Obedecer Archives | Página 3 de 6 | CVCLAVOZ

All posts in “Obedecer”

Preguntas que fastidian

En una ocasión observé la imagen de una chica que se había caído de una bicicleta, entonces su acompañante le pregunta: ¿Estás bien? Y ella responde en forma graciosa: “Sí, solamente me quebré el brazo” Considero que a nadie le gustaría responder esta pregunta en ese estado, y a través de una fotografía cómica se manifiesta lo absurda que puede llegar a ser esa pregunta en una situación así.

Otros ejemplos se pueden observar con preguntas como: ¿cuándo te vas a casar? En el caso de un soltero, o cuando estás casado: ¿cuándo van a tener hijos? ¿Estás embarazada?

Tenemos un año de matrimonio, estoy felizmente casada, pero aún no está en nuestros planes una descendencia; sin embargo, a donde vamos debemos responder estas dudas y realmente es cansador.

La palabra de Dios dice: “Cada uno de nosotros agrade a su prójimo en lo que es bueno, para edificación.” Romanos 15:2 (RVR 1960)

Es este aspecto, muchos cristianos se acercan con buenas intenciones a preguntar, pero la realidad es que en lugar de ayudar a veces fastidiamos a los demás. Por esta razón, es fundamental ser sabios, de tal manera que edifiquemos con nuestra presencia a los que nos rodean.

Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.” Marcos 12:30-31 (RVR 1960)

En este pasaje bíblico el Señor manifiesta dos mandamientos que son mayores que cualquier otro; el primero es amar a Dios con todo nuestro ser y el segundo es parecido: “amar al prójimo como a ti mismo”. En este sentido, es preciso analizar si amo a las personas que me rodean: ¿Los trato como a me gustaría que me traten? ¿Me pongo en su lugar?

En esta oportunidad te animo a obedecer la palabra de Dios mostrando amor a tu prójimo pero con sabiduría; es decir, trátalo como te gustaría que te traten, preocúpate por ellos siendo de edificación y agrado para su vida, recuerda que un hijo de Dios debe buscar ser de bendición y no una piedra en el camino.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Eterna amistad

“Más valen dos que uno, pues mayor provecho obtienen de su trabajo” Eclesiastés 4:9 DHH

Para tener un buen amigo, hace falta invertir tiempo en el que ambos puedan compartir. A un amigo, uno le cuenta todo, no se reserva nada y el conocimiento llega a ser tal que basta una mirada para saber lo que el otro está pensando. Es esa relación de intimidad y confianza que Dios desea que tengamos con Él. La misma familiaridad nos ayuda a creerle y ser obedientes a lo que  nos dice en Su Palabra. ¿Qué esperas para buscar a tu mejor amigo? Él te espera con los brazos abiertos.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Someterme yo?

El sometimiento es aceptar la autoridad o la voluntad de otra persona, generalmente sin oponer resistencia; es por esto que nos cuesta aceptarlo,  ya que por naturaleza a los seres humanos no nos gusta someternos a nadie.

La palabra de Dios dice en Santiago 4:7 “Someteos, pues, a Dios;…” Él es nuestra autoridad principal y para estar sujetos a él, siendo sumisos a su dirección, nuestro orgullo debe ser dejado de lado. Debemos ser humildes y renunciar a nosotros mismos para dar paso a la buena voluntad de Dios.

Nuestro mejor modelo es Jesús, en Filipenses 2:8 dice que Él “se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”. Se despojó a sí mismo para que la voluntad de Dios pudiera cumplirse a través de su vida, muerte y resurrección. ¿Cómo logró ser obediente? Tenía una relación estrecha con el Padre Celestial.

Hay ocasiones en las que estamos enojados con un ser querido, y nuestro orgullo puede hacer que no queramos reconciliarnos, pero ¿qué dice la Palabra?  “soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.” Colosenses 3:13 Si ponemos en sumisión nuestro enojo el resultado será que perdonaremos y nos libraremos del peso de rencor. Así también si queremos pagar mal con mal a alguien la palabra dice: “No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres.” Romanos 12:17 Es mejor dejar que Dios se encargue de quien nos ha hecho mal porque sabe cómo defendernos y así podríamos dar muchos más ejemplos.

¿Estás pasando algún problema y no sabes cómo actuar? Acude a Dios y pon a disposición de su Palabra tus decisiones, porque al final los beneficiados siempre somos nosotros, pues el Señor nos ama y quiere lo mejor para nuestra vida.

La sumisión nunca es atrayente pero vale la pena someternos a Dios, pues su amor es la garantía de que todo es para nuestro bien.

¡Seamos obedientes!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El sufrimiento es parte de la vida

“Todo el mundo los odiará a ustedes por causa mía; pero el que se mantenga firme hasta el fin, se salvará.” Mateo 10:22 (DHH)

La decisión de entregar nuestra vida a Jesús y seguirle es un viaje que implica sufrimiento, rechazo de la sociedad y persecución. Es por eso que seguir a Cristo no es fácil. En Juan 15:18-20 (NTV) Jesús dijo: “Si el mundo los odia, recuerden que a mí me odió primero. Si pertenecieran al mundo, el mundo los amaría como a uno de los suyos, pero ustedes ya no forman parte del mundo. Yo los elegí para que salieran del mundo, por eso el mundo los odia. ¿Recuerdan lo que les dije? El esclavo no es superior a su amo”. Ya que me persiguieron a mí, también a ustedes los perseguirán. Y, si me hubieran escuchado a mí, también los escucharían a ustedes.”

No pienses que la vida cristiana es pura felicidad y sin ningún tipo de problemas. Tampoco te sorprendas cuando lleguen problemas a tu vida o familia por ser fiel a Dios. El sufrimiento es parte de la vida cristiana.

“Es cierto, y todo el que quiera vivir una vida de sumisión a Dios en Cristo Jesús sufrirá persecución.” 2 Timoteo 3:12 (NTV)

“…Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.” Hechos 14:22 (RVR1960)

Quizás te has hecho las siguientes preguntas: ¿Por qué sufren los justos?,  ¿Por qué es inevitable que seamos perseguidos? La respuesta es sencilla, no eres del mundo ni haces las cosas que enseñan en el mundo.

Si fueras un creyente que vive conforme a las normas y costumbres de este mundo, con seguridad no tendrías muchos problemas ni serías perseguido porque el diablo no se molesta cuando ve a un hijo (a) de Dios en desánimo y apunto de alejarse de su Señor.

Es posible que no estés experimentando ningún problema ni persecución; entonces,  sería conveniente  que te preguntes, cómo está tu relación con Dios y tu obediencia a su palabra.

Ten por seguro que cuando comiences a testificar de Jesús con tu vida, el mundo se va a sentir incómodo contigo y empezará a perseguirte. Pero no te preocupes, al contrario, gózate y alégrate porque tu galardón es grande en los cielos.

Te animo a leer Mateo 5:10-12 y recuerda que el sufrimiento es parte de la vida cristiana.

Oremos:

“Gracias Señor por tu palabra y por enseñarme que el sufrimiento es parte de seguirte. Te pido que me fortalezcas y ayudes a esforzarme por buscarte cada día. Quiero servirte y llevar a otros a tus pies para que te conozcan y experimenten tu amor. Amén.”

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La decisión

Cierta vez en un programa de tv un famoso jugador de fútbol confesó una parte de su vida que nunca antes había contado en público.

Durante la entrevista dijo que su padre murió cuando él tenía 7 meses de gestación y después de haber nacido, su mamá no pudo cuidarlo junto a sus otros 12 hermanos porque no tenía los ingresos económicos suficientes para mantenerlos; además vivían en un barrio muy peligroso donde la delincuencia y la drogadicción era algo de todos los días. Esas razones fueron suficientes para que ella decidiera enviarlo a vivir con la familia de su hermana.

Al pasar los años ese muchachito demostró que tenía grandes cualidades jugando futbol, de esa manera logró hacer pruebas con algunos equipos importantes de su ciudad y de entre muchos otros él fue de los pocos que fueron aceptados para integrar la plantilla titular.

No pasaron muchos años cuando un equipo de otro país le ofreció una importante suma de dinero para que jugara con ellos. Con mucha felicidad firmó el contrato y con las primas económicas que recibió compró una casa para que su familia salga del peligroso barrio en el que vivían. Sin embargo, aunque la intención con todo eso era mejorar las condiciones de vida para los suyos, él cuenta durante la entrevista que uno de sus hermanos hoy en día está preso.

Todos en su hogar sufrieron el azote de la pobreza y los problemas sociales que acarrea el vivir en un barrio donde la drogadicción es algo normal, pero uno de ellos pudo salir adelante y decidió invertir lo que había ganado en darle a su familia una oportunidad de mejorar. Algunos la aceptaron, pero hubo otro que eligió una vida criminal.

Algo similar ocurre en la vida de todo cristiano.

Deuteronomio 11:26-28 dice: “He aquí yo pongo hoy delante de vosotros la bendición y la maldición: la bendición, si oyereis los mandamientos de Jehová vuestro Dios, que yo os prescribo hoy, y la maldición, si no oyereis los mandamientos de Jehová vuestro Dios, y os apartareis del camino que yo os ordeno hoy, para ir en pos de dioses ajenos que no habéis conocido.” Versión Reina-Valera 1960

Estas fueron las palabras que dijo Moisés a Israel después de haber salido de Egipto. Recordemos que en ese lugar ellos eran esclavos y no podían determinar nada por sí mismos, pero Dios los rescató dándoles la libertad de elegir por cuenta propia qué camino querían tomar.

Eso mismo ocurre al aceptar a Jesús como Señor y Salvador.

Él nos ha hecho libres de la esclavitud del pecado para darnos la opción de vivir bajo sus mandamientos o desobedecer completamente. Dios lo ha dispuesto de esa manera y para asegurarse de que así sea, personalmente ha vencido al diablo, al pecado y al mundo para que elijamos sin ningún tipo de oposición.

¡No dudes más! Elige seguir a Dios porque en Él hay vida.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Me casé con un niño!

Poco tiempo después de casarse, Carla se dio cuenta que contrajo matrimonio con un niño;  estaba decepcionada porque él innecesariamente había gastado todos los ahorros de su noviazgo en un vehículo carísimo y, además, contrajo una enorme deuda, sin siquiera pensar en el proyecto futuro de su familia como un líder lo haría. ¿Conoces niños en el cuerpo de un adulto?

“Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; más cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.” 1 Corintios 13:11 (RVR 1960)

Cuando el hombre es emocionalmente inmaduro sus palabras, pensamientos, actitudes y decisiones lo delatan, por ejemplo: es egoísta, no le importa el sentimiento del otro, pone sus actividades o necesidades primero, piensa que tiene la razón siempre y por esto rara vez pide perdón, no asume su responsabilidad por lo que culpará a su pareja o amistades por sus equivocaciones. Puede parecer agradable y cariñoso, pero en cualquier momento mostrará que es un infante.

Esta mujer se apresuró al comprometerse, a pesar de observar las actitudes inmaduras que manifestaba su novio con anterioridad, por lo que ahora tendrá que ser paciente hasta que este niño madure, lo que no será fácil.

“Para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios” Colosenses 1:10 (RVR1960)

Así como existen personas emocionalmente inmaduras, también están los cristianos en su estado espiritual y se pueden mencionar algunas características: no se comprometen con el Señor, piensan que estarán bien asistiendo a la iglesia pero sin obedecer a Dios, enojados con sus hermanos, peleando en lugar de mostrar amor, etc.

El Señor quiere que seamos personas maduras, alguien de quien no es necesario preocuparse, que estudia la Biblia y ora sin que lo empujen, actúa bien sin que lo controlen, pone las necesidades de los otros primero, sólo hace lo que Dios desea muriendo así mismo, comprometido con Él porque toma en serio el sacrificio y amor de Cristo.

¿Eres una persona madura?

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Integridad

Tuvalu es un país insular localizado en el océano Pacífico aproximadamente a la mitad del camino entre Hawái y Australia. Es miembro de las Naciones Unidas, tiene 11.810 habitantes y una superficie de sólo 26 km².

Aunque sus principales fuentes de ingresos económicos eran el turismo y la pesca, en el año 2000 una empresa de Estados Unidos compró el sufijo “.tv” que le corresponde como nombre de dominio en Internet. Según un informe, la venta alcanzó los 600 millones de dólares a pagar durante 12 años al pequeño país, pero ese era sólo el primero de varios otros contratos millonarios.

Sin embargo, se desató la polémica ya que hoy en día una gran parte de los sitios que usan el dominio “.tv” son pornográficos y los habitantes de Tuvalu, que en su mayoría son cristianos de doctrina calvinista y de una organización congregacional, rechazan ese dinero por ser considerado impuro.

La Iglesia de Tuvalu tiene una fuerte influencia en la vida social, cultural y política de sus habitantes, por lo tanto no es nada raro que surjan dudas sobre el origen de las ganancias que obtiene su nación.

Pero ¿Qué es lo que dice la Biblia?

Amós 5:12-13 dice: “Yo conozco sus muchas maldades y sus pecados sin fin: oprimen al justo, reciben soborno y en los tribunales hacen que el pobre pierda su causa. Por eso el que es sabio se calla, porque el tiempo es malo.” Versión Dios Habla Hoy

El versículo fue escrito cuando el pueblo de Israel había empezado a engañar, robar, mentir y actuar con injusticia como algo normal, pero al mismo tiempo seguían participando de las costumbres de adoración en el Templo. La respuesta de Dios a todo esto fue:

“Odio y desprecio las fiestas religiosas que ustedes celebran; me disgustan sus reuniones solemnes. No quiero los holocaustos que ofrecen en mi honor, ni sus ofrendas de cereales; no aceptaré los gordos becerros de sus sacrificios de reconciliación.” Amós 5:21-22 Versión Dios Habla Hoy

Aunque Israel gozaba de riqueza y libertad, Dios rechazaba sus ofrendas por el tipo de vida que habían adoptado. Es verdad que desde ese entonces ha pasado mucho tiempo, pero hoy nuestro Señor sigue siendo el mismo porque Él no cambia, por lo tanto su interés continúa siendo la integridad de sus hijos antes que las opulentas o pomposas ofrendas que puedan dar.

Amós 5:23-24 dice: “¡Alejen de mí el ruido de sus cantos! ¡No quiero oír el sonido de sus arpas! Pero que fluya como agua la justicia, y la honradez como un manantial inagotable.” Versión Dios Habla Hoy

Aprende de Tuvalu, examina si en tu vida hay obediencia, integridad y rectitud para que Dios reciba con agrado tus ofrendas y alabanzas.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Obedecer

Se conoce como “Peste bubónica” a la infección causada por una bacteria que se transmite a través de la picadura de las pulgas alojadas como parásitos en roedores salvajes como las ratas. En el siglo XIV esta enfermedad apareció en Europa y se convirtió en la pandemia más grande en la historia de la humanidad.

Se cree que esta devastadora plaga empezó en Asia y rápidamente logró propagarse a través de las rutas comerciales. Por ejemplo, en la ciudad de Florencia solamente un quinto de la población logró sobrevivir, mientras que en el territorio actual de Alemania se estima que uno de cada diez habitantes perdió la vida. Casi al final de 1361 habían muerto 25 millones de personas en todo el continente.

Una de tantas curiosidades en torno al caos que se vivió en aquel entonces fue que muchos acusaron a los judíos de causar la mortal epidemia porque parecían inmunes a esta peste, pero con el tiempo se supo que ellos tenían un alto nivel de higiene personal lo cual evitó que ese mal los afectara.

Pero,  ¿por qué razón los judíos eran tan minuciosos en su limpieza?

Levítico 14:8-9 dice: “El que se purifica debe lavar su ropa, y lavarse a sí mismo, y afeitarse del todo, para quedar purificado. Después podrá entrar en el campamento, aunque durante siete días se quedará viviendo al aire libre. Al séptimo día se rapará completamente la cabeza, se afeitará la barba, las cejas y todo el vello, lavará sus ropas y se lavará a sí mismo, y entonces quedará purificado.” Versión Dios Habla Hoy

Levítico, Deuteronomio y Números, son libros que hablan bastante del aseo personal y aunque en su gran mayoría son instrucciones para quienes servían dentro del Templo, también habían mandamientos para el pueblo en general como el que podemos leer en Deuteronomio 23:12-13.

En los tiempos de Moisés, la obediencia a algunas sencillas instrucciones hizo que Israel pudiera sobrevivir a muchas enfermedades y después de muchos años, nuevamente fueron protegidos cuando la peste negra atacó Europa.

Es verdad que hoy en día lavarse las manos antes de comer, bañarse, lavar la ropa frecuentemente, tener la basura en su lugar y muchas otras prácticas de limpieza son costumbres totalmente normales y obvias de realizar, pero no lo eran para aquellos tiempos. Los israelitas simplemente obedecieron lo que Dios les había ordenado hacer y eso fue como un muro de protección para ellos.

¿Será posible que algo tan sencillo como cuidar la higiene personal haya podido resguardar a todo un pueblo de una muerte segura? La evidencia sugiere que sí.

Dios conoce lo que va a ocurrir y aunque obedecer algunas instrucciones en el momento parece algo tan insignificante, en el futuro pueden provocar bendición, paz y prosperidad para tu vida.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Presta atención!

Una historia cuenta que atravesando el Atlántico, hace varios años, con el vapor Scotia, una noche tranquila y serena, un hombre pudo notar en el capitán del barco cierta inquietud.

Intrigado el hombre por lo que notaba, se dirigió al capitán y le preguntó a qué se debía su nerviosismo, a lo que le contestó que había bajado mucho el termómetro durante las últimas horas y que ello lo tenía preocupado ya que seguramente habría grandes cantidades de hielo a su alrededor, y obraría como un loco si pretendía continuar el trayecto en tales circunstancias, ya que  lo mejor en aquel caso era parar el barco, pues si chocaban con un iceberg irían a pique.

Nadie podía advertirles del peligro en que estaban sino el termómetro, y por la fe en la advertencia del instrumento, el capitán salvó la vida de todos los que estaban en aquel vapor.

Lo mismo sucede con nuestras vidas, contamos con un termómetro que nos va guiando y nos muestra si vamos por buen camino o no.  Sería tonto de nuestra parte el querer vivir sin obedecer las advertencias de Dios, nadie con sentido común  seguirá su trayecto sobre una ruta que tiene avisos de que el camino termina ahí ni tomaría veneno viendo la advertencia en el frasco. De igual forma, sería necio el pretender vivir desobedeciendo a Dios y pensar salir ilesos o llevar una buena vida sin acatar los mandamientos que nos da.

Muchas veces solamente nos aprendemos las promesas, nos agarramos de ellas y dejamos de lado las prohibiciones que encontramos en la Biblia, olvidándonos que si no hay obediencia tampoco podremos disfrutar de las bendiciones que Dios tiene para nosotros.

“Hijo mío, no te olvides de mí ley, Y tu corazón guarde mis mandamientos; Porque largura de días y años de vida Y paz te aumentarán. Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad;
Átalas a tu cuello, Escríbelas en la tabla de tu corazón; Y hallarás gracia y buena opinión
Ante los ojos de Dios y de los hombres. Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas. No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal; Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos”  Proverbios 3:1-8 (RVR1960)

Todas las prohibiciones y advertencias que encontramos en la palabra de Dios no tienen otra finalidad que evitarnos dolor y salvar nuestras almas porque lo que puede parecernos bueno o inofensivo en su momento, más adelante puede traernos mucho dolor con las consecuencias que acarrea, puede alejarnos de Dios, desviarnos del camino e incluso podríamos terminar perdiendo nuestra salvación.

Vivamos atentos a los mandamientos de Dios para que podamos disfrutar de una vida de paz y llena de las bendiciones que nuestro Padre tiene para nosotros. Seamos sabios para obedecer las indicaciones que Él nos da, de manera que cada día nos acerquemos más a Dios y podamos cumplir el plan que tiene para nuestras vidas.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El fruto de la obediencia

“Vayas donde vayas y en todo lo que hagas, serás bendito.” Deuteronomio 28:6 (NTV).

¿A quién no le gustaría que todo cuanto hiciere le salga bien y donde vaya sea un éxito, verdad? Tal vez muchos nos esforzarnos por hacer lo mejor que está en nuestras posibilidades para alcanzar el éxito, pero en realidad no sólo se trata de esfuerzo sino también de obediencia. ¿Quieres ser exitoso? Obedece la palabra de Dios, porque las más grandes bendiciones vienen por el cumplimiento a ella.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Libro de instrucción

“Estudia constantemente este Libro de Instrucción. Medita en él de día y de noche para asegurarte de obedecer todo lo que allí está escrito. Sólo entonces prosperarás y te irá bien en todo lo que hagas.” Josué 1: 8 (NTV).

A veces tenemos la intención de estudiar la Biblia, pero nos encontramos con el obstáculo de no entender todo lo que leemos. Sin embargo, las cosas son diferentes cuando pedimos sabiduría al Espíritu Santo para comprender la Palabra. Una vez que entendemos lo que estudiamos, el siguiente paso es aplicarlo en nuestra vida, ya que obedecer las instrucciones de Dios traerán gran bendición a nuestras vidas.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Obediencia ante todo

“Esto les dije: “Obedézcanme, y yo seré su Dios, y ustedes serán mi pueblo. ¡Hagan todo lo que les diga y les irá bien!” Jeremías 7:23 (NTV)

La obediencia es una virtud que no todo el mundo tiene, pero si logramos ser disciplinados, entonces seremos bendecidos y nuestras decisiones serán acertadas. Cree en esta promesa, teniendo una actitud de dependencia a Dios y a su Palabra, tus ojos verán, como Él abre puertas y oportunidades para tus proyectos.

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend