libre Archives | CVCLAVOZ

All posts in “libre”

La mano extendida

“Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, más yo no me dejaré dominar de ninguna” 1 Corintios 6:12 (RVR 1960).

 

En la Palabra de Dios se registra que “todas las cosas me son lícitas”, hasta ahí uno puede decir: ¡Qué maravilla! puedo hacer todo lo que quiero, y Dios aprueba mis acciones, pero esto no es así porque a continuación se añade: “más yo no me dejaré dominar de ninguna” 1 Corintios 6:12 (RVR 1960); esta determinación es importante tenerla en nuestro diario vivir. Actualmente desde temprana edad, muchas personas abusan de las drogas, por lo cual están siendo sometidas por esta sustancia. Lamentablemente no eligieron bien, es como si estuvieran en un pantano del cual no pueden salir y mientras más lo intentan más se hunden; pero la solución está en Cristo, quien puede sacarlos de ahí y hacerlos libres, sólo tienen que pedir su ayuda y Él vendrá. Dios no te da la espalda, Él te extiende su mano para levantarte.

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Deja ir el miedo

A lo largo de nuestra vida atravesamos situaciones que pueden dejar secuelas como el miedo, ante ciertas circunstancias es normal tenerlo, pero no lo es cuando se convierte en algo permanente e incontrolable.
El Señor no quiere que vivamos con miedo, por ello nos hace varios llamados a lo largo de la Biblia para no tener miedo y nos invita a confiar en Su ayuda.
“La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.” Juan 14:27 (RVR1960).
En este versículo Jesucristo indica que nos da una paz tan especial que no encontraremos de ninguna otra forma, de cada uno depende creer las promesas del Señor. Recuerda que el único que puede poner limitaciones a tu vida eres tú y si lo pensamos bien, Dios nunca nos pedirá hacer algo que no podamos realizar, por ello es posible superar el miedo, eliminar esas limitaciones autoimpuestas.
Si Dios nos pide que superemos el miedo que sentimos, es porque podemos hacerlo; no sigas creyendo la mentira de que vivirás con miedo por el resto de tu vida, el Señor no quiere eso para ti, quiere que seas libre y que goces de las bendiciones que tiene preparadas para ti.
Deja ir el miedo que sientes, no importa cómo o cuándo comenzó, la real importancia radica en los pasos que darás para verte libre de él, comienza creyendo la Palabra de Dios que te dice:
“Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo.” Isaías 41:13 (RVR1960).

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Venciendo al temor

“Busqué a Jehová, y él me oyó, Y me libró de todos mis temores.” Salmos 34:4 (RVR1960).


Este versículo muestra cómo debemos proceder cuando uno es víctima del temor; muchas veces sentimos temor sin saber qué lo origina, o también cuando hay incertidumbre sobre lo que puede suceder. Si bien existen diferentes formas en que este se manifiesta, la solución es una sola y la encontramos en Dios.


El Señor no quiere que vivas atemorizado por el presente o el futuro, quiere que tengas una vida plena en Él, para ello, es necesario que trabajes con Su ayuda en esta área, comienza creyendo que tiene el poder para hacerte libre de todo temor, a medida que avances ve entregando en Sus manos tus miedos y aprende a confiar en que Dios te guiará hacia lo mejor para ti.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Todo por no perdonar!

“Cuídense unos a otros, para que ninguno de ustedes deje de recibir la gracia de Dios. Tengan cuidado de que no brote ninguna raíz venenosa de amargura, la cual los trastorne a ustedes y envenene a muchos.” Hebreos 12:15 (NTV)

¿Alguna vez has visto a una planta venenosa? Pese a que muchas de ellas aparentan ser inofensivas interiormente guardan un veneno mortal.  En ocasiones, perdonar puede ser difícil debido a la gravedad de las heridas que nos han causado y no estamos dispuestos a otorgar el perdón.

El problema es que cuando mantenemos esta postura, raíces de amargura comienzan a crecer en nuestro corazón. Esto es un veneno que daña nuestra vida espiritual y nuestro entorno, son terribles los resultados por no perdonar. Sabemos que no siempre es sencillo poder hacerlo, pero es importante tomar esa decisión para ser libre del veneno que implica la falta de perdón.

Si has experimentado situaciones que te han llevado a guardar rencor, es momento de que tomes la decisión de perdonar a quienes te han ofendido, de lo contrario, terminarán amargando tu alma y como dice el versículo que leímos, dejarás de recibir la gracia de Dios.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Cuida tu integridad!

“Cuando Judas, el que lo había traicionado, vio que habían condenado a Jesús, sintió remordimiento y devolvió las treinta monedas de plata a los jefes de los sacerdotes y a los ancianos.” Mateo 27:3 (NVI)

Podemos ser los mejores empleados del mundo mostrando eficiencia, responsabilidad, etc. en el  trabajo que realizamos, pero si somos deshonestos todo pierde su valor porque ante todo, la honestidad cuenta.

No creas que puedes disfrazar la corrupción con buenas obras; porque no se trata de aparentar sino de tener una conciencia libre de acusaciones.

Si por mucho tiempo te has esforzado por alcanzar una estabilidad económica y las oportunidades por conseguirlo actuando deslealmente con tus jefes no te han faltado, debes hacerte la siguiente pregunta: ¿qué prefiero, ser un obrero honrado y tener la conciencia libre de pecado o llegar a la cima con actos corruptos?

Recuerda que Dios no tolera el pecado, tarde o temprano todo saldrá a la luz, por ello te animo a elegir hacer el bien, a no descuidar tu integridad por un poco de dinero. ¿Recuerdas a Judas?

Su ambición lo llevó a perderlo todo, incluso su salvación. Por supuesto que esta lucha es interna, pero la decisión es tuya.

Por Ruth Mamani

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Será solo un juego?

“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos,” Efesios 4:22 (RVR1960).

Existen muchas actividades que este mundo ofrece, distracciones placenteras que cuando se vuelven un hábito, terminan atrapando a la persona, afectando no solo su vida sino también a su familia. Como en el caso de las apuestas, juegos de azar e incluso los considerados inocentes videojuegos.

No permitas que estas distracciones tomen el control de tu vida, y si ya caíste en sus garras, no pierdas la esperanza, recurre a Dios, Él puede hacerte libre. Si no sabes como empezar, escríbenos, queremos ayudarte.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Suelta el equipaje!

“Sean comprensivos con las faltas de los demás y perdonen a todo el que los ofenda. Recuerden que el Señor los perdonó a ustedes, así que ustedes deben perdonar a otros.” Colosenses 3:13 (NTV)

¿Alguna vez fuiste rechazado? ¿Maltratado? ¿Se burlaron de tu apariencia física? ¿Abusaron de ti sexualmente? ¿Te trataron injustamente? ¿Fuiste abandonado por tus padres? ¿Traicionaron tu confianza? Ante cualquiera de estas situaciones ¿Cuál fue tu reacción? Quizás el sólo escuchar el nombre de la persona que te lastimó provoca en ti un malestar interior. Y por más que intentas disimular te es inevitable recordarlo con resentimiento. ¿Hasta cuándo crees poder soportarlo? ¿No crees que es hora de soltar el equipaje del dolor y la amargura que vas cargando? Hoy puedes decidirte a perdonar sin importar el daño que te hayan causado, de lo contrario tarde o temprano la amargura controlará tu corazón y terminará destruyendo tu vida física y espiritual. El tiempo es hoy, perdona y sé libre.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El pantano de la adicción

“Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, más yo no me dejaré dominar de ninguna” 1 Corintios 6:12 (RVR 1960).

En la Palabra de Dios se registra que “todas las cosas me son lícitas”, hasta ahí uno puede decir: ¡Qué maravilla! puedo hacer todo lo que quiero, y Dios aprueba mis acciones, pero esto no es así porque a continuación se añade: “más yo no me dejaré dominar de ninguna” 1 Corintios 6:12 (RVR 1960); esta determinación es importante tenerla en nuestro diario vivir. Actualmente desde temprana edad, muchas personas abusan de las drogas, por lo cual están siendo sometidas por esta sustancia. Lamentablemente no eligieron bien, es como si estuvieran en un pantano del cual no pueden salir y mientras más lo intentan más se hunden; pero la solución está en Cristo, quien puede sacarlos de ahí y hacerlos libres, sólo tienen que pedir su ayuda y Él vendrá. Dios no te da la espalda, Él te extiende su mano para levantarte.

Por Neyda Cruz

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Traición que duele

“Entonces Pedro fue y preguntó a Jesús: –Señor, ¿cuántas veces deberé perdonar a mi hermano, si me hace algo malo? ¿Hasta siete? Jesús le contestó: –No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.”  Mateo 18:21-22 (DHH).

¿Alguna vez te traicionaron en tu matrimonio o en tu noviazgo? ¿Te duele la herida y quieres perdonar pero no puedes y estás tentado a pagar con la misma moneda?

Si aún sufres por el dolor de una traición, decídete hoy a ser libre de la atadura del rencor. Decídete a perdonar, aún cuando no lo sientas y pídele a Dios que haga el resto, sanando toda herida y trayendo paz a tu corazón.

Recuerda que Jesús entiende la traición, pues dijo: “¡Padre, perdona a toda esta gente! ¡Ellos no saben lo que hacen!” (Lucas 23:34). Él está dispuesto a sanarte, solo debes acercarte y creer que obrará.

¡Es tiempo de perdonar y sanar las heridas! ¡Es tiempo de buscar a Dios!

Por Giovana Aleman

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Perseguido por tu pasado?

Todos tenemos un pasado que quizá no es algo de lo cual podríamos jactarnos, tal vez hemos intentado olvidarlo; pero lamentablemente las situaciones, personas, lugares, etc. nos recuerdan lo que fuimos  y atormentan nuestro diario vivir, llevándonos a una profunda depresión.

¿Alguna vez te has sentido así? O tal vez estés atravesando por un momento similar, pero cualquiera sea la situación, quiero recordarte que no todo termina con una mala acción o una mala decisión, a menos que tu así lo permitas.

¿Recuerdas a Pedro y a Judas?  Ambos discípulos de Jesús, después de haberle fallado, tomaron rumbos diferentes. Por un lado se encontraba Pedro, quien dijo amar a su Maestro, pero en un momento crucial negó conocerlo, tal vez esa fue la escena que marcó su vida, que lo llevó a deprimirse y quizá hasta autocastigarse, abandonando todo para volver a su pasado. Pero es importante resaltar que a pesar de la traición de Pedro, el Señor no sólo lo perdonó, sino también le confió a sus ovejas. Por otro lado, si analizamos a Judas podemos decir que tuvo la misma oportunidad de recibir el  perdón de su Maestro, pero la diferencia fue que él no lo aceptó, más que arrepentimiento tuvo remordimiento, lo que lo llevó a tomar la peor decisión de su vida que terminó apartándolo de una eternidad al lado de su creador.

Dios estuvo dispuesto a perdonarlos a ambos, pero cada quien decidió qué rumbo tomaría su futuro. Esto muestra cuán hermoso es el corazón de Jesús y cuán diferente es el nuestro. Probablemente cualquiera de nosotros le diría a Pedro o a Judas: “Ya no te quiero, ya no confío en ti porque me has traicionado” Pero Jesús es diferente, a pesar de nuestros errores nos ama, nos perdona y no nos abandona frente a nuestro pecado, ni nos rechaza por nuestro mal proceder.

Qué gran alivio tener a un Dios amoroso y misericordioso, ¿verdad? Esto es un gran consuelo para mí frente a mi humanidad. Él sabe que no soy perfecta y que al igual que todos lucho para superar mis fallas.

Si hasta hoy has sido perseguido por tu pasado, quiero decirte que hay esperanza en Jesús. La Biblia dice que antes andábamos conforme a las corrientes de este mundo, pero la verdad del presente es que somos libres gracias a nuestro salvador, quien pagó la deuda de nuestro pecado y nos ha hecho nuevas criaturas ¿Quieres aceptar su perdón?

Ya no sigas recordando tus derrotas y esos malos episodios que en tu presente sólo perjudican a vivir una vida agradable delante de Dios.

Ya no busques formas de cómo podrías arreglar esa mala decisión si tuvieras la oportunidad de volver al pasado.

Ya no sientas sólo remordimiento por tus hechos como lo hizo Judas, arrepiéntete y acepta el perdón de Dios.

¡Hoy puedes ser libre de los pensamientos del pasado que quieren destruir tu vida espiritual!

Ahora que estamos unidos a Cristo, somos una nueva creación. Dios ya no tiene en cuenta nuestra antigua manera de vivir, sino que nos ha hecho comenzar una vida nueva. Y todo esto viene de Dios. Antes éramos sus enemigos, pero ahora, por medio de Cristo, hemos llegado a ser sus amigos, y nos ha encargado que anunciemos a todo el mundo esta buena noticia: Por medio de Cristo, Dios perdona los pecados y hace las paces con todos. 2 Corintios 5:17-19 (TLA)

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ni yo te condeno

“Pues la paga que deja el pecado es la muerte, pero el regalo que Dios da es la vida eterna por medio de Cristo Jesús nuestro Señor.” Romanos 6:23 (NTV)

La Biblia en Juan 8:1-11 relata que un grupo de escribas y fariseos le trajeron a Jesús, una mujer que había sido sorprendida en el acto del adulterio para que Él les dijera que hacer con ella. Pero, Jesús no les respondió nada y los líderes religiosos volvieron a preguntarle, ante eso Jesús les dijo: “El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella” Al oír esas palabras, acusados por su conciencia, se fueron retirando uno por uno, y quedó solo Jesús y la mujer que estaba en medio. “Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.”

Podemos sacar muchas enseñanzas de este relato, pero hoy quiero que observes el gran amor del Señor. Un amor incondicional e inmenso, que es capaz de perdonar y liberar.

Y es que el amor de Jesús por los pecadores es grande, Él no quiere que nadie sea destruido, al contrario desea que todos se arrepientan y se acerquen a ÉL. Juan 3:17 dice que Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. Jesús mismo dijo: …he venido para salvar al mundo y no para juzgarlo. Juan 12:47.

El destino de la mujer adúltera era morir apedreada por su pecado, pero Jesús lleno de amor y misericordia le dijo, “ni yo te condeno, vete y no peques más.”

Jesús sigue siendo el mismo, aborrece el pecado pero ama entrañablemente al pecador. Si sabes que estás lejos de Dios y vives en pecado, hoy es buen día para acercarte a Jesús y arrepentirte de tus pecados. Su compasión y perdón esperan por ti.

“Diles que el Señor Dios afirma: “No quiero que muera el que hace el mal, sino que se vuelva a mí y así tenga vida. Pueblo de Israel, vuélvete a Dios. Aléjate del camino de maldad para que no mueras”. Ezequiel 33:11 (PDT)

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿A quién acudes?

“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” 1 Juan 1:9 (RVR 1960).

Recuerda ¿Qué hizo Judas y Pedro cuando se dieron cuenta que se equivocaron ante Jesús? Judas, acudió a los hombres para quitar la culpa que le estaba carcomiendo, pero a estos hombres no les importaba y además no podían hacer nada respecto a este asunto; por lo cual, Judas no vio salida y termino con su vida. En cambio, Pedro al cometer el error de negar a Jesús, se acordó de las palabras del Maestro y se puso a llorar de arrepentimiento. Ambos sintieron dolor por el pecado que habían cometido, la diferencia es que uno de ellos acudió a Jesús en busca de perdón para que su corazón pudiera ser restaurado. ¿Y tú, a quién llevas tus culpas?

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend