hombres Archives | CVCLAVOZ

All posts in “hombres”

Mujeres y libros

Yo seré la última. Nadia Murad.

Sabactani. Eliana Valzura

No hay silencio que no termine. Ingrid Betancourt.

Estupor y temblores. Amélie Nothomb.

El cuento de la criada. Margaret Atwood.

Chicas bailarinas. Margaret Atwood.

La vejez. Simone de Beauvoir.

Memorias de una joven formal. Simone de Beauvoir.

Mi vida junto a Pablo Neruda. Matilde Urrutia

El corazón del tártaro. Rosa Montero.

La ridícula idea de no volver a verte. Rosa Montero.

La casa de los espíritus. Isabel Allende.

La lista que precede es una parte de los muchos libros leídos que han sido escritos por mujeres. Me faltan obras de Simone Weil, Marguerite Duras, Angeles Mastretta, Alejandra Pizarnik, María Luisa Bombal, Malala Yousafsay, entre otras.

No tengo la más mínima pretensión de presumir de lo que leo. Por lo demás, tal cosa no tendría mucho sentido en un universo de personas que carecen del hábito de leer libros “no cristianos”.

Intento nada más señalar el valor que tiene leer libros escritos por mujeres. Creo que es difícil que los hombres puedan retratar más vívidamente lo que sienten y piensan las mujeres acerca de ellas mismas y de ellos. Es verdad: hay algunos autores que se han acercado algo. Algo.

La lista que presento incluye relatos autobiográficos o ficciones que desde diversos puntos de vista y en distintos escenarios revelan mucho más de lo que nos gustaría admitir.

Mujeres que se  han atrevido y que han considerado imprescindible revelar un hecho común: el maltrato de los hombres hacia las mujeres.

Con diversos matices, desde lo más sutil hasta lo simplemente horroroso, estos relatos retratan el daño que los hombres han causado a las mujeres por milenios.

El efecto que semejante conducta hacia las mujeres tiene en la historia de la humanidad difícilmente puede ser relevado aquí.

Entiendo que vivimos en una cultura que busca imponer criterios acerca de cómo se deben definir y describir los asuntos llamados de género. No es éste el interés de estas pocas líneas. Hay enorme cantidad de otras plataformas donde se puede llevar a cabo tal discusión.

Aquí no se trata más que de una propuesta de lecturas para que los hombres que leen esta nota comiencen a ver cosas sobre las cuales probablemente no han pensado nunca. Me parece poco posible comprender solo por mí mismo lo que es ser y lo que siente una mujer.

Podríamos asomarnos y mirar lo que dicen en sus libros.

¿Seguidor de Jesús o del hombre?

“Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen” Juan 10:27 (RVR 1960).

Hay personas a las cuales admiramos por su elocuencia y carisma. Suenan tan convincentes en lo que comunican que a menudo nos identificamos con ellos, ya sea en lo que piensan o en lo que hacen. Ante esto debemos tener cuidado de que la identificación no nos lleve a ser seguidores de hombres en lugar de Dios. Hay muchos hombres y mujeres que son verdaderos siervos de Dios, pero no debemos olvidar que solo son hombres que Dios puso en nuestro camino para ayudarnos en nuestro crecimiento espiritual. Recordamos siempre que debemos ser obedientes seguidores de Jesús y no de los hombres.

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¡Todo lo que hago, lo hago para Dios!

“no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios; sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres” Efesios 6:6-7 (RVR1960)

¿Cuál es tu actitud cuando tu jefe está viéndote trabajar y cuál cuando él está ausente?

Muchas veces suele pasar que trabajamos un poco más rápido cuando el jefe entra a nuestra área, o tratamos de dar lo mejor en nuestro servicio cuando vemos que el pastor se acerca a nosotros, pero nos tomamos las cosas con mucho más calma cuando ellos están ausentes. ¿Crees que esta es una actitud correcta?

Pablo estaba consciente de la naturaleza humana, y su debilidad, por ello en contadas oportunidades lo menciona en sus cartas, haciendo referencia a lo importante que es hacer todo como para el Señor y no para los hombres.

Si hasta hoy has estado actuando de tal forma que sólo el ver a tus superiores te sientes inspirado a dar lo mejor de ti, es momento de recordar para quién lo haces.

Por Ruth Mamani

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No camines solo

Un bebé de tan sólo un año empezó a experimentar sus primeros pasos y quiso hacerlo sin la ayuda de su padre, pensando que lo lograría; sin embargo,  cayó y se lastimó. Este accidente sucedió porque el  niño decidió soltarse de la mano de quien lo sostenía.

Muchos cristianos,  después de haber crecido espiritualmente, deciden caminar solos sin la ayuda de Dios, soltándose de su mano y creyendo saberlo todo;  llegan a ser autosuficiente en su propia opinión sin tomar en cuenta que eso es una mentira que el enemigo quiere que crean.

El orgullo y la soberbia son malos consejeros que te hacen creer que no necesitas de la gracia del Padre. Esto sucede cuando uno se aleja de Dios en su corazón. Muchas veces cometemos el error de caminar sin la ayuda del Señor  y creemos que estamos en lo correcto, sin darnos cuenta que así vamos poco a poco hacia un callejón sin salida.

Es necesario reconocer que nuestra seguridad se encuentra en Dios, el buscarlo con un corazón arrepentido nos acercará una vez más  a Él y volveremos a  caminar junto a nuestro Padre.

El Señor quiere cuidar de ti en todo momento como a un niño que necesita ser protegido en todo tiempo.  Hoy es el mejor día para estar a solas con Jesús y decirle: “No quiero caminar solo, deseo que vayas conmigo, no me sueltes de tu mano”.

Si  Dios va contigo,  ninguna cosa prosperará contra ti, tu vida se llenará de su luz  y podrás caminar sin temor en medio de la oscuridad.  Él estará contigo y no te desamparará, tu refugio seguro está en la mano del Padre. ¡No camines solo!

“Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas”. Proverbios 3:6 (RVR1960)

Por Miguel Ángel

 

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Llegaste donde otros no lograron?

Hace poco vi una película de animación titulada “Ballerine”,  se trata de una niña que anhelaba ser bailarina, por lo que  decide correr riesgos para cumplir su sueño.

A pesar de vivir en escases, logra ser elegida para participar en una obra reconocida que muchas niñas ricas habían deseado, alcanzando la plenitud de su sueño por la pasión que tenía, aquello que sólo puede encontrarse cuando existe amor.

“… a fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.” Efesios 3:17-19

¿Quieres alcanzar la plenitud de Dios? ¿Deseas alcanzar lo que otros no lograron? Sería interesante analizar si tienes pasión por Él. Pablo menciona que para llegar a la plenitud de Dios es preciso que seamos capaces de comprender el amor de Cristo, la anchura, longitud, profundidad y altura, porque esta excede el conocimiento natural.

En proporción a nuestra comprensión del amor de Cristo, seremos llenos de toda la plenitud de Dios.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Juan 3:16

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” Romanos 5:8

Mucha gente puede creer que Dios sólo los ama cuando se lo merecen y este es un problema porque esperan hacer méritos para acercarse al Señor, otros piensan que sí lo merecen por ser personas buenas y solidarias, y continúan su vida sin conocer el amor de Cristo, el amor verdadero

El Señor nos amó de tal manera que decidió salvarnos, aunque nadie lo merecía, aun cuando lo traicionamos, aunque no le creímos y lo herimos, costándole lo que tanto amaba, llegando hasta lo inimaginable por amor.

¿Amas a Dios? Moisés, Daniel, David, Elías y otros que son conocidos como grandes hombres del Señor en la Biblia, no fueron personas comunes, sino hombres que tenían pasión por Dios, tanto que arriesgaron su propia vida por cumplir con lo que el Señor les había ordenado.

Si consideras que no has alcanzado la plenitud de Dios, entonces no conoces realmente el amor de Cristo y te animo a asumir el reto de conocerlo; serás una persona diferente y cambiará tu vida, las lágrimas serán inevitables al saber que te amó primero y cuánto lo hizo que te rescato a pesar de todo.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ni uno más

Treinta mujeres asesinadas en treinta días. Durante abril una mujer fue violada, asesinada, quemada, abusada cada veinticuatro horas en el país donde vivo.
No hay palabras para responder a quienes le echan la culpa a la herencia cultural, a la Biblia o a las condiciones sociales y a los perturbados que critican que las chicas se exhiban en las redes sociales y que “provoquen” a los hombres. No recuerdo alguna otra época donde tanta estupidez, tanta hipocresía y tanta cobardía se haya concitado para intentar explicar lo inexplicable: Están matando a las mujeres. Toda persona buena comprenderá la gravedad de esta declaración.
Atraeré seguro mala prensa con la siguiente afirmación pero dada la urgencia de una inexistente acción directa de los cristianos vale la pena el riesgo: Frente a esta real masacre social, secretamente amparada por oscuros intereses en la policía, la justicia y el sistema político, ¿es posible que gente cristiana todavía piense que es relevante preguntarse sobre el baile o la vida en cielo?
¿No lucimos aterradoramente ausentes y descolocados?
Hace unas semanas tuve un breve pero intenso debate con presentadores de un medio cristiano sobre esta inquietante cuestión: más horrible que la presencia del mal es la ausencia del bien. Hace unos días planteé la siguiente cuestión a la presentadora de un programa de radio cristiana: “Hay un grupo de gente que dice que tiene la mente de Cristo, que su misión en la tierra es la redención de las personas, que dice que el libro que sustenta su fe es la palabra auténtica de Dios y que ella es la portadora de ese mensaje formidable. Te pregunto: Teniendo en cuenta esto que está pasando aquí hoy, este verdadero genocidio de mujeres, ¿qué gente es la que supuestamente debería estar presente en la palestra social con palabra y acción responsable para promover la detención de esta maldad?” Mi amiga calla un momento y entonces responde: “Nosotros”.
Ni una menos ha sido el lema que propone detener estos feminicidios. Como un sobrio y dramático complemento a esta potente declaración, tal vez valga éste: Ni uno más. Ni un violador más en la calle. Ni un tratante de personas amparado en la mafia del poder. Ni un asesino más suelto. Ni un delincuente sexual más sin juicio y castigo efectivo. Ni un asesinato más.

(Este artículo ha sido escrito especialmente para la radio cristiana CVCLAVOZ)

7 cosas que los hombres no soportan de las mujeres

1- Que no entiendan que ellos se pongan mal si su equipo deportivo pierde.

A las mujeres no nos preocupa tanto cómo va el juego, pero para los hombres el resultado final puede cambiar su humor ¡hasta por una semana completa! Esto se debe al compromiso y el sentido de pertenencia que tienen con su equipo.

2- Que se burlen de su juego de vídeo o del hecho de que se apasionen jugándolo.

Para los hombres que juegan todas las noches un tiempo determinado de su juego de vídeo, ese tiempo es sagrado y su vídeo juego es de respetar.

3- Los mensajes indirectos o poco claros.

Las mujeres tendemos a lanzar indirectas o queremos que entiendan las frases “subliminales” que les enviamos. Pero los hombres son claros y directos. Les gustan las cosas concretas. Si es si es sí, y si es no es no. Cuando de indirectas se trata, no las captan y no les gustan.

4- Detestan las mujeres a dieta.

Ellos no soportan que una mujer no disfrute de la comida. Y a ellos, que queman muchas más calorías que nosotras, por lo general les gustan comidas ricas en grasas o condimentos. Las hamburguesas, las pizzas… por tanto, acompáñalo pero con moderación. Pero trata de no mencionar la palabra “dieta”. Simplemente ya comiste “suficiente”.

5- El desorden.

Aunque hay hombres muy desordenados, porque estuvieron acostumbrados a que en su casa todo se lo recogían. Pero cuando un hombre es ordenado, se le hace imposible vivir con una mujer desordenada.

6- El planificar a largo plazo.

La mayoría de los hombres pueden pensar en el aquí y ahora; y si acaso pueden planificar un viaje o una fiesta con meses de antelación. Pero planificar con anticipación de años les parece absurdo.  A las mujeres nos encanta planificar. A ellos… no tanto y menos si el tiempo para que ocurra el evento es mucho. “¡No sabemos qué pueda pasar de aquí a allá!” Te dirán.

7- La impuntualidad o la demora.

No hay cosa que irrite más a un hombre que una mujer le diga que va a estar lista en cinco minutos y se demora 30. Y aunque hay algunos que son un poco impuntuales con su horario, a la mayoría le gusta llegar a tiempo o son flexibles hasta cierto punto. Las mujeres generalmente, no todas, somos un poco más flexibles en cuanto al tiempo y a la espera.

Hay muchas cosas de los hombres que las mujeres tampoco soportamos… al fin y al cabo Dios nos hizo hombre y mujer. Somos diferentes. De lo contrario… sería muy aburrido, ¿no es cierto?

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Su gracia

Simón era un hombre que se dedicaba a la pesca, cuando Jesús lo vio a orillas del mar le dijo: “Sígueme”. Después le cambio el nombre a Pedro, para que fuera un pescador de hombres.

Jesús, hizo algo extraordinario cuando Simón aún era pescador, llenó su barca de peces y ese milagro fue el que quedó grabado en la memoria de este hombre. Después, cuando seguía al Maestro, todo iba muy bien hasta el momento en el que Jesús reveló que moriría y resucitaría; fue ahí cuando Pedro prometió seguirle hasta la muerte, una promesa que no duró porque cuando Jesús fue arrestado y lo condujeron a la casa del sumo sacerdote, Pedro  lo seguía de lejos, y cuando todos se sentaron en el patio de la vivienda, tres personas reconocieron al discípulo y a todas ellas les negó conocer a Jesús.

Pedro, sintiéndose quizá indigno, volvió a su vida de antes a ser un pescador. Cuando Jesús resucitó fue a buscarlo, Él sabía dónde podía encontrarlo e  hizo  lo mismo que la primera vez: llenó su barca de peces. En seguida, Pedro reconoció  al autor del milagro y cuando estuvo delante de Jesús, el Maestro le preguntó tres veces, una por cada negación: ¿Simón, me amas? Y él respondió: Sí, Señor, tu sabes que te amo. Pedro, no fue condenado, él vio la gracia de Dios en su vida después de haberle fallado en  las promesas que hizo.

Dios te ha redimido y dado un nuevo nombre, con el transcurrir del tiempo quizá le has fallado negándole con tus acciones. Hoy posiblemente te encuentres lejos de Él y regresaste a tu vida pasada, olvidando las promesas de Dios en tu vida. El Señor, te está buscando porque quiere restaurarte y derramar su gracia sobre tu vida con amor.

Si Jesús te preguntara: ¿Me amas? Desde lo más profundo de tu corazón y con sinceridad, ¿tu respuesta sería como la de Pedro: Sí, Señor, tu sabes que te amo?.

 “Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo”. 1 Corintios 15:10  (RVR1960)

Por Miguel Ángel Veizaga

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Hombres mujeriegos

Que los hombres sean mujeriegos se ha vuelto un patrón aceptado socialmente; incluso se ha convertido en sinónimo de hombría. No obstante, el Pastor Roy Rodríguez advierte que esto es un vicio que esclaviza y afecta no solo al hombre, sino a su familia y entorno.

La única salida a este problema es confesar. Se requiere valentía para volver a construir las relaciones que se han roto, pero con la ayuda de Dios, todo es posible.

En esta entrevista con Johanna y Camilo, aprenderás a cómo salir de esta situación, a prevenir, y a enseñar a las futuras generaciones sobre qué hacer con respecto a este tema.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

De gentes, perros y cactus

Mientras más conozco a los hombres más quiero a mi perro es una frase que grafica la decepción que se acumula respecto de la raza humana – en la que hay que incluirse si se va a ser honesto.
La mayoría de quienes han explorado el origen de esta afirmación la atribuyen a Lord Byron, escritor inglés que la registró en uno de sus poemas. Sin embargo se dice que el primero que la pronunció fue Diógenes de Sinope, filósofo griego de la llamada escuela cínica. La ironía es que, de acuerdo a la crónica, ninguno de los dos tuvo un perro. Byron solía decir que salía solamente para reafirmar su deseo de estar solo.
Respecto de nosotros, en tanto humanos, la verdad es que sólo queda decir “buena suerte”. Hay tantas evidencias de lo pobre de nuestro juicio y discernimiento, lo frágil de nuestras lealtades, la facilidad con que nos seduce la maldad – sólo por nombrar algo -, que definitivamente es cuestión de suerte hallar lo bueno entre nosotros.
Las instituciones religiosas reclaman ser los espacios en donde la condición humana se redime gracias a algún salvador o a un texto sagrado. Pero al indagar más profundamente en la vida cotidiana de la comunidad queda claro que replica las mismas falencias que se hallan en otros espacios sociales. La frustración aquí es más aguda porque a diferencia de la entidad religiosa otras agrupaciones sociales no reclaman salvar o santificar a sus miembros.
Algunos amigos solían decirme hace años que mi problema es que andaba buscando la iglesia “perfecta”. Mi respuesta era y sigue siendo que no creo en la perfección de nada ni de nadie, así que difícilmente podría estar buscando tal cosa. Lo que sí me ha molestado siempre es que la gente proclame que en el seno de su comunidad hay vida abundante, rectitud, amor, comunidad, fraternidad, solidaridad, servicio, cuando en realidad no es así. Pienso que más valdría no andar proclamando tantas cosas y procurar con más diligencia mejorar un poco la vida – la propia y la de los demás – en lo posible.
No tengo un perro porque no podría ni querría ocuparme de él y salgo diariamente para asegurarme que el deseo de permanecer solo no es una cosa tan mala a fin de cuentas. Lo que sí tengo son dos pequeños cactus que hay que regar con un poco de agua cada quince días.

Definiendo un Hombre Real

Te has preguntado alguna vez ¿cómo se forma un verdadero hombre? , ¿un caballero nace o se hace? Los patrones comunes para nuestros hombres son modelos de machismo, seducción, mal carácter e irresponsabilidad. Sin embargo existen hombres que han logrado re-formar su carácter a pesar de su medio ambiente, y de los patrones que vieron en sus generaciones pasadas. El Pastor Rey Matos nos acompaña y nos da las pautas para descifrar el código del varón desde una perspectiva bíblica. Y nos ayuda a entender el verdadero papel de un hombre. Aquí te comentamos 5 de esas pautas.

Un verdadero hombre;

-Camina con Dios

-Ejerce su dominio propio

-Asume responsabilidad

-Posee un corazón pastoral

-Es la fuente de amor de su casa

Escucha la entrevista completa con Camilo y Johanna para captar todo el concepto y recuerda que nos puedes escribir a [email protected] si tienes alguna pregunta o comentario.

¿Còmo salir de una relaciòn abusiva?

No estamos diseñados para el maltrato, ni el maltrato verbal, ni el físico, ni de ningùn otro tipo. El abuso no es aceptable.   Si deseas identificar lo que constituye una relación abusiva y dar los primeros pasos para romper el temor y salir adelante escucha esta entrevista con nuestra Psicoterapeuta María Antonieta Velazco.  Aquí encontraras algunas pautas de como salir de una relaciòn abusiva y como aconsejar a otros a ser libres de la co-dependencia.

Send this to a friend