futuro Archives | CVCLAVOZ

All posts in “futuro”

Qué verde era mi valle…

Hubo una vez, cuando la luz de la mañana era semejante a nuestra edad, que nos sentíamos infinitos. Nada era pasado ni futuro, sólo presente colmado de vida, absoluta y completamente irresponsable.

Ni siquiera éramos conscientes del pan que comíamos, la ropa era un accidente circunstancial y la escuela el lugar de reunión para diseñar el plan magnífico que nos haría existir ese día.

En efecto, no teníamos pasado. Todavía no conocíamos el remordimiento ni las condiciones que el amor y la gente le van poniendo a uno para ser parte de la historia.

Sin registros testimoniales, éramos polvo en el viento, luciérnagas crepusculares, lobos esteparios, completamente embriagados de energía y luz.

Ningún oscuro profeta vendría a lanzar maldiciones sobre nuestra sana locura.

Todavía no aprendíamos que la memoria nos convocaría más tarde a sus solemnes indagatorias, a sus juicios sumarios, a su constante y ubicua presencia.

¡Oh, temprana epopeya del ser! ¡Qué ignorantes éramos de la brevedad de esos días maravillosos! Si lo hubiéramos sabido. Si tan sólo lo hubiéramos sabido…

Vino el tiempo con su discurso regulador, con sus notables moralejas para apaciguar el ardor de los días y meternos de lleno en la métrica social, en el concierto de las instituciones y en las responsabilidades cotidianas.

El color y la luz de la existencia se tornaron marrón, como las fotografías viejas, esos últimos vestigios de nuestra generación.

La razón, esa Frau Rottenmeier que no sabe del fuego de los crepúsculos en la montaña, se introdujo por cada intersticio de nuestra piel y se adueñó para siempre de nuestra fuerza creadora.

Puso en fila nuestros sueños, los hizo tomar distancia y los metió en las aulas de la disciplina. Ella gobierna el mundo y nosotros sólo sabemos esperar la campana del recreo.

Así, la sabiduría oficial quedó como propiedad de los dirigentes, los códices, los reglamentos de la comunidad y de los predicadores que detentan el secreto de los antiguos preceptos.

Nosotros somos marginales, artesanos poco confiables, a quienes a veces les dejan poner un poco de color a las celebraciones y los dejan recitar sus poemas en las fiestas anuales, pero hasta ahí no más.

“No se confíe usted de estos seductores de la emoción, estos traficantes del sentimiento que ponen las cosas correctas patas para arriba; son simpáticos, pero peligrosos.”

A veces hoy, nos sentimos infinitos, pero ya se ve un poco patético…

Ambición destructiva

“Pero los que viven con la ambición de hacerse ricos caen en tentación y quedan atrapados por muchos deseos necios y dañinos que los hunden en la ruina y la destrucción.” (1 Timoteo 6:9 NTV)

El poder ejercido correctamente es de bendición para cada nación, sin embargo,  un exceso de poder puede acarrear males para los que lo usan con fines egoístas; la retención del poder produce un desequilibrio en el plan de Dios para cada nación.

Varios países en el mundo sufren a causa de hombres déspotas que se aferran al poder, no les importa si dañan a las personas, a su pueblo, con tal de complacer sus deseos materialistas y sostener sus utópicas y falsas ambiciones; claramente la Biblia dice:

“Cuando la gente buena prospera, el pueblo se pone alegre; cuando gobiernan los malvados, el pueblo se pone triste.” (Proverbios 29:2 TLA)

Hay tiempo para todo, para hacer el bien, para ayudar, para gobernar y para dejar el gobierno, no es bueno aferrarse a un título o status porque esto es pasajero. Las personas se olvidan que después de la muerte viene la eternidad y lo que hagan en esta vida repercutirá en el futuro, cada acción es como un legado para las generaciones que vienen ya sea para bendición o maldición.

La Biblia también menciona lo siguiente: “¡Ay de los que dictan leyes injustas, y prescriben tiranía, para apartar del juicio a los pobres, y para quitar el derecho a los afligidos de mi pueblo; para despojar a las viudas, y robar a los huérfanos!” (Isaías 10:1-2 RV60)

Hoy en día se pisotean los derechos personales, las leyes del gobierno, se dictan sentencias fruto de calumnia, la justicia está comprada en muchos lugares, las autoridades que deben poner orden y proteger la nación y al pueblo se vendieron por un monto de dinero y son peor que Judas en su momento.

Pero la justicia real proviene de Dios, la libertad para los pueblos, para el alma y para el corazón afligido. La Biblia dice en Salmos 40:1-2 RV60:” Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos.”

Del cielo no sólo cae la lluvia, del cielo llega la bendición de Dios y su misericordia eterna para con los que en Él confían. El Señor no se olvida de sus hijos, pronto veremos un nuevo amanecer, la esperanza no se pierde.

“Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.” (Josué 1:9 RV60)

Cuando dobles rodillas llegará la victoria, no te rindas.

 

Por Carlos E.  Encinas 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Su consejo en mis decisiones

“El Señor dice: «Yo te instruiré, yo te mostraré el camino que debes seguir; yo te daré consejos y velaré por ti.” Salmos 32:8 (NVI).

Permanentemente estamos tomando decisiones, algunas acertadas y otras no, sin embargo debemos ser conscientes que lo que decidamos hoy tendrá sus consecuencias en el futuro.

Por tanto, para decidir bien, debemos asegurarnos de que nuestras decisiones armonicen con la voluntad de Dios y la única manera de saberlo, es meditando en Su palabra y dejando que sus verdades entren a nuestra mente, puesto que de esa manera Dios nos instruirá y nos aconsejará el camino que debemos seguir.

Ahora bien, si no sabes que decidir con respecto a un asunto, ten en cuenta la instrucción de Dios a través de Su palabra, Él te aconsejará y te dará sabiduría para que tomes buenas decisiones.

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Trópico imaginario

(Yo no sé ustedes, pero a mí me pasa que hay ciertos momentos y cosas que me parecen expresiones de un arte singular. ¿Podrán excusarme si digo que esta vieja pieza literaria, escrita a mediados de 2014, me parece una pequeña obra de arte? Describe en código lateral lo que son nuestras instituciones cristianas y termina con nada menos que un delirio. Juzguen ustedes).

Compartimentos herméticos donde se encapsulan fraternidades que se confieren a sí mismas la representación de la totalidad de la especie. Territorios diseñados por la imaginación de invisibles ingenieros y delineados para contener a la población que entra en el proceso introductorio del sistema, adhiere a incuestionables artículos de fe, jura fidelidad y promete colaboración irrestricta.

Allí se resuelven las cuestiones comunes como si eso fuese la corte suprema de todo y de todos. Construyen lecturas de los acontecimientos de todos los tiempos y se las transmiten unos a otros como verdades únicas y definitivas.

Sus sumos dirigentes se consagran a sí mismos como traducción directa de la deidad ingeniera suprema y su dictamen es intemporal e irrefutable; admiten con afectada humildad no ser infalibles pero sus juicios son inimpugnables.

Desde las almenas de sus fortalezas anuncian a los extranjeros su inescapable destino con una ingenuidad que tiene tanto de cómica como de trágica; así también se refieren, ex cathedra, a todos los asuntos de la vida y emiten solemnes opiniones devastadoramente desinformadas.

Lanzan anatema respecto de los mundos que no les son propios al mismo tiempo que siguen sus tendencias y toman ventaja de todos sus productos y servicios.

Son ellos. Creen que son los únicos que van a sobrevivir al futuro…

……………………………….

En realidad, esta no es más que una figura literaria un poco extrapolada y con antojadizos relieves antropomórficos y que se inspira en los relatos de un viejo explorador irlandés que hace mucho tiempo, bajo los efectos de un whisky incendiario y en un inglés torpe y pedregoso me ilustró sobre el comportamiento de unos extraños manglares que se producen en el litoral de Papua Nueva Guinea. Parecía más una alucinación, una suerte de paranoico apocalipsis a la hora en que el sol es un jarabe espeso y caliente que se desploma sin misericordia desde las alturas y los mosquitos, como formidables ejércitos en orden, destrozan toda la posible tranquilidad de la tarde  en un lugar tan remoto y siniestro como ése.

¿Sabes qué es lo que realmente te importa?

Cuando nos preguntan qué es lo que más nos importa en la vida, a menudo creemos saber la respuesta. Lo que decimos puede incluir a nuestra familia, estudios, trabajo, salud, fe, etc. Sin embargo, llega un punto en el que nuestra contestación es automática, pero no es cierta. Es probable que tengamos algo que realmente nos importa y no habernos dado cuenta.

Para examinar cuáles son nuestras verdaderas prioridades, podemos hacer lo siguiente:

Revisar la inversión del tiempo

Si quieres saber qué ocupa la mayor parte de tu tiempo, haz un registro detallado de lo que haces en el día. Incluye todo: hasta los minutos en los que revisas tu celular o las cosas que haces y que parecen irrelevantes. Al hacer esto con honestidad por una semana tendrás un calendario completo de tus actividades usuales. Ahora, suma el total de los minutos y verás que siempre hay algo que ocupa tu tiempo.

Si crees que algo te importa, pero no le dedicas tiempo, entonces no es tu prioridad. Por ejemplo, puedes decir que tu prioridad es tu familia, pero en realidad pasas más tiempo con tus amigos o en las redes sociales. A menudo, nuestro calendario de actividades es una muestra de lo que somos como personas.

Evaluar en qué pensamos

Nuestras acciones reflejan nuestras prioridades, pero incluso más lo hacen nuestros pensamientos. Podemos pasar el día trabajando, mas nuestra mente puede divagar en algún otro asunto. Aquello que ocupa nuestros pensamientos es un reflejo de lo que verdaderamente nos importa. Por ejemplo, si cuando te preguntan: ≪¿qué es lo que más te importa?≫, respondes: ≪mis estudios≫, y en realidad estás concentrado pensando en lo que dijo tu pareja, entonces los estudios no son tu prioridad en lo absoluto.

¿Por qué es importante saber esto?

Las cosas en las que invertimos nuestro tiempo, esfuerzo y dinero son las que guían nuestra vida. Si la prioridad no es la correcta, entonces no tendremos los resultados deseados. Darnos cuenta de qué es lo que realmente nos importa nos ayudará a redireccionar nuestro camino y tomar decisiones que tengan un impacto positivo en el futuro. En cambio, si continuamos ignorando este asunto, corremos el riesgo de llevar una vida miserable y haber perdido el tiempo en cosas inútiles.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Futuro incierto?

“Les dejo un regalo: paz en la mente y en el corazón. Y La Paz que yo doy es un regalo que el mundo no puede dar. Así que no se angustien ni tengas miedo.” Juan 14:27 (NTV).

Algo que no suelen faltar en nuestras vidas son las preocupaciones. Estas parecen multiplicarse especialmente cuando consideramos lo incierto que se presenta el futuro.

Pero esto no tiene que ser así, podemos vivir en paz, aun cuando no sabemos lo que nos deparará el futuro. Podemos vivir confiados en que mas allá de los cambios de la vida, Dios estará con nosotros hasta el final de los tiempos. La biblia dice: “Mas el que me oyere, habitará confiadamente y vivirá tranquilo, sin temor del mal” Proverbios 1: 33 (RVR 1960).

Te invito a que puedas hacer de Dios el Señor de tu vida y seguir sus pasos, confiando que Él cumple sus promesas. 

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Hermano gelatina

“pues el que duda es inestable en todo lo que hace.” (Santiago 1:8 PDT)

La gelatina es inestable y mucho más si no tuvo un buen recipiente al momento de cuajar; lo mismo que sucede con un creyente sin una base que lo sostenga más la falta de madurez, pudiendo  llevarlo a tomar decisiones equivocadas.

La carencia de fe y la impaciencia son características de una persona insegura, preocupada por lo que sucederá y, al no confiar en el Señor, vive mal, triste y con mucho pesimismo porque olvidó lo que Dios dice en su palabra:

“No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.” (Isaías 41:10 RV60)

La fe es importante para alcanzar el propósito de Dios para nuestras vidas, sin fe es imposible agradar al Señor, la Biblia dice: “Pero debe pedirle a Dios con fe, sin dudar nada. El que duda es como una ola del mar que el viento se lleva de un lado a otro.” (Santiago 1:6 PDT)

La ola se deja llevar de aquí para allá, un creyente endeble se deja llevar por doctrinas falsas, se deja influenciar por lo que dice la gente, se resiente fácilmente si hablan mal de él y puede irse de la congregación sólo porque alguien lo miró mal o no lo saludó ¿Existe este tipo de personas en tu congregación?

¿Cómo tener fe? La fe es confiar en que lo que dice la palabra de Dios se cumple, la fe viene por oír palaba de Dios y se fortalece cuando estudiamos la Biblia y la ponemos en práctica en medio de las pruebas, la fe es un arma para vencer en la batalla.

Para los hermanos-gelatina existe esperanza, la base sólida sobre la cual colocar su vida es Cristo y la madurez viene con el tiempo y con la sabiduría que proviene de lo alto. El principio de la sabiduría es el temor a Jehová y la madurez en las decisiones es resultado de la obra personal de Jesús en el corazón y la mente de cada persona.

No dejes que la duda se interponga en lo que Dios quiere para ti.

Por Carlos E. Encinas

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Disfruto o me preocupo?

A veces nos preocupamos demasiado por un conflicto que no existe y dejamos de disfrutar el presente. Para que entiendas mejor quisiera darte un ejemplo:

Había un perro que cuidaba con esmero el hueso que su dueño le había regalado en la mañana y se quedó en el patio todo el día cuidando su regalo, pero cuando llegó su amo,  este trajo más huesos que al final los otros animales disfrutaron mientras el perro seguía cuidando el suyo.

¿Te has dado cuenta que a veces actuamos como este perro? Podemos imaginar los pensamientos que el perro tenía para no comer su hueso, por ejemplo, podría pensar: “No lo comeré porque tal vez después muera de hambre…” obviamente esto no sucedería, pero su preocupación le impedía disfrutar el momento, por lo que salió perdiendo.

Cuando imaginamos una situación futura crítica tendemos a angustiarnos, a veces vienen pensamientos como “de dónde sacaré dinero mañana…”, “y si mañana sucede que…” Entonces esta forma de pensar nos ocasiona un malestar y un estrés innecesario, el cual no se puede resolver porque es un conflicto ficticio que forma parte de nuestra imaginación.

“Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.” Mateo 6:34 (RVR 1960)

La Palabra de Dios nos da un sabio consejo en este aspecto “no te preocupes por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su propia preocupación” Si bien es necesario ser prudentes con respecto a prevenir los conflictos futuros, no resolveremos nada preocupándonos por ellos anticipadamente, así que debemos ser sabios y disfrutar el presente.

En esta oportunidad quiero preguntarte ¿Estás disfrutando de tu vida y de las personas que te rodean? No permitas que las preocupaciones te hagan olvidar lo hermoso que es vivir. Te animo reflexionar si realmente tienes paz en donde te encuentras porque Dios te dio la vida para que la vivas en gozo y abundancia.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

De la misma manera

“Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo.”

Efesios 4:32 (NVI)

El perdón refleja el corazón de Jesús y si decimos que somos sus seguidores, nosotros también debemos perdonar. A pesar de que pecamos una y otra vez, Dios continúa perdonándonos. ¿No debiéramos hacer lo mismo con los que nos ofenden, las veces que sean necesarias?

Cuando nos negamos a perdonar nos encarcelamos al pasado y envenenamos nuestro futuro. Por lo tanto es importante ser compasivos con aquellos que nos lastimaron, ya que también por ellos Jesús derramó su sangre en la cruz.

Si Dios nos perdona por cosas inexcusables, entonces debemos dar el primer paso en perdonar a los que nos ofendieron para ser libres del dolor del pasado.

¿Quieres dar el primer paso?


Por Giovana Aleman



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Mañana

Mañana va a ser el mediodía del resto del día que queda por vivir. Porque todavía queda algún tiempo antes del ocaso. Un poco antes, el crepúsculo está llano a otorgar algunos sueños, aunque no son muchos.

Será el día para celebrar el aniversario de la tristeza remitida y el jubileo de algunas horas bendecidas que aún quedan por ahí. Tampoco son muchas.

Mañana todavía los libros serán amados porque siempre hablan. Seguirán abriendo puertas y ventanas para que entre luz.

Habrá tiempo todavía de echarse bajo alguna sombra o arrellanarse en un viejo sillón de mimbre para releer los clásicos de siempre y también alguna novedad como “Amar amares” de Eduardo Galeano.

Mañana será el instante de recordar el futuro que se había soñado y que no fue. Para matizar se hará presente la memoria de algunos segundos emocionados, del aroma de alguna piel, de la tarde entre los álamos.

Se decretará el exilio de los miedos, las vergüenzas y las culpas. El amor, si sirvió para algo, cubrirá multitud de pecados. Por lo menos.

Mañana habrán crecido los hijos de los hijas y aparecerá algún bisnieto, precoz producción de algún nieto o nieta que no ajustó a los estándares de los viejos. Igual serán amados, aunque sea incluso a prudente distancia. Por razones de vivienda, digo.

Mañana tal vez algunos de ustedes recordarán las cosas que fueron escritas aquí. Para criticarlas porque no correspondían a la realidad o para amarlas porque hablaban para y por ustedes.

Los obituarios serán, seguramente, algo exagerados. O descarnadamente auténticos si aparece en las exequias alguien que tiene secretos que revelar.

Mañana las iras serán temperadas, las penas se replegarán al rincón más lejano del alma y los dolores devendrán incienso para el sacrificio de la tarde.

Se cerrarán los libros, algunas deudas serán pagadas y otras quedarán para siempre incobrables, para alegría de éstos y gran enojo de aquéllos.

Mañana me voy a unir a mis ancestros. Al abuelo Juan Bautista. A la abuela Aurora que se arrancó de la casa a los catorce años para fugarse con el abuelo Ramón – que tenía cuarenta. A mi papá, para proseguir una larga conversación pendiente.

Sobre todo, con el tío Carlos, padre y maestro, anciano venerable, epónimo de grandes eventos a quien le contaré seguramente de los avances de la ciencia y de los más recientes editoriales de El Mercurio.

Mañana…

¡Atrévete a ir por más!

“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.” 2 Timoteo 1:7 (RVR1960)

Como todo joven, Timoteo tenía sus propias luchas, gigantes que lo atemorizaban para continuar con la tarea que le había sido asignada, por ello el Apóstol Pablo le escribe a su discípulo amado, dándole consejos para su ministerio. Quizá él percibió su temor, por ello le recuerda aquella fe que hubo primero en su abuela y luego en su mamá para alentarlo ante el desánimo que podría existir.

¿Cómo te sientes cuando crees que lo que viene sobre ti es más de lo que un día imaginaste? Muchas veces podemos sentir miedo de asumir grandes retos en nuestras vidas hasta el punto de querer escapar antes de empezar.

Pablo le aconseja a Timoteo que avive el fuego del don de Dios que hay en él; parece un remedio sencillo de seguir, pero en realidad es lo esencial en nuestras vidas para vencer al temor, la cobardía y todo lo que nos impide a avanzar y cumplir el propósito que Dios tiene para nosotros.

Es verdad que la misión que nos ha sido encomendada no es sencilla, quizá en ocasiones somos enviados como corderos al matadero, pero podemos estar confiados que Dios no nos abandona en ese proceso, sino que Él nos capacita para cumplir sus propósitos.

Posiblemente estés luchando con la cobardía, ya sea por temor a fallar o a ser señalado por otros no das el primer paso, pero quiero que sepas que como hijo de Dios puedes aprender a tratar con este enemigo y vencerlo. Porque cuando el Espíritu Santo llene tu vida, la cobardía quedará sepultada y tú fe será avivada. Son los privilegios que gozamos los hijos de Dios. Por ello, quiero invitarte a pasar tiempos de calidad con tu Padre Celestial; búscalo en oración, medita en su palabra y permite que su Espíritu Santo more en ti y nunca más habrá lugar en tu vida para la cobardía.

Casi al finalizar sus consejos, Pablo termina diciendo:

“Las enseñanzas que te he dado son un buen ejemplo de lo que debes hacer. No dejes de confiar en Dios y en el amor que tenemos por estar unidos a Jesucristo. No permitas que nadie contradiga la buena enseñanza que recibiste. Dios te ha encargado ese trabajo, y el Espíritu Santo te ayudará a hacerlo.” 2Timoteo 1:13-14 (TLA)

¡Decide hoy empezar a crecer en tu fe en Dios, busca la llenura de su Espíritu Santo y verás cómo la cobardía huye de ti!

Por Ruth Mamani

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡A empezar de nuevo!

Si bien cada día podemos empezar de nuevo, el inicio de una etapa puede ser bastante alentador para este propósito. Cuando culmina un tiempo siempre evaluamos cómo nos fue, lo que hemos logrado, los avances y fracasos; a pesar de los resultados este análisis nos ayuda porque se da fin de un periodo para emprender otro y tener la oportunidad de ser mejor.

“Hermanos, no digo que yo mismo ya lo haya alcanzado; lo que sí hago es olvidarme de lo que queda atrás y esforzarme por alcanzar lo que está delante, para llegar a la meta y ganar el premio celestial que Dios nos llama a recibir por medio de Cristo Jesús.” (DHH) Filipenses 3:13-14

Tenemos una carrera por delante, por tanto es tiempo de soltar el pasado. Si queremos que este nuevo año sea grandioso y podamos alcanzar nuestras metas, existe un requisito primordial que es olvidar lo que queda atrás y esforzarnos por lo que está adelante. Tienes un largo camino por recorrer y ¡lo que quedó atrás ya no cuenta!

Es suficiente de lamentarse por las caídas, debilidades o errores cometidos; eres humano y es natural que te equivoques, e incluso que vuelvas a caer, pero tu mirada no debe estar en ello sino en el reto que tienes por delante. Este tiempo te animo a luchar por tus sueños, valora a las personas que están contigo porque quizá mañana se vayan, disfruta el presente y ¡Perdona!

El perdón es necesario para que no sigas atado emocionalmente al ayer ¿Quieres avanzar? Entonces quiebra todo lo que te une al pasado como la amargura y el rencor. No olvides que por delante te esperan lindas bendiciones, amistades que conocerás y otras cosas, pero primero debes aprender a soltar lo que está atrás.

¡Olvidemos y sigamos adelante!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend