preparado Archives | CVCLAVOZ

All posts in “preparado”

Ser profesional… 1

Ser profesional…

Si aspiramos a alcanzar una profesión, ser competentes o expertos en algún área, es primordial invertir tiempo y esfuerzo. No conozco a ninguna persona que haya logrado superarse sin realizar sacrificios, como dormir o comer poco en algunas oportunidades, con tal de cumplir con la responsabilidad que asumió.

En el camino del Señor sucede algo parecido, la Biblia dice: “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.” 2 Timoteo 2:15

Muchos piensan que ir a la iglesia los domingos es suficiente para conocer al Señor, pero Dios en su Palabra nos enseña que seamos siervos preparados ¿Consideras que estás aprobado? ¿Conoces a profundidad las escrituras? Si tu respuesta es negativa es posible que no estés esforzándote por esta carrera que es fundamental para alguien que ha decidido seguir a Cristo.

Es primordial cambiar de mentalidad, lo que conoces del Señor no es suficiente y no darás grandes pasos si no te esfuerzas e inviertes tiempo para lograr ser un obrero aprobado ¿Estás dispuesto a seguir a Jesús? Es necesario aclarar que este llamado no es solamente a pastores o maestros, sino para todos aquellos que han creído en Él.

Te animo a empezar a buscar al Señor todos los días, orando, estudiando la Biblia, asistiendo a la iglesia y enseñando su palabra; entonces conocerás realmente quién es Dios y lo que quiere para tu vida, lo más probable es que te estés perdiendo de las maravillas que están en su voluntad.

¡No te conformes porque Dios tiene un plan para ti!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Preparado para todo 2

Preparado para todo

Hace mucho tiempo vi la película titulada: “Al filo del peligro” que trata de una situación de supervivencia. La avioneta en la que viajaban cuatro personas cae, el piloto muere en el impacto, otro es asesinado por un oso y los dos restantes buscan sobrevivir.

Lo interesante es que Charles Morse, que es uno de los sobrevivientes, es una persona que “sabe todo”,  al gustarle leer libros tenía bastantes conocimientos: hizo una brújula improvisada para darse cuenta de qué camino  debía seguir, trampas para cazar su alimento, armas para defenderse y otras cosas que le permitieron subsistir en el bosque.

Cuando llegó la ayuda, sólo este hombre fue encontrado con vida, lo que hubiera sido imposible si no hubiese estado preparado.

¿Qué pasaría si hubieras estado en su lugar? Posiblemente estarías muerto de hambre o por el ataque de algún animal, lo que nos enseña lo importante que es nuestra preparación.

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” 2 Timoteo 3:16-17 (RVR 1960)

La Palabra de Dios, conocida como “la Biblia”, es fundamental para la preparación de un hijo de Dios, porque: enseña, corrige, adiestra y perfecciona, con la finalidad de que estemos preparados para el trabajo que tenemos como cristianos.

El Señor quiere que en su camino seamos como Charles Morse y “sepamos todo”;  es decir, que seamos competentes espiritualmente y no nos hundamos o desesperemos en el camino, que sepamos enseñar o corregir al que lo necesita, y ser sabios para actuar cuando enfrentemos una situación inesperada, siendo guiados por lo que dice la palabra de Dios porque solamente de este modo saldremos victoriosos.

Si estás perdiendo la confianza en Dios porque estás enfrentando un tiempo de conflicto como una enfermedad, un derrumbe económico, pérdida de empleo u otros; entonces necesitas Palabra de Dios en tu corazón o quizá quieres dar a conocer el mensaje de Jesús pero no sabes cómo empezar, entonces requieres preparación.

En este momento, te animo a tomar la decisión de prepararte todos los días, apartando un tiempo importante para estudiar la palabra de Dios y realizar un buen servicio para Él.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Estoy preparado 3

Estoy preparado

Me impresionaba la bondad de un amigo hacia las personas en necesidad. Siempre que en nuestro camino encontrábamos una persona pobre, no se fijaba en la moneda más pequeña para darle, sino en el billete que serviría para cubrir la alimentación del día o, en lo posible, de la semana.

Un día compartió, con un grupo de amigos, que hubo un tiempo en el que padeció escasez, sabía lo que implicaba estar en esta situación; por lo tanto, para él era fácil dar al que no tenía.

“Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad.” Filipenses 4:12 (RVR 1960)

A pesar de que Pablo era un siervo fiel y obediente al Señor, Dios permitió que enfrentara hambre y necesidad. Esto hizo que Pablo fuera un hombre fuerte y maduro, estaba preparado para vivir en pobreza como en abundancia; para él no era importante si un día estaba sin comer, sino que lo primordial era obedecer el mandato que el Señor le dio ¡Pablo era un hombre de Dios!

El cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios. 2 Corintios 1:4

La palabra del Señor menciona que enfrentaremos tiempos de tribulación. Lo importante es que Dios estará con nosotros en esos momentos difíciles, dándonos consuelo y amor; así también el Señor pide que apoyemos a las personas están sufriendo lo mismo que hemos enfrentado y que los consolemos como Él lo hizo con nosotros.

La tribulación, escases y hambre, nos harán madurar y entender al otro, por tanto si estás enfrentando una prueba, te animo a ser como Pablo, confía en Dios y ocúpate de obedecer el mandato que te dio.

¡Sólo en obediencia saldrás victorioso de la aflicción!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Preparado para la prueba? 4

¿Preparado para la prueba?

Es terrible tener un examen sorpresa cuando uno no está preparado. ¿Te ha pasado? Cuando el educador  ingresaba al curso y decía: “empezaremos la clase con una prueba sorpresa para ver el conocimiento que presentan” La mayoría de los estudiantes se aplazaban porque no estaban listos.

Así el Señor probó a sus discípulos para ver si estaban preparados. La palabra de Dios dice:

“Después de esto, Jesús fue al otro lado del mar de Galilea, el de Tiberias. Y le seguía gran multitud, porque veían las señales que hacía en los enfermos. Entonces subió Jesús a un monte, y se sentó allí con sus discípulos. Y estaba cerca la pascua, la fiesta de los judíos.

Cuando alzó Jesús los ojos, y vio que había venido a él gran multitud, dijo a Felipe: ¿De dónde compraremos pan para que coman éstos? Pero esto decía para probarle; porque él sabía lo que había de hacer. Felipe le respondió: Doscientos denarios de pan no bastarían para que cada uno de ellos tomase un poco. 

Uno de sus discípulos, Andrés, hermano de Simón Pedro, le dijo: Aquí está un muchacho, que tiene cinco panes de cebada y dos pececillos; mas ¿qué es esto para tantos? Entonces Jesús dijo: Haced recostar la gente. Y había mucha hierba en aquel lugar; y se recostaron como en número de cinco mil varones.

Y tomó Jesús aquellos panes, y habiendo dado gracias, los repartió entre los discípulos, y los discípulos entre los que estaban recostados; asimismo de los peces, cuanto querían. Y cuando se hubieron saciado, dijo a sus discípulos: Recoged los pedazos que sobraron, para que no se pierda nada.  Recogieron, pues, y llenaron doce cestas de pedazos, que de los cinco panes de cebada sobraron a los que habían comido.” Juan 6:1-13

El primer hombre en ser probado fue Felipe y fue el primero en reprobar, puesto que mencionó que el dinero que tenían no abastecería para alimentar a todas las personas que se encontraban en aquel lugar. El segundo en aplazarse fue Pedro, quien afirmó que el poco alimento que había no era nada para tantos.

En toda esa multitud sólo hubo un niño que aprobó, aquel que a pesar de ver una gran cantidad de gente llevó sus cinco panes y dos pececillos para compartir. Jesús mostró que con Él no existían limitaciones, comieron hasta saciarse e incluso sobraron doce cestas llenas.

¿Estás preparado para una prueba? Es posible que la preocupación que presentas sea por la alimentación, vestimenta, material escolar de tus hijos u otras cosas que te impiden creer en Dios. ¿Cómo lo estás enfrentado? El peor error que puedes cometer en estos momentos es alejarte de Jesús, quien es el único que hace milagros.

No te aplaces ¡Regresa y confía en Él y Él hará!

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Estás listo para irte al cielo? 5

¿Estás listo para irte al cielo?

Una enfermedad  crónica o terminal induce a que la persona piense en el final de su vida, pensar que la muerte está a pasos de distancia ocasiona un sufrimiento muy grande. Sin embargo, no es necesario padecer una enfermedad para pensar en el fin, el tiempo de irse ha llegado a muchos jóvenes y niños cuando se encontraban en el estado más enérgico y saludable de sus vidas.

Por tanto, ya sea que nos encontremos saludables o con una terrible enfermedad tenemos que estar preparados para ir al lado de Dios ¿Estás listo?

“También les refirió una parábola, diciendo: La heredad de un hombre rico había producido mucho. Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos? dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate.

Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.” Lucas 12:16-21

Este hombre estaba viviendo un tiempo de prosperidad y aún tenía planificado mayor abundancia para el futuro, lamentablemente en su vida sólo se ocupó de hacer riquezas y se olvidó de Dios, perdió lo más importante: salvar su alma.

Si estás enfermo no te tortures pensando en el final del camino porque todos pasaremos por eso,  no te preocupes solamente por sanar tu cuerpo sino por salvar tu alma. Si pides a Dios que te sane es posible que recibas una respuesta afirmativa, sin embargo, también es posible que tu tiempo haya llegado y lo importante será que estés preparado para irte con Él.

El tiempo de partir puede llegar en cualquier momento, seas anciano, joven o niño, estés enfermo o sano, aunque te encuentres en prosperidad y abundancia, nada impedirá que te vayas si ha llegado el tiempo; por tanto, actúa con sabiduría y realiza tus planes de la mano de Dios, seguro de irte al cielo si en este momento concluyera tu vida en este mundo.

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡No pierdas el vuelo! 6

¡No pierdas el vuelo!

María había ganado unas vacaciones completamente pagadas a Hawái, estaba muy entusiasmada, pero esperó a último momento para empacar. Cuando llegó el día del viaje, estaba a punto de abordar el avión y se dio cuenta que había olvidado su pasaporte. Aunque se desesperó y rogó que le permitieran el acceso, se lo impidieron: el avión no la esperó y perdió el gran premio que había ganado.

¿Cuántas veces perdemos cosas valiosas por no estar preparados?

“Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo. Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas. Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite; más las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas. Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron.

Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle! Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas. Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan. Más las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas.

Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta. Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos! Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.” Mateo 25:1-13 (RV 1960)

El Reino de Dios es un regalo para los que deciden creer en Jesús. La Biblia nos dice que podemos perder el reino de Dios si no estamos preparados para recibirlo. Las cinco mujeres que estaban listas entraron a las bodas y disfrutaron del gran festejo que se tendría por la llegada del esposo; sin embargo, las otras cinco se quedaron afuera porque a último momento quisieron prepararse.

Si en este momento viniera Cristo ¿estarías listo para irte con Él? ¿Crees que tienes toda tu vida en orden y nada de que arrepentirte? Un día Él vendrá y nadie sabe el día, ni la hora, pero te animo a esperarlo preparado. No pierdas un gran regalo por tu imprudencia. En este momento pide perdón por tus pecados y ruega por la salvación de tu vida.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Serán tiempos finales? 7

¿Serán tiempos finales?

Hace días atrás salió una noticia en Cochabamba-Bolivia, que para muchos fue alarmante y para otros sin ninguna importancia. Quizás también lo escuchaste en tu país. Se trata de un sonido en el cielo, muchos lo denominan “las trompetas del Apocalipsis”, otros indican de es un efecto sobrenatural llamado “Cielo Moto” que es producido por un terremoto en el cielo. Algunos indican que es simplemente un efecto producido por los vientos.

Lo cierto es que este suceso sembró miedo a quienes lo oyeron y, a otros, una gran incógnita acerca de qué puede tratarse el sonido. ¿Realmente serán las trompetas del apocalipsis de las cuales habla la Biblia? ¿Será que los sucesos de estos tiempos nos indican el fin del mundo? O ¿Será un simple efecto de los vientos como indican algunos?

Aunque no sepamos de dónde vienen o cómo se producen esos sonidos (de trompeta) Jesús habló de acontecimientos como los que vemos y oímos hoy en día. Él lo llamo “Señales antes del Fin” (Mateo 24) entre los cuales predijo los tiempos que estamos viviendo. “Muchos vendrán en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán”, “Oirán de guerras y de amenazas de guerras”, “Habrá pestes, hambres, y terremotos en diferentes lugares”, “Muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos.” “Abundará el pecado por todas partes, y el amor de muchos se enfriará.” “Habrá señales en el cielo y en la tierra.”

“Les digo la verdad, no pasará esta generación hasta que todas estas cosas sucedan. El cielo y la tierra desaparecerán, pero mis palabras no desaparecerán jamás.” Mateo 24:34-35 (NTV)

Creas o no, todos los sucesos y acontecimientos que vivimos están relatados en la Santa Biblia. Solo el que no lee las escrituras no entendería lo que está pasando con nuestra sociedad y el mundo.

Desde lo más profundo de mi corazón quiero que sepas, que los días son cortos y el tiempo pasa, las oportunidades de ser salvo y ponerse a cuentas con Dios están abiertas pero pronto terminarán. Si reconoces tu necesidad de Dios y sientes que estás lejos de Él, te animo a que te acerques con un corazón arrepentido y busques hacer Su voluntad.

La Biblia afirma que Dios se llevará una iglesia sin mancha, ni arruga, ni ningún otro defecto. Felices los que tienen el corazón limpio porque ellos le verán.

“Miren, yo vengo pronto, y traigo la recompensa conmigo para pagarle a cada uno según lo que haya hecho.” Apocalipsis 22:12 (NTV)

¡Mantente preparado y alerta!, porque no sabes qué día vendrá tu Señor.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Estás listo? 8

¿Estás listo?

No podemos ignorar que estamos viviendo tiempos difíciles y de mucha adversidad,  las señales de los tiempos del fin se están cumpliendo. En nuestra sociedad la maldad de los hombres ya no sorprende, pareciera como el pan de cada día. Matrimonios que se divorcian, hijos maltratados, asesinatos por  simple placer, niños abandonados en las calles, adolescentes y jóvenes que deciden abortar, el libertinaje sexual. Y es que a lo malo se lo ha llamado la imagen de la nueva generación, aceptándolo como normal o bueno. Muchos han dejado de creer y seguir a Dios.

La palabra de Dios también nos advierte de lo que está sucediendo. “Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37-39).

Estos tiempos son los que el Señor anunciaba como un preámbulo para su segunda venida y por eso versículos más adelante nos exhorta a que debemos estar en estado de vigilia, es decir atentos a lo que está sucediendo “Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor…

Sabiendo de estas cosas, ¿Cómo está tu relación con Dios?,  ¿Cuidas de tu salvación?,  ¿Estás listo para encontrarte con tu Señor?, ¿Estás preparado como la novia que esforzada y cuidadosamente se arregla para su boda?

Alguien dijo: “Sé exactamente lo que voy a decir cuando esté en su presencia. Cuando mire el maravilloso rostro de Jesús, tendré sólo una cosa para decir: “Lo intenté”. Me entregué lo mejor que pude…” ¿Sabes cuáles serán tus palabras cuando veas a tu Salvador cara a cara?

Te animo a que cada día permanezcas vigilando y cuidando tu corazón, porque el Señor no te pedirá cuentas de tus riquezas, éxito, por el dinero que tuviste o los carros que llegaste a comprar; a Él simplemente le interesará el estado de tu corazón.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend