pastor Archives | CVCLAVOZ

All posts in “pastor”

Tu reacción es muestra de quién eres

Aquel joven que se enfrentó a leones y osos mientras pastoreaba sus ovejas. Aquel que se atrevió a desafiar y matar a Goliat, cuando todo el ejército de Israel había perdido el ánimo y las esperanzas de ganar. Aquel que fue un hombre exitoso en campo de batalla y  a quién Dios llamó “varón conforme a mi corazón” estaba pasando uno de sus peores momentos.

Quizás la peor crisis de toda su vida, esto podemos verlo en el Salmo 56 que empieza diciendo: “Ten misericordia de mí, oh Dios, pues hay gente que me persigue.”

De hecho, David, estaba siendo perseguido por el rey Saúl, quien quería matarlo. Saúl tenía celos de David, porque el pueblo de Israel lo aclamaba más a él que al mismo rey por los constante triunfos que tenía. Eso hizo que el rey Saúl se enojara mucho y abriera puertas al enemigo. Porque un espíritu atormentador entró en su vida e hizo que persiguiera a David para asesinarlo.

Ante este acontecimiento, David, se vio obligado a escapar y buscar un lugar seguro. Sin embargo, es capturado por los filisteos (1 Samuel 21:10-15) a quienes no les agradaba David.

¿Cómo reaccionó David frente a esas circunstancias?

David, acude a la presencia de Dios, pidiendo su misericordia y contándole detalladamente todo lo que estaba atravesando. Le dice el temor que tenía y cómo se sentía en ese momento (Salmos 56). Pero algo importante que hace frente a su problema y el miedo que sentía, es confiar en Dios y en sus promesas.

“Mis enemigos emprenderán la retirada cuando yo clame a ti por ayuda. Una cosa sé: ¡Dios está de mi lado! Alabo a Dios por lo que ha prometido; sí, alabo al Señor por lo que ha prometido. En Dios confío, ¿por qué habría de tener miedo? ¿Qué pueden hacerme unos simples mortales?” Salmo 56:9-11.

No es fácil mantener calma cuando estamos siendo perseguidos o el enemigo quiere hacernos daño. Sin embargo esas situaciones son las que nos muestras en quién confiamos realmente. Muchas veces Dios permite que pasemos por problemas para ver cómo reaccionamos y a quién acudimos.

Ten cuidado de cómo actúas cuando enfrentas un problema, recuerda que Dios no olvida ningún detalle de tu vida. Si Dios es por ti, ¿quién contra ti?

Confía en Él y declara: “Una cosa sé: ¡Dios está de mi lado! Alabo a Dios por lo que ha prometido; sí, alabo al Señor por lo que ha prometido. En Dios confío, ¿por qué habría de tener miedo? ¿Qué pueden hacerme unos simples mortales?”

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Versículos bíblicos para evangelizar

Compartir a Jesús es nuestra misión en la Tierra. Como cristianos debemos hablar de nuestra fe y demostrarlo a través de nuestras acciones para que otros también puedan ser salvos. Para evangelizar podemos utilizar versículos bíblicos que hablan acerca del pecado, la esperanza de salvación y el perdón de Dios. Estos son algunos textos de la Biblia:

≪Tengo que admitir que soy malo de nacimiento, y que desde antes de nacer ya era un pecador.≫

Salmos 51:5 (TLA)

≪¡Él fue herido y maltratado por los pecados nuestros! ¡Se le castigó para que nosotros tuviéramos paz, lo azotaron y nosotros fuimos sanados por su sufrimiento!≫

Isaías 53:5 (NBV)

≪Pero las maldades cometidas por ustedes han levantado una barrera entre ustedes y Dios; sus pecados han hecho que él se cubra la cara y que no los quiera oír.≫

Isaías 59:2 (DHH)

≪Luego dijo Jesús: “Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso”.≫

Mateo 11:28 (NTV)

≪Si ustedes no cambian su manera de vivir ni obedecen a Dios, de seguro morirán.≫

Lucas 13:3 (TLA)

≪Dios amó tanto al mundo que dio a su Hijo único para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él.≫

Juan 3:16-17 (PDT)

≪Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.≫

Juan 3:3 (RVR1960)

≪Los que creen en el Hijo de Dios tienen vida eterna. Los que no obedecen al Hijo nunca tendrán vida eterna, sino que permanecen bajo la ira del juicio de Dios.≫

Juan 3:36 (NTV)

≪¡Sólo en Jesús hay salvación! No hay otro nombre en este mundo por el cual los seres humanos podamos ser salvos.≫

Hechos 4:12 (PDT)

≪La Biblia nos lo dice:

Nadie es justo. Nadie entiende nada, ni quiere buscar a Dios. Todos se han alejado de él; todos se han vuelto malos. Nadie, absolutamente nadie, quiere hacer lo bueno.≫

Romanos 3:10-12 (TLA)

≪Pues todos hemos pecado; nadie puede alcanzar la meta gloriosa establecida por Dios. Sin embargo, Dios nos declara justos gratuita y bondadosamente por medio de Cristo Jesús, quien nos liberó del castigo de nuestros pecados.≫

Romanos 3:23-24 (NTV)

≪Dios mostró el gran amor que nos tiene al enviar a Cristo a morir por nosotros cuando todavía éramos pecadores.≫

Romanos 5:8 (NTV)

≪Pues la paga que deja el pecado es la muerte, pero el regalo que Dios da es la vida eterna por medio de Cristo Jesús nuestro Señor.≫

Romanos 6:23 (NTV)

≪Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salvo.≫

Romanos 10:9 (RVC)

≪Pues la Biblia también dice: “Dios salvará a los que lo reconozcan como su Dios.”≫

Romanos 10:13 (TLA)

≪Ustedes han sido salvados porque aceptaron el amor de Dios. Ninguno de ustedes se ganó la salvación, sino que Dios se la regaló. La salvación de ustedes no es el resultado de sus propios esfuerzos. Por eso nadie puede sentirse orgulloso.≫

Efesios 2:8-9 (TLA)

≪Ahora que estamos unidos a Cristo, somos una nueva creación. Dios ya no tiene en cuenta nuestra antigua manera de vivir, sino que nos ha hecho comenzar una vida nueva. Y todo esto viene de Dios. Antes éramos sus enemigos, pero ahora, por medio de Cristo, hemos llegado a ser sus amigos, y nos ha encargado que anunciemos a todo el mundo esta buena noticia: Por medio de Cristo, Dios perdona los pecados y hace las paces con todos.≫

2 Corintios 5:17-19 (TLA)

≪Cristo nunca pecó. Pero Dios lo trató como si hubiera pecado, para declararnos inocentes por medio de Cristo.≫

2 Corintios 5:21 (TLA)

≪Todo aquel que niega al Hijo tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo tiene también al Padre.≫

1 Juan 2:23 (RVA-2015)

≪El verdadero amor no consiste en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo, para que nosotros fuéramos perdonados por medio de su sacrificio.≫

1 Juan 4:10 (TLA)

≪El que tiene al Hijo tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.≫

1 Juan 5:12 (RVA-2015)

≪¿No ves que estoy llamando a la puerta? Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaré en su compañía.≫

Apocalipsis 3:20 (BLPH)


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Es Jesús tu buen pastor?

“Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.” Salmos 23: 1-3 (RVR1960)

Cuando pasan situaciones difíciles en nuestra vida, muchas veces perdemos la fe y nos desanimamos rápidamente. Dejamos de buscar a Dios y enfocamos nuestra mirada en el problema, olvidando quién es Dios y las promesas que Él tiene para nosotros.  ¿Te ha pasado?

David, el autor de este salmo, comienza refiriéndose a Dios como su pastor, porque él sabía lo que significaba ser pastor y la responsabilidad que implicaba.

Las ovejas  necesitan dirección, protección, cuidado y buena alimentación, ¿Acaso no son estas cosas las que necesitamos nosotros como seres humanos? ¡Desde luego que sí! Por eso David a pesar de haber pasado por muchos problemas, estaba seguro y confiado en la ayuda de Dios: “Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.” Salmos 23:4. (RVR1960)

¿Cómo reaccionas tú frente a una dificultad o necesidad? ¿Es el Señor tu buen pastor? ¿Confías plenamente en Él así como David lo hizo?

Jesús dijo: “Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.” Juan 10:11. No olvides que el Señor es Él mismo, ayer, hoy y por los siglos. Él quiere darte descanso, fortalecerte, guiarte y darte la seguridad que necesitas para enfrentar tu situación.

Tú puedes tener la misma confianza que David tuvo, sólo necesitas conocer a Dios, creer en su palabra  y tener una  comunión personal cada día. Deja que Jesús sea tu buen pastor, quien te proteja, alimente y guíe.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Versículos para dedicar a un pastor o líder

Los pastores y líderes que están a cargo de un grupo de personas que sirven a Jesús tienen una gran responsabilidad sobre sus hombros. No es fácil lidiar con los problemas personales y al mismo tiempo intentar ayudar a los demás. Ellos deben ser ejemplos de conducta y de fe para que los demás puedan ver a Dios a través de sus vidas. Sin embargo, al igual que nosotros, no son perfectos y también cometen errores. Una manera de hacerles saber que apreciamos y valoramos su labor es dedicándoles palabras de aliento. En la Biblia hay versículos que son adecuados para demostrar estos sentimientos.

≪Que el Señor te bendiga
y te proteja.
Que el Señor sonría sobre ti
y sea compasivo contigo.
Que el Señor te muestre su favor
y te dé su paz.≫

Números 6:24-26 (NTV)

≪Todas estas bendiciones vendrán sobre ti y te alcanzarán por haber obedecido al Señor tu Dios.≫

Deuteronomio 28:2 (DHH)

≪Confía en el Señor con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento.≫

Proverbios 3:5 (NTV)

≪¡Que el Señor te recompense por lo que has hecho! Que el Señor, Dios de Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte, te lo pague con creces.≫

Rut 2:12 (NVI)

≪¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que trae buenas noticias, buenas noticias de paz y de salvación, las noticias de que el Dios de Israel reina!≫

Isaías 52:7 (NTV)

≪Lo más importante es que reconozcan a Dios como único rey, y que hagan lo que él les pide. Dios les dará a su tiempo todo lo que necesiten.≫

Mateo 6:33 (TLA)

≪Muchos alabarán a Dios porque se darán cuenta de que ustedes obedecen las buenas noticias que anuncian sobre Cristo. Ellos verán que ustedes comparten generosamente lo que tienen con ellos y con los demás. Ellos orarán por ustedes y desearán verlos gracias al superabundante generoso amor de Dios hacia ustedes.≫

2 Corintios 9:13-14 (PDT)

≪Tu Dios está contigo y con su poder te salvará. Aunque no necesita de palabras para demostrarte que te ama, con cantos de alegría te expresará la felicidad que le haces sentir.≫

Sofonías 3:17 (TLA)


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El Titanic se hundía, pero él no dejó de predicar

Hemos llegado a otro aniversario desde que se hundió el Titanic. Muchos conocen la historia de este gran barco y cómo dos errores le costaron la vida de muchos pasajeros: el exceso de velocidad y la falta de botes salvavidas. También hay historias compartidas de aquellas víctimas que sobrevivieron. Resulta que una de esas víctimas era la hija de un pastor llamado John Harper. Si no te suena familiar, es porque muy pocos conocen su historia. 

Harper fue invitado a la iglesia Moody en Chicago para predicar a la congregación. Había pastoreado en las iglesias de Glasgow y Londres y era conocido por ser un predicador activo. Como dijo otro pastor local: ≪Era un gran predicador al aire libre y siempre podía captar audiencias grandes y agradecidas… Podía lidiar con [personas que interrumpían.] ≫ Además conocía la Biblia tan bien que le permitió combatir ataques de otros.

Harper viajó en el Titanic con su hermana y su hija de seis años en un viaje a Chicago. Cuando la nave se estrelló contra el iceberg, él tenía un objetivo: salvar las vidas de otros. Según los sobrevivientes, Harper les advirtió que se prepararan para la muerte cuando el barco se hundió. Evangelizó a todos los que pudo para salvar sus vidas eternas, al tiempo que llevó a su hija y su hermana a una balsa salvavidas para que pudieran tener la oportunidad de sobrevivir (y sobrevivieron). Él realmente vivió Mateo 16:25. Hubo dos informes durante el tiempo que Harper estaba en el agua helada. En uno le preguntó a un hombre si era salvo y cuando el hombre dijo que no, gritó: ≪¡Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo!≫ Otro dijo que antes de desaparecer en las aguas, lanzó su chaleco salvavidas a otra persona con las palabras: ≪¡Necesitas esto más que yo!≫ Cuatro años después de la crisis del Titanic, los sobrevivientes se reunieron y uno de ellos fue un hombre que se convirtió debido a John Harper.

Este hombre fue muy audaz y valiente para renunciar a su vida por extraños, siempre que existiera la posibilidad de que fueran salvados. Su historia inspira a quienes lo saben porque esa es nuestra misión aquí en la tierra: salvar las vidas de otros, ya sea que arriesguemos nuestras vidas o no.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

—Mize, D. W. (2012). As Titanic sank, he pleaded, ‘believe in the Lord Jesus’. Recuperado el 3 de abril de 2019, dehttp://www.bpnews.net/37601/as-titanic-sank-he-pleaded-believe-in-the-lord-jesus
—Lutzer, E. W. (2012). John Harper’s Last Convert. Recuperado el 3 de abril de 2019, de https://www.moodymedia.org/articles/sharing-gift-christmas-one-minute-you-die/

Nubes

Un pastor que realizaba visitas casa por casa, vio a través de la puerta de una humilde cocina a una sencilla mujer, muy atareada con el lavado de un cesto de ropa, pero cantando alegremente.

     -¿No hay nubes en su cielo, amiga? Preguntó

     – ¡Oh, sí; ya lo creo que las hay…! – Fue la respuesta que obtuvo – pero, si no las hubiese, señor, ¿de dónde bajarían las grandes lluvias de bendición?

No siempre son bienvenidas las nubes a nuestras vidas. Normalmente nos gusta que nuestro cielo esté despejado, que el sol esté brillando y todo esté en calma. Pero, ¿Qué sucede cuando llegan nubes oscuras?

Mucha gente se violenta con la situación, se deprime, dejan de confiar en Dios y tratan de espantar las nubes a su manera, sin darse cuenta que esos problemas que llegaron a nublar nuestras vidas pueden contener grandes bendiciones.

Las pruebas siempre llegarán con un propósito y depende de cada uno de nosotros el superarlas exitosamente o fracasar en el intento. Santiago, en el capítulo 1, versículos 2 y 3 dice: “Amados hermanos, cuando tengan que enfrentar cualquier tipo de problemas, considérenlo como un tiempo para alegrarse mucho porque ustedes saben que, siempre que se pone a prueba la fe, la constancia tiene una oportunidad para desarrollarse. (NTV)

La mujer de la historia cantaba en medio de las pruebas porque sabía que sin importar cuán grandes y oscuras fueran las nubes, dentro de ellas había grandes bendiciones.

Puede ser que no sea nada agradable estar en medio de una tormenta y que prefiramos los tiempos de calma y días despejados, pero si todo fuera así de tranquilo no podríamos crecer y llegar a ser lo que Dios desea que seamos:

“Así que dejen que crezca, pues una vez que su constancia se haya desarrollado plenamente, serán perfectos y completos, y no les faltará nada”. Santiago 1:4 (NTV)

Vamos, canta, aunque tu cielo esté completamente cubierto canta. No permitas que unas nubes te roben el gozo ni la paz que Dios deposita en nuestros corazones, ten la certeza de que esas nubes vienen cargadas de bendiciones.

Más que todas las dádivas

Un pastor, hace varios años, contaba la siguiente historia:
“Hace algún tiempo atravesé el atlántico. Antes de marcharme le pregunté a mi única hija qué quería que le trajese de vuelta.
– Una muñeca de cada lugar que visites – contestó.
– ¡Oh! – dije para mí – esta niña sí sabe pedir.
Pues bien, al llegar a Irlanda, compré una muñeca irlandesa, en Inglaterra, una muñeca inglesa y así en Francia y por todos los lugares donde pasé. Las metí en los grandes baúles del equipaje, pero estos no llegaron al mismo tiempo que yo.
En el momento de ver, abrazar y besar a mi hija, me parecía ver que sus ojos me interrogaban dónde estaban las muñecas. Con disgusto le dije que no las tenía allí, y al contarle que vendrían después se llenaron sus ojos de lágrimas por un momento, pero luego se echó a mis brazos, diciendo:
– Papá, prefiero tenerte a ti que tener a las muñecas.
Me sentí entonces muy feliz; yo era para mi hija más que todas las dádivas”.
Mucha gente se acerca a Dios para darle una lista de peticiones, dice confiar en sus promesas y su bondad pero cuando las cosas no suceden como ellos querían o no reciben lo que pidieron, se molestan con Dios y deciden alejarse de Él.
Dios no está solamente para complacer nuestros deseos, Él anhela que lo busquemos de todo corazón, que la relación que tengamos con nuestro Padre sea más importante que cualquier cosa que Él pueda darnos.
Si bien es cierto que Él quiere que le presentemos nuestras peticiones, nuestra relación no se debe fundar en ellas sino en aquel de quien provienen todas las cosas, sólo con una relación plena con Dios encontraremos el contentamiento que buscamos.
“Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré” Hebreos 13:5 (NTV)
Nuestro Padre, en su perfecto amor y sabiduría, nos dará aquello que anhelamos y las cosas que necesitamos, pero lo hará en su tiempo y de acuerdo a sus perfectos planes. Recuerda que lo más importante no son las dádivas o regalos que podamos recibir de Dios, sino que podemos tener una relación con Él ¡Confía en tu Padre!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Brazo fuerte

Se cuenta acerca del valiente y piadoso pastor Oncken, de origen alemán, que sufrió mucho por el evangelio en su juventud. Fue multado, insultado y encarcelado. Cierto día estuvo delante del alcalde de Hamburgo.
– ¿Ve usted este dedo? – le dijo el alcalde mientras lo levantaba delante de sus ojos – pues mientras que yo sea capaz de moverlo, lo resistiré.
– Señor – contestó Oncken – yo veo su dedo, pero también veo un brazo que usted no ve, y mientras que ese brazo esté extendido, usted no podrá resistir.
Y efectivamente no pudo, porque Oncken fue grandemente prosperado en su obra hasta el fin de sus días.
Siempre tendremos personas que se opongan a nosotros ya sea por ser cristianos, pensar diferente, por nuestra condición social o tantos otros factores. Sin embargo, no importa cuán importante o influyente sea esa persona, mientras tengamos a Dios de nuestro lado, nadie nos podrá hacer frente.
“Nadie podrá hacerte frente mientras vivas. Pues yo estaré contigo como estuve con Moisés. No te fallaré ni te abandonaré”. Josué 1:5 (NTV)
Confía en el Señor y en su poderoso brazo, no te guíes por una persona y su influencia ni por las circunstancias porque Dios puede cambiar todo a tu favor. Dios puede proveer los recursos que necesitas, puede enviar las personas adecuadas para ayudarte, confundir a quienes te persiguen y hacer muchos milagros que ni siquiera imaginas.
Quita tus ojos de lo terrenal y fija tu mirada en Dios, su brazo fuerte no se ha acortado ni se aleja de ti. Sus promesas son eternas y su cuidado es permanente.
Si Dios es quien te defiende, te ayuda, tu proveedor, Juez Justo, tu Padre y Salvador, ¿Por qué temer?

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué puedo hacer si no soporto la manera de ser de mi pastor?

Pregunta de nuestra audiencia:

“¿Qué hago si no soporto a mi pastor, su manera de ser?”

Debemos aceptar que nunca nos agradarán todos y tampoco le vamos a agradar a todos. Es cierto que la Biblia nos exhorta a la unidad (1 Corintios 1:10), pero hay una diferencia entre estar todos unidos y ser todos iguales. Efesios 4:11-13 nos habla de las diferencias que existen en las capacidades de cada persona, pero que todas ellas deben contribuir a la unidad. Esto significa que siempre habrán personas distintas a nosotros, pero que lo primordial debe ser mantenernos unidos como un solo cuerpo de Cristo.

Ahora, la Biblia nos dice que debemos respetar los pastores incluso si no nos gusta su forma de ser (Hebreos 13:7; 13:17; 1 Tesalonicenses 5:12-13). No obstante, la forma de ser de un líder puede convertirse en un obstáculo para la unidad de la iglesia. En ese caso, y antes de fomentar la discordia, lo que podemos hacer es lo siguiente:

¿Hay algún conflicto que debe resolverse?

Lo primero es descubrir la verdadera razón por la cual es pastor no nos agrada. ¿Es su forma de ser? ¿Algo que dijo o hizo? ¿Su comportamiento? ¿Su manera de tratar a las personas? Preguntas como esas nos ayudarán a identificar la raíz del problema. Muchas veces las personas no nos caen bien porque son diferentes a nosotros y nos cuesta identificarnos con ellas. Por otro lado, a veces el problema no es el resto, sino nosotros. Por ejemplo, cuando un pastor nos motiva a salir de nuestra zona de confort y no estamos listos para hacerlo, es lógico que nos incomode y el pastor nos desagrade.

Una vez identificada la verdadera razón que nos molesta del pastor, podemos tomar pasos efectivos para solucionar la situación.

No echar leña al fuego

Que alguien nos desagrade no es justificación para esparcir chismes o poner a los demás en su contra. Proverbios 16:28 califica como perversos a quienes incitan a la contienda. Es más, si lo que se dice del pastor (o quien sea) es cierto y murmuramos y juzgamos contra él, estamos usurpando el rol de Dios (Santiago 4:11).

Mateo 18:15-17 dice que si alguien nos ofende, lo correcto es hablar personalmente con esta persona y solucionar el asunto. Si esto no funciona, se debe llamar a un testigo que esté presente en la conversación; y si aún esto no es efectivo, como última instancia se debe llevar el caso ante toda la congregación. Pero ante todo debemos tener presente que Dios nos llama a ser pacificadores (Mateo 5:9). Es decir, que solucionemos los conflictos de manera asertiva, pero que procuremos fomentar la paz con todos.

¿Considerar irse a otra iglesia?

Hay pastores o líderes que han abusado de la autoridad que tienen y como resultado han lastimado a otros cristianos. En esos casos, algunos consideran que la mejor opción es cambiar de iglesia, pero antes de hacerlo, los tres pasos primordiales que se deben seguir son:

  1. Orar por sabiduría: Cuando nuestros sentimientos y pensamientos no tienen sentido, Dios es quien examina nuestros corazones y nos da sabiduría. Una vez que oramos, el Espíritu Santo nos ayudará a tomar la decisión correcta sobre el siguiente paso que debemos dar.
  2. Actuar según lo que dice la Biblia: Todo lo que Dios quiere decirnos está en su Palabra, por lo tanto, debemos leerla, estudiarla y practicarla en cada momento de nuestra vida, especialmente cuando debemos tomar decisiones difíciles.
  3. Buscar otro lugar: Ir a otro lugar donde congregar debería ser la última opción. En muchos casos, hay personas que cambian de iglesia a cada rato porque encuentran errores hasta en lo mínimo y nunca están conformes con nada. Lo cierto es que no existe la congregación perfecta y todos debemos poner lo mejor de nosotros mismos para hacer que mejore. En cambio, si existen buenas razones y justificadas para cambiar de iglesia, entonces es lo mejor que se puede hacer. En cualquier caso, primero debemos buscar la guía del Espíritu Santo antes de dejarnos guiar por nuestras emociones o sentimientos.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¡Yo soy el buen pastor!

“Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas.” Juan 10:14-15 (RVR1960)

Durante mi niñez tuve la oportunidad de visitar el pueblo donde mis papás habían vivido toda su infancia, fue emocionante saber que tenían un pequeño rebaño de animales al cual habían cuidado por años. En mi osadía, pedí a mis padres pastorear sus vejas, ellos accedieron a mi petición, pero con la condición de que mi hermana me acompañaría en esa travesía; como era un rebaño reducido en comparación de otros que vi cerca de su vivienda, dije que no será difícil de hacerlo.

Al día siguiente me levante muy temprano para preparar la merienda del día,   y después de las recomendaciones de mis padres, mi hermana y yo salimos a la gran aventura, llevamos una honda aún sin saber manejarla, mientras íbamos camino al establo donde se hallaba nuestro ganado construimos una vara y un cayado que serían de gran ayuda para encaminarlas.

Y cuando llegamos al lugar, apenas abrimos las puertas era increíble como todas las ovejas enloquecieron para salir una tras otra, era imposible tomar control de ellas, no sabía cómo llamarlas, no pude usar la honda para evitar que se escaparan y por más que intenté llevarlas hacia los pastos donde tenían que comer se dispersaron, entraron a terrenos ajenos y tuve que levantarlas a las más pequeñas; me sentí la peor pastora, porque casi la perdimos a una. Me di cuenta que ellas conocían la de voz su pastor que no era yo, quizá estaban temerosas de que una extraña las cuidara y las llevara a comer y a beber, porque cada vez que levantaba la vara ellas huían.

Entonces entendí que también nosotros somos ovejas de nuestro Pastor, Jesucristo, quien por su gran amor entregó su vida por cada uno de nosotros, siendo su cuerpo molido y su sangre derramada para que fuésemos salvos, y para que ninguno tuviera que perderse.

Qué alivio nos da saber que nuestro buen Pastor nos conoce, nos llama por nuestro nombre y es su deseo que formemos parte de su redil, para darnos una vida abundante y que nada nos haga falta. Pero a veces nosotros, como ovejas testarudas, somos indisciplinados y al desviarnos hasta llegamos a caernos y maltratarnos; sin embargo al Señor, no le importa llevarnos en sus brazos, recostarnos en verdes pastos y allí, amorosamente cuidarnos y vendarnos si estuviéramos heridos.

A veces creemos que en situaciones dolorosas estamos solos y nos sentimos desfallecer, pero la verdad es que no hay nadie que nos conozca mejor que nuestro buen pastor, quien nos capacita para vencer; así andemos por valles tenebrosos, podemos tener la confianza de quien tiene el control de todo, es Él.

A pesar de la situación que puedas estar enfrentando corre a los brazos de tu buen pastor, Jesús, de quien su vara y su cayado te infundirán aliento para seguir.

“Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.” Salmo 23:4 (RVR)

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Su Palabra permanece

¿Te ha pasado que en alguna ocasión diste tu palabra y terminaste sin cumplir lo prometido? O por otro lado, ¿no cumplieron con aquello que te habían prometido?

En ambos casos, uno queda con una sensación desagradable que no quisiéramos sentir nuevamente, la misma que nunca experimentaremos de parte de Dios, porque Él es fiel a Su Palabra y como dice en Isaías 40:8 “Sécase la hierba, marchítase la flor; mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre.” (RVR1960).

Su Palabra permanece para siempre, Dios no miente ni cambia de opinión como lo hacemos nosotros. Por ello, podemos tener la seguridad de que Sus promesas se harán reales en nuestras vidas, aun cuando pareciera que nada sucede.

Hoy te invito a seguir el ejemplo de Abraham, quien creyó a Dios y esperó con paciencia y terminó recibiendo aquello que el Señor le había prometido.

“Entonces Abraham esperó con paciencia y recibió lo que Dios le había prometido.” Hebreos 6:15 (NTV).

Recuerda que incluso en ese tiempo de espera, los cuidados del Señor son tiernos y cálidos hacia nosotros, que nos apacienta y lleva como un pastor.

“Como pastor apacentará su rebaño; en su brazo llevará los corderos, y en su seno los llevará; pastoreará suavemente a las recién paridas.” Isaías 40:11 (RVR1960).

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Desde cualquier lugar

Se cuenta que en un pequeño pueblo, un pastor visitaba a una  anciana miembro de su congregación, la cual estaba inválida desde hacía ya mucho tiempo.

     – Lamento mucho haber llegado a esta hora – le dijo el pastor- pero he tenido que recorrer todo el pueblo antes de venir.

     – Yo también, pastor, acabo de recorrer todo el pueblo.

     – ¿Cómo es posible? Usted no puede moverse de la cama.

     – ¡Ah! – contestó la viejecita- , mi alma no está atada a la cama y así todos los días recorro el pueblo con mis oraciones, sin moverme de aquí.

Muchos de nosotros tenemos familiares y amigos que se encuentran en otros países o a quienes por diferentes razones, como trabajo o salud, no vemos hace tiempo o con la frecuencia que desearíamos.

Sin importar la distancia ni las circunstancias, podemos hacer mucho por ellos si intercedemos diariamente por sus vidas. La oración es la mejor forma de ayudarlos porque movemos la mano de Dios a favor  de los que amamos. El pedir su protección, cuidado y provisión a favor de ellos es la mejor muestra de amor que podemos darles.

Cuando oramos, Dios se encarga de hacer aquello que para nosotros es imposible humanamente. Nunca sabremos de cuántas cosas han sido guardados nuestros seres amados por nuestras oraciones o nosotros mismos porque alguien estuvo intercediendo por nuestras vidas.

No te canses de interceder, Dios nunca desecha una oración sincera y siempre  responde, aún cuando no sea de la manera en que pensamos.

“Los ojos de Jehová están sobre los justos, Y atentos sus oídos al clamor de ellos” Salmos 34:15 (RVR1960)

La oración no tiene límites, sin importar la distancia o dónde se encuentren tus seres queridos, tu oración puede cambiar sus vidas.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend