orar Archives | CVCLAVOZ

All posts in “orar”

¿Estás orando por tu nación?

“Recomiendo que se ore por los gobernantes y por todas las autoridades, para que podamos vivir en paz y tranquilos, obedeciendo a Dios y llevándonos bien con los demás.” 1 Timoteo 2:2(TLA)

¿A cuántos nos gustaría vivir en una nación que sea bendecida y prosperada por Dios? Seguro que a muchos, pero la pregunta es: ¿Qué estamos haciendo para que eso suceda? Nuestra responsabilidad como hijos de Dios es clamar por nuestro país, por nuestros gobernantes y autoridades, dejemos de tener una actitud pasiva frente a los sucesos y comencemos a actuar. Si has visto que la situación económica y política de tu país ha ido empeorando, es momento de doblar rodillas para que las cosas mejoren y muchos puedan conocer del amor de Dios.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Orar indefinidamente

La La oración un mandato de nuestro Señor Jesucristo para cultivar nuestra relación con Él y nuestro crecimiento espiritual. Pero además es la forma en la que intercedemos unos por otros, en especial para la salvación de los demás.


Una joven empezó a hacer amistad con un vecino, este le habló acerca de Jesús y ella se entregó a Dios; pero esta joven no se quedó de manos cruzadas, sabía que debería transmitir lo que experimentó con el resto de su familia. No fue fácil pero oró mucho por ellos y poco tiempo después fue testigo de cómo uno a uno de sus seres queridos se entregaban a Jesús. ¡Su oración fue su fortaleza pero también la promesa hecha realidad de que ella y su casa serían salvos!


“El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.” 2 Pedro 3:9 (RVR1960)


La voluntad de Dios es que todos procedan al arrepentimiento, de eso no hay duda, así que si tienes un familiar que aún no es salvo, debes empezar a orar y si lo estás haciendo, continua intercediendo hasta ver realizada esta promesa. Dobla rodillas a diario por más que todo indique lo contrario.


“Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad” 1 Timoteo 2:1-4 (RVR1960)


Quizá la respuesta tarde algo, pero indudablemente llegará, no demos lugar a la impaciencia, al contrario, confiemos que el tiempo de Dios es perfecto.


¡Oremos indefinidamente por la salvación de toda nuestra familia! porque si tu no oras por ellos ¿quién lo hará?

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Sólo espera…

“Él creyó en esperanza contra esperanza, para llegar a ser padre de muchas naciones, conforme a lo que se le había dicho: Así será tu descendencia.” Romanos 4:18 (RVR)
¿Alguna vez prometieron darte un regalo, pero a medida que pasaba el tiempo llegó a convertirse en un sueño inalcanzable hasta que terminaste olvidándolo?
Algo similar sucedió con Abraham, Dios le había prometido ser padre de multitudes, pero ni siquiera tenía hijos, tenía una edad avanzada, más de 80 años para ser exactos y para colmo de males, su esposa era estéril.
Humanamente, imposible de alcanzar la meta que Dios había trazado para su vida, pasaron días, meses, años y todo seguía igual ¡Qué desesperación! ¿Cuándo llegaría la promesa? Al ver que nada sucedía, una profunda tristeza inundó el ser de Abraham e imagino que Sara se encontraba en la misma situación, lo que posiblemente generaba problemas en su matrimonio.
Por lo tanto, en medio de su desesperación, Sara y Abraham decidieron ayudar a Dios, como Él se había “olvidado de su promesa” Sara tuvo la gran idea de recibir la respuesta a sus plegarias a través de su sierva, mas no era lo que el Señor había planificado para sus vidas. Parecía una buena decisión, pero ellos no tenían idea de las consecuencias que vivirían a causa de ello.
Tal vez hoy, al igual que Abraham y Sara, estás a la espera de una respuesta de Dios. Quizá ya no deseas tocar puertas de empleos por los resultados negativos que has recibido, posiblemente te hayas cansado de doblar tus rodillas por tu familia para que un día ellos lleguen a los pies de Cristo, puede que tu esperanza de llevar un hijo en tu vientre se haya terminado y te sientes tentada a intentar ayudar a Dios para ver su respuesta. Pero la pregunta ante todo ello es: ¿En quién pones tu esperanza?
¿No fue Dios quien abrió el mar rojo para que su pueblo pasara en seco? ¿No fue Dios quien a una edad avanzada le dio un hijo a Abraham y Sara? ¿No fue Dios quien multiplicó los panes y los peces para alimentar a una gran multitud?
No siempre es fácil estar en la silla de espera, pero debemos entender que Dios nunca llega tarde, te lo dice alguien que por años tuvo que orar para que su familia se convierta; por ello, con toda convicción puedo decirte que el regalo que Dios te ha prometido lo cumplirá. Pues Él no es hombre para que mienta ni hijo de hombre para que se arrepienta, sólo espera confiadamente en sus promesas.
Por ejemplo, estaba la promesa que Dios le hizo a Abraham. Como no existía nadie superior a Dios por quién jurar, Dios juró por su propio nombre, diciendo:
«Ciertamente te bendeciré y multiplicaré tu descendencia hasta que sea incontable» Entonces Abraham esperó con paciencia y recibió lo que Dios le había prometido. Hebreos 6:13-15 (NTV)
Si lo hizo con Abraham y Sara, lo hará también contigo. ¡Sólo espera…!

Por Ruth Mamani

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ora por todos

Ser hijo de Dios no es cualquier cosa ni algo insignificante, es representar al Señor aquí en la tierra y hacer lo que Él nos pide. La Biblia dice que somos sus embajadores y que todo lo que hagamos o hablemos debemos hacerlo en representación de Él. (2 Corintios 5:20)

¿Eres un digno representante de Dios? ¿Obedeces sus instrucciones? ¿Crees que Dios dice de ti: “Este es mi hijo(a) muy amado(a), quien me da gran gozo?

Una señal de que realmente eres hijo de Dios es la comunión que mantienes con Él, porque la única manera de representar a alguien es estando en constante comunión y obedeciendo sus instrucciones.

Y uno de los mandatos que Dios nos da a todos sus hijos es que oremos por todas las personas del mundo, incluyendo niños, adolescentes, jóvenes y adultos. También por nuestras autoridades y gobernantes.

“En primer lugar, te ruego que ores por todos los seres humanos. Pídele a Dios que los ayude; intercede en su favor, y da gracias por ellos. Ora de ese modo por los reyes y por todos los que están en autoridad, para que podamos tener una vida pacífica y tranquila, caracterizada por la devoción a Dios y la dignidad. Esto es bueno y le agrada a Dios nuestro Salvador, quien quiere que todos se salven y lleguen a conocer la verdad.” 1 Timoteo 2:1-4 (NTV)

¿Cuándo fue la última vez que oraste por tu país y sus gobernantes? ¿Qué haces cuando hay un conflicto político o una crisis en tu país? ¿Oras por las personas que están en problemas o pasando por necesidades?

Espero que no seas de aquellas personas que sólo viven criticando el comportamiento de los demás y la actitud de las autoridades; sino alguien que intercede y ruega  a Dios a favor de ellos.

Jesús, cuando se acercó y vio a su pueblo, Jerusalén, comenzó a llorar (Lucas 19:41-43) y cuando estaba a punto de morir dijo: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.” (Lucas 23:34)

Sé un imitador de Cristo y no dejes de orar por tu nación. “El Señor está cerca de quienes lo invocan, de quienes lo invocan en verdad.” Salmos 145:18 (NVI)

La oración es un arma poderosa que no tiene límites.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Algún día lo lograré?

“Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.” Romanos 8:1

Para mantener una llama de fuego sólo hace falta alimentarla con más combustible o algo que la mantenga encendida. Es similar lo que  ocurre con nuestra carne, con esos deseos pecaminosos que muchas veces nos dominan, si los vamos dotando de lo que los hace más fuertes dentro de nuestro ser sin duda caeremos una y otra vez en la trampa del pecado.

¿Cómo vencer los pecados que nos consumen y no nos dejan avanzar? Dice Romanos 8:6 “Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.” Muchas veces nos ocupamos más del  pecado en vez de nutrirnos de la Verdad para superarlos.

Leí que las personas que trabajan en los bancos, pasan buen tiempo contando dinero una y otra vez; una vez que pasan esa etapa, les introducen billetes  falsos y por estar en contacto con los verdaderos les es fácil reconocer de inmediato el dinero falso.

Si estás luchando con algún pecado, simplemente empieza a aumentar tu tiempo con Dios, ora a diario, no como una rutina más sino como algo especial. También la Palabra de Dios irá alimentando tu espíritu para que así tu interior sea transformado. Notarás que los malos deseos irán desvaneciéndose, el temor a Dios aumentará y tu santidad será más fuerte.

“porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.” Romanos 8:13

¡Vence el mal con el bien!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Y en relación a las autoridades…?

Obedecer a las autoridades que gobiernan nuestro país, para algunos de nosotros suele ser algo difícil, puesto que en algunos casos no compartimos la línea política o la dirección que toma el gobierno.

No obstante, debemos tener presente que toda autoridad es puesta por Dios, quien establece y mantiene un principio de gobierno, aun cuando algunos de estos gobiernos no cumplan con los deseos divinos.

“Recuérdales que se sujeten a los gobernantes y autoridades, que obedezcan, que estén dispuestos a toda buena obra.”

Tito 3:1 (RVR1960)

En la carta del apóstol Pablo a los Romanos, en el capítulo 13, encontramos instrucciones claras al respecto, estas nos ayudan a comprender la importancia de respetar a las autoridades y cumplir con nuestras obligaciones tributarias; al mismo tiempo interceder por ellas será importante, para que en su posición privilegiada, no olviden su principal función (v.3).

Tampoco es prudente llegar a temerles, porque la Palabra dice que son servidores de Dios para nuestro bien, simplemente debemos procurar hacer lo bueno delante de los ojos del Señor, de esta manera estaremos también cumpliendo con nuestras obligaciones como ciudadanos.

“Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas.”

Romanos 13:1 (RVR1960)

Por Cesia Serna



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

A todos

Cuando le preguntaron a Alejandro el Grande, cómo en una edad tan temprana de su vida y en tan corto tiempo había logrado conquistar vastas regiones y establecer su nombre de un modo tan firme respondió:

—El secreto de mi éxito es que he tratado tan bien a mis enemigos que los he convertido en mis amigos; y me he comportado con mis amigos de forma tan delicada que han continuado siendo amigos de un modo inalterable.

Entre las muchas cosas que Jesús nos enseñó y cambió de la ley está el amor a los enemigos. En Mateo 5:43-48 dice:

“Han oído la ley que dice: “Ama a tu prójimo” y odia a tu enemigo. Pero yo digo: ¡ama a tus enemigos! ¡Ora por los que te persiguen! De esa manera, estarás actuando como verdadero hijo de tu Padre que está en el cielo. Pues él da la luz de su sol tanto a los malos como a los buenos y envía la lluvia sobre los justos y los injustos por igual. Si solo amas a quienes te aman, ¿qué recompensa hay por eso? Hasta los corruptos cobradores de impuestos hacen lo mismo. Si eres amable solo con tus amigos, ¿en qué te diferencias de cualquier otro? Hasta los paganos hacen lo mismo.  Pero tú debes ser perfecto, así como tu Padre en el cielo es perfecto” (NTV)

Sin duda alguna, no es fácil amar a los enemigos. No es fácil sentir aprecio y mucho menos orar por alguien que nos ha calumniado, robado, herido, traicionado, que nos ha quitado algo a que apreciábamos mucho o que ha sido causante de la ruptura de una relación o familia. Hay cientos de ejemplos que podríamos tener y todos serían válidos; sin embargo, el mandamiento es amar a nuestros enemigos, sin importar la causa.

En Proverbios 15: 1 dice: “La blanda respuesta quita la ira; Mas la palabra áspera hace subir el furor” (NTV) ¿No te ha pasado que hay problemas que toman dimensiones impensables por una mala respuesta? De algo que parecía tan simple pasa a no tener sentido por la magnitud que cobra. Y muchas veces de ahí nacen los enemigos de algo que pudo evitarse con una blanda respuesta, hablando, aclarando posiciones.

El orar por tus enemigos, no sólo te pondrá dentro de la voluntad de Dios, sino que traerá paz a tu vida, te dará la fortaleza para tener un trato amable con aquellos que te han lastimado y verás cómo las cosas cambian. Recuerda que cada uno da lo que tiene y que de la abundancia del corazón habla la boca. ¿Qué hay en tu corazón?

Recuerda que el mandamiento de amar al prójimo se refiere a todos, a la gente que nos hace el bien como a aquella que nos lastimó.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Su voluntad

–Todo va en mi contra –dijo un hombre a Lutero–. Ninguno de mis deseos se cumple; mis planes nunca se realizan.

–Querido amigo, ese es tu error.

–¿Mi error?

–Sí, añadió Lutero, porque cuando oras el Padre Nuestro siempre dices: “Hágase tu voluntad”. Deberías decir: “Hágase mi voluntad“. Pero si oras para que se haga la voluntad de Dios y no la tuya, debes estar satisfecho de que Dios cumpla su voluntad como pides, sea lo que sea esto.

Muchas veces nuestras oraciones son repeticiones y no pensamos lo que estamos diciendo; sin embargo, nuestra mejor opción siempre será buscar la voluntad de Dios, por eso mismo Jesús nos enseñó a orar así. El problema está cuando tenemos que dejar de lado lo que nosotros queremos y aceptar lo que el Señor tiene para nosotros.

Nuestros planes siempre serán guiados por nuestros deseos y anhelos, por aquello que consideramos mejor en nuestra limitada humanidad; por eso, buscar hacer la voluntad de Dios y que esta se cumpla en nuestras vidas no es fácil.

Jesús mismo buscaba hacer la voluntad de su Padre, aun cuando esto significaba morir en la cruz por nuestros pecados.

Si pides que la voluntad de Dios sea hecha en tu vida, es muy probable que no veas cumplidos todos tus deseos, pero puedes estar seguro que Su voluntad siempre es mejor para nuestras vidas y te llevará adelante con pasos firmes.

“Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios. Que tu buen Espíritu me lleve hacia adelante con pasos firmes”.

Salmos 143:10 (NTV)

No está mal pedirle a Dios aquello que anhelamos, pero recuerda que siempre debemos buscar primero Su voluntad, y puede ser que nuestros planes no estén dentro de ella y su silencio o su negativa a nuestra petición, será también una muestra de amor.



El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Oras con fe?

“Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho. Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.” Marcos 11: 23-24 (RVR1960)

¿Cuantas veces nos hemos desesperado al no ver venir la repuesta a nuestras oraciones? Quizá te hayas cansado de clamar y clamar sin ver resultados,  pero… ¿Te has preguntado cómo has estado orando? O tal vez la cuestión se torne diferente: ¿Has añadido fe a tus oraciones?  Porque debes saber que Dios no hace oídos sordos a las súplicas de sus hijos. Como un padre celestial, Él nos protege, provee, guía y cuida de nosotros. Sin duda, podemos confiar en Él y decirle al monte que se quite y eche al mar y así será hecho.

 

Por Ruth Mamani

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

De madrugada

“Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba.” Marcos 1:35.

Sabemos que podemos acercarnos a Dios con toda confianza y hablar con Él a cualquier hora del día. Pero conversar con el Señor por la mañana es algo muy especial, porque es una forma de mostrarle que nuestra prioridad es Él. Jesús dijo: “Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten.” Mateo 6:33 (NTV)

Nuestro Señor Jesucristo se levantaba muy de mañana para hablar con su Padre y no había nada más importante para Jesús que pasar tiempos en oración. Él sabía que no era fácil vivir en un mundo lleno de pecado, por eso antes de iniciar su día, se fortalecía en el Señor y el poder de su fuerza.

Jesús, aun siendo Dios, atravesó por las mismas situaciones humanas pero Él no fallaba en su comunión personal con su Padre y como resultado venció a todas las adversidades que se le presentaban.

Efesios 5:1-2, dice: “Por lo tanto, imiten a Dios en todo lo que hagan porque ustedes son sus hijos queridos. Vivan una vida llena de amor, siguiendo el ejemplo de Cristo.”

¿Cómo está tu relación personal con Dios? ¿Pasas tiempos con tu Padre Celestial antes de iniciar tu día?  Si has dejado de hablar con Dios por las mañanas o nunca lo has hecho, puedes empezar hoy diciendo:

“Oh Jehová, de mañana oirás mi voz; De mañana me presentaré delante de ti, y esperaré.” Salmo 5:3.

“Dios, Dios mío eres tú; De madrugada te buscaré; Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, En tierra seca y árida donde no hay aguas.” Salmo 63.1.

Dios está dispuesto a escucharte y ayudarte este día. No dejes de hablar con Él.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Yugo desigual?

“No se asocien íntimamente con los que son incrédulos. ¿Cómo puede la justicia asociarse con la maldad? ¿Cómo puede la luz vivir con las tinieblas? ¿Qué armonía puede haber entre Cristo y el diablo? ¿Cómo puede un creyente asociarse con un incrédulo? “2 Corintios 6:14-15 (NTV)

Hoy en día hay muchos matrimonios que terminan en el fracaso a causa de una mala decisión, la de unir sus vidas en yugo desigual. ¿A qué me refiero con esto? Uno puede tener el anhelo de servir a Dios, mientras que para el otro, esto es algo secundario. Pero especialmente las dificultades aparecen y se profundizan cuando ambos no comparten las mismas convicciones en cuanto a la fe. Qué difícil es lidiar con los sentimientos cuando ya se tiene un ideal en la mente, ¿verdad? Pero qué importante es tomar en cuenta los consejos del Apóstol Pablo para evitar una catástrofe mayor. Para ello, es importante orar y mantener una relación íntima con Dios y en consecuencia el dirigirá tus pasos. No permitas que el enemigo ponga ideas en tu mente como: “por amor, mi pareja cambiará”. No te engañes, porque mientras más se avanza en lo incorrecto más doloroso será el final. Te animo a que puedas tomar una sabia decisión a pesar de lo difícil que pueda resultar, porque ¿Cómo andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo? Amós 3:3 (RVR).

Recuerda que Dios más que nadie está interesado en bendecir tu vida sentimental y sin duda ya tiene separada a esa persona especial para ti a quien le harás feliz toda la vida.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No te quedes sin hacer nada

Cuando Jesús salió de la sinagoga, se fue a casa de Simón, cuya suegra estaba enferma con una fiebre muy alta. Le pidieron a Jesús que la ayudara, así que se inclinó sobre ella y reprendió a la fiebre, la cual se le quitó. Ella se levantó en seguida y se puso a servirles. Lucas 4:38-39 (NVI)

Una muestra de amor al prójimo es pedir a Dios por ellos, la suegra de Pedro estaba muy enferma, pero le rogaron a Jesús por ella y enseguida el Señor la sanó. Cuán importante es que todos nos apoyemos mutuamente en oración.

La Biblia nos muestra muchas ocasiones como esta, cuando uno le pide a Dios en favor del otro.

– Cuatro amigos llevaron al paralítico hasta Jesús y el paralítico salió caminando entre todos los espectadores. (Marcos 2:1-12)

– Centurión ruega a Jesús por su siervo que estaba postrado en cama, paralizado y con terribles dolores. Pero por la fe del Centurión su siervo fue sanado. (Mateo 8:5-13)

– Jairo se postra ante Jesús, porque su hija había muerto. Pero el Señor hizo un milagro y la niña resucitó. (Mateo 9:18-26)

– Abraham intercede a favor de Lot y se salva de la destrucción junto a sus hijas. (Génesis 18:23-33)

– Moisés intercede a favor de Israel y el pueblo se salva de ser destruido. (Éxodo 32:11-14)

– Nehemías, intercede por la restauración de su pueblo y Dios estaba con él. (Nehemías. 1:5-11)

Podemos ver que cada uno de estos hombres se puso delante de Dios para interceder por la necesidad del otro. Ellos vieron a su prójimo y nación en necesidad, muchos de ellos inválidos físicamente, perdidos espiritualmente, sin esperanza, entregados a la idolatría, necesitados de un salvador, etc.

Pero el amor y la misericordia que estas personas tenían por sus seres queridos y su pueblo, no los detuvieron a mirar simplemente; al contrario, hicieron todo lo posible por buscar a Dios y pedir que los ayudara.

Seguro que conoces personas que necesitan de Dios, familias que están a punto de destruirse y países entregados a la idolatría. No olvides que Dios busca hombres y mujeres que estén dispuestos a ponerse en favor de esas vidas para que no sean destruidas.

En Ezequiel 22:30 (NVI) dice: “Yo he buscado entre ellos a alguien que se interponga entre mi pueblo y yo, y saque la cara por él para que yo no lo destruya. ¡Y no lo he hallado!”

Empieza a orar por tus seres queridos y por tu país. Recuerda que amar es interceder por las personas y hacer todo lo posible por llevarlos a Dios.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.;

Tienes que estudiarte Google Optimize… esta demasiado bueno https://analytics.google.com/analytics/web/#/siteopt-experiment/siteopt-detail/a6471350w12475245p13084714/_r.drilldown=analytics.gwoExperimentId:zRo-ycv4Th2hhjzYS6cdKg&createExperimentWizard.experimentId=zRo-ycv4Th2hhjzYS6cdKg/

Send this to a friend