leer la biblia Archives | CVCLAVOZ

All posts in “leer la biblia”

Dos formas de vivir

“Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.” Romanos 8:5-6 (RVR1960).


La Biblia nos habla de una constante lucha entre el espíritu y la carne. Ambos pelean por prevalecer por lo tanto desean ser alimentados. En nuestro diario vivir tenemos la capacidad de elegir quien va a ser más importante para nosotros y así asignarle una alta prioridad en nuestra vida. Piensa un momento, ¿Cómo vives tus días? ¿Cuánto tiempo asignas a alimentar el espíritu y cuánto a la carne?


Ten presente que alimentar la carne, es llenar nuestro día de televisión, redes sociales, conversaciones y distracciones en general que se llevan ese tiempo que solíamos invertir en buscar de Dios. Por el contrario, alimentar el espíritu es orar, leer la Biblia, asistir a la iglesia y servir al Señor. ¿Qué lugar tienen cada una de estas actividades en tu vida? ¿Son una prioridad o algo que postergas indefinidamente por falta de tiempo?

Por Giovana Aleman

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿En qué orden debo empezar leer la Biblia?

Si es tu primera vez leyendo una Biblia y no sabes por dónde comenzar, aquí tendrás algunos consejos para sacar el máximo provecho de tu lectura.

La Biblia se divide en dos partes, el Nuevo y Antiguo Testamento. En la primera parte se encuentra la historia de la creación del mundo, el llamado de Abraham y la historia de Israel. También están otros libros llamados proféticos y sapienciales. En la segunda parte, está el Nuevo Testamento, donde está la historia de la vida, muerte y resurrección de Jesús, la historia de los primeros cristianos y las cartas de los discípulos. Toda la Biblia se trata de Dios y de cómo la humanidad puede encontrar salvación eterna con Él. Cada libro de la Biblia tiene un propósito y se relaciona con los demás.

Aparte de tu lectura personal, es necesario que te unas a un grupo que comparte la misma fe para que puedas compartir tus experiencias y hagas las preguntas que creas convenientes. Si tienes dudas sobre qué versión de la Biblia debes leer o comprar, lee el artículo: Cómo elegir la traducción de la Biblia ideal para ti. Algo que también debes tener presente es que debes leer toda la Biblia para tener una mejor comprensión de Dios y su plan para tu vida. Si deseas tener una perspectiva contextual e histórica de la Biblia, te recomiendo que compres un Diccionario Bíblico. Estos libros ofrecen datos extra que ayudan a entender los libros de la Biblia en la época en que fue escrita.

¿En qué libro puedo comenzar a leer?

La manera más recomendable de comenzar a leer la Biblia es por el Nuevo Testamento, en el libro de Juan. Si bien Mateo, Marcos y Lucas también cuentan la historia de la vida y obras de Jesús, Juan tiene un enfoque un poco más personal en Jesús. Por otra parte, también puedes empezar por Proverbios. Este libro tiene 31 capítulos que pueden ser leídos uno por día; de esta manera se puede culminar el libro en un mes. Proverbios fue escrito por Salomón, el hombre más sabio de la Tierra, y ofrece consejos útiles para todo aquel que quiera tomar inteligentes y sabias decisiones. Si quieres leer la Biblia en orden cronológico, entonces Génesis es el mejor lugar para comenzar. Allí se encuentra la creación del mundo y cómo la desobediencia de Adán y Eva tuvo consecuencias para toda la humanidad.

Sin importar el libro que elijas para comenzar a leer la Biblia, antes ora por unos minutos y pide a Dios que te ayude a comprender lo que vas a leer. Asimismo, pídele que te dé entendimiento para que cada pasaje que leas tenga una lección y aplicación útil para tu vida.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Cómo elegir la traducción de la Biblia ideal para ti

Probablemente, la versión más conocida y leída de la Biblia es la Reina Valera de 1960; sin embargo, con el paso de los años se ha masificado el uso de traducciones que utilizan un lenguaje más moderno. Esto ha hecho que mayor cantidad de personas tengan acceso a la Biblia y sea entendida por una nueva generación que emplea otro lenguaje. Pero, con tanta variedad de traducciones, ¿cómo podemos saber cuál de ellas escoger?

Ante todo, debemos entender que la Biblia fue escrita en diferentes idiomas. Al igual que sucede con todas las lenguas del mundo, cada una de ellas tiene frases que no tienen significado ni traducción. El concepto de estas palabras varía de acuerdo al contexto histórico en que se dan, o también según la frecuencia de uso. Por ejemplo, en español antiguamente se solía utilizar la palabra “empero” en vez de “pero”; no obstante, hoy en día su uso casi se ha extinguido. Lo mismo sucede con otros idiomas cuando los tiempos cambian y en lenguaje también. Estos factores hacen que la traducción de la Biblia sea un trabajo difícil.

¿Por qué las traducciones de la Biblia son diferentes?

El Dr. Douglas Stuart, profesor del Seminario Teológico Gordon-Conwell, señala que la Biblia es traducida de dos maneras: literal y semánticamente.

  1. Traducción literal de la Biblia: Es cuando los textos originales son traducidos del mismo modo en que fueron escritos. En ocasiones, esto es un problema pues hay frases que carecen de un significado igual en español; sobre todo porque el lenguaje en que fueron escritas son muy antiguas. Esto explica porqué hay versículos que parecen ser un poco confusos al momento de leerlas.
  2. Traducción semántica de la Biblia: Esta clase de Biblias se centran en el significado de las oraciones. En lugar de traducir una frase tal y como fue escrita, le dan mayor importancia a la representación de la misma. Si una palabra no tiene sentido ni coherencia en español, los traductores buscan el significado más parecido en nuestro idioma y lo escriben de esa manera para que sea entendible.

¿Cuál de todas debo leer?

El hecho de que hayan diferentes traducciones de la Biblia no significa que una sea mejor que otra. En realidad, la diversidad en las traducciones es de beneficio para todos, pues nos ayuda a tener una mejor comprensión de la Palabra de Dios. Es por ello que los teólogos recomiendan que la lectura de la Biblia no sea en una única versión, sino en varias. De esta manera podemos enriquecernos con la traducción literal y el significado de acuerdo a nuestra vivencia actual.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Te aburre leer la Biblia?

Algunas personas dicen que no leen la Biblia porque les parece aburrida, pero como dice Wes McAdams: “El entretenimiento es como la comida chatarra para tu corazón, alma y mente. (…) Las Escrituras, por otra parte, es como un festín nutritivo. Es como la carne y las verduras. No sólo sabe bien, sino que es bueno para ti”. Estamos acostumbrados a consumir información rápida, que sea simple, y sobre todo, fácil de analizar. Tal vez éste sea el motivo por el cual la lectura de la Biblia se convierte en una tarea pesada de realizar, pues, la Palabra de Dios debe ser estudiada y examinada con detenimiento. Nadie puede decir que conoce a Dios si no lee el libro que Él inspiró.

Si la Biblia se ha vuelto aburrida de leer, o si crees que es demasiado complicada para entenderla, entonces haz lo siguiente:

1. Ora:

“Llámame y te responderé. Te haré conocer cosas maravillosas y misteriosas que nunca has conocido.” (Jeremías 33:3 TLA)

Dios le otorga sabiduría a quien le pide. Para entender Su palabra, lo primero que debes hacer es orar para que Dios te ayude a comprender lo que vas a leer. Cuéntale sin temor lo que te ocurre y pídele que te dé entendimiento para que recibas el mensaje de Dios para tu vida.

2. Lee una versión diferente:

“El cielo y la tierra desaparecerán, pero mis palabras no desaparecerán jamás.” (Mateo 24:35 NTV)

Las versiones más conocidas de la Biblia tienen un lenguaje que se utilizaba el siglo pasado; así que, si no entiendes algunas palabras o frases es aconsejable que consigas una traducción más actual. Esto te ayudará a comprender mejor lo que quiere decir y a disfrutar la lectura.

3. Acompaña tu lectura con un devocional:

Todo lo que está escrito en la Biblia es el mensaje de Dios, y es útil para enseñar a la gente, para ayudarla y corregirla, y para mostrarle cómo debe vivir. De ese modo, los servidores de Dios estarán completamente entrenados y preparados para hacer el bien.” (2 Timoteo 3:16-17 TLA)

Los devocionales explican un versículo bíblico o una historia en concreto. Esto hace que uno aprenda más de la Biblia y pueda aplicarlo en su vida diaria. Si deseas recibir devocionales gratuitos en tu correo electrónico, suscríbete en: https://cvclavoz.com/zonas/te-ayudamos/devocionales/

4. Participa de reuniones:

“Porque allí donde dos o tres de ustedes se reúnan en mi nombre, allí estaré yo.” (Mateo 18:20 TLA)

Reúnete con otras personas que comparten tu fe y estudien la Biblia juntos. Procura que entre ellos esté algún pastor o líder, de manera que te ayude a despejar las posibles dudas que tengas.

5. Lee un estudio bíblico:

“Estudia constantemente este libro de instrucción. Medita en él de día y de noche para asegurarte de obedecer todo lo que allí está escrito. Solamente entonces prosperarás y te irá bien en todo lo que hagas.” (Josué 1:8 NTV)

Los estudios bíblicos son libros que tienen estudios profundos sobre la Biblia, desde el origen de las palabras en su idioma original, hasta el contexto en que fueron escritas. Esto te ayudará a ampliar tus conocimientos bíblicos y a tener un mejor entendimiento de lo que Dios quiere decirte.

6. Establece recordatorios o alarmas:

“Pues la palabra de Dios es viva y poderosa. Es más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra entre el alma y el espíritu, entre la articulación y la médula del hueso. Deja al descubierto nuestros pensamientos y deseos más íntimos.” (Hebreos 4:12 NTV)

Haz que la lectura de la Biblia sea una práctica constante en tu vida. Para que se convierta en un hábito puedes utilizar diferentes herramientas que te permitan recordar la hora de lectura. Por ejemplo, puedes poner alarmas en tu celular, pedirle a alguien que te lo recuerde, etc.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend