pasajes de la Biblia Archives | CVCLAVOZ

All posts in “pasajes de la Biblia”

Versículos bíblicos para leer en funerales 1

Versículos bíblicos para leer en funerales

Los funerales suelen ser tristes y dolorosos, pero también son momentos oportunos para brindar consuelo y esperanza. La Biblia nos dice que la muerte no es el final, que es una transición para vivir nuestro verdadero destino: la eternidad. Estos son algunos versículos bíblicos que hablan acerca de la muerte y la esperanza que tenemos con Cristo.

Génesis 3:19 (NTV)

«Con el sudor de tu frente obtendrás alimento para comer hasta que vuelvas a la tierra de la que fuiste formado. Pues fuiste hecho del polvo, y al polvo volverás.»

Salmos 23:1-4 (RVR1960)

«Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento.»

Salmos 48:14 (RVC)

«¡Éste es nuestro Dios, ahora y para siempre! ¡El Dios nuestro nos guiará más allá de la muerte!»

Salmos 116:15 (RVR1960)

«Estimada es a los ojos de Jehová la muerte de sus santos.»

Eclesiastés 3:1-4 (TLA)

«En esta vida todo tiene su momento; hay un tiempo para todo:

Hoy nacemos,
mañana morimos;
hoy plantamos,
mañana cosechamos;
hoy herimos,
mañana curamos;
hoy destruimos,
mañana edificamos;
hoy lloramos,
mañana reímos;
hoy guardamos luto,
mañana bailamos de gusto.»

Isaías 25:8 (NTV)

«¡Él devorará a la muerte para siempre! El Señor Soberano secará todas las lágrimas y quitará para siempre los insultos y las burlas contra su tierra y su pueblo. ¡El Señor ha hablado!»

Mateo 5:4 (RVR1960)

«Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.»

Juan 16:22 (NVI)

«Lo mismo les pasa a ustedes: Ahora están tristes, pero cuando vuelva a verlos se alegrarán, y nadie les va a quitar esa alegría.»

Romanos 6:23 (TLA)

«Quien sólo vive para pecar, recibirá como castigo la muerte. Pero Dios nos regala la vida eterna por medio de Cristo Jesús, nuestro Señor.»

Romanos 8:31-39 (PDT)

«¿Qué podemos decir de todo esto? Si Dios está a nuestro favor, nadie podrá estar contra nosotros. Dios mostró su favor hacia nosotros hasta tal punto que dio a su propio Hijo para que muriera por nosotros. Siendo así, ¿cómo no nos va a dar, junto con él, todo lo que tiene? ¿Quién podrá acusar al pueblo que Dios ha elegido? Dios es el que nos aprueba. ¿Quién va a condenarnos? Cristo fue quien murió por nosotros y además resucitó. Ahora Cristo está sentado a la derecha de Dios y está rogando por nosotros. ¿Podrá algo separarnos del amor de Cristo? Ni las dificultades, ni los problemas, ni las persecuciones, ni el hambre, ni la desnudez, ni el peligro ni tampoco la muerte. Así está escrito:

“Por ti estamos siempre en peligro de muerte, nos tratan como si fuéramos ovejas que van al matadero.”

Más bien, en todo esto salimos más que victoriosos por medio de Dios quien nos amó. Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los poderes diabólicos, ni lo presente, ni lo que vendrá en el futuro, ni poderes espirituales, ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada podrá separarnos del amor de Dios que se encuentra en nuestro Señor Jesucristo.»

Romanos 14:7-9 (RVR1960)

«Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí. Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos. Porque Cristo para esto murió y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven.»

1 Corintios 15:20-23 (PDT)

«Pero en realidad Cristo ha resucitado y fue el primero de todos los que serán resucitados de la muerte. Así como la muerte llegó a la humanidad por medio de un hombre, también por medio de un hombre llega la resurrección. Así como Adán trajo la muerte a todos, Cristo nos traerá vida a todos nosotros. Pero todos deben ser resucitados en cierto orden. Primero fue Cristo y luego, cuando Cristo regrese, serán resucitados también los que pertenecen a él.»

1 Corintios 15:54-57 (TLA)

«Cuando esto suceda, se cumplirá lo que dice la Biblia:

“¡La muerte ha sido destruida! ¿Dónde está ahora su victoria? ¿Dónde está su poder para herirnos?”

El pecado produce la muerte, y existe porque hay una ley. ¡Pero gracias a Dios, podemos vencerlo por medio de nuestro Señor Jesucristo!»

2 Corintios 5:6-8 (RVA-2015)

«Así vivimos, confiando siempre y comprendiendo que durante nuestra estancia en el cuerpo peregrinamos ausentes del Señor. Porque andamos por fe, no por vista. Pues confiamos y consideramos mejor estar ausentes del cuerpo, y estar presentes delante del Señor.»

Apocalipsis 2:10 (TLA)

«No tengas miedo de lo que vas a sufrir. El diablo meterá a algunos de ustedes en la cárcel, para ver si en verdad confían en mí. Durante algún tiempo, ustedes tendrán muchas dificultades; pero si confían en mí hasta la muerte, yo les daré como premio la vida eterna.»

Apocalipsis 14:13 (NVI)

«Entonces oí una voz del cielo, que decía: “Escribe: Dichosos los que de ahora en adelante mueren en el Señor”. “Sí —dice el Espíritu—, ellos descansarán de sus fatigosas tareas, pues sus obras los acompañan”.»

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Versículos bíblicos sobre la oración 2

Versículos bíblicos sobre la oración

La oración es el medio por el cual nos comunicamos con Dios. La Biblia nos enseña que es algo que debemos practicar a diario y que nos acerca a Jesús. Estos son algunos versículos sobre la oración:

Esdras 8:23 (TLA)

«Así que ayunamos y oramos a Dios pidiéndole que nos cuidara, y él nos escuchó.»

Job 42:10 (NTV)

«Cuando Job oró por sus amigos, el Señor le restauró su bienestar. Es más, ¡el Señor le dio el doble de lo que antes tenía!»

Salmos 143:1 (RVR1960)

«Oh Jehová, oye mi oración, escucha mis ruegos; respóndeme por tu verdad, por tu justicia.»

Jeremías 29:12-13 (NTV)

«En esos días, cuando oren, los escucharé. Si me buscan de todo corazón, podrán encontrarme.»

Mateo 6:6-13 (DHH)

«Pero tú, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre en secreto. Y tu Padre, que ve lo que haces en secreto, te dará tu premio. Y al orar no repitan ustedes palabras inútiles, como hacen los paganos, que se imaginan que cuanto más hablen más caso les hará Dios. No sean como ellos, porque su Padre ya sabe lo que ustedes necesitan, antes que se lo pidan. Ustedes deben orar así:

“Padre nuestro que estás en el cielo,
santificado sea tu nombre.
Venga tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra,
así como se hace en el cielo.
Danos hoy el pan que necesitamos.
Perdónanos el mal que hemos hecho,
así como nosotros hemos perdonado
a los que nos han hecho mal.
No nos expongas a la tentación,
sino líbranos del maligno.”»

Mateo 21:22 (RVC)

«Si ustedes creen, todo lo que pidan en oración lo recibirán.»

Mateo 26:41 (NVI)

«Estén alerta y oren para que no caigan en tentación. El espíritu está dispuesto, pero el cuerpo es débil»

Marcos 11:23-26 (TLA)

«Les aseguro que, si tienen confianza y no dudan del poder de Dios, todo lo que pidan en sus oraciones sucederá. Si le dijeran a esta montaña: “Quítate de aquí y échate en el mar”, así sucedería. Sólo deben creer que ya está hecho lo que han pedido. Cuando oren, perdonen todo lo malo que otra persona les haya hecho. Así Dios, su Padre que está en el cielo, les perdonará a ustedes todos sus pecados.»

Lucas 6:28 (RVA-2015)

«Bendigan a los que los maldicen y oren por los que los maltratan.»

Lucas 11:13 (BLPH)

«Pues si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¿cuanto más el Padre que está en el cielo dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan?»

Juan 14:13-14 (RVC)

«Y todo lo que pidan al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo piden en mi nombre, yo lo haré.»

Hechos 4:31 (BLPH)

«Apenas terminaron de orar, tembló el lugar donde estaban reunidos y todos quedaron llenos del Espíritu Santo. Así pudieron luego proclamar el mensaje de Dios con plena libertad.»

Romanos 12:12 (BLPH)

«Vivan alegres por la esperanza, animosos en la tribulación y constantes en la oración.»

Romanos 8:26 (PDT)

«De igual manera, el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad. Por ejemplo, cuando no sabemos qué pedirle a Dios, el Espíritu mismo le pide a Dios por nosotros. El Espíritu le habla a Dios a través de gemidos imposibles de expresar con palabras.»

Filipenses 4:6 (NTV)

«No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho.»

Colosenses 4:2 (RVC)

«Dedíquense a la oración, y sean constantes en sus acciones de gracias.»

1 Tesalonicenses 5:17-18 (NVI)

«Oren sin cesar, den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús.»

Santiago 1:5-6 (NTV)

«Si necesitan sabiduría, pídansela a nuestro generoso Dios, y él se la dará; no los reprenderá por pedirla. Cuando se la pidan, asegúrense de que su fe sea solamente en Dios, y no duden, porque una persona que duda tiene la lealtad dividida y es tan inestable como una ola del mar que el viento arrastra y empuja de un lado a otro.»

Santiago 4:1-3 (TLA)

«¿Saben por qué hay guerras y pleitos entre ustedes? ¡Pues porque no saben dominar su egoísmo y su maldad! Son tan envidiosos que quisieran tenerlo todo, y cuando no lo pueden conseguir, son capaces hasta de pelear, matar y promover la guerra. ¡Pero ni así pueden conseguir lo que quieren! Ustedes no tienen, porque no se lo piden a Dios. Y cuando piden, lo hacen mal, porque lo único que quieren es satisfacer sus malos deseos.»

Santiago 5:14-16 (RVA-2015)

«¿Está enfermo alguno de ustedes? Que llame a los ancianos de la iglesia y que oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe dará salud al enfermo, y el Señor lo levantará. Y si ha cometido pecados le serán perdonados. Por tanto, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros de manera que sean sanados. La ferviente oración del justo, obrando eficazmente, puede mucho.»

1 Pedro 3:12 (RVR1960)

«Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a sus oraciones; pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal.»

1 Pedro 4:7 (RVC)

«El fin de todo se acerca. Por lo tanto, pórtense juiciosamente y no dejen de orar.»

1 Juan 5:14-15 (TLA)

«Confiamos en Dios, pues sabemos que él nos oye, si le pedimos algo que a él le agrada. Y así como sabemos que él oye nuestras oraciones, también sabemos que ya nos ha dado lo que le hemos pedido.»

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Los versículos bíblicos más cortos para memorizar 3

Los versículos bíblicos más cortos para memorizar

Memorizar versículos bíblicos es una forma de recordar la Palabra de Dios en toda situación. Sin embargo, a veces resulta difícil recordar textos de la Biblia cuando los párrafos son largos, pero una forma práctica para memorizarlos es comenzar con los más cortos. A continuación están algunos de los que son más fáciles de retener:

 

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

10 versículos bíblicos para leer con tu pareja 4

10 versículos bíblicos para leer con tu pareja

Dios instituyó el matrimonio y por lo tanto, la Biblia es el mejor libro para aprender sobre las relaciones amorosas. Por lo cual, las parejas deben tener un tiempo en donde puedan leer la Biblia juntos, reflexionar sobre la lectura y examinar qué pueden aplicar en su vida. Esto no solo es para el crecimiento de su relación, sino también para su madurez personal y espiritual. Estos son algunos de los versículos que pueden estudiar juntos:

Acerca de los roles en el matrimonio y el respeto mutuo:

Efesios 5:22-33 (RVA-2015)

«Las casadas estén sujetas a sus propios esposos como al Señor, porque el esposo es cabeza de la esposa así como Cristo es cabeza de la iglesia, y él mismo es salvador de su cuerpo. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, de igual manera las esposas lo estén a sus esposos en todo.
Esposos, amen a sus esposas así como también Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella, a fin de santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua con la palabra, para presentársela a sí mismo una iglesia gloriosa que no tenga mancha ni arruga ni cosa semejante sino que sea santa y sin falta. De igual manera, los esposos deben amar a sus esposas como a sus propios cuerpos. El que ama a su esposa, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propio cuerpo; más bien, lo sustenta y lo cuida tal como Cristo a la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo.
Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carneGrande es este misterio, pero lo digo respecto de Cristo y de la iglesia. Por tanto, cada uno de ustedes ame a su esposa como a sí mismo, y la esposa respete a su esposo.»

Con respecto a poner a Dios en el primer lugar de su relación:

Mateo 6:31-34 (RVA-2015)

«Por tanto, no se afanen diciendo: ‘¿Qué comeremos?’ o ‘¿Qué beberemos?’ o ‘¿Con qué nos cubriremos?’. Porque los gentiles buscan todas estas cosas, pero el Padre de ustedes que está en los cielos sabe que tienen necesidad de todas estas cosas. Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas. Así que, no se afanen por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su propio afán. Basta a cada día su propio mal.»

Sobre la crianza de hijos y la disciplina de Dios:

Proverbios 3:11-12 (RVA-2015)

«No deseches, hijo mío, la disciplina del Señor ni te resientas por su reprensión; porque el SEÑOR disciplina al que ama, como el padre al hijo a quien quiere.»

Con respecto a la apariencia y las intenciones del corazón:

1 Pedro 3:3-4 (RVA-2015)

«Su adorno no sea el exterior, con arreglos ostentosos del cabello y adornos de oro ni en vestir ropa lujosa; sino que sea la persona interior del corazón en lo incorruptible de un espíritu tierno y tranquilo. Esto es de gran valor delante de Dios.»

Acerca de las deudas y el amor a otros:

Romanos 13:8 (RVA-2015)

«No deban a nadie nada salvo el amarse unos a otros, porque el que ama al prójimo ha cumplido la ley.»

Sobre las discusiones y el perdón:

Efesios 4:31-32 (RVA-2015)

«Quítense de ustedes toda amargura, enojo, ira, gritos y calumnia, junto con toda maldad. Más bien, sean bondadosos y misericordiosos los unos con los otros, perdonándose unos a otros como Dios también los perdonó a ustedes en Cristo.»

Cómo el amor de Dios para con nosotros debe ser un ejemplo para amar a la pareja:

1 Juan 4:9-11 (RVA-2015)

«En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros: en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo en expiación por nuestros pecados. Amados, ya que Dios nos amó así, también nosotros debemos amarnos unos a otros.»

Acerca de la fidelidad hacia la pareja:

Hebreos 13:4 (NTV)

«Honren el matrimonio, y los casados manténganse fieles el uno al otro. Con toda seguridad, Dios juzgará a los que cometen inmoralidades sexuales y a los que cometen adulterio.»

Sobre las acciones y la gratitud:

Colosenses 3:17 (RVA-2015)

«Y todo lo que hagan, sea de palabra o de hecho, háganlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.»

Con respecto a la unidad en la relación:

Eclesiastés 4:12 (TLA)

«Una sola persona puede ser vencida, pero dos ya pueden defenderse; y si tres unen sus fuerzas, ya no es fácil derrotarlas.»

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Versículos bíblicos para celebrar el Año Nuevo 5

Versículos bíblicos para celebrar el Año Nuevo

El Año Nuevo se celebra en distintas fechas en algunos países, sin embargo, más que un día en especial, es una pausa en el tiempo que nos ayuda a ver qué hicimos bien o mal durante el año, y cuáles son nuestros planes para el siguiente. En este último día del año debemos aprovechar en dar gracias a Dios por las bendiciones que nos ha dado y también por las oportunidades que nos brindará en el futuro.

Estos son algunos versículos bíblicos que nos ayudan a recordar que los planes de Dios siempre son mejores que los nuestros y que debemos confiar en Él cada minuto de nuestras vidas:

1 Crónicas 16:11-12 (RVC)

«¡Busquen el poder del Señor! ¡Busquen siempre a Dios! ¡Recuerden sus grandes maravillas, sus hechos prodigiosos y sus sabias sentencias!»

Salmos 31:23-24 (PDT)

«¡Seguidores de Dios, amen al SeñorEl Señor protege a los que le son fieles, y les da a los soberbios el castigo que se merecen. Sean fuertes y valientes, todos los que esperan la ayuda del Señor.»

Proverbios 16:9 (RVA)

«El corazón del hombre piensa su camino: Mas Jehová endereza sus pasos.»

Proverbios 23:18 (RVR1995)

«Porque ciertamente hay un porvenir y tu esperanza no será frustrada.»

Isaías 40:31 (NTV)

«En cambio, los que confían en el Señor encontrarán nuevas fuerzas; volarán alto, como con alas de águila. Correrán y no se cansarán; caminarán y no desmayarán.»

Isaías 43:18-19 (TLA)

«Y ahora, Dios le dice a su pueblo:
“No recuerden ni piensen más en las cosas del pasado. Yo voy a hacer algo nuevo, y ya he empezado a hacerlo. Estoy abriendo un camino en el desierto y haré brotar ríos en la tierra seca.”»

Lamentaciones 3:22-23 (RVR1977)

«Las gracias de Jehová no se han acabado, sus misericordias no se han agotado. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.»

Miqueas 7:7 (BLPH)

«Pero yo pongo mi confianza en el Señor, espero en Dios, mi salvador, seguro de que mi Dios me escuchará.»

Efesios 4:22-24 (TLA)

«Por eso, ya no vivan ni se conduzcan como antes, cuando los malos deseos dirigían su manera de vivir. Ustedes deben cambiar completamente su manera de pensar, y ser honestos y santos de verdad, como corresponde a personas que Dios ha vuelto a crear, para ser como él.»

Santiago 1:17-18 (PDT)

«Todo lo bueno que hemos recibido, todo don perfecto que viene de arriba es de Dios, del Padre creador de los astros del cielo, en quien nunca hay cambio ni sombra. Dios, por su libre decisión, nos dio nueva vida por medio del mensaje de la verdad para que nosotros fuéramos lo mejor que se le ofrece a Dios de la creación entera.»

1 Corintios 15:57 (NBV)

«¡Gracias a Dios que nos da la victoria por medio de Jesucristo, nuestro Señor!»

2 Corintios 5:17 (NTV)

«Esto significa que todo el que pertenece a Cristo se ha convertido en una persona nueva. La vida antigua ha pasado; ¡una nueva vida ha comenzado!»

Apocalipsis 21:5-6 (RVA-2015)

«El que estaba sentado en el trono dijo: “He aquí yo hago nuevas todas las cosas”. Y dijo: “Escribe, porque estas palabras son fieles y verdaderas”. Me dijo también: “¡Está hecho! Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tenga sed, yo le daré gratuitamente de la fuente de agua de vida”.»

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Versículos en el Antiguo Testamento sobre el nacimiento de Jesús 6

Versículos en el Antiguo Testamento sobre el nacimiento de Jesús

El nacimiento de Jesús se encuentra narrado en los evangelios y la mayoría de personas asume que solo allí se encuentra esta historia. Sin embargo, cientos de años antes que Jesús naciera, los profetas ya habían anunciado su llegada y lo plasmaron en los libros del Antiguo Testamento. Hay muchas profecías que se refieren a la llegada de Jesús, su vida, ministerio y muerte, pero los que se mencionan a continuación son los que se refieren únicamente a su nacimiento:

Génesis 49:10 (RVA-2015)

«El cetro no será quitado de Judá ni la vara de autoridad de entre sus pies, hasta que venga Siloh; y le obedecerán los pueblos.»

Miqueas 5:2 (RVA-2015)

«Pero tú, oh Belén Efrata, aunque eres pequeña entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será el gobernante de Israel, cuyo origen es antiguo desde los días de la eternidad.»

Isaías 7:14 (RVA-2015)

«Por tanto, el mismo Señor les dará la señal: He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel.»

Isaías 9:6 (RVR1960)

«Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.»

Isaías 11:1-4 (NTV)

«Del tocón de la familia de David saldrá un brote.
Sí, un Retoño nuevo que dará fruto de la raíz vieja.
Y el Espíritu del Señor reposará sobre él:
el Espíritu de sabiduría y de entendimiento,
el Espíritu de consejo y de poder,
el Espíritu de conocimiento y de temor del Señor.
Él se deleitará en obedecer al Señor;
no juzgará por las apariencias
ni tomará decisiones basadas en rumores.
Hará justicia a los pobres
y tomará decisiones imparciales con los que son explotados.
La tierra temblará con la fuerza de su palabra,
y bastará un soplo de su boca para destruir a los malvados.»

Jeremías 23:5 (RVR1995)

«Vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichoso y actuará conforme al derecho y la justicia en la tierra.»

