llevar Archives | CVCLAVOZ

All posts in “llevar”

Regresarás por mí

“En el hogar de mi Padre, hay lugar más que suficiente. Si no fuera así, ¿acaso les habría dicho que voy a prepararles un lugar? Cuando todo esté listo, volveré para llevarlos, para que siempre estén conmigo donde yo estoy.” Juan 14:2-3 (NTV).

Jesús promete que regresará por nosotros para llevarnos a la casa de su Padre, donde hay lugar suficiente para todo aquél que lo ama y lo acepta como su salvador. Si estos días has vivido tiempos difíciles ¡Ten calma! Nuestra estadía en la tierra es pasajera. Jesús vuelve pronto para llevar a su Iglesia. ¿Estás listo?

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué llevas contigo?

Weinsberg es una pequeña ciudad ubicada al noroeste de Alemania en el área del valle del río Sulm, de manera que casi todo el año mantiene su aspecto primaveral.

A primera vista parece un lugar sin ningún atractivo especial. Sin embargo, casi al centro de la capital hay un castillo que hoy en día se usa como cárcel pública, pero en un tiempo lejano fue testigo de muchas batallas medievales.

Precisamente en el año 1140 el tiránico emperador Conrado III era la cabeza absoluta del imperio Romano Germánico. Bajo su mando se impulsó una cacería sanguinaria contra todos los enemigos de la corona y una invasión paulatina a varios de los pequeños poblados alrededor del reino con el fin de expandir sus fronteras, capturar esclavos y reclutar nuevos soldados.

Llegó el día en el que la pequeña ciudad bávara fue atacada, pero sus murallas eran muy resistentes a tal punto de que el emperador agotó todos sus recursos para penetrarla, así que como medida definitiva decidió desviar el curso del río que proporcionaba agua a la ciudad a fin de que los habitantes murieran de sed.

Conrado III prometió un trato benevolente si se rendían. Naturalmente no pasaron muchos días hasta que por fin el pueblo entero se dio por vencido. El emperador dijo que cumpliría su palabra dejando que las mujeres se fueran libres juntamente con todo lo que pudieran llevar consigo.

Al día siguiente se abrieron las puertas de la muralla, las mujeres salieron marchando lentamente, pero dejaron atónito al emperador pues no iban cargadas con sus posesiones como él esperaba. Cada mujer llevaba en su espalda el peso de su marido, hijo o padre. Conrado III quedó tan sorprendido por tanta nobleza que perdonó la vida a todos los habitantes de Weinsberg.

Esta es una historia verídica que nos permite ilustrar una gran verdad.

El pecado puede tener tanta autoridad para esclavizar que no permite que nadie que esté bajo su poder elija con libertad lo que quiere hacer. Esta fuerza es tan despiadada que obliga al hombre a llevar en solitario el tremendo peso de las responsabilidades humanas: la familia, la sociedad, el trabajo, la economía, los conflictos emocionales del pasado, la ansiedad por el futuro, pecados cometidos, culpas vergonzosas, etc.

Pero al recibir a Jesús como Señor y Salvador se nos otorga la libertad para elegir qué es lo que queremos cargar. Entonces recibimos de parte de Él la siguiente invitación: “Acepten el yugo que les pongo, y aprendan de mí, que soy paciente y de corazón humilde; así encontrarán descanso. Porque el yugo que les pongo y la carga que les doy a llevar son ligeros.” Mateo 11:29-30 Versión Dios Habla Hoy

Si el tirano emperador Conrado III quedó tan sorprendido por un acto de nobleza que dejó libres a todos, cuánto más quedará complacido nuestro amoroso Dios al ver que llevamos la carga correcta.

Elige con sabiduría, sólo hay una carga que puedes llevar sobre tus hombros y que te dará descanso verdadero.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡No cargues lo que no sirve!

Jesús se encontraba enseñando en una sinagoga y en ese mismo lugar estaba una mujer que vivía encorvada desde hace 18 años (es decir no podía enderezarse completamente), quizás la vida de esta mujer no haya sido nada fácil pues ¿Qué tan lejos podía llegar si solamente podía ver sus pies y el piso?

Lucas 13:11 dice: “vio a una mujer que estaba lisiada a causa de un espíritu maligno…” en versículos anteriores y posteriores no encontramos la razón por la que esta mujer estaba siendo atormentada por el enemigo, pero sí sabemos que su condición era consecuencia de un pecado.

El encuentro con Jesús le cambio la vida, “Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, eres libre de tu enfermedad” Lucas 11:12 (NVT), halló libertad y perdón de pecados.

Al igual que esta mujer muchos de nosotros podemos estar viviendo imposibilitados por causa del pecado; quizás son muchas las faltas, necedades, culpa y errores que cargamos en la espalda y está llegando al punto de que por el tamaño y el peso de lo que llevamos estamos comenzando a encorvarnos.

¿Qué podrías hacer o a dónde podrías ir si solamente puedes mirar abajo? Cuán difícil debió ser la vida de esta mujer pues su condición la limitaba y con ello se acomodó a su situación, tal vez ya te acostumbraste a vivir así, sin poder mirar adelante y vives teniendo compasión de ti mismo.

Jesús quiere enderezarte y quiere hacerte libre de lo que estás llevando, Mateo 11:28 dice: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar”, Él está dispuesto a quitarte la carga (frustraciones, miedo, duda, falta de perdón, orgullo, etc.) y así podrás ver hacia adelante y podrás lograr aquello que te parecía imposible.

Decide hoy soltar aquello que te detiene, limita y te causa heridas y pon todo en las manos de Dios y sé verdaderamente libre.

Por Judith Quisbert.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Estás dispuesto a tomar tu cruz?

Cuando Dios nos dijo: “Toma tu cruz y sígueme” no quería decir que por llevarla tendríamos que vivir llenos de cargas sobre nuestras espaldas y sufriendo, ya sea en nuestra vida cotidiana, con una enfermedad o auto compadeciéndonos por la cruz que llevamos.

Lo que en realidad significa es estar dispuesto a morir para seguir a Jesús. Esto se llama “morir a sí mismo.” Es un llamado a la entrega total y absoluta. Cada vez que Jesús mandó a llevar la cruz, Él dijo: “Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará. Pues ¿qué aprovecha al hombre, si gana todo el mundo, y se destruye o se pierde a sí mismo? “Lucas 9:24-25. (RVR-1960) Esto es saber llevar nuestro nombre de hijo de Dios en alto y llevar esa cruz con todo orgullo reconociendo todo el sacrificio que Dios hizo por nosotros.

Había un grupo de personas a las que se les dio una cruz grande para el camino, uno de ellos pensó: Porqué me esfuerzo en llevar esta cruz tan larga, si la corto un poco se hará más liviana y podré llevarla con más comodidad, entonces la cortó. Siguió su camino y pensó nuevamente: si la redujere un poco más no afectará en nada, seguirá con la misma forma  pero será más liviana para mí, entonces lo volvió hacer.

Llegó un momento en el que todos los que llevaban esa cruz debían pasar un barranco, entonces todos procedieron a echar sus cruces y ayudarse con ellas para atravesar ese precipicio, pero ese varón que fue cortando su cruz no pudo hacerlo porque su cruz ya estaba demasiado corta y no alcanzaba al otro extremo para que él pudiera pasar.

Es así como nosotros actuamos y aún tenemos nuestros pensamientos y actitudes puestas en lo que queremos o en lo que es más cómodo para nosotros, sin pensar que el entregar nuestras vidas por completo a Dios es reconocer el sacrificio que hizo mandando a su Hijo. Cargar esa cruz cada día es para valientes, para quienes se atreven a llevar adelante su nombre a pesar de cualquier crítica, oposición o problema.

Aprendamos a cargar nuestra cruz cada día, valoremos lo que tenemos pues a pesar de que el llamado es duro, la recompensa es inigualable y maravillosa.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Con la carga a cuestas

Cuentan que una vez iba por un camino, bajo un sol abrasador, un pobre hombre que llevaba una carga muy pesada. Atinó a pasar por allí un carretero con su carro, y éste movido a compasión, le ofreció al hombre que iba a pie un lugar en lacarreta y llevar el pesado bulto que cargaba.

El hombre aceptó y emprendió de nuevo su marcha. Al cabo de un rato, el que conducía la carreta se volvió y vio al hombre que seguía con la carga a cuestas.

        – ¿Pero qué hace usted? –  Preguntó el  carretero-  ¿Por qué no deja la carga en el carro?

        – Me basta poder ir en el carro – Contestó el hombre.

        – ¿Pero no ve usted que así también lleva la carga? – respondió en carretero en medio de risas- No sea tonto y suéltela que para el caballo es igual y usted descansará.

En muchas ocasiones nosotros hacemos exactamente lo mismo, aceptamos que Dios nos ayude pero no queremos soltar las cosas que llevamos a cuestas.

Pueden ser errores del pasado, culpas, problemas financieros, familiares, de salud, laborales, económicos o de cualquier índole, pero nos aferramos a esa carga y no permitimos que Dios la lleve por nosotros.

Suelta tu carga, no tiene sentido que sigas atormentándote con ese peso que llevas  cuando ya hay Alguien que te dijo que lo llevaría por ti y te daría descanso.

“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os harédescansar” Mateo 11:28 (RVR1960)

En lugar de seguir llevando todo lo que te duele y preocupa sobre tus hombros, descansa en Dios y disfruta del paisaje del camino, confiando en que Él te llevará a destino sano, salvo y no sólo eso, sino que te bendecirá en gran manera; sólo debes creerle.

“Porque así dijo Jehová el Señor, el Santo de Israel: En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza…” Isaías 30:15 (RVR1960)

¡Vamos, suelta tu carga y descansa en Dios!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend