hijos Archives | CVCLAVOZ

All posts in “hijos”

Con paciencia…

“Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.” Efesios 6:4 (RVR1960).

Tener hijos es una bendición de Dios que implica una gran responsabilidad, puesto que es necesario instruirlos y capacitarlos para que en determinado momento puedan valerse por sí mismos. Es una tarea ardua que requiere no sólo amor y perseverancia, sino también mucha paciencia.

Guiar a un niño por el camino correcto, criar a un hijo en disciplina requerirá que uno se arme de paciencia, virtud fundamental que ayudará a ser más objetivos, evitando así dejarse llevar por emociones que pueden ser contraproducentes en el desarrollo del niño como también en su interacción o relación con los demás.

Recuerda que tuviste años para forjar tu carácter, no esperes que tus hijos actúen o reaccionen como lo harías tú. Ellos necesitan tiempo para aprender a reconocer sus emociones y mucho más para aprender a controlarlas.

“Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten.” Colosenses 3:21 (RVR1960).

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué significa amar a un hijo?

“Entonces la verdadera madre, llena de angustia, gritó: ¡Por favor, Su Majestad! ¡No maten al niño! Prefiero que se lo den a la otra mujer. Pero la otra mujer dijo: ¡Ni para ti ni para mí! ¡Que lo partan en dos!” 1 Reyes 3:26 (TLA)


¿Qué harías si tus hijos se encuentran en peligro? Definitivamente una madre no puede ver sufrir a sus hijos y quedarse de brazos cruzados como si nada estuviera sucediendo. Es más, estaría dispuesta incluso a quitarse el pan de la boca para dárselo a sus hijos, a entregarles su propio abrigo si ve que ellos pasan frío, en fin, una madre haría cualquier sacrificio por ver felices a sus hijos.


¿Cuánto amas a tus hijos? Quizás la mejor manera de expresar el amor hacia nuestros hijos, no sólo sea proveyendo lo que ellos necesitan, sino además y de manera fundamental, enseñándoles el amor de Dios con nuestro propio ejemplo. Que cada actitud hacia ellos siempre refleje el amor y la misericordia de Dios, porque un día dejarán su casa para convertirse en verdaderos varones y mujeres que aporten el bien a la sociedad.

Por Ruth Mamani

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Rol de madre

“Educa a tu hijo desde niño, y aun cuando llegue a viejo seguirá tus enseñanzas.” Proverbios 22:6 TLA

El rol de madre es fundamental para formar y preparar a un niño para la vida. Esto representa una gran responsabilidad que solo se podrá ejercer cabalmente con la ayuda de Dios.

Si eres madre, seguramente te ha sucedido de tener momento en los que no sabes cómo actuar. Sin embargo la Palabra nos recuerda que podemos pedir sabiduría a Dios. ”Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará. Dios es generoso y nos da todo con agrado.” Santiago 1:5 PDT 

En la relación con los hijos, no todo es color de rosa, sino que muchas veces hay conflictos. Puede que ellos estén pasando por un tiempo de rebeldía propios de la edad o quizás cuestionan tu autoridad haciéndote sentir frustrada. A veces ellos no escuchan o no quieren hacerlo, pero aún tienes un arma muy poderosa para ejercer tu rol de madre y esta es la oración. No ceses de clamar a Dios por tus hijos, ya sea que están bien, para que permanezcan. Pero si están lejos de Dios o en caminos de rebeldía, no dudes que aún Dios tienes planes de bien con ellos.

Por Danitza Luna


 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ninguno se perdió

“Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliese.”

Juan 17:12

Un padre responsable siempre estará pendiente de sus hijos, velando por el bienestar de cada uno de ellos. Proveerá para sus necesidades, los ayudará y protegerá de los peligros que puedan enfrentar. Nunca un padre será indiferente o descuidará a sus hijos. Siempre estará ahí para cuando lo necesiten y los ayudará a salir adelante.

Jesús es un claro ejemplo de un padre responsable, nunca descuidó a sus discípulos ni dejó de velar por el bienestar espiritual de ellos. Tampoco los hizo sufrir o los hirió emocionalmente. Siempre estuvo ahí para ayudarlos y corregirlos cuando estaban equivocados. 

Marcos 1:32-35 (NVI) dice:

“Al atardecer, cuando ya se ponía el sol, la gente le llevó a Jesús todos los enfermos y endemoniados, de manera que la población entera se estaba congregando a la puerta. Jesús sanó a muchos que padecían de diversas enfermedades. También expulsó a muchos demonios, pero no los dejaba hablar porque sabían quién era él. Muy de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, Jesús se levantó, salió de la casa y se fue a un lugar solitario, donde se puso a orar.”

Jesús siendo un hombre muy ocupado y con mucho trabajo en el día, jamás dejó de buscar a Dios. Él sabía que necesitaba fortalecerse en su Padre para cuidar de sus discípulos y protegerlos. Nunca se excusó para levantarse de madruga y orar por su familia. Y es que el Señor sabía que era su trabajo velar por aquellos que su Padre le había dado.

Es verdad que muchas veces llegamos del trabajo cansados, exhaustos, sin fuerzas y lo único que queremos hacer es descansar y dormir. Pero eso no debe ser una excusa para no orar por nuestra familia y preocuparnos por su bienestar.

Jamás debes olvidar que tú eres la cabeza de tu hogar, es a ti a quién el Señor le ha encomendado a tu esposa e hijos, eres tú quien debe orar, ser ejemplo y enseñarles la palabra de Dios. Nadie lo va hacer por ti, porque es tu responsabilidad mantener a tu familia unida y en plena comunión con Dios. Si no lo haces, la relación con tu familia se  destruirá.

Mientras estés con ellos en este mundo, cuida a tu familia, ámala, provee para sus necesidades, ayúdalos en sus luchas y encamínalos en el camino de Dios. Y así puedas decir: “Dios mío, a los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió.”



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Por qué los padres mienten a sus hijos?

Según un estudio1, la gran mayoría de padres mienten a sus hijos. Algunas mentiras frecuentes conciernen comportamientos que los padres esperan que sus hijos cambien. La mentira más común es decirles que les dejarán solos si comportan mal en algún lugar público. Pero también se da cuando intentan hacerles comer un alimento que a ellos no les gusta o cuando prometen comprarles algo y nunca lo cumplen. Hay otros casos en los que se miente sobre temas más serios con el fin de proteger la inocencia del niño o con la esperanza de no herirlo. Sin embargo, mentir a los hijos tiene consecuencias a largo plazo.

Cuando la figura de autoridad promueve la honestidad en su hogar y luego omite esta regla, está dejando un mal ejemplo a su hijo. Kang Lee2, investigador de la Universidad de Toronto, Canadá, afirma que sus hallazgos ≪demuestran que incluso los padres que más promovieron la importancia de la honestidad con sus hijos, estaban comprometidos en la crianza de los hijos mintiendo≫. Puede que muchos padres vean a la mentira como un recurso para salir de apuros o situaciones embarazosas. Pero, ≪si es constantemente utilizada, puede estar impidiendo oportunidades de aprendizaje para el niño≫, afirma Victoria Talwar3 de la universidad McGill en Montreal.

Otra de las consecuencias negativas de esta práctica es que una vez que el hijo se entera de la verdad, puede tener problemas de autoestima y dudar de sí mismo. ≪Cuando se le dice a un niño que su verdad es una mentira, su duda se generaliza a una desconfianza del mundo exterior≫, afirma Kate Roberts, y además asegura que ser capaz de confiar en uno mismo durante la niñez es ≪un elemento fundamental para una personalidad sana≫.

Un estudio publicado en la revista Frontiers of Psychology4 encontró que el engaño en la niñez repercute en la adultez. Sus conclusiones revelaron que aquellos a quienes les mintieron durante la infancia tienen una tendencia a hacer lo mismo y experimentan mayores problemas de ajustes psicosociales en la edad adulta. Todo esto está asociado con resultados morales y sociales negativos más adelante en la vida.

Los padres son responsables por el futuro de sus hijos; por lo tanto, es su deber pensar bien antes de decirles una mentira. Una decisión guiada por el momento puede dejar una huella imborrable en el futuro de sus seres queridos.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Coughlan, S. (2013). Most parents 'lie to children'. Recuperado el 28 de marzo de 2019, de https://www.bbc.com/news/education-21144827
2, 3Bryner, J. (2009). Parents Lie to Children Surprisingly Often. Recuperado el 28 de marzo de 2019, de https://www.livescience.com/7907-parents-lie-children-surprisingly.html
4Santos, R., Zanette, S., Kwok, S., Heyman, G., & Lee, K. (2017). Exposure to Parenting by Lying in Childhood: Associations with Negative Outcomes in Adulthood. Frontiers In Psychology8. doi: 10.3389/fpsyg.2017.01240

Reflejas el amor de Dios en tus hijos

“No corregir al hijo es no quererlo; amarlo es disciplinarlo”. Proverbios 13:24  (NVI)

Muchos padres tienen temor a poner límites a sus hijos y básicamente lo dejan hacer lo que quieran. Estos padres no están dispuestos a pagar el precio de un enojo o una mala cara de sus hijos, por lo tanto terminan cediendo tratando de ser simpáticos con ellos.

Sin embargo, los límites son necesarios para que nuestros hijos puedan crecer y desarrollarse de manera saludable, especialmente cuando la instrucción se hace de acuerdo los principios de Dios.

Por lo tanto y para ser efectivos en el rol de padres, debemos pedir sabiduría a Dios ya que Él está dispuesto a concederla.

“El Señor dice: «Te guiaré por el mejor sendero para tu vida; te aconsejaré y velaré por ti”. Salmos 32:8 (NTV)

Por Danitza Luna

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Oras con fe?

“Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho. Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.” Marcos 11: 23-24 (RVR1960)

¿Cuantas veces nos hemos desesperado al no ver venir la repuesta a nuestras oraciones? Quizá te hayas cansado de clamar y clamar sin ver resultados,  pero… ¿Te has preguntado cómo has estado orando? O tal vez la cuestión se torne diferente: ¿Has añadido fe a tus oraciones?  Porque debes saber que Dios no hace oídos sordos a las súplicas de sus hijos. Como un padre celestial, Él nos protege, provee, guía y cuida de nosotros. Sin duda, podemos confiar en Él y decirle al monte que se quite y eche al mar y así será hecho.

 

Por Ruth Mamani

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Tener muchos hermanos te hace más propenso al bullying?

Según la Asociación Americana de Psicología, las personas que tienen más de un hermano están más propensos a ser víctimas de bullying, en comparación con aquellos que sólo tienen uno o son hijos únicos.

La familia no está libre del bullying. Es más, los estudiosos del comportamiento aseguran que existe abuso entre los hermanos; sobre todo de parte de los mayores. Un artículo publicado en la revista Developmental Psychology reveló que pese a que el bullying entre los hermanos es vista como «una parte normal del crecimiento», no deja de ser violencia familiar. El PhD Dieter Wolke, afirma que el bullying familiar «puede tener consecuencias a largo plazo, como el incremento de la soledad, delincuencia y problemas de salud mental».

Tras un experimento realizado por un grupo de investigadores, llegaron a la conclusión de que el bullying entre hermanos se define por el abuso:

  • Psicológico: Decir cosas hirientes a la otra persona, agresión verbal, etc.
  • Físico: Golpear, patear, empujar, etc.
  • Emocional: Decir mentiras, esparcir rumores, ignorar al hermano, despreciarlo, etc.

Asimismo concluyeron que el abuso entre hermanos es como un círculo vicioso. La víctima puede convertirse en perpetrador y así sucesivamente. Slava Dantchev, coautora del estudio, sostiene que «el bullying es más probable a ocurrir en familias con tres o más niños y el hijo mayor o hermanos mayores a menudo son los acosadores». También declara que las víctimas suelen ser en su mayoría las mujeres y los hermanos menores.

Los estudiosos además creen que un factor importante que promueve el bullying en las familias numerosas es la falta de atención de los padres. Como son varios los hijos que requieren atención, es probable que descuiden a algunos y no estén al tanto de lo que ocurre. Esta situación se da en familias de distintas culturas y niveles socioeconómicos.

Esto no significa que los padres no pueden tener más de dos hijos, sino que deben tomar precauciones. Una de las sugerencias de los estudiosos es dedicar el mismo tiempo y atención a los hijos por igual. De esta manera no existirá rivalidad entre hermanos y fomentarán la unión familiar.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Dantchev, S., & Wolke, D. (2019). Trouble in the nest: Antecedents of sibling bullying victimization and perpetration. Developmental Psychology. doi: 10.1037/dev0000700

Sé ejemplo

“Querido amigo, no te dejes influir por ese mal ejemplo. Imita solamente lo bueno. Recuerda que los que hacen lo bueno demuestran que son hijos de Dios, y los que hacen lo malo demuestran que no conocen a Dios.” 3 Juan 11. (NTV)

Resulta curioso ver en nuestros días como, no solo los niños sino también los adultos ejercen bullying, tanto con sus amigos o familiares. Más sorprendente resulta, cuando vemos estas cosas en el ámbito de una iglesia, no parece ser esta una conducta propias de hijos de Dios.

Aunque parezca algo gracioso, este proceder no es otra cosa que una agresión encubierta, pudiendo incluso afectar la autoestima, llevando a la persona a acomplejarse o pensar negativamente de sí misma.

Por ello es necesario que cuidemos como tratamos a los demás. Como hijos de Dios, debemos reflejar Su amor en nuestras acciones. Muchos de los que suelen hacer bullying simplemente toman la actitud mas cómoda, en lugar de querer agradar a Dios, quieren ser parte de sus grupos, los que ejercen sobre ellos una mala influencia. Con tal de caerles bien, no les importa demasiado si para lograr esto lastiman a alguien.

Por todo esto, si eras de los que hacían bullying pensando que eres muy simpático, reflexiona, es hora de reflejar el amor de Dios, en lugar de agredir.

“En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.” Juan 13:35 (RVR1960

Por Danitza Luna

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.;

No es con tus fuerzas

Nehemías era copero del rey Artajerje y se encontraba lejos de su pueblo. Cuando se enteró que su pueblo había sido destruido, se puso a llorar, ayunar y orar a Dios.

¿Cómo reaccionas tú cuando ves que tu familia está en ruinas? ¿Buscas a Dios como Nehemías lo hizo o intentas arreglar según tus fuerzas?

Nehemías era un hombre de oración que nunca dudó de Dios, él sabía que con sus fuerzas no iba a lograr nada y que la verdadera victoria estaba en pedir ayuda a Dios. Era consciente de que restaurar Jerusalén no dependía de un ejército o de fuerza propia, sino del Espíritu del Señor.

“Oh Señor, Dios del cielo, Dios grande y temible que cumples tu pacto de amor inagotable con los que te aman y obedecen tus mandatos, ¡escucha mi oración! Mírame y verás que oro día y noche por tu pueblo Israel. Confieso que hemos pecado contra ti. ¡Es cierto, incluso mi propia familia y yo hemos pecado! Hemos pecado terriblemente al no haber obedecido los mandatos, los decretos y las ordenanzas que nos diste por medio de tu siervo Moisés. Te suplico que recuerdes lo que le dijiste a tu siervo Moisés: “Si me son infieles los dispersaré entre las naciones; pero si vuelven a mí y obedecen mis mandatos y viven conforme a ellos, entonces aunque se encuentren desterrados en los extremos más lejanos de la tierra, yo los volveré a traer al lugar que elegí para que mi nombre sea honrado”. ¡Oh Señor, te suplico que oigas mi oración! Nehemías 1:5-11 (NTV)

Con estas palabras, Nehemías, empezó a luchar por su pueblo y aunque no fue fácil restaurar su nación, nunca se rindió. Su fe en Dios era más grande que su adversidad y no dejó que el problema le afectará o desanimará; y en todo momento se mantuvo firme, confiando en el Dios grande y poderoso que tenía.

Nehemías nos enseña que hay restauración si buscamos a Dios y confiamos en Él. Que todo es posible si Dios está con nosotros. Tú también puedes lograr la restauración de tu matrimonio o familia. Porque todo es posible, si tienes fe. “Los que confían en mí nunca serán avergonzados dice el Señor” (Isaías 49:23)

Nunca es tarde para luchar por la familia, solamente necesitas buscar a Dios y dejar que Él te guíe. «¡No le tengan miedo al enemigo! ¡Recuerden al Señor, quien es grande y glorioso, y luchen por sus hermanos, sus hijos, sus hijas, sus esposas y sus casas!». Nehemías 4:14 (NTV)

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Cree en las promesas de Dios

“…Cree en el Señor Jesús y serás salvo, junto con todos los de tu casa”. Hechos 16:31 (NTV)

Hay veces que los hijos se alejan de Dios y pese a nuestros consejos, persisten en su desobediencia. Buscamos hablarles pero parecen cerrarse ante cada nuevo intento de nuestra parte. La Biblia nos enseña que debemos andar por fe y no por vista, por lo cual y mas allá de lo que vemos, debemos confiar en las promesas de Dios, de que El obrará y que veremos a nuestros hijos en los caminos del Señor.

Quizás llevas tiempo orando por un hijo y aún no ves cambios, no desmayes. Dios es fiel en cumplir sus promesas, cree y declara que los verás rindiendo sus vidas al Señor.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La fea verdad sobre el aborto

El tema del aborto ha sido polémico en estos últimos tiempos. Está claro que los medios de comunicación están vendiendo la idea de que es una situación que tiene que ver solo con los privilegios de las mujeres. Dicen que es un privilegio de ella de hacer con su cuerpo lo que le parece bien. Ahora, es cierto que ellas deben tener derechos, y por eso las personas creen que esto es solo una situación de “tu cuerpo, tu elección”. Como el aborto es un procedimiento opcional, las mujeres deciden por conveniencia. No le dan importancia a la vida del niño, creyendo que no tienen ningún derecho solo porque muchas no los consideran un ser humano. Pero la biología dice lo contrario.

Muchas personas creen que la vida comienza cuando el bebé nace o cuando tiene unas varias semanas en el vientre. Sin embargo, la ciencia dice que la vida comienza en la concepción.1,2 Tan pronto como el esperma se conecta con el óvulo, la vida comienza. La vida no comienza antes de eso. No empieza solo con un espermatozoide, ni con solo un óvulo. Tampoco pueden dos óvulos crear vida ni dos espermatozoides crear vida cuando se adjuntan. Tiene que ser la unión un óvulo y uno, o varios, espermas para ser considerado un ser humano.

Otros dicen que como no parece un humano, y son solo células, no es un humano. Pero esto es una contradicción porque ser vivo está compuesto de células. La definición de humano es: cualquier individuo del género Homo, especialmente un miembro de la especie Homo sapiens. Y el Homo sapiens pasa por etapas que nos hacen humanos. Comienza con la concepción, luego el nacimiento, luego la infancia, después de eso es la pubertad, luego la edad adulta, y solo más envejecimiento. Todos estos son parte de la maduración y describen el proceso por el que debemos pasar.

A pesar de que la ciencia lo ha demostrado, el aborto sigue siendo un tema de área gris. Si las personas supieran cómo se realizan, tal vez cambiarían de opinión.

La fea y explícita verdad sobre el aborto a través de los ojos de un médico

Hay un médico llamado Levatino que una vez realizó muchos abortos. Después que perdió su hija, él llegó a la conclusión de cuán cruel es. Durante una audiencia en la corte, Levatino describió lo que debía hacer un médico en un procedimiento del segundo trimestre. Dijo que, en el último proceso necesitan utilizar un instrumento que agarra cosas y se inserta en el útero para sacar, con mucha fuerza, cualquier parte del cuerpo del bebé que atrapen con el instrumento. Los médicos sacan al bebé extremidad por extremidad, eventualmente aplastando el cerebro, y colocan todo en una mesa. Después de completar el procedimiento, todo lo que ven son extremidades y órganos sobre la mesa3. Tener que escuchar eso y descubrir la verdad es muy desalentador. El aborto es inmoral. Lo explico de esa manera porque así es como es. Muchos maquillan la situación, pero esa es la verdad, aunque sea muy cruda. No es humanitario. El aborto es cruel. E incluso si hubiera otra forma de manejarlo, también resultaría en la muerte del niño. Aunque fuese abortado sin ser perjudicado, el niño será asesinado.

El espectro de riesgo para la salud de la madre varía enormemente. Puede ser de la fiebre, los vómitos y el sangrado abundante y prolongado al más extremo: la muerte.4 Las mujeres tardan varias semanas en recuperarse si todo sale según lo planeado. Sin embargo, muchas nunca recuperan psicológicamente; allí es donde deja más consecuencias.

El Instituto Europeo de Bioética hizo un informe sobre las consecuencias psicológicas y el aborto. Las mujeres pasan por etapas de dolor y otros mecanismos de defensa.5 Se nota esto en la historias que comparten mujeres que abortaron a su hijo. Muchas dicen que se arrepientan de haberlo hecho porque no pudieron ver a su hijo crecer. Varias de estas historias se pueden encontrar en diferentes sitios web.6

En otros sitios web hay mujeres que pasaron por el procedimiento y creen que les benefició pero son por razones muy egoístas. Dicen que están felices porque tienen el trabajo, o terminaron la escuela, que creen que nunca hubieran podido hacer con un hijo. También dicen que evitaron problemas en caso de que el padre no deseara al niño o si el bebé viviría en malas condiciones.7 Matar a un humano nunca ha sido correcto, entonces ¿por qué debería estar excusado en esas situaciones? La conveniencia no justifica el asesinato porque si lo justificara, sería legal y considerado moral, pero no lo es. Adicionalmente, siempre hay otras opciones. La adopción es una. Sí, es difícil no saber qué va a ser de su futuro, pero al menos tendrán uno. Hay muchas historias de adopción en las que el niño está muy agradecido de que sus padres biológicos les dieran la oportunidad de vivir.

Incluso la Biblia es clara en esto. Salmos 139: 13-16 (NVI1999) dice: «Tú creaste mis entrañas; Me formaste en el vientre de mi madre. ¡Te alabo porque soy una creación admirable! ¡Tus obras son maravillosas, y esto lo sé muy bien! Mis huesos no fueron desconocidos cuando en lo más recóndito era yo formado, cuando más profundo de la tierra era yo entretejido. Tus ojos vieron mi cuerpo en gestación: todo estaba ya escrito en tu libro; Todos mis días se diseñaron, aunque no existan uno solo de ellos.» Desde el principio Dios tomó su tiempo al crearnos. Él nos amó primero y nos vio como Sus hijos. Si Dios pensó y piensa eso de nosotros, entonces valemos mucho.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1de Miranda, F., & Lee June, P. (2017). When Human Life Begins. Recuperado el 1 de febrero de 2019, de https://www.acpeds.org/the-college-speaks/position-statements/life-issues/when-human-life-begins.
2Alcorn, R. Why Life Begins At Conception. Recuperado el 1 de febrero de 2019, de https://naapc.org/why-life-begins-at-conception/
3TFP Student Action. (2018). Dr. Levatino Destroys Abortion in 2 Minutes [Video]. Recuperado el 1 de febrero de 2019, de https://www.youtube.com/watch?v=OZXQBhTszpU
4Mayo Clinic. (2018). Medical abortion. Recuperado el 1 de febrero de 2019, de https://www.mayoclinic.org/tests-procedures/medical-abortion/about/pac-20394687
5Pouliquen, L. (2017). The Psychological Consequences of Abortion. Recuperado el 1 de febrero de 2019, de  https://www.ieb-eib.org/fr/pdf/20170215-en-consq-psy-abortion.pdf
6My Abortion. My Life. Recuperado el 1 de febrero de 2019, de https://www.myabortionmylife.org/read-stories
7Abortion Changes You.  Recuperado el 1 de febrero de 2019,  de http://www.abortionchangesyou.com/stories

Send this to a friend