lider Archives | CVCLAVOZ

All posts in “lider”

¿Por ciencia o por experiencia?

¿Cuántos de nosotros no nos hemos sentido nerviosos al ir a una primera entrevista de trabajo? Hacemos todo lo posible por demostrar nuestra capacidad e impresionar con nuestras palabras e incluso vestimenta, ¿verdad?

Quizá esa fue la actitud de Nicodemo, un líder religioso de los fariseos, maestro de la ley, quien se acercó a Jesús diciendo:

“(…) —Rabí—le dijo—, todos sabemos que Dios te ha enviado para enseñarnos. Las señales milagrosas que haces son la prueba de que Dios está contigo.

Jesús le respondió:

—Te digo la verdad, a menos que nazcas de nuevo, no puedes ver el reino de Dios.”

 Juan 3:2-3 (NTV)

Imagino el tamaño del signo de interrogación que había en la mente de Nicodemo, no podía entender las palabras de Jesús a pesar de ser un “maestro de la ley”. Él  pensó en la imposibilidad de volver a entrar en el vientre de su madre para nacer de nuevo. Pero Jesús le estaba diciendo: Eres un ser humano de carne y hueso porque naciste de seres humanos, pero si naces de Dios que es Espíritu, serás un ser espiritual y podrás entrar en el reino de Dios.

Al parecer Nicodemo seguía sin entender, pero Jesús lo confrontó y le dijo: Nicodemo, deberías saberlo porque eres un maestro.

¿Cuál sería tu actitud si alguien te dice: ¡… deberías saberlo! Eres cristiano, líder, pastor, maestro, etc.?

Es que no se trata de conocer a Jesús en teoría, sino que  es necesario experimentar su amor y perdón.

Después de una larga conversación, Nicodemo le da las gracias a Jesús, porque desde esa misma noche algo cambió en su vida. Era un hombre nuevo.

No importa el conocimiento que tengas de Dios o la cantidad de años que asistas a la iglesia, si no naciste de nuevo “en el Espíritu”, tu vida seguirá siendo la misma. Porque nacer de nuevo significa que ya no somos lo que éramos cuando estábamos viviendo en pecado, sino una nueva creación para dar gloria a Dios.

¿Qué refleja tu vida: a Cristo o tu vieja manera de vivir?

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 2 Corintios 5:17 (RVR1960)

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Estás estresado en esta Navidad?

Comprar regalos, organizar celebraciones, cumplir con las obligaciones del trabajo y los estudios; todo esto puede contribuir a que la temporada navideña sea estresante. Sin embargo, no tiene por qué serlo. Hay cosas prácticas que puedes hacer para relajarte y disfrutar la Navidad con tranquilidad.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

10 maneras de identificar a un falso líder

Jesús advirtió que después de su ascensión al cielo aparecerían falsos líderes que intentarían confundir a las personas (Hechos 20:28-30). Y esto se ha cumplido pues a lo largo de la historia se han levantado falsos líderes que han manipulado y distorsionado la Biblia para su propio beneficio. Esta clase de personas se distinguen por lo siguiente:

1. Niegan que Jesús es nuestro Salvador

«Pero hubo falsos profetas entre el pueblo, como también entre ustedes habrá falsos maestros que introducirán encubiertamente herejías destructivas llegando aun hasta negar al soberano Señor que los compró, acarreando sobre sí mismos una súbita destrucción». 2 Pedro 2:1 (RVA-2015)

La Biblia es muy clara al señalar que el único que puede dar salvación es Jesús (Hechos 4:11-12). No existe otro medio ni forma por la cual podamos tener vida eterna parte de Él. Sin embargo, los falsos líderes aseguran que la salvación puede obtenerse a través de maneras alternas: por buenas obras, compras de artefactos milagrosos, ritos extremos, entre otros. Esto no solo contradice lo que la Biblia afirma, sino que también nos lleva a negar a Jesús como nuestro Salvador, por lo tanto, debemos tener cuidado de caer en esta clase de pensamientos y corrientes.

2. Su motivación es el dinero

«Por avaricia harán mercadería de ustedes con palabras fingidas. Desde hace tiempo su condenación no se tarda y su destrucción no se duerme». 2 Pedro 2:3 (RVA-2015)

Todos los que hemos aceptado a Jesús en nuestros corazones sabemos que la tarea de hablar con otros sobre nuestra fe es algo que hacemos por amor al prójimo y no por amor al dinero. No obstante, la motivación principal de los falsos líderes es lucrarse en cada oportunidad que se presenta. Carecen de una pasión real por Dios y su mensaje, y lo único que les importa es incrementar sus ingresos financieros.

3. Son un mal ejemplo en la sociedad

«Muchos los seguirán en sus prácticas vergonzosas, y por causa de ellos se difamará el camino de la verdad». 2 Pedro 2:2 (RVA-2015)

Los falsos líderes son de mala influencia y desprestigian a los verdaderos creyentes en Jesús. En la sociedad son vistos de forma negativa y su comportamiento empeora el pobre concepto que se tiene de ellos.

4. No tienen una verdadera relación con Dios

«Así ha dicho el Señor de los Ejércitos: “No escuchen las palabras de los profetas que les profetizan. Ellos los llenan de vanas esperanzas; hablan visión de su propio corazón, no de la boca del Señor”». Jeremías 23:16 (RVA-2015)

La Biblia indica que los falsos líderes pueden hacer «grandes señales y maravillas» (Mateo 24:24-27) y que con eso engañan a muchas personas. No obstante, ese poder no viene de Cristo. Ellos no tienen una verdadera relación con Dios y hacen artimañas que confunden los demás. Por esta razón es importante que le pidamos a Dios discernimiento para saber quién viene de su parte y quién no.

5. Te dirán exactamente lo que quieres escuchar

«Pues vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que, teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias pasiones, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas». 2 Timoteo 4:3-4 (RVR1995)

Cuando hacemos algo malo y no queremos dejar de hacerlo es común que busquemos una justificación que nos permita continuar practicándolo. La Biblia advierte que los falsos líderes dicen lo que otros quieren escuchar a fin de incentivarles seguir haciendo lo que está mal ante los ojos de Dios. Actualmente es común que lo malo se le llame bueno, y a lo bueno malo (Isaías 5:20), pero esto sólo nos aleja de Jesús.

6. Sus frutos son malos

«Cuídense de los falsos profetas, que vienen a ustedes disfrazados de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Ustedes los conocerán por sus frutos, pues no se recogen uvas de los espinos, ni higos de los abrojos. Del mismo modo, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. El buen árbol no puede dar frutos malos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que ustedes los conocerán por sus frutos». Mateo 7:15-20 (RVC)

Los falsos líderes dicen conocer a Dios, pero sus acciones no reflejan esta afirmación (Tito 1:15-16 RVC). Son un mal ejemplo para quienes los rodean y en vez de representar un cambio positivo, son un ejemplo más de lo que es vivir lejos de Dios.

7. Te incitan a seguir tus propios deseos

«Cuando hablan, lo hacen con palabras arrogantes y vanas; mediante las pasiones humanas y el libertinaje seducen a los que habían comenzado a apartarse de los que viven en el error. Les prometen libertad, pero ellos mismos son esclavos de la corrupción, pues todo aquel que es vencido, se vuelve esclavo del que lo venció». 2 Pedro 2:18-19 (RVC)

Hay muchas corrientes que están poniendo énfasis en las pasiones humanas por encima de las ordenanzas bíblicas. Utilizan como pretexto la naturaleza humana para justificar los pecados que cometemos. Afirman que ser libre es dejarse guiar por los instintos. Los falsos líderes animan a las personas a seguir esta corriente y a dejar de lado el dominio propio.

8. No practican lo que predican

«…no sigan su ejemplo, porque dicen una cosa y hacen otra. Imponen sobre la gente cargas pesadas y difíciles de llevar, pero ellos no mueven ni un dedo para levantarlas». Mateo 23:3-4 (RVC)

Los falsos líderes ordenan cosas que ellos nunca cumplen. Les es fácil imponer reglas y exigir a los demás, pero nunca se empeñan en cumplirlas por su cuenta. Son buenos juzgando pero no haciendo.

9. Buscan fama y gloria personal

«Al contrario, todo lo que hacen es para que la gente los vea. Ensanchan sus filacterias y extienden los flecos de sus mantos, y les encanta ocupar los mejores asientos en las cenas y sentarse en las primeras sillas de las sinagogas, y que la gente los salude en las plazas y los llame: “¡Rabí, Rabí!” Pero ustedes no busquen que los llamen “Rabí”, porque sólo uno es el Maestro de ustedes, y ése es el Cristo; y todos ustedes son hermanos. Ni llamen “padre” a nadie en la tierra, porque sólo uno es el Padre de ustedes, y él está en los cielos. Tampoco se hagan llamar “maestros”, porque sólo uno es su Maestro, y es el Cristo. El que sea más importante entre ustedes, sea siervo de todos. Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido». Mateo 23:5-10 (RVC)

El problema con la fama y gloria personal es que nos hace creernos el centro de todo, especialmente de nuestras propias vidas. Pero quien debe serlo es Jesús. Los falsos líderes buscan fama para sí mismos y hacen lo posible para llevarse el crédito en todo. Dejan de lado a quien es el único digno de llevarse toda la honra y gloria: Jesús.

10. Abusan de las personas que tienen a cargo

«Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque devoráis las casas de las viudas, y como pretexto hacéis largas oraciones; por esto recibiréis mayor condenación. Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros». Mateo 23:14-29 (RVR1960)

Un verdadero líder no abusa de quienes le siguen. En cambio, un falso líder utiliza, manipula y trata como sus subordinados a quienes le siguen. El ejemplo de líder es el que Jesús nos dejó, y en ningún momento Él se comportó de esa manera. Todo lo contrario, Él sirvió a sus discípulos e incluso les lavó los pies para demostrar que un buen líder es primero un servidor.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Cómo ser un buen líder

David fue coronado como rey porque Dios lo consideró como «un hombre según su corazón» (1 Samuel 13:14); por lo tanto no es sorprendente que su nombre sea mencionado 1,011 veces en toda la Biblia. Durante su reinado, David tuvo triunfos que lo hicieron posicionarse como uno de los mejores líderes de la historia. Incluso cuando cometió errores, supo aprender de ellos y salió siempre victorioso. Es por estas razones que él es uno de los mejores ejemplos que podemos imitar en cuanto al liderazgo. De él podemos aprender que para ser un buen líder se requiere:

1. Tener a Dios como el primer lugar

Sin importar la situación, David acudía a Dios para consultar sobre cómo debía proceder. Tenía tanta cercanía con Él que le dio el privilegio de que se su linaje naciera Jesús. A lo largo de su vida, David demostró que cuando Dios tiene la máxima prioridad en la vida, todo funciona para bien. Su gran amor por el Creador se demostró en su comportamiento, los Salmos que escribió y en su liderazgo. Es por eso que el requisito fundamental para ser un buen líder

2. Preocuparse genuinamente por quienes tiene bajo su responsabilidad

David tuvo cualidades de líder que se mostraron incluso en su trabajo como pastor de ovejas. 1 Samuel 17:34-36 relata que él no se rendía fácilmente cuando un animal atacaba a las ovejas que cuidaba: él salía en su defensa y las rescataba. Esta práctica enseña que el verdadero líder tiene un interés genuino en las personas. No solo las cuida porque es su deber o porque obtiene un beneficio a cambio, sino que lo hace porque se interesa individualmente en ellos.

3. Ganarse el respeto y autoridad de los demás y no imponerlo

Para algunos, ser líder implica ordenar y mandar a los demás, sin embargo, David demostró que el mejor líder es quien se gana el respeto y la autoridad. Hubieron muchas ocasiones en las que las personas se acercaron a David para nombrarlo jefe. Veían en él todas las virtudes que se necesitan en un rey y por eso lo seguían. Él no necesitó imponer su autoridad porque su buena fama hacía que las personas lo respetaran y obedecieran. Y eso es algo que caracteriza a un buen líder.

4. Desarrollar virtudes

David era un hombre de muchas virtudes y talentos. En la Biblia podemos leer más sobre su vida y obras, pero algunas de las que más resaltan en su comportamiento son:

  • Humildad (2 Samuel 7:18).
  • Valentía (Salmos 27:1).
  • Fe (Salmos 31:14-15).
  • Paciencia (Salmos 27:14).

Se podría mencionar muchas más, no obstante, las que necesita un líder en su vida diaria son las que le lleven a tener una buena relación consigo mismo, con los demás y con Dios.

5. Cumplir las promesas

David tuvo un amigo a quien quiso más que a sí mismo: Jonatán. A él le prometió que cuidaría de su descendencia y David, fiel a su palabra, cumplió esa promesa incluso cuando se pensaba que ya no quedaban familiares de Jonatán. Pero David encontró a Mefiboset, hijo de Jonatán, y lo acogió en su hogar (2 Samuel 9:6-11). Esta parte de la historia de David enseña que un líder debe hacer lo que promete y no ofrecer cosas que nunca hará. Actuar de esta forma no solo es conveniente para sí mismo sino que también sirve de ejemplo para quienes lo siguen.

6. No ser líder de lejos

Pese a ser un excelente líder, David no fue perfecto. Su historia con Betsabé deja grandes lecciones y, en el liderazgo, enseña que no se puede ser líder desde lejos. David no había salido a la guerra con sus compatriotas, sino que prefirió quedarse en el palacio sin hacer nada. El error de David ilustra que el líder debe estar cerca de su equipo y no abandonarlo, caso contrario, tendrá repercusiones devastadoras en su vida privada y la de los demás.

7. Admitir los errores y aceptar el castigo

Después de pecar, David admitió su error y aceptó el castigo de Dios. Al igual que él, un verdadero líder no oculta sus falencias, sino que los acepta y afronta las consecuencias. Y es más, un líder sabe utilizar sus falencias para acercarse más a Dios, humillarse delante de él y comenzar de nuevo. Después de todo, el carácter de un líder se mide en los tiempos difíciles.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Desafiar el poder

¡Si los pueblos supieran usar los pulmones como vos, los dictadores se las verían realmente en figurillas!

(Mafalda, una tira cómica de Quino)

En una ilustración que vi el otro día la pequeña Mafalda le habla a su nuevo hermanito que ha llorado a todo pulmón en la cuna. Cualquier exploración en internet sobre Mafalda va a dejarles ver la aguda ironía con la que Quino reflexiona sobre el mundo y la vida.

Cuando vi el dibujo no pude sino recordar unas palabras del protagonista de la película “V por Venganza” (V for Vendetta, en inglés): El pueblo no debería temer a sus gobernantes, los gobernantes deberían temer a su pueblo.

¿Por qué los dictadores y los autócratas permanecen en el poder? La respuesta obvia es porque controlan las fuerzas armadas, la justicia, las leyes y han neutralizado a los medios de comunicación. Pero sobre todo porque controlan el poder militar. Cualquier conato de rebelión será aplastado por la fuerza de las armas.

Sin embargo, hay instantes en la historia en que los pueblos, a pesar de su indefensión, se levantaron y a precio de muerte conquistaron su libertad. De algún modo se organizaron y a pesar de toda desventaja disolvieron el poder.

En una escala menor, en instituciones compuestas por personas organizadas bajo alguna estructura suele replicarse un estado de cosas parecido. Un grupo conducido por un líder carismático controla todo y se fortalece con una serie de instrumentos ya clásicos en el estudio de las tiranías: culto a la personalidad del líder, un discurso hegemónico que se afirma como verdad única, la construcción de un enemigo común que desafía la existencia misma de la institución, el control financiero sumado a la recolección compulsiva de los aportes en dinero de los miembros. 

Resulta intrigante la sumisión de tanta gente a tan pequeño grupo de personas. A veces lo que parece es que las personas llegaron a convencerse a sí mismas que el poder que las controla es natural y que la discrepancia, además de inútil, es mala. Es decir, el mayor poder de control ya no es externo sino que, habiendo conquistado la mente, se hace interno. El discurso proveniente de arriba ha conquistado definitivamente el pensamiento y erradicado la disidencia y la duda.

Queda para la reflexión lo que podría suceder si las personas antes de desafiar al poder pudieran confrontar su propio pensamiento y abrirse paso hacia su liberación.

¿Qué hacer si un líder me decepciona?

¿Alguna vez admiraste a un líder que después te decepcionó? Sucede en todas partes del mundo. Líderes, políticos o personas que están en cargos importantes fallan y desalientan a sus seguidores. Su mal ejemplo puede hacer que pierdas la fe en otros líderes o dejes de creer en alguna causa. No obstante, antes de dejar que tus emociones del momento te gobiernen, considera hacer lo siguiente:

Mira a esa persona a través de los ojos de Jesús

Puede parecer difícil, pero intenta ver a esa persona con compasión. Cada ser humano, sin excepción, falla de vez en cuando. Sin embargo, pese a nuestros errores, Jesús nos ama y nos ve como especiales y valiosos. Si comienzas a ver a la gente de la misma manera, sabrás que el amor causa un mejor impacto que el odio. Es cierto que las equivocaciones de los líderes hieren y en ocasiones pueden generar daños irreparables. Pero si dejas que las acciones de los líderes hagan que pierdas la esperanza, el más afectado serás tú y no el líder. La compasión y el perdón son dos ingredientes esenciales que se necesitan para la paz con uno mismo y los demás.

Aprende de los errores del líder

Una sabia frase dice que “el hombre inteligente aprende de sus propios errores, el sabio aprende de los errores de los demás”. Los desaciertos de los líderes deben generar inspiración y no crítica. Cuando nos centramos en juzgar y destacar las equivocaciones de los demás, podemos nublar nuestro propio prospecto de aprendizaje. En cambio, cuando analizamos las cosas desde una perspectiva diferente, podemos aprender qué hacer y qué no en una posición de liderazgo. Este conocimiento nos servirá a nivel personal, pero también como herramienta para enseñar a otros.

¿Estás siguiendo al líder correcto?

El ser humano está propenso a cometer errores, especialmente cuando se deja guiar por la ambición del poder y otras influencias negativas. Por tal motivo es importante que consideres a quién estás siguiendo. Las personas son seres temporales y tienden a cambiar con el paso del tiempo. No obstante, hay alguien que no cambia y permanece para siempre: Jesucristo. Él es el mismo de ayer, hoy y siempre. Es el único ser que jamás te decepcionará y en quien puedes confiar plenamente. Si empiezas a fijar tu vista en él, todas las cosas terrenales se verán de una forma distinta y tu vida tendrá un mejor rumbo.

¿Quieres conocer más de Jesús? Queremos ayudarte. Visita: http://www.vivirdenuevo.com

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Un buen líder

Josué fue inicialmente el asistente de Moisés, luego se convirtió en líder de Israel con la única misión de conquistar la tierra prometida y lo logró. ¿Cuál fue su secreto para obtener la victoria en cada batalla?

Josué 24:31 dice: “Y sirvió Israel a Jehová todo el tiempo de Josué, y todo el tiempo de los ancianos que sobrevivieron a Josué y que sabían todas las obras que Jehová había hecho por Israel.” Versión Reina-Valera 1960

El éxito real no estaba en las batallas ganadas o en los muros derribados, sino en haber entendido la importancia de servir y obedecer a Dios en todo lo que Él mandaba. La conquista de la tierra prometida fue una consecuencia a esa actitud.

Hoy en día recordamos a Josué como ejemplo de liderazgo y fidelidad, pero su mayor legado fue la consagración del pueblo de Dios a través de su ejemplo.

Sin embargo, no todo fue fácil desde el principio. Recordemos a los 12 espías que Moisés envió a explorar la tierra de Canaán. De ese grupo sólo Josué y Caleb dieron un informe favorable ya que la tierra que Dios les había prometido era increíblemente buena, pero los 10 restantes desmotivaron al pueblo.

Como sabemos, al final Israel decidió creer más a los 10 espías negativos e incluso trataron de apedrear a los que estaban a favor de Josué y Caleb, por esa razón Dios decidió castigarlos haciendo que dieran vueltas en el desierto por 40 años.

No hay duda de que un líder puede motivar o desmotivar, levantar o derribar, impulsar o retrasar, multiplicar o dividir a un grupo.

Todos en algún momento nos convertiremos en la guía de alguien más: padres, maestros, jefes en una empresa, directores de algún proyecto, líderes de ministerio, pastores, soldados con rango e incluso siempre hay uno que sobre sale en un grupo de amigos. El detalle está en la actitud que vayamos a tomar en ese momento: con nuestras palabras podríamos destruir a las personas que nos rodean o podríamos levantarlas e impulsarlas hacia adelante.

¿Recuerdas cuál fue el éxito del liderazgo de Josué?, imita esa actitud y verás frutos de victoria en tu vida.

Josué 24:15 dice: “… pero yo y mi casa serviremos a Jehová.” Versión Reina-Valera 1960

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Un líder

Hechos 5:34-39 dice: “Pero entre aquellas autoridades había un fariseo llamado Gamaliel, que era un maestro de la ley muy respetado por el pueblo. Éste se puso de pie y mandó que por un momento sacaran de allí a los apóstoles. Luego dijo a las demás autoridades: Israelitas, tengan cuidado con lo que van a hacer con estos hombres. Recuerden que hace algún tiempo se levantó Teudas, alegando ser un hombre importante, y unos cuatrocientos hombres lo siguieron. Pero a éste lo mataron, y sus seguidores se dispersaron, y allí se acabó todo. Más tarde, en los días del censo, se levantó Judas, el de Galilea, y logró que algunos lo siguieran; pero también lo mataron, y todos sus seguidores se dispersaron. En este caso, yo les aconsejo que dejen a estos hombres y que no se metan con ellos. Porque si este asunto es cosa de los hombres, pasará; pero si es cosa de Dios, no podrán ustedes vencerlos. Tengan cuidado, no se vayan a encontrar luchando contra Dios. Ellos le hicieron caso.” (Versión Dios Habla Hoy)

La venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles les dio autoridad para predicar el evangelio y para hacer milagros. Eran los inicios de la iglesia primitiva que, entre otras cosas, se destaca sobre todo por cumplir el mandamiento de la gran comisión; pero al mismo tiempo también se levantó una fuerte oposición de parte de Roma y de los judíos que no creían en la resurrección de Jesús.

La cita bíblica arriba mencionada comenta uno de los tantos juicios que se llevaron adelante en contra de quienes predicaban a Cristo como Mesías Salvador. En medio de la discusión se levantó un hombre llamado Gamaliel quien dijo que antes de Jesús ya habían venido otros hombres con muchos seguidores pretendiendo hacer una revolución, pero cuando murieron todo terminó en nada.

Jesús mismo dice en Juan 10:8 “Todos los que vinieron antes de mí, fueron unos ladrones y unos bandidos; pero las ovejas no les hicieron caso.” Versión Dios Habla Hoy

Aunque en el versículo de Hechos sólo se menciona a dos, es posible que haya habido más supuestos líderes revolucionarios con artimañas bien elaboradas y con habilidad para manipular gente, pero incomparables ante Jesús.

Es verdad que estamos hablando del Hijo de Dios, pero al venir a la tierra también fue enteramente hombre. Las capacidades de ser líder, de oratoria, de maestro, etc. no precisamente son cualidades que uno recibe como regalo caído del cielo. Son herramientas que se desarrollan a lo largo de la vida según la profesión, talento o trabajo ministerial.

Jesús era un maestro creativo que estimulaba su entorno, nadie que hablaba con Él dejaba de ser afectado de alguna manera. Era versátil, flexible, audaz, conocía la necesidad de quienes lo seguían y siempre mostraba interés genuino por quienes lo rodeaban.

La diferencia con el resto de hombres que vinieron antes que Jesús era el amor que mostraba a su prójimo. Un revolucionario que lucha por ser líder no tiene tiempo para interesarse por los demás, su objetivo es una posición y no la gente.

“En cambio el amor suele ser paciente, muestra constantemente bondad, no se frustra por logros ajenos, ni busca posiciones personales, no es agresivo, no se enfoca en lo suyo propio, no guarda rencor. Más bien se alegra con los demás y es rápido para perdonar.” 1 Corintios 13:4-7.

Jesús no fue un líder porque buscaba serlo, lo fue porque amaba a las personas.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Me está hablando a mí?

“Y el ángel de Jehová se le apareció, y le dijo: Jehová está contigo, varón esforzado y valiente.” Jueces 6:12

No eran buenos tiempos para Israel, la Biblia dice que empobrecían por causa de Madián, su enemigo y cada vez que estaban a punto de cosechar, venían los madianitas y se llevaban todo el fruto, no dejando que comer en Israel.

Una situación preocupante, triste y decepcionante a la vez, porque no se veía salida posible, solo decidirse a enfrentar al enemigo de una vez por todas. Y para esto, Dios tenía en su mira a un hombre, que a sus ojos era “varón esforzado y valiente” pero en realidad, estaba haciendo cuevas para esconder el trigo, para al menos, tener algo que comer.

Algo llamativo de esta historia, radica en la gran diferencia entre como Gedeón se veía a sí mismo y como lo veía Dios. El ya veía un valiente, un líder, un guerrero que llevaría al pueblo de Israel a liberarlo de la opresión de los madianitas. Sin embargo el concepto que Gedeón tenía de si mismo era muy pobre: “Entonces le respondió: Ah, señor mío, ¿con qué salvaré yo a Israel? He aquí que mi familia es pobre en Manasés, y yo el menor en la casa de mi padre.” (Jueces 6:15)

Gedeón se sentía muy pequeño, tal vez incapaz o débil para semejante misión. Si recordamos otros pasajes bíblicos por ejemplo hubo razonamientos parecidos en la vida de Moisés. Es como si Gedeón le estuviera diciendo a Dios, te equivocaste de persona, ¿no sabes quien soy? Y tal vez a los ojos del mundo el tuviera la mirada correcta, pero a los ojos de Dios era un esforzado y valiente conquistador.

¡Cuántas veces tenemos situaciones parecidas en nuestra vida!. Nos sentimos incapaces, pequeños, pensando que hay otros más preparados o mejores. O al igual que Gedeón, recordamos nuestra familia, o una historia personal llena de carencias llegando a la conclusión que no podemos.

Tendemos a justificarnos al igual que Gedeón, disculpándonos tratando de que otro lo haga o tome la responsabilidad.

Pero fíjate que le responde Jehová: “Ciertamente yo estaré contigo, y derrotarás a los madianitas como a un solo hombre.”  (Jueces 6:16)

Como diciendo, Gedeón, ¿de que te preocupas?, si no va a ser en tus fuerzas sino en las mías. Y como Jehová estaba con él, finalmente pudo vencer. Si pudiéramos comprender y creer este concepto tan simple para nuestras vidas, yo creo que dejaríamos de vernos con tantas limitaciones y comenzaríamos a confiar en que Dios usa gente común para resultados extraordinarios.

Te invito a que hoy, hagas un pequeño ejercicio, el de verte como El te ve. Porque no es en tus fuerzas o capacidades, sino en las de Él, no temas y cree que en Él podrás hacer proezas.

Por Daniel Zangaro

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Motivación vs. Manipulación

El funcionamiento de un equipo depende de la colaboración de sus miembros, pero también del liderazgo de la persona a cargo. Muchas veces, en el intento de hacer que el grupo logre la meta deseada, se traspasa la línea entre motivación y se llega a la manipulación.

Lo que necesitamos entender es que al trabajar con un equipo, estamos tratando con personas, y no con simples objetos que podemos utilizar a nuestra conveniencia. El fin no justifica los medios. Debemos recordar que de nada vale obtener buenos resultados, si para tenerlo hemos roto relaciones y lastimado a los demás. Entonces ¿cuál es la diferencia entre motivar y manipular?

  1. La motivación se preocupa por el trabajo y la persona. La manipulación sólo se preocupa por el trabajo.
  2. La motivación está alimentada por el amor. La manipulación se alimenta del orgullo.
  3. La motivación empodera a las personas. La manipulación controla a las personas.
  4. La motivación valora a las personas. La manipulación devalúa a las personas.
  5. La motivación es un gran liderazgo. La manipulación es un mal liderazgo.
  6. La motivación fomenta la lealtad. La manipulación fomenta el resentimiento.
  7. La motivación se basa en el contenido. La manipulación se basa en el estilo.

Si eres líder y has caído en la manipulación, aún no es tarde para comenzar a motivar a tu equipo y restaurar sus lazos.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

10 proverbios para líderes

La Biblia no solo es la Palabra de Dios, sino que también está llena de consejos para nuestra vida. Cada uno de nosotros somos líderes en alguna forma, ya sea en nuestro hogar, en el trabajo, centro de estudios, o con nuestros amigos. Estos versículos bíblicos te enseñarán el impacto que un buen líder debe dar:

1. Credibilidad

“Vale más la buena fama que las muchas riquezas, y más que oro y plata, la buena reputación.”Proverbios 22:1

2. Búsqueda de la sabiduría

No abandones nunca a la sabiduría, y ella te protegerá; ámala, y ella te cuidará. La sabiduría es lo primero. ¡Adquiere sabiduría! Por sobre todas las cosas, adquiere discernimiento.”Proverbios 4:6-7

3. Liderazgo en la comunidad

Cuando falta el consejo, fracasan los planes; cuando abunda el consejo, prosperan.”Proverbios 15:22

4. Palabras amables

“El sabio de corazón controla su boca; con sus labios promueve el saber. Panal de miel son las palabras amables: endulzan la vida y dan salud al cuerpo.”Proverbios 16:23-24

5. Integridad

Más vale pobre pero honrado, que rico pero perverso.”Proverbios 28:6

6. Escuchar a las personas correctas

Cuando un gobernante se deja llevar por mentiras, todos sus oficiales se corrompen.”Proverbios 29:12

7. Humildad

“Al orgullo le sigue la destrucción; a la altanería, el fracaso.”Proverbios 16:18

8. Ignorar a los burlones

“El que corrige al burlón se gana que lo insulten; el que reprende al malvado se gana su desprecio.”Proverbios 9:7

9. Amar la corrección

El que ama la disciplina ama el conocimiento, pero el que la aborrece es un necio.”Proverbios 12:1

10. Ética en el trabajo

“¡Anda, perezoso, fíjate en la hormiga! ¡Fíjate en lo que hace, y adquiere sabiduría! No tiene quien la mande, ni quien la vigile ni gobierne; con todo, en el verano almacena provisiones y durante la cosecha recoge alimentos. Perezoso, ¿cuánto tiempo más seguirás acostado? ¿Cuándo despertarás de tu sueño?”Proverbios 6:6-9

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Por qué fracasan los líderes?

Se ha demostrado que fracasan emocionalmente los líderes que no cuentan con distinciones como generosidad y entrega en su liderazgo. Hay líderes demasiado ambiciosos, dispuestos a ganar ventaja a expensas de los demás. No muestran integridad ni prestan atención a las necesidades de los subordinados o colegas.

Es el mal de este siglo. Pareciera que los negocios a llevar adelante un cambio va paralelo a tus principios. Vemos a tantos tomar cursos de técnicas para prepararse para el cambio o de maneras de llevar las cosas adelante en estos tiempos, pero también vemos una nube de transparencia en cuanto a la manera, a los modos.

¿El fin justifica los medios? Maquiavelo es ahora nuestro nuevo líder. Causa escozor leer que entre los libros más vendidos están los que solo hablan de ti y de ti y nada más que de ti; ver qué debes comprar y vender, sin importarte quién hay detrás de todo eso; que si fuera necesario, cambia de padre y búscate uno rico para que la impiedad ya no venga con un cargo de conciencia; y que el éxito sirva para tapar todo y a todos los que dejaste en el camino.

Pero ¿sabes? Los que llegaron allí, lo saben. Quizás no tú porque no llegaste y piensas que ese es el camino a la felicidad, pero déjame decirte: ellos lo saben. Detrás de todo éxito vacío, solo hay más vacío. No te dejes engañar como líder y creas que el fin justifica los medios. Deja de pensar que te levantarán una estatua frente a la sede central de tu denominación porque equilibraste las finanzas. Serás medido con la misma vara con la que mides.

El mal de este siglo es pensar que “negocios son negocios” y que eso cubre y tapa todo movimiento que hagas. Y no funciona. Te puede traer éxito momentáneo, pero no funciona para que no fracases, para que las emociones no te tengan, para no ser un despiadado exitoso líder. Si te pones en esa fila, ella lleva a la desazón, a fracasar emocionalmente, a perder conciencia del verdadero camino, de la verdadera verdad, de la verdadera vida… que la hay… que se puede vivir, pero te necesita íntegro. No con dobleces que queden marcados y se noten en tus formas, sino íntegro que puedas mirar a Jesús a los ojos y que

Él pueda decirte “… buen siervo… has sido fiel…” (Lucas 19:17, NVI). ¿Puedes hoy hacerlo? Con la excusa del logro, de ir por más cueste lo que cueste, algunos van por el desfiladero. Esto no sucede solo con hombres y mujeres de negocios. Sucede mucho en organizaciones cristianas, donde el fin justifica los medios, donde el fin justifica que los voluntarios que mueran en el camino. ¡Qué pena!

Tomado del libro EMOCIONES QUE CONDUCEN AL ÉXITO, de Hector Teme en editorial WHITAKER HOUSE

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend