necesidades Archives | CVCLAVOZ

All posts in “necesidades”

Corazón humilde

“Y, dado que yo, su Señor y Maestro, les he lavado los pies, ustedes deben lavarse los pies unos a otros. Les di mi ejemplo para que lo sigan. Hagan lo mismo que yo he hecho con ustedes. Les digo la verdad, los esclavos no son superiores a su amo ni el mensajero es más importante que quien envía el mensaje. Ahora que saben estas cosas, Dios los bendecirá por hacerlas.” Juan 13:14-17 (NTV)

Muchos tienen la idea de que humildad es tener la cabeza baja ante cualquier situación; sin embargo, existe una diferencia entre servir y tener un espíritu de siervo humilde.

Algunos pueden servir por obligación, beneficio económico o reconocimiento, pero un espíritu de siervo va más allá de todo ello, porque fluye de un corazón rendido al Señor que desea cumplir con sus propósitos, empezando por ponerse a la disposición de otras personas para responder a sus necesidades antes que las suyas.

Si hasta el día de hoy has alcanzado el éxito en tu ministerio y trabajo, no necesitas gritarlo a los cuatro vientos, sino mostrar tus victorias con toda humildad y a través de tu ejemplo.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Provisión de Dios

A lo largo de la historia del pueblo de Israel, podemos ver que el Señor suplió sus necesidades, tanto físicas como espirituales.

Cuando estuvieron en el desierto, su ropa y calzados no envejecieron, tampoco les faltó el alimento diario. Al llegar a la tierra prometida encontraron cultivos, viñedos y olivares, además de las ciudades ya construidas; tenían todo lo que pudieran requerir.

Así como el Señor suplió las necesidades de Su pueblo en el pasado, lo hace en el presente y de hecho lo seguirá haciendo, Su Palabra lo dice en Mateo 6: 25-26:

“»Por eso les digo que no se preocupen por la vida diaria, si tendrán suficiente alimento y bebida, o suficiente ropa para vestirse. ¿Acaso no es la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa? Miren los pájaros. No plantan ni cosechan ni guardan comida en graneros, porque el Padre celestial los alimenta. ¿Y no son ustedes para él mucho más valiosos que ellos?” (NTV).

Esta promesa nos da la seguridad de que siempre podemos contar con la provisión divina, recordar cómo Dios nos proveyó en el pasado, nos da esperanza y también fuerzas para mirar hacia el futuro.

Si hoy te encuentras con dificultades, te animo a clamar al Señor y a creer en Su Palabra.

Por Cesia Serna

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Jesús está dispuesto a ayudarte

“Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.” Mateo 7:7.

La Biblia nos enseña que cuando nos acercamos a Jesús y pedimos su ayuda, no nos abandona. Veamos algunos ejemplos, una persona con una enfermedad incurable (Lepra) se acercó a Jesús y fue sanado. (Mateo 8:1-3) Un padre desesperado llevó a su hijo endemoniado a Jesús y fue liberado. (Marcos 9:14-29) Bartimeo, un ciego que estaba mendigando por las calles, al oír que Jesús pasaba por su lado, se acercó y le dijo: ¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí! Y en seguida Jesús lo escuchó e hizo que el ciego recobre la vista. (Marcos 10:46-52)

Jesús, quién atendió a estas personas y las ayudó con su situación, sigue siendo el mismo. Él está dispuesto a ayudarte. Sigue doblando rodillas y clamando por tu petición porque  todo el que pide, recibe; todo el que busca, encuentra y a todo el que llama se le abrirá la puerta.

Por lo tanto, no dejes de acercarte a Dios este día y decirle tus necesidades. No seas de aquellas personas que solo miran a Jesús de lejos  y nunca se acercan para hablar con Él. Ningún hijo recibe lo que anhela en su corazón sino va su Padre y se lo pide.

Recuerda que Dios no es un hombre, por lo tanto, no miente ni cambia de parecer. Si el Señor dice que lo busques y  que va a ayudarte con tu situación, confía en Él. Porque Dios es fiel a su palabra y cumple lo que promete.

Quizás la ayuda de Dios no sea en el momento que tú deseas, pero te puedo asegurar que Él responderá a tus oraciones.

¡Acércate a Jesús y confía en su palabra!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Yo seré …!

En una oportunidad que visité una maternidad pasé por la sala de recién nacidos, aparte de oír mucho llanto de los bebés pude notar que cada uno llevaba un distintivo en su brazo o pie que decía: “familia…” y aunque no contaban con un nombre propio en ese momento, ya se sabía que eran parte de una familia; ese pequeño ser era hijo, hermano, nieto, sobrino, etc. en un hogar.

Una cedula de identidad, un certificado de nacimiento son documentos necesarios porque ellos corroboran quiénes somos y de dónde venimos.

De la misma manera sucede cuando nacemos de nuevo en Cristo “pero a todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios.” Juan 1:12 (NTV) Dios como buen Padre nos dio esa identidad y esa posibilidad de ser llamados “hijos”.

A veces dejamos que nuestros problemas definan lo que somos, por ejemplo: una mujer abandonada, un huérfano, una persona en quiebra total, un enfermo, etc. y dejamos de lado lo que en verdad somos: “hijos de Dios”, y con ello rechazamos nuestros privilegios y oportunidades.

¿Tienes tantos conflictos que has olvidado quién eres? Puede ser que los problemas te ahoguen la mente, el corazón y te hagan ver solamente tu condición y miseria, pero eso que estás pasando no determina quién eres.

Cuando invitaste a Cristo en tu vida, Él te hizo su hijo, a pesar de las pruebas y necesidades que tengas, no dejes que ninguna situación te diga que no eres nadie, recuerda que eres hijo de un Dios Poderoso.

“El rey proclama el decreto del Señor: «El Señor me dijo: “Tú eres mi hijo. Hoy he llegado a ser tu Padre.” Salmos 2:7 (NTV)

Por Judith Quisbert

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Eres feliz con lo que tienes?

“No vivan preocupados por tener más dinero. Estén contentos con lo que tienen, porque Dios ha dicho en la Biblia: «Nunca te dejaré desamparado.»” Hebreos 13:5. (TLA)

Como todo buen padre, Dios nunca nos dará algo que podría hacernos daño, Él sabe lo que necesitamos y lo que realmente nos hace falta. Por eso nos dice que tengamos mucho cuidado con el deseo de tener más y más cosas materiales, que la vida no se mide por cuánto tenemos. (Lucas 12:15)

El Señor quiere que sepamos que este mundo no es nuestro hogar y lo que realmente le interesa es cambiar nuestras vidas y prepararnos para llegar a nuestro verdadero destino. Su deseo no es que hagamos riquezas en esta tierra, porque Él sabe que donde esté nuestro tesoro, allí estará también nuestro corazón (Mateo 6:21). Y como buen Padre no desea que nuestro enfoque esté en las posesiones materiales,  sino en desarrollar una imagen como la de Cristo Jesús, que seamos siempre humildes y amable, pacientes unos con otros, llenos de amor, haciendo todo lo posible por mantenernos unidos, para que de  ese modo lleguemos a ser sal y luz en este mundo.

En la Biblia, Jesús nos dice que no nos preocupemos por la comida o por el vestido, que el Padre conoce nuestras necesidades y que en vez de afanarnos confiemos Él. Lo único que Dios pide de nosotros para suplir nuestras necesidades, es que tengamos fe, mantengamos una relación personal y confiemos en su palabra.

No olvides ser feliz con lo que tienes y seguir creciendo en el conocimiento de Cristo Jesús. Recuerda que lo más importante es hacer tesoros en el cielo y saber que Dios no nos dejará ni nos desamparará.

“Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.” Filipenses 4:19 (RVR1960)

¡Confía en el Señor!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Libertad en tus finanzas!

“Así como el rico gobierna al pobre, el que pide prestado es sirviente del que presta.” Proverbios 22:7 (NTV).
Uno de los mayores problemas en el que se encuentran involucradas las personas son las deudas; proverbios describe la posición del que contrae el préstamo (sirviente), un lugar no muy agradable.
Cuando uno tiene deudas sabe la desesperación y la angustia que se siente cada fin de mes y más aún cuando hay necesidades personales o en el hogar y el consejo de Dios ante esta situación es: “No deban nada a nadie, excepto el deber de amarse unos a otros. (…).” Romanos 13:8 (NTV).
Los préstamos no son una buena opción, pero a veces nos encontramos en la necesidad de hacerlos y no es malo, pero si uno decide acceder a prestarse debe hacer el firme compromiso de ser responsable con esa deuda.
Dios a través de su Palabra nos enseña principios que se deben considerar para vivir una vida libre, eso incluye la forma en que manejamos nuestras finanzas, por ello quiero compartir contigo algunas verdades:
– Dios es dueño de todo
“Tuyos, oh SEÑOR, son la grandeza, el poder, la gloria, la victoria y la majestad. Todo lo que hay en los cielos y en la tierra es tuyo, oh SEÑOR, y este es tu reino. Te adoramos como el que está por sobre todas las cosas.” 1 Crónicas 29:11 (NTV)
– Jehová suplirá hasta tus más pequeñas necesidades
“Y este mismo Dios quien me cuida suplirá todo lo que necesiten, de las gloriosas riquezas que nos ha dado por medio de Cristo Jesús.” Filipenses 4:19 (NTV)

    – El Señor bendice el trabajo de quién se esfuerza.

“La mano negligente empobrece; Mas la mano de los diligentes enriquece.”
Proverbios 10:4 (RVR1960) Dios bendice el esfuerzo de sus hijos para que ellos puedan prosperar en todo lo que emprendan.

    -Tenemos un Dios que bendice cuando hay obediencia
“Honra al Señor con tus riquezas y con lo mejor de todo lo que produces. Entonces él llenará tus graneros, y tus tinajas se desbordarán de buen vino.” Proverbios 3:9-10 (NTV).
La ofrenda y el diezmo son una acción de obediencia a su palabra, es una decisión que se hace con el corazón.
– El Padre ayuda a quién también ayuda.
“Por lo tanto, siempre que tengamos la oportunidad, hagamos el bien a todos, en especial a los de la familia de la fe.” Gálatas 6:10 (NTV).

Dios quiere que vivas en paz y con gozo, considera estos principios en tus finanzas y te evitarás de muchos tiempos de problemas y tristezas.

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Búscalo y lo encontrarás

“Así que ayunamos y oramos intensamente para que nuestro Dios nos cuidara, y él oyó nuestra oración” Esdras 8:23 (NTV)

El ayuno no sólo es un tiempo para abstenerse de comer sino para dedicarse por completo a buscar de Dios, este período especial entre el Padre y sus hijos es invaluable. A diario necesitamos que Dios intervenga cuando estamos pasando problemas y el ayuno es una de las armas poderosas que podemos usar en esos tiempos complicados. Él promete responder a quien le busca con fe e intensidad.

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Si te digo: “Ciudadanía”, ¿en qué piensas?

Tal vez piensas en patriotismo y banderas y clases de historia y un edificio del gobierno. Pero deja por un momento de lado esas ideas y vamos a mirar la ciudadanía como algo diferente. Tal vez como con espíritu de escolar.

¿Recuerdas esos tiempos cuando estabas emocionado porque el equipo de tu colegio estaba ganando siempre? ¿O cuando te sentiste muy orgulloso de estar en ese colegio por una buena noticia que salió en el periódico acerca del lugar? ¿Recuerdas cómo se unían todos por una causa cuando algo faltaba en el colegio? ¿Por qué es tan emocionante toda esa época escolar? Porque todos estuvimos con la adrenalina a flor de piel. ¿Qué tiene que ver con la ciudadanía?

Imagina si todos nos emocionáramos por hacer de este pequeño planeta donde vivimos un lugar mejor. Vayamos un poco menos grande y pensemos en tu comunidad. Piensa cómo sería que todos se reunieran para lograr mejoras para todos en la urbanización. Todos podrían trabajar para lograr las metas de las cosas que se necesiten. Serían un equipo genial.

Piensas que no hace falta, que tu comunidad ya tiene su equipo armado y ¿por qué tendrías tú que formar parte de él? Pues porque a Dios le importas. A Él le importa cada pequeño pedacito de Su creación. Él quiere lo mejor para Su creación y es por eso que Jesús nos enseñó a orar diciendo, “Venga a nosotros Tu reino y hágase Tu voluntad en la tierra como en el cielo” en Mateo 6:10.

Como cristianos somos parte del reino de Dios, ciudadanos del cielo. Y como ciudadanos del cielo compartimos la preocupación por el mundo y por la gente que Él creó.

Para imitar a Jesús aquí en la tierra, podemos ser ciudadanos voluntarios en un lugar donde dan de comer a los desamparados, podemos organizar un banco de comida para los necesitados, o le podemos hacer compañía a gente que se encuentra sola, ya sea en los hospitales, en las cárceles o en los ancianatos. Pero incluso debemos ir más allá. Debemos ocuparnos del medio ambiente, pues Dios quiere que nos ocupemos de la Tierra. Génesis 2:15 Así que te invito a que dediques tiempo a pintar paredes o muros que están deteriorados por grafitis, practica el reciclaje e involúcrate en campañas que tengan que ver con el cuidados de playas o costas y también en las que tienen que ver con la contaminación del aire.

Me parece que así el término ciudadanía tiene un poco más de sentido. Las vidas a nuestro alrededor pueden ser cambiadas eternamente a medida que nosotros mostramos el amor de Jesús a todos… y poco a poco le vamos llegando al mundo entero. ¡Hazte ciudadano!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Cuánto tengo… y tanta gente que no tiene…

Es inevitable pensar en la escasez que existe en países como en mi país de origen, Venezuela, cuando vamos a comer o incluso cuando vamos a hacer las compras.

No me gusta ponerme en “negativo”, es decir, en un estado de ánimo melancólico, pero hay días que es inevitable.

Reconozco que me encanta estar alegre y contagiar la alegría, me gusta tener ánimo y contagiar a otros. Siempre digo que una simple sonrisa le puede cambiar el día a alguien. Pero como todo… tenemos nuestros días.

No podemos evitar sentirnos un poco mal cuando sabemos las necesidades que están pasando tantas personas mientras nosotros nos damos un banquete. Y no es todo el tiempo, por supuesto. Nunca tenemos siempre la misma posibilidad. Los días cambian y las situaciones cambian. El tiempo apremia y a veces no da chance sino para comer un bocado y seguir.

Pero hay días en los que estamos un poco más sensibles, o algún acontecimiento nos hizo sensibilizarnos y ocasiona que nos sintamos así.

¡Son tantas las cosas que no podemos cambiar!

Pero bendito sea Dios que siempre está con nosotros y cuando nos sentimos así y lo contactamos y le contamos, si bien no nos hace reír, al menos nos da Su maravillosa e indescriptible paz. Y eso es maravilloso.

Lo cual me hace pensar en Mateo 26:11 cuando Jesús dijo que siempre habrá pobres entre nosotros. Y si Él lo dijo…no podemos esperar otra cosa.

Y debo insistir en lo que siempre digo: uno decide ser feliz. Uno se sacude la melancolía, ora por las personas que están en necesidad y con fe, esperamos que Dios les provea todo lo que necesiten, así como lo hace con nosotros.

Puede que muchas veces sintamos que no lo está haciendo, tal vez no en ese momento, pero aún así hay que agradecerle y adorarle. La vida es un campo de aprendizaje y una de las cosas que más nos cuesta, es esperar.

Y algo que nos hace sentir mucho mejor es hacer algo por alguien. No lo olviden. Es muy satisfactorio. Eso nos puede quitar la melancolía.

Escríbeme y dame tu opinión acerca de este tema. Dios te bendiga.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Él está pendiente de ti

“El Señor es quien te cuida; el Señor es quien te protege, quien está junto a ti para ayudarte.” Salmos 121:5. (DHH)

Dios es un padre tierno y compasivo, que siempre está pendiente de cada uno de nosotros sus hijos. Si Él cuida y alimenta a las aves, ¿acaso no somos para el Señor mucho más valiosos que ellas? Definitivamente su amor, por cuidarnos y estar pendiente de nuestras necesidades, es maravilloso.

Que nada ni nadie te haga dudar del cuidado especial que Dios tiene por ti. Él es quien está contigo, quien te libra de todo mal y protege tu vida. Estas en presencia y compañía de un Dios detallista. La Biblia dice:

“He aquí el ojo de Jehová sobre los que le temen, Sobre los que esperan en su misericordia.” Salmo 33:18.

Puede que en este momento estés enfrentando situaciones dolorosas y complicadas. Quizás tengas muchas preguntas o cuestionamientos sobre la vida, pero en medio de todo eso debes saber que Dios va a cuidar siempre de ti. “Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.” Josué 1:5.

El Señor nos dice que no nos preocupemos por nada, que no estemos afanados por lo que habremos de comer o vestir sino que confiemos en Él, porque su protección y provisión no faltará. Recuerda que Dios es nuestro padre y no hay cosas imposibles para él. Ten fe y abrirá las puertas de bendiciones para ti.

Este día te animo a poner en práctica esta palabra y espero que la tengas presente todos los días. “No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho.” Filipenses 4:6 (NTV)

Dios siempre estará contigo proveyendo para tus necesidades, no sólo físicas sino también aquellas referentes al  amor,  paz,  compañía y consuelo. ¡Confía en Él!

Oremos:

“Amado Señor, gracias por cuidarme y estar siempre pendiente de mí. Pongo delante de ti todas mis preocupaciones, problemas y necesidades para que hagas tu voluntad en ellas. Confió en tu poder y recibo tu paz en esta hora. Gracias por escucharme y estar a mi lado, Amén.”

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Seguridad que reconforta

“Vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis.” Mateo 6:8 (RVR1960)

Es reconfortante saber que nuestro Padre ya sabe todo de nosotros, lo que estamos pasando y también cuales son nuestras preocupaciones. Su amor no cambia y nada escapa a Su voluntad. Ten la seguridad de que Dios sabe cuáles son tus necesidades y que según Su perfecta voluntad se ocupa de ellas y que también te dará la fortaleza que necesitas para no desmayar.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Con la fe de un niño

Una pobre mujer americana cuyo marido había sido enrolado en el ejército Federal durante la guerra civil en Estados Unidos, quedó desamparada con cuatro hijitos, en aquel tiempo cuando los gobiernos no proveían para tales necesidades.

Entre sus hijitos había un niño de seis años que había aprendido a confiar en el cuidado de su Padre Celestial, y cuya fe nunca fallaba. Todo el tiempo su tierna voz estaba lista para consolar y animar a su madre con sus dichos infantiles. Cuando el tonel de harina estaba por vaciarse el corazón de la madre se oprimía; pero el pequeño observó que siempre volvía a llenarse, pues la caridad  de varios granjeros amigos de la necesitada familia proveían lo necesario.

Un día mientras la madre sacaba harina del tonel, el niño se hallaba sentado a su lado sobre el suelo, reflexionando al parecer. De repente una  idea pasó por su mente y levantando la cabeza exclamó: “Madre, me parece que Dios oye cuando rascamos el fondo del barril”.

Dios siempre está atento a nuestras necesidades y escucha nuestras oraciones. Quizás a veces creemos que no es así  porque nos desesperamos cuando la respuesta no llega, cuando las cosas no son como nosotros quisiéramos, pero sin duda alguna Él está en control.

La fe del niño de la historia no sólo movía la mano de Dios, sino que sostenía a la atribulada madre. Nosotros debemos procurar ser iguales que el pequeño, no sólo confiando plenamente en nuestro Padre y su provisión, sino que podamos ser un ejemplo y dar aliento a quienes nos rodean. No es fácil, sin duda alguna, pero ¿Qué ganamos amargándonos?

“Miren los pájaros. No plantan ni cosechan ni guardan comida en graneros, porque el Padre celestial los alimenta. ¿Y no son ustedes para él mucho más valiosos que ellos? Mateo 6:26 (NTV)

Si Dios tiene cuidado de las aves, también cuidará de ti, de tu familia, de los seres que amas y suplirá todas sus necesidades.

Confía en Dios, tu vida es muy valiosa para Él y quiere bendecirte con mucho más de lo que esperas. No pongas más barreras ni “peros” ni mires las circunstancias, sólo cree y Dios hará el milagro que necesitas en su tiempo y de acuerdo a su perfecta voluntad.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend