lectura Archives | CVCLAVOZ

All posts in “lectura”

Nuestro habito diario

¿Cómo puede el joven llevar una vida íntegra? Viviendo conforme a tu palabra. Salmos 119:9 (NVI)

La lectura de la Palabra de Dios alimenta nuestra fe y nos llena de sabiduría. Es posible que al momento de tomar ciertas decisiones, nos encontremos presionados, soportando la influencia que el mundo suele ejercer sobre nosotros. Es especialmente en estos momentos cuando se ve la madurez alcanzada por el creyente, para no dejarse llevar por las presiones externas y decidir conforme a la Palabra de Dios.

Por lo tanto, es importante que desarrolles el hábito de leer y profundizar en la Palabra de Dios, esto te dará mayor sabiduría para elegir lo mejor para tu futuro.

Por Cristhian Castillo

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

4 ventajas de leer ficción

Cuando se trata de la lectura, para muchos, leer ficción no tiene ventajas. No obstante, la ciencia ha demostrado que las novelas tienen efectos positivos en la vida real. Esto se ve claramente con la biblioterapia. Este tratamiento consiste en leer los libros en donde los protagonistas atraviesan los mismos problemas que uno. Dicha terapia busca mejorar la calidad de vida y ayudar a las personas a ver desde diversas perspectivas. Pero para disfrutar de los beneficios de la ficción no es necesario consultar con un biblioterapeuta. Cualquier persona puede gozar de las ventajas de leer ficción, las cuales son:

Ventaja de leer ficción #1: Mejora tu cognición social

Investigadores de la Universidad de Princeton, McGill y Harvard examinaron a las personas que tienen preferencia por leer ficción. Tras un análisis contrastado con la neurociencia, vieron que la lectura sí afecta el cerebro. Mientras los participantes del estudio leían, los estudiosos analizaban las neuroimágenes funcional. Después de examinarlas con detenimiento, llegaron a la conclusión de que los que leen ficción con mayor frecuencia tienen un mejor desempeño de cognición social.

La cognición social es la manera como nos relacionamos y vemos a los demás. Este proceso nos ayuda a interpretar las emociones de quienes nos rodean y a sentir empatía. Los lectores de ficción tienen mayores habilidades en esta área porque la lectura modifica el cerebro. Este cambio incrementa la empatía por los demás y mejora las relaciones sociales.

Ventaja de leer ficción #2: Cambia tu comportamiento

Un artículo publicado en la revista Psychology of Aesthetics, Creativity, and the Arts reveló que las personas pueden ser más amables si leen ficción. Pero solo cuando se imaginan las escenas. Tras un estudio descubrieron que hay un gran poder en imaginarse las historias pues estas ayudan a que cambiemos nuestros patrones negativos de conducta.

Ventaja de leer ficción #3: Te hace más inteligente

Un artículo publicado en la revista Brain Connectivity explicó que leer ficción hace que se generen nuevas conexiones cerebrales. Algunas de ellas permanecen solo mientras se lee, pero otras duran hasta una semana. Los lectores asiduos de novelas tienen más conexiones cerebrales (duraderas) que el resto de las personas. Estas conexiones son prácticas en la vida real pues ayudan con situaciones similares y a analizar lo que ocurre en el presente. Un buen ejercicio para incrementar las conexiones cerebrales, recomendado por los estudiosos, es intentar adivinar cuál será el final de una novela.

Ventaja de leer ficción #4: Te hace vivir más

Un artículo publicado en la revista Social Science & Medicine sostiene que leer hace que la mente sea más aguda y es el mejor ejercicio para el cerebro. Se ha comprobado que no solo ayuda a prevenir el Alzheimer, sino que también alarga el tiempo de vida. Leer un libro a diario durante 30 minutos hace que una persona tenga 20% menos de probabilidades de morir, en comparación con aquellos que no leen.

Recomendación

Vencedor es un libro de ficción basado en la película más reciente de los hermanos Kendrick.
La vida del entrenador John Harrison cambia de repente cuando los sueños de llevar a su equipo de básquetbol al campeonato estatal son derribados por el peso de una noticia inesperada. Cuando la planta de manufactura más grande cierra sus puertas, cientos de familias se ven obligadas a dejar la ciudad y John se pregunta cómo él y su familia enfrentarán un futuro incierto. Después de aceptar renuentemente ser el entrenador de campo a través, John y su esposa, Amy, conocen a una inspiradora atleta que va más allá de sus límites en una jornada hacia el descubrimiento. Inspirada por las palabras y las oraciones de un amigo nuevo, John se convierte en el entrenador menos esperado ayudando a la corredora menos esperada para intentar lo imposible en la carrera más grande del año.

Lee el primer capítulo gratis, AQUÍ.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

–Tamir, D., Bricker, A., Dodell-Feder, D., & Mitchell, J. (2015). Reading fiction and reading minds: the role of simulation in the default network. Social Cognitive And Affective Neuroscience, 11(2), 215-224. doi: 10.1093/scan/nsv114
–Johnson, D., Cushman, G., Borden, L., & McCune, M. (2013). Potentiating empathic growth: Generating imagery while reading fiction increases empathy and prosocial behavior. Psychology Of Aesthetics, Creativity, And The Arts, 7(3), 306-312. doi: 10.1037/a0033261
–Berns, G., Blaine, K., Prietula, M., & Pye, B. (2013). Short- and Long-Term Effects of a Novel on Connectivity in the Brain. Brain Connectivity, 3(6), 590-600. doi: 10.1089/brain.2013.0166
–Bavishi, A., Slade, M., & Levy, B. (2016). A chapter a day: Association of book reading with longevity. Social Science & Medicine, 164, 44-48. doi: 10.1016/j.socscimed.2016.07.014

5 ventajas de leer un libro, según la ciencia

Gracias a la plasticidad de nuestros cerebros es que podemos leer. Para lograr esto con éxito, nuestros cerebros forman nuevas conexiones cerebrales que nos permiten descifrar las letras y entenderlas según el idioma que practicamos. La influencia que tiene en nuestra biología demuestra que leer no es un simple acto que realizamos: también tiene impacto en nuestra conducta. ≪Gran parte de cómo pensamos y en qué pensamos está basado en ideas y asociaciones generadas a partir de lo que leemos≫, sostiene Maryanne Wolf1. Además explica que la lectura influye en quiénes somos y que, en ese sentido, somos lo que leemos. Pero leer un libro (ya sea en formato físico o electrónico) tiene más ventajas. Análisis científicos han llegado a la conclusión de que leer tiene los siguientes beneficios:



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Wolf, M. (2008). Proust and the squid. The story and science of the reading brain (p. 3-23). London: Icon.
2Bavishi, A., Slade, M., & Levy, B. (2016). A chapter a day: Association of book reading with longevity. Social Science & Medicine164, 44-48. doi: 10.1016/j.socscimed.2016.07.014
3Friedland, R., Fritsch, T., Smyth, K., Koss, E., Lerner, A., & Chen, C. et al. (2001). Patients with Alzheimer's disease have reduced activities in midlife compared with healthy control-group members. Proceedings Of The National Academy Of Sciences98(6), 3440-3445. doi: 10.1073/pnas.061002998
4Cunningham, A. & Stanovich, K. (1998). What reading does for the mind. American Educator. 22.
5Kidd, D., & Castano, E. (2013). Reading Literary Fiction Improves Theory of Mind. Science342(6156), 377-380. doi: 10.1126/science.1239918
6The Telegraph. (2009). Reading 'can help reduce stress'. Recuperado el 17 de abril de 2019, de https://www.telegraph.co.uk/news/health/news/5070874/Reading-can-help-reduce-stress.html
7e-Learning Infographics. (2018). 9 Scientific Reasons Reading Makes You Smarter - e-Learning Infographics. Recuperado el 17 de abril de 2019, de https://elearninginfographics.com/reading-makes-you-smarter-9-scientific-reasons/

De nuevo lo importante…

“Un poco más de Biblia, menos Prozac y más lectura apropiada”

(El autor de este blog en el artículo Un universo aparte)

Lou Marinoff escribió Más Platón y menos Prozac. Propone que un conocimiento más cercano de la filosofía puede ayudar a la sanidad de patologías individuales y sociales.

Prozac es el nombre comercial de la fluoxetina, un medicamento lanzado al mercado hace casi medio siglo y que se considera muy efectivo para tratar la depresión.

En el artículo Un universo aparte parafraseé el título poniendo más Biblia y más lectura apropiada. ¿Puede la sabiduría de los textos clásicos ayudar a superar la ansiedad producida por la velocidad del tiempo y la obsesión del éxito?

Tuve un maestro que solía decir: “En la Biblia está todo lo necesario para el conocimiento de lo que está bien y lo que está mal.” Quería significar que una comprensión adecuada del texto orientaría a las personas a saber cómo debían vivir.

Y eso no sólo ocurre con la Biblia. Si uno leyera menos libros de autoayuda y más textos de la literatura universal aprendería mucho acerca de la condición humana, sus desafíos y problemas y los caminos para enfrentarlos.

¡Cuánta gente va de conferencia en conferencia, de libro en libro, de técnica en técnica para obtener una vida más plena! Les obsesiona la idea de la solución definitiva con el método perfecto en cinco pasos.

La profundidad. Eso es lo que la presente generación no parece entender. La profundidad, el pensamiento, el análisis, la reflexión, la consideración meditada de las cosas. Eso es lo que aporta tranquilidad y perspectiva.

Me abruma la cantidad de gente que busca consejo, ayuda, orientación, amparo que en la práctica no tiene necesidades apremiantes como un refugiado sirio, una familia que vive en un basural de Calcuta o una mujer que recoge cartones en la noche sudamericana.

Lou Marinoff reflexiona en su libro que la sociedad de la abundancia ha saturado la vida de cosas pero no ha resuelto el dilema de la existencia. La gente continua abrumada por el miedo, la culpa, el desasosiego, el tedio.

En contraste, la gente víctima del hambre, del peligro de muerte, del desarraigo de la tierra no se puede dar ese lujo. La única meta posible es vivir otro día. Están obligados a pensar en lo importante.

Tal vez sea hora de acudir de una vez por todas a lo importante.

¿Cuál es la mejor hora para leer la Biblia?

Para algunos, es mejor leer la Biblia de mañana; otros dicen que lo ideal es hacer antes de dormir. Pero, ¿quién de todos tiene la razón?

Salmos 37:31 dice que en el corazón del justo ≪habita la ley de su Dios; por eso sus pies nunca resbalan≫, y para que esto suceda debemos meditar en la Palabra de Dios en todo momento de día. No hay un versículo en donde se especifique la hora exacta en la cual debemos tener un tiempo especial con Dios. Lo que sí dice es que debemos meditar en su Palabra constantemente (Josué 1:8). Debido a las obligaciones y ocupaciones que cada persona tiene, la elección de la hora preferida para leer la Biblia es personal. Sin embargo, lo ideal es que lo hagamos la mayor cantidad de veces posibles. Esto es porque a cada minuto nos vemos tentados a hacer lo malo y necesitamos recordar los principios bíblicos para aplicarlos en nuestras acciones.

Algo que podemos hacer es incorporar la lectura de la Palabra de Dios en nuestra rutina. Por ejemplo: Podemos poner versículos bíblicos en paredes o lugares que siempre frecuentamos, y escuchar la Biblia en audio. Algo adicional que se puede hacer es separar un tiempo para leer la Biblia en la mañana, tarde y noche.

Leer la Biblia en la mañana

«Señor, escucha mi voz por la mañana; cada mañana llevo a ti mis peticiones y quedo a la espera.» Salmos 5:3 (NTV)

No sabemos qué nos deparará el día. Por este motivo debemos estudiar la Biblia para recordar que debemos confiar en Dios en todo momento. Cada mañana debemos pedir sabiduría para cuidar nuestros pensamientos y acciones. Las enseñanzas de la Palabra de Dios que leamos al comenzar el día nos ayudarán a mantenernos enfocados en el bien y a actuar como Dios quiere que lo hagamos.

Leer la Biblia en la tarde

«En la tarde, en la mañana, al mediodía, clamaré a Dios, y él oirá mi voz.» Salmos 55:17 (RVC)

Puede ser difícil encontrar un tiempo libre a la mitad del día, pero hay libros, capítulos y versículos cortos de la Biblia que pueden leerse en minutos. En las tardes podemos aprovechar en repasar algún texto bíblico en particular que queramos memorizar, y de esa manera tener presente la Palabra de Dios.

Leer la Biblia en la noche

«Bienaventurado el hombre […] que […] se deleita en la ley del Señor, y día y noche medita en ella.» Salmos 1:1-2 (RVC)

Estudios han demostrado que leer antes de dormir tiene un efecto relajante. No solo disminuye el estrés, sino que también mejora el aprendizaje. Leer la Biblia en la noche tiene todos esos beneficios y más: nos insta a crecer espiritualmente, hace que examinemos nuestros corazones, nos corrige, exhorta, reconforta, alienta, instruye y nos ayuda a conocer más de Jesús.

En conclusión, lo importante no es a qué hora leemos la Biblia o tenemos un tiempo de comunión con Dios, sino la intención de nuestros corazones y cómo nuestros hechos reflejan las enseñanzas de Jesús.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Deja de enfocarte sólo en tu problema

El célebre Dr. Moon, quedó espantado cuando supo por boca de su buen amigo, famoso como oculista, que en muy poco tiempo iba a quedar totalmente ciego.

Para empeorar su situación, la joven que él amaba le confesó que ya no podría casarse con él porque no deseaba unir su vida a la de un pobre ciego y rompió su compromiso.

Durante unas semanas, cuando ya estaba ciego, su pena fue inmensa; pero, siendo creyente, aceptó la voluntad de Dios.

Algún tiempo después ideó la escritura para ciegos conocida como el método Moon en 1843, que a diferencia del Braille resulta más sencillo para aquellas personas que han perdido la vista después de haber aprendido a leer y es un método que, algunos aseguran, está renaciendo.

Si William Moon se hubiera sentado a lamentarse por su situación y no hubiera sido capaz de aceptar la voluntad de Dios, se habría encerrado en su problema, al punto de no ser capaz de crear su método, el mismo que ayudó a tantas personas y les dio acceso a libros y a la palabra de Dios.

Muchas veces nos pasa eso, que cuando las cosas no salen como queremos o nos llegan situaciones y problemas inesperados nos sentamos a lamentarnos, a quejarnos, nos enfocamos tanto en el problema que no pensamos en otra cosa que en eso y muchas veces, perdemos una bendición, no llegamos a ver el propósito que Dios puede tener con esa prueba.

Quizás el plan de Dios no es sólo mostrarte o enseñarte algo de forma personal, sino que podrías bendecir a otros como fue el caso de Moon y de otras personas que buscaron cómo salir adelante y con la ayuda de Dios cambiaron su vida y la de otros.

Y no solamente se refiere a pruebas de salud, quizás tienes una mala situación económica y no encuentras trabajo; piensa cuáles son tus talentos o habilidades con las que podrías emprender un negocio, ¿consideraste esa idea alguna vez? Dios puede darnos la victoria en cualquier situación.

“Claro que no, a pesar de todas estas cosas, nuestra victoria es absoluta por medio de Cristo, quien nos amó”. Romanos 8:37 (NTV)

No te encierres en el problema, pídele a Dios sabiduría para enfrentarlo y poder conocer Su voluntad porque recuerda que somos más que vencedores.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Escuela e internet

Leo en un artículo de prensa que un riguroso estudio realizado con jóvenes entre 12 y 18 años determinó algo que ya se hacía evidente para los especialistas: los chicos no aprenden solamente en la escuela. En las redes, dice el estudio, los jóvenes se forman, consolidan relaciones, aprenden y se comunican.

Se pudo detectar que en internet desarrollan más de doscientas habilidades vinculadas principalmente a la producción, prevención de riesgos, desempeño, gestión social e individual, contenidos, medios y tecnología, ideología y ética, narrativa y estética.

Debo admitir que he sido bastante escéptico acerca del valor que la tecnología aportaría al saber y el conocimiento de las nuevas generaciones. Me he hallado, a veces inadvertidamente, en la postura refractaria que muchas escuelas tienen frente a la tecnología, a la que ven como un adversario tenaz en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Provengo de una generación que se formó mayormente en el siglo XX y que ha visto cómo la información y el conocimiento se ha desplazado desde el libro y la sala de clases a la pantalla de la computadora y el celular. La cuestión que no hemos dilucidado hasta ahora es si el entorno virtual formará individuos capaces no sólo de explorar, disfrutar y producir contenidos relevantes sino también de discriminar, analizar, criticar e influir.

Estudios como Transmedia Literacy (Alfabetización a través de los medios) realizado por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, de donde surge la información que comento, serán útiles para determinar si la escuela se va a convertir en objeto de museo en un par de décadas o si puede ser un complemento eficaz en esta nueva realidad.

Hay algunas habilidades que solamente la lectura, el análisis crítico y el manejo de ciertas habilidades matemáticas pueden complementar el desarrollo integral de las personas. La escuela puede seguir siendo un protagonista en el logro de estos objetivos si sabe integrarse con creatividad y valor a internet y las redes sociales.

Como en tantas otras cosas en mi vida, me toca abrir la mente a estas nuevas realidades y dejar de atrincherarme en mi vieja formación clásica. No creo que esté equivocado en la importancia de la lectura y la práctica del pensamiento crítico afuera de las redes pero debo seguir indagando en este complejo universo de la virtualidad. Tal vez todavía tenga otros prejuicios que abandonar.

Por ahora, me mantengo como turista digital.

¿Por qué debo leer la Biblia?

Por sí misma, la lectura es el mejor ejercicio para nuestro cerebro. A lo largo de los años se ha comprobado que no hay mejor práctica que ayude a la mente y al cerebro que la lectura. Pero ¿qué hace a la Biblia tan especial que debemos leerla? Muchas personas creen que leerla es opcional, o que simplemente basta con saber algunas historias bíblicas de memoria; sin embargo, leer la Biblia tiene más relevancia de lo que se cree. Estas son algunas razones por las cuales debemos leer la Biblia:

Para conocer a Jesús y crecer en nuestra relación con él

La Biblia es inspirada por Dios (2 Timoteo 3:16-17); por lo tanto no hay mejor forma de conocer a Jesús que a través de su lectura.  En la Biblia se encuentra la historia de la humanidad desde la creación del mundo hasta el plan futuro para la Tierra. Además, en cada libro podemos aprender algo nuevo sobre Dios y acercarnos a él por medio de sus mandamientos. La Biblia nos ayuda a desarrollar una relación más íntima y personal con Jesús.

Además, leer la Biblia ayuda a incrementar nuestra fe en Jesús (Romanos 10:17), nos corrige (Hebreos 4:12) y exhorta a no pecar (Salmos 119:11), nos inspira y brinda ánimo (Romanos 15:4), pero también nos ayuda a tener el conocimiento suficiente sobre Jesús para compartir nuestra fe a otros.

¿Quieres compartir tu fe a través de tus redes sociales? Ingresa a https://elviaje.yesheis.com y te enseñamos cómo.

Para ser sabios

No hay ser más sabio en el universo que Dios y solo en él podemos obtener la sabiduría e inteligencia (Proverbios 2:6-7). La Biblia es el libro por excelencia que ayuda a adquirir sabiduría, y lo mejor es que se puede leer infinidad de veces; de hecho, cuanto más se lee, más se adquiere conocimiento, inteligencia y sabiduría. Esto no solo es el ámbito espiritual, sino también en lo académico, moral y personal.

Para tener una vida con propósito

Vivir sin propósito genera un sentimiento de vacío profundo, pero cuando vivimos de acuerdo al propósito para el cual fuimos creados, tenemos satisfacción. Dios tiene planes para cada uno de nosotros y solo podemos descubrir cuáles son mediante una relación cercana con él, que se adquiere a través de la lectura de la Biblia y la oración.

Para saber distinguir entre la verdad y las falsas corrientes

En la actualidad hay muchas corrientes de pensamiento y doctrinas que aseguran decir la verdad; no obstante, la Biblia es el único medio por el cual podemos conocer a Jesús, quien es la verdad (Juan 14:6). Leer, estudiar, meditar y practicar los preceptos bíblicos nos da la sabiduría que necesitamos para distinguir la verdad de las mentiras.

Para estar protegidos contra el mal

En la Biblia aprendemos que a diario se libra una batalla espiritual por nuestras almas. No podemos ganar esta guerra por nuestra cuenta, pero cuando leemos la Biblia a diario y la practicamos, Dios nos protege y defiende ante los ataques que amenazan con destruirnos (Efesios 6:16-17).

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Lectura y lágrimas

Eran las seis de la mañana. Todos los retornados del exilio con sus mujeres, hijas e hijos se habían reunido hacía un buen rato en la plaza de la destruida ciudad y aguardaban en silencio. De pronto, un hombre vestido a la usanza de los escribas se subió a un modesto cajón de madera, rompió el silencio y comenzó a leer de un rollo algo que jamás ellos habían oído. Entre la gente, representantes del clero respondían a las preguntas que las personas hacían sobre el contenido que se les estaba dando a conocer.
Poco a poco un lamento comenzó a cundir en medio de la multitud. Lágrimas brotaron de sus ojos y comenzaron a llorar y a gritar, “¡Amén, amén!” Los clérigos les pedían que no lloraran, éste es un día para alegrarse, les decían, porque por primera vez después de setenta años la ley de Dios era leída para aquellos que nunca la habían conocido. Al mediodía el escriba bajó de la improvisada plataforma y se unió al grupo de sacerdotes que le pedían a la gente que no llorara, que era día de fiesta, que había que ir a casa a comer, a beber y a alegrarse.
Esta escena, relatada en el libro de Esdras en la Biblia, contrasta dramáticamente con la indiferencia que la mayoría de los cristianos evidencian hacia la lectura de la palabra de Dios. Si leen con atención el fragmento citado, van a descubrir que Esdras no predicó nada. La sola lectura produjo un impacto intelectual y emocional inmenso en la gente. Si observan atentamente un culto donde se lee la palabra de Dios, no verán síntoma alguno de reverencia, asombro o quebrantamiento frente a la sola lectura.
La diferencia con los judíos que oyeron a Esdras esa madrugada, pienso yo, se debe que de tanto oír predicaciones – aproximadamente 10.000 horas para un cristiano que asiste a la iglesia por 20 años – se ha diluido la potencia de la pronunciación de la palabra. La ley de Dios ha sido desplazada por el apetito de la velocidad, la brevedad y la imagen por sobre la letra que impera en el mundo de hoy.
¿Quién estaría dispuesto a leer las más de 770 mil palabras que contiene la Biblia y experimentar la profunda perturbación interior que produce a la conciencia y la vida? Tal vez es porque a diferencia de aquellos antiguos exiliados hoy estamos atosigados de discursos y versiones de la Biblia.
(Este artículo ha sido escrito especialmente para la radio cristiana CVCLAVOZ)

Biblia y lágrimas

Hay una escena en la Biblia (Nehemías 8:1-20) que nunca deja de conmoverme. Al regreso del exilio los judíos encontraron una Jerusalén completamente devastada. Los escombros eran la triste huella de un pasado glorioso. Abocados al trabajo de reconstruir y restaurar la nación desde sus fundamentos se encuentran una madrugada todos reunidos en una plaza para algo que la mayoría de ellos nunca había experimentado: oír la lectura de la ley de Dios.
En una tarima de madera construida para la ocasión, el escriba Esdras lee durante al menos seis horas diversas porciones de la Torá. Algunos levitas se distribuyen entre la gente para ir explicándoles lo que no entiendan de la lectura.
A medida que avanza la mañana, la gente comienza a llorar, a gritar “¡Amén, amén!” y algunos se inclinan con su rostro a tierra. Tanto, que los dirigentes les dicen que por favor no lloren, que es un día de alegría, de celebración, de comer y beber. Al fin los convencen y se van a su casa, invitan a los más pobres del pueblo y comparten algo nuevo y reconfortante en sus vidas. No hay que olvidar que vienen de regreso de un exilio oprobioso que ha durado al menos setenta años.
No puedo dejar de pensar en el efecto que produjo en esa gente el oír por primera vez la palabra de Dios. Muchos de ellos habían nacido en cautiverio y allí no había libertad para practicar la fe. Ese encuentro con el pensamiento de Dios expresado en palabras les parte el corazón. Descubren su propia realidad, la triste distancia entre sus vidas y la ley de Dios. Son iluminados con la verdad y no pueden ocultar su emoción. Por eso lloran: la palabra ha comenzado a transformar sus vidas.
Hoy, que tenemos Biblias en innumerables versiones, desde ediciones de lujo hasta las más baratas, que se la predica semana a semana en los templos, la palabra de Dios no nos produce nada. Un video de YouTube que nos recomendaron, una película de Netflix, el mínimo episodio de un animal que muestra rasgos humanos nos conmueve y le damos miles de veces Me gusta, lo compartimos y comentamos cuánto nos emocionó. Pero la ley de Dios es una rutina en nuestros oídos, un trámite ritual, pequeñas cápsulas de palabras que al fin nos hacen inmunes al poderoso impacto de su significado.

Igual que en la vidriera irrespetuosa de los cambalaches, se ha mezclao la vida, y herida por un sable sin remache ves llorar la Biblia junto a un calefón. (Del tango Cambalache de Enrique Santos Discépolo).

(Este artículo ha sido escrito especialmente para la radio cristiana CVCLAVOZ)

¿Cómo memorizar textos bíblicos?

La existencia de muchas herramientas tecnológicas ha hecho que dejemos de utilizar nuestra memoria y confiemos la recolección de información a nuestros dispositivos. Hoy en día, casi nadie podría recitar de memoria los números de celular de su agenda, pues todos esos datos se encuentran disponibles en nuestros teléfonos móviles. Sin embargo, no podemos hacer lo mismo cuando se trata de la Biblia. En Josué 1:8, dice: “Estudia constantemente este libro de instrucción. Medita en él de día y de noche para asegurarte de obedecer todo lo que allí está escrito. Solamente entonces prosperarás y te irá bien en todo lo que hagas.” Cuando uno tiene la Palabra de Dios presente en su mente y corazón, le es mucho más fácil hacer el bien e ignorar el mal. Es por ello que debemos memorizar versículos bíblicos. Aún si no eres bueno haciéndolo, estos tips te ayudarán:

1. Elige un versículo que tenga significado para ti:

No se trata de memorizar sin razón. Los versículos bíblicos que quieras guardar en tu mente deben ser los que sientas que te hablan a nivel personal; de esta manera, te será más fácil recordar. Para comenzar, elige uno que sea corto y esté en alguna versión que utilice un lenguaje sencillo.

2. Utiliza la mejor herramienta:

Hay muchas clasificaciones para las distintas formas de aprendes de una persona. Las más comunes son: visual, auditivo y kinestésico. Al saber cuál de éstas es la que más te funciona, te será más fácil memorizar un versículo.

  • Aprendizaje visual: Si eres de los que recuerda con rapidez los gráficos o texto, entonces eres una persona visual. Para memorizar versículos puedes escribirlos y colocarlo en lugares que frecuentes en tu casa o lugar de trabajo, ¡también puedes aprovechar la ocasión y decorar los espacios con textos bíblicos!
  • Aprendizaje auditivo: Si tienes facilidad para recordar letras de canciones, o no olvidas las conversaciones que tuviste; entonces eres una persona auditiva. Cuando memorices un versículo, agrégale la melodía de tu canción preferida y practica cada vez que puedas.
  • Aprendizaje kinestésico: Si para aprender necesitas tocar o sentir algo, entonces eres una persona kinestésica. Para que recuerdes mejor un versículo bíblico, añade movimientos corporales simples que te ayuden a conectar una palabra con un gesto. De esta manera podrás recordar con mayor comodidad.
3. Practica con frecuencia:

Memorizar versículos bíblicos, al igual que cualquier otro aprendizaje, requiere práctica y constancia. Ve un paso a la vez y memoriza el texto de poco a poco. Verás que si practicas con regularidad, en poco tiempo lograrás repetir de memoria muchos otros textos.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

6 tipos de libros que todos deberían leer

Leer es una práctica que tiene muchos beneficios. Debido a que existe una gran cantidad de publicaciones anuales, siempre hay miles de opciones de las cuales se puede elegir. Sin embargo, hay algunos libros que todos deberían leer al menos una vez en su vida, pues éstas son de provecho en cualquier circunstancia.

En la siguiente lista no están incluidos los libros de texto de las escuelas, ni aquellos que sirvan para la formación profesional o correspondan a algún tipo de pasatiempo.

1. Biblia:

No solo tiene contenido histórico, sino también enseñanzas que se aplican a cualquier época. La Biblia es el libro por excelencia que debe ser leída una y otra vez.

2. Devocional:

Esta clase de libros te ayudan a tener una rutina de lectura diaria. Con ello obtendrás un momento de reflexión y quietud, además de aprender algo nuevo. Hay muchas opciones de devocionales en el mercado y siempre habrá una que se adapte a tus necesidades y estilo de vida; ya sea que quieras hacerlo solo o en compañía.

3. Novela:

Un estudio del psiquiatra Raymond Mar reveló que leer ficción (es decir, novelas) mejora la memoria, incrementa la capacidad de comprender a los demás, estimula la imaginación y mejora las relaciones interpersonales. Es por ello que se debe leer al menos una novela. Hay muchos géneros disponibles (romance, misterio, aventura, etc.) que podrán satisfacer el gusto de cada uno.

4. Biografía:

Es importante aprender de los fracasos y éxitos de otras personas; es por ello que se debe leer biografías o memorias que nos inviten a conocer un poco más de la vida de alguien. Existen muchos personajes que han impactado la historia debido a sus logros, y de los cuales podemos rescatar grandes lecciones que nos acompañarán en momentos difíciles.

5. Inspiración:

La ventaja de los libros inspiracionales es que se adaptan a cualquier tipo de persona. Esta clase de lectura te motivará y ayudará a seguir adelante y nunca rendirte en la vida. Algunos de estos libros pueden ser leídos en grupo; y de esta manera puedes encontrar otras personas con las cuales socializar.

6. Ilustrado:

Los libros que contienen dibujos no son solo para niños. Esta clase de literatura te ayudará a prestar atención a los detalles del arte y disfrutar de una lectura rápida, especialmente si tu tiempo libre es limitado.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend