herencia Archives | CVCLAVOZ

All posts in “herencia”

3 asuntos que separan a las familias

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Shebloski, B., Conger, K., & Widaman, K. (2005). Reciprocal links among differential parenting, perceived partiality, and self-worth: a three-wave longitudinal study. Journal Of Family Psychology, 19(4), 633-642. doi: 10.1037/0893-3200.19.4.633
2–Schneider, J. (2000). Effects of cybersex addiction on the family: Results of a survey. Sexual Addiction & Compulsivity, 7(1-2), 31-58. doi: 10.1080/10720160008400206
–Sugaya, N., Haraguchi, A., Ogai, Y., Senoo, E., Higuchi, S., & Umeno, M. et al. (2011). Family Dysfunction Differentially Affects Alcohol and Methamphetamine Dependence: A View from the Addiction Severity Index in Japan. International Journal Of Environmental Research And Public Health, 8(10), 3922-3937. doi: 10.3390/ijerph8103922
–The Treehouse Rehab. (2018). How Does Addiction Affect Family and Friends? Recuperado el 4 de marzo de 2019, de https://www.treehouserehab.org/addiction-affect-family-friends/
3Financial Times. (2017). Family disputes over inheritance surge 36% in 2016. Recuperado el 4 de marzo de 2019, de https://www.ft.com/content/da9eb0d8-872d-11e7-8bb1-5ba57d47eff7

El verdadero significado de ser padres

“He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre.” Salmos 127:3 (RVR1960)

Muchos padres primerizos se sienten abrumados por todo lo que implica la paternidad y el consecuente temor a equivocarse. Conscientes de la gran responsabilidad que significa criar a un hijo, pueden creer que no están a la altura o  lo suficientemente preparados. Pero la realidad es que el trabajo de padres no es sencillo, requiere el esfuerzo y la concentración de las 24 horas del día y los 365 días del año, no se les ofrece vacaciones ni se les otorga días personales que les permitan un descanso. Por esto puede que esta profesión sea la más sacrificada de todas, pero si Dios te ha confiado la gran responsabilidad de ser padre, no consideres esto como una carga, sino un precioso privilegio. Recuerda que tienes la importante misión de transmitir a tus hijos el amor de Dios y la responsabilidad de instruirlos en sus caminos. Ten siempre presente, que tus hijos son un regalo del Señor, por lo tanto toma un momento para dar gracias a Dios por sus vidas y también aprovecha para levantar una oración en favor de ellos.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Inculcar lo que permanece

“Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.” Proverbios 22:6 (RVR 1960). 

Generalmente los padres desean los mejor para sus hijos, le proveen el alimento, vestido y los recursos necesarios para poder defenderse en la vida; pero más allá de las cosas materiales, o de la herencia que un padre pueda dejar a sus hijos, están los valores que les van inculcando con su ejemplo. Y entre estos, ¿qué mejor que instruirlos acerca de los principios que nos enseña la Palabra de Dios? Estos valores son los que perduran y por lo tanto, la mejor herencia que podemos dejar a nuestros hijos.

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Te estaba esperando

Una muchacha estaba asustada porque descubrió que se encontraba embarazada, pensó que su padre la mataría, por lo que decidió irse de su hogar y buscó refugió en la casa de una amiga.

Después de un tiempo se dio cuenta que necesitaba el apoyo de su familia para salir adelante, por lo que decidió regresar. A pesar del dolor y angustia que sufrieron sus padres por su desaparición, al verla, la recibieron con alegría, abrazos y besos porque su hija que creyeron muerta, ahora estaba con ellos.

Esta anécdota se parece a una historia que se encuentra en la Biblia: Un joven pide la parte de su herencia para irse de su hogar, su padre accede y el muchacho comienza a vivir perdidamente hasta que su fortuna se termina, sufre por sus errores y decide regresar a su padre, aunque sea recibido como un sirviente.

“Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó. Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo. Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies. Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta; porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse.” Lucas 15:20-24 (RVR 1960)

Su padre lo estaba esperando y cuando lo vio, corrió para abrazarlo y besarlo, no le interesaba si su hijo había gastado todo el dinero de la herencia, si había vivido de la peor manera, lo que importaba era que había vuelto e hizo fiesta para celebrar.

A veces tenemos miedo de acercarnos a Cristo porque le hemos fallado, cediendo a nuestras debilidades o tomado decisiones que no eran correctas, y pensamos que Dios no quiere escucharnos o vernos; sin embargo, Él está esperando nuestro regreso, no le interesa cuánto nos hemos ensuciado o cuántas caídas tuvimos, sólo le interesa que regresemos a casa.

En esta oportunidad te animo a regresar a los brazos del Señor, entra a su presencia en oración, Dios está esperando que vuelvas a cruzar esas puertas y te aseguro que habrá una gran fiesta porque su hijo que parecía estar muerto, ha vuelto a vivir.

¡No importa el pasado, sólo la decisión que tomes ahora!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Modificación genética

Hasta hace algunos años se creía que el ADN heredado era inalterable. Sin embargo, Juleen Zierath del Instituto Karolinska en Suecia encabezó un estudio para determinar si existía por lo menos una posibilidad de modificar los rasgos genéticos de un individuo en forma natural.

Durante la investigación se descubrió que una persona sana físicamente pero sedentaria, presentaba cambios sutiles en el código de su ADN solamente haciendo ejercicios por un corto tiempo al día o desarrollando alguna de sus habilidades. Esas actividades resultaban en alteraciones químicas ligeras en la estructura del código genético convirtiéndose en puntos de partida para una “reprogramación” del gen humano.

Por ejemplo: los músicos, influenciados por sus padres en la mayoría de los casos, dicen que descubrieron el gusto por ese arte a muy corta edad y si preguntamos a sus abuelos quizás también hayan tenido algo que ver con la música, y de esa manera podríamos retroceder hasta llegar al individuo que empezó a desarrollar ese talento dentro de su familia. Lo mismo pasa con la mayoría de los atletas: los hijos pueden tener un gusto por el deporte influenciados por sus padres, pero también pueden tener esa inclinación innata por su herencia genética.

Existen muchas costumbres que pueden hacer posible la reprogramación del ADN en un individuo. Dentro del ámbito espiritual sucede algo similar.

Hubo un tiempo en el que el pueblo de Israel usaba un refrán que decía: “Los padres comen uvas agrias y a los hijos se les destemplan los dientes” Ezequiel 18: 1 (Versión Dios Habla Hoy) Esa era una forma racional de entender el porqué del sufrimiento o las penurias en la vida de algunas personas. Esa misma idea es la que podemos ver en Juan 9:2 que dice: “Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego?” Versión Reina-Valera 1960

Ellos creían que un hijo podía heredar las consecuencias de los pecados cometidos por sus padres, pero esto no es así. Jesús mismo aclara todo diciendo: “No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él.” Juan 9:3 Versión Reina-Valera 1960

¿Crees que estás heredando alguna condición espiritual de tus padres? Pobreza, divorcio, enfermedad, infidelidad, vicios, pecados, etc. Aunque todo eso podría afectar el desarrollo de la vida de una persona hasta cierto punto, siempre es posible mejorar la condición espiritual.

Todos nacimos con tendencias pecaminosas distintas, pero por el sacrificio de Jesús, ahora podemos ser libres de toda atadura generacional y de cualquier pecado que intente apresarnos.

“El alma que pecare, esa morirá; el hijo no llevará el pecado del padre, ni el padre llevará el pecado del hijo; la justicia del justo será sobre él, y la impiedad del impío será sobre él.” Ezequiel 18:20 Versión Reina-Valera 1960

Las condiciones en las que viniste al mundo o todo lo que hayas tenido que vivir en el pasado, no son más fuertes que Dios. Él puede hacerlo todo nuevo.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Acepta la invitación

A lo largo de nuestra vida recibimos mil invitaciones, ya sea a eventos, a cargos, puestos que son muy tentadores; y nosotros tendemos a asentir estas invitaciones después de analizar si será cómodo para nosotros aceptar.

Dios nos hace una invitación constante para ser hijos suyos. En su Palabra nos dice que fuimos escogidos, no un accidente y tampoco quiere adoptarnos  por razones de lástima si no que nos ama y quiere que disfrutemos de sus promesas y bendiciones.

“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable” 1 Pedro 2:9 (RV-1960)

Si aceptas la invitación que Dios te hace de corazón para hacerte su hijo Él cumplirá lo que dice en su Palabra acerca de no apartarse de ti, si no que tiene guardada una gran herencia para ti como hijo suyo, “Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó,  Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman.” 1 Corintios 2:9 (rv-1960).

Pero el hecho de hacerte su hijo no quiere decir que ahora todo será fácil, si no que aunque la vida sea difícil, Dios como tu Padre, estará contigo y no te dejará ni un instante solo.

”No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.” Isaías 41:10

A veces las personas llegan a pensar que el hecho de que Dios nos escoja y aparte quiere decir que sólo quiere usarnos y nada más, al contrario, Él quiere mostrar su gloria, su gracia y su poder a través de sus hijos.

Acepta la invitación que hoy Dios te hace y permite que escriba tu nombre en el registro del cielo y lo selle con la sangre preciosa de su hijo que dio su vida por ti antes que decidas aceptarlo.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No hay nada oculto

Había un hombre llamado Nabot, que era dueño de un viñedo ubicado en Jezreel al lado del palacio de Acab, rey de Samaria. Cierto día Acab le dijo a Nabot:

-Ya que tu viñedo está tan cerca de mi palacio, me gustaría comprarlo para usarlo como huerta. A cambio te daré un viñedo mejor, o bien, si prefieres, te pagaré con dinero.

Pero Nabot respondió: -El Señor me libre de entregar la herencia que me dejaron mis antepasados.

Acab regresó a su casa enojado y de mal humor. -¿Qué te pasa? -le preguntó su esposa Jezabel-. ¿Por qué estás tan disgustado que no quieres comer nada?

-Le pedí a Nabot que me vendiera su viñedo, incluso le ofrecí darle otro mejor, ¡pero no quiso! -le contestó Acab.

-¿Acaso no eres tú el rey de Israel? -preguntó Jezabel-. Levántate y come algo, no te preocupes por eso. ¡Yo te conseguiré el viñedo de Nabot!

Entonces ella escribió cartas en nombre del rey, las selló y las envió a los ancianos y a los demás líderes de la ciudad. En esas cartas daba la siguiente orden: “Convoquen a todos los ciudadanos a que se reúnan para hacer ayuno y oración y denle a Nabot un lugar de honor. Luego, sienten a dos testigos falsos frente a él para que lo acusen de maldecir a Dios y al rey. Después sáquenlo y mátenlo a pedradas”.

Se siguieron las instrucciones tal como Jezabel las había ordenado. Los dos falsos testigos acusaron a Nabot ante todos los presentes diciendo: “Este hombre maldijo a Dios y al rey”. Lo arrastraron hasta sacarlo de la ciudad y lo mataron a pedradas.

 En cuanto Jezabel oyó la noticia, le dijo a su esposo: “¿Recuerdas el viñedo que Nabot no quería venderte? Bueno, pues, ¡ahora es tuyo! ¡Él está muerto!”. Acab bajó de inmediato al viñedo para tomarlo.

Pero el Señor dijo a Elías: “Ve a encontrarte con el rey Acab de Israel, que gobierna en Samaria. Estará en Jezreel, en el viñedo de Nabot, adueñándose de él. Dale el siguiente mensaje: “Esto dice el Señor: ¿No te bastó con matar a Nabot? ¿También tienes que robarle? Por lo que has hecho, ¡los perros lamerán tu sangre en el mismo lugar donde lamieron la sangre de Nabot!”.

-Así que, enemigo mío, ¡me has encontrado! -le dijo Acab a Elías.

-Sí -contestó Elías-, te encontré porque te has vendido para hacer lo malo a los ojos del Señor. Por eso ahora Él dice: “Traeré calamidad sobre ti y te consumiré. ¡Destruiré a cada uno de tus descendientes varones, tanto esclavos como libres, en todo Israel! Voy a destruir a tu familia como lo hice con la familia de Jeroboam y con la familia de Baasa, ¡porque me hiciste enojar mucho e hiciste pecar a Israel!”.

En cuanto a Jezabel, el Señor dice: “Los perros comerán su cuerpo en la parcela de Jezreel”.

Nunca nadie se entregó tanto a hacer lo que es malo a los ojos del Señor como Acab, bajo la influencia de su esposa Jezabel.

Sin embargo, cuando Acab escuchó este mensaje, rasgó su ropa, se vistió de tela áspera e hizo ayuno. Hasta dormía vestido de tela áspera y andaba de luto.

Entonces Elías recibió otro mensaje del Señor: “¿Viste cómo Acab se ha humillado ante mí? Por haberse humillado, no haré lo que prometí mientras él viva, sino que traeré la desgracia sobre sus hijos. Destruiré su dinastía”. (1 Reyes 21: 1-29 NTV)

Porque todo lo que esté escondido se descubrirá, y todo lo que se mantenga en secreto llegará a conocerse. Lucas 8:17 (TLA)

No existe nada que podamos ocultar, Dios lo sabe todo, de manera que cada día debemos esforzarnos por vivir como a Él le agrada y cumplir sus mandamientos porque si bien Él es un Dios Misericordioso, también es un Dios Justo, no puede evitar las consecuencias de nuestras propias decisiones.

Si hay algo que aún no le confesaste a Dios, te animo a que este momento te pongas a cuentas con Él, no permitas que siga pasando el tiempo y que el enemigo continúe condenándote porque una vez que hagas la confesión de tu pecado, Dios te perdonará y nunca más lo recordará. La decisión la tienes tú, este día puedes ser libre de todo aquello que hasta hoy te ha impedido recibir todas las bendiciones que tu Padre Celestial quiere darte.

Empieza a ser más consciente de cada decisión que tomes porque las consecuencias no solo te afectarán a ti sino también a tus próximas generaciones.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend