limpieza Archives | CVCLAVOZ

All posts in “limpieza”

¿Es cierto que los varones no notan el desorden?

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Tienes las Manos limpias?

Cuentan que a un pequeño niño le gustaba ayudar a su madre en todo lo que podía, especialmente cuando había visitas.

     – Mamá, ¿puedo poner el pan?

     – ¿Tienes las manos limpias?- Siempre era la respuesta de su madre.

Lo mismo sucede con nosotros, si pretendemos presentar a otras personas al Pan de Vida, no podemos tener las manos ni el corazón sucios.

Nuestras vidas deben reflejar el amor de Dios y su obra en nosotros, si solamente nos enfocamos en hablar del evangelio pero no lo vivimos, solamente estaremos dañando el precioso mensaje que llevamos al ensuciarlo con nuestras acciones.

Que nuestra oración diaria sea como la del salmista: “Purifícame de mis pecados, y quedaré limpio;  lávame, y quedaré más blanco que la nieve” Salmos 51:7  (NTV) para que cada día podamos ser un ejemplo ante los demás.

¿Tienes las manos limpias? ¿Cómo está tu corazón  delante de Dios?¿Es tu vida un ejemplo para los demás? Dios no va a desecharte si fallaste, puedes acudir a Él con un corazón humilde y arrepentido y todas tus manchas serán quitadas.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Hacer limpieza daña los pulmones?

Es sabido que la limpieza constituye una gran parte de la prevención de enfermedades. Una higiene adecuada evita que los gérmenes y bacterias afecten nuestra salud, por lo cual nos preocupamos por la limpieza de nuestros hogares, lugares de estudio o trabajo. Aunque el higiene es de ayuda para los seres humanos, un reciente estudio ha comprobado que podría ser contraproducente para los pulmones.

Un estudio realizado por la Universidad de Bergen en Noruega y publicado en la American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine, reveló que la larga exposición a los productos de limpieza causa el mismo daño a los pulmones que fumar 20 cigarros por día durante 20 años. La investigación analizó a mujeres de 34 años en promedio durante 2 décadas. Las participantes eran trabajadoras del área de limpieza, o pasaban largos períodos de tiempo aseando sus hogares, quienes al concluir el estudio mostraron mayor prevalencia de asma en comparación con las personas que no utilizan productos químicos para hacer limpieza. Además se descubrió que la cantidad de aire que una persona puede exhalar por segundo disminuye en las mujeres que limpiaban. Las mujeres que limpiaban en el hogar o trabajaban como limpiadoras ocupacionales habían acelerado la disminución de la función pulmonar, lo que sugiere que las exposiciones relacionadas con las actividades de limpieza pueden constituir un riesgo para la salud respiratoria a largo plazo”, sostienen los investigadores. Sin embargo, estos resultados solo se observaron en mujeres, pues al comparar los resultados de los hombres que trabajan en la industria de la limpieza y aquellos que no, no se encontraron diferencias significativas de deterioro a los pulmones.

Los estudiosos explicaron que los efectos nocivos de los productos de limpieza en las personas se debe a que éstos están diseñados para combatir las bacterias, pero no para inhalación humana. Esto no significa que debamos descartar por completo estos productos, sino tomar medidas de precaución para proteger nuestra salud y la de nuestros seres queridos.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Svanes, Ø., Bertelsen, R., Lygre, S., Carsin, A., Antó, J., & Forsberg, B. et al. (2018). Cleaning at Home and at Work in Relation to Lung Function Decline and Airway Obstruction. American Journal Of Respiratory And Critical Care Medicine. http://dx.doi.org/10.1164/rccm.201706-1311oc

Obedecer

Se conoce como “Peste bubónica” a la infección causada por una bacteria que se transmite a través de la picadura de las pulgas alojadas como parásitos en roedores salvajes como las ratas. En el siglo XIV esta enfermedad apareció en Europa y se convirtió en la pandemia más grande en la historia de la humanidad.

Se cree que esta devastadora plaga empezó en Asia y rápidamente logró propagarse a través de las rutas comerciales. Por ejemplo, en la ciudad de Florencia solamente un quinto de la población logró sobrevivir, mientras que en el territorio actual de Alemania se estima que uno de cada diez habitantes perdió la vida. Casi al final de 1361 habían muerto 25 millones de personas en todo el continente.

Una de tantas curiosidades en torno al caos que se vivió en aquel entonces fue que muchos acusaron a los judíos de causar la mortal epidemia porque parecían inmunes a esta peste, pero con el tiempo se supo que ellos tenían un alto nivel de higiene personal lo cual evitó que ese mal los afectara.

Pero,  ¿por qué razón los judíos eran tan minuciosos en su limpieza?

Levítico 14:8-9 dice: “El que se purifica debe lavar su ropa, y lavarse a sí mismo, y afeitarse del todo, para quedar purificado. Después podrá entrar en el campamento, aunque durante siete días se quedará viviendo al aire libre. Al séptimo día se rapará completamente la cabeza, se afeitará la barba, las cejas y todo el vello, lavará sus ropas y se lavará a sí mismo, y entonces quedará purificado.” Versión Dios Habla Hoy

Levítico, Deuteronomio y Números, son libros que hablan bastante del aseo personal y aunque en su gran mayoría son instrucciones para quienes servían dentro del Templo, también habían mandamientos para el pueblo en general como el que podemos leer en Deuteronomio 23:12-13.

En los tiempos de Moisés, la obediencia a algunas sencillas instrucciones hizo que Israel pudiera sobrevivir a muchas enfermedades y después de muchos años, nuevamente fueron protegidos cuando la peste negra atacó Europa.

Es verdad que hoy en día lavarse las manos antes de comer, bañarse, lavar la ropa frecuentemente, tener la basura en su lugar y muchas otras prácticas de limpieza son costumbres totalmente normales y obvias de realizar, pero no lo eran para aquellos tiempos. Los israelitas simplemente obedecieron lo que Dios les había ordenado hacer y eso fue como un muro de protección para ellos.

¿Será posible que algo tan sencillo como cuidar la higiene personal haya podido resguardar a todo un pueblo de una muerte segura? La evidencia sugiere que sí.

Dios conoce lo que va a ocurrir y aunque obedecer algunas instrucciones en el momento parece algo tan insignificante, en el futuro pueden provocar bendición, paz y prosperidad para tu vida.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La importancia del lavado de manos

En la antigüedad, la importancia del lavado de manos no tenía tanta relevancia como ahora, la cual se debió a la falta de investigación en el tema. Sin embargo, en la actualidad, los expertos califican al lavado de manos como algo necesario en la vida de cada persona. De hecho, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos aseguran que “el lavado de manos es como una vacuna «hágalo usted mismo»”

¿Por qué lavarnos las manos?

Muchas enfermedades y afecciones se propagan por medio de las manos, debido a que son las partes del cuerpo que están en mayor contacto con las demás personas. Numerosos estudios han demostrado que las manos transmiten y reciben millones de microbios, los cuales hacen que uno esté expuesto a enfermarse. Sin embargo, para evitar esta situación, uno debe de lavarse las manos con frecuencia con jabón durante diez segundos como mínimo.

¿Cuándo debemos lavarnos las manos?
  • Antes, durante, y después de la preparación de comida.
  • Antes de comer.
  • Antes y después de cuidar a un enfermo.
  • Antes y después de tratar un corte o herida.
  • Después de haber tocado dinero.
  • Después de ir al baño.
  • Después de cambiar los pañales a un niño, o a un niño que ha utilizado el baño.
  • Después de sonarse la nariz, toser o estornudar.
  • Después de tocar a un animal, alimentarlo o limpiar sus desechos.
  • Después de manipular alimento para mascotas.
  • Después de tocar la basura.
¿Agua caliente o fría?

Un estudio de la Universidad Rutgers publicado en Journal of Food Protection, comprobó que la temperatura del agua no influencia la efectividad del lavado de manos. “Este estudio nos muestra que la temperatura del agua utilizada no importa”, afirma Donald Schaffner, distinguido profesor y especialista en extensión en ciencias de la alimentación, “este estudio puede tener implicaciones significativas para la energía del agua, ya que el uso de agua fría ahorra más energía que el agua tibia o caliente.”

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ejemplo transformador

Cuentan que un niño fue una vez a una escuela de chicos de escasos recursos; en el lugar le lavaron la cara y al volver a su casa la madre, viendo el rostro tan limpio del pequeño, no pudo menos que creer que el suyo estaba bastante sucio, así que se lavó también.

Cuando el padre vio las dos caras limpias; se lavó igualmente. Luego comparó desfavorablemente el  cuarto en el que vivían  con las caras limpias, de manera que la madre se puso a  fregar y limpiar el polvo.

Otra mujer que vivía en otro cuarto en la misma casa, viendo el cambio de sus vecinos, se decidió a emplear los mismos medios de limpieza. Pero el cambio no se limitó  a estas  dos familias sino que toda la vecindad se reformó. Y todo esto fue el  resultado de haber lavado la cara a un pequeño.

Lavarle el rostro a un pequeño puede parecer una acción casi insignificante, podríamos creer que más allá de evitar enfermedades y de que se vea bien no hará ningún otro cambio significativo, lo cual es una gran mentira.

Cada una de  nuestras acciones tiene repercusiones y muchas veces no llegaremos a conocer el alcance que tuvieron, pero sin duda habrán afectada la vida de una o más personas. Nunca olvides que aún la cosa más mínima  que hagas puede cambiar la vida de alguien, edificándola o destruyéndola. Y lo mismo sucede con nuestras palabras, todo aquello que digamos repercutirá en los demás.

Las familias en las que hay amor y respeto tienen niños que tratan de la misma forma a los demás; y aquellas en las que la violencia física o verbal está presente tienen miembros agresivos con otros y esto tiende a ser una cadena en crecimiento.

Procuremos que nuestras palabras y acciones transformen la vida de los demás, que puedan verse en nosotros como en un espejo, que podamos inquietarlos a cambiar y a ser mejores, a corregir sus caminos y ayudar a otros.

“Por lo tanto, imiten a Dios en todo lo que hagan porque ustedes son sus hijos queridos.  Vivan una vida llena de amor, siguiendo el ejemplo de Cristo. Él nos amó y se ofreció a sí mismo como sacrificio por nosotros, como aroma agradable a Dios”. Efesios 5: 1, 2 (NTV)

Busquemos que en todo tiempo ser buenos imitadores de Dios, que nuestras vidas reflejen su amor y podamos ser agentes de cambio de personas, familias y hasta comunidades.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Cómo desinfectar tu celular

Nuestros celulares recogen todas las bacterias que acumulan nuestras manos durante el día; es por ello que tienen 18 veces más gérmenes que un baño público. De nada vale que uno se lave las manos, porque después de hacerlo, es probable que se vuelva a tocar el celular que está infectado de bacterias dañinas. De hecho, los microbios alojados en nuestros dispositivos electrónicos pueden ser la causa de muchas enfermedades; entre ellas el acné. La solución para este problema es desinfectar los celulares con frecuencia. Sin embargo, tampoco se puede utilizar cualquier producto de limpieza, pues, esto dañaría el aparato.

Derek Meister, técnico del Geek Squad, encargado de reparación y servicio en línea de Best Buy, tiene una solución para el higiene de los celulares. Para crear esta fórmula  se necesitan dos ingredientes: Agua mineral sin gas o agua destilada, y alcohol isopropílico al 70%. Si deseas hacerlo en casa, debes llenar la mitad de una botella con agua mineral sin gas o agua destilada; luego, agregar la misma cantidad de alcohol isopropílico al 70% y cerrar el envase. Agita el recipiente y mezcla bien ambos ingredientes. Una vez que tengas estos pasos realizados, verte un poco en una tela de microfibra y limpia tu celular. Recuerda que es recomendable que la tela sea de microfibra, porque de lo contrario, podrías dejar marcas la pantalla de tu equipo. Tampoco vacíes el líquido directamente en el celular, pues podrías causar alguna falla técnica.

Otras maneras de evitar propagar los gérmenes con el celular es lavarte las manos con frecuencia y evitar utilizar tu móvil en el baño. No olvides que puedes evitar muchas enfermedades con tan solo ser más cuidadoso en tu higiene personal, eso incluye tu celular.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Fórmulas para blanquear la ropa

La ropa blanca siempre llama la atención y gusta porque es muy fácil combinarla con otros colores. Sin embargo muchos la evitan porque se ensucian muy fácilmente y con el tiempo se van curtiendo y se ven amarillas o grises.

El sudor del cuerpo, manchas de comida o incluso partículas en el aire van quedando en los tejidos y por eso se van dañando.

Hay muchos productos químicos y comerciales que han salido con el fin de blanquear, pero aquí, me voy a ir por lo natural, porque muchos de esos químicos pueden causar alergias y son dañinos para el medio ambiente.

La primero es el bicarbonato de sodio que si usas como parte del lavado habitual, no solo blanqueas sino que suavizas la ropa. Agrega un tercio de taza a cada lavado de ropa blanca. Deja que se remoje una media hora y luego activa la lavadora.

Otro producto natural que ayuda al blanqueamiento de la ropa, es el jugo de limón con un poco de sal. En cada carga de ropa puedes agregar el jugo de dos limones y un cuarto de taza de sal. Déjalas remojar por media hora y hasta una hora si puedes y luego lava como de costumbre.

Si tienes manchas muy difíciles en la ropa, como de la cáscara del coco u otras puedes hacer una mezcla de agua oxigenada con amoníaco, a razón de ½ vaso de agua oxigenada y 5 gotas de amoníaco a tu carga de ropa. Deja remojar por media hora y luego enjuaga.

El vinagre de manzana es especial para quitar las manchas que salen en la zona de las axilas en las camisas. En este caso remoja las zonas en vinagre de manzana sin diluir y deja actuar por media hora. Si aún le queda, repite el proceso en las dos siguientes lavadas.

Por último, sabemos que la leche es muy buena para eliminar lo que llamamos el percudido. Remoja la prenda en leche fría por una hora y luego la lavas como lo haces normalmente.

Espero que estos tips te ayuden a tener tu ropa blanca más presentable.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Es por tu bien

Todos tenemos conciencia, una alarma que suena antes de pasar un límite, que nos indica cuando algo malo puede pasar, pero en ocasiones le damos la contra  y como resultado vienen las consecuencias negativas.

En Isaías capítulo 1, el profeta, en nombre de Dios, muestra su pecado a Israel y lo declara culpable; ante Sus ojos debe sufrir las consecuencias, pero algo pasa que continúa diciendo: “Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo; aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda. Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.” Isaías 1:16-18

Un comentarista añade, acerca de este pasaje: “El pecado de un rojo intenso y de sangre equivale a un crimen capital, a un pecado mortal que hace que se pierda el derecho a vivir. Y esos pecados ahora se volverán como la nieve, como blanca lana. Dios quiere cambiar los pecados como la grana al blanco más brillante y centelleante. El blanco es el color de la inocencia, y significa santidad y justicia. El pueblo de Judá está ante Dios cargado con lo que equivale a un crimen capital. Pero Dios ya no quiere ver estos graves pecados. No sólo quiere verlos como si no existieran, sino quiere cambiar estos pecados a lo opuesto, a pura inocencia y justicia. Quiere mirar como si Israel hubiera hecho tanto bien como ha hecho mal. Dios otorga a Israel justicia pura y perfecta. Como resultado de esta sentencia, Israel queda justo y puro ante Dios.”

La disciplina viene juntamente con la gracia restauradora de Dios, grande es su misericordia dice la Palabra, es inexplicable y a pesar de que los resultados de nuestras acciones son dolorosos, tienen como objetivo implantarnos enseñanzas, muy profundas para corregir nuestras malas decisiones, carácter y experimentar el amor de nuestro Padre, quien a pesar de todo sigue confiando en nosotros.

Dios nos llama a cambiar el rumbo de nuestro mal camino y nos ofrece limpieza, santidad, amor, redención, justicia y misericordia; ¿lo aceptas?

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Nueva es cada mañana!

Es imprescindible que sepamos lo importante que es empezar de nuevo cada mañana. Imagina que hace una semana has trabajado intensamente en la limpieza de tu casa, la has pintado y te has ensuciado completamente, pero hasta ahora no te has cambiado de ropa, ni te has bañado ¿Cómo te sentirías? Personalmente incómoda, avergonzada, y sin ganas de salir afuera.

Muchas veces nos encontramos así delante de Dios, hemos pecado y le hemos pedido perdón por fallarle pero continuamos llevando la culpa en nuestra espalda, es decir, la misma ropa, por lo que nos da vergüenza acercarnos a Él, no podemos empezar de nuevo, ni emprender lo grande que tiene para nosotros.

“Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.” Lamentaciones 3:22-23

¡Dios es tan bueno que su palabra dice que cada mañana es nueva! ¿Te imaginas si Él trajera cada día los errores que hemos cometido en el pasado? Nunca tendríamos paz. Es trascendental que comprendas que para Él no es importante tu pasado, sino lo que hagas este nuevo día que te dio, cómo lo utilizarás, que alcanzarás, avanzarás o retrocederás.

Este nuevo día te animo a cambiarte de ropa y dejar el pasado atrás. Te sugiero empezar haciendo que tus rodillas toquen primero el suelo antes que tus pies, pídele perdón de los pecados que has cometido, después cántale una canción y ¡empieza de nuevo! Acepta el perdón de Dios y comienza a luchar para alcanzar lo que te ha prometido.

También busca ser como Él porque como hijos debemos seguir sus pasos. La amargura y resentimiento no vienen de Dios, sino del enemigo porque a él no le gusta avanzar sino retroceder, así que si alguien te falló o estás enojado con alguien dale otra oportunidad. No mires su pasado, sino tu futuro, ¡no con tus ojos sino con los ojos de Dios!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Limpieza Profunda…

Así como limpiamos profundamente los baños y la cocina, los pisos y las ventanas en nuestros hogares, debemos tomarnos el tiempo para limpiar nuestras mentes y nuestros corazones.

¿Cómo los limpiamos? Primero, pidiendo a Dios que nos revise y nos indique qué estamos guardando allí que le moleste o le incomode a Él. Porque si le incomoda a Él es porque no es bueno para nosotros. Segundo, perdonando de corazón a quienes nos hayan hecho daño. Es bueno decirlo y que nos escuchemos, y si lo podemos decir directamente a la persona o personas, es mejor aún, pero si no es posible, tenemos que decirlo con toda honestidad y escucharnos, para que cuando volvamos a pensar en algo de lo que nos hicieron y nos hirió, podamos “barrerlo hacia afuera” con el ¡“ya lo perdoné”! Y tercero, pensando en las cosas agradables que nos han hecho; también ayuda pensar en las bondades de las que disfrutamos, como: poder caminar, oler, mirar, respirar, escuchar, sentir, tener agua corriente en nuestra casa, un techo sobre nuestras cabezas y alimento cuando tenemos hambre. Hay mucho más por lo cual dar gracias que por exigir, demandar o pedir.

Limpiemos nuestro corazón y nuestra mente de rencores y también de pensamientos negativos que puedan llegar a convertirse en juzgar o presuponer por cosas que vemos o que nos dicen. Eso envenena nuestra alma también. Solo hay uno que todo lo sabe y que puede ver dentro de nuestras mentes, solo uno que conoce nuestras intenciones y nuestros más profundos deseos. Pongámonos en Sus manos y permitamos que Su Espíritu Santo habite en nosotros manteniendo ese lugar, nuestra alma, profundamente limpia.

Pregúntale a Andrés – ¿Qué valor debo cobrar en esta nueva área de mi labor?

Andrés, tengo mi negocio de limpiar casas y sé cuánto cobrar. Pero ahora tengo la oportunidad de limpiar una oficina por la tarde y no sé cuánto cobrar, ¿cómo le hago?
Andrea
Laguna Beach, CA

Andrea,
Primero que todo, necesitas preguntarle al cliente qué es exactamente lo que espera de ti para evitar el drama del perder el cliente cuando hay expectativas equivocadas. Porque qué tal si tú estabas pensando en solamente aspirar y sacar la basura de cada oficina y él tenía pensado que ibas a sacudir los escritorios, ventanas, etc. Tú tienes que ir con él y caminar por el edificio y preguntar qué es lo que espera de ti. Ya que sepas y tengas claro las responsabilidades, dile que necesitas un tiempito para cotizarlo (cuantas horas te va a tomar y con cuantas personas. Es muy típico que en la limpieza comercial se calcule y se cotice por pies cuadrado.
Ahora, recuerda, no va a ser la misma cotización por ser dos cosas que por hacer cinco cosas. Puede ser que el administrador del edificio te pida tres o cuatro cosas por encima de lo típico que haces, o puede ser que ciertas cosas se hacen a diario y otras cosas se hacen en rotación (una se hacen cada semana, otras cada dos semanas y otras cada mes).
También, Andrea, tú debes saber cuánto se está cobrando en el área. En el área de Los Ángeles se cobra muy diferente que en Charlotte Carolina del Norte. La idea con tu precio cuando cotices es de no estar muy por debajo donde no vas a tener ganancias; o que termines con un precio muy alto y cuando cualquier otro llegue con un mejor precio, pierdas el contrato.
Es todo un arte cotizar adecuadamente y lo más importante cumplir con tu compromiso llueva, truene o relampaguee. Espero que te vaya súper bien con esto. Me emociona saber que está pasando de la limpieza residencial a lo comercial porque es aquí donde las cosas se pueden poner bastante interesantes. Imagínate agarrar dos o tres edificios de esos con un montón de gente ayudándote. Suena muy bonito y lo es pero al mismo tiempo también acarrea mucha responsabilidad.  Entre más personas involucradas más se complica pero así son los negocios cuando hay mucho más potencial. ¡Ahora, manos a la obra!
Andrés Gutiérrez diariamente aporta su asesoramiento financiero a la comunidad hispana como anfitrión de su programa de radio, El Show de Andrés Gutiérrez. Él también es el creador de Paz Financiera, un curso de seis clases por video que se enfoca en la administración personal del dinero. Gutiérrez es un codiciado orador, haciendo presentaciones en varias iglesias y compañías por todo el país. Puede seguir a Andrés por medio de Twitter al @elshowdeandres, por Facebook al facebook.com/elshowdeandres y por Internet al andresgutierrez.com. Envíe sus preguntas a Andrés al [email protected].

 

Send this to a friend