propósitos Archives | CVCLAVOZ

All posts in “propósitos”

¿Algo está llamando tú atención?

Cuando uno de mis sobrinos era más pequeño y lo enviábamos a la tienda, casi siempre retornaba a casa con algo distinto a lo que le habíamos encargado ¿Qué pasaba?, era nuestra pregunta. Decidimos seguirlo y descubrimos que en el camino se encontraba con sus amigos y se ponía a jugar o se quedaba viendo la tienda de videos.

El objetivo de mi sobrino era ir a la tienda y comprar lo que se le había pedido pero las distracciones que había en el camino desviaban su atención de lo que debía hacer.

Todos tenemos un propósito en esta tierra, nadie es resultado de una casualidad o un descuido, Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás.” Efesios 2:10 (NTV)

Dios nos creó para hacer algo hermoso con cada uno de nosotros, pero a veces lo olvidamos, dudamos y nos detenemos. Y en lugar de cumplir el propósito de Dios para nuestra vida, nos distraemos y nos desviamos del camino.

Las distracciones son las armas preferidas que usa el enemigo para desviar nuestra atención y así sacarnos del camino correcto; eso que el enemigo ha puesto delante de ti puede estar haciendo que tu vida espiritual esté muriendo.

El exceso de trabajo, los problemas, enfermedades, relaciones conflictivas y necesidades son algunas de las cosas que el enemigo usa para distraer. ¿No te ha pasado que cuando te dispones a orar, leer la biblia o congregar siempre ocurre algo que impide que lo hagas?

Tal vez no puedas evitar esas distracciones  pero tú decides si te detienes y haces lo que el momento te presenta o continúas caminando a aquello que Dios te ha llamado hacer.

“Jehová cumplirá su propósito en mí; Tu misericordia, oh Jehová, es para siempre; No desampares la obra de tus manos.” Salmos 138:8 (RVR1960)

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Cuando Dios dice “NO”

El hombre fue creado con la capacidad de soñar y anhelar, si nos damos la tarea de preguntar a las personas que en este momento están transitando las calles sobre si tienen sueños y metas, la gran mayoría responderá con un rotundo SI.

Muchos de nosotros queremos alcanzar grandes cosas y algunos ya estamos trabajando para lograrlo, pero olvidamos que si bien conocemos la dirección a la que queremos llegar es Dios quién tiene la llave de la puerta. “Los planes son del hombre; la palabra final la tiene el Señor” Proverbios 16:1 Dios Habla Hoy (DHH)

Imagina que estás a punto de dar el primer paso para conseguir aquello que anhelas y Dios te dice en ese momento “NO” ¿cuál sería tu reacción? ¿Seguirías amándole y sirviéndole igual?

Samuel Hernández en su canción “Dios me dijo que no” dice:

Yo le dije al señor, que sanara a mi madre
y me dijo que no, es un proceso que tenemos que pasar
a mi tiempo yo obraré, entiéndelo Samuel
porque yo soy Jehová.

El NO de Dios es una respuesta que no esperamos e incluso que no queremos oír, porque es la negativa a lo que queremos y esto nos lleva a pensar ¿Dios no quiere darme lo que anhelo y sueño?

Él quiere lo mejor para ti, sus planes son perfectos para tu vida porque te soñó y te trajo a la existencia con un propósito  Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV).

Quizás en ese momento no comprendas el NO, pero ten por seguro que esa respuesta no es el resultado de un capricho o del azar sino que es parte de un plan.

Al finalizar la canción que mencionamos dice lo siguiente:

Al fin he comprendido, hacer tu voluntad
Que eres mi dueño y mi guía lo eres tú…
Lo que el Espíritu diga  eso se hará…
Porque aquí en ti y en mi
Manda Jehová.

No hay nadie en esta tierra y fuera de ella que nos conozca a la perfección, solamente Dios y Él sabe lo que realmente necesitamos, si te dijo “NO” no te desesperes, no te enojes y no te frustres porque su voluntad es agradable y perfecta.

Por Judith Quisbert.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El plan (2)

Dios tiene un plan maravilloso para tu vida, le dice en un momento a su compañera de asiento el entusiasta joven que le predica en el avión. Nunca sabremos si al final del viaje aquella sorprendida pasajera habrá hecho una decisión por Cristo según el manual de los creyentes sobre el evangelismo personal.
Hay muchas líneas de reflexión y de análisis crítico sobre el modelo predominante de compartir a Jesús. Me hago cargo – a medias no más – de lo incorrecto que es hacerlo, porque si hay una crítica válida que se puede hacer a los cristianos es su incapacidad para la autocrítica.
Quisiera detenerme, en el breve espacio que nos permite esta columna, en la noción de Dios tiene un plan. No se encuentra esta frase en los 31.104 versículos que tiene la Biblia. El par de veces que aparece a palabra plan, nunca alude a Dios; sí hay alusiones a cuáles sean los propósitos, los deseos, los sueños, los anhelos que tiene acerca de sus hijas e hijos. Pero no hay una sola línea que hable de un plan. “Plan” es una palabra moderna, creada por occidente, una civilización dominada por el utilitarismo, la razón práctica y la secuencia lineal de causa y efecto. Nótese que la palabra plan es incorporada en versiones contemporáneas y paráfrasis de la Biblia pero no existe en las versiones originales.
Es imposible saber certeramente, por el solo hecho de que Dios es el absolutamente Otro infinito, que tiene un plan matemáticamente diseñado para una persona. Uno podría, si quiere, suponerlo; pero afirmarlo con tanta certeza es bastante presuntuoso. Creo que es más humilde decir: “Dios tiene buenos propósitos para tu vida, buenos pensamientos, quiere lo mejor para ti.” Cualquier afirmación sobre un plan matemático no es más que una especulación, por supuesto agradable a los oídos y compatible con el programa educativo evangélico.
Y todo esto sin decir la presión que se coloca sobre la gente cuando se le instila la idea del plan para su vida. ¿Cuál será, precisamente? ¿Coincide con los anhelos o los sueños que yo tengo? ¿Y qué pasa si hago una decisión que esté reñida o no corresponda al plan? ¿Qué me pasará si no cumplo el plan?
Y tal vez sea mejor no comentar eso que suele decir la gente: “Todo fue plan de Dios”, para explicar tragedias o situaciones dolorosas en su vida.

(Este artículo fue especialmente escrito para la radio cristiana CVCLAVOZ)

Nuevos inicios

Con cada fin de año llegan las evaluaciones de nuestras vidas, del año que transcurrió, de las metas alcanzadas y aquellas que quedaron postergadas.

Algunos podrían afirmar que el  2016 fue el mejor año de sus vidas, han alcanzado todas sus metas o tal vez la mayoría de ellas. Para otros en cambio, puede haber sido el año más complicado y lo único que desean es que termine a la brevedad posible.

Sin importar cómo fue este año puedes estar seguro de que a unos días de distancia se encuentra uno nuevo que trae consigo nuevas oportunidades, metas y sueños que tal vez durante mucho tiempo se postergaron pero que ahora se realizarán.

No importa si fueron días  buenos o malos, lo importante es que no te aferres al pasado, las victorias y las derrotas quedarán en nuestras memorias y dejarán en nosotros enseñanzas que han hecho de nosotros mejores personas. Con cada prueba el Señor nos va perfeccionando. Recuerda que no puedes quedarte abrazando tus éxitos y tus fracasos, tienes que tener las manos libre para poder recibir las bendiciones que Dios tiene para ti.

“Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios”. Lucas 9:62

Antes de hacer cualquier lista de metas y propósitos para el 2017 te invito a recordar todas las bendiciones que Dios te dio este año. Tal vez no tuviste un trabajo estable pero Dios siempre proveyó para tus necesidades, posiblemente hayas luchado con una enfermedad pero el Señor siempre estuvo ahí para sostenerte y te mostró su mano poderosa, quizás te han calumniado o acusado injustamente, pero Él ha estado ahí para defenderte, tal vez tu familia ha enfrentado duras crisis pero el Espíritu Santo siempre te ha consolado y fortalecido, o posiblemente, nada de lo que planeabas resultaba y te sentías confundido pero Dios te ha mostrado qué camino seguir y te ha sostenido.

No importa lo que hayas atravesado, Dios siempre es fiel y te ha sostenido porque tiene planes de bien para tu vida.

Agradécele con todo tu corazón porque por más duro que haya sido este año Él nunca te ha dejado, nunca te ha desamparado y jamás lo hará. Puedes tener la certeza de que Dios siempre estará contigo.

Ahora, elabora tu lista de nuevos propósitos y encomienda tu vida al Señor, deja que Él sea quien dirija tus pasos, ¿quién más sabe lo que es mejor para nosotros?

“Encomienda a Jehová tu camino, confía en él; y él hará”. Salmos 37:5

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Un nuevo año, una nueva oportunidad

¡Tantas veces hemos hecho listas de propósitos y muchos no los realizamos!

¡Pero un Nuevo Año, nos da una nueva oportunidad para ponernos al día! Es cuestión de decidir dar el primer paso y listo.

Es cierto que hay muchos obstáculos que surgen en nuestro camino y los usamos como excusa para no ejecutar lo que habíamos pensado hacer, pero ¡no lo permitamos! Pensemos en nuestro cuerpo como el templo del Espíritu Santo de Dios y como tal, cuidemos lo que ingerimos. Que si bien Pedro nos dijo que se le había revelado en una visión (Hechos 10:9-16) que lo que Dios ha purificado nadie puede llamar impuro, es decir, que todo se puede comer, pero, aun así, no debemos excedernos en lo que comemos porque caeríamos en la gula. Y eso si es pecado, eso si es dañino.

No hablemos de dieta, hablemos de ser más saludables. Así como decidimos llenar el tanque de gasolina del auto con una gasolina que corresponde por el nivel de calidad, cuando vayamos a comer hagamos la elección de algo más saludable. De vez en cuando podemos comer algo que nos gusta y no es saludable, pero solo una porción pequeña y ¡no todos los días por favor! Y tomemos mucha agua.

Realmente no es difícil, solo que pasamos por etapas donde la fuerza de voluntad está débil. Si ese es tu caso, busca una motivación. Hay quienes ponen fotos de cómo les gustaría verse en la puerta de la nevera y de la despensa. Hay quienes se compran un vestido o pantalón que les gusta mucho, pero de la talla a la que quieren llegar y lo colocan en un lugar visible en su habitación para motivarse a llegar a ponérselo. Busca tu motivación y no sólo para bajar de peso. Busca la motivación para aprender algo nuevo, para lograr objetivos personales como leer la Biblia completa en un año, o re decorar la sala de tu casa.

Comienza tus nuevos planes ahora que tienes lo que podemos llamar “una nueva oportunidad” ¡Hay miles de objetivos que nos podemos poner de tarea, pero no olvidemos nunca hacer cada día más estrecha nuestra relación con Jesús!

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cuál es tu intención?

La biblia nos enseña que Dios pesa los corazones de las personas, pues conoce cuál es la intención de cada acción que realizamos. Me encanta la idea de que sea así; me da mucha paz pensar que el Todopoderoso me juzgue con base en el propósito interno de mis actos; sin embargo estoy convencido que los seres humanos no podemos medir a los demás con el mismo parámetro. ¿Por qué? Por una razón muy sencilla, las personas no tenemos la capacidad de identificar las intenciones de los demás, lo único que podemos percibir son sus actos y sus palabras.

Confiar en la rectitud de nuestras intenciones es uno de los grandes errores que cometemos y que más perjudican las relaciones personales. Esto se debe a que por lo general nos juzgamos con base en nuestras intenciones, pero a los demás por sus acciones..

Las personas no pueden juzgarnos con base en los deseos de nuestro corazón, sino basados en nuestras actitudes, acciones o incluso omisiones.

En el momento que reconozcamos esta situación y aprendamos que lo verdaderamente valioso para nuestras relaciones es cómo tratamos a los demás, qué resultados damos y no qué pensamos o sentimos por ellos, daremos un primer gran paso para mejorar, no sólo nuestras vidas sociales y laborales, sino también el ambiente que generamos alrededor nuestro.

Reflexionemos acerca de cuánto estamos haciendo por los demás; hagamos un acto de consciencia y llevemos nuestros propósitos a la acción. Atrevámonos a expresar nuestro cariño; invirtamos tiempo en la gente que es importante para nosotros; pongamos más atención en los detalles; escuchemos atentamente a los demás cuando nos hablan; organicemos nuestras vidas para dedicar más tiempo a lo verdaderamente valioso; invirtamos nuestro dinero en lo que realmente vale la pena en lugar de malgastarlo o esconderlo codiciosamente bajo el pretexto de ahorrar.

La vida es muy corta para desperdiciarla en intenciones, mejor disfrutemos y transformemos nuestro entorno con acciones que muestren lo que hay en nuestro corazón.

Todo es para bien

Pasamos por tragedias y problemas, tal vez hemos sido traicionados, sufrimos la pérdida de un ser querido, tuvimos una serie de momentos difíciles que hemos vivido desde nuestra niñez o adolescencia; en fin, cosas que harían que pensemos que Dios nos ha abandonado o que no le importamos.

José era una persona que sufrió varias adversidades, conocemos su historia, fue vendido por sus hermanos como esclavo, fue encarcelado por algo que no hizo, etc. Podríamos decir que todo lo que le pasaba mostraba que su vida iba de desgracia en desgracia y que al parecer no tenía el respaldo de Dios.

Sin embargo, debemos ver cómo Dios estuvo en cada etapa, cada vivencia, porque cada cosa que le sucedió le sirvió para ser más sabio, aprender y llegar a ser quien fue, pues si no hubiese sido vendido, no hubiera trabajado para Potifar donde fue acusado de acoso y si no hubiese sido encarcelado, no hubiera descifrado los sueños del Faraón, por lo que no habría llegado a ser una persona importante en la tierra de Egipto.

Dios vuelve toda maldición y tragedia en bendición, tal cual nos señala este pasaje donde José dice: “Ahora, pues, no os entristezcáis, ni os pese de haberme vendido acá; porque para preservación de vida me envió Dios delante de vosotros.” (RV-1960)

Dios puede hacer grandes cosas en tu vida y con tu tristeza, es sólo cuestión de cambiar la perspectiva de las cosas y ver que Dios tiene un propósito con todo y que al final la bendición llegará. Dios está involucrado en todo lo que te sucede y tiene un plan muy bueno.

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” Romanos 8:28 (RV-1960)

No dejes de pensar y creer que Dios está en medio de todo lo que te pasa y que al final todo es por nuestro bien pues estamos con Él.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No limites tus planes al 2015

Enero es el  mes en los cuales muchas personas se proponen metas para el año 2015.  Algunos tienen metas generales como el tener amor, paz y felicidad.  Este tipo de deseos universales no requieren de mucha planificación pero hay otras personas que tienen metas que son más especifican y por lo cual requieren tener un plan.  Si tu eres una de esas personas que se ha trazado metas especificas para el 2015 queremos ayudarte alcanzar tus metas ofreciéndote los siguientes consejos…

No limites tus planes a solo doce meses.  Usa las metas y objetivos del 2015 como bases para el resto de su vida.  Digamos que tu objetivo es el perder peso, no te limites a perder solo unos kilos.  Haz cambios en tu dieta y actividad física para que no solo bajes de peso sino que goces de una buena salud.  Tal vez tu meta para el 2015 es el obtener un empleo con un mejor salario.  Una mejor meta sería el obtener un empleo que te ofrezca oportunidades de capacitación para así adquirir conocimientos y habilidades que te llevaran a tener mejores oportunidades en el presente y futuro.

Acompaña tus objetivos con cambios positivos en tu vida, la transformación es más importante que la acción.  Por ejemplo, algunos tienen como resolución del 2015 leer toda la Biblia en un año.  Es un buen deseo pero sería mejor el tener como meta el leer unos versículos de la Biblia cada día con la intención de permitir que Dios hable a su vida y transforme tu corazón.  Tal vez tu deseas salir de deudas porque ha gastado más de lo debido.  No te conforme con solo pagar el saldo de tus tarjetas de crédito.  Pídale ayuda a Dios para que te dé el dominio propio y así puede ser un mejor mayordomo de tu bolsillo y corazón.

Cada resolución de año nuevo debe de tener sub-objetivos medibles.  Si no se puede cuantificar el progreso hacia una meta entonces difícilmente cumplirá tus objetivos.  Supongamos que una persona desea perder doce kilos de peso en un año, hay que planificar el tomar unos minutos cada día para hacer ejercicio y tener como meta el perder un kilo de peso por mes.  Si tu meta es el pasar más tiempo de calidad con la familia planifica el cenar juntos, el tener un culto de hogar por semana o tomar unas vacaciones en familia.

La mejor manera de ser exitoso en lo que emprendas es el actuar dentro de la voluntad de Dios.  Todo objetivo que incluyan el pecado, la vanagloria, materialismo, contiendas y una vida espiritual débil van en contra del Señor.  No olvides que Dios desea tener una relación cercana a ti para amarte y bendecirte.  Por lo cual no emprendas nada que te aleje del Señor.  Recuerde lo que la Biblia nos dice en Deuteronomio 12:28, “Guarda y escucha todas estas palabras que yo te mando, para que haciendo lo bueno y lo recto ante los ojos de Jehová tu Dios, te vaya bien a ti y tus hijos después de ti para siempre.”

Anhelamos que Dios te conceda todos los buenos deseos de su corazón y que puedas alcanzar las metas que hayas trazado en este 2015.  Te deseo un año lleno de bendiciones y del favor de Dios a ti y tu familia.

#Creyendo en Sueños

#Creyendo en sueños.

Así  fue el reciente Twitt que salió al mundo desde mi cuenta @camilovirtual, donde mi compañera de radio Johanna Torres,  y yo estuvimos conduciendo  el Show de jóvenes para la familia de Enlace Juvenil y Enlace TV Internacional; este twiit fue acompañado con un selfie de ambos,  desde la tarima, invitando a todos los televidentes que se sumaran a la foto desde sus televisores, ¿parece loco verdad?, pero más loco es creer en los sueños y más cuando son sueños casi imposibles, o mejor dicho imposibles, categoría Dios…

Cuando pienso en los sueños, tomo como referencia a José, el hombre que persiguió los sueños de Dios;  en la Biblia y en la vida encontramos dos tipos de sueños;  Aquel que Dios establece en nuestro corazón y aquel que uno mismo busca y desarrolla para alcanzar sus metas personales.  Por experiencia te puedo decir que buscar mis propios sueños en la mayoría de las veces genera un gran sentimiento de frustración y desilusión;  sin embargo cuando un sueño es puesto por Dios en el corazón de una persona, entonces él o ella se daran cuenta que tienen un propósito en la vida. Esto hace que su paso por la vida cobre significado. De esta manera, uno llega a vivir una vida con sentido, sabiendo para que estas en este mundo, y lo que tienes que hacer en esta vida…

Hoy te animo a que sueñes y creas en sueños, pero no en los tuyos sino en los que si se cumplirán, y tienen un gran propósito, los de Dios.   Si aún no has recibido un sueño de Dios, simplemente pídeselo, El es un padre amoroso y bueno y tiene los mejores planes de bien para ti y tu futuro, el si tiene un propósito para tu vida y quiere revelarlo…

En conclusión #Creyendo en sueños es creer en Dios y lo que El hará por medio de mi para bien de los demás, con el fin de cumplir el propósito para el cual él me creo y formo. Dejando que Dios guie mi vida, llegaré a donde jamás imagine, tal como le paso a José…  Génesis 37. 1-11 Génesis 41. 38-46

Si tu también lo crees, envianos un twitt con el hashtag o numeral #Creyendoensueños @energiatotalcvc

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend