nuevo Archives | CVCLAVOZ

All posts in “nuevo”

¡Un nuevo año ha llegado!

“Y ahora, Dios le dice a su pueblo: «No recuerden ni piensen más en las cosas del pasado. Yo voy a hacer algo nuevo, y ya he empezado a hacerlo. Estoy abriendo un camino en el desierto Isaías 43:18-19  (TLA)

Un nuevo año inicia y podemos dejar atrás situaciones que nos lastimaron o detuvieron el desarrollo en algún área de nuestra vida. El Señor en su palabra nos recuerda: “Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!” 2 Corintios 5:17

Hoy sueña, perdona y se libre para enfrentar los nuevos retos que Dios tiene para ti. Por este motivo te aliento una vez más a iniciar este 2019 con mucha esperanza de comenzar un año nuevo con la bendición del Señor.

“Si son obedientes, Dios los bendecirá, los amará, y los convertirá en un gran pueblo. A los hijos de ustedes los hará felices y les dará mucho trigo, mucho vino y mucho aceite. Además, hará que tengan muchos ganados en la tierra que les prometió a nuestros antepasados.” Deuteronomio 7:13 (TLA)

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo empezarás el año?

Falta poco para empezar un nuevo año por lo que muchas personas ya se preparan para recibirlo a media noche con una escalera, con doce uvas para comer, otros con una maleta para caminar por la casa y algunos con ropa interior de colores diferentes; todas estas tradiciones representan para ellos la suerte, el progreso y el éxito.

La celebración de año nuevo está arraigada a nuestra cultura, por lo que se realizan diferentes rituales; pero la pregunta es: ¿Necesitamos todo esto para que nos vaya bien este nuevo año?

“Y Josué dijo al pueblo: Santificaos, porque Jehová hará mañana maravillas entre vosotros.” Josué 3:5 (RVR 1960)

Antes de que los milagros de Dios se mostraran el pueblo tenía el deber de santificarse ¿Cómo estás en esta área? La santidad no se trata de ser perfecto, sino de esforzarte por parecerte a Jesucristo en tus pensamientos, sentimientos, palabras, acciones, etc. Por esta razón las personas que buscan la santidad se apartan de todo lo malo y viven buscando la voluntad de Dios, permitiendo que Él transforme sus vidas cada día.

 “Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa…” Éxodo 19:5-6 (RVR 1960)

Si estás esperando que Dios te bendiga el siguiente año, no necesitas realizar ningún ritual, simplemente toma la decisión de seguir los pasos de Cristo y apartarte del mal. Debes estar consciente que no tendremos victoria o alguna bendición si permitimos el pecado en nuestras vidas.

La noche de año nuevo seguramente enfrentarás muchas tentaciones para seguir las tradiciones, asume el reto y ¡Empieza el año con Dios!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Alguna vez has sentido envidia?

Una persona siente envidia cuando se compara a otros, teniendo un sentimiento de inferioridad. Por esta razón, algunas características de las personas envidiosas son: autoestima dañada, compararse constantemente, desear el mal de los demás, burlarse de otros, hacer falsos halagos, etc.

La envidia es un sentimiento humano, por lo que es posible que tú lo hayas sentido en alguna oportunidad; sin embargo,  se convierte en un problema cuando te entristeces constantemente por el bien ajeno y sufres como si se tratara de una desgracia ¿Te ha pasado?

Porque antes también nosotros éramos insensatos y rebeldes; andábamos perdidos y éramos esclavos de toda clase de deseos y placeres. Vivíamos en maldad y envidia, odiados y odiándonos unos a otros. 

Pero Dios nuestro Salvador mostró su bondad y su amor por la humanidad, y, sin que nosotros hubiéramos hecho nada bueno, por pura misericordia nos salvó lavándonos y regenerándonos, y dándonos nueva vida por el Espíritu Santo.” (DHH) Tito 3:3-5

Si aún el sentimiento de envidia está gobernando tu vida, es posible que no hayas conocido la nueva vida que el Señor quiere darte. Por esta razón, te animo a pedirle que Dios sane tu corazón, de esta manera puedas disfrutar del propósito que tiene para ti, y dejar de sufrir por lo que otros tienen.

Por último quisiera darte algunos consejos para superar la envidia:

Si un ser querido o amigo tuyo recibiera un premio estarías feliz, así mismo debes mirar a las personas que te rodean: ¡como hermanos!; entonces podrás alegrarte por ellos e incluso felicitarlos por su éxito.

No mires a la persona por la que sientes envidia como un enemigo, de lo contrario querrás ser mejor y competir, produciendo solamente amargura en tu interior. Cambia de mentalidad y míralo como parte necesaria en tu equipo de trabajo; además, declara la admiración que tienes por él o ella.

Si quieres ser feliz deberás superar la envidia, abandonar la competencia y amarte tal como eres  ¡Acércate a Jesús y permite que sane tu interior y te muestre el plan valioso para tu vida!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Estás dispuesto arriesgarte?

“ciertamente, el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida…”. Salmo 23:6 (RVR.1960)

¿Eres de las personas que utiliza la misma ruta de camino a casa o prefieres probar otros atajos?

Muchas veces nos sentimos cómodos al seguir siempre la misma ruta, que ni siquiera nos planteamos en cambiarla. ¿Te ha pasado esto alguna vez? Es posible que sí, por ello es necesario saber que muchos de los que hoy reconocemos como grandes científicos, sus primeros pasos estuvieron plagados de errores y fracasos, sin embargo cada uno de ellos fueron escalones para lograr algo excepcional. A veces, el temor a los cambios hace que no demos los pasos que sabemos que tenemos que dar. Por eso, te invito a tomar una nueva ruta; porque si quieres ver cambios en tu vida, debes comenzar por explorar nuevos caminos, siempre buscando la dirección de Dios. Einstein dijo que el principio de la locura es esperar que haya resultados distintos cuando hacemos siempre lo mismo. ¡No caigas en la rutina!

Por Ruth Mamani

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡De Cristo soy!

En varios países con un nuevo año comienza una nueva gestión escolar. Mi sobrino comienza el kínder, jardín o pre-escolar como se dice en otros países, lo que llamó mi atención fueron las recomendaciones que se hicieron con respecto a los materiales; por ejemplo, cada lápiz debe tener el nombre completo del pequeño para así evitar confusiones y la pérdida de sus materiales. Cada objeto que mi sobrino llevará a su kínder tendrá sus datos personales, es decir que él es el propietario.

Como seres humanos no tenemos una etiqueta que diga “Propiedad de” pero cuando aceptamos a Dios en nuestro corazón pasamos a ser de Él “y ustedes pertenecen a Cristo, y Cristo pertenece a Dios” 1 Corintios 3:23 (NTV).

¿Qué implica pertenecer a Cristo?

Significa que no somos dueños de nosotros mismos y tampoco somos del mundo en el que vivimos, somos de Cristo “Si vivimos, es para honrar al Señor, y si morimos, es para honrar al Señor. Entonces, tanto si vivimos como si morimos, pertenecemos al Señor” Romanos 14:8 (NTV).

¡Qué increíble saber que tenemos un Señor tan Majestuoso, Poderoso y Amoroso! No somos dueños de nosotros mismos pero por su amor gozamos de libertad, pero tampoco nos deja desprotegidos sino que a través de su palabra nos instruye para tomar el camino que debemos seguir si deseamos vivir con gozo, paz y plenitud.

Como somos de su propiedad gozamos de muchos privilegios, por ejemplo:

Protección, quién ama cuida y Dios tiene ese mismo trato con cada uno de nosotros “Pero en aquel día venidero, ningún arma que te ataque triunfará. Silenciarás cuanta voz se levante para acusarte. Estos beneficios los disfrutan los siervos del Señor; yo seré quien los reivindique. ¡Yo, el Señor, he hablado!” Isaías 54:17 (NTV).

Tenemos su amor que sobrepasa todo sentimiento humano, nos ama a pesar de nuestras faltas “Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia” Jeremías 31:3 (RVR1960).

Un nuevo comienzo, ¿Cuántos deseamos volver al pasado para tomar mejores decisiones y así disminuir o evitar las consecuencias de nuestros errores? “Esto significa que todo el que pertenece a Cristo se ha convertido en una persona nueva. La vida antigua ha pasado; ¡una nueva vida ha comenzado!” 2 Corintios 5:17 (NTV) Quizás sea imposible borrar tu pasado pero si puede darte una nueva oportunidad para mejorar tu presente y tu futuro.

El enemigo tratará hacerte de su propiedad o quizás ya lo haya logrado y te hizo esclavo del pecado pero recuerda que Dios es tu dueño original, único y verdadero. ¡Vuelve! Porque te está esperando para quitarte las cadenas que te atan y te lastiman.

Que tu mente, corazón y tus labios proclamen ¡De Cristo soy!

Por Judith Quisbert

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Nuevo año? ¡Nuevas oportunidades!

¡Día 2! Es el segundo día de un nuevo año, ya pasaron las fiestas y se acabó todo el movimiento que implica las celebraciones de fin de año.

Si hacemos un análisis de todo lo que vivimos e hicimos el año que pasó, algunos sentiríamos vergüenza, tristeza o también alegría y mucha satisfacción, sea cualquiera nuestra reacción debemos comprender que estamos ante un nuevo comienzo.

Quizás el año pasado nos ha tocado vivir tiempos difíciles y dolorosos que han lastimado nuestro corazón y que en ocasiones nos ha hecho dudar de nuestra fe pero debemos aferrarnos a esta verdad “Pero olvida todo eso; no es nada comparado con lo que voy a hacer” Isaías 43:18 (NTV), es el tiempo oportuno para dejar el pasado atrás y mirar adelante dispuestos a luchar y conquistar aquellas promesas que Dios nos dio a través de su palabra.

Te animo a trazarte nuevos propósitos, hacer planes y sobre todo a renovar tu confianza y amor a Dios, “En ti estaré protegido, Dios mío, pues tú eres mi fortaleza y protección” Salmos 59:9 (DHH).

Quizás creas que le fallaste demasiado a Dios y que esta vez no te aceptará, pero por su Amor Eterno ¡estás perdonado!  “¿Dónde hay otro Dios como tú, que perdona la culpa del remanente y pasa por alto los pecados de su preciado pueblo? No seguirás enojado con tu pueblo para siempre, porque tú te deleitas en mostrar tu amor inagotable” Miqueas 7:18 (NTV).

Si piensas que tus problemas no tienen solución y parecen empeorar, recuerda que tenemos un Dios Poderoso, lleno de misericordia y amor “Y estamos seguros de que él nos oye cada vez que le pedimos algo que le agrada” 1 Juan 5:14 (NTV).

Solamente deposita tu confianza y tu vida en Dios, comienza este nuevo año dándole el lugar le corresponde en tu vida, en tu familia y en tu trabajo, decide mantenerte firme en su camino y la bendiciones te alcanzarán, esa es su promesa Manténganse en el camino que el Señor su Dios les ordenó que siguieran. Entonces tendrán una vida larga y les irá bien en la tierra donde están a punto de entrar y que van a poseer” Deuteronomio 5:33 (NTV).

¡Es un nuevo año, es un nuevo comienzo para ti!

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Año nuevo, nueva vida, metas y retos!

Hoy comienza un nuevo año y con él la oportunidad de escribir una nueva historia. Atrás quedó el 2017 con sus tiempos de alegría y también con los que no fueron tan gratos. Sin embargo, más allá de cómo nos ha ido en el año anterior, debemos encarar el futuro con optimismo sabiendo que Dios está de nuestro lado.

La Biblia dice: “No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.” Isaías 43:18-19 (NTI)

Dios tiene retos y bendiciones para este nuevo año, pero para alcanzar lo que está por delante, debemos abandonar el pasado. Recuerda que solo Dios es capaz de transformar tu desierto en un manantial.

Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, 14 sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús.” Filipenses 3:13-14 (NTI)

Un mensaje que Pablo da a la iglesia de Filipenses y que seguramente lo hizo alcanzar las metas que se propuso fue: “olvidar lo que queda atrás y esforzarse por alcanzar lo que está delante” Lo primordial es aprender a olvidar lo que queda atrás y enfocar la mirada en alcanzar lo que está por delante.

Por esta razón te animo a iniciar el año 2018 con otra mentalidad ¡como un nuevo comienzo! El Señor nos indica que no importa las circunstancias que hemos enfrentado, ni tampoco todo el esfuerzo que nos ha llevado superarlas, porque nos espera una promesa de bien.

Por tanto, en el año nuevo ¡valora lo que tienes, supera lo que te duele y lucha por lo que quieres! Es mi deseo y el de todo nuestro equipo que en este año puedas experimentar las bendiciones de Dios y alcanzar el propósito que Dios tiene para tu vida.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Esta juventud

A lo largo de la historia, los adultos siempre han reprobado las costumbres de los jóvenes… Toda la vida ha sido igual: lo viejo está contra lo nuevo. Y cuando la novedad por fin es aceptada, tiene los días contados: pronto se propondrá otra cosa.
(Constanza Gutiérrez, Por qué los millennials somos distintos (y muy parecidos) a ustedes, La Tercera, 25 de agosto de 2017)

Cada cierto tiempo entro en crisis con las cuestiones que creo y me pasa que debo ponerlas en remojo. Otras miradas suelen mostrar nuevos relieves, matices o desafían frontalmente las creencias. No todo el tiempo pero sí a veces es necesario.
El artículo que cito y que sugiero leer con atención revive la discusión de si la juventud de antes fue mejor que la de hoy y si estas chicas y chicos podrán afrontar el mundo del que se tienen que hacer cargo.
Por más que comparemos lo que nosotros hicimos – y no hicimos – cuando éramos jóvenes con las acciones de la actual gente joven, vamos a tener que llegar la sobria conclusión de que nuestra época era diferente a la de nuestros padres y a la de nuestros hijos y que cada una tuvo sus propias luces y sus propias sombras. Y que ellos nos criticaron nosotros y nosotros criticamos a nuestros hijos e hijas.
El viejo consejo del Eclesiastés viene a cuento: Nunca digas: ¿Cuál es la causa de que los tiempos pasados fueron mejores que estos? Porque nunca esto preguntarás con sabiduría. En otras palabras, es necio creer que el pasado fue mejor. Fue distinto en cuestiones externas, sin duda. En mi época los viejos teléfonos análogos eran un lujo que sólo los más afortunados del barrio disponían. Hoy cada persona en el mundo – casi – tiene un teléfono digital. Pero en cuanto a la condición humana, los tiempos fueron iguales.
Es inevitable que me pregunte cómo la gente joven ve el mundo, cómo lo va a manejar una generación que no lee, que no tiene paciencia, que no está dispuesta a sufrir rigores disciplinarios, que no reconoce verdades permanentes o ni jerarquías ordenadoras.
Es necesario profundizar el diálogo. Hubo una época en que me costaba mucho tratar con la juventud. Con el tiempo he llegado a entender que es por ahí donde hay que buscar la esperanza y el cambio.

(Este artículo ha sido especialmente escrito para la radio cristiana CVCLAVOZ)

 

El pasado es el pasado

Robert E. Lee, un general que participó en la guerra civil de los Estados Unidos, fue a visitar a una amiga que vivía en otro estado; llegó a la casa y ella comenzó a mostrarle lo que quedaba de un árbol grande que había resultado dañado por los bombardeos durante la guerra. La mujer empezó a recordar lo que había sucedido y comenzó reclamar y expresar palabras de odio por lo vivido en ese tiempo, entonces el Sr. Lee le dijo: “Córtalo, y déjalo en el pasado”.

Al igual que esta mujer hoy muchos están atrapados en su pasado y el general de la historia nos da un valioso consejo: “Córtalo, y déjalo en el pasado”.

Isaías 43:18 dice: “Pero olvida todo eso; no es nada comparado con lo que voy a hacer” (NTV). Dios hoy te dice que dejes el pasado donde pertenece.

Una mala decisión, una reacción equivocada, una acción vergonzosa pueden formar parte de tu pasado, pero eso depende de ti, tú eliges si deseas vivir cargando con tu equivocación o si la sueltas, con la confianza de que Dios tiene planes mejores para ti.

Sabemos de varios personajes en la Biblia que hicieron malas decisiones pero pudieron sobreponerse.

     – Moisés, mató a un egipcio y por causa de esto huyó al desierto pero Dios lo usó para liberar a su pueblo.

     – Jacob, engañó a su familia tomando el lugar de su hermano, pero Dios lo bendijo y le dio un nuevo nombre.

     – David, adulteró y asesinó, pero Dios lo restauró y llegó a ser un hombre conforme a su corazón.

     – Pablo, antes de ser apóstol era Saulo un asesino de cristianos, pero Dios lo transformó y fue usado grandemente.

En realidad a Dios no le interesa lo que hiciste, lo que le importa es cuán arrepentido estás y si estás dispuesto a volver a comenzar. Estos hombres de Dios que hoy están registrados en la Biblia, si bien tomaron decisiones equivocadas y sus acciones fueron vergonzosas, no se quedaron lamentándose y condenándose, comprendieron y experimentaron el poder del perdón de Dios.

Posiblemente te hayas equivocado muchas veces y piensas que lo que hiciste fue tan malo que no tienes perdón, pero recuerda que Dios es misericordia, amor y perdón y te rescató y con ello te dio una nueva oportunidad, “Pues él nos rescató del reino de la oscuridad y nos trasladó al reino de su Hijo amado, quien compró nuestra libertad y perdonó nuestros pecados”  Colosenses 1:13-14 (NTV).

¿Seguirás viviendo en tu pasado?

Por Judith Quisbert.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Volver a empezar

Si tuvieses la oportunidad de volver al pasado  ¿Qué cambiarías?

Muchos al oír esta pregunta pensamos rápidamente en aquello que hicimos mal o en lo que nos causó dolor y en las consecuencias de una mala decisión que hasta hoy vivimos. Dios nos dio la suficiente inteligencia para lograr cosas impresionantes pero como seres humanos tenemos límites, no podemos arreglar una telaraña destrozada y tampoco podemos devolverle a una mariposa una de sus alas rotas.

Lamentablemente no tenemos la posibilidad de volver en el tiempo, como seres humanos no podemos borrar nada de lo que hicimos y nos causó sufrimiento, vergüenza o dolor y mucho menos borrar el daño que les hicimos a otras personas, pero cuánto anhela el hombre arrepentido poder reparar lo que hizo.

Dios es soberano y logra aquello que para el hombre es imposible; Él puede borrar nuestros errores y con ello nos da una oportunidad para volver a empezar “Pero yo, por ser tu Dios, borro tus crímenes y no me acordaré más de tus pecados” Isaías 43:25 (DHH).

Las palabras “No tiene solución” no valen nada cuando Dios interviene, quizás no se pueda volver a vivir el momento en que te equivocaste pero sí puede perdonarte y ayudarte a hacer mejor tu presente y futuro,  puede restaurar a quien lastimaste y darte la oportunidad de pedir perdón y ser perdonado.

Si te equivocaste y has tomado muchas malas decisiones, Dios puede ayudarte y darte esa oportunidad que necesitas para volver a comenzar, solamente debes estar dispuesto a aceptarlo en tu corazón, Esto significa que todo el que pertenece a Cristo se ha convertido en una persona nueva. La vida antigua ha pasado; ¡una nueva vida ha comenzado!” 2 Corintios 5:17 (NTV).

Cristo puede marcar en tu vida personal un antes y un después, no te quedes quieto viviendo sumido en el pasado y en el pecado, si sabes que necesitas una oportunidad para volver a comenzar, búscala en Dios porque solamente Él puede darte lo que necesitas para resurgir.

Dios puede hacer nuevas las cosas “Y el que estaba sentado en el trono dijo: «¡Miren, hago nuevas todas las cosas!». Entonces me dijo: «Escribe esto, porque lo que te digo es verdadero y digno de confianza” Apocalipsis 21:5 (NTV).

¿Quieres tener un nuevo comienzo?

Por Judith Quisbert.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Tumba vacía

Lucas 24:4-6 dice: “Aconteció que estando ellas perplejas por esto, he aquí se pararon junto a ellas dos varones con vestiduras resplandecientes; y como tuvieron temor, y bajaron el rostro a tierra, les dijeron: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí, sino que ha resucitado. Acordaos de lo que os habló, cuando aún estaba en Galilea.” Versión Reina-Valera 1960

Los primeros 12 versículos del capítulo 24 del evangelio de Lucas, relatan la ocasión en la que María Magdalena y María la madre de Jacobo encontraron la tumba que quedó vacía tras la resurrección de Jesús. Ellas se habían acercado al sepulcro muy de mañana trayendo especias aromáticas pero hallaron la piedra removida de su lugar y cuando entraron a ver si el cuerpo continuaba allí, dos varones con vestiduras resplandecientes les hicieron una pregunta: “¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?”

La vida y resurrección de Jesús marcó completamente a la humanidad, aún en nuestros días se sigue hablando de ese tremendo acontecimiento, no sólo por lo que provocó en su época, sino por lo que aún sigue causando en la vida de quienes llegan a experimentar personalmente el Poder que hay en ese sacrificio.

El impacto en una persona llega a ser tan profundo que puede provocarle un cambio radical en toda su esencia. La mente y el corazón son liberados para ver una realidad de pecado, de inmediato surge un grito desesperado por ser perdonado y restaurado. La conducta poco a poco cambia, la búsqueda por la santidad se vuelve una prioridad, se enciende un fuego apasionado en el corazón por conocer más de Dios, la vida empieza a tener sentido porque ya no se vive sin rumbo, sino con un propósito.

El que bebía deja de ir al bar, quien robaba ahora trabaja honradamente, el traidor ahora anhela ser fiel, el rencoroso perdona, el envidioso se alegra con los triunfos ajenos, el que veía pornografía por placer ahora lee la Biblia, el que sólo sabía decir groserías aprende a hablar palabras de amor, etc.

Cuán grande es la sorpresa de quienes conocen al nuevo integrante de la familia de Dios. Quizás se preguntan por qué ya no miente, no roba, no pelea, no se embriaga, no habla maldiciones, etc. ¿Qué fue lo que le pasó?

La mejor respuesta es la que hicieron los dos hombres con vestiduras resplandecientes de Lucas 24 en el sepulcro de Jesús: “¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí, sino que ha resucitado.”

Al cambiar de vida en Cristo somos resucitados juntamente con Él. La tumba está vacía al igual que todo lugar y actitud de pecado que antes caracterizaba al hombre redimido.

2 Corintios 5:17 dice: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” Versión Reina-Valera 1960   

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Corazón como diamante

¿Tienes compasión por las personas que necesitan ayuda? ¿Te pones en el lugar de aquellos que están sufriendo? ¿Sientes dolor por haber fallado a Dios o hacer algo que no era correcto?

“Y pusieron su corazón como diamante, para no oír la ley ni las palabras que Jehová de los ejércitos enviaba por su Espíritu, por medio de los profetas primeros; vino, por tanto, gran enojo de parte de Jehová de los ejércitos.
Y aconteció que así como él clamó, y no escucharon, también ellos clamaron, y yo no escuché, dice Jehová de los ejércitos.” Zacarías 7: 12-13

El pueblo del Señor endureció su corazón a tal grado, que la Biblia lo describe como un “diamante”. Estos corazones son duros, fríos e insensibles, no se  conmueven fácilmente, ni sienten compasión por el otro, se encuentran llenos de orgullo, rencor, celos, envidias y contienda, por lo que no quieren perdonar, ni escuchar corrección alguna.

Lo peor de esta situación es que ellos estaban conscientes del mal que hacían, pero aun así prosiguieron, tapando sus oídos para no escuchar a Dios. Por supuesto que esto trajo consecuencias y sufrimiento, y cuando llegó ese tiempo e Señor no escuchó sus plegarias.

Además, os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros; quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne. Ezequiel 36:26

¿Cómo está tu corazón? El corazón duro enoja  al Señor y por tanto te aleja más de Él y su voluntad. Si no tienes compasión por aquel que te pide apoyo, si no quieres perdonar, si tienes rencor,  orgullo o no sientes dolor por los pecados que te apartan del Señor, entonces tu corazón está tan duro como un diamante.

En esta oportunidad recibe una buena noticia: ¡Dios puede darte un nuevo corazón! Solamente debes tomar la decisión de volver a Él con todo tu corazón, es posible que te hayan lastimado o herido, por lo que no deseas perdonar, pero Dios quiere sanarte y bendecirte, solamente debes escuchar su voz y obedecerle.

¡Cambia tu corazón y deja de sufrir!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend