Insomnio Archives | CVCLAVOZ

All posts in “Insomnio”

5 efectos dañinos de la tecnología en tu salud

Los aparatos tecnológicos han invadido nuestra vida diaria a tal punto que nos parece imposible vivir sin ellas. Y aunque son de gran ayuda y están llevando al progreso de la humanidad, también tienen efectos dañinos en la salud. Las malas costumbres que tienes al usar la tecnología pueden causarte serios problemas en tu bienestar; entre ellos:

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

*Avendaño, C., Mata, A., Sanchez Sarmiento, C., & Doncel, G. (2012). Use of laptop computers connected to internet through Wi-Fi decreases human sperm motility and increases sperm DNA fragmentation. Fertility And Sterility, 97(1), 39-45.e2. doi: 10.1016/j.fertnstert.2011.10.012

Una noche de insomnio puede hacerte subir de peso

Hay muchos factores que contribuyen al incremento de peso. Los más comunes son el exceso de comida, la falta de ejercicios y malos hábitos. Sin embargo, increíblemente, los científicos han descubierto que también el insomnio puede hacerte subir de peso.

En un artículo publicado en la revista Science Advances, un grupo de investigadores de la Universidad de Uppsala estudiaron a 15 personas que participaron en sesiones de laboratorio. Allí se controlaron la clase de actividad que practicaban y la cantidad de comida que ingerían. Sin tomar en cuenta ninguna característica en especial, permitieron que algunos participantes durmieran ocho horas completas y a otros los mantuvieron despiertos durante la noche. Cada mañana, les practicaban biopsias para medir la cantidad de grasa y músculos. Además les extraían sangre para determinar el nivel de azúcar, grasa y aminoácidos.

Investigamos el impacto genómico y fisiológico de la pérdida de sueño aguda en los tejidos periféricos al obtener tejido adiposo y músculo esquelético después de una noche de pérdida de sueño y después de una noche completa de sueño.”, afirman los científicos. Al final del experimento, los investigadores encontraron que la grasa y los músculos actúan en diferente manera de acuerdo a los patrones de sueño. Descubrieron que la disminución de las horas de sueño promovía la ganancia de peso y la disminución de masa muscular. A pesar de hacer este importante hallazgo, aún no han podido comprender los mecanismos moleculares subyacentes que influyen en estos resultados. No obstante, esta investigación proporciona un mejor entendimiento sobre cómo la interrupción del sueño y los ritmos circadianos pueden promover el aumento de peso y a la pérdida degenerativa de masa muscular.

¿Eso quiere decir que para bajar de peso debes dormir mucho?

No. Dormir en exceso es dañino para el cuerpo, así como también lo es dormir poco. Es por ello que los especialistas recomiendan dormir el tiempo justo de acuerdo a la edad. Ninguno de los extremos es bueno y lo mejor es llevar una vida balanceada.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Cedernaes, J., Schönke, M., Westholm, J., Mi, J., Chibalin, A., & Voisin, S. et al. (2018). Acute sleep loss results in tissue-specific alterations in genome-wide DNA methylation state and metabolic fuel utilization in humans. Science Advances, 4(8), eaar8590. doi: 10.1126/sciadv.aar8590

Dormir tarde incrementa el riesgo de morir

La mayoría de personas se divide en dos grupos: las que se levantan temprano, se sienten con más energía y prefieren hacer sus actividades a las primeras horas de la mañana; y las que lo hacen por la noche. Hasta la fecha ha habido una amplia discusión sobre cuál de los dos comportamientos es mejor. Diversas investigaciones al respecto han demostrado los beneficios y desventajas de ambas; sin embargo, un reciente estudio ha puesto en evidencia que las personas que permanecen despiertas hasta altas horas de la noche incrementan sus riesgo de morir.

Dormir tarde (o a las primeras horas de la madrugada) es una costumbre que muchos adoptan por diversos motivos. Se puede deber al insomnio (Para más información leer: ¿Qué causa el insomnio?), al exceso de trabajo y falta de tiempo para hacer otras actividades, o porque la emisión de las luces azules de los aparatos electrónicos afectaron los patrones de sueño (Para más información leer: ¡No revises tu celular antes de dormir!). Cualquiera sea la razón, lo cierto es que los que duermen y se despiertan tarde tienen 10% más de probabilidades de morir que las personas que duermen y se levantan temprano, así lo comprobó la Universidad de Northwestern. Después de un estudio realizado en cerca de medio millón de participantes en el Reino Unido, se descubrió que las personas que duermen tarde tenían más probabilidad de morir en los 6 años y medio que duró la investigación. Según Kristen Knutson, docente asociada de la Escuela de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern y coautora del estudio, estos resultados podrían deberse a que “las personas que se despiertan tarde tengan un reloj biológico interno que no coincide con su entorno externo” y que eso tal vez sea a causa del “estrés psicológico, comer en el momento equivocado para su cuerpo, no ejercitarse lo suficiente, no dormir lo suficiente, despertarse por sí mismo en la noche, tal vez consumo de drogas o alcohol.”

Esta investigación ha demostrado que los hábitos tienen una gran influencia en el bienestar físico y en la salud. Mientras que otros estudios en este campo se enfocaban en su mayoría en descubrir la conexión entre los patrones de sueño y las disfunciones metabólica y las enfermedades cardiovasculares, estos investigadores son pioneros en examinar esta área desde el punto de vista de la mortalidad. Los científicos esperan que esto ayude a que las personas reaccionen y tomen conciencia con respecto a sus rutinas, y sean precavidos en sus actividades diarias.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Knutson, K., & von Schantz, M. (2018). Associations between chronotype, morbidity and mortality in the UK Biobank cohort. Chronobiology International, 1-9. http://dx.doi.org/10.1080/07420528.2018.1454458

¿Qué causa el insomnio?

El sueño es importante para todos ser humano pues gracias a él, nuestro cuerpo se recupera y recobra fuerzas para nuestras actividades al día siguiente. Dormir afecta la salud más de lo que se cree. Es por ello que la incapacidad para descansar adecuadamente es un tema que no debe tomarse a la ligera. Según la National Sleep Foundation, el insomnio puede tener diversos factores, tales como el abuso de sustancias químicas, factores biológicos y condiciones médicas y psiquiátricas.1  Si no se trata a tiempo, el insomnio puede llevar a la depresión, la cual puede conducir a la muerte; así lo sostiene un estudio publicado en la revista Open Medicine.2 Para tomar medidas de precaución ante los problemas de sueño, estemos atentos de lo siguiente:

1. Bebidas alcohólicas.

Es sabido que la adicción a las bebidas alcohólicas tiene repercusiones importantes en la salud, pero también afecta el sueño. Si bien el alcohol es un sedativo y puede hacer que una persona se duerma inmediatamente, este descanso es interrumpido y no dura toda la noche.3 Un grupo de investigadores determinaron que los individuos que son adictos a las bebidas alcohólicas sufren de insomnio, trastornos del sueño circadianos, trastornos del sueño relacionados con la respiración, los trastornos del movimiento y las parasomnias como el trastorno alimentario relacionado con el sueño, el sonambulismo, las pesadillas, la parálisis del sueño y el trastorno del comportamiento del sueño REM.4

2. Drogas médicas.

Los problemas de salud que son tratados con drogas con y sin prescripción médica pueden evitar el sueño o causar exceso de sueño durante el día. Esto se debe a la composición química de cada medicamento. Aquellos que ingieren drogas para las enfermedades cardíacas, asma, tiroides, resfriado, alergias y para combatir el dolor en general. Asimismo, esta reacción se vio en los que consumen medicamentos para dejar de fumar, la depresión y déficit de atención con hiperactividad.5 Por supuesto, este efecto no se da de igual manera en todas las personas; por lo cual es mejor consultar con un médico para determinar si es la medicina la que está causando insomnio.

3. Estilo de vida y ansiedad.

Los malos hábitos influyen en nuestros patrones de sueño. Estudios que han comprobado que estar expuestos a luces provenientes de los aparatos electrónicos antes de dormir, causa desórdenes de sueño. (Para leer más información sobre este tema, visita el artículo ¡No revises tu celular antes de dormir!) Además, el consumo de comidas pesadas antes de dormir también influye en el sueño. La cafeína y la nicotina también son factores que causan la ausencia de deseos de dormir.6

Por otra parte, estudiosos han comprobado que la preocupación y la ansiedad interfieren considerablemente en el sueño. Según la Anxiety and Depression Association of America, el estrés y ansiedad pueden causar problemas para dormir o empeorar los problemas existentes. Y tener un trastorno de ansiedad agrava el problema.”7 La ansiedad y el insomnio pueden originarse mutuamente. La falta de sueño puede causar ansiedad, y la ansiedad puede generar la pérdida de sueño.

4. Factores genéticos.

Un nuevo giro en la ciencia médica fue el descubrimiento de los siete genes que causan insomnio. Un grupo de investigadores internacionales llegaron a la conclusión de que hay personas que tienen más riesgo de sufrir de algún trastorno de sueño. Si bien es una investigación que aún necesita profundizarse, los estudiosos están explorando esta área para entender mejor el insomnio y hallar una solución ante este problema.

5. Problemas de salud.

Las enfermedades también pueden causar insomnio. Algunas de las afecciones más comunes que impiden el sueño son la alergias nasales, problemas gastrointestinales y endocrinos, artritis, asma, condiciones neurológicas (Parkinson), dolor crónico, entre otros.9

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1,3,6,9What Causes Insomnia?. Sleepfoundation.org. Consultado el 20 de febrero de 2018, de https://sleepfoundation.org/insomnia/content/what-causes-insomnia
2Koyama, F., Yoda, T., & Hirao, T. (2017). Insomnia and depression: Japanese hospital workers questionnaire survey. Open Medicine, 12(1). http://dx.doi.org/10.1515/med-2017-0056
4Chakravorty, S., Chaudhary, N., & Brower, K. (2016). Alcohol Dependence and Its Relationship With Insomnia and Other Sleep Disorders. Alcoholism: Clinical And Experimental Research, 40(11), 2271-2282. http://dx.doi.org/10.1111/acer.13217
5Sheehan, J., & Marcellin, L. (2013). Is Your Medication Making You Lose Sleep?. Everyday Health. Consultado el 20 de febrero de 2018, de https://www.everydayhealth.com/sleep/medications-that-affect-sleep.aspx
7Understand the Facts: Sleep Disorders. Adaa.org. Consultado el 20 de febrero de 2018, de https://adaa.org/understanding-anxiety/related-illnesses/sleep-disorders#
8Hammerschlag, A., Stringer, S., de Leeuw, C., Sniekers, S., Taskesen, E., & Watanabe, K. et al. (2017). Genome-wide association analysis of insomnia complaints identifies risk genes and genetic overlap with psychiatric and metabolic traits. Nature Genetics, 49(11), 1584-1592. http://dx.doi.org/10.1038/ng.3888

La vida, temor y temblor

“- Así es la vida, dijo.
– ¡No! No es así. Bájate al tiro no más…”
Algo así era como terminaba un cuento que oí alguna vez. Como si fuera tan fácil bajarse de la vida. Para forzar la salida habría que violentarla y eso no es nada recomendable. O si no que se le vaya a uno por causa de una enfermedad terminal, ojalá no tan dolorosa. La expectativa más deseable es irse en el sueño, blandamente y sin conciencia. Pero como nada de eso es, por lo menos ahora, un camino posible, hay que lidiar con ella todas las mañanas.
A veces, como canta Serrat, la vida toma con nosotros café o se nos presenta en cueros. Son días agradables: un viaje, un encuentro largamente anhelado, un dialogo intenso y fructífero con mis alumnas de Desarrollo Personal. Un tiempo de charla en el Rigoletto o en el Esmeralda, sin apuro.
Otras veces aparece con una noticia atroz como la partida de Carlitos o una pelea descomunal con mi colega en el trabajo y el calefactor a gas que se rompe justo cuando empiezan las noches frías. O el insomnio, que se había ido hace tiempo y que ha regresado con sus exámenes de conciencia a destiempo, cuando uno ya creía que había vaciado la mochila.
La vida, con su repertorio de memorias que en ocasiones te acarician con un particular y lejano perfume de mujer o bien te planta una bofetada con mano seca e impredecible.
La vida, que va buscando caminitos entre las piedras y los abrojos o te lleva por aquellos verdes y suaves lomajes de la Araucanía profunda.
La vida, con sus eternidades y sudores febriles, con su concierto de cuerpo e ilusiones. O con su soledad acostumbrada, arrebujada en libros, películas online o la televisión entre sueños y reclamos.
La vida, que se adorna a veces con una remera a rayas y una falda floreada. O nada más se aparece con un saco de silicio y miércoles de cenizas.
La vida tiene su caprichos. Te deja tirado en medio de la ruta a las cinco de la mañana o te deposita suavemente en la blanca y sedosa arena de Hapuna Beach una tarde cualquiera. Como sea, con sus modos de dulce y de agraz, con sus luces y sombras la vida, como dice mi nana Andrea, “es corta, vivila con alegría…”

(Fotografía: “Sombría tarde rosada”)

10 Maneras para cumplir tu día después de una noche sin descanso

Últimamente casi todas las personas con las que hablo han tenido o están pasando por noches de insomnio. Hay muchas causas para esto. Entre las preocupaciones normales, las hormonas, los niños, el estrés y la alimentación a deshoras nos pasa en algún momento. Otra de las razones es que se quedan viendo su serie favorita y si es uno de esos días que ponen una detrás de la otra para ponerte al día, es posible que sea una causa evidente de tu poco dormir. También se pueden haber excedido en su consumo de cafeína en el día. Pero en lugar de recriminarte, usa estos datos para hacer lo mejor que puedas con el tiempo que tienes.

1- No demores lo inevitable.

Cuando pasas toda la noche despertándote cada media hora, no se te ocurra darle al botón de demorar la alarma. El hacerlo varias veces y dormirte esos cortos intervalos de tiempo no te da un sueño restaurador. Coloca la alarma lo más tarde que te puedas levantar y hazlo. Toma un tiempo para estirarte y toca la punta de tus pies, aunque lo hagas con las piernas medio dobladas. Hacer que la sangre vaya hacia el cerebro es muy bueno para despertarte. Luego sube los brazos lentamente para no marearte.

2- Baja la dosis de cafeína.

Trata de no tomar más de dos tazas de café al día si la cafeína te afecta. Cada uno lo sabe. Una en la mañana para comenzar el día ayuda y luego una después de almuerzo que es la hora más crítica cuando no has dormido bien porque la sangre se va al estómago para la digestión. Y el café generalmente toma unas 7 horas para salir del organismo, así que ten eso en cuenta.

3- Olvídate de que dormiste mal.

El pensar en ello te va a hacer sentir peor. Tienes que ser positivo. Vístete de colores más vivos de lo común, toma mucho agua y respira profundo varias veces al día. Cuando sientas que estás bajo de energía, levántate y busca un vaso de agua. Te despertará y te hidratará también.

4- Planifica tu tiempo.

Procura realizar la parte más difícil de tu trabajo primero. Administra bien tu energía priorizando tus tareas. Las investigaciones dicen que tu mejor tiempo después que te despiertas son las primeras dos horas. Si vas a tener una conferencia o reunión de trabajo, trata de caminar un poco antes para poner el cuerpo enérgico y deja lo que requiera menos atención ese día, de último.

5- Siéntate derecho.

El sentarte demasiado cómodo va a traer el cansancio y las ganas de tomar una siesta rápidamente. Así que revisa tu postura cada cierto tiempo y una vez más, cuando sientas un poco de cansancio, levántate y busca un vaso de agua.

 6- No revises mensajes o publicaciones.

No se te ocurra ponerte a ver mensajes en tu celular. Cuando no se ha dormido bien, se te puede pasar más tiempo del necesario revisando mensajes o publicaciones de amigos en Facebook o Instagram. Es preferible caminar un poco, ve a otra oficina y haz un comentario de algo de trabajo y desperézate.

7- Dale la bienvenida a la luz solar.

Permite que la luz del sol entre a tu oficina. La luz del sol siempre nos pone más alertas y nos sube el ánimo también. Si no tienes ventana que dé hacia tu escritorio, una de las veces que te levantes, ve afuera y recibe algunos rayos de sol. Además te va a ayudar a retener tu vitamina D.

8- Oblígate a moverte un poco.

Si tu silla gira, puedes hacer algunos movimientos que sin ser extenuantes, te pueden mantener activo, ágil y te pueden ayudar a mantenerte en forma. El ejercicio mejora la circulación y eso permite que tu concentración sea mayor. Tener a mano una pesa de poco peso te puede dar algo con lo cual despertarte un poco.

9- Párate frecuentemente.

Trata de levantarte de tu escritorio cada media hora para mantenerte atento a todo. Hay miles de razones para pararte, como ir al baño, ir a buscar un agua o vaso con agua, salir a respirar afuera y tomar el poco de sol que te viene bien o estirarte un poco.

10- Haz una siesta corta.

Por último, si de veras te sientes extremadamente soñoliento (a) sal a tu carro, coloca una alarma en tu celular y toma una siesta de diez minutos. Puede que eso incremente tu realización efectiva de tareas y reponga tu energía por el resto del día.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Sejuela

“Si el café tarde te produce insomnio, si ingerir algunos líquidos te hacen ir directo al baño, si te parece que todo está muy caro, si te alteran los gritos de los niños jugando o de la música a todo volumen, si la comida picante te irrita, si la televisión te adormece, si en todas partes te dicen “señor” y a donde vayas prefieres los zapatos cómodos y llevas un suéter por si acaso”, dice entre otras cosas un mensaje que me enviaron, “es que sufres de sejuela: se jue la juventud…” Había otras situaciones descritas; las que les transcribo aquí definitivamente me reflejan.
Como todos suelo recibir mensajes así. La mayoría sólo ocupa mi cabeza el momento en que los leo; otros me hacen pensar algo. Este capturó mi interés porque, de un modo más gracioso que el que he usado para transcribirlo, se refieren a un tema del que me he ocupado antes aquí.
Lo he hecho con un tono sombrío demás a veces. Pero la verdad es que tiene su lado simpático. Por ejemplo, la sutil pérdida de la memoria reciente y la distracción. Encuentro a una joven madre en la tienda a la que fui a comprar unos pantalones. Nos quedamos mirando y estoy seguro que ella me reconoce, sabe mi nombre, sabe que soy de otro país y que he sido cliente por años de la tienda donde trabajaba. Pero mi cabeza no registra nada más que una vaga memoria de algo que posiblemente se ve en sus ojos o en la expresión de su cara. Así que la encaro y le digo directamente sé que nos conocemos pero no me acuerdo para nada de dónde ni cuándo. Las más de las veces las personas se ríen. Afortunadamente.
Salgo de la casa y al llegar a la calle del edificio donde vivo, no puedo registrar el momento en que cerré la puerta con llave. No me atrevo a seguir. Regreso y me aseguro que esté cerrada. Así que ahora, al salir y cuando me acuerdo, hago algún gesto o movimiento que me haga recordar que sí lo hice.
Hemos estado conversando de varias cosas en la oficina o en la casa de mis amigos; de pronto le pregunto a alguien algo como “Y qué pasó con tal cosa…?” Me miran con cara de extrañeza y me dicen: “¡De eso es lo que hemos estado hablando los últimos diez minutos!”

¿Qué te quita el sueño?

“Cuando me acuesto, me duermo enseguida, porque sólo tú, mi Dios, me das tranquilidad.” Salmos 4:8 (TLA)

En la oscuridad de la noche nuestro cuerpo produce una hormona que es la melatonina, que está ligada íntimamente al sueño. Y no dormir por la noche puede ser negativo para nuestra salud física y mental, pues durante el día, la hormona no está presente, pero cuando el sol cae, la glándula pineal comienza a funcionar y a generarla.

El uso de luz artificial por la noche produce que esta hormona no se genere en nuestro organismo, y la falta de ella no sólo lleva a no dormir por las noches, sino a contraer ciertas enfermedades.

Si bien hay mucha gente que prefiere pasar sus noches despierta o por los problemas, depresiones, angustias, iras y demás no pueden concebir el sueño, lo cierto es que lo usual es dormir en la oscuridad. Además, cuando el cuerpo descansa uno despierta con nuevas fuerzas.

Puede que los problemas, que nos hayan robado el sueño, nos desenfoquen de la realidad y hagan que veamos las dificultades mucho más grandes de lo que en realidad son, por eso es necesario que nos enfoquemos en Dios, en sus promesas y la esperanza que Él nos da: “Hijo mío, no pierdas de vista el sentido común ni el discernimiento.Aférrate a ellos,porque refrescarán tu alma;son como las joyas de un collar.Te mantienen seguro en tu camino,y tus pies no tropezarán.Puedes irte a dormir sin miedo;te acostarás y dormirás profundamente.” Proverbios 3: 21:24 NTV

Esto no quiere decir que seamos indiferentes a los problemas, pues es cierto, todos los tenemos, sino que por nuestro propio bien es importante que apuntemos en las soluciones.

Si últimamente no has podido descansar como realmente lo necesitas, te animo a que te aferres a Dios, cuéntale cuál es tu preocupación y entrégasela para que te de paz y concibas un sueño reparador.

No hay nada mejor que despertar con nuevas fuerzas y con la mente renovada en Dios.

“Estoy completamente seguro de que tu bondad y tu amor me acompañarán mientras yo viva, y de que para siempre viviré donde tú vives.” Salmos 23: 6 NTV

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend