futuro Archives | CVCLAVOZ

All posts in “futuro”

Hermano gelatina

“pues el que duda es inestable en todo lo que hace.” (Santiago 1:8 PDT)

La gelatina es inestable y mucho más si no tuvo un buen recipiente al momento de cuajar; lo mismo que sucede con un creyente sin una base que lo sostenga más la falta de madurez, pudiendo  llevarlo a tomar decisiones equivocadas.

La carencia de fe y la impaciencia son características de una persona insegura, preocupada por lo que sucederá y, al no confiar en el Señor, vive mal, triste y con mucho pesimismo porque olvidó lo que Dios dice en su palabra:

“No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.” (Isaías 41:10 RV60)

La fe es importante para alcanzar el propósito de Dios para nuestras vidas, sin fe es imposible agradar al Señor, la Biblia dice: “Pero debe pedirle a Dios con fe, sin dudar nada. El que duda es como una ola del mar que el viento se lleva de un lado a otro.” (Santiago 1:6 PDT)

La ola se deja llevar de aquí para allá, un creyente endeble se deja llevar por doctrinas falsas, se deja influenciar por lo que dice la gente, se resiente fácilmente si hablan mal de él y puede irse de la congregación sólo porque alguien lo miró mal o no lo saludó ¿Existe este tipo de personas en tu congregación?

¿Cómo tener fe? La fe es confiar en que lo que dice la palabra de Dios se cumple, la fe viene por oír palaba de Dios y se fortalece cuando estudiamos la Biblia y la ponemos en práctica en medio de las pruebas, la fe es un arma para vencer en la batalla.

Para los hermanos-gelatina existe esperanza, la base sólida sobre la cual colocar su vida es Cristo y la madurez viene con el tiempo y con la sabiduría que proviene de lo alto. El principio de la sabiduría es el temor a Jehová y la madurez en las decisiones es resultado de la obra personal de Jesús en el corazón y la mente de cada persona.

No dejes que la duda se interponga en lo que Dios quiere para ti.

Por Carlos E. Encinas

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Disfruto o me preocupo?

A veces nos preocupamos demasiado por un conflicto que no existe y dejamos de disfrutar el presente. Para que entiendas mejor quisiera darte un ejemplo:

Había un perro que cuidaba con esmero el hueso que su dueño le había regalado en la mañana y se quedó en el patio todo el día cuidando su regalo, pero cuando llegó su amo,  este trajo más huesos que al final los otros animales disfrutaron mientras el perro seguía cuidando el suyo.

¿Te has dado cuenta que a veces actuamos como este perro? Podemos imaginar los pensamientos que el perro tenía para no comer su hueso, por ejemplo, podría pensar: “No lo comeré porque tal vez después muera de hambre…” obviamente esto no sucedería, pero su preocupación le impedía disfrutar el momento, por lo que salió perdiendo.

Cuando imaginamos una situación futura crítica tendemos a angustiarnos, a veces vienen pensamientos como “de dónde sacaré dinero mañana…”, “y si mañana sucede que…” Entonces esta forma de pensar nos ocasiona un malestar y un estrés innecesario, el cual no se puede resolver porque es un conflicto ficticio que forma parte de nuestra imaginación.

“Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.” Mateo 6:34 (RVR 1960)

La Palabra de Dios nos da un sabio consejo en este aspecto “no te preocupes por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su propia preocupación” Si bien es necesario ser prudentes con respecto a prevenir los conflictos futuros, no resolveremos nada preocupándonos por ellos anticipadamente, así que debemos ser sabios y disfrutar el presente.

En esta oportunidad quiero preguntarte ¿Estás disfrutando de tu vida y de las personas que te rodean? No permitas que las preocupaciones te hagan olvidar lo hermoso que es vivir. Te animo reflexionar si realmente tienes paz en donde te encuentras porque Dios te dio la vida para que la vivas en gozo y abundancia.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

De la misma manera

“Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo.”

Efesios 4:32 (NVI)

El perdón refleja el corazón de Jesús y si decimos que somos sus seguidores, nosotros también debemos perdonar. A pesar de que pecamos una y otra vez, Dios continúa perdonándonos. ¿No debiéramos hacer lo mismo con los que nos ofenden, las veces que sean necesarias?

Cuando nos negamos a perdonar nos encarcelamos al pasado y envenenamos nuestro futuro. Por lo tanto es importante ser compasivos con aquellos que nos lastimaron, ya que también por ellos Jesús derramó su sangre en la cruz.

Si Dios nos perdona por cosas inexcusables, entonces debemos dar el primer paso en perdonar a los que nos ofendieron para ser libres del dolor del pasado.

¿Quieres dar el primer paso?


Por Giovana Aleman



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Mañana

Mañana va a ser el mediodía del resto del día que queda por vivir. Porque todavía queda algún tiempo antes del ocaso. Un poco antes, el crepúsculo está llano a otorgar algunos sueños, aunque no son muchos.

Será el día para celebrar el aniversario de la tristeza remitida y el jubileo de algunas horas bendecidas que aún quedan por ahí. Tampoco son muchas.

Mañana todavía los libros serán amados porque siempre hablan. Seguirán abriendo puertas y ventanas para que entre luz.

Habrá tiempo todavía de echarse bajo alguna sombra o arrellanarse en un viejo sillón de mimbre para releer los clásicos de siempre y también alguna novedad como “Amar amares” de Eduardo Galeano.

Mañana será el instante de recordar el futuro que se había soñado y que no fue. Para matizar se hará presente la memoria de algunos segundos emocionados, del aroma de alguna piel, de la tarde entre los álamos.

Se decretará el exilio de los miedos, las vergüenzas y las culpas. El amor, si sirvió para algo, cubrirá multitud de pecados. Por lo menos.

Mañana habrán crecido los hijos de los hijas y aparecerá algún bisnieto, precoz producción de algún nieto o nieta que no ajustó a los estándares de los viejos. Igual serán amados, aunque sea incluso a prudente distancia. Por razones de vivienda, digo.

Mañana tal vez algunos de ustedes recordarán las cosas que fueron escritas aquí. Para criticarlas porque no correspondían a la realidad o para amarlas porque hablaban para y por ustedes.

Los obituarios serán, seguramente, algo exagerados. O descarnadamente auténticos si aparece en las exequias alguien que tiene secretos que revelar.

Mañana las iras serán temperadas, las penas se replegarán al rincón más lejano del alma y los dolores devendrán incienso para el sacrificio de la tarde.

Se cerrarán los libros, algunas deudas serán pagadas y otras quedarán para siempre incobrables, para alegría de éstos y gran enojo de aquéllos.

Mañana me voy a unir a mis ancestros. Al abuelo Juan Bautista. A la abuela Aurora que se arrancó de la casa a los catorce años para fugarse con el abuelo Ramón – que tenía cuarenta. A mi papá, para proseguir una larga conversación pendiente.

Sobre todo, con el tío Carlos, padre y maestro, anciano venerable, epónimo de grandes eventos a quien le contaré seguramente de los avances de la ciencia y de los más recientes editoriales de El Mercurio.

Mañana…

¡Atrévete a ir por más!

“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.” 2 Timoteo 1:7 (RVR1960)

Como todo joven, Timoteo tenía sus propias luchas, gigantes que lo atemorizaban para continuar con la tarea que le había sido asignada, por ello el Apóstol Pablo le escribe a su discípulo amado, dándole consejos para su ministerio. Quizá él percibió su temor, por ello le recuerda aquella fe que hubo primero en su abuela y luego en su mamá para alentarlo ante el desánimo que podría existir.

¿Cómo te sientes cuando crees que lo que viene sobre ti es más de lo que un día imaginaste? Muchas veces podemos sentir miedo de asumir grandes retos en nuestras vidas hasta el punto de querer escapar antes de empezar.

Pablo le aconseja a Timoteo que avive el fuego del don de Dios que hay en él; parece un remedio sencillo de seguir, pero en realidad es lo esencial en nuestras vidas para vencer al temor, la cobardía y todo lo que nos impide a avanzar y cumplir el propósito que Dios tiene para nosotros.

Es verdad que la misión que nos ha sido encomendada no es sencilla, quizá en ocasiones somos enviados como corderos al matadero, pero podemos estar confiados que Dios no nos abandona en ese proceso, sino que Él nos capacita para cumplir sus propósitos.

Posiblemente estés luchando con la cobardía, ya sea por temor a fallar o a ser señalado por otros no das el primer paso, pero quiero que sepas que como hijo de Dios puedes aprender a tratar con este enemigo y vencerlo. Porque cuando el Espíritu Santo llene tu vida, la cobardía quedará sepultada y tú fe será avivada. Son los privilegios que gozamos los hijos de Dios. Por ello, quiero invitarte a pasar tiempos de calidad con tu Padre Celestial; búscalo en oración, medita en su palabra y permite que su Espíritu Santo more en ti y nunca más habrá lugar en tu vida para la cobardía.

Casi al finalizar sus consejos, Pablo termina diciendo:

“Las enseñanzas que te he dado son un buen ejemplo de lo que debes hacer. No dejes de confiar en Dios y en el amor que tenemos por estar unidos a Jesucristo. No permitas que nadie contradiga la buena enseñanza que recibiste. Dios te ha encargado ese trabajo, y el Espíritu Santo te ayudará a hacerlo.” 2Timoteo 1:13-14 (TLA)

¡Decide hoy empezar a crecer en tu fe en Dios, busca la llenura de su Espíritu Santo y verás cómo la cobardía huye de ti!

Por Ruth Mamani

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡A empezar de nuevo!

Si bien cada día podemos empezar de nuevo, el inicio de una etapa puede ser bastante alentador para este propósito. Cuando culmina un tiempo siempre evaluamos cómo nos fue, lo que hemos logrado, los avances y fracasos; a pesar de los resultados este análisis nos ayuda porque se da fin de un periodo para emprender otro y tener la oportunidad de ser mejor.

“Hermanos, no digo que yo mismo ya lo haya alcanzado; lo que sí hago es olvidarme de lo que queda atrás y esforzarme por alcanzar lo que está delante, para llegar a la meta y ganar el premio celestial que Dios nos llama a recibir por medio de Cristo Jesús.” (DHH) Filipenses 3:13-14

Tenemos una carrera por delante, por tanto es tiempo de soltar el pasado. Si queremos que este nuevo año sea grandioso y podamos alcanzar nuestras metas, existe un requisito primordial que es olvidar lo que queda atrás y esforzarnos por lo que está adelante. Tienes un largo camino por recorrer y ¡lo que quedó atrás ya no cuenta!

Es suficiente de lamentarse por las caídas, debilidades o errores cometidos; eres humano y es natural que te equivoques, e incluso que vuelvas a caer, pero tu mirada no debe estar en ello sino en el reto que tienes por delante. Este tiempo te animo a luchar por tus sueños, valora a las personas que están contigo porque quizá mañana se vayan, disfruta el presente y ¡Perdona!

El perdón es necesario para que no sigas atado emocionalmente al ayer ¿Quieres avanzar? Entonces quiebra todo lo que te une al pasado como la amargura y el rencor. No olvides que por delante te esperan lindas bendiciones, amistades que conocerás y otras cosas, pero primero debes aprender a soltar lo que está atrás.

¡Olvidemos y sigamos adelante!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ya lo viejo pasó…

Durante estas fechas todos comenzamos a evaluar lo que fue el año que está por terminar. Algunos se sienten victoriosos y otros frustrados por el tiempo que no pudieron aprovechar, ¿Cómo te sientes tú?

Quizás tus errores han sido mayores que tus aciertos, y hasta puede que te sientas frustrado por el tiempo mal invertido, pero por sobre todas las cosas, quiero animarte a no darte por vencido y seguir a la meta a la que has sido llamado; no todo está perdido, porque aún hay camino por recorrer y montañas que escalar.

Observa lo que el Apóstol Pablo dijo:

Hermanos, yo sé muy bien que todavía no he alcanzado la meta; pero he decidido no fijarme en lo que ya he recorrido, sino que ahora me concentro en lo que me falta por recorrer. Así que sigo adelante, hacia la meta, para llevarme el premio que Dios nos llama a recibir por medio de Jesucristo. Filipenses 3:13-14 (TLA)

Puede que haya situaciones que han marcado tu vida, pero ya no sigas pensando en el pasado, no te martirices por tus errores y en lo mucho que pudiste alcanzar; por el contrario, toma el consejo del Apóstol, olvida tus fracasos y extiéndete a lo que está por delante, porque lo que ahora importa es lo que está por venir. Ya no des vuelta atrás para tratar de enmendar errores. No permitas que tus pensamientos negativos hagan un nido en tu cabeza de modo que te impidan alcanzar los planes y propósitos que Dios tiene contigo.

Recuerda que Dios está más interesado en tu presente y futuro que en tu pasado.

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 2 Corintios 5:17 (RVR).

Un nuevo año está por venir y junto con él todas las cosas serán nuevas, ya lo viejo pasó y en Cristo podemos tener la seguridad de disfrutar la vida, porque Él tiene el control de todo.

Por Ruth Mamani

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Adiós al temor!

 “Porque yo soy el Señor, tu Dios, que sostiene tu mano derecha; yo soy quien te dice: “No temas, yo te ayudaré.” Isaías  41:13 (NVI).

El temor paraliza nuestras metas, pues sentimos que no somos capaces de lograr algo y que vamos a fracasar. Es allí donde quedamos completamente paralizados por temor y no logramos avanzar en nada. Esto también puede afectar nuestras decisiones hacia el futuro, preferimos quedarnos en la zona de confort por temor a lo nuevo o a lo desconocido.

Dios nos dice que Él nos sostiene y que nos ayudará a combatir nuestros temores. Créele y verás Su mano moverse a tu favor, para que puedas alcanzar tus metas y obtener una gran victoria.

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La astrología no es tan inofensiva como pensabas

La palabra horóscopo significa literalmente “observador de la hora” y, a través de la astrología, se puede obtener un horóscopo. La astrología es un arte de adivinación, y, a través de ella, uno determina las características y el futuro de una persona al observar las posiciones de los cuerpos celestes. Se piensa que los babilonios, en la época de Daniel, crearon este sistema. Y la gente de hoy todavía creen en los horóscopos. Se convierte en una especie de fatalismo.

Aunque esta práctica puede parecer entretenida e inofensiva, es exactamente lo contrario. Si lo haces para entretenerte, es mejor que no te expongas a ellos, ya que eventualmente puedes comenzar a creerlo. De hecho, son tan dañinos para los creyentes que hay muchos que buscan respuestas de los horóscopos que en Dios. Esto idealiza este sistema que es generalizado y sus fortunas podrían ser fácilmente para cualquiera. Por lo tanto, este sistema reemplaza el papel de Dios como Dios de la vida de esas personas, haciéndolo un pecado. Incluso en Isaías 47: 13-15, Dios dice claramente les dijo a los babilonios: “¡Los muchos consejos te han fatigado! Que se presenten tus astrólogos, los que observan las estrellas, los que hacen predicciones mes a mes, ¡que te salven de lo que viene sobre ti! ¡Míralos! Son como la paja, y el fuego los consumirá. Ni a sí mismos pueden salvarse del poder de las llamas. Aquí no hay brasas para calentarse, ni fuego para sentarse ante él. Eso son para ti los hechiceros con quienes te has ejercitado, y con los que has negociado desde tu juventud. Cada uno sigue en su error; no habrá quién pueda salvarte.” Él habló a través de un profeta estas palabras debido a todos los actos injustos que estaban haciendo los babilonios.

Pero a lo largo de la Biblia, Dios es consistente con su visión de la astrología. Los versículos bíblicos como estos lo confirman:

  • Deuteronomio 18: 9-11 (NVI)

Cuando entres en la tierra que te da el Señor tu Dios, no hay las costumbres abominables de esas naciones. Nadie entre los tuyos debe sacrificar a su hijo o hija en el fuego; ni practicar adivinación, brujería o hechicería; ni hacer conjuros, servir de medio espiritista o consultar a los muertos.

  • 1 Samuel 15:23 (NVI)

La rebeldía es tan grave como la adivinación, y la arrogancia, como el pecado de la idolatría. Y como tú has rechazado la palabra del Señor él te ha rechazado como rey.

  • Isaías 8:19-20 (NVI)

Si alguien les dice: «Consulten a las pitonisas y a los agoreros que susurran y musitan; ¿acaso no es deber de un pueblo consultar a sus dioses y a los muertos, en favor de los vivos?», yo les digo: «¡Aténganse a la ley y al testimonio!» Para quienes no se atengan a esto, no habrá un amanecer.

Por lo tanto, abstente de practicar la astrología y leer horóscopos.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

-Wellman, J. Is Following Astrology Sin? Does The Bible Condemn Horoscopes?. Recuperado el 27 de noviembre de 2018, de https://www.whatchristianswanttoknow.com/is-following-astrology-sin-does-the-bible-condemn-horoscopes/
-Bible info. Astrology. Recuperado el 27 de noviembre de 2018, de  https://www.whatchristianswanttoknow.com/is-following-astrology-sin-does-the-bible-condemn-horoscopes/  

Los prejuicios y la religiosidad son cosas del pasado

Los prejuicios y la religiosidad son cosas del pasado

Soluciones Movimiento “The Future Is” 2018

Líderes y pastores de jóvenes decidieron dejar las diferencias y unir a las iglesias en «Soluciones Movimiento».

Este evento se llevó a cabo en Bogotá, Colombia del 9 al 11 de noviembre, en su versión 2018 usó como slogan la frase «The Future Is» o «El Futuro Es», formulando la pregunta y ¿tú qué le aportas al futuro? 

Muchos de nosotros tal vez no tengamos cómo responder a esta pregunta o quizás sí, pero nos cuesta aceptar que estamos haciendo el mínimo esfuerzo, cuando Dios nos ha dado todo para lograr impactar las vidas de las nuevas generaciones en este momento de transición, cuesta creerlo, ¿no? Mi experiencia personal en «The Future Is» fue muy agradable. A través de su impecable producción, organización y el mensaje que impartieron algunos de sus invitados especiales durante la convención, me inspiraron a ser una persona RELEVANTE y AUTÉNTICA en esta generación. Cambiando la narrativa, algo con lo que siempre me he identificado y de hecho he intentado aplicar desde que comprendí que los jóvenes no entienden de otra manera. También reafirmé, que los prejuicios y la religiosidad son cosas del pasado, el futuro lo debemos cargar de AMOR y BONDAD. 

Isaías 6:13 (NVI)

Y, si aún queda en la tierra una décima parte, esta volverá a ser devastada. Pero, así como al talar la encina y el roble queda parte del tronco, esa parte es la simiente santa. 

Una nueva simiente retoñará, una nueva generación se levantará; heme aquí, quiero formar parte de ella y ¿tú? Tienes que hacer no solo un movimiento, sino muchos, para encontrar la solución. «Un movimiento, una solución».

No es un secreto para muchos de nosotros, que los eventos cristianos en su gran mayoría dejan mucho que pensar, y me refiero a que podrían ser mejores, de ninguna manera estoy criticando, solo quiero dejar como precedente que si la iglesia se uniera, que si nos unimos como una verdadera familia podríamos, no solo hacer eventos o convenciones como éstas, seríamos tan fuertes que hasta la tierra temblaría. Soy, tal vez un soñador, pero prefiero serlo porque cada vez más entiendo el propósito de Dios con mi vida; la meta es llevar a millones al camino del verdadero arrepentimiento, ése que te lleva al verdadero cambio.

Entrenemos a nuestros jóvenes, démosles el espacio y la importancia que necesitan para en lugar de crear odios, envidias y rencores por pertenecer a diferentes denominaciones y sistemas de iglesia, empecemos a resarcir esto que por años los ha estado alejando de su relación con Dios.

En pocas palabras «tú eres el futuro».

Fabio Criales entrevistando a Taylor Barriger.

 

Yiyi Zapata y Fabio Criales en la cobertura de «The Future Is».

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Y el mañana?

“Ya no se preocupen por lo que van a comer, o lo que van a beber, o por la ropa que se van a poner.  Sólo los que no conocen a Dios se preocupan por eso. Ustedes tienen como padre a Dios que está en el cielo, y él sabe lo que ustedes necesitan. Lo más importante es que reconozcan a Dios como único rey, y que hagan lo que él les pide. Dios les dará a su tiempo todo lo que necesiten.” Mateo 6:31-33  (TLA)

A veces se nos hace inevitable tener que preocuparnos por lo que ocurrirá en el futuro. Andamos tan afanados porque quizá nos gustaría alcanzar grandes metas, y al no lograrlo en el tiempo determinado terminamos decepcionados. ¿Te has puesto a pensar si vale la pena perder la paz por situaciones terrenales? Debes saber que Dios no va a suplir hoy las necesidades de mañana. Por ello es importante buscar primero el reino de Dios y en consecuencia Él se ocupará de todo lo que nos hace falta. “Así que no se preocupen por lo que pasará mañana. Ya tendrán tiempo para eso. Recuerden que ya tenemos bastante con los problemas de cada día.” (v. 34). ¿Por qué añadir la carga de hoy por adelantarnos a los problemas futuros? Piensa bien en las bendiciones presentes que te pierdes por preocuparte de algo que no ha sucedido aún, confía en Dios y descansa en paz porque tu Padre que está en los cielos permanece atento para cuidar de ti.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Scossa

Ha detto che anche un piccola scossa potrebbe farlo crollare…

(Ha dicho que incluso un pequeño temblor lo podía derribar…)

Busca como las mariposas la luz esquiva y golpea inútilmente la ventana cerrada. Araña los muros buscando una salida. El aire espeso de la espera lo ahoga. La noche se ha venido encima con un rosario de pesadillas medievales y espejismos raros. Atrapado sin salida, arropado de miedo y de vergüenza circula por cuartos que cambian de forma y de color. A veces está afuera, otras se ahoga en una maraña de cuerpos y sonidos materializados.

Por los poros se le escapan antiguas energías. Los almanaques se suceden iguales de lunes a lunes y los noviembres se le pasan sin reparar que es primavera. En las mañanas lo convoca la rutina. En la noche se echa en el tedio de las horas. 

Alquila ideas y sostiene compromisos porque quiere detener la fuerza de las cosas con imposibles matemáticos. Disfraza la esperanza pero igual los funcionarios la descubren y tiran a matar. Anuncia el día de la independencia pero los súbditos prefieren la estabilidad y el orden del imperio.

¿Hasta cuándo? ¿Hasta dónde? ¿Para qué? ¿Qué caso tiene? Lo que ayer era conquista hoy es material que se descarta por inútil. Lo que parecía gran pronunciación se reveló literatura de cuarta, panfleto puro. Las formidables historias envejecen en áticos y desvanes. Se oxidan las armas y los huesos. Las mismas cosas, nada más que dichas de distintos modos una y otra vez.

Se preparaba diligentemente la noche anterior. Releía viejos documentos, consultaba libros, buscaba la palabra precisa. Pero no tenía caso. La Inmensa Mayoría está encandilada con espejitos de colores, ama los ditirambos. Adiós profeta-poeta-estafeta…

Los viejos disparos devinieron pobres expresiones del hondero entusiasta. Apenas pasarían el examen de un domingo a la mañana antes de tomar el café en Susana Marzola y leer el suplemento Cero.

………

Qué va a hacer… Hay noches así. Pasan las horas y se habla con el silencio. Se vuelve atrás, se repasa el presente y ni por nada se imagina el futuro. Nos consolamos con lo invisible, porque lo más seguro es que no vamos a ver lo que soñamos. O tal vez lo que soñamos no es más que una obsesión insana – como las  de Arcadio Buendía: imposibles matemáticos.

Hay, por cierto, otras noches. Ahí lo arropa a uno otro sentimiento: tibio, sereno, ingrávido…

Send this to a friend