padres Archives | CVCLAVOZ

All posts in “padres”

5 razones por las que tu hijo es desobediente

Uno de los problemas más comunes que enfrentan los padres es la rebeldía de sus hijos. La desobediencia se manifiesta de diversas maneras durante el crecimiento de los hijos. Para muchos progenitores, esta situación es frustrante. Muchos se preguntan en qué fallaron, qué hicieron mal para que sus hijos sean así. Si eres uno de esos padres, esta información te ayudará.

Estas son algunas razones por las que tu hijo es desobediente:

1. No le das un buen ejemplo

Cuando hay doble moral en el comportamiento de los padres, los hijos tienden a tomarlo como un permiso para desobedecer. Por ejemplo, se le dice no se debe gritar; pero luego el padre lo hace delante del hijo. No se le puede pedir algo que los mismos padres no están dispuestos a hacer. Los hijos escuchan las palabras, pero aprenden más del ejemplo que ven.

2. Tiene problemas que desconoces

Tus hijos pueden estar pasando por situaciones que desconoces y que son la causa de su comportamiento errático y rebelde. Esto se ha notado especialmente en casos en donde hubo abuso o trauma psicológico. También en niños que sufren de acoso en la escuela.

Para evitar que los hijos guarden secretos dolorosos, es mejor promover un ambiente de confianza y comunicación. Si la experiencia que vivieron es mala, es probable que no lo cuenten a nadie. Sin embargo, si hay apoyo y amor en el hogar, los hijos tendrán la fortaleza para decir lo que les ocurre.

3. Es demasiado consentido y mimado

Muchos hijos son tratados como los reyes del hogar. Los padres nunca les dicen ≪no≫. El problema que esto genera es que cuando los padres quieran ejercer su autoridad, no podrán hacerlo. Esto es porque el hijo tiene la idea de que sus padres deben hacer todo lo que él (o ella) dice. En su mente, los padres están bajo su mando y deben complacer sus caprichos.

Un niño pequeño que actúa como el jefe puede parecer gracioso y hasta tierno. El problema es que esta clase de crianza no lo prepara para el mundo real. Cuando crezca y sea adulto actuará de la misma manera con los demás y tendrá serios problemas en sus relaciones interpersonales.

4. Está estresado

Los hijos pueden ser desobedientes a causa del estrés que viven en casa. Las discusiones, peleas y tensiones entre padres, hermanos, etc. pueden ser la causa de su rebeldía. También puede deberse al estrés por una circunstancia externa que amenaza a su familia.

La desobediencia se manifiesta porque no saben manejar la situación y su frustración se muestra en su rebeldía. Para prevenir que esto ocurra, los padres deben ser asertivos en la enseñanza del manejo de emociones. Si los progenitores no saben manejar el estrés, los hijos tampoco sabrán.

5. No hay balance entre los premios y los castigos

Ningún extremo es bueno. No es saludable ser permisivo en todo y no poner límites. Pero tampoco es favorable controlar todo y no dejar que los hijos tengan libertad. Asimismo, tampoco es propicio que los castigos sean más grandes que las recompensas. O viceversa.

Si sus castigos son duros y no es recompensado por lo que hace bien, no se esforzará por hacer lo bueno. Por otra parte, si sus castigos son leves y sus premios son grandes, no le importará que lo castiguen. Un hijo saludable es criado con balance. Es así como aprenderá que todas sus decisiones tienen buenas o malas consecuencias.

«Hijos, obedezcan a sus padres. Ustedes son de Cristo, y eso es lo que les corresponde hacer. El primer mandamiento que va acompañado de una promesa es el siguiente: “Obedezcan y cuiden a su padre y a su madre. Así les irá bien, y podrán vivir muchos años en la tierra”. Y ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos. Más bien edúquenlos y denles enseñanzas cristianas.»

Efesios 6:1-4 (TLA)


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Los dichos de mamá

Mi infancia y parte de mi adolescencia estuvieron colmadas de dichos con los que mi mamá ilustraba los diversos asuntos de la vida.

En vista de que aparentemente hoy las musas han pasao de mí, les voy a contar esto que no requiere más que el ejercicio de la memoria. Como ya está acostumbrada mi estimada audiencia, me referiré a asuntos que no aportarán recurso alguno para su espiritualidad y crecimiento cristiano.

Los dichos y su traducción aproximada:

Están sacando los pies del plato – Se están portando muy mal.

Le echó con la cundidora – Hizo el trabajo a la rápida y mal.

Le echó con l’ olla – Exageró.

Les voy a leer la cartilla – Les voy a aclarar algunas cosas.

Le corté el cuarenta – Le dije “¡Basta!”

Les voy a dar la tolola (la triana, la frisca, la fleta, la tanda) – Les voy a pegar.

(Esto merece unos comentarios adicionales. Viví en una época donde no existían conceptos como violencia de género o intrafamiliar, abuso infantil o Tribunales de la Familia. Los padres y los maestros nos castigaban físicamente con generosa intensidad. Mi padre tenía un pequeño azote con delgadas tiras de cuero artísticamente fijadas a un mango de madera tallada y cuando nos portábamos mal nos decía: “Los voy a azotar a lo largo del cuero”. Quiero decir, de paso, que eso no trajo ningún trauma que me haya impedido vivir productiva e intensamente mi vida).

Le está comiendo la color – Cierto señor mantenía unas relaciones ilícitas y clandestinas con la esposa de un vecino.

Mentiras del maestro Goyo – Su opinión cuando la queríamos engañar con nuestras explicaciones.

Me están arrastrando el poncho – Me están provocando

Se come el buey – Está envidioso

Es un palangana – El señor es un sinvergüenza, un charlatán.

En fin, hay más giros del lenguaje pero creo que éstos bastan para ilustrar el hecho de que cumplían una función pedagógica. Algunos otros no eran más que la constatación de que la vida es ancha y ajena.

Y si me ponía yo muy preguntón, cerraba el diálogo en forma concluyente: “No avirigüe, niño”. Tal cual.

Ten cuidado como tratas a tus hijos

“Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.” Efesios 6:4.


A veces como padres creemos que nunca provocaremos ira en nuestros hijos, pero la palabra de Dios dice que tengamos cuidado y los eduquemos en el temor del Señor, porque sí podemos provocar enojo en nuestros hijos con la manera en que los tratamos y cómo comportamos con ellos.


Por eso ten cuidado y piensa bien antes de decirle algo a tus hijos, no los ofendas con palabras vanas ni los provoques gritándoles. Recuerda que en la legua hay poder de vida y muerte (Proverbios 18:21).


Tampoco los compares con otras personas ni los humilles haciéndolos sentir que son inútiles, peor, no hagas cosas que los lleven a odiarte u odiar el evangelio, manteniendo una doble vida. No olvides que los hijos son herencia de Jehová y como tal debemos cuidarlos con sabiduría.


En proverbios 1:8 el Señor nos dice que es nuestra responsabilidad educar y guiar a los hijos. En Deuteronomio 6 nos dice que les enseñemos Sus mandatos, decretos y ordenanzas para que tengan éxito en todo lo que hagan y disfruten de una larga vida.


Por lo tanto, debemos crear límites para nuestros hijos y hacer que los respeten. Nunca debemos permitir que ellos hagan lo que quieran, ni dejar que vayan por el camino equivocado. Es nuestro deber enseñarles el camino que les conviene y los lleve a la eternidad.


Hablemos con nuestros hijos del pecado, del sacrificio de Jesús y de lo que debemos hacer para llegar al cielo.
David le dio este consejo a su hijo: “Yo voy camino al lugar donde todos partirán algún día. Ten valor y sé hombre. Cumple los requisitos del Señor tu Dios y sigue todos sus caminos. Obedece los decretos, los mandatos, las ordenanzas y las leyes que están escritos en la ley de Moisés, para que tengas éxito en todo lo que hagas y dondequiera que vayas” 1 Reyes 2:1-3. Espero que tú también puedas darles el mismo consejo a tus hijos.


“Dirige a tus hijos por el camino correcto, y cuando sean mayores, no lo abandonarán.” Proverbios 22:6 (NTV).

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Paciencia infinita

“Sean humildes y amables; tengan paciencia y sopórtense unos a otros con amor” Efesios 4:2 (DHH).

La vejez es una etapa de la vida a la que la mayoría de nosotros llegará un día. Cuando nuestros padres envejecen, ya no tienen la energía de antes, les cuesta caminar o moverse, a veces no se acuerdan de quiénes somos, se les va el tono al hablarnos, se entristecen, gritan o están malhumorados aparentemente sin motivo. Sin embargo, cuando ellos eran jóvenes y nosotros pequeños nos cuidaron y protegieron con mucha paciencia y amor.

Ahora bien, si tus padres ya envejecieron, hazte responsable de ellos, pues ahora necesitan tu apoyo y cariño. No te impacientes, pues ahora tú eres el que se convierte en su protector, ámalos en su vejez y dales lo que necesitan.

Sé amable con ellos, dales amor desmedido y paciencia infinita.

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

7 maneras de malcriar a tu hijo

Todos los padres quieren lo mejor para sus hijos. Pero, muchas veces, el buen deseo de sus corazones se va al extremo y llegan a malcriar a sus hijos. Es probable que esta acción no sea consciente, pero con el tiempo tiene consecuencias devastadoras para las familias. Un hijo que ha tenido una mala crianza en su niñez, será un adulto con problemas y criará de la misma forma a sus hijos. Para evitar conflictos futuros, es mejor abrir los ojos a tiempo y corregir los errores.

Estas son señales de que estás malcriando a tus hijos:

1. Cuando le das todo lo que te pide

La figura de autoridad en la familia es el progenitor, no los hijos. Sin embargo, hay padres que ceden ante cada capricho. Por ejemplo, hoy en día hasta los niños tienen ≪listas de deseos≫ para sus cumpleaños y festividades especiales. Y si bien estas sirven de ayuda para que los padres vean qué anhela más el niño, no es una lista que ellos estén obligados a cumplir. Un hijo puede pedir lo que se le antoje, pero eso no significa que sea algo que realmente necesite. Es decisión de los padres separar los pedidos de sus hijos en dos categorías: lujo o necesidad.

2. Cuando dejas que influya en tus compras

La publicidad hoy en día está dirigida a los niños y jóvenes porque los vendedores saben que, en la gran mayoría de familias, son ellos quienes influyen en las compras. Y los padres por no querer quedarse atrás, caen en el juego y dejan que sean los hijos quienes decidan qué se compra, con qué frecuencia y qué marcas. Estas actitudes hacen que los hijos sean incapaces de administrar sabiamente sus finanzas.

3. Cuando le das cosas caras

Para muchos, tener cosas caras es sinónimo de un buen estatus social. Es por eso que procuran darles a sus hijos los productos más costosos. Sin embargo, por más que exista la buena intención de darles lo mejor, esto también les enseña a ser irresponsables con el dinero. Con el paso del tiempo pondrán los lujos por sobre sus necesidades y vivirán en constante deuda y estrés monetario.

4. Cuando no puedes decirle ≪no≫

Algunos padres tienen la percepción de que son malos progenitores si niegan algo a sus hijos. Por tal razón acceden a cada petición que ellos les hacen. No obstante, es de buenos padres negarles cosas a los hijos, cuando sea necesario, y así enseñarles que no siempre obtendrán lo que desean porque la vida no funciona así.

5. Cuando no le pones límites

Corregir y disciplinar es una muestra de amor. Los padres que no ponen límites ni orden en su hogar demuestran que no les importa lo que suceda con sus hijos. A nadie le gusta ser amonestado, pero es así como aprendemos que hay acciones que tienen consecuencias y que debemos afrontarlas. Las lecciones que se aprenden en el hogar forman a las personas y hacen de ellas la clase de ciudadanos que son en el futuro. Si en casa no hay reglas, los hijos crecerán sin ningún respeto por la autoridad. Pero también si se cae en el control y la manipulación, los hijos serán incapaces de vivir por su cuenta.

6. Cuando le corriges y luego cambias de opinión

Esto se da con mayor frecuencia de lo que se cree. Por ejemplo, cuando uno de los padres impone un castigo al hijo y luego el otro progenitor lo libera la corrección. O cuando se le enseña al hijo que no se debe mentir, pero luego se le envía a decir que no hay nadie en casa. No ser fieles a la palabra es un mal modelo para los hijos. Con el tiempo ellos no respetarán lo que dicen sus padres porque saben que después cambiarán de opinión. Además, seguirán ese mismo ejemplo y lo practicarán en sus hogares.

7. Cuando justificas su mal comportamiento

Hay padres que justifican el mal comportamiento de sus hijos con frases como: ≪es un poco inquieto≫, ≪es que tiene mucha energía≫, ≪no es travieso, solo es hiperactivo≫, ≪el médico ha dicho que es parte de su desarrollo≫, ≪se comporta así porque es un niño sano, si estuviera enfermo no haría nada≫, ≪todavía es pequeño, no entiende las cosas≫, ≪en la casa no se comporta así≫, etc. Pero no hay frase que pueda enmascarar la verdad: ese niño requiere disciplina.

Un niño malcriado es eso: mal criado. No es su culpa actuar de esa manera, es de los padres por no haberle puesto reglas. Los niños no son tontos, entienden cuando se les enseña, y más aún cuando lo ven en el ejemplo de sus padres. Por lo tanto, si sus progenitores le enseñan buenos principios, ellos los aprenderán y pondrán en práctica el resto de sus vidas.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

–Bredehoft, D. (2019). Are Kids Today More Overindulged? Recuperado el 17 de julio de 2019, de https://www.psychologytoday.com/intl/blog/the-age-overindulgence/201907/are-kids-today-more-overindulged
–Bredehoft, D. (2018). What Is Childhood Overindulgence? Recuperado el 17 de julio de 2019, de https://www.psychologytoday.com/intl/blog/the-age-overindulgence/201809/what-is-childhood-overindulgence

Esto es lo que sucede cuando te burlas de tus hijos

Corregir a los hijos es uno de los roles de los padres. Sin embargo, algunos progenitores creen que esto implica burlarse y mofarse de sus hijos. Quizá no es algo que se haga de forma consciente o se crea que no tiene relevancia; pero un estudio encontró que este comportamiento afecta el porvenir de los hijos.

Un estudio publicado en la Journal of Youth and Adolescence y que fue realizado por investigadores de la Facultad de Ciencias Charles E. Schmidt de la Universidad Atlántica de Florida, Universidad Concordia en Montreal, Canadá y la Universidad Uppsala, en Suecia, analizó el comportamiento de 1409 adolescentes de 13 a 15 años de edad durante tres años consecutivos.

Después del plazo de investigación se dieron cuenta de que existen padres burlones que usan usan expresiones denigrantes o humillantes que humillan y frustran al hijo. Cuando los disciplinan, usan la crítica, el sarcasmo y los insultos. Esa forma de crianza fomenta la ira desenfrenada en los adolescentes. La adolescencia es una etapa en la que se debe aprender a regular las emociones. No bastante, si no se logra, esto se resultan en emociones negativas, agresión verbal y física y hostilidad. Además, hace que los hijos se conviertan en agresores o en víctimas de acoso y violencia.

Estos hallazgos son alarmantes pues ha sido ampliamente comprobado que las víctimas de acoso tienen una baja salud mental y son más propensos a tener pensamientos suicidas. Sin embargo, los resultados son opuestos en las familias en donde los padres no usan la burla como una forma de disciplina.

Este estudio sugiere que el comportamiento burlón es una forma única de crianza de los hijos que aumenta los riesgos de que los adolescentes adopten estrategias inapropiadas para el manejo de la ira.

Daniel J. Dickson, Ph.D., autor principal del estudio y perteneciente al departamento de psicología de la Universidad de Concordia, explica que los padres deben recordar ≪su influencia en las emociones de los adolescentes y deben tomar medidas para garantizar que los adolescentes no se sientan ridiculizados en el hogar≫. Si bien la corrección y disciplina es necesaria en el hogar, los padres no tienen por qué humillar a sus hijos para demostrar su autoridad. En cambio, el amor y el respeto son más efectivos.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Dickson, D., Laursen, B., Valdes, O., & Stattin, H. (2019). Derisive Parenting Fosters Dysregulated Anger in Adolescent Children and Subsequent Difficulties with Peers. Journal Of Youth And Adolescence. doi: 10.1007/s10964-019-01040-z

Descarriados

“Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.” 1 Juan 5:14 (RVR 1906).


