peticiones Archives | CVCLAVOZ

All posts in “peticiones”

Jesús está dispuesto a ayudarte

“Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.” Mateo 7:7.

La Biblia nos enseña que cuando nos acercamos a Jesús y pedimos su ayuda, no nos abandona. Veamos algunos ejemplos, una persona con una enfermedad incurable (Lepra) se acercó a Jesús y fue sanado. (Mateo 8:1-3) Un padre desesperado llevó a su hijo endemoniado a Jesús y fue liberado. (Marcos 9:14-29) Bartimeo, un ciego que estaba mendigando por las calles, al oír que Jesús pasaba por su lado, se acercó y le dijo: ¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí! Y en seguida Jesús lo escuchó e hizo que el ciego recobre la vista. (Marcos 10:46-52)

Jesús, quién atendió a estas personas y las ayudó con su situación, sigue siendo el mismo. Él está dispuesto a ayudarte. Sigue doblando rodillas y clamando por tu petición porque  todo el que pide, recibe; todo el que busca, encuentra y a todo el que llama se le abrirá la puerta.

Por lo tanto, no dejes de acercarte a Dios este día y decirle tus necesidades. No seas de aquellas personas que solo miran a Jesús de lejos  y nunca se acercan para hablar con Él. Ningún hijo recibe lo que anhela en su corazón sino va su Padre y se lo pide.

Recuerda que Dios no es un hombre, por lo tanto, no miente ni cambia de parecer. Si el Señor dice que lo busques y  que va a ayudarte con tu situación, confía en Él. Porque Dios es fiel a su palabra y cumple lo que promete.

Quizás la ayuda de Dios no sea en el momento que tú deseas, pero te puedo asegurar que Él responderá a tus oraciones.

¡Acércate a Jesús y confía en su palabra!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Crees que Dios no responde las oraciones?

Leamos esta parábola que Jesús enseñó a sus discípulos y que es también para nosotros que somos sus hijos: “«Supongan que uno de ustedes va a la casa de un amigo a medianoche para pedirle que le preste tres panes. Le dices: “Acaba de llegar de visita un amigo mío y no tengo nada para darle de comer”. Supongan que ese amigo grita desde el dormitorio: “No me molestes. La puerta ya está cerrada, y mi familia y yo estamos acostados. No puedo ayudarte”. Les digo que, aunque no lo haga por amistad, si sigues tocando a la puerta el tiempo suficiente, él se levantará y te dará lo que necesitas debido a tu audaz insistencia.» Así que les digo, sigan pidiendo y recibirán lo que piden; sigan buscando y encontrarán; sigan llamando, y la puerta se les abrirá. Pues todo el que pide, recibe; todo el que busca, encuentra; y a todo el que llama, se le abrirá la puerta. Lucas 11:5-10 (NTV)

No sé cuántas veces has pensado que Dios no escucha tus oraciones o no quiere responder a tus peticiones, pero su consejo es que sigas orando e insistiendo. Recuerda las palabras claves del pasaje que hemos leído: “…todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.”

La Biblia dice que el deseo de Dios es bendecirte, así lo declara Jesús: “Si ustedes, siendo malos, dan buenas cosas a sus hijos, ¿Cuánto más nuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?” Mateo 7:11

Por lo tanto,  preséntale a Dios tus peticiones y Él te dará lo mejor, pero antes de dirigirte a Dios en oración, asegúrate de que Él es realmente tu Padre celestial. “Pero a todos los que creyeron en Jesús y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios.” Juan 1:12 (NTV)

Creer que el Señor Jesucristo murió por ti y resucitó para tu justificación, te convierte en un hijo de Dios. ¿Lo has aceptado en tu vida como tu Señor y Salvador? ¿Has hecho la oración de fe? Sí aún no has dado ese paso escríbenos a [email protected] indicando que quieres recibir a Jesús en tu corazón, con gusto te ayudaremos en esta maravillosa decisión.

¡Que la paz de Dios esté contigo y sigue orando!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Hacedor de sueños

“Aun antes de que haya palabra en mi boca, Oh Señor, Tú ya la sabes toda”. Salmos 139:4 (NBLH)

Amar y temer a Dios nos lleva a esforzarnos en obedecerlo y servirle en muestra de gratitud. Como respuesta, Él da prosperidad a sus hijos que se esfuerzan. Hace algunos años, uno de mis amigos vio un auto que le gustaba mucho y dijo en su corazón: “¿cuándo llegaré a tener uno de estos?” Este era un anhelo que tenía y que nunca se atrevió a expresar. Sin embargo, el Señor recompensó su obediencia y la ayuda que hace con amor en su obra. Él concede los anhelos ni siquiera pronunciados, aquellos que están guardados celosamente en lo más profundo de nuestro ser. Por tanto, te animo a someterte a su palabra: “El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra vivienda en él.” Juan 14:23. ¿Esperas la bendición de Dios? Da el primer paso, comienza por obedecerle.

Por Danitza Luna

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend