precisamente por todos los errores y pecados que cometemos.

La palabra de Dios dice: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” Romanos 5:8 (RVR 1960)

Es fundamental tener presente que Cristo murió por nosotros, aun cuando nos vio embarrados en delitos y pecados; por tanto, está claro que no lo hizo porque lo merecemos, sino por amor.

Aquellos que buscan merecer el perdón de Dios, continuarán su vida con esta carga, y serán frustrados al no alcanzarlo porque como humanos siempre tendremos caídas. Este aspecto no significa que no nos esforzaremos por cambiar, simplemente quiere decir que no debemos torturarnos por nuestras imperfecciones. Acepta el perdón como un regalo, a nosotros únicamente nos toca dar gracias y entregarle nuestras vidas.

Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante.” Hebreos 12:1

En esta oportunidad te haré un reto: “enfréntate a ti mismo”. El desafío consiste en aprender a hacer frente a todos estos pesares que te impiden salir adelante, el desánimo, la frustración. Es necesario que aprendas a ser feliz de nuevo y a esforzarte en la carrera que tienes por delante.

Por último, si te has arrepentido de corazón, entonces el Señor te ha perdonado, ahora es tiempo de que te perdones a ti mismo; este es un paso importante que debes dar para poder liberarte del pasado y dar lugar a las bendiciones que Dios quiere darte.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ten paciencia…

“Para que el Dios de la paciencia y de la consolación os dé entre vosotros el mismo sentir según Cristo Jesús para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo”. Romanos 15:5-6 (RVR1960).

Saliste temprano de casa para llegar antes de tiempo a tu trabajo, pero resulta que justo hoy empieza una maratón de atletismo y deciden cerrar las calles por donde se supone que  tenías que transitar, te sientes tan desesperado porque aún falta mucho por recorrer para llegar a tu destino y el camino por el que podrías seguir está totalmente obstruido  por la cantidad de vehículos que han decidido desviar su ruta y te dicen: “ten paciencia”.

Cuando todo sale a nuestra manera, es fácil mostrar paciencia, pero la verdadera prueba viene cuando nuestros derechos son quebrantados, en esos momentos de tensión es donde podemos saber cuán pacientes somos; sin embargo, la Biblia habla de la paciencia como un fruto del Espíritu, que es una virtud esencial de su carácter.

Aunque la mayoría de la gente considera paciencia y pasividad como sinónimos, no lo hagamos nosotros, porque si analizamos las palabras de Pablo podremos notar la diferencia.

“… corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante” Hebreos 12:1 (RVR1960)

No podemos correr y esperar pasivamente, uno debe escoger si correr o esperar. Más bien la paciencia puede ser relacionada con la perseverancia, lo cual sí es posible.

Entonces ¿cómo va este fruto en tu vida? ¿Cuál es tu reacción frente a una tensión? Como hijos de Dios debemos anhelar el fruto de Espíritu Santo para que en medio de toda situación que te toque enfrentar seas agradecido, observando los propósitos que Dios podría tener para tu vida en eses momento, porque al final todas las cosas te ayudarán a bien y cuando dice “todas las cosas” incluye las cosas que prueban nuestra paciencia.

La próxima vez que te encuentres en un embotellamiento de tráfico ¿Cuál será tu respuesta? Recuerda que la impaciencia te conduce al estrés, el enojo y la frustración. Pero la paciencia te hará ver qué camino tomar para solucionar el problema. ¿Cuál escoges?

“Más vale ser paciente que valiente; más vale dominarse a sí mismo que conquistar ciudades.” Proverbios 16:32 (NVI)

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Nuestros planes y los planes de Dios

“No te jactes del día de mañana, porque no sabes lo que el día traerá.” Proverbios 27:1

La Biblia definitivamente es una guía maravillosa que dice tantas verdades que nos ayudan en el día a día. Sin embargo muchos no quieren leerla.

Hay quienes sienten que no la van a entender… pero si no lo intentan, ni modo que les vaya a dejar algo.

¡Pero ese Proverbio es tan cierto! Nos pasamos la vida haciendo planes desde que tenemos uso de razón. Pensamos qué queremos ser cuando grandes, qué carrera vamos a estudiar, a qué edad nos vamos a casar, cómo va a ser la casa de nuestros sueños, cuántos hijos vamos a tener, cuántos países vamos a conocer; y la lista puede continuar. La mayoría de las veces, las circunstancias lo cambian todo y muchos terminan frustrados porque no lograron lo que habían planificado.

Si lo hubiesen consultado con Dios o lo hubiesen puesto en Sus manos, la historia podría haber sido otra. Tal vez las circunstancias hubieran cambiado de la misma manera, pero la frustración no estaría porque tendrían claro que la voluntad de Dios está por encima de la nuestra.

Dios busca gente dispuesta y la pone donde a Él le parece. Seamos humildes y dejemos que nuestro Padre amado nos guíe y dirija nuestras vidas. Él solo quiere lo mejor para nosotros. Consúltale, dile cuáles son tus sueños y pídele que te ayude a lograrlos. Si hay un cambio, recíbelo con la misma alegría que hubieses recibido lo que has anhelado. Dios te está respaldando.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué piensas de ti mismo?

Muchas veces nuestros pensamientos nos traicionan y muestran perspectivas muy diferentes a la realidad, por lo que creemos que somos un error, un fracaso o algo inservible; olvidando que Dios tiene un propósito con nuestra vida. Creemos más en lo que vemos que en lo que vamos a recibir y eso  hace que nos rindamos antes de tiempo.

No puedes ser un ganador, pensando como fracasado.

“Porque cuál es su pensamiento en su corazón, tal es él.” Proverbios 23:7

La palabra de Dios dice que así como pensemos, así seremos; si pensamos que somos unos perdedores, vamos a perder siempre. Mientras continúes pensando que no podrás entonces continuarás en ese círculo del fracaso sin poder avanzar.

Podemos tener diferentes conceptos sobre nosotros mismos, pero generalmente nos equivocamos, la palabra de Dios dice: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová.” Isaías 55:8 La manera en la que te miras, no es la manera en la que Dios te ve, por lo que es preciso empezar a cambiar de mentalidad.

¡No eres un error, no eres un fracaso, no eres una basura, eres un tesoro valioso para Dios!

“Y serán para mí especial tesoro, ha dicho Jehová de los ejércitos, en el día en que yo actúe; y los perdonaré, como el hombre que perdona a su hijo que le sirve.” Malaquías 3:17

Si has aceptado a Cristo en tu corazón tienes que saber que, como hijo (a) de Dios, puedes lograr muchísimo; no hay peor fracaso que el que se sufre teniendo todo para ganar.

Los pensamientos de frustración solamente te quitan la motivación y la fuerza; una persona negativa no puede llegar muy lejos porque su mente siempre la limita a no creer más allá de su situación difícil, así que debe luchar contra tus propios pensamientos.

Si aún no has aceptado a Jesús en tu corazón te estás perdiendo de una gran bendición porque lejos de Dios nada podremos hacer.

¡Esfuérzate, Dios tiene un gran plan para tu vida!

Porque yo sé los PENSAMIENTOS que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, PENSAMIENTOS de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.” Jeremías 9:11

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Será que cada día puedo volver a empezar?

¿Será que cada día puedo volver a empezar? ¿Podemos Dejar atrás todo lo que debo y proteger lo que se me ha regalado?
Hoy no me siento como yo misma. ¿Alguna vez te ha pasado? Me siento fuera de mi, fuera de mi centro. Me siento lejos, fría, como una observadora que en su frustración de no poder hacer nada se hecha a llorar como un niño malcriado.
Pero nadie quiere a los niños malcriados, sino que uno los evita, o los prefiere lejos.
Lejos prefiero a los sentimientos que me hacen transportar a una celda, donde estoy atrapada por la impotencia y la soledad. Aun rodeada de gente, y con lo que Dios me dio, no tengo lo que quiero. Pero que mal agradecida. Que mal agradecidos somos a veces, careciendo de perspectiva. Un niño en África que camina dos horas para conseguir agua potable, un adolescente que nunca recibió amor, alguien que hoy no tiene un techo, eso es perspectiva. Eso es lo que realmente importa. Y lejos de juzgarte o a mi misma solo reflexiono.
Que mal agradecidos somos cuando solo miramos lo que nos falta. Cuando no podemos administrar bien lo que tenemos en nuestras manos, porque buscamos algo que esta en la vereda de en frente donde el pasto es mas verde.
Si me preocupo por mi jardín y por todo lo que en el hay, ya no tendré tiempo de  jardín de mi vecino, ni ninguno otro.
Aunque lo que importa es que es tu propio jardín, bueno o malo, hermoso o con sus defectos, es tuyo y por eso lo amas. Mas que cualquier otro jardín ajeno, este es tuyo.
Y eso es suficiente.

Volver a empezar

El libro de Hechos en el capítulo 14 nos cuenta uno de los viajes que hizo el apóstol Pablo junto a Bernabé a una ciudad llamada Listra. Allí sanaron un paralitico y todos creyeron que eran dos dioses que habían descendido a la tierra en forma de hombres; Júpiter y Mercurio.

El sacerdote del templo de Júpiter preparó un sacrificio para ambos, pero el apóstol comenzó a hablar diciendo que solo eran hombre, y que el verdadero poder venía del único Dios verdadero. Pero la gente no entendió y continúo con el sacrificio.

Entre todo ese escándalo, unos judíos hablaron con la muchedumbre para persuadirlos y fueron a apedrear a Pablo hasta dejarlo como muerto para luego arrastrarlo fuera de la ciudad.

El apóstol lo único que hizo fue llevar un mensaje de amor y paz a la gente, pero fue golpeado con el filo de piedras sobre su cuerpo. ¿Alguna vez te has sentido así?

Quizás una amistad que parecía duradera no salió como imaginabas, una empresa que parecía prometedora se desplomó repentinamente, tu matrimonio empezó con un amor profundo y ahora no es ni la sombra, una carrera en la universidad que te causaba emoción ahora resulta ser frustrante, un noviazgo que comenzó bien y luego se terminó causándote mucho dolor, un trabajo que en sus inicios te estimulaba a dar lo mejor pero nunca encontraste el reconocimiento que buscaba y eso te desilusionó, etc., etc.

Los ejemplos de cosas que el hombre hace con mucha pasión al principio y que poco a poco deja de hacer, por los golpes que recibe en el camino, pueden ser muchos. La verdad es que nadie puede evitar las  frustraciones. El gran apóstol Pablo lo supo en su visita a Listra.

Volviendo al relato bíblico, después de ese incidente ocurre algo inesperado, Hechos 14:20 dice: “Pero rodeándole los discípulos, se levantó y entró en la ciudad…” Versión Reina-Valera 1960

Pablo era un luchador y no se iba a rendir fácilmente, unas cuantas piedras no pueden detener que el evangelio se predique, un incidente en su camino no dejaría que él cumpla el sueño que Dios depositó en su corazón; ver a mucha gente recibiendo a Jesús como Señor y Salvador.

El apóstol podía tomar la decisión de no regresar a ese lugar porque allí lo habían dañado hasta dejarlo casi muerto, pero no fue así. Se ciñó nuevamente de valentía y regresó. Esta vez le fue diferente ya que no solo predicó, sino que también dejó a gente para que comenzara una iglesia y predicara el evangelio de salvación.

No te rindas. Intenta una vez más, lucha por tu familia, por tu matrimonio, por tu pasión, por tus sueños, por tu trabajo, por eso que te apasiona y por todo aquello que anhelas. Esta vez te puede ir diferente.

Isaías 41:10 “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.” Versión Reina-Valera 1960

¡No te rindas!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Vuélvelo a intentar!

Enfrentar algo que no esperábamos, es uno de los momentos más angustiosos que podamos experimentar porque nos sentimos impotentes al no poder cambiar la realidad. Es como si hubiéramos estado construyendo algo y en segundos se derrumbara; llegamos a creer erróneamente que nuestros sueños ya no se harán realidad y que no vale la pena seguir adelante ni volverlo a intentar.

Superar una de éstas circunstancias no es nada sencillo y más porque el enemigo aprovecha esos momentos para ganar la batalla en nuestra mente y en nuestro corazón. Nos sentimos frustrados y deprimidos, sin ganas de continuar; sentimos que no valemos ni servimos para nada e incluso llegamos a pensar que quitándonos la vida solucionaremos el problema. ¡Puras mentiras! Porque Dios dice en su Palabra: “Pues yo sé los planes que tengo para ustedes. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza”. Jeremías 29:11 (NTV)

Nadie dijo que fuera malo llorar y tener un tiempo para superar una experiencia dolorosa; lo que no debemos hacer, es quedarnos en ese estado más del tiempo necesario. Deja de lamentarte y de seguir atormentándote por aquello que no obtuviste, párate y sacude el polvo de tus zapatos, inicia una nueva carrera, trázate nuevas metas y estrategias para alcanzar lo que anhelas. Jamás dejes de soñar, pero trabaja, sacrifícate y esfuérzate por hacer realidad cada uno de tus sueños. Vuélvelo a intentar todas las veces que sea necesario, porque cada fracaso te fortalecerá y te enseñará a confiar y depender más de Dios.

Aunque hoy nada de lo que estés viviendo tenga sentido, recuerda que tu Padre Celestial no perdió el control de la situación, los planes que tiene para tu vida son mayores a los que tú mismo puedes imaginar. El te ama y siempre te dará lo mejor. Mantén tu mirada y esperanza en Él, porque todas sus promesas son dignas de confianza.

¡Tu problema es temporal, tu victoria será eterna!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Aburridos en la cama?

Aun cuando parezca extraño existe un alto porcentaje de matrimonios que luego de años de fracasar en arreglar este tipo de problemas, llegan implícitamente o explícitamente a no querer tratar el tema.

Arriban a un acuerdo tácito para no tener relaciones sexuales, pero siguen unidos a través de otros compromisos y estos son los llamados “Matrimonios sin Sexo”. Un matrimonio disfuncional, además, de no formar sexualmente una unidad matrimonial, no constituye un matrimonio. El Dr. Aquiles Fuenmayor, dijo una vez en El Antivirus, que “la sexualidad no es lo único que cuenta en el matrimonio pero sin ella, el matrimonio es una relación que ha perdido parte importante de su identidad”.

El hecho que la relación sexual se haya deteriorado en la pareja no significa que el  “ deseo sexual” haya desaparecido. Al dejar de tener relaciones sexuales el impulso sexual no muere. Debemos reafirmar que el organismo está diseñado y, construido para el placer de las relaciones sexuales. Ellas son benéficas durante toda nuestra vida. Fue el mismo Creador el que dijo “que era bueno lo que Él había hecho”.  En contrapartida las fallas en las relaciones sexuales llevan a ansiedad, sensación de fracaso, frustración y depresión. Una vida matrimonial sexualmente sana, hace que nos sintamos bien, positivos, eufóricos, en cambio la mala relación sexual nos hace sentir mal, y nos expone a peligros.

Los problemas sexuales son tan comunes que constituyen una de las principales quejas en la mayoría de los matrimonios. Sin embargo, el hecho de ser comunes no les resta importancia. Todo lo contrario: las dificultades sexuales suelen repercutir en otras esferas de interacción de la pareja y al revés: pueden ser consecuencia de otros problemas de relación matrimonial. Algunas parejas incluso pueden tolerar inconvenientes sexuales en forma exitosa, aislándolos del resto de su relación, donde se mantienen la intimidad emocional y otros aspectos positivos.

Cualquiera sea la situación, es vital comprender que las disfunciones sexuales nunca tienen una sola causa, y normalmente obedecen a múltiples razones, de diversa índole. Algunas disfunciones, como la inhibición del deseo sexual, por ejemplo, aparecen más asociadas con las presiones, exigencias irreales y sentimientos negativos hacia el otro conyuge.

Además, ciertas personas tienden a usar los problemas sexuales en la relación de pareja, como un arma para obtener ventaja en la lucha por el poder, o como un medio para evitar ser controlado, desaprobado o abandonado. Por otra parte existe una gran ignorancia sobre el tema y esto crea mitos como: “Todos los hombres y mujeres normales desean tener relaciones sexuales incesantemente; todos se pueden excitar y satisfacer con facilidad; la excitación espontánea se debe dar siempre, en forma automática; el juego amoroso siempre debe terminar en la cópula”.

No sin razón dice el registro bíblico que el pueblo y por supuesto los matrimonios perecen por falta de conocimiento (Oseas 4:6).  Existe mucha información bíblica sobre este tema que hemos desestimado y por lo tanto los resultados son obvios y destructivos. Volvamos a la senda antigua, y repasemos el plan sexual de Dios y entonces redescubriremos el valor de una vida matrimonial sexualmente sana y victoriosa.

Escucha al Dr. Aquiles Fuenmayor, en el segmento “Dos Son Mejor Que Uno”, cada miércoles en El Antivirus a través de www.cvclavoz.com   Puedes ver todo lo que hacemos en El Antivirus apretando aquí: https://cvclavoz.com/shows/el-antivirus/chat-antivirus/

¡Lo mejor de la vida para ti y los tuyos!  CVCLAVOZ

 

 

 

Tienes que estudiarte Google Optimize… esta demasiado bueno https://analytics.google.com/analytics/web/#/siteopt-experiment/siteopt-detail/a6471350w12475245p13084714/_r.drilldown=analytics.gwoExperimentId:zRo-ycv4Th2hhjzYS6cdKg&createExperimentWizard.experimentId=zRo-ycv4Th2hhjzYS6cdKg/

Send this to a friend