Es doloroso ver a los hijos sumergidos en la adicción y no poder percibir más que un futuro incierto para ellos. Cuando el hogar se va convirtiendo en un campo batalla donde los miembros de la familia van decayendo poco a poco, como padres, ¿Cómo podemos hacer frente a esta situación? El angustiarse o desesperarse no es la solución, pues Dios nos ha dado una arma muy poderosa que podemos usarla a favor de nuestro hijos y esa es la oración de fe, con ella podemos luchar y hacer frente a esta situación.


¡Te animo a que puedas interceder por tus hijos confiando que Dios te dará la victoria!

 

Por Neyda Cruz

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Versículos sobre la ausencia de un padre o madre

Vivimos en tiempos en donde ser padre es una responsabilidad que no todos quieren asumir. Hay muchos hijos que son rechazados por sus padres y son dejados a la merced de otras personas. Esta situación es lamentable, pero la Biblia ofrece consuelo y esperanza en estas situaciones. Además nos recuerda que al final Dios nos ama a todos y que Él no desampara a sus hijos.

Estos son algunos versículos que hacen hincapié en el rol de los padres y llevan paz a aquellos hijos que no tienen a sus progenitores cerca.

≪Dios es justo con los huérfanos y las viudas, y muestra su amor dándoles ropa y comida a los refugiados que viven entre ustedes.≫

Deuteronomio 10:18 (TLA)

≪Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá en sus brazos.≫

Salmos 27:10 (NVI)

Dios, en su santo templo, es padre de los huérfanos y defensor de las viudas.≫

Salmos 68:5 (RVC)

≪El Señor protege a los extranjeros que viven entre nosotros. Cuida de los huérfanos y las viudas, pero frustra los planes de los perversos.≫

Salmos 146:9 (NTV)

≪La herencia del bueno alcanzará a los hijos de sus hijos, pero la riqueza del pecador está guardada para el justo.≫

Proverbios 13:22 (RVR1995)

≪Como ave que vaga lejos del nido es el hombre que vaga lejos del hogar.≫

Proverbios 27:8 (NVI)

≪No temas, estoy contigo. Yo soy tu Dios, no tengas miedo. Te fortaleceré, sí, te ayudaré. Te salvaré con mi mano victoriosa.≫

Isaías 41:10 (PDT)

≪[Jesús dijo:] No los dejaré huérfanos; vendré a ustedes.≫

Juan 14:18 (RVC)

≪Quien no cuida de sus parientes, y especialmente de su familia, no se porta como un cristiano; es más, tal persona es peor que quien nunca ha creído en Dios.≫

1 Timoteo 5:8 (TLA)

≪Delante de Dios, la religión pura y sin mancha consiste en ayudar a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y en mantenerse limpio de la maldad de este mundo.≫

Santiago 1:27 (RVC)


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Drogadicción y lesbianismo: ¿Qué puedo hacer al respecto?

Ser padre no es una tarea fácil. Descubrir que tu hijo está lidiando con drogas o la homosexualidad puede destrozarte; sin embargo, ese es el momento para pegarte más a Dios y buscarlo y dejar que Él haga lo mejor le parezca.

En el siguiente video, Alex Campos explica cómo dedicar tiempo y amor en los primeros años de tus hijos puede ayudar a establecer una relación fuerte y durable con ellos, de manera que en el futuro no busquen el amor ni la seguridad en los lugares equivocados.

Bendice a tus padres

Obedezcan y cuiden a su padre y a su madre. Así podrán vivir muchos años en el país que les voy a dar”.

Éxodo 20:12 (TLA)

Honrar a nuestros padres significa pasar tiempo con ellos, escucharlos, obedecerlos y respetarlos. Esta actitud traerá gran bendición a nuestra vida. La Palabra de Dios nos dice que si hacemos todas estas cosas tendremos larga vida en el lugar donde vivamos y todos nos saldrán bien.

“Si honras a tu padre y a tu madre, «te irá bien y tendrás una larga vida en la tierra.”

Efesios 6:3 (NTV)

¿Quieres ser bendecido? La Biblia nos da un consejo muy importante, comienza a mejorar la relación con tus padres, porque además del valor que tiene esto de por sí, hay una preciosa promesa de Dios cuando somos capaces de honrarlos como ellos merecen.

Por Danitza Luna



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Quieres saber cómo será tu hijo de grande?

Está científicamente comprobado que lo que sucede en los primeros días de vida y la infancia repercute en la adultez. Y esto sucede incluso si no recordamos qué paso en esa etapa. (Para más información, leer: Lo que pasó en tu niñez influye en quién eres hoy). Los estudios realizados a lo largo de los años demuestran que el vínculo entre padres e hijos juega un rol importante en su desarrollo como adultos. De hecho, los investigadores afirman que existe un 80 % de probabilidad que los hijos repitan la crianza que tuvieron con sus propios descendientes.

El círculo vicioso

Los padres son los únicos modelos que tiene un niño para aprender a manejar sus estados emocionales. Por ejemplo, aquellos adultos con rechazo y preocupación o que son incapaces de manejar sus emociones adecuadamente ≪tienen un curso mucho más espinoso al navegar los giros y vueltas inesperados de la vida, particularmente en las relaciones interpersonales≫, y de ese ejemplo aprenden sus hijos. Cuando ellos crezcan, repetirán la misma secuencia con sus propios hijos.

Los investigadores han comprobado que esto funciona como un círculo vicioso. Por ejemplo, un adulto preocupado cría a un niño inseguro, indeciso y ansioso. Y cuando éste crece, se convierte en un adulto preocupado. Los estudiosos han categorizado este comportamiento en cuatro tipos:

Niño seguro ↔ adulto libre
Niño inseguro-evasivo ↔ adulto rechazado
Niño inseguro-indeciso/ansioso ↔ adulto preocupado
Niño inseguro-desorganizado ↔ adulto con traumas o pérdida no resueltas

Los cuatro patrones de apego

Los patrones de apego son un círculo vicioso; sí, es cierto. Pero también es cierto que cuando un individuo toma la decisión de cambiar y romper con el molde, puede transformar su vida y la de la generación siguiente.

Un experimento realizado con bebés demostró que existen cuatro patrones de apego. El ejercicio consistía en lo siguiente: Al principio, la madre interactuaba con su bebé (jugando, cantando, etc.), pero luego salía de la habitación y dejaba a su hijo a cargo de un cuidador. Al volver, después de unos minutos, la reacción del bebé demostraba qué clase de apego tenía con su progenitora. Este ejercicio, por más simple que parezca, demostró que existen cuatro patrones de apego que son universales.

1. Apego seguro

Del experimento, se observó que aquellos bebés que tenían un apego seguro con sus madres, apenas ellas volvían a la habitación, corrían para buscar consuelo. Sin embargo, su angustia no duraba mucho tiempo. Tras ser tranquilizados por sus madres, los bebés volvían a jugar con los juguetes que estaban en la habitación.

Esto significa que el apego seguro se da cuando los padres están emocionalmente sintonizados con sus hijos, son perceptivos y sensibles a sus necesidades. Los hijos de estos progenitores crecen sintiéndose comprendidos, conectados y el universo tiene sentido para ellos.

2. Apego inseguro-evasivo

En el experimento, los bebés que tenían apego inseguro-evasivo con sus madres, apenas ellas volvían a la habitación, era como si no existieran. Ellos ignoraban por completo su presencia porque ya habían aprendido que sus madres les proveían poco consuelo para su angustia emocional.

El apego inseguro-evasivo se da cuando los padres son emocionalmente inasequibles, imperceptivos, insensibles y rechazan el estado emocional del niño. Cuando éste se convierte en adulto, es incapaz de leer las emociones del resto y pone más atención a las palabras, pero ignora el lenguaje corporal. Esto le lleva a tener malas relaciones interpersonales, laborales, amorosas e incluso espirituales.

3. Apego inseguro-indeciso/ansioso

En el experimento se observó que los niños que tenían este patrón de apego con sus madres, buscaban consuelo en sus madres. Pero, a diferencia de los niños de la primera categoría de apego, ellos no podían ser tranquilizados fácilmente, sino que se aferraban a sus madres y no querían jugar con los juguetes.

El apego inseguro-indeciso/ansioso se produce cuando los padres son incapaces de leer a sus hijos porque están consumidos por la ansiedad. Esto hace que el niño no pueda predecir el comportamiento de sus padres. La ≪falta de sensibilidad y predictabilidad llevan a niveles elevados de ansiedad, incertidumbre e inseguridad en el niño≫.

4. Apego inseguro-desorganizado

En el experimento, cuando las madres regresaban a la habitación, los bebés tenían un comportamiento errático. Las reacciones eran diversas: se quedaban paralizados, se golpeaban a sí mismos, batían sus cabezas contra el suelo, daban vueltas en círculos o se iban a una esquina del cuarto, lejos de sus madres. Los bebés no veían a sus progenitoras como una fuente de consuelo, así que buscaban otros medios para hacerlo por su propia cuenta.

El apego inseguro-desorganizado se da cuando los padres tienen miedo o provocan temor en sus hijos. Pueden abusar emocional, física o sexualmente de sus hijos, sufrir de enfermedades mentales o ser adictos a alguna sustancia. Algunos de estos padres aman a sus hijos, pero son incapaces de ayudar a sus hijos a descifrar el mundo que los rodea. Los hijos crecen viendo al mundo exterior como un lugar confuso y aterrador. Además, no saben manejar el estrés y tienen un comportamiento abrupto, errático e impulsivo.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

–Bargh, J. (2017). Before you know it (1era ed., pp. 56-67). New York: Touchstone.
–Thompson, C. (2010). Anatomy of the soul (1era ed., pp. 109-134). Carol Stream, Illinois: Tyndale Momentum.

¿Por qué los padres mienten a sus hijos?

Según un estudio1, la gran mayoría de padres mienten a sus hijos. Algunas mentiras frecuentes conciernen comportamientos que los padres esperan que sus hijos cambien. La mentira más común es decirles que les dejarán solos si comportan mal en algún lugar público. Pero también se da cuando intentan hacerles comer un alimento que a ellos no les gusta o cuando prometen comprarles algo y nunca lo cumplen. Hay otros casos en los que se miente sobre temas más serios con el fin de proteger la inocencia del niño o con la esperanza de no herirlo. Sin embargo, mentir a los hijos tiene consecuencias a largo plazo.

Cuando la figura de autoridad promueve la honestidad en su hogar y luego omite esta regla, está dejando un mal ejemplo a su hijo. Kang Lee2, investigador de la Universidad de Toronto, Canadá, afirma que sus hallazgos ≪demuestran que incluso los padres que más promovieron la importancia de la honestidad con sus hijos, estaban comprometidos en la crianza de los hijos mintiendo≫. Puede que muchos padres vean a la mentira como un recurso para salir de apuros o situaciones embarazosas. Pero, ≪si es constantemente utilizada, puede estar impidiendo oportunidades de aprendizaje para el niño≫, afirma Victoria Talwar3 de la universidad McGill en Montreal.

Otra de las consecuencias negativas de esta práctica es que una vez que el hijo se entera de la verdad, puede tener problemas de autoestima y dudar de sí mismo. ≪Cuando se le dice a un niño que su verdad es una mentira, su duda se generaliza a una desconfianza del mundo exterior≫, afirma Kate Roberts, y además asegura que ser capaz de confiar en uno mismo durante la niñez es ≪un elemento fundamental para una personalidad sana≫.

Un estudio publicado en la revista Frontiers of Psychology4 encontró que el engaño en la niñez repercute en la adultez. Sus conclusiones revelaron que aquellos a quienes les mintieron durante la infancia tienen una tendencia a hacer lo mismo y experimentan mayores problemas de ajustes psicosociales en la edad adulta. Todo esto está asociado con resultados morales y sociales negativos más adelante en la vida.

Los padres son responsables por el futuro de sus hijos; por lo tanto, es su deber pensar bien antes de decirles una mentira. Una decisión guiada por el momento puede dejar una huella imborrable en el futuro de sus seres queridos.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Coughlan, S. (2013). Most parents 'lie to children'. Recuperado el 28 de marzo de 2019, de https://www.bbc.com/news/education-21144827
2, 3Bryner, J. (2009). Parents Lie to Children Surprisingly Often. Recuperado el 28 de marzo de 2019, de https://www.livescience.com/7907-parents-lie-children-surprisingly.html
4Santos, R., Zanette, S., Kwok, S., Heyman, G., & Lee, K. (2017). Exposure to Parenting by Lying in Childhood: Associations with Negative Outcomes in Adulthood. Frontiers In Psychology8. doi: 10.3389/fpsyg.2017.01240

Send this to a friend