pérdidas Archives | CVCLAVOZ

All posts in “pérdidas”

Aunque sea difícil de olvidar…

Ya no me llamen Noemí repuso ella. Llámenme Mara, porque el Todopoderoso ha colmado mi vida de amargura. Rut 1:20 (NVI)

A lo largo de toda nuestra vida, los seres humanos podemos sufrir grandes y pequeñas pérdidas que nos afectan emocionalmente, por  ejemplo: la muerte de un ser querido, el abandono del cónyuge, la muerte de una mascota, el cambio de domicilio, pérdidas materiales, pérdida de un empleo, etc. que en su mayoría son difíciles de sobrellevar.

En la Biblia encontramos a una mujer que tuvo que atravesar grandes sufrimientos que marcaron su vida por completo. Una de las más duras experiencias fue perder a su esposo, tal vez se encontraba reponiéndose de ese dolor, pero al pasar de los años pierde también a sus hijos, entonces decide volver a Moab junto a sus dos nueras. A pesar de que el tiempo pasaba, le era difícil enfrentar esta situación, vivía encerrada en sus recuerdos y en su amargura, no pudo percibir las bendiciones de Dios por lo que decide cambiarse de nombre: “no me llamen más Noemí (que quiere decir dulzura), llámenme Mara (que significa amargura)”.

No sabemos lo que había en el corazón de Noemí como para que su fe haya sido probada. No podemos decir que se trataba de un castigo de Dios como consecuencia de sus actos, porque en realidad no fue lo que Él quiso para ella, sus propósitos iban más allá de lo que esta mujer pudo imaginar. Tal vez no entendamos sus planes en el momento de la prueba, pero muchas veces nuestro padre permite que atravesemos por grandes dificultades para que seamos examinados, como en el caso de Job; hombre justo quien fue puesto delante de satanás para ser probado que aun medio de la escasez, su amor por Dios no cambiaría.

¿Qué es lo que aflige tu corazón? ¿Las pérdidas que has sufrido te han dejado marcas difíciles de olvidar? Muchas veces Dios permite que atravesemos por situaciones difíciles para probar nuestra fe y para que nuestro carácter sea moldeado en medio de ellas.

A pesar de la situación en la que te encuentres, no permitas que la aflicción se enraíce en tu interior, no te centres en el problema porque no hay nada que destruya más que el concentrarnos en nuestro propio dolor.

Pero como sabemos que Dios nunca llega tarde a nuestras aflicciones, en un momento de esos el Señor tocó el corazón de Noemí, cuando empezó a salir de su dificultad y le dijo a una de sus nueras: “hija, yo tengo que hacer algo por ti”. Pudo darse cuenta que al ver la necesidad del otro, su dolor empezó a disminuir hasta ser completamente restaurada.

Dios decidió utilizar situaciones y  personas para permitirle a  Noemí gozar de una mayor bendición. Hoy podemos recordar a una suegra que influenció/influyó en el corazón de su nuera para experimentar la salvación que no conocía y ser elegida para que de sus descendientes naciera nuestro salvador.

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Romanos 8:28 (RVR)

Por Ruth Mamani

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Sombra de muerte

Los medios de comunicación como: la televisión, el periódico o las redes sociales, muestran claramente que la muerte se encuentra a la vuelta de la esquina. Todos los días se informan noticias sobre pérdidas humanas, ya sea por enfermedad, asesinato o suicidio.

Por lo tanto, es preciso reconocer a la muerte tal cual como la Biblia la presenta:

“Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo…” Salmos 23:4 (RVR 1960)

En esta porción bíblica, se compara a la muerte con una sombra. El Pastor David Logacho, manifiesta que de esta comparación se puede aprender algunas cosas sobre la muerte:

En primer lugar la sombra está presente pero es lo mismo que si no estuviera. No ocupa lugar en el espacio, puede entrar al agua y no se ahoga, al fuego y no se quema, puede ser pisoteada y golpeada, y ni se inmuta. Es como si no existiera.

En segundo lugar, la sombra nos sigue dondequiera que estemos en un día soleado. Igual es con la muerte, nos sigue dondequiera que estemos a la luz de la vida. Si no hubiera vida no habría muerte.

En tercer lugar, la sombra es inofensiva, los niños tienen miedo de la sombra, pero cuando crecen aprenden que es tranquila. Así es con la muerte, está presente, pero es inofensiva.

¿Alguna vez has tenido miedo a morir? Si pretendemos salir victoriosos ante la muerte, debemos mirarla como una sombra y así debe verla un cristiano.

“El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos.” Isaías 9:2 (RVR1960)

Aunque nuestra vida esté en riesgo, no tendremos miedo si hemos permitido que la luz de Cristo resplandezca en nuestros corazones. Él tiene poder sobre la muerte, por tanto, seguiremos vivos si es la voluntad de Dios, por lo cual es como si la muerte no existiera, y aunque esté detrás de nosotros, continuará siendo inofensiva.

Te animo a entregar tu vida al Señor y si estás enfrentando una situación tormentosa, una enfermedad terminal o estás siendo amenazado y perseguido como David, te animo a repetir las palabras de este hombre de Dios: “No temeré mal alguno porque tú estarás conmigo”.

Recuerda que Dios te ama y tiene un propósito con tu vida.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Sobre qué estás edificando tu vida?

Los huracanes, las inundaciones y los tornados han causado grandes pérdidas materiales y humanas en países que han experimentado estos desastres. Por esta razón algunos constructores han decidido edificar casas que son como fortalezas, con ventanas que pueden resistir grandes vientos, fuertes clavos para techos que sólo pueden ser cortados y muros que no sean movidos por los desastres naturales.

Algo similar sucede con nosotros, cada área de nuestra vida  es una casa por construir. Cuando se presentan los problemas, es cuando vemos qué tipo de cimiento tenemos en cada una de ellas.

¿Sobre qué estás edificando tu vida? ¿Sobre tu experiencia, inteligencia, sabiduría humana o sobre la Roca?

Si llevas una vida inestable y sientes que no hay respuesta ni cambio en ningún área, es porque estás edificando tu casa sobre la arena. Tal vez te desanimas fácilmente cuando llegan los problemas y sientes desfallecer, pensando que huir de esa situación es tu mejor salida.

El fruto que das, es el que refleja el cimiento en el que está construida tu vida:

“Las obras de la naturaleza pecaminosa se conocen bien: inmoralidad sexual, impureza y libertinaje; idolatría y brujería; odio, discordia, celos, arrebatos de ira, rivalidades, disensiones, sectarismos y envidia; borracheras, orgías, y otras cosas parecidas. Les advierto ahora, como antes lo hice, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.”

(Gálatas 5:19-21 NVI)

Para que tu vida sea edificada sobre un cimiento fuerte, debes tomar decisiones radicales que te permitan crucificar todo lo que ofende a Dios. Esto podría llevar tiempo porque hay que cavar hondo y se necesita de disciplina para tener estabilidad, pero si quieres subir un nivel más, deberás crear hábitos espirituales: La oración, la meditación de su Palabra y el congregarse; así cuando vengan los vientos de problemas puedas estar firme en tu fe.

Es hora de trabajar en un sólido proyecto de vida, en el que escribas tus metas y definas cómo las vas a lograr. Analiza dónde estás parado, si tu vida está edificada sobre la roca o sobre la arena, porque que tus sueños se hagan realidad, dependerá del cimiento sobre el que los construyas.

“Todo aquel que viene a mí, y oye mis palabras y las hace, os indicaré a quién es semejante. Semejante es al hombre que al edificar una casa, cavó y ahondó y puso el fundamento sobre la roca; y cuando vino una inundación, el río dio con ímpetu contra aquella casa, pero no la pudo mover, porque estaba fundada sobre la roca.” Lucas 6:47-48 (RVR).

Por Ruth Mamani.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend