permanecer Archives | Página 2 de 2 | CVCLAVOZ

All posts in “permanecer”

Sé determinante 1

Sé determinante

Seguramente te has propuesto muchas metas para alcanzar este año, lo cual no está mal, al contrario, es excelente, pero para lograrlas tienes que decidir cómo las harás realidad. La  determinación es un valor importante en la vida de cada ser humano, es decidir cómo se va actuar para cumplir lo que uno se propuso.

La Biblia dice en Job 22:28: “Determinarás asimismo una cosa, y te será firme, y sobre tus caminos resplandecerá luz.” En la versión  NTV (Nueva Traducción Viviente) dice lo siguiente: “Prosperarás en todo lo que decidas hacer y la luz brillará delante de ti en el camino.”

¿Qué hermosa promesa, verdad? Aprópiate de ella y verás que la bendición de Dios se hará realidad en tu vida. Sé firme en tu decisión y persevera cada día a pesar de las circunstancias porque si no ¿Cómo quieres lograr algo si no eres determinante ni firme en lo que deseas obtener? Permanecer en la decisión que uno toma es la clave del éxito, porque nos lleva al triunfo y cómo dice su Palabra, la luz y dirección de Dios resplandecen en el camino.

Posiblemente tus metas son familiares y quieres que tus seres queridos conozcan a Jesús, entonces tendrás que trabajar en la fe de ellos. Tal vez anhelas una esposa idónea o un esposo maduro, entonces tendrás que orar y dejar que Dios te guié a la persona correcta. Puede que te hayas  propuesto crecer más en el Señor y recibir de Él, entonces tendrás que ser firme en tus momentos de oración, devocionales y ayunos. Tal vez son tus estudios, la economía o cualquier otra meta, lo cierto es que si no hay decisión y esfuerzo por cumplir no habrá resultados.

La determinación ha sido importante en los grandes hombres de Dios de la antigüedad y lo seguirá siendo en la actualidad. Cada uno de nosotros construye su destino con las decisiones que toma pues Dios nos dio la libertad de escoger. Te animo a decidir siempre por el Señor y por las cosas de Él.

“Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Pues una rama no puede producir fruto si la cortan de la vid, y ustedes tampoco pueden ser fructíferos a menos que permanezcan en mí.”  Juan 15:4 8 (NTV)

Ser determinante es la clave para tu bien o tu mal. Eres tú el que decide.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Quédate y no retrocedas 2

Quédate y no retrocedas

“Si ustedes se mantienen unidos a mí y obedecen todo lo que les he enseñado, recibirán de mi Padre todo lo que pidan.” Juan 15:7 (TLA)

La falta de persistencia en los planes, propósitos y en alguna meta trazada, lleva a la persona a la frustración y al fracaso. Como pasa en un matrimonio cuando surgen problemas que no son adecuadamente solucionados pueden llevar a que una o ambas partes lleguen a renunciar a su pacto. Cuántos matrimonios se han disuelto a causa de este ingrediente esencial que es el “quedarse, constancia” o cuantas empresas han cerrado por no perseverar y permanecer a pesar de las dificultades.

Así, de igual manera, cuántas personas se han acercado momentáneamente a Dios en medio de su dolor, han confiado, pero de la noche a la mañana se olvidan de Él.  ¿Qué pasó? No persistieron en la decisión.

Por eso, el Señor nos advirtió claramente que  “…el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.” Juan 15:5 por nuestra parte debemos aferrados al Señor, seguir adelante, no importa lo que suceda a nuestro alrededor, pues  el camino al éxito depende de si permanecemos en El. Así que si tenemos continuos fracasos o falta de fe podría ser por nuestra inconstancia que impide que alcancemos lo que Dios tiene para nosotros.

No olvidemos que también debemos someternos a la autoridad del Señor por medio de su Palabra. Ella es fuente de vida y es usada por el Espíritu Santo para transformar nuestra vida.

Si estás en medio de circunstancias que están haciendo que quieras renunciar, quédate en el Señor y no des pasos atrás, todo el esfuerzo que pones está siendo tomado en cuenta por Él.

¡La constancia te hará más fuerte, permanece en el Señor!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Él permanece 3

Él permanece

Durante una crisis financiera muy grave, un granjero cuya casa familiar había pasado de padres a hijos por tres generaciones, se vio obligado a vender todos sus bienes para pagar sus deudas.

Después de que todo fue  subastado, volvió al salón, se sentó sobre una vieja caja- pues los sillones también se los habían llevado – y, de repentese dio cuenta de un artículo familiar que colgaba sobre la chimenea,  dijo: Gracias a Dios, ahí hay una cosa que no se ha vendido.

Se trataba  de una pequeña placa con letras de plata que decía: “Tú, Señor, permaneces”. Estas palabras consolaron al hombre, porque le recordaban que su más rico tesoro, el amor de Dios y la salvación que Jesucristo provee, no se lo puede quitar nadie.

Muchas veces ponemos nuestra confianza en las cosas terrenales, pasajeras. Nos apoyamos en la casa, el automóvil, una cuenta bancaria, un buen trabajo o hasta en la misma gente que nos rodea. Lo cierto es que todas estas cosas son pasajeras, nada de lo que poseamos, ni siquiera la salud, es permanente.

Lo único eterno e inalterable es Dios, su amor y fidelidad. Por mucho que nosotros le fallemos, Él jamás lo hará, sin importar las circunstancias permanecerá fiel a su palabra.

“Si fuéremos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo”. 2 Timoteo 2:13  (RVR1960)

No importa las circunstancias que estés atravesando, ni si tu familia y amigos te han abandonado, lo cierto es que Dios nunca lo hará y en Él tienes el mayor tesoro que puedes anhelar.

Dios no sólo permanecerá fiel a quienes temen su nombre, sino que, como declara el salmista, lo hará por generaciones.

“Pues el Señor es bueno. Su amor inagotable permanece para siempre,y su fidelidad continúa de generación en generación”.  Salmos 100:5 (NTV)

Recuerda que en todo tiempo, bueno o malo, es Dios quien permanece con nosotros, su amor no mengua y ninguna adversidad impedirá que cumpla los planes que tiene para tu vida.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Dejar que Dios, sea Dios 4

Dejar que Dios, sea Dios

No me explico por qué todavía, pero por alguna razón el libre albedrío siempre nos juega esta mala pasada, tratar de ayudar a Dios de alguna manera.

Descubrir para qué nacimos es una de las experiencias más grandiosas de nuestra vida, pero cómo vamos a llegar a ello se vuelve la pregunta del millón y es ahí donde queremos tomar el control de la situación para que todo salga de la mejor forma.
Hay momentos en la vida, dónde tenemos que movernos e ir en busca de aquello que deseamos, pero hay otros, cómo en este caso, dónde tenemos que dejar que Dios, sea Dios.

“Estad quietos, y conoced que yo soy Dios” Salmos 46.10a
Imagina que estamos en un taller de artes visuales frente al gran pintor, el que cada día nos regala un amanecer y atardecer irrepetibles, y en la primera clase se nos da un lienzo en blanco donde se nos invita a pintar nuestra historia de vida, pero se nos dan dos opciones: pintarla a nuestra manera, o dejar que el artista por excelencia dibuje las líneas de nuestra historia. Qué harías tú? Seguramente me dirías que dejarías a Dios hacer su gran obra de arte contigo, pero cuando El usa un color o una textura que no nos agrada queremos darle indicaciones de cómo hacerlo, olvidando que antes de que siquiera existiéramos, ya conocía nuestro final. Como es un caballero, Él nunca va a hacer algo que no permitamos, pero mientras más queramos “meter las manos en el plato”, entendiendo aún que todo obra para nuestro bien, más se tardará en enmendar los errores.

Si ya sabemos que es lo que el Creador tenía pensado cuando nos creó, dejemos que su diseño se lleve a cabo a la perfección, sin intervención humana.

Dejar que Dios, sea Dios implica
► Soltar, dejar que El haga lo que tenga que hacer. Por inentendible que parezca ahora, siempre será para nuestro bien
► Aprender a vivir en completa dependencia de Él, y no tratar de buscar la manera de ayudarlo. Es D I O S no necesita de nuestra ayuda
► Entender que todos estamos en diferentes procesos, las comparaciones no nos llevan a ningún lado
► Esperar con la certeza de que El nunca faltará a su palabra, lo que prometió… va a cumplir.

Permanecer quietos, con esa paz que da el saber que aún lo injusto utilizará para nuestro bien, forja el carácter y nos invita a ver como en el momento menos pensado, la pincelada maestra hace que la vida se vea más hermosa de lo que ya es, porque Él nos hizo a su imagen.

A pesar de todo 5

A pesar de todo

Un niño de doce años, que miraba desde la ventana, se fijó en que sólo la boya (señal flotante que se coloca sobre el agua, sujetándola al fondo, para marcar un lugar, señalar un sitio peligroso o un objeto sumergido) flotaba serenamente en aquel turbulento mar y se mantenía en su lugar a pesar de los vientos fuertes.

El niño comentó con los demás que la boya era la única cosa que había allí afuera que parecía no tener miedo, porque aunque se hundía de vez en cuando, siempre volvía a subir sin daño y en el mismo lugar.

Entonces el papá les explicó que la boya se mantenía firme a pesar del viento fuerte porque estaba amarrada a un ancla en el fondo del mar.

Al igual que la boya, que, a pesar de los vientos y movimiento de las aguas, permanece en su lugar. Cuando nuestra confianza en Dios está anclada en Cristo, podemos enfrentar cualquier dificultad que se aproxime; sin temor; y con la paz que él nos da. Sean tiempos de sufrimiento, de desesperanza, junto  a él, podremos permanecer en pie.

El apóstol Pablo pasó por situaciones adversas, fue encarcelado, azotado, perseguido, por tan sólo predicar el evangelio, y sin embargo, su fe nunca menguó, al contrario, él decía: para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia. Pablo tenía la plena convicción de que debía vivir confiando  en el Señor a pesar de los impertinencias de la vida. Y tal era la paz que sentía pues sabía en quién había creído y en quién estaba puesta su fe.

Juan 16:33 también nos dice “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.” Jesús nos enseña que las aflicciones son parte de la vida, que habrá tiempos de dolor pero que en esos momentos debemos confiar en Él y disfrutar de la paz que proviene de él.

Aunque estemos por desfallecer sigamos confiando porque no existe mayor bendición como la de una perfecta confianza en el Señor.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend