preocupación Archives | CVCLAVOZ

All posts in “preocupación”

¿Disfruto o me preocupo?

A veces nos preocupamos demasiado por un conflicto que no existe y dejamos de disfrutar el presente. Para que entiendas mejor quisiera darte un ejemplo:

Había un perro que cuidaba con esmero el hueso que su dueño le había regalado en la mañana y se quedó en el patio todo el día cuidando su regalo, pero cuando llegó su amo,  este trajo más huesos que al final los otros animales disfrutaron mientras el perro seguía cuidando el suyo.

¿Te has dado cuenta que a veces actuamos como este perro? Podemos imaginar los pensamientos que el perro tenía para no comer su hueso, por ejemplo, podría pensar: “No lo comeré porque tal vez después muera de hambre…” obviamente esto no sucedería, pero su preocupación le impedía disfrutar el momento, por lo que salió perdiendo.

Cuando imaginamos una situación futura crítica tendemos a angustiarnos, a veces vienen pensamientos como “de dónde sacaré dinero mañana…”, “y si mañana sucede que…” Entonces esta forma de pensar nos ocasiona un malestar y un estrés innecesario, el cual no se puede resolver porque es un conflicto ficticio que forma parte de nuestra imaginación.

“Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.” Mateo 6:34 (RVR 1960)

La Palabra de Dios nos da un sabio consejo en este aspecto “no te preocupes por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su propia preocupación” Si bien es necesario ser prudentes con respecto a prevenir los conflictos futuros, no resolveremos nada preocupándonos por ellos anticipadamente, así que debemos ser sabios y disfrutar el presente.

En esta oportunidad quiero preguntarte ¿Estás disfrutando de tu vida y de las personas que te rodean? No permitas que las preocupaciones te hagan olvidar lo hermoso que es vivir. Te animo reflexionar si realmente tienes paz en donde te encuentras porque Dios te dio la vida para que la vivas en gozo y abundancia.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Dile adiós al estrés en 20 minutos

Estamos viviendo en un siglo en donde mayormente las enfermedades son causadas por el estrés. En décadas pasadas habían males que eran difíciles curar debido al poco avance de la ciencia y la escasez de medicamentos. Sin embargo, ahora que existe todo eso, las personas de diferentes edades aún siguen enfermándose por el estrés. Hay algunos métodos y ejercicios que ayudan a combatirlo; y algunos van desde drogas farmacéuticas hasta remedios caseros. En esta oportunidad, los científicos profundizaron en algo que ya se sabía que reducía el estrés: la naturaleza.

Un experimento realizado por un grupo de expertos de la Universidad de Michigan reveló cuánto afecta la naturaleza en el estrés. Durante un estudio que duró ocho semanas, los investigadores pidieron a los participantes a pasar tiempo en al aire libre y ponerse en contacto con la naturaleza al menos tres veces por semana y por más de diez minutos. Para medir los resultados, se recogió una muestra de saliva de cada participante antes y después del experimento.

Los resultados arrojaron conclusiones sorprendentes. Los niveles de cortisol, la hormona del estrés, redujeron dramáticamente en la segunda prueba de saliva. Esto demostró que la forma más efectiva de reducir la estrés es ≪pasar de 20 a 30 minutos sentado o caminando en un lugar que brinde un sentido de naturaleza≫.

La Dra. MaryCarol Hunter, líder de este proyecto y profesora asociada en la Universidad de Michigan, explicó que esta manera de minimizar el estrés funciona cuando se sale a la naturaleza de día, no se hace ejercicio aeróbico y se evita el uso de: redes sociales, internet, llamadas telefónicas, conversar y la lectura.

Este descubrimiento reciente de influencia de la naturaleza en el estrés es un método que puede ahorrar dinero a muchas personas. En lugar de comprar medicamentos, pueden aplicar la ≪píldora de la naturaleza≫ y vivir una vida más saludable.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Hunter, M., Gillespie, B., & Chen, S. (2019). Urban Nature Experiences Reduce Stress in the Context of Daily Life Based on Salivary Biomarkers. Frontiers In Psychology10. doi: 10.3389/fpsyg.2019.00722

Con seguridad y confianza

Cuando un niño sale de su casa en compañía de sus padres, lo hace con la seguridad de que ellos cuidarán de él, no tiene que preocuparse de nada, salvo de permanecer cerca. Si alguien extraño se acerca, su primera reacción será refugiarse en sus padres, pero una vez que le digan quién es la persona, cambiará de actitud porque confía en la protección de sus progenitores.

No es algo que se piense, por lo que podríamos decir que es innato en un niño, y es precisamente de esta forma que debemos confiar en Dios, sin necesidad de analizarlo o sin tener que llegar a una conclusión.

“Gracias a Cristo y a nuestra fe en él, podemos entrar en la presencia de Dios con toda libertad y confianza.”

Efesios 3:12 (NTV)

En la Biblia encontramos muchas referencias de que debemos acercarnos con confianza a Dios, es decir, con la seguridad de que seremos escuchados, fortalecidos, consolados, protegidos, etc., según sea la situación que atravesemos.

Así como un niño no duda de que recibirá todo lo que necesita de sus padres, debemos acercarnos al Señor, con seguridad y confianza de que Él tiene el cuidado necesario para cada uno.

“Así que acerquémonos con toda confianza al trono de la gracia de nuestro Dios. Allí recibiremos su misericordia y encontraremos la gracia que nos ayudará cuando más la necesitemos.”

Hebreos 4:16 (NTV)

Si has notado que a tu relación con Dios le falta el ingrediente de la confianza, comienza a trabajar en fortalecer tu comunión con Él, así como no puedes confiar en un extraño, no podrás confiar en el Señor si no buscas conocerlo. Para ello, es necesario que leas y estudies Su Palabra, además de buscarlo en oración.


Por Cesia Serna



El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Preocupado o confiado?

“Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten” Mateo 6:33 (NTV).

Muchas veces quisiéramos no tener problemas o que desaparezcan de forma inmediata, pero si no hubiera problemas ¿cómo aprenderíamos? Cuando ve a un niño pequeño tratando de caminar, pero al intentarlo se cae continuamente, ahí el niño tiene una dificultad, y este es el de no poder caminar, pero la persistencia lleva al infante a dar sus primeros pasos. El niño aprendió algo que es necesario para su vida.

De la misma manera, cuando tenemos adversidades debemos verlas como oportunidades de aprender lo que Dios quiere enseñarnos. Si Dios quiere enseñarnos a depender de Él, seguramente tendremos que aplacar nuestra preocupación, poniendo nuestra confianza en el Señor. Quizás más que preocuparnos, debemos aprender a ocuparnos persistentemente en la oración. En las Escrituras dice: “No se preocupen por nada; en cambio oren por todo (…)” Filipenses 4:6 (NTV).

Por Neyda Cruz

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Test: ¿Cuán estresado estás?

El estrés es, probablemente, el problema más común en la actualidad: no hace distinción de edad, raza, sexo, ni credo. Se ha convertido en uno de los males de los cuales nadie parece estar a salvo, por lo cual es importante estar alerta de los síntomas que indican su presencia, y de esa manera mantener una salud física y mental adecuada.

El siguiente test te ayudará a darte cuenta cuánto está influyendo el estrés en tu vida. Te tomará algunos minutos completarlo, pero debes hacerlo con calma y meditando bien en tus respuestas. Piensa en los últimos tres meses de tu vida y contesta si cada frase se aplica o no a tu vida.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Mann, S. (2016). Cracking psychology (pp. 196-197). London: Cassell Illustrated.

No te preocupes…

En el mundo no estaremos libres de enfrentar aflicciones y necesidades, ya sean económicas, de salud, familiares o personales. Por esta razón el Señor nos dejó su Palabra, para que no nos desesperemos sino que descansemos en Él.

 “Por lo tanto, yo les digo: No se preocupen por lo que han de comer o beber para vivir, ni por la ropa que necesitan para el cuerpo. ¿No vale la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa? Miren las aves que vuelan por el aire: no siembran ni cosechan ni guardan la cosecha en graneros; sin embargo, el Padre de ustedes que está en el cielo les da de comer. ¡Y ustedes valen más que las aves!…

Fíjense cómo crecen los lirios del campo: no trabajan ni hilan. Sin embargo, les digo que ni siquiera el rey Salomón, con todo su lujo, se vestía como uno de ellos. Pues si Dios viste así a la hierba, que hoy está en el campo y mañana se quema en el horno, ¡con mayor razón los vestirá a ustedes, gente falta de fe!

Así que no se preocupen, preguntándose: “¿Qué vamos a comer?” o “¿Qué vamos a beber?” o “¿Con qué vamos a vestirnos?” Todas estas cosas son las que preocupan a los paganos, pero ustedes tienen un Padre celestial que ya sabe que las necesitan. Por lo tanto, pongan toda su atención en el reino de los cielos y en hacer lo que es justo ante Dios, y recibirán también todas estas cosas.”  Mateo 6:25-33 (DHH)

¿Tu situación económica es crítica? ¿Estás siendo azotado por alguna enfermedad? ¿Tienes alguna preocupación? El Señor te pide que no te angusties, sino que confíes en Él. Toma como ejemplo las aves del cielo que no viven afligidas pensando qué van a comer o vestir porque su creador conoce sus necesidades.

¿De qué sirve preocuparse? Aunque llores, dejes de comer o dormir, tu problema seguirá del mismo tamaño. Por este motivo te animo a cambiar de estrategia; cierra la puerta de tu habitación y entrégale al Señor tu carga, ten Fe y sonríe porque ya no estarás solo.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Espera en Dios y ten fe

“Tu salvación viene  de Jehová, Y él es tu fortaleza en el tiempo de angustia.  Él te ayudará y  librará; Te libertará de los impíos, y te salvará, Si esperas en Él.” Salmo 37:39-40

Si crees y confías en Dios, no te desesperes ni te preocupes por la situación que tienes. Aprende a ser paciente, humilde y sobre todo una persona dependiente de Dios. No siempre la respuesta del Señor a tus oraciones o súplicas será inmediata. Lo importante es que sepas que tu Padre Celestial es fiel a Su Palabra y que tiene un tiempo perfecto para obrar en tu vida.

¿Sabías que la desesperación retrasa las bendiciones que Dios tiene para ti? Te explico la razón: cuando tú te desesperas estás comunicando a Dios que no confías en Él, y la Biblia dice que sin fe es imposible agradarle. No olvides que la fe es tener plena seguridad de que vas a recibir lo que esperas y es el convencimiento de que se hará realidad lo que ahora no ves.

Por lo tanto, no comuniques a Dios tu desconfianza, al contrario, sigue adelante confiando y teniendo presente que  tienes un Dios Todopoderoso. “…pueden ustedes confiar en Dios, que no los dejará sufrir pruebas más duras de lo que pueden soportar. Por el contrario, cuando llegue la prueba, Dios les dará también la manera de salir de ella, para que puedan soportarla.” 1 Corintios 10:13. (DHH)

No confíes en tus circunstancias ni en los pensamientos negativos que tienes. No dejes que tu alma se turbe y desespere. Espera en Dios y ten fe en que tu salvación llegará. El Señor es fiel y recompensa a quienes lo buscan.

“Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos.” Salmo 40:1-2.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Habla con Jesús

Cuando pasamos momentos dolorosos y desesperantes, muchas veces creemos que nadie puede ponerse en nuestro lugar y entendernos. Pensamos que el problema o la situación solamente la atravesamos nosotros y nadie más. Pero la Biblia dice que, “…él cargó con nuestras enfermedades y soportó nuestros dolores… fue herido por nuestras rebeliones, fue golpeado por nuestras maldades; él sufrió en nuestro lugar, y gracias a sus heridas recibimos la paz y fuimos sanados. Isaías 53:4-6. (TLA)

Jesús, el Hijo de Dios, sabe y entiende perfectamente cómo nos sentimos cuando enfrentamos situaciones dolorosas en nuestra vida. Los evangelios (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) muestran la vida de Jesús y cada situación difícil que Él tuvo que vivir. El Señor experimentó situaciones como el abandono, la injusticia, las amenazas, la persecución, el maltrato físico, el odio de algunas personas, etc.

Por eso, no dejes de hablar con Jesús si estás preocupado, desesperado, pasando un momento doloroso o no encuentras el sentido a la vida. Jesús dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida…” Juan 14:6 (NTV) “Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso.” Mateo 11:28 (NVI) “…Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo.” Juan 16:33. (PDT)

Hablar con Jesús y confiar en Él, cambiará tu manera de pensar y llenará tu vida de su paz. Te enseñará que todo lo que está sucediendo en tu vida es con un propósito especial y que todo está bajo su control.

El Señor dice: “Mis ojos están puestos en ti. Yo te daré instrucciones, te daré consejos, te enseñaré el camino que debes seguir.” Salmos 32:8 (DHH)

Si tienes un problema, habla con en el Señor, escucha sus consejos y confía en Él.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Eres feliz con lo que tienes?

“No vivan preocupados por tener más dinero. Estén contentos con lo que tienen, porque Dios ha dicho en la Biblia: «Nunca te dejaré desamparado.»” Hebreos 13:5. (TLA)

Como todo buen padre, Dios nunca nos dará algo que podría hacernos daño, Él sabe lo que necesitamos y lo que realmente nos hace falta. Por eso nos dice que tengamos mucho cuidado con el deseo de tener más y más cosas materiales, que la vida no se mide por cuánto tenemos. (Lucas 12:15)

El Señor quiere que sepamos que este mundo no es nuestro hogar y lo que realmente le interesa es cambiar nuestras vidas y prepararnos para llegar a nuestro verdadero destino. Su deseo no es que hagamos riquezas en esta tierra, porque Él sabe que donde esté nuestro tesoro, allí estará también nuestro corazón (Mateo 6:21). Y como buen Padre no desea que nuestro enfoque esté en las posesiones materiales,  sino en desarrollar una imagen como la de Cristo Jesús, que seamos siempre humildes y amable, pacientes unos con otros, llenos de amor, haciendo todo lo posible por mantenernos unidos, para que de  ese modo lleguemos a ser sal y luz en este mundo.

En la Biblia, Jesús nos dice que no nos preocupemos por la comida o por el vestido, que el Padre conoce nuestras necesidades y que en vez de afanarnos confiemos Él. Lo único que Dios pide de nosotros para suplir nuestras necesidades, es que tengamos fe, mantengamos una relación personal y confiemos en su palabra.

No olvides ser feliz con lo que tienes y seguir creciendo en el conocimiento de Cristo Jesús. Recuerda que lo más importante es hacer tesoros en el cielo y saber que Dios no nos dejará ni nos desamparará.

“Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.” Filipenses 4:19 (RVR1960)

¡Confía en el Señor!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ora en vez de preocuparte

“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción  de gracias. Y la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” Filipenses 4:6-7 (RVR1960)

La Biblia es tan clara al decirnos que debemos orar en vez de preocuparnos por las circunstancias de la vida, pero no siempre obedecemos. Cuando tenemos un problema o necesidad, lo primero que hacemos es tratar de solucionar por nosotros mismo y al ver que no podemos resolverlo, buscamos desesperadamente a Dios como último recurso.

¿Por qué nos cuesta tanto creer en la palabra de Dios y obedecer? ¿Cuál es nuestra actitud cuando estamos preocupados? ¿Qué es lo primero que hacemos frente a una necesidad o problema?

Jesús dijo: “Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten.” Mateo 6:33 (NTV)

¿Estamos buscando a Dios por encima de nuestras preocupaciones? Si hasta hoy no lo hemos hecho, empecemos este día obedeciendo, confiando y poniendo  en práctica la palabra de Dios.

En vez de estar preocupados por nuestras circunstancias oremos, acerquémonos a Dios y digámosle exactamente cómo nos sentimos y cuáles son nuestros problemas. Derramemos nuestro corazón ante Él, descarguemos todas nuestras emociones y sentimientos, para que el Señor se encargue de la situación que enfrentamos.

«Rescataré a los que me aman; protegeré a los que confían en mi nombre. Cuando me llamen, yo les responderé; estaré con ellos en medio de las dificultades. Los rescataré y los honraré. Los recompensaré con una larga vida y les daré mi salvación».  Salmo 91: 14-16 (NTV)

La fe es creer a Dios, en cada una de sus palabras y promesas.

¡Confiemos y descansemos en Dios!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Sólo en Jesús estaremos seguros

Vivimos en un mundo inseguro y peligroso, donde a diario vemos robos, asesinatos, suicidios, guerras y todo tipo de violencia que nos indica que la maldad de las personas está aumentado. ¿Qué está pasando con el ser humano? ¿Por qué tanto odio?

Cada día que pasa el panorama de este mundo está peor y no es nada alentador ver cómo las personas se destruyen. El amor de la gente se está enfriando y lo único que vemos es que el pensamiento del ser humano es hacer lo malo.

“Abundará el pecado por todas partes, y el amor de muchos se enfriará.” Mateo 24:12 (NTV)

Realmente estamos viviendo en una sociedad egoísta y llena de violencia, donde la confianza en las personas es cada vez menor. ¿Qué hacer ante esta realidad? ¿Dónde ponemos nuestra esperanza? ¿Cómo podemos sentirnos seguros?

Nuestra única esperanza es Dios y nuestra seguridad está en lo que dice su Palabra. Jesús dijo: “Mis ovejas oyen mi voz; yo las conozco y ellas me siguen. Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, ni nadie podrá arrebatármelas de la mano. Mi Padre, que me las ha dado, es más grande que todos; y de la mano del Padre nadie las puede arrebatar. El Padre y yo somos uno.” Juan 10:27-30 (NVI)

Además, no olvidemos que Jesús predijo todo lo que hoy está sucediendo en el mundo. Razón suficiente para creer y confiar en lo que Él nos dice.

Por lo tanto, no dejemos que la inseguridad y la preocupación excesiva nos lleven a caer en la incredulidad, pues tenemos un Dios que nos dice “Yo te pido que seas fuerte y valiente, que no te desanimes ni tengas miedo, porque yo soy tu Dios, y te ayudaré por dondequiera que vayas.” Josué 1:9 (NVI)

Busquemos cada día a Dios para vivir seguros, protegidos y llenos de su amor. Es lo que necesitamos para vivir en este mundo malo. ¡No dejes de orar, meditar en la palabra de Dios y congregarte!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

4 razones para que dejes de preocuparte

En estos tiempos es difícil vivir sin preocupaciones. Algunos hasta podrían asegurar que sin ellas no podemos vivir. No obstante, a continuación hay cuatro buenas razones por las cuales debemos decirle adiós a las preocupaciones, y evitar que ellas tomen el control de nuestras vidas:

1. Deja de preocuparte porque la vida es más importante que las cosas materiales.

“Por tanto les digo: No se afanen por su vida, qué han de comer o qué han de beber; ni por su cuerpo, qué han de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?” – Mateo 6:25 (RVA-2015)

Los problemas financieros, amorosos, de salud, las noticias, y otros asuntos que nos preocupan parecen tener mucha importancia. Llenamos nuestra mente con las posibilidades de lo que debería o podría pasar; y esto nos hace ciegos a lo que ocurre a nuestro alrededor. Sin embargo, la verdad es que ninguno de nuestros problemas tienen mayor importancia que el valor de la vida. Pueden ocurrir mil cosas en nuestro entorno, pero cada día que tenemos es una nueva oportunidad. Lamentaciones 3:22-23 dice que Dios la misericordia de Dios se hace nueva cada mañana, esto quiere decir que mientras estemos vivos tenemos esperanza en Dios; y por lo tanto, no debemos preocuparnos.

2. Deja de preocuparte porque Dios cuida de ti.

“Miren las aves del cielo, que no siembran ni siegan ni recogen en graneros; y su Padre celestial las alimenta. ¿No son ustedes de mucho más valor que ellas?” – Mateo 6:26 (RVA-2015)

Ser creación de Dios no solo significa que fuimos hechos por Él, sino que cuida de nosotros. Cuando la preocupación nos agobia, podemos llegar a pensar que estamos solos y no hay nadie a nuestro lado que nos ayude a confrontar una situación; no obstante, Dios está al pendiente de cada criatura de la creación, especialmente de nosotros. ¿No es eso reconfortante?

3. Deja de preocuparte porque no tenemos el control de lo que sucede.

“¿Quién de ustedes podrá, por más que se afane, añadir a su estatura un milímetro?” – Mateo 6:27 (RVA-2015)

Corrie Ten Boom dijoLa preocupación no vacía el mañana de su dolor. Vacía el hoy de su fuerza.” Nada bueno sale de la preocupación, porque, aunque sea difícil de admitir, la gran parte de las cosas escapan de nuestro control. Esto parece una mala noticia, pero en realidad no lo es. No tener el control de lo que sucede quiere decir que Dios es quien tiene el mando, y Él jamás permite que sus hijos desfallezcan. Entonces, si no tenemos control de lo que sucede, ¿para qué seguir preocupándonos?

4. Deja de preocuparte porque eres valioso para Dios.

“¿Por qué se afanan por el vestido? Miren los lirios del campo, cómo crecen. Ellos no trabajan ni hilan; pero les digo que ni aun Salomón, con toda su gloria, fue vestido como uno de ellos. Si Dios viste así la hierba del campo, que hoy está y mañana es echada en el horno, ¿no hará mucho más por ustedes, hombres de poca fe? Por tanto, no se afanen diciendo: ‘¿Qué comeremos?’ o ‘¿Qué beberemos?’ o ‘¿Con qué nos cubriremos?’. Porque los gentiles buscan todas estas cosas, pero el Padre de ustedes que está en los cielos sabe que tienen necesidad de todas estas cosas. ” – Mateo 6:28-32 (RVA-2015)

Si a nosotros nos importan nuestros problemas, a Dios le importan más. Él envió a Jesús para que muriera en la cruz y se llevara nuestros pecados. No lo hizo para darnos una vida libre de problemas, sino para pasar la eternidad con Él. Mateo 6:33 (TLA) dice: “Lo más importante es que reconozcan a Dios como único rey, y que hagan lo que él les pide. Dios les dará a su tiempo todo lo que necesiten.” Que esto sirva de ánimo y tranquilidad para que aprendamos a dejar nuestras preocupaciones en las manos de Dios y comencemos a pensar en los asuntos eternales, que son lo que más importan.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend