habitos Archives | CVCLAVOZ

All posts in “habitos”

Cómo iniciar un hábito de alimentación saludable

No sé si te ocurre lo mismo, pero a mi refrigerador y alacenas nunca les faltan dulces, ya sea en forma de frutas o de azúcar procesada. Todos los miembros de mi casa, incluido yo, tenemos gusto por el dulce, por lo que nos aseguramos de tener algún tipo de postre para devorarlo en cualquier momento que lo desee. El problema con esa situación es que mi cuerpo se ha acostumbrado tanto al azúcar que me convertí en una adicta. Esta adicción ha abierto muchas puertas a estilos de vida poco saludables: experimento una falta continua de energía, un deseo constante de comer y un aumento de peso. Me convertí en una miserable esclava del azúcar. Así que me sometí a varias dietas, pero siempre recuperaba todo el peso que había perdido porque el hábito no se había roto.

No podía hacerlo sola así que busqué la ayuda del Señor; después que oré sobre mis debilidades y lo terrible que me hizo sentir, tanto físico como emocionalmente, Dios me reveló la respuesta. Tuve que huir de la tentación. Ahora, ¿qué significa esto? Significa que necesitaba eliminar el azúcar. Necesitaba hacer una nueva lista que incluya vegetales, frutas y comidas que contienen mucha proteína.

Este es el paso más impactante para una alimentación saludable, ya que si gastas dinero en alimentos nutritivos, te sentirás obligado a comerlos porque no querrás botarlos y será la única comida disponible.

El problema con la compra de alimentos más saludables es que a veces no nos emociona porque no es el sabor preferido. Sin embargo, comprar los alimentos correctos y ricos en nutrientes y evitar aquellos que nos hacen felices temporalmente nos hará más felices a largo plazo. La mala comida desordena nuestras funciones corporales. Cuando nuestro cuerpo no trabaja correctamente podemos tener problemas estomacales. Entonces, aunque no parezca que vale la pena, a medida que te acostumbras a una dieta diferente, tu cuerpo se recuperará lentamente de todo el daño que recibió. Y, no te preocupes, eventualmente te acostumbrarás esos alimentos y amarás a la mayoría de ellos.

Otros beneficios de llevar un estilo de vida saludable incluyen: menores posibilidades de ser diagnosticados con cáncer, así como menores posibilidades de tener diabetes y problemas cardíacos. Aunque no previene completamente las enfermedades, disminuirá la probabilidad de contraerlas.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Libertad de las cadenas de adicción

“Así que, si el Hijo los hace libres, ustedes son verdaderamente libres” Juan 8:6 (NTV).

La adicción es una forma de esclavitud, ya sea por el consumo de alguna sustancia, como drogas o alcohol o a conductas como el juego, la pornografía, la tecnología etc.

Cuando las personas adquieren un hábito compulsivo esto tiene consecuencias en las tres áreas del ser humano, es decir en lo físico, mental y espiritual. La adicción entonces se transforma en una cadena que tiene atrapado al individuo, ya que pese a que tiene la voluntad de poner fin a esta atadura, no puede hacerlo ya que sus propias fuerzas no alcanzan. Se requiere la intervención divina, ya que Jesús es quien puede traernos completa libertad.

Si hoy reconoces que te encuentras atado a un vicio o tienes algún problema de adicción, clama a Jesús para poder hallar verdadera libertad. También recuerda que hay profesionales que pudieran ayudarte, siendo verdaderos instrumentos en manos de Dios, para lograr tu sanidad.

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

7 hábitos para practicar a diario

Los buenos hábitos deben practicarse siempre, pero muchas veces más hacemos lo que nos hace mal, que lo que nos beneficia. Si bien hay muchas buenas costumbres que debemos ejercitar, éstas son algunas que no deben faltar en nuestro día a día.

1. Orar y leer la Biblia.

Prosperar en el ámbito económico, social, amoroso, etc, no se compara con crecer en el aspecto espiritual. Tener una relación con Dios que no mengua, sino que procura desarrollarse aún más, es algo que se logra a diario. Es por ello que debemos orar y meditar en lo que leemos en la Biblia. Orar nos permite comunicarnos con Dios y leer la Biblia nos enseña a conocer a Dios y además nos da consejos útiles para aplicar en nuestra vida diaria.

2. Tomar agua.

En promedio, el ser humano está compuesto por un 60% de agua. Las actividades que hacemos todos los días hacen que nuestros niveles de hidratación disminuyan; por tal motivo debemos beber agua a diario. Hay muchos que creen que el agua azucarada o procesada tiene los mismos efectos que tomar agua pura; sin embargo, el azúcar y los químicos dañan el cuerpo. Para que podamos aprovechar los beneficios del agua a lo máximo, debemos beberla sin ningún otro aditivo.

3. Sonreír.

Sonreír es algo que no cuesta dinero ni esfuerzo, pero que tiene mucho beneficios. Diferentes investigaciones han confirmado que el simple acto de sonreír hace que el humor mejore y que el cuerpo en general tenga una sensación de bienestar. Asimismo, la sonrisa es una gran puerta que nos ayuda a conectarnos con los demás y a tener una mejor relación con ellos.

4. Comer alimentos saludables.

Las excusas para comer comida no saludable nunca se terminan si no decidimos detenerlas. No digas que comerás algo solo por ese día, y que a la mañana siguiente harás dieta. Esa clase de frases son solo pretextos que dañan tu salud. Si realmente quieres cambiar tu estilo de vida, toma la decisión diaria de controlar lo que comes y no dejarte llevar por tus antojos.

5. Ser amable.

La amabilidad dice mucho de quién eres, pero también hace que los demás te vean como más atractivo. Los estudiosos Kevin M. Kniffin y David Sloan Wilson realizaron una serie de tres estudios con los cuales comprobaron que las cualidades positivas de una persona modifican e incrementan su atractivo. Ellos llegaron a la conclusión de que las personas amables son vistas como estéticamente más bellas que aquellas que son egoístas. El mismo resultado se obtuvo cuando se analizó otros hábitos positivos de los participantes.

6. Dar lo mejor.

No todos los días son buenos, pero no todos son malos. Lo importante es la actitud que tenemos cada día y las decisiones que tomamos. Colosenses 3:23 dice: “Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo.” Y ésa es la manera en que debemos proceder a diario. Al hacerlo, no solo cambiaremos nuestra conducta, sino también la de los que nos rodean.

7. Hacer ejercicios.

Los seres humanos fuimos diseñados para estar en movimiento, pero nuestras costumbres hacen que tengamos una vida sedentaria, la cual es la causa de muchas enfermedades y dolencias. Caminar por 30 minutos como mínimo al día, es lo que recomiendan los expertos para mantener nuestro cuerpo saludable. Sin embargo, no solo debemos limitarnos a ese tiempo, sino estar activos lo más que pondamos.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Sobre qué estás edificando tu vida?

Los huracanes, las inundaciones y los tornados han causado grandes pérdidas materiales y humanas en países que han experimentado estos desastres. Por esta razón algunos constructores han decidido edificar casas que son como fortalezas, con ventanas que pueden resistir grandes vientos, fuertes clavos para techos que sólo pueden ser cortados y muros que no sean movidos por los desastres naturales.

Algo similar sucede con nosotros, cada área de nuestra vida  es una casa por construir. Cuando se presentan los problemas, es cuando vemos qué tipo de cimiento tenemos en cada una de ellas.

¿Sobre qué estás edificando tu vida? ¿Sobre tu experiencia, inteligencia, sabiduría humana o sobre la Roca?

Si llevas una vida inestable y sientes que no hay respuesta ni cambio en ningún área, es porque estás edificando tu casa sobre la arena. Tal vez te desanimas fácilmente cuando llegan los problemas y sientes desfallecer, pensando que huir de esa situación es tu mejor salida.

El fruto que das, es el que refleja el cimiento en el que está construida tu vida:

“Las obras de la naturaleza pecaminosa se conocen bien: inmoralidad sexual, impureza y libertinaje; idolatría y brujería; odio, discordia, celos, arrebatos de ira, rivalidades, disensiones, sectarismos y envidia; borracheras, orgías, y otras cosas parecidas. Les advierto ahora, como antes lo hice, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.”

(Gálatas 5:19-21 NVI)

Para que tu vida sea edificada sobre un cimiento fuerte, debes tomar decisiones radicales que te permitan crucificar todo lo que ofende a Dios. Esto podría llevar tiempo porque hay que cavar hondo y se necesita de disciplina para tener estabilidad, pero si quieres subir un nivel más, deberás crear hábitos espirituales: La oración, la meditación de su Palabra y el congregarse; así cuando vengan los vientos de problemas puedas estar firme en tu fe.

Es hora de trabajar en un sólido proyecto de vida, en el que escribas tus metas y definas cómo las vas a lograr. Analiza dónde estás parado, si tu vida está edificada sobre la roca o sobre la arena, porque que tus sueños se hagan realidad, dependerá del cimiento sobre el que los construyas.

“Todo aquel que viene a mí, y oye mis palabras y las hace, os indicaré a quién es semejante. Semejante es al hombre que al edificar una casa, cavó y ahondó y puso el fundamento sobre la roca; y cuando vino una inundación, el río dio con ímpetu contra aquella casa, pero no la pudo mover, porque estaba fundada sobre la roca.” Lucas 6:47-48 (RVR).

Por Ruth Mamani.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

De malo a bueno

Los hábitos son conductas repetidas regularmente y se adquieren, nadie nace con ellos. Cada persona suele moldear continuamente su forma de ser y de actuar de acuerdo a las influencias que recibe de su entorno.

Entre los hábitos que se suelen ir adquiriendo están los buenos y los malos, estos  últimos suelen ser piedra de tropiezo en diferentes circunstancias, no sólo para uno mismo sino para los demás. Por ejemplo, las personas que no cepillan sus dientes después de las comidas son más propensas a sufrir de caries, o las que dejan las tareas para último momento suelen ser las que viven con más estrés y no solamente en sus trabajos sino también con sus familias.

Lo bueno es que los hábitos malos pueden cambiarse con un poco de empeño y constancia. Para esto necesitamos auto disciplina, y si crees que no lo puedes lograr, ten presente esta palabra: “…no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.” 2 Timoteo 1:7 No hay excusa para quedarse derrotado sin antes luchar; aunque muchas veces no tendremos el aliento o el apoyo de los demás tenemos un Dios poderoso que se interesa en nuestra vida y que está siempre para ayudarnos a ser mejores cada día.

Estos son algunos consejos que encontramos en la Biblia para vencer los malos hábitos:

     – El sueño es bueno porque te ayuda a descansar y a recuperar las fuerzas, pero no duermas más de lo que necesites, “Si te encanta dormir terminarás en la pobreza. ¡Mantén los ojos abiertos y tendrás comida en abundancia!” Proverbios 20:13 (NTV)

     – La flojera es enemiga del progreso: “Los perezosos ambicionan mucho y obtienen poco, pero los que trabajan con esmero prosperarán.” Proverbios 13:4 (NTV)

     – No dejes de lado las advertencias, pues te hacen sabio “El sabio teme y se aparta del mal; Mas el insensato se muestra insolente y confiado.” Proverbios 14:16 (RVR1960)

     – Dios quiere lo mejor para ti, siempre busca su consejo “Confía en el Señor con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento. Busca su voluntad en todo lo que hagas, y él te mostrará cuál camino tomar.” Proverbios 3:5-6 (NTV)

Te animo a que busques la respuesta que necesitas para  las luchas que enfrentas en la Biblia. Para superar alguna mala costumbre necesitarás esmero pero tendrás la dicha de ser la persona que Dios desea que seas.

¡Empieza hoy para ver resultados mañana!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué hábitos matan tu inteligencia?

“La verdadera señal de la inteligencia no es el conocimiento sino la imaginación”. — Albert Einstein.

Todos los seres humanos nacimos con la misma capacidad de adquirir nuevos conocimientos, tal vez unos con más facilidad que otros, pero Dios nos hizo a su imagen y por lo tanto, no hay quien sea más que otro. Sin embargo, hay personas que han desarrollado mejor sus habilidades y por eso son consideradas más inteligentes. Por otra parte, hay hábitos que impiden que el cerebro trabaje adecuadamente los cuales dificultan el crecimiento de nuestras destrezas. Éstos son:

Ver televisión:

Un estudio hecho por la Universidad Tohoku, en Japón, demostró que ver televisión cambia dramáticamente la biología de nuestros cerebros. También descubrieron que las personas que miran televisión diariamente son más propensas a la depresión, diabetes, a disminuir su capacidad verbal, desarrollar conducta antisocial, entre otros problemas. Otras investigaciones concuerdan en el hecho de que ver televisión, independientemente del contenido, bloquea nuestra capacidad de análisis crítico, lo cual es una gran limitación para la inteligencia. Por lo que los expertos recomiendan reducir el tiempo que se está frente a la pantalla y reemplazar esos momentos con alguna actividad que ayude al cuerpo y al cerebro.

Nutrición inadecuada:

La frase “eres lo que comes” se aplica también en cuanto a la inteligencia. La comida chatarra, las bebidas alcohólicas, los cigarrillos y la drogas dañan a todos los órganos de tu cuerpo, y el resultado se ve en muchas áreas de tu vida. Por ejemplo, un estudio realizado por la Universidad Nacional de Australia demostró que los alimentos grasosos y procesados hacen que el hipocampo, que es responsable del aprendizaje, la memoria y la salud mental; sea más pequeño. Es por ello que los expertos recomiendan tener una alimentación balanceada que ayude a tener una mejor calidad de vida.

Sueño inadecuado:

El Dr. Rapoport, profesor asociado de la NYU Langone Medical Center, afirma que el sueño fortalece las habilidades aprendidas durante el día. Además, mientras uno duerme, el cerebro organiza y reestructura los recuerdos, los cuales son de vital importancia en el proceso creativo. Esto quiere decir que de nada vale adquirir nuevos conocimientos si no se duerme el tiempo suficiente. Los expertos recomiendan dormir de siete a ocho horas diarias y tratar de mantener esta rutina. Asimismo aconsejan leer diariamente, pues esto mantiene al cerebro joven y saludable; y también sugieren utilizar la lectura como medio de relajación para tener un descanso pleno durante toda la noche.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

4 cosas que debes hacer al levantarte

El tener un buen día depende de la manera en cómo lo empezamos. Algunos se quedan dormidos y en el apuro, salen de casa sin haberse dado un tiempo para disfrutar la mañana. Éstas cuatro prácticas te ayudarán a tener un buen día, especialmente si lo haces en ese orden:

1. Orar:

El amanecer con vida y tener la dicha de disfrutar un día más, es uno de los tantos motivos por los que debemos estar agradecidos con Dios. Por lo cual, ora apenas te levantes y cuéntale a Dios todas tus alegrías, preocupaciones, tristezas, o cualquier situación que desees. De esta forma, sin importar lo que suceda en el transcurso de las horas, te sentirás libre y sin cargas pues sabrás que Dios está contigo en todo momento.

2. Estirar los músculos de tu cuerpo:

No cometas el error de despertarte y hacer las cosas apresuradamente. En cambio, toma un momento para estirar los músculos de tu cuerpo y así evitar cualquier mal movimiento que te pueda causar dolor. Incluso si no dispones de mucho tiempo en las mañanas, trata de practicarlo al menos por cinco minutos.

3. Tomar agua:

Muchos estudios confirman que tomar agua al despertarse ayudará a tu metabolismo, eliminará las toxinas, contribuirá a que tu cerebro trabaje mejor, e incluso te ayudará a bajar de peso. Lo recomendado es tomar 16 oz (473 ml) de agua cada mañana y en poco tiempo se notan los resultados.

4. Escuchar música:

La música puede cambiar tu humor casi instantáneamente, además de disminuir tu presión sanguínea; por lo tanto, sé selectivo con lo que escuchas y elige música que pueda influenciar positivamente en tu vida, tenga un buen mensaje y te llene de energía.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Hábitos

Hábitos

 

Por Sarai Llanes y Ahmed Otero

 

Construimos hábitos como las hiedras

que fijan su historia en un adentro

tan salvaje y enmarañado, que obviamos

dónde, cuándo y qué piedras

golpean los bordes del ser que engañamos.

Construimos bloques de rutina

con temores y cansancios,

y armamos el bosquejo del discurso,

lo llenamos de mensajes, de quehaceres,

de pequeños malestares sin refugios.

Y se nos quiebra la identidad,

pero sus despojos tienen raíces,

vida, pausas de cariño invertido.

Y nos operan los miembros de la sociedad,

con sus envergaduras y sus matices.

A lo mejor nuestras causas contienen su soledad.

                                                                         Ahmed Otero

 

Todos estamos manejados por nuestros hábitos. Si no existieran los hábitos, tendríamos que pensar antes de cada acción en todo momento. Los hábitos son –cómo explicarlo- nuestro “piloto automático”. Existen hábitos espirituales y materiales, que pueden tener un impacto para el alma o el cuerpo. En el orden material, por ejemplo, es positivo aficionarse a una comida sana, mientras que es negativo comer en exceso, fumar o beber alcohol. En todos estos casos, entramos acto seguido en el orden espiritual, pues hay un quebrantamiento de un precepto divino: estamos obligados a cuidar nuestros cuerpos. Dios nos lo ha dado como sostén del alma y tenemos la responsabilidad de mantenerlo siempre en buenas condiciones.

Y tú… ¿Qué hábito se te ha hecho difícil romper y que hiciste para superarlo? ¿Cuál es el hábito más importante que tienes en tu vida en este momento? ¿Qué nuevos hábitos vas a desarrollar? Recuerda que el agua, gota a gota, rompe la roca. Tus hábitos te harán una persona saludable o enferma, una persona próspera o pobre, una persona llena de amigos o solitaria. Día a día, definirán tu destino.

Si te perdiste nuestro programa en vivo, aquí tienes los audios. Recuerda seguirnos en facebook como  “Una historia que contar”, escribirnos a [email protected] y conectarte con nosotros todos los jueves a las 4 pm Hora Miami por www.cvclavoz.com/shows/una-historia-que-contar/

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo cambiar malos hábitos?

Desde pequeñas acciones, hasta costumbres arraigadas desde la infancia; todos tenemos hábitos que no son saludables para nosotros ni para los demás. Poner excusas para evitar cambiarlas, sólo hará que los malos hábitos se conviertan en problemas que pueden salirse de control. Así que, para no caer en esta situación, debemos:

  1. Identificar: ¿Qué hábito no te brinda ningún beneficio? ¿Por qué continúas haciéndolo? ¿Constantemente sientes la necesidad de justificarlo, aún sabiendo que está mal? Una vez que admitas que hay hábitos dañinos para tu vida, podrás dar el siguiente paso.
  2. Evitar: ¿Qué factores contribuyen a que este mal hábito se desarrolle? ¿Cómo puedes alejarte de ellos? Si hay situaciones que te llevan a practicar este mal hábito, entonces, evítalas. No intentes probar tu fortaleza acudiendo a la tentación para vencerla, sino que debes ser prudente y alejarte de ellas.
  3. Usar el lenguaje apropiado: Si usualmente te dices a ti mismo que no lo lograrás, entonces es momento de cambiar tu lenguaje. Nuestras palabras tienen más poder de lo que pensamos, así que no olvides decirte palabras de aliento y confiar en que lograrás eliminar todos los malos hábitos de tu vida.
  4. Pedir ayuda: Hay problemas que requieren ayuda de un profesional. Si ese es tu caso, no sientas vergüenza en acudir a un especialista. Si no, también puedes pedir a tus amigos o familiares para que te ayuden a cambiar los malos hábitos.
  5. Orar: Dios conoce nuestras fortalezas y debilidades; por lo tanto, entiende por lo que estás pasando. Acepta que tienes malos hábitos y pide a Dios que te ayude a cambiarlos.
  6. Perseverancia: Los malos hábitos no se eliminan de la noche a la mañana, sino que toman su tiempo. Reemplaza los malos hábitos con unos buenos y sigue adelante. Si tropiezas o caes en el camino, no te quedes allí; levántate y continúa. Después de todo, no podrás cambiar los malos hábitos si no pones de tu parte.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Dejen la Comodidad Y Comprométanse de Una Vez!

Acabo de leer una devoción donde hablan de una fe ofensiva. Y es absolutamente cierto. Tantas veces que he querido hablarle a muchas personas de Jesús, y ¡siento como que las estoy ofendiendo! Les cuesta dejar sus costumbres, aunque sepan que no son buenas.

Creer en Jesús, para esas personas, resulta incómodo, demasiado estricto. Y sí es; Él fue muy claro al hablarnos y al dejarnos su guía para esta vida, la Biblia. Dios no tiene términos grisáceos cuando del bien y el mal se trata. Si hay duda de que algo esté bien en nuestra mente o nuestro corazón, es porque NO está bien.

Pero la mayoría de las personas prefieren la comodidad de hacer lo que les venga en gana y solo buscar a Dios cuando les llegan las consecuencias de esas decisiones que tomaron aunque sabían que podían meterse en problemas. Les molesta mucho más aún que les digamos que ciertos hábitos o tendencias son pecado.

Comprometerse a dejar de lado sus vicios, sus malas decisiones en cuanto a su vida personal y de pareja, sus malos hábitos, (sus pecados), les parece molesto y por eso cuando uno les habla de hacerse Cristianos, lo primero que dicen puede ser: “yo haré eso cuando esté mayor y cansado o cansada de hacer y deshacer”. Sin importarles cuántos dolores de cabeza, cuántas roturas de corazón y heridas pudieran evitarse tomando la decisión ahora mismo. Es lo que dicen: “nadie experimenta por cabeza ajena”. Es triste, porque cuando llegamos a entender el amor de Dios y la libertad que nos da recibirlo en nuestro corazón, siempre sentimos pesar de no haber tomado la decisión mucho antes. Más nos vale estar preparados para el regreso de Jesús. Recomiendo leer Eclesiastés 12:1

Pregúntale a Andrés -¿Afecta el mal crédito de otro país aquí en EEUU?

Andrés,

Si alguien tiene mal crédito en su país y viene a Estados Unidos, ¿esas deudas le afectan su crédito aquí? Felicitaciones por tu programa y gracias por ayudarnos.

Sergio

West Palm Beach, FL

 

Hola Sergio,

No, un historial de otro país no tiene ningún efecto aquí en Estados Unidos (ni para bien, ni para mal), pero sí hay algo aún peor. Esa persona viene arrastrando los mismos hábitos que le dieron un mal crédito en su país, y eso es más peligroso. La buena noticia es que los malos hábitos se pueden cambiar por buenos hábitos con un buen lavado de coco (coco-wash).

 

Recuerdo bien todas las cosas que nos decían cuando empezamos a contar que nos veníamos a vivir a Estados Unidos. Casi todos los consejos giraban entorno al crédito. Lo chistoso es que ninguna de esas personas vivía en Estados Unidos; ¡ah!, pero eso sí, daban consejos como expertos. A mí me quedó todo bien claro: si quería lograr algo y tener éxito en este país, necesitaba construir crédito. Al igual que la gran mayoría, puse mis esfuerzos financieros en construir crédito.

 

Construir crédito significa: pedir prestado para, luego, tener la capacidad de pedir más prestado. Muchas personas se enfocan más en construir crédito que en construir riqueza. Lo irónico es que se requiere el mismo esfuerzo para construir riqueza que para mantenerse endeudado con el fin de tener un alto puntaje de crédito. La diferencia entre esas dos es que, mensualmente, pones el dinero en algo que aumente de valor en vez de hacer pagos para salir de la deuda. En serio, no se toma mayores ingresos. Una persona que hace pagos mensuales tiene la capacidad de invertir y terminar siendo financieramente independiente.

 

Espero hayas aprendido la lección y las consecuencias de tener como iniciativa el construir crédito. Cuando me confiesas que tuviste mal crédito en tu país, significa que andabas retrasado con los pagos a tus acreedores. ¿Cuántas veces debemos tocar una plancha caliente para darnos cuenta que quema? Básicamente, tienes una oportunidad para hacer borrón y cuenta nueva y poner en práctica lo que has aprendido. Dicen por ahí que si uno hace lo mismo y lo mismo, esperando diferentes resultados, significa que uno está loco.

 

Apunta a algo diferente. Si al hacer pagos mensuales, construyes la riqueza de otro; ¿por qué no mejor construir la tuya? ¿Cómo sería tu vida sin deudas?

 

Andrés

7 hábitos para una buena vida

1. Decide concentrarte en lo bueno de las situaciones y las personas: Es fácil ver lo malo, pero nuestra concentración debe estar en las virtudes, en las posibilidades. Lo que más vemos, pensamos y hablamos determina nuestra vida. Piensa, habla y ve lo bueno.

 “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo digno, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo honorable, si hay alguna virtud o algo que merece elogio, en esto mediten.” Filipenses 4:8

2. Habla menos: Generalmente nos arrepentimos de lo que hablamos de más, no de lo que callamos. Además esto último se resuelve fácilmente.

“Hasta el necio pasa por sabio e inteligente cuando se calla y guarda silencio.” Provervios 17:28

3. Cumple tus promesas: La confianza se gana a través de experiencias en las que hicimos lo que prometimos; cuídate de cumplir las pequeñas y grandes promesas y los demás confiarán en ti sus pequeñas y grandes oportunidades y tesoros.

4. Mantente dando: Lo que sembramos cosechamos; quien vive dando, vive recibiendo. Da a los demás de tu tiempo, cariño, conocimiento, dinero y amistad. Cada vez que recibas algo, comparte con alguien una porción, así mantendrás abierta la llave de las bendiciones.

“El que es generoso, progresa; el que siembra, también cosecha.” Proverbios 11:25

5. Persevera: No importa las circunstancias, persevera, persevera, persevera; y cuando te canses, persevera.

“Yo te pido que seas fuerte y valiente, que no te desanimes ni tengas miedo, porque yo soy tu Dios, y te ayudaré por dondequiera que vayas.” Josué 1:9

6. Expresa amor a los tuyos: Abraza a tus hijos, besa a tu pareja, escríbeles una nota, diles textualmente “te amo” y escúchalos. Nadie nos enamoramos de lo que otro siente por nosotros, sino de cómo expresa lo que siente.

7. No permitas que pase un día sin platicar con Dios: Nadie te ama más, nadie te perdona tanto, nadie te da tantas oportunidades, nadie está dispuesto a escucharte siempre y nadie ha dado su vida por ti, sólo Cristo. Compártele tus deseos, necesidades y gratitud.

“Dios amó tanto a la gente de este mundo, que me entregó a mí, que soy su único Hijo, para que todo el que crea en mí no muera, sino que tenga vida eterna.” Juan 3:16

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend