prosperidad Archives | CVCLAVOZ

All posts in “prosperidad”

Alégrate con el que prospera 1

Alégrate con el que prospera

“Pero a Caín y su ofrenda no miró con agrado. Y Caín se enojó mucho y su semblante se demudó” Génesis 4:5 (NTV)

Caín sabía que la ofrenda que recibió Dios de parte de Abel era lo mejor de todo su esfuerzo y de corazón. Debía sentirse alegre por ello, pero en lugar de eso, se enfureció contra su hermano, porque se había llenado de envidia.

¿Qué actitud tomamos ante una situación así? ¿Nos alegramos al ver la prosperidad de otros?

Sabemos que tenemos un Dios bueno y soberano, que Él bendice las manos de los que se esfuerzan. Por lo tanto, debiéramos celebrar con gozo los éxitos y logros de los demás, para algún día también festejar los nuestros.

“Porque el Señor tu Dios te bendecirá en todos tus productos y en toda la obra de tus manos; por tanto, estarás realmente alegre.” Deuteronomio 16:15  (LBLA)

Por Cristhian Castillo

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Dios, el Estado 2

Dios, el Estado

Leí recientemente una cita que afirmaba que los países que se alejan de Dios y de sus preceptos terminan hablando solamente de política. Tiene sentido si uno lo piensa un poco. Las sociedades necesitan ser dirigidas por una persona o un grupo de personas porque nadie se siente naturalmente atraído al caos. Y si los conceptos del reino de Dios – del modo que se lo comprenda – ya no orientan los días de las personas, van a buscar a alguien que lo haga.

Hoy día Dios es, ni más ni menos, el Estado. La gente espera que les provea y asegure buen gobierno, trabajo, prosperidad económica, salud, vivienda, educación, entretenimiento, seguridad, jubilación y exequias respetables.

Por lo tanto los gobernantes, los jueces y los legisladores que deben garantizar a la ciudadanía estos bienes son el centro de la noticia, la conversación y los análisis especializados. La prensa que reviso diariamente y el periódico del domingo – cuya lectura me toma la semana completa – ocupan entre el 60 y 70% de su contenido en el estado de la política, la economía y la seguridad pública.

La obsesión informativa se concentra en el precio del dólar, la inflación, el valor de la canasta mensual, estudiantil, de vacaciones y de las fiestas, los incrementos salariales, la producción industrial, las ventas y el comercio, las exportaciones, el riesgo país. Se ocupa también del estado de la gestión de gobierno y oposición. Otro gran tema es la inseguridad, las atribuciones de la policía y algunos de sus funcionarios coludidos con la mafia. Y finalmente cada cierto tiempo, las elecciones: locales, estatales y nacionales, de medio término, presidenciales, extraordinarias.

Si uno mira al conjunto de las informaciones resulta natural que todo pase por la política: no muere la esperanza que cierta persona o cierta coalición de personas administren decentemente todas estas cosas, salven al país y lo pongan en la ruta de la prosperidad, la seguridad y la exitosa inserción internacional.

No sugiero aquí que estas preocupaciones no sean legítimas. Hay mucha gente que está sufriendo necesidades. Pero más allá de eso, válido como es, observo que no parece haber una concepción más profunda de la vida que la satisfacción inmediata de las necesidades. No parece haber una visión, una causa, una mirada hacia los otros y hacia otros asuntos fundamentales de la vida.

La historia muestra generosamente cómo terminan las sociedades que llegan a este estado…

¿Tienes envidia? 3

¿Tienes envidia?

La envidia es una molestia o deseo de poseer algo que la otra persona tiene y nosotros no, ya sean posesiones materiales, cualidades o talentos. Es un pecado que trae consigo terribles consecuencias. En la Biblia podemos ver algunos ejemplos de lo que la envidia hace en la vida de las personas.

Caín, el hijo de Adán y Eva, mató a su hermano Abel por causa de la envidia. (Génesis 4:3-8) Los hermanos de José, envidiaban tanto la relación que José y su padre tenían, que quisieron matarlo, y que al final, lo vendieron como esclavo. (Génesis 37:1-36). Coré tuvo tanta envidia del liderazgo de Moisés, que desafió la responsabilidad que Dios le había dado a Moisés. Como resultado, la tierra se abrió y lo tragó. (Números 16) Raquel, envidiaba a su hermana porque no podía tener hijos y esto provocó que Jacob se enojara con ella. (Génesis 30:1-2)

Podemos ver que la envidia sólo conduce al desastre, destruye relaciones, genera odio, lleva a la injusticia y a la muerte. El Salmos 73:2–3 (DHH) dice: “Un poco más, y yo hubiera caído; mis pies casi resbalaron. Pues tuve envidia al ver cómo prosperan los orgullosos y malvados.”

Debemos tener mucho cuidado en nuestro caminar con el Señor, ya que puede haber momentos en los que corramos el riesgo de deslizarnos del camino que el Señor ha trazado para nuestras vidas y caer en la envidia.

El Salmista menciona que estaba a punto de resbalar y caer, a raíz de estar viendo la prosperidad de los malvados. Perdió su perspectiva y equilibro espiritual, se impacientó por un momento y se alteró al ver con sus ojos que a otros les iba mejor que a él.  Algo que la escritura claramente nos advierte, “No te impacientes a causa de los malignos, Ni tengas envidia de los que hacen iniquidad” (Salmos 37:1)

¿Hay envidia en nuestra vida por la prosperidad de otras personas? Sí es así, tomemos una decisión este día y rompamos con ese pecado. Oremos al Señor para que guarde nuestras miradas y pasos. Pidamos que no nos deje caer en un estado en el que codiciemos lo que otros tienen.

“Ahora que se han purificado obedeciendo a la verdad y tienen un amor sincero por sus hermanos, ámense de todo corazón los unos a los otros.” 1 Pedro 1:22. (NVI)

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La verdad sobre la prosperidad 4

La verdad sobre la prosperidad

Un pensamiento que se ha hecho popular en muchos países es la creencia de que Dios prospera económicamente a todo aquel que dona dinero a las iglesias, líderes o ministerios. Esta corriente se volvió tan famosa que incluso las iglesias comenzaron a implementar este tipo de enseñanzas en sus servicios sin que los asistentes se den realmente cuenta. Frases como: “Si das un dólar, Dios te devolverá hasta 10 veces más esa cantidad.”, se escuchan con tanta frecuencia que las personas han comenzado a tomarlas como verdaderas.

Debemos comprender que Dios no está en contra de las riquezas, pero sí cuando éstas se convierten en el dios de nuestras vidas (1 Timoteo 6:10; Eclesiastés 5:10; Hebreos 13:5). Cuando amamos al dinero más que a Dios, estamos otorgando nuestra confianza y devoción a las riquezas; por lo tanto, Dios deja a ser el Señor de nuestra vida. Matthew 6:24 (PDT) dice: “Nadie puede servir a dos patrones al mismo tiempo. Odiará a uno y amará al otro, o se dedicará a uno y despreciará al otro. Ustedes no pueden servir al mismo tiempo a Dios y a las riquezas.” Sin embargo, que Dios no esté en contra del dinero significa que nos hará ricos solo por donar a una iglesia, líder o ministerio.

Pensar de esta manera es despreciar el sacrificio de Jesús en la cruz. Es decirle “no me importa que hayas tomado mi lugar y muerto por mis pecados; si no me prosperas económicamente, no eres realmente Dios.” El regalo más grande que Dios nos ha dado es la salvación, pero cuando pensamos únicamente en nuestra economía estamos siendo desagradecidos, egoístas, e inmaduros espiritualmente. Alguien que espera recibir porque se cree en con el derecho de exigirle cosas a Dios, es una persona que no ha comprendido en realidad el evangelio de Dios.

Eso no quiere decir que no debemos preocuparnos por el dinero y dedicarnos a hacer nada. Proverbios 10:4 dice:Si no trabajas, te quedas pobre; si trabajas, te vuelves rico.” Por lo tanto, debemos también ser responsables y buscar una manera honrada y digna de obtener dinero. No obstante, nuestra preocupación por las cosas materiales no deben ser nuestra prioridad. Recordemos que no fuimos diseñados para vivir eternamente en la Tierra, pues una vez que aceptamos el regalo de la salvación de Jesús, tenemos una nueva vida que debemos vivir acorde a los preceptos de Dios.

“Dios les dio nueva vida, pues los resucitó juntamente con Cristo. Por eso, dediquen toda su vida a hacer lo que a Dios le agrada. Piensen en las cosas del cielo, donde Cristo gobierna a la derecha de Dios. No piensen en las cosas de este mundo.”
Colosenses 3:1-5 (TLA)

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Eres de bendición para tus hijos? 5

¿Eres de bendición para tus hijos?

“Aumentará Jehová bendición sobre vosotros; Sobre vosotros y sobre vuestros hijos” Salmos 115:14 (RVR1960)

¿Oíste este refrán? “cosechas lo que siembras” ¡Cuánta verdad hay en estas palabras! Como padres anhelamos lo mejor para nuestros hijos, por ello nos esforzamos para darles educación, salud y un buen nivel de vida. Pero ante todo tenemos la tarea de educarlos en el temor de Jehová. Dice la Biblia que el temor de Jehová es el principio de la sabiduría (Proverbios 9:10). Por lo tanto, si queremos ser sabios y que nuestros hijos también lo sean debemos enseñarles a caminar en obediencia a la voluntad de Dios. Recuerda que todo lo que hagamos tiene influencia sobre ellos, para bien o para mal. Siembra hoy para que tus hijos puedan cosechar un futuro próspero y bendecido.

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Quieres ser prosperado? 6

¿Quieres ser prosperado?

La mayoría  de la gente desea prosperar, por lo que se sacrifican para lograrlo trabajando sin descanso, sin alimentarse bien o durmiendo poco; pero ¿qué dice la Palabra de Dios al respecto?

“El alma generosa será prosperada; y el que saciare, él también será saciado.” Proverbios 11:25 (RVR 1960)

Según las escrituras las personas generosas serán bendecidas, parece que al ser desprendidos el Señor nos bendice para seguir bendiciendo ¡Qué gran sorpresa! Es como un círculo: “el Señor nos da para que podamos dar”,  y si no fuera así,  ¿Por qué exigiremos prosperidad de lo alto, si no será de utilidad?

“… Más el que confía en Jehová prosperará.” Proverbios 28:25 ¿Quieres ser una persona próspera? Entonces confía en Dios y obedece su palabra.

Es preciso aclarar que el tema de “prosperidad” no solamente hace referencia a las riquezas. El empresario cristiano Roberto López, manifestó: “La prosperidad es tener bienestar en todas las áreas: felicidad, éxito, salud”. Es decir, el enfoque de Cristo no es que seas millonario, sino que presentes bienestar en todas las áreas de tu vida, como también en el aspecto económico.

“Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.” Lucas 12:20-21 (RVR1960)

Puedes ocuparte de tener fortuna, autos, casas u otros, pero recuerda que nuestra vida en este mundo es pasajera, lo primordial son las riquezas espirituales ¡Si deseas ser bendecido por el Señor entonces has las cosas a su manera! Te animo a ser generoso para que tengas bienestar, no pongas tu mirada en el dinero, sino en Jesús.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El justo prosperará 7

El justo prosperará

“Pero los justos florecerán como palmeras y se harán fuertes como los cedros del Líbano;” Salmo 92:12 (NTV)

Es maravillosa la comparación que Dios hace entre los justos y las palmeras. Es importante saber que tanto estos árboles como los cedros poseen raíces profundas que resisten grandes tormentas. Por ello, si vivimos una vida llena de misericordia, de testimonio y entrega a Dios, seremos prósperos en toda la plenitud de la palabra, a tal punto de que podremos bendecir a aquellos que lo requieran. Si estás atravesando por alguna necesidad, esta promesa es para ti, sólo mantente firme en el Señor y persevera