misiones Archives | CVCLAVOZ

All posts in “misiones”

Misiones y la oración 1

Misiones y la oración

“Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos,” Juan 17:20 (RVR1960).

En este pasaje Jesús orando al Padre pide por sus discípulos, a quienes encomendó llevar el mensaje de salvación a las naciones, y también por quienes creerán en Él.

Hoy conocemos esta actividad como misiones; entonces podemos ver que Cristo no sólo instruyó llevar el evangelio, sino que también intercede en oración para que este mensaje sea creído.

Sigamos su ejemplo e incluyamos en nuestras oraciones a misiones, llevemos en nuestro corazón a aquellas personas que dejaron muchas cosas atrás por amor a Cristo y al evangelio, recordemos que su batalla no es fácil, por lo que necesitan del respaldo de nuestras oraciones.

Por Cesia Serna

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Manos que dan... 2

Manos que dan…

“Cristo es quien va uniendo a cada miembro de la iglesia, según sus funciones, y quien hace que cada uno trabaje en armonía, para que la iglesia vaya creciendo y cobrando más fuerza por causa del amor.” Efesios 4:16 (TLA)

Muchas veces hemos escuchado decir: “Misiones se hace con las manos de los que dan, con las rodillas de los que oran y con los pies de los que van”. Si bien es cierto que no todos tenemos el llamado ni la disposición para dejar, familia, trabajo y ciertas comodidades a cambio de aceptar toda clase de persecuciones por causa del Evangelio, de todas formas, es necesario tener en claro, que si no vamos personalmente a la obra misionera, todavía podemos y debemos participar en ella.

Es importante orar por las misiones y ofrendar para su sostenimiento y desarrollo. Pero creo que nadie puede sentirse ajeno a la necesidad de compartir el Evangelio hasta lo último de la tierra. De los tres grupos que hablábamos al principio, ¿en cuál te encuentras tú? ¿Eres de los que van, de los que ofrendan para las misiones, o de los que oran por ellas?

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Tu oración es importante 3

Tu oración es importante

“Por último, hermanos, oren por nosotros para que el mensaje del Señor se difunda rápidamente y se le reciba con honor, tal como sucedió entre ustedes. Oren además para que seamos librados de personas perversas y malvadas, porque no todos tienen fe.” 2 Tesalonicenses 3:1-2 (NVI).

El apóstol Pablo sabía que era importante que lo respalden en oración para la obra de la evangelización continúe. Así también los misioneros de nuestro tiempo, necesitan de nuestro apoyo para que se siga expandiendo la Palabra de Dios y para que el Espíritu Santo pueda dar nueva vida a corazones muertos y endurecidos.

Oremos por protección y por fortaleza para sus vidas ya que los enemigos de Jesús están en guerra contra el avance del evangelio y está en nosotros poder cubrirlos con nuestras oraciones.

¡Las misiones también dependen de nuestras oraciones!

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡No callaré! 4

¡No callaré!

“Por lo tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” Mateo 28:19 (NTV)

Cuando nos sucede algo impresionante o bueno, tenemos la necesidad de compartir nuestra alegría y bendición con todas las personas que nos rodean. El haber aceptado a Cristo en el corazón y ser transformados es un hecho que no podemos callar, de esa manera, permitiremos que también otros tengan la oportunidad de cambiar sus vidas y experimentar la presencia de Dios. “(…) Y tengan por seguro esto: que estoy con ustedes siempre, hasta el fin de los tiempos” Mateo 28:19-20 (NTV).

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

4 cosas que aprendí del trabajo voluntario 5

4 cosas que aprendí del trabajo voluntario

Hacía mucho tiempo que no era parte de una labor voluntaria, pero la semana pasada tuve la oportunidad de participar en un viaje misionero a las afueras de mi ciudad. Como era algo que iba a hacer después de años, no sabía qué expectativas tener; sin embargo, siento que he aprendido y crecido durante esos días. Éstas son algunas de las lecciones que puedo rescatar de mi experiencia:

1. No necesitas tener mucho para dar a otros:

Hasta hace unos días, yo creía que debía tener muchos conocimientos en teología para hablar de Jesús a los demás y/o bastantes recursos materiales y económicos. Sin embargo, aprendí que con lo poco que uno tiene, se puede ayudar al prójimo. No es necesario tener en abundancia para compartir, sino más bien una actitud dispuesta a dar lo mejor de sí. Lo que cuenta en una labor voluntaria es la motivación y la disposición que se tiene. Además, no importa cuán talentoso seas ni las habilidades que puedas tener. El trabajo voluntario requiere el apoyo de todo tipo de personas, por lo cual, recibe con brazos abiertos a cualquiera que quiera participar.

2. Si estás dispuesto, Dios puede usarte:

Antes de ser voluntaria, pensaba que Dios sólo empleaba a las personas que tenían mayores títulos o grados que yo. Sin embargo, al segundo día del trabajo misionero recordé la historia que se encuentra en Números 22, donde se cuenta cómo Dios utilizó a un burro para enviar un mensaje a un hombre llamado Balaam. A partir de ese momento me puse a pensar que si Dios podía usar a un animal para llevar su mensaje, ¿por qué no podría hacer lo mismo conmigo? Entendí que Dios siempre había estado dispuesto a utilizarme, pero que era yo quien impedía que eso ocurriera.

Ser voluntario significa colaborar en todas las áreas que requieran ayuda, pero sobre todo, significa dejarte usar por Dios. Sin importar el rol que uno desempeñe, el Señor puede utilizarnos como un medio para bendecir a los demás; no obstante, eso solo ocurre cuando uno cede el control.

3. Que no recibas un pago no quiere decir que seas irresponsable:

En ocasiones, estamos tan acostumbrados a actuar en base a una remuneración, que cuando no recibimos pago, pensamos que podemos hacer lo que queremos y nadie tiene derecho a reprocharnos. Sin embargo, he podido ver que el temperamento de varias personas puede medirse en base a la falta de dinero, pues, es allí cuando sale a relucir las verdaderas intenciones del corazón. Hacer una labor voluntaria va más allá de producir beneficios materiales y económicos. Las ganancias que se obtienen poseen mucho más valor y perduran por más tiempo.

4. Ayudar a otros, te ayuda:

Al principio del viaje, tenía dudas sobre mi desempeño. No quería ser un obstáculo para otros, y tampoco quería que por mi culpa las personas no llegaran a conocer a Jesús. Cada día oraba y le pedía a Dios que me ayudara a hacer un buen trabajo y dar lo mejor de mí. Conforme pasaron los días, me di cuenta que Dios estaba respondiendo cada una de mis preguntas, me hablaba a través de otros, y también mediante las cosas que yo hacía.

Realmente no esperaba que ayudar a otros fuese una forma que Dios utilizó para hablarme directamente y ayudarme. Así como dice el himno de William Cowper, “Dios se mueve de una manera misteriosa”. Ahora estoy segura que ayudar a los demás tiene doble beneficio: para uno mismo y para otros.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Cristianismo en la cultura 6

Cristianismo en la cultura

Fui invitado para una entrevista en una radio argentina sobre “Cristianismo y cultura”. Propuse corregir el título de la misma a “Cristianismo en la cultura” porque la “y” sugiere que ambos conceptos van por diferentes carriles y tal noción me parece incorrecta. El cristianismo es un componente de la cultura, no algo diferente y ajeno a ella.
Tal vez valga la pena precisar que cristianismo no es lo mismo que Cristo, Hijo de Dios encarnado. El cristianismo es la expresión humana institucional de quienes se reconocen a sí mismo como seguidores del Cristo. Por eso es correcto afirmar que es parte integrante de la cultura y no algo distinto. Es importante señalar esto porque como en todos los “ismos”, los cristianos se ven tentados a absolutizarse ellos mismos en tanto cristianos. Pero ese es el lugar de Dios, no el de ellos.
En tanto componente cultural, el cristianismo forma parte del acervo religioso al igual que las otras religiones. La religión es uno de los componentes de la cultura, tales como la tradición y las costumbres, el lenguaje, la educación, la política, la economía, la ciencia y el arte.
Desde sus comienzos y hasta más o menos el siglo 16 el cristianismo era una fuerza cultural predominante en Europa y en todos los territorios conquistados por ella. Formaba parte integral de la vida individual y social. Concedamos que hubo épocas oscuras de su acción en la cultura, pero no podemos negar que así y todo fue determinante en la historia de los pueblos que llegó a tocar.
Desde el Renacimiento hasta hoy, el cristianismo fue cediendo su posición como protagonista y referente de la cultura hasta quedar reducido a una de las tantas opciones religiosas disponibles hoy. El despertar que tuvo con la Reforma protestante se fue apagando en la medida que resolvió confinarse al ámbito de la salvación personal, la vida cristiana institucional y una actividad evangelística y misionera que ha tocado a poco más del 10% de la población mundial.
Si el cristianismo va a volver a ser una fuerza cultural importante en la sociedad va a exigir a los cristianos a retomar la idea de la Biblia como una cosmovisión integral y a Dios como soberano sobre todas las cosas humanas y no sólo las referentes a la salvación y la evangelización. Si eso no sucede, el cristianismo seguirá siendo un actor secundario en la cultura contemporánea.

(Este artículo ha sido escrito especialmente para CVCLAVOZ)

Dejados atrás 7

Dejados atrás

Hace unos días el Banco Mundial anunció la publicación de su “Informe de Desarrollo Mundial 2016” en el que viene incluido un análisis sobre el panorama general de internet en el mundo. Esta información puede encontrarse completa en español en el sitio web del Banco Mundial.
Estimo de primerísima importancia que quienes trabajan en medios cristianos de comunicación se familiaricen con este informe porque pone de relieve la brecha – enorme aún – que mantiene a más de la mitad del mundo ausente de la red global – no tan global como parece – de internet. Creo que también es valiosa información para quienes diseñan proyectos mundiales o regionales de evangelización.
Las partes relevantes del informe para este breve repaso:
1. El mundo tiene actualmente unos 7.400 millones de habitantes. El total de usuarios de internet alcanza a 3.200 millones – de los cuales sólo 1.100 millones tienen acceso a internet de alta velocidad. Las personas que no tienen acceso alguno a internet – aunque tengan teléfonos móviles – ronda los 4.200 millones.
2. En otras palabras, más de la mitad de la población del mundo no puede mirar páginas de internet, ver videos de ningún tipo ni pertenecer a ninguna red social. De esos 4.200 millones, 1.063 millones viven en India, 755 millones en China, 213 millones en Indonesia, 148 millones en Bangladesh y 111 millones en Nigeria.
3. El panorama en América latina incluye 98 millones sin internet en Brasil y en México 70 millones. Una cifra que sorprende: En Estados Unidos hay 51 millones de personas sin acceso a internet, una buena parte de la población del país más poderoso del mundo.
Cuatro ideas para la reflexión:
1. Esta no es información obsoleta. Es de enero de 2016.
2. Los planificadores de proyectos mundiales o regionales de comunicación deberían tomar en cuenta que internet no es el único recurso para gestionar sus proyectos de alcance evangelístico.
3. En este panorama, el trabajo misionero de campo, la radio de onda corta, las emisoras de AM y FM, los libros, las revistas, las películas y otros medios todavía tienen un valioso rol que cumplir en el continuo esfuerzo de hacer conocido el evangelio en todo el mundo – si ése sigue siendo verdaderamente el deseo de los planificadores.
4. Dicho de nuevo en pocas palabras: 4.200 millones de personas en el mundo están siendo dejados atrás, al menos respecto de la inclusión en la tecnología de internet.

Jose's Hands y sus misiones de salud en Latinoamérica 8

Jose’s Hands y sus misiones de salud en Latinoamérica

El martes 8 de Marzo, entrevistamos a Alex Miranda fundador de Jose’s Hands (manos de José). Una fundación que lleva a cabo misiones de salud en América Latina con estudiantes de medicina. También, conocimos el testimonio y experiencia de Victor González; uno de los estudiantes que participó en uno de los viajes misioneros a Guatemala.

Conoce más escuchando la entrevista.

 

 

IMG_20160308_085215_1 IMG_20160308_085127 IMG_20160308_081954

Con Propósito 10

Con Propósito

Ruth Paxson, misionera en China a principios del siglo anterior, contaba acerca de una mujer que subió a un tren con ella en Finlandia. Lo primero que la señorita Paxson vio fue su radiante rostro, pero luego se dio cuenta de que la mano derecha de la mujer estaba cortada y que en su lugar los cirujanos habían puesto un gancho de acero.

Después de conversar con ella durante un tiempo, la señorita Paxson supo que su compañera de viaje había sido misionera en la India, que había enfermado de los pulmones y había sido enviada de vuelta a su país para morir allí.

De vuelta a su Finlandia natal, compró una granja y se dedicó a trabajar en ella y un día mientras lo hacía, su manó quedó atrapada en la trilladora. Lo que más le impresionó a la conocida misionera y escritora Ruth Paxson fue lo que le dijo la accidentada al contarle lo sucedido: “Cuando me corté la mano, de inmediato puse la mirada arriba y le dije a mi Señor: ¿Qué quieres que haga ahora que me he quedado sin mi mano derecha? No te pregunto qué clase de trabajo ni por qué me ha sucedido esto; solamente te pido que me enseñes qué es lo que ahora puedo y debo hacer”

Dios la empleó convirtiendo su granja en un hogar  para ancianos cristianos y  su ánimo optimista y confiado en el Señor fue una bendición para muchas personas que terminaron sus vidas animados por la fe de aquella mujer que apenas podía dirigir el hogar y hablar a aquellas  almas que se dirigían a la eternidad.

Al igual que la misionera finlandesa, muchas veces emprendemos proyectos que se ven frustrados y no entendemos los motivos por los cuales estamos atravesando todos esos problemas.

Si bien volver a su tierra natal restableció la salud de la misionera, perdió la mano derecha en el accidente que tuvo.  Ella podría haber interrogado a Dios y haberle preguntado el por qué de su enfermedad, de su accidente y quizás haber vivido deprimida. Sin embargo, su actitud fue otra, quiso saber qué es lo que Dios quería que hiciera, cuál era su propósito.

Muchas veces, cuando experimentamos giros inesperados en nuestras vidas, nos enfocamos en lo que estamos viendo ese momento y le reprochamos a Dios todo, sin pensar que Él puede tener un mejor plan para nuestras vidas.

Dios quería que la misionera finlandesa sirviera a ese grupo de personas que se encuentran en la recta final de sus vidas y que muchas veces no tienen una vejez buena.  ¿Era  importante llevar las buenas nuevas a India? Sí, sin duda era una gran labor pero Él la necesitaba en su tierra natal. ¿Hacía algo malo trabajando en su granja? No, claro que no pero los planes de Dios eran más altos que los de ella.

Más allá de las circunstancias, ella sabía que su Padre  tenía un plan mejor y su meta era hacer Su voluntad, así que ante las grandes pruebas que enfrentó sólo buscó conocer  el plan de Dios.  Si ella se hubiera amargado por lo que le sucedía muchos ancianos hubieran terminado sus días de una manera diferente.

Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de los que lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos” Romanos 8:28

¿Te has preguntado qué desea Dios de ti? ¿Cuáles son sus planes para tu vida? Mientras tengas claro tu propósito en esta vida, podrás afrontar todos los problemas que se te presenten, con la certeza de que Dios está en control y todo ayuda a bien a los que en Él confían.

No siempre es fácil, a veces es frustrante y doloroso pero  podemos estar seguros de que los planes de Dios siempre son mejores que los nuestros.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend