pasividad Archives | CVCLAVOZ

All posts in “pasividad”

Nadando contra la corriente

Es impresionante cómo el pez Salmón nada en contra de la corriente del río para poder volver a su lugar de origen, tiene que pasar torrentes que son extremadamente rápidos, y no puede permitirse ni siquiera un descanso, ya que al hacerlo la corriente del río lo arrastraría invariablemente. De la misma manera como hijos de Dios debemos mantener nuestra integridad sin dejarnos llevar por la corriente del mundo.


Al igual que el salmón la pasividad solo nos llevaría a ser arrastrados hacia donde no queremos ir. Desde el mismo momento en que aparecen las dudas en el camino de nuestra fe, corremos serios riesgos de ser llevados por la corriente del mundo. Es por ello que Dios nos da una mandato: “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas” Josué 1:9 (RVR 1960).

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ten paciencia…

“Para que el Dios de la paciencia y de la consolación os dé entre vosotros el mismo sentir según Cristo Jesús para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo”. Romanos 15:5-6 (RVR1960).

Saliste temprano de casa para llegar antes de tiempo a tu trabajo, pero resulta que justo hoy empieza una maratón de atletismo y deciden cerrar las calles por donde se supone que  tenías que transitar, te sientes tan desesperado porque aún falta mucho por recorrer para llegar a tu destino y el camino por el que podrías seguir está totalmente obstruido  por la cantidad de vehículos que han decidido desviar su ruta y te dicen: “ten paciencia”.

Cuando todo sale a nuestra manera, es fácil mostrar paciencia, pero la verdadera prueba viene cuando nuestros derechos son quebrantados, en esos momentos de tensión es donde podemos saber cuán pacientes somos; sin embargo, la Biblia habla de la paciencia como un fruto del Espíritu, que es una virtud esencial de su carácter.

Aunque la mayoría de la gente considera paciencia y pasividad como sinónimos, no lo hagamos nosotros, porque si analizamos las palabras de Pablo podremos notar la diferencia.

“… corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante” Hebreos 12:1 (RVR1960)

No podemos correr y esperar pasivamente, uno debe escoger si correr o esperar. Más bien la paciencia puede ser relacionada con la perseverancia, lo cual sí es posible.

Entonces ¿cómo va este fruto en tu vida? ¿Cuál es tu reacción frente a una tensión? Como hijos de Dios debemos anhelar el fruto de Espíritu Santo para que en medio de toda situación que te toque enfrentar seas agradecido, observando los propósitos que Dios podría tener para tu vida en eses momento, porque al final todas las cosas te ayudarán a bien y cuando dice “todas las cosas” incluye las cosas que prueban nuestra paciencia.

La próxima vez que te encuentres en un embotellamiento de tráfico ¿Cuál será tu respuesta? Recuerda que la impaciencia te conduce al estrés, el enojo y la frustración. Pero la paciencia te hará ver qué camino tomar para solucionar el problema. ¿Cuál escoges?

“Más vale ser paciente que valiente; más vale dominarse a sí mismo que conquistar ciudades.” Proverbios 16:32 (NVI)

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Realiza tu trabajo!

Hace poco se dio a conocer un caso de violencia que vivió una mujer por parte de su esposo, la víctima quedó con el rostro totalmente desfigurado. Lo decepcionante del hecho es que la autoridad encargada del caso decidió poner en libertad al agresor, sin que este asumiera las consecuencias de sus acciones ¡Qué indiferencia a la gravedad de este asunto!

Todos esperamos que las autoridades defiendan nuestros derechos y nos protejan, pero es una tragedia cuando se muestran indiferentes y pasivos.

Este caso es parecido al de un doctor que no se moviliza de inmediato para socorrer a una persona que está a un paso de la muerte, sino que espera primero recibir el beneficio que obtendrá por su trabajo. Esta irresponsabilidad es preocupante  porque en lugar de bienestar trae sufrimiento a diferentes personas.

Así de triste es observar un cristiano que no cumple su responsabilidad:

“El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos; A predicar el año agradable del Señor.”  Lucas 4:18-19 (RV60)

La Palabra de Dios dice que el Espíritu del Señor nos ha ungido para dar las buenas noticias a los pobres, para sanar las heridas del corazón o físicas,  para dar libertad a los que están esclavizados por el alcohol, drogas, pornografía, etc.  y para predicar el mensaje de salvación. La pregunta que quiero hacerte es: ¿Estás haciendo tu trabajo?

Todos los días tenemos una batalla que ganar contra el enemigo, ¿estás atacando o simplemente eres un hombre cobarde con ropa de soldado? Muchas personas que te rodean están sufriendo y necesitan escuchar una palabra de esperanza y amor, ser libres y levantarse porque sus familias están siendo destruidas ¿Qué esperas para salvar sus vidas?

En este momento tienes que tomar una decisión y volver a Cristo con todo tu corazón, con toda tu mente y con todas tus fuerzas para empezar a realizar tu trabajo. Recuerda que los tibios o cobardes no entrarán al reino de Dios. (Apocalipsis 21:8)

¡Que el Señor te encuentre haciendo su trabajo!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿No me avergüenzo del evangelio?

“Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego”. Romanos 1:16

Al leer las noticias y especialmente en los últimos días, no salgo del asombro, como con tanta liviandad se aprueban leyes, o se hacen declaraciones con principios totalmente contrarios a la Palabra de Dios, sin ningún tipo de temor. Otros cambian sus pensamientos simplemente ante conveniencias o presiones políticas y aún otros prometen en campaña, pero cuando son elegidos olvidan muy rápidamente sus promesas. Qué bueno es saber que Dios, no actúa de esta manera, Él sí, siempre recuerda lo que nos prometió y olvida nuestras faltas, cuando procedemos al arrepentimiento delante de Él.

Vemos en distintos países que le dan el carácter legal de matrimonio a uniones de personas del mismo sexo, se aprueba la eutanasia, otros legalizan el aborto y si bien todo esto me causa una gran sorpresa, lo que más preocupa es la opinión de algunos que se auto definen como cristianos y acomodan los principios bíblicos por compromisos o simpatías políticas.

Obviamente alguien que “negocia” sus principios y los adapta por simpatías políticas, realmente eso deja a las claras la poca profundidad de la fe que dice profesar. ¿Será que se avergüenzan del Evangelio o que su fe es tan poco madura, para simplemente sumarse a lo que dicta la mayoría, resignando principios cristianos que son fundamentos de su fe?

Mi pregunta siempre es; y ¿Qué dice la iglesia frente a esto? y no encuentro voces que se levanten, a veces vivimos desentendidos de las realidades políticas y sociales, dedicándonos simplemente a nuestras tareas eclesiales, pero olvidando también nuestras funciones relevantes para la sociedad.

¿Cuál será el papel de la iglesia en estos tiempos? Será que podremos tomar nota, de lo que piensa cada político, y recordarlo a la hora de emitir nuestro voto. Como cristianos, ¿Debemos votar por un abortista? ¿o por alguien que apoya las leyes de eutanasia o matrimonio homosexual? Los sistemas democráticos, al menos nos permiten expresar nuestra voluntad periódicamente, cuando hay elecciones. ¿Será que al menos en esta oportunidad la iglesia pueda hacer escuchar su voz, dejando de lado personas que promueven leyes contrarias a los principios cristianos?

Podría ser que como dice la Biblia en el pasaje citado, ¿Nos avergonzamos del Evangelio?, acomodamos nuestros pensamientos, para que no nos persigan, burlen o critiquen: Santiago 5:12, nos habla de ser veraces, de una sola pieza: “….sino que vuestro sí sea sí, y vuestro no sea no, para que no caigáis en condenación.”

Es tiempo de conquistar, de ser de influencia, dejando nuestra pasividad y al menos con el voto hacer oír nuestra voz. Se valiente, expresa tu voz.

Por Daniel Zangaro

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend