gozo Archives | CVCLAVOZ

All posts in “gozo”

¿Distraído?

“Por eso les digo: dejen que el Espíritu Santo los guíe en la vida. Entonces no se dejarán llevar por los impulsos de la naturaleza pecaminosa.” Gálatas 5:16 (NTV)

Satanás sabe que nada en este mundo puede darnos más gozo y paz que estar en la presencia del Señor, caminar bajo su protección, ser perdonados de todo pecado y tener la seguridad de que nuestro nombre esté escrito en el Libro de la Vida. Pero también sabe que a través de sus engaños él puede desviar a aquellos que no están firmes espiritualmente para alejarlos de los propósitos de Dios. No olvidemos que el diablo intentó distraer a Jesús de su propósito divino, y también lo hará con nosotros si se lo permitimos. ¿En qué ocupas más tú tiempo? Ten cuidado, ya que el enemigo hará todo lo que pueda para distraerte de la Palabra de Dios y de la oración. ¡No se lo permitas! Porque jamás habrá comunión entre los espiritual y lo carnal.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cuál es tu mayor gozo?

“Ustedes lo aman a pesar de no haberlo visto; y, aunque no lo ven ahora, creen en él y se alegran con un gozo indescriptible y glorioso, pues están obteniendo la meta de su fe, que es su salvación.” 1 Pedro 1:8-9 (NVI)

Alguna vez escuché preguntar a diferentes niños, qué era lo que les llenaba de felicidad, algunas respondían tener la muñeca más grande, otros decían vivir en el parque, pero la respuesta de uno de ellos fue diferente, porque dijo: “vivir con mis padres”. Es posible que hayas tenido una familia disfuncional como también puede que hayas experimentado los mejores momentos de su vida al lado de ellos. ¿Cuál es tu situación? ¿Qué es aquello que trae el mayor gozo a tu vida? No olvides que nuestra vida terrenal tiene un límite, alcanzar cada una de tus metas o formar una familia, no está mal, pero ¿qué viene después de eso? Por muy difícil que haya sido todo en tu vida, no hay mayor privilegio que conocer a Dios. ¡Alégrate! porque poco a poco te vas acercando a la meta de tu fe, que es la salvación.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El tiempo es ahora

Un médico que era creyente, estaba atendiendo a uno de sus pacientes, el cual padecía de una enfermedad incurable. Pensando en él y en la eternidad que le esperaba, el doctor creyó que había llegado el momento de anunciarle el evangelio.

El paciente escuchó con mucha atención, y luego le preguntó:

     – Doctor, ¿cuánto tiempo hace que usted sabe estas cosas?

     – Bueno – Respondió el médico- hace más de veinte años que soy creyente.

El enfermo fijó sus ojos en su interlocutor para preguntarle:

     – ¿Y por qué no me lo dijo antes, para que yo también hubiese podido disfrutar de este gozo y esta paz que usted dice que Cristo da a los que creen en Él?

Muchas veces buscamos tanto el momento “perfecto” para hablar del amor de Dios que dejamos que el tiempo pase, poniendo mil excusas, sin darnos cuenta que estamos privando a la gente de una vida de gozo y paz.

Es verdad que no son pocos los que rechazan el evangelio y muchas veces nos desaniman sus respuestas, pero si nosotros les damos el mensaje de las Buenas Nuevas ya es decisión suya aceptarlo o no. Además, debemos recordar que si sembramos esa semilla en sus corazones, en algún momento dará su fruto.

Sigamos el ejemplo de los discípulos, quienes constantemente llevaban el mensaje: “Y día tras día, en el templo y de casa en casa, no dejaban de enseñar y anunciar las buenas nuevas de que Jesús es el Mesías” Hechos 5:42 (NTV)

No te desanimes y sigue orando por aquellos familiares y amigos que aún no conocen a Jesús, sigue hablándoles con tu ejemplo, mostrándoles el amor de Dios y verás que a su debido tiempo dará su fruto.

No esperes a último momento ni a las circunstancias perfectas, hoy es un bueno día para llevar las Buenas Nuevas.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Quieres tener una corona?

En vista de que fui Miss Venezuela 1976, aunque solo por 36 horas, hay mucha gente que me relaciona con el reinado y la corona. La verdad es que nunca me interesaron los concursos de belleza, a pesar de que en mi país, Venezuela, son algo icónico. Cuando finalmente me decidí a entrar en el concurso para complacer a mis padres (generalmente es al revés), ni tan siquiera sabía quién había sido la miss del año anterior.

Para muchos, esas experiencias son de suma importancia porque las consideran una catapulta para la fama, para ser actrices (mi caso), locutoras, animadoras, les cambia la vida.

Y es cierto, gran parte de los sucesos en mi vida, fueron consecuencia, si no del concurso, de la renuncia al concurso a las 36 horas. Aparte, a veces no puedo entender que he realizado tantas novelas y ahora otros oficios y lo primero que le viene a la mente a las personas que les preguntas de mí, es el reinado de belleza. Me encantaría ser recordada como actriz y hoy día como alguien que señala hacia Jesús en todo lo que hace. Pero hoy quiero hablar de coronas que no son pasajeras como esas de los concursos. Las coronas que vamos a lanzar a los pies del Señor en rendición, adoración y alabanza.

La corona incorruptible de la que se habla en 1 Corintios 9:24-27 que es la recompensa que se promete a los que corran la carrera de la vida de manera correcta.

La corona de justicia de la que se habla en 2 Timoteo 4:7-8 y en Apocalipsis 3:11 que se nos otorgará en la segunda venida de Jesús y será el premio a una vida justa y a los que manifiestan un amor especial para esa ocasión y lo esperamos con seguridad de que vendrá.

La corona de gozo que se menciona en Filipenses 4:1, en 1 de Tesalonicenses 2:19-20 que corresponderá a quienes ganemos almas y vivamos creyendo en Cristo y nos gloriaremos y regocijaremos.

La corona de la vida, que aparece en Santiago 1:12 y en Apocalipsis 2:10 que es la recompensa de aquellos que sufrieron de manera noble durante su vida terrenal. Se refiere a aquellos quienes como Job, han tenido sufrimientos pero han seguido amando al Señor.

Por último, la corona de gloria de la que habla Pedro en 1 Pedro 5:1-4 para los pastores ejercen su propósito responsablemente, voluntariamente y no por ganancias sino por necesidad espiritual y servicio a Dios.

Esas serán las únicas coronas realmente valiosas y permanentes.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

No te amargues

“Les he dicho todo lo anterior para que en mí tengan paz. Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo.” Juan 16:33 (NTV).

La amargura es una reacción ante una ofensa o situación difícil que puede hacernos mucho daño si es que no la tratamos a tiempo, pues crecerá en nuestro corazón hasta llevarnos a una profunda tristeza. Es cierto que la vida no es fácil y muchas veces es injusta hasta el punto de entristecer nuestro corazón. Sin embargo, cuando ponemos nuestra confianza en el Señor, podemos estar seguros que las pruebas y las dificultades pasarán. Dios es el único que pude darnos verdadera paz y gozo, aún en medio del sufrimiento.

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Por qué yo no?

“pero no recibió con el mismo gusto la ofrenda de Caín. Esto le molestó mucho a Caín, y en su cara se le veía lo enojado que estaba.” Génesis 4:5 (TLA)

Cuando la ofrenda de Abel fue de agrado para Dios y la de Caín no, este último decidió matar a su hermano por causa de la envidia.

¿Qué es la envidia? Surge cuando vemos a alguien que tiene algo que nosotros deseamos, ya sean posesiones…. materiales, cualidades, ministerios o talentos, entonces sale a flote una natural reacción humana llamada envidia. Esta comienza con un pensamiento tan sencillo como este: “No es justo”, “¿Por qué él o ella recibe mejores reconocimientos que yo si mi trabajo fue más sobresaliente que el suyo? Quizá en ocasiones vengan a tu mente esta clase de pensamientos, si es así, no permitas que esto tome control de tu vida y te lleve a actuar como lo hizo Caín. Es verdad que no siempre es sencillo lidiar con esta actitud, pero es importante que podamos ser libres de ello para vivir en paz con nosotros y con los demás. Si ese es tu deseo, comienza siendo agradecido con lo que tienes y aprende a gozarte con los que se gozan, como dice en Romanos 12:15.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Un buen ayuno!

“Tú, cuando ayunes, lávate la cara y arréglate bien, para que la gente no note que estás ayunando. Solamente lo notará tu Padre, que está en lo oculto, y tu Padre que ve en lo oculto te dará tu recompensa.” Mateo 6:17-18 (DHH).

El ayuno consiste en privarse por algún tiempo de algo que nos gusta, para enfocarnos en la oración y en la búsqueda de la presencia de Dios. Generalmente se lo asocia con no comer, pero también en este tiempo se ve mucho los ayunos tecnológicos, que consisten en privarse de ver televisión o de pasar tiempo en redes sociales. El ayuno no debe ser una carga para nosotros, ni debemos pregonar que estamos ayunando. Por el contrario debemos disfrutar ese tiempo para tener una comunión profunda con Dios con una actitud humilde y gozosa. Sin embargo la oración y la lectura bíblica deben estar ligadas al ayuno de manera que nuestros corazones sean más parecidos al del Señor y Él que nos observa sabrá como recompensarnos conforme a su buena voluntad.

¿Cuándo ayunas te gozas o te afliges?

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Perdiste el gozo?

“Contra ti y sólo contra ti he pecado; he hecho lo que es malo ante tus ojos. Quedará demostrado que tienes razón en lo que dices y que tu juicio contra mi es justo” Salmos 51:4 (NTV).

El pecado trae consecuencias muy dolorosas, una de ellas es la pérdida del gozo por el gran dolor que experimentamos por haberle fallado a Dios. Si permitimos que esa tristeza permanezca por mucho tiempo, esto nos impedirá vivir con gozo.

Debemos recordar que cuando confesamos nuestros pecados, recibimos el perdón de Dios y por lo tanto, somos libres de esa culpa que va consumiendo interiormente nuestro ser. En el libro de primera de Juan 1:9 (RVR), nos dice que: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”.

Dios nos ama tanto que además de perdonarnos nos limpia el corazón por el daño que hizo este mal.

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Un pedacito de Dios

Hace unos días mi padre recibió una llamada telefónica de un amigo que no veía por mucho tiempo, ellos se conocían desde su juventud, por tanto, mi papá  fue testigo de la entrega genuina que su amigo tuvo a Cristo y menciona que siempre estaba con gozo, y le gustaba apoyar al que necesitaba; incluso mi padre recibió ayuda en el momento más difícil de su vida.

Después de colgar el teléfono mi padre estaba contento porque se encontraría con su amigo, comentaba a todos los que estábamos presentes que por esa simple llamada la bendición había llegado y que le iría bien en todo. Aunque parece ser gracioso, me impacto la forma en la que mi papá percibía a su amigo, es decir, como si lo hubiera llamado un ángel o Dios mismo.

La realidad es que todos somos un pedacito de Dios, por lo que las personas deberían sentirse bendecidas con nuestra presencia, con gozo y paz ¿Cómo sucede en tu caso?

“El deseo de los justos es solamente el bien; Mas la esperanza de los impíos es el enojo.” Proverbios 11:23 (RVR1960)

El hijo de Dios debe tener una característica esencial que es “desear el bien”, ser una bendición para aquellos que nos rodean, para nuestros amigos, familiares, e incluso para aquellos que no nos conocen, porque de esta manera estaremos actuando como Jesús.

¿Cómo te conocen las personas que te rodean? Los hijos deben parecerse a sus padres ¿La gente podría decir que tú eres una bendición para sus vidas? Si tus respuestas son negativas te animo a cambiar tu vida y tomar la decisión de seguir los pasos de Jesús.

¡Recuerda que somos representantes de Dios aquí en la tierra!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reteniendo el gozo

Más allá de la Navidad

¿Qué es gozo? La palabra gozo en el sentido carnal, significa placer. Sin embargo, el significado espiritual va más allá de su forma más simple. Desde el punto de vista bíblico, se refiere a un sentimiento profundo de felicidad al saber que dependemos de Dios o esperamos algo bueno de parte de Él. En otras palabras, sentir gozo significa estar felices sin importar si las circunstancias son buenas o malas. El gozo de los cristianos no es carnal, sino en el Espíritu de Dios y depende de nuestra relación con Él.

«Y ustedes llegaron a ser imitadores de nosotros y del Señor, habiendo recibido la palabra, en medio de mucha tribulación, con el gozo del Espíritu Santo.» 1 Tesalonicenses 1:6 (NBLH)

El ser humano tiene un enemigo, el diablo, y él quiere destruir nuestra alma robándonos el gozo. A él no le interesa nuestro dinero ni nuestro cuerpo, aunque si pone zancadillas para que tengamos crisis financiera y enfermedades, además de otros tipos de aflicciones tales como desengaños amorosos, problemas con la familia, etc.

Como cristianos, para retener el gozo, debemos conocer que nos lo trae y que nos lo quita. La Biblia nos ayuda a identificar esos aspectos:

  • Reconocer «el gozo de la salvación.» Salmo 51:12 (RVR1960)
  • Buscar y recibir el gozo de manera intencional como fruto del Espíritu Santo.

«El fruto de Espíritu es: amor, gozo, paz, paciencia, bondad, benignidad, fe, mansedumbre, templanza.» Gálatas 5:22-23 (RVR1960) 

  • Dedicar tiempo a la oración. 

«Mas la oración de los rectos es su gozo.» Proverbios 15:8 (RVR1960)

  • Estar en la presencia de Dios en alabanza y adoración. 

«Me llenarás de gozo con tu presencia.» Hechos 2:28 (RVR1960) 

  • Aprender a ver la bondad de Dios en medio de una circunstancia negativa. 

«Vuestra tristeza se convertirá en gozo.» Juan 16:20 (RVR1960)

«Sobreabundo de gozo en todas nuestras tribulaciones.» 2 Corintios 7:4 (RVR1960)

En nuestra vida diaria ¿Cuál sería la actitud correcta para retener el gozo?

  • Gratitud a Dios desde que abrimos los ojos.

«Este es el día que hizo Jehová; nos gozaremos y alegraremos en él. » Salmos 118:24 (RVR1960)

  • Mantener la esperanza. 

«Gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración.» Romanos 12:12 (RVR1960)

Es importante saber que es posible retener de gozo más allá de una celebración tan hermosa como la Navidad. Si es posible mantener el gozo todo el año en medio de la rutina diaria con todos sus problemas, y eso se logra al creer que los sobrepasaremos en el respaldo de Dios. Así cada desafío se convierte en una oportunidad para crecer espiritualmente. Crecer con gozo.

« Tengan por sumo gozo, hermanos míos, cuando se hallen en diversas pruebas (tentaciones), sabiendo que la prueba de su fe produce paciencia (perseverancia).» Santiago 1:2-3 (NBLH)

 

 


 

Euri Marosi es colaboradora del programa El Antivirus de CVCLAVOZProduce el segmento Puertas Adentro, dedicado a tratar temas sobre las situaciones que pasan dentro del hogar y cómo enfrentarlas desde una perspectiva bíblica. Marosi es una periodista galardonada de los Premios Emmy y apasionada por la comunidad. Vive en Florida con su esposo y tres hijas.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¡Dile no a las distracciones!

“Por eso les digo: dejen que el Espíritu Santo los guíe en la vida. Entonces no se dejarán llevar por los impulsos de la naturaleza pecaminosa.”  Gálatas 5:16 (NTV)

Satanás sabe que nada en este mundo puede darnos más gozo y paz que estar en la presencia del Señor, caminar bajo su protección, ser perdonados de todo pecado y tener la seguridad de que nuestro nombre esté escrito en el Libro de la Vida. Pero también sabe que a través de sus engaños él puede desviar a aquellos que no están firmes espiritualmente para alejarlos de los propósitos de Dios.

No olvidemos que el diablo intentó distraer a Jesús de su propósito divino, y también lo hará con nosotros si se lo permitimos. ¿En qué ocupas más tú tiempo? Ten cuidado, ya que el enemigo hará todo lo que pueda para distraerte de la Palabra de Dios y de la oración. ¡No se lo permitas! Porque jamás habrá comunión entre los espiritual y lo carnal.

Por Ruth Mamani

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Sonrisa Eterna

Muchas veces confundimos el gozo con la alegría. Recuerdo que un joven que tenía poco tiempo de asistir a la iglesia, un día decidió dejar la congregación sólo porque vio que una de las líderes estaba triste. Él creyó que ser cristiano significaba no tener ningún tipo de tristeza y que siempre se debe tener una sonrisa. Quizás muchos creen eso ¿verdad?

Pero el joven no tuvo un encuentro personal con Jesús por eso no entendió qué significaba realmente hacerse un cristiano. Porque a pesar de que el gozo está en nuestro corazón, los problemas también nos golpean con fuerza y nuestro semblante decae.

Sin embargo, la gran diferencia entre enfrentar los problemas solo o con la ayuda de Dios es abismal. Jesús mismo dijo: “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.” Juan 16:33 (RVR1960) ¡Con Dios tenemos victoria!

Además, las pruebas nos ayudan a desarrollar la fe: “…también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza;” Romanos 5:3-4 (RVR1960)

El hecho de que hoy estés pasando un tiempo de dificultad podría apagar la alegría y despertar en ti muchas emociones como temor, impotencia, tristeza, etc. Sin embargo es importante que tu fe y que el gozo que Dios te dio no mengüen: “…Por la noche durará el lloro, Y a la mañana vendrá la alegría.” Salmos 30:5

¡El gozo es eterno porque nuestro Dios también lo es!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend