hijos Archives | CVCLAVOZ

All posts in “hijos”

Padre, ¡formemos hijos capaces!

Desde que somos niños enfrentamos una diversidad de desafíos, los cuales nos convierten en personas capaces de salir adelante. Por ejemplo, el llanto del niño muestra que este tiene una necesidad que, si bien tiene que cubrirse, también se debe comprender que el niño comenzará  a hablar por la misma necesidad que presenta; es decir, que si todo el tiempo le alcanzamos lo que él quiere, lo más probable es que tarde en desarrollar el habla porque no tendrá la necesidad de hacerlo. Es así que como padre puedes equivocarte al tratar de ver a tu hijo contento todo el tiempo.

Así mismo puede suceder cuando los hijos son mayores de edad, al no permitir que asuman sus responsabilidades como tales o cubriendo sus faltas, impidiendo así que puedan actuar como personas maduras y responsable; este ejemplo, lo podemos encontrar en la Biblia:

“La madre de los hijos de Zebedeo, junto con sus hijos, se acercó a Jesús y se arrodilló delante de Él para pedirle un favor. Jesús le preguntó: ¿Qué quieres? Ella le dijo: —Manda que en tu reino uno de mis hijos se siente a tu derecha y el otro a tu izquierda.” Mateo 20:20-21

¿Cuántas madres pueden identificarse con esta mujer? Aquellas que quieren que sus hijos ocupen un lugar importante sin hacer ningún esfuerzo o simplemente son las que deciden por el futuro de sus hijos; sin ellas seguramente no llegarían muy lejos, esto porque no les permiten ser personas capaces de asumir el reto de alcanzar sus metas.

Padres, no hagan lo que sus hijos deben hacer, ellos necesitan enfrentar los desafíos de la vida y las consecuencias de sus acciones para su propio crecimiento y el mensaje para los hijos es: ¡hazlo por ti mismo! Tú eres capaz de lograr lo que te propongas.

Una lección valiosa que debemos aprender es que el Señor piensa de nosotros de una forma totalmente diferente a la nuestra, y como padres tenemos que seguir el ejemplo; soltemos a nuestros hijos, pero enseñándoles que no están solos, para que en los desafíos que enfrenten sepan que pueden salir adelante  tomados de la mano del Señor.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Vivir en el amor de Dios

“Hijos míos, si Dios nos ha amado así, nosotros también debemos amarnos los unos a los otros. Nadie ha visto nunca a Dios; pero, si nos amamos unos a otros, Dios vive en nosotros y también su amor estará en nosotros.” 1 Juan 4:11-12 (TLA)

Lamentablemente en nuestra vida cotidiana nos encontramos con personas toxicas o de un mal carácter, y esto se debe a que muchos de ellos crecieron sin sus familias o fueron lastimados en el pasado; carecen de un amor para brindar a la sociedad.

El versículo nos anima que la única manera para que ellos conozcan a Dios y de su gran amor, es amándolos a pesar de su actitud o su pasado, necesitan vencer el mal con el amor de Dios en Romanos 12:21 dice: “No se dejen vencer por el mal. Al contrario, triunfen sobre el mal haciendo el bien.” Solo así demostraremos que Dios vive en nosotros y que su gran amor está dispuesto a curar toda herida.

Por Cristhian Castillo

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido por radio cristiana CVCLAVOZ

¿Estás orando por tu nación?

“Recomiendo que se ore por los gobernantes y por todas las autoridades, para que podamos vivir en paz y tranquilos, obedeciendo a Dios y llevándonos bien con los demás.” 1 Timoteo 2:2(TLA)

¿A cuántos nos gustaría vivir en una nación que sea bendecida y prosperada por Dios? Seguro que a muchos, pero la pregunta es: ¿Qué estamos haciendo para que eso suceda? Nuestra responsabilidad como hijos de Dios es clamar por nuestro país, por nuestros gobernantes y autoridades, dejemos de tener una actitud pasiva frente a los sucesos y comencemos a actuar. Si has visto que la situación económica y política de tu país ha ido empeorando, es momento de doblar rodillas para que las cosas mejoren y muchos puedan conocer del amor de Dios.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Sembrando paz

“Y los que procuran la paz sembrarán semillas de paz y recogerán una cosecha de justicia.”(Santiago 3:18 NTV)

Pocos son los abogados que velan por sus clientes honradamente por el pago justo, la mayoría piensa en el presente y en sus ganancias, en juicios, la ida y venida de papeles, pero aún existen profesionales a los cuales les importan mucho las relaciones interpersonales, la familia y la amistad, dan de su tiempo para conversar con las partes en conflicto y logran acuerdos y compromisos. Algunos de estos profesionales reflexionaron a parejas y evitaron divorcios, otros impidieron catástrofes familiares con un diálogo sincero; tienen esa particularidad especial que les ayuda a apaciguar conflictos.

Pero, ¡Qué difícil es buscar la paz en estos tiempos! Paz con tus amistades, familiares, compañeros, etc. Es complicado mediar entre dos personas, pero a los que se empeñan en esto el Señor les dará paz y justicia.

Meterse en medio de una discusión puede ser peligroso pero a veces es necesario para evitar pérdidas personales y conflictos posteriores. Si la persona pacificadora logra que las partes en conflicto lleguen a un acuerdo y tengan paz, consiguió algo bueno, que una relación se encamine correctamente y el mundo necesita personas así.

“Dios bendice a los que procuran la paz, porque serán llamados hijos de Dios.” (Mateo 5:9 NTV)

Un hijo de Dios está lleno de sabiduría, esto se muestra en procurar un buen trato y en la humildad, busca la paz con los que le rodean, es compasivo, hace lo bueno, trata a todos de la misma forma sin preferencias; son características de una persona que con la ayuda del Señor puede lograr paz.

La palabra de Dios dice lo siguiente en Mateo 7:12 NTV: “Haz a los demás todo lo que quieras que te hagan a ti. Esa es la esencia de todo lo que se enseña en la ley y en los profetas.”

¿Cómo sembrar paz? Todo comienza con el ejemplo, trata a los demás bien, es una forma de vivir en paz. Si alguna vez aparece algún conflicto procura dialogar y resolverlo, si existen peleas en tu familia busca la paz con justicia e, igualmente, buscar un consejo sabio ayudará.

Otra manera de sembrar paz es evitar hacer juicios de valor, evitar los chismes y calumnias, das paz evitando generar conflictos innecesarios, en este mundo tendremos aflicciones pero al buscar la paz viviremos como hijos de Dios.

La paz verdadera se encuentra en Jesucristo, si las personas lo llegan a conocer experimentarán esa paz que sobrepasa todo entendimiento y que llenará sus corazones, esa paz que les ayudará a relacionarse con los demás.

Salmos 34:14 NTV: “Apártate del mal y haz el bien; busca la paz y esfuérzate por mantenerla.”

¿Siembras paz o siembras conflictos?

Por carlos E. Encinas

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Orar indefinidamente

La La oración un mandato de nuestro Señor Jesucristo para cultivar nuestra relación con Él y nuestro crecimiento espiritual. Pero además es la forma en la que intercedemos unos por otros, en especial para la salvación de los demás.


Una joven empezó a hacer amistad con un vecino, este le habló acerca de Jesús y ella se entregó a Dios; pero esta joven no se quedó de manos cruzadas, sabía que debería transmitir lo que experimentó con el resto de su familia. No fue fácil pero oró mucho por ellos y poco tiempo después fue testigo de cómo uno a uno de sus seres queridos se entregaban a Jesús. ¡Su oración fue su fortaleza pero también la promesa hecha realidad de que ella y su casa serían salvos!


“El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.” 2 Pedro 3:9 (RVR1960)


La voluntad de Dios es que todos procedan al arrepentimiento, de eso no hay duda, así que si tienes un familiar que aún no es salvo, debes empezar a orar y si lo estás haciendo, continua intercediendo hasta ver realizada esta promesa. Dobla rodillas a diario por más que todo indique lo contrario.


“Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad” 1 Timoteo 2:1-4 (RVR1960)


Quizá la respuesta tarde algo, pero indudablemente llegará, no demos lugar a la impaciencia, al contrario, confiemos que el tiempo de Dios es perfecto.


¡Oremos indefinidamente por la salvación de toda nuestra familia! porque si tu no oras por ellos ¿quién lo hará?

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Si les mientes a tus hijos de niños, ellos mentirán cuando sean adultos

Los padres suelen utilizar mentiras inofensivas para que sus hijos obedezcan. Las más comunes sirven para modificar el comportamiento de los hijos y para que, a través del miedo, ellos hagan lo que se les pide. Por ejemplo, en muchos países es usual amenazar a los niños con que un monstruo imaginario se los comerá si ellos no comen verduras. Otras mentiras frecuentes implican promesas que nunca se cumplen. Se les promete premios o recompensas que al final son olvidadas. Todas estas mentiras pueden parecer inocentes y que no causan ningún daño al niño. Sin embargo, un estudio ha probado que si les mientes a tus hijos de niños, ellos mentirán cuando sean adultos

Estudios previos habían comprobado que las situaciones vividas durante la infancia marcan la adultez de cada persona. Incluso los sentimientos positivos y negativos de la madre durante el embarazo afectan la salud mental y física de una persona. (Para más información, leer: Lo que pasó en tu niñez influye en quién eres hoy). Pero una reciente investigación por la Universidad Tecnológica de Nanyang, Singapur sugiere que mentir a tus hijos afectará su vida de adultos.

Padre mentiroso = hijo mentiroso

Esta investigación realizada en colaboración con la Universidad de Toronto de Canadá, la Universidad de California de los Estados Unidos, San Diego y la Universidad Normal de Zhejiang de China, se publicó en el Journal of Experimental Child Psychology. Allí se analizaron a más de 370 personas y compararon cómo sus infancias afectaron su adultez.

Al final del estudio concluyeron que aquellos adultos a quienes les habían mentido en su infancia tenían más probabilidades de mentirles a sus padres en la edad adulta. Ellos también tenían mayores problemas para enfrentar los desafíos psicológicos y sociales. Además tenían problemas de conducta, sentimiento de culpa y vergüenza, así como también un carácter egoísta y manipulador.

Setoh Peipei, profesor asistente de la Facultad de Ciencias Sociales de NTU Singapur, explica que:

≪La deshonestidad de los padres eventualmente puede erosionar la confianza y promover la deshonestidad en los niños. […] Nuestra investigación sugiere que la crianza de los hijos con mentiras es una práctica que tiene consecuencias negativas para los niños cuando crecen. Los padres deben ser conscientes de estas posibles implicaciones posteriores y considerar alternativas a la mentira, como reconocer los sentimientos de los niños, dar información para que los niños sepan qué hacer, esperar, ofreciendo opciones y resolución de problemas juntos, para provocar un buen comportamiento de los niños.≫

Los investigadores explicaron que existe la posibilidad de que las mentiras para afirmar el poder de los padres (Ejemplo: ≪si te comportas mal, le diré al vecino que te lleve.≫) causan más daño en la adultez que cuando se usa las mentiras para generar responsabilidad (Ejemplo: ≪ya no tenemos golosinas.≫).

Peipei afirma que utilizar esta clase de mentiras es una ≪forma de intrusión psicológica, que puede socavar el sentido de autonomía de los niños y transmitir el rechazo, en última instancia, socavando el bienestar emocional de los niños≫.

Puesto que si les mientes a tus hijos de niños, ellos mentirán cuando sean adultos, lo más recomendable es que los padres enseñen la honestidad con el ejemplo. No se puede exigir al hijo a practicar algo que no ha visto en sus padres. Si un niño ve que lo normal es que se mienta, entonces la verdad no será algo que practique cuando sea adulto. Lo cual le traerá consecuencias en todos los aspectos de su vida futura.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Setoh, P., Zhao, S., Santos, R., Heyman, G., & Lee, K. (2019). Parenting by lying in childhood is associated with negative developmental outcomes in adulthood. Journal Of Experimental Child Psychology, 104680. doi: 10.1016/j.jecp.2019.104680

¿Quién es más feliz: el papá o la mamá?

Los hijos cambian la relación de una pareja. Ya no son más los solteros que tenían sueños sobre su futuro como familia, sino que ahora deben experimentar en carne propia lo que eso implica. La llegada de un bebé a la familia cambia la dinámica de la relación, peor también los roles que ambos padres asumen. La paternidad tiene sus buenos y malos momentos, pero: ¿quién es más feliz: el papá o la mamá?

Gracias a un estudio científico publicado recientemente en la Journal of Family Issues, ahora sabemos la respuesta.

Investigadores de Penn State analizaron el tipo de actividad de cuidado infantil, cuándo y dónde se lleva a cabo, quién está presente y cuánto cuidado está involucrado. Examinaron cuánto tiempo pasa el padre y la madre con el niño y cuál es el contexto en el que se da.

Cadhla McDonnell, candidata a doctorado en sociología y demografía en Penn State, afirmó que ≪hay muchos tipos de actividades que pueden considerarse cuidado de niños, pero algunas son más extenuantes o menos agradables que otras. […] Un viaje familiar al patio de recreo va a afectar a alguien de manera diferente a cambiar pañales en medio de la noche, por ejemplo. En nuestro estudio tratamos de capturar esas variaciones y ver si están relacionadas con las diferencias que vemos entre los estados de ánimo de las madres y los padres≫.

Si bien los estudiosos notaron que en la actualidad los varones están más involucrados en la crianza de sus hijos, aún existe cierto rol asignado a la mujer.

Para determinar los tipos de actividades que hacían los padres con sus hijos, los investigadores las clasificaron en cuatro categorías:

–Actividades físicas: Necesidades básicas como comer y dormir.
–Recreativas: Juegos y deportes.
–Educativas: Ayudar con la tarea o reunirse con maestros.
–Gerenciales: Planificar visitas al médico o transportar a los niños.

Al final del estudio llegaron a la conclusión de que, mayormente, el tipo de actividades que practicaban los papás (varones) con sus hijos era recreativa. Es decir, sacarlos a pasear los fines de semana o jugar con ellos. Por otro lado, son las mamás quienes se encargan del resto de actividades (físicas, educativas y gerenciales).

Entonces, ¿quién es más feliz: el papá o la mamá?

≪Nuestros hallazgos muestran que algunos aspectos de la crianza de los hijos son más agradables que otros≫, dice McDonnell. Además sostiene que las madres generalmente están más cansadas y estresadas que los padres. Y eso se debe a que realizan más actividades de cuidado infantil que tienden a producir más estrés y menos felicidad. En cambio, los papás suelen estar más felices, menos estresados ​​y menos cansados ​​que las madres cuando cuidan a los niños.

Los investigadores especulan que los resultados obtenidos se deben a que la madre es quien está más involucrada con la crianza. Mientras que el padre se enfoca en el lado recreativo y no en las tareas más complejas de la paternidad. Si bien esta investigación arrojó resultados sorprendentes, los líderes del estudio declararon que aún hace falta profundizar en esta área.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

McDonnell, C., Luke, N., & Short, S. (2019). Happy Moms, Happier Dads: Gendered Caregiving and Parents’ Affect. Journal Of Family Issues, 40(17), 2553-2581. doi: 10.1177/0192513x19860179

5 razones por las que tu hijo es desobediente

Uno de los problemas más comunes que enfrentan los padres es la rebeldía de sus hijos. La desobediencia se manifiesta de diversas maneras durante el crecimiento de los hijos. Para muchos progenitores, esta situación es frustrante. Muchos se preguntan en qué fallaron, qué hicieron mal para que sus hijos sean así. Si eres uno de esos padres, esta información te ayudará.

Estas son algunas razones por las que tu hijo es desobediente:

1. No le das un buen ejemplo

Cuando hay doble moral en el comportamiento de los padres, los hijos tienden a tomarlo como un permiso para desobedecer. Por ejemplo, se le dice no se debe gritar; pero luego el padre lo hace delante del hijo. No se le puede pedir algo que los mismos padres no están dispuestos a hacer. Los hijos escuchan las palabras, pero aprenden más del ejemplo que ven.

2. Tiene problemas que desconoces

Tus hijos pueden estar pasando por situaciones que desconoces y que son la causa de su comportamiento errático y rebelde. Esto se ha notado especialmente en casos en donde hubo abuso o trauma psicológico. También en niños que sufren de acoso en la escuela.

Para evitar que los hijos guarden secretos dolorosos, es mejor promover un ambiente de confianza y comunicación. Si la experiencia que vivieron es mala, es probable que no lo cuenten a nadie. Sin embargo, si hay apoyo y amor en el hogar, los hijos tendrán la fortaleza para decir lo que les ocurre.

3. Es demasiado consentido y mimado

Muchos hijos son tratados como los reyes del hogar. Los padres nunca les dicen ≪no≫. El problema que esto genera es que cuando los padres quieran ejercer su autoridad, no podrán hacerlo. Esto es porque el hijo tiene la idea de que sus padres deben hacer todo lo que él (o ella) dice. En su mente, los padres están bajo su mando y deben complacer sus caprichos.

Un niño pequeño que actúa como el jefe puede parecer gracioso y hasta tierno. El problema es que esta clase de crianza no lo prepara para el mundo real. Cuando crezca y sea adulto actuará de la misma manera con los demás y tendrá serios problemas en sus relaciones interpersonales.

4. Está estresado

Los hijos pueden ser desobedientes a causa del estrés que viven en casa. Las discusiones, peleas y tensiones entre padres, hermanos, etc. pueden ser la causa de su rebeldía. También puede deberse al estrés por una circunstancia externa que amenaza a su familia.

La desobediencia se manifiesta porque no saben manejar la situación y su frustración se muestra en su rebeldía. Para prevenir que esto ocurra, los padres deben ser asertivos en la enseñanza del manejo de emociones. Si los progenitores no saben manejar el estrés, los hijos tampoco sabrán.

5. No hay balance entre los premios y los castigos

Ningún extremo es bueno. No es saludable ser permisivo en todo y no poner límites. Pero tampoco es favorable controlar todo y no dejar que los hijos tengan libertad. Asimismo, tampoco es propicio que los castigos sean más grandes que las recompensas. O viceversa.

Si sus castigos son duros y no es recompensado por lo que hace bien, no se esforzará por hacer lo bueno. Por otra parte, si sus castigos son leves y sus premios son grandes, no le importará que lo castiguen. Un hijo saludable es criado con balance. Es así como aprenderá que todas sus decisiones tienen buenas o malas consecuencias.

«Hijos, obedezcan a sus padres. Ustedes son de Cristo, y eso es lo que les corresponde hacer. El primer mandamiento que va acompañado de una promesa es el siguiente: “Obedezcan y cuiden a su padre y a su madre. Así les irá bien, y podrán vivir muchos años en la tierra”. Y ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos. Más bien edúquenlos y denles enseñanzas cristianas.»

Efesios 6:1-4 (TLA)


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Ten cuidado como tratas a tus hijos

“Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.” Efesios 6:4.


A veces como padres creemos que nunca provocaremos ira en nuestros hijos, pero la palabra de Dios dice que tengamos cuidado y los eduquemos en el temor del Señor, porque sí podemos provocar enojo en nuestros hijos con la manera en que los tratamos y cómo comportamos con ellos.


Por eso ten cuidado y piensa bien antes de decirle algo a tus hijos, no los ofendas con palabras vanas ni los provoques gritándoles. Recuerda que en la legua hay poder de vida y muerte (Proverbios 18:21).


Tampoco los compares con otras personas ni los humilles haciéndolos sentir que son inútiles, peor, no hagas cosas que los lleven a odiarte u odiar el evangelio, manteniendo una doble vida. No olvides que los hijos son herencia de Jehová y como tal debemos cuidarlos con sabiduría.


En proverbios 1:8 el Señor nos dice que es nuestra responsabilidad educar y guiar a los hijos. En Deuteronomio 6 nos dice que les enseñemos Sus mandatos, decretos y ordenanzas para que tengan éxito en todo lo que hagan y disfruten de una larga vida.


Por lo tanto, debemos crear límites para nuestros hijos y hacer que los respeten. Nunca debemos permitir que ellos hagan lo que quieran, ni dejar que vayan por el camino equivocado. Es nuestro deber enseñarles el camino que les conviene y los lleve a la eternidad.


Hablemos con nuestros hijos del pecado, del sacrificio de Jesús y de lo que debemos hacer para llegar al cielo.
David le dio este consejo a su hijo: “Yo voy camino al lugar donde todos partirán algún día. Ten valor y sé hombre. Cumple los requisitos del Señor tu Dios y sigue todos sus caminos. Obedece los decretos, los mandatos, las ordenanzas y las leyes que están escritos en la ley de Moisés, para que tengas éxito en todo lo que hagas y dondequiera que vayas” 1 Reyes 2:1-3. Espero que tú también puedas darles el mismo consejo a tus hijos.


“Dirige a tus hijos por el camino correcto, y cuando sean mayores, no lo abandonarán.” Proverbios 22:6 (NTV).

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Incluye a los niños

“Y le presentaban niños para que los tocase; y los discípulos reprendían a los que los presentaban. Viéndolo Jesús, se indignó, y les dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios. De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él. Y tomándolos en los brazos, poniendo las manos sobre ellos, los bendecía.” Marcos 10:13-16 (RVR1960).

Algunos padres querían llevar a sus hijos a Jesús, sin embargo, los discípulos se oponían, representando así un gran obstáculo.

Aunque parezca sorprendente, muchas veces actuamos de la misma manera, subestimamos su capacidad y disposición de acercarse a Cristo. Pero esto no es así, el mensaje de salvación esta también dirigido a ellos, es más, según palabras de Jesús, si una persona adulta no recibe el reino de Dios de la manera en que lo hace un niño, no podrá entrar en Su reino.

Si reflexionamos sobre esto, podremos ver cuán importante es acercarnos al Señor con la sinceridad, confianza y fe que caracterizan a un niño.

Si tienes hijos, primos, sobrinos cerca de ti, no desaproveches la oportunidad de compartirles la Palabra de Dios, aún a pesar de su corta edad, es posible cultivar en sus corazoncitos mostrándoles el amor de Dios.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

7 maneras de malcriar a tu hijo

Todos los padres quieren lo mejor para sus hijos. Pero, muchas veces, el buen deseo de sus corazones se va al extremo y llegan a malcriar a sus hijos. Es probable que esta acción no sea consciente, pero con el tiempo tiene consecuencias devastadoras para las familias. Un hijo que ha tenido una mala crianza en su niñez, será un adulto con problemas y criará de la misma forma a sus hijos. Para evitar conflictos futuros, es mejor abrir los ojos a tiempo y corregir los errores.

Estas son señales de que estás malcriando a tus hijos:

1. Cuando le das todo lo que te pide

La figura de autoridad en la familia es el progenitor, no los hijos. Sin embargo, hay padres que ceden ante cada capricho. Por ejemplo, hoy en día hasta los niños tienen ≪listas de deseos≫ para sus cumpleaños y festividades especiales. Y si bien estas sirven de ayuda para que los padres vean qué anhela más el niño, no es una lista que ellos estén obligados a cumplir. Un hijo puede pedir lo que se le antoje, pero eso no significa que sea algo que realmente necesite. Es decisión de los padres separar los pedidos de sus hijos en dos categorías: lujo o necesidad.

2. Cuando dejas que influya en tus compras

La publicidad hoy en día está dirigida a los niños y jóvenes porque los vendedores saben que, en la gran mayoría de familias, son ellos quienes influyen en las compras. Y los padres por no querer quedarse atrás, caen en el juego y dejan que sean los hijos quienes decidan qué se compra, con qué frecuencia y qué marcas. Estas actitudes hacen que los hijos sean incapaces de administrar sabiamente sus finanzas.

3. Cuando le das cosas caras

Para muchos, tener cosas caras es sinónimo de un buen estatus social. Es por eso que procuran darles a sus hijos los productos más costosos. Sin embargo, por más que exista la buena intención de darles lo mejor, esto también les enseña a ser irresponsables con el dinero. Con el paso del tiempo pondrán los lujos por sobre sus necesidades y vivirán en constante deuda y estrés monetario.

4. Cuando no puedes decirle ≪no≫

Algunos padres tienen la percepción de que son malos progenitores si niegan algo a sus hijos. Por tal razón acceden a cada petición que ellos les hacen. No obstante, es de buenos padres negarles cosas a los hijos, cuando sea necesario, y así enseñarles que no siempre obtendrán lo que desean porque la vida no funciona así.

5. Cuando no le pones límites

Corregir y disciplinar es una muestra de amor. Los padres que no ponen límites ni orden en su hogar demuestran que no les importa lo que suceda con sus hijos. A nadie le gusta ser amonestado, pero es así como aprendemos que hay acciones que tienen consecuencias y que debemos afrontarlas. Las lecciones que se aprenden en el hogar forman a las personas y hacen de ellas la clase de ciudadanos que son en el futuro. Si en casa no hay reglas, los hijos crecerán sin ningún respeto por la autoridad. Pero también si se cae en el control y la manipulación, los hijos serán incapaces de vivir por su cuenta.

6. Cuando le corriges y luego cambias de opinión

Esto se da con mayor frecuencia de lo que se cree. Por ejemplo, cuando uno de los padres impone un castigo al hijo y luego el otro progenitor lo libera la corrección. O cuando se le enseña al hijo que no se debe mentir, pero luego se le envía a decir que no hay nadie en casa. No ser fieles a la palabra es un mal modelo para los hijos. Con el tiempo ellos no respetarán lo que dicen sus padres porque saben que después cambiarán de opinión. Además, seguirán ese mismo ejemplo y lo practicarán en sus hogares.

7. Cuando justificas su mal comportamiento

Hay padres que justifican el mal comportamiento de sus hijos con frases como: ≪es un poco inquieto≫, ≪es que tiene mucha energía≫, ≪no es travieso, solo es hiperactivo≫, ≪el médico ha dicho que es parte de su desarrollo≫, ≪se comporta así porque es un niño sano, si estuviera enfermo no haría nada≫, ≪todavía es pequeño, no entiende las cosas≫, ≪en la casa no se comporta así≫, etc. Pero no hay frase que pueda enmascarar la verdad: ese niño requiere disciplina.

Un niño malcriado es eso: mal criado. No es su culpa actuar de esa manera, es de los padres por no haberle puesto reglas. Los niños no son tontos, entienden cuando se les enseña, y más aún cuando lo ven en el ejemplo de sus padres. Por lo tanto, si sus progenitores le enseñan buenos principios, ellos los aprenderán y pondrán en práctica el resto de sus vidas.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

–Bredehoft, D. (2019). Are Kids Today More Overindulged? Recuperado el 17 de julio de 2019, de https://www.psychologytoday.com/intl/blog/the-age-overindulgence/201907/are-kids-today-more-overindulged
–Bredehoft, D. (2018). What Is Childhood Overindulgence? Recuperado el 17 de julio de 2019, de https://www.psychologytoday.com/intl/blog/the-age-overindulgence/201809/what-is-childhood-overindulgence

Esto es lo que sucede cuando te burlas de tus hijos

Corregir a los hijos es uno de los roles de los padres. Sin embargo, algunos progenitores creen que esto implica burlarse y mofarse de sus hijos. Quizá no es algo que se haga de forma consciente o se crea que no tiene relevancia; pero un estudio encontró que este comportamiento afecta el porvenir de los hijos.

Un estudio publicado en la Journal of Youth and Adolescence y que fue realizado por investigadores de la Facultad de Ciencias Charles E. Schmidt de la Universidad Atlántica de Florida, Universidad Concordia en Montreal, Canadá y la Universidad Uppsala, en Suecia, analizó el comportamiento de 1409 adolescentes de 13 a 15 años de edad durante tres años consecutivos.

Después del plazo de investigación se dieron cuenta de que existen padres burlones que usan usan expresiones denigrantes o humillantes que humillan y frustran al hijo. Cuando los disciplinan, usan la crítica, el sarcasmo y los insultos. Esa forma de crianza fomenta la ira desenfrenada en los adolescentes. La adolescencia es una etapa en la que se debe aprender a regular las emociones. No bastante, si no se logra, esto se resultan en emociones negativas, agresión verbal y física y hostilidad. Además, hace que los hijos se conviertan en agresores o en víctimas de acoso y violencia.

Estos hallazgos son alarmantes pues ha sido ampliamente comprobado que las víctimas de acoso tienen una baja salud mental y son más propensos a tener pensamientos suicidas. Sin embargo, los resultados son opuestos en las familias en donde los padres no usan la burla como una forma de disciplina.

Este estudio sugiere que el comportamiento burlón es una forma única de crianza de los hijos que aumenta los riesgos de que los adolescentes adopten estrategias inapropiadas para el manejo de la ira.

Daniel J. Dickson, Ph.D., autor principal del estudio y perteneciente al departamento de psicología de la Universidad de Concordia, explica que los padres deben recordar ≪su influencia en las emociones de los adolescentes y deben tomar medidas para garantizar que los adolescentes no se sientan ridiculizados en el hogar≫. Si bien la corrección y disciplina es necesaria en el hogar, los padres no tienen por qué humillar a sus hijos para demostrar su autoridad. En cambio, el amor y el respeto son más efectivos.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Dickson, D., Laursen, B., Valdes, O., & Stattin, H. (2019). Derisive Parenting Fosters Dysregulated Anger in Adolescent Children and Subsequent Difficulties with Peers. Journal Of Youth And Adolescence. doi: 10.1007/s10964-019-01040-z
Chariot Tracking Code

Send this to a friend