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Versículos bíblicos acerca de la ayuda al prójimo 7

Versículos bíblicos acerca de la ayuda al prójimo

Dios es amor y cuando le aceptamos en nuestra vida debemos compartir con otros ese amor que recibimos por medio de acciones de solidarias. En la Biblia, la historia del Buen Samaritano, que se encuentra en Lucas 10:25-37, es la más conocida en cuanto a la ayuda al prójimo; sin embargo, hay otros versículos que también nos instan a apoyar a los demás y proveer para sus necesidades. Estos son algunos de ellos:

Deuteronomio 15:10-11 (TLA)

«Mejor ayuden siempre al pobre, y háganlo con alegría. Si lo hacen, les irá bien y Dios los bendecirá en todo lo que hagan. En este mundo siempre habrá gente pobre. Por eso les ordeno que sean generosos con la gente pobre y necesitada del país».

Proverbios 3:27-28 (RVR1995)

«Si tienes poder para hacer el bien, no te rehúses a hacérselo a quien lo necesite; no digas a tu prójimo: “Vete, vuelve de nuevo, mañana te daré”, cuando tengas contigo qué darle».

Proverbios 19:17 (CST)

«Servir al pobre es hacerle un préstamo al SeñorDios pagará esas buenas acciones».

Proverbios 22:9 (TLA)

«Dios bendice al que es generoso y al que comparte su pan con los pobres».

Mateo 5:15-16 (NTV)

«Nadie enciende una lámpara y luego la pone debajo de una canasta. En cambio, la coloca en un lugar alto donde ilumina a todos los que están en la casa. De la misma manera, dejen que sus buenas acciones brillen a la vista de todos, para que todos alaben a su Padre celestial».

Mateo 10:8 (RVA-2015)

«Sanen enfermos, resuciten muertos, limpien leprosos, echen fuera demonios. De gracia han recibido; den de gracia».

Mateo 25:44-45 (TLA)

«Ellos me responderán: “Señor, nunca te vimos con hambre o con sed. Nunca supimos que tuviste que salir de tu país, ni te vimos sin ropa. Tampoco supimos que estuviste enfermo o en la cárcel. Por eso no te ayudamos.” Entonces les contestaré: “Como ustedes no ayudaron ni a una de las personas menos importantes de este mundo, yo considero que tampoco me ayudaron a mí.”»

Lucas 3:10-11 (PDT)

«La multitud le preguntó:
—¿Entonces qué debemos hacer?
Juan les contestó:
—El que tenga dos mantos que le dé uno al que no tiene y el que tenga comida que la comparta.»

Lucas 6:38 (PDT)

«Den a los demás y ustedes también recibirán. Se les dará una cantidad mayor a la que puedan contener en su regazo, aunque se la haya agitado y apretado al máximo, siempre se rebosará. Porque con la misma medida que ustedes midan a los demás, Dios los volverá a medir a ustedes».

Lucas 12:33-34 (TLA)

«Vendan lo que tienen, y repartan ese dinero entre los pobres. Fabríquense bolsas que nunca se rompan, y guarden en el cielo lo más valioso de su vida. Allí, los ladrones no podrán robar, ni la polilla podrá destruir. Recuerden que la verdadera riqueza consiste en obedecerme de todo corazón».

Romanos 12:13-14 (BLPH)

«Solidarícense con las necesidades de los creyentes; practiquen la hospitalidad; bendigan a los que los persiguen y no maldigan jamás».

Romanos 15:1-2 (RVA-2015)

«Así que, los que somos más fuertes debemos sobrellevar las flaquezas de los débiles y no agradarnos a nosotros mismos. Cada uno de nosotros agrade a su prójimo para el bien, con miras a la edificación».

Gálatas 6:2 (BLPH)

«Ayúdense mutuamente a soportar las dificultades, y así cumplirán la ley de Cristo».

Efesios 4:28 (NTV)

«Si eres ladrón, deja de robar. En cambio, usa tus manos en un buen trabajo digno y luego comparte generosamente con los que tienen necesidad».

Filipenses 2:4 (DHH)

«Ninguno busque únicamente su propio bien, sino también el bien de los otros».

Hebreos 6:10 (PDT)

«Dios no es injusto para olvidarse de todo el trabajo que han hecho y recordará que ustedes le han demostrado su amor ayudando al pueblo de Dios y que continúan haciéndolo».

Hebreos 13:16 (DHH)

«No se olviden ustedes de hacer el bien y de compartir con otros lo que tienen; porque éstos son los sacrificios que agradan a Dios».

Santiago 2:14-17 (PDT)

«Hermanos míos, ¿de qué puede servir que alguien diga que tiene fe si no hace el bien? ¿Lo podrá salvar esa clase de fe? Supongamos que un hermano o hermana tiene necesidad de vestido o comida. Llega uno de ustedes y le dice: “¡Que Dios lo bendiga, abríguese y aliméntese!” Sin embargo, si no le da lo que realmente necesita en ese momento, ¿de qué sirve? De la misma manera, si la fe no está acompañada de hechos, así sola está muerta.»

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Versículos bíblicos para cuando tengas problemas 8

Versículos bíblicos para cuando tengas problemas

Los problemas y los momentos difíciles son los que deberían acercarnos a Dios aun más, pero muchas veces sucede lo contrario. Una manera de crecer en nuestra relación con Jesús incluso en medio de los problemas es leyendo la Biblia. En ella encontramos versículos que nos ayudan a tener fortaleza y esperanza en medio del caos.

Salmos 27:1 (TLA)

«Dios mío, tú eres mi luz y mi salvación; ¿de quién voy a tener miedo? Tú eres quien protege mi vida; ¡nadie me infunde temor!»

Proverbios 3:5-6 (NTV)

«Confía en el Señor con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento. Busca su voluntad en todo lo que hagas, y él te mostrará cuál camino tomar.»

Isaías 41:13 (RVA-2015)

«Porque yo, el Señor, soy tu Dios que te toma fuertemente de tu mano derecha y te dice: ‘No temas; yo te ayudo’.»

Romanos 5:3-5 (PDT)

«Pero hay más, podemos sentirnos felices aun cuando tenemos sufrimientos porque los sufrimientos nos enseñan a ser pacientes. Si tenemos paciencia, nuestro carácter se fortalece y con un carácter así, nuestra esperanza aumenta. Esa esperanza no nos va a fallar porque Dios nos dio el Espíritu Santo, quien ha derramado el amor de Dios en nosotros.»

Romanos 8:17-18 (NTV)

«Así que como somos sus hijos, también somos sus herederos. De hecho, somos herederos junto con Cristo de la gloria de Dios; pero si vamos a participar de su gloria, también debemos participar de su sufrimiento. Sin embargo, lo que ahora sufrimos no es nada comparado con la gloria que él nos revelará más adelante.»

Romanos 8:28 (PDT)

«Sabemos que Dios obra en toda situación para el bien de los que lo aman, los que han sido llamados por Dios de acuerdo a su propósito.»

Santiago 1:2-4 (NTV)

«Amados hermanos, cuando tengan que enfrentar cualquier tipo de problemas, considérenlo como un tiempo para alegrarse mucho porque ustedes saben que, siempre que se pone a prueba la fe, la constancia tiene una oportunidad para desarrollarse. Así que dejen que crezca, pues una vez que su constancia se haya desarrollado plenamente, serán perfectos y completos, y no les faltará nada.»

Santiago 1:12 (RVA-2015)

«Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba porque, cuando haya sido probado, recibirá la corona de vida que Dios ha prometido a los que lo aman.»

Santiago 1:19-21 (NTV)

«Mis amados hermanos, quiero que entiendan lo siguiente: todos ustedes deben ser rápidos para escuchar, lentos para hablar y lentos para enojarse. El enojo humano no produce la rectitud que Dios desea. Así que quiten de su vida todo lo malo y lo sucio, y acepten con humildad la palabra que Dios les ha sembrado en el corazón, porque tiene el poder para salvar su alma.»

1 Pedro 5:6-7 (DHH)

«Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los enaltezca a su debido tiempo. Dejen todas sus preocupaciones a Dios, porque él se interesa por ustedes.»

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Versículos bíblicos acerca de la muerte 9

Versículos bíblicos acerca de la muerte

La muerte es una etapa por la cual todo ser humano está obligado a pasar. Muchos ven a la muerte como el final de la vida, pero en realidad es el comienzo de nuestra verdadera vida. La Biblia nos enseña que nuestro destino final no se encuentra en esta Tierra, sino en la eternidad. La vida que tenemos ahora es pasajera y no debemos aferrarnos a ella. Es por esta razón que en la Palabra de Dios aprendemos que nuestra mirada debe centrarse en la vida eterna y no en lo terrenal. Para aprender más sobre lo que dice la Biblia acerca de la muerte física, estos son algunos versículos.

Eclesiastés 9:5-6 (NVI)

“Porque los vivos saben que han de morir, pero los muertos no saben nada ni esperan nada, pues su memoria cae en el olvido. Sus amores, odios y pasiones llegan a su fin, y nunca más vuelven a tener parte en nada de lo que se hace en esta vida.”

Eclesiastés 12:7 (TLA)

“Cuando llegue ese día, volverás a ser polvo, porque polvo fuiste, y el espíritu volverá a Dios, pues él fue quien lo dio.”

Mateo 10:28 (RVA-2015)

“No teman a los que matan el cuerpo pero no pueden matar al alma. Más bien, teman a aquel que puede destruir tanto el alma como el cuerpo en el infierno.”

Juan 11:25-26 (PDT)

“Jesús le dijo:

—Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá. Si alguien vive y cree en mí, realmente no morirá jamás. ¿Crees esto?”

Romanos 14:7-9 (TLA)

“Nuestra vida y nuestra muerte ya no son nuestras, sino que son de Dios. Si vivimos o morimos, es para honrar al Señor Jesucristo. Ya sea que estemos vivos, o que estemos muertos, somos de él. En realidad, Jesucristo murió y resucitó para tener autoridad sobre los vivos y los muertos.”

Hebreos 9:27 (TLA)

“Todos nosotros moriremos una sola vez, y después vendrá el juicio.”

1 Corintios 15:51-57 (NTV)

“Pero permítanme revelarles un secreto maravilloso. ¡No todos moriremos, pero todos seremos transformados! Sucederá en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, cuando se toque la trompeta final. Pues, cuando suene la trompeta, los que hayan muerto resucitarán para vivir por siempre. Y nosotros, los que estemos vivos, también seremos transformados. Pues nuestros cuerpos mortales tienen que ser transformados en cuerpos que nunca morirán; nuestros cuerpos mortales deben ser transformados en cuerpos inmortales. Entonces, cuando nuestros cuerpos mortales hayan sido transformados en cuerpos que nunca morirán, se cumplirá la siguiente Escritura:

«La muerte es devorada en victoria. Oh muerte, ¿dónde está tu victoria? Oh muerte, ¿dónde está tu aguijón?».

Pues el pecado es el aguijón que termina en muerte, y la ley le da al pecado su poder. ¡Pero gracias a Dios! Él nos da la victoria sobre el pecado y la muerte por medio de nuestro Señor Jesucristo.”

1 Tesalonicenses 4:13-14 (NVI)

“Hermanos, no queremos que ignoren lo que va a pasar con los que ya han muerto, para que no se entristezcan como esos otros que no tienen esperanza. ¿Acaso no creemos que Jesús murió y resucitó? Así también Dios resucitará con Jesús a los que han muerto en unión con él.”

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Versículos bíblicos sobre la crianza de hijos 10

Versículos bíblicos sobre la crianza de hijos

Para Dios, la relación entre padres e hijos es tan importante que se pone a sí mismo como ejemplo de Padre. Esto nos da una idea de la clase de padres que espera que seamos. En la Biblia hay varios versículos bíblicos que animan, alientan e instruyen a los padres de cualquier época, para guiar a sus hijos en el bien. Estos son algunos de ellos:

Deuteronomio 6:6-7 (TLA)

“Apréndete de memoria todas las enseñanzas que hoy te he dado, y repítelas a tus hijos a todas horas y en todo lugar: cuando estés en tu casa o en el camino, y cuando te levantes o cuando te acuestes.”

Salmos 127:3-5 (TLA)

“Los hijos que tenemos son un regalo de Dios. Los hijos que nos nacen son nuestra recompensa. Los hijos que nos nacen cuando aún somos jóvenes, hacen que nos sintamos seguros, como guerreros bien armados. Quien tiene muchos hijos, bien puede decir que Dios lo ha bendecido. No tendrá de qué avergonzarse cuando se defienda en público delante de sus enemigos.”

Proverbios 3:11-12 (NVI)

“Hijo mío, no desprecies la disciplina del Señorni te ofendas por sus reprensiones. Porque el Señor disciplina a los que ama, como corrige un padre a su hijo querido.”

Proverbios 13:24 (TLA)

“Si amas a tu hijo, corrígelo; si no lo amas, no lo castigues.”

Proverbios 22:6 (RVR1977)

“Instruye al niño en el buen camino, y aun cuando envejezca no se apartará de él.”

Proverbios 29:15 (NTV)

“Disciplinar a un niño produce sabiduría, pero un hijo sin disciplina avergüenza a su madre.”

Proverbios 29:17 (RVR1960)

“Corrige a tu hijo, y te dará descanso, y dará alegría a tu alma.”

Hebreos 12:10-11 (DHH)

“Nuestros padres aquí en la tierra nos corregían durante esta corta vida, según lo que les parecía más conveniente; pero Dios nos corrige para nuestro verdadero provecho, para hacernos santos como él. Ciertamente, ningún castigo es agradable en el momento de recibirlo, sino que duele; pero si uno aprende la lección, el resultado es una vida de paz y rectitud.”

Efesios 6:4 (BLPH)

“Y ustedes, los padres, no hagan de sus hijos unos resentidos; edúquenlos, más bien, instrúyanlos y corríjanlos como lo haría el Señor.”

Colosenses 3:21 (BLPH)

“Por lo que toca a ustedes, padres, eduquen con tacto a sus hijos, para que no se desalienten.”

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Versículos bíblicos acerca del cielo 11

Versículos bíblicos acerca del cielo

El cielo es un lugar que Jesús tiene preparado para aquellos que le aceptan en sus vidas y sigan sus enseñanzas. También es donde se encuentra Dios y donde nos está esperando. La Biblia dice que por su amor y gracia, todos los que acepten a Jesús tenemos la seguridad de pasar la eternidad con él. Algunos versículos que nos ilustran cómo será el cielo y cómo se puede llegar, son:

Mateo 6:19-20 (NVI)

“No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar.”

Mateo 7:13-14 (DHH)

“Entren por la puerta angosta. Porque la puerta y el camino que llevan a la perdición son anchos y espaciosos, y muchos entran por ellos; pero la puerta y el camino que llevan a la vida son angostos y difíciles, y pocos los encuentran.”

Lucas 23:43 (RVR1960)

“Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.”

Juan 14:2-4 (NBD)

“En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar. Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté. Ustedes ya conocen el camino para ir adonde yo voy.”

Hechos 1:9-11 (PDT)

“Después de decir esto, Jesús fue llevado al cielo. Mientras ellos lo miraban, una nube lo tapó y no lo volvieron a ver. Estando todavía con la vista fija en el cielo, dos hombres vestidos de blanco aparecieron junto a ellos y les dijeron:

—Galileos, ¿por qué se quedan mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido llevado al cielo, volverá de la misma manera que lo han visto irse.”

Colosenses 3:1-4 (TLA)

“Dios les dio nueva vida, pues los resucitó juntamente con Cristo. Por eso, dediquen toda su vida a hacer lo que a Dios le agrada. Piensen en las cosas del cielo, donde Cristo gobierna a la derecha de Dios. No piensen en las cosas de este mundo. Pues ustedes ya han muerto para el mundo, y ahora, por medio de Cristo, Dios les ha dado la vida verdadera. Cuando Cristo venga, también ustedes estarán con él y compartirán su gloriosa presencia.”

Filipenses 3:20-21 (NTV)

“En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, donde vive el Señor Jesucristo; y esperamos con mucho anhelo que él regrese como nuestro Salvador. Él tomará nuestro débil cuerpo mortal y lo transformará en un cuerpo glorioso, igual al de él. Lo hará valiéndose del mismo poder con el que pondrá todas las cosas bajo su dominio.”

2 Timoteo 4:18 (RVR1995)

“Y el Señor me librará de toda obra mala y me preservará para su reino celestial. A él sea gloria por los siglos de los siglos. Amén.”

1 Tesalonicenses 4:16-17 (BLPH)

“Porque el Señor mismo bajará del cielo y, a la voz de mando, cuando se oiga la voz del arcángel y resuene la trompeta divina, resucitarán en primer lugar los que murieron unidos a Cristo. Después nosotros, los que aún quedemos vivos, seremos arrebatados, junto con ellos, entre nubes, y saldremos por los aires al encuentro del Señor. De este modo viviremos siempre con el Señor.”

Apocalipsis 21:4-8 (NTV)

“Él les secará toda lágrima de los ojos, y no habrá más muerte ni tristeza ni llanto ni dolor. Todas esas cosas ya no existirán más». Y el que estaba sentado en el trono dijo: «¡Miren, hago nuevas todas las cosas!». Entonces me dijo: «Escribe esto, porque lo que te digo es verdadero y digno de confianza». También dijo: «¡Todo ha terminado! Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin. A todo el que tenga sed, yo le daré a beber gratuitamente de los manantiales del agua de la vida. Los que salgan vencedores heredarán todas esas bendiciones, y yo seré su Dios, y ellos serán mis hijos. »Pero los cobardes, los incrédulos, los corruptos, los asesinos, los que cometen inmoralidades sexuales, los que practican la brujería, los que rinden culto a ídolos y todos los mentirosos, tendrán su destino en el lago de fuego que arde con azufre. Esta es la segunda muerte».

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Versículos bíblicos para vencer la soledad 12

Versículos bíblicos para vencer la soledad

La soledad es un sentimiento que se puede vencer. Las penurias de la vida pueden hacernos creer que estamos solos y que nadie puede o quiere ayudarnos. Sin embargo, la Biblia está llena de promesas que nos afirman que Dios no nos deja en ningún instante. Él es Todopoderoso y omnipresente, lo que significa que lo puede todo y que no hay lugar en el universo en donde él no esté. Esto nos da la paz y tranquilidad que necesitamos para depositar nuestra fe en él y confiar que si Dios está en nuestras vidas, no hay nada que debamos temer. Los siguientes versículos son algunas porciones de la Biblia que comprueban esta verdad:

Salmos 25:16-18 (LBLA)

“Vuélvete a mí y tenme piedad, porque estoy solitario y afligido. Las angustias de mi corazón han aumentado; sácame de mis congojas. Mira mi aflicción y mis trabajos, y perdona todos mis pecados.”

Salmos 27:10 (NBD)

“Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá en sus brazos.”

Salmos 68:5-6 (RVA-2015)

“Padre de los huérfanos y juez de las viudas es Dios en su santa morada. Es el Dios que hace habitar en familia a los solitarios y saca a los cautivos a prosperidad; pero los rebeldes habitan en sequedales.”

Salmos 73:23-26 (TLA)

“A pesar de todo, siempre he estado contigo; tu poder me mantiene con vida, y tus consejos me dirigen; cuando este mundo llegue a su fin, me recibirás con grandes honores. ¿A quién tengo en el cielo? ¡A nadie más que a ti! Contigo a mi lado, nada me falta en este mundo. Ya casi no tengo fuerzas, pero a ti siempre te tendré; ¡mi única fuerza eres tú!”

Salmos 139:1-4 (PDT)

SEÑOR, tú me has examinado y sabes todo de mí. Tú sabes cuándo me siento y cuándo me levanto; aunque me sienta lejos de ti, tú conoces cada uno de mis pensamientos. Sabes para dónde voy y en dónde me acuesto. Tú sabes todo lo que hago. SEÑOR, tú sabes lo que voy a decir aun antes de que las palabras salgan de mi boca.”

Salmos 147:3 (TLA)

“Dios sanó las heridas de los que habían perdido toda esperanza.”

Isaías 41:10 (RVA-2015)

“No temas, porque yo estoy contigo. No tengas miedo, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré, y también te ayudaré. También te sustentaré con la diestra de mi justicia.”

Romanos 8:35-39 (PDT)

“¿Podrá algo separarnos del amor de Cristo? Ni las dificultades, ni los problemas, ni las persecuciones, ni el hambre, ni la desnudez, ni el peligro ni tampoco la muerte. Así está escrito:

«Por ti estamos siempre en peligro de muerte,
nos tratan como si fuéramos ovejas que van al matadero».

Más bien, en todo esto salimos más que victoriosos por medio de Dios quien nos amó. Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los poderes diabólicos, ni lo presente, ni lo que vendrá en el futuro, ni poderes espirituales, ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada podrá separarnos del amor de Dios que se encuentra en nuestro Señor Jesucristo.”

Hebreos 13:5-6 (DHH)

“…porque Dios ha dicho: «Nunca te dejaré ni te abandonaré.» Así que podemos decir con confianza: «El Señor es mi ayuda; no temeré. ¿Qué me puede hacer el hombre?»”

1 Pedro 5:6-7 (NTV)

“Así que humíllense ante el gran poder de Dios y, a su debido tiempo, él los levantará con honor. Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes.”

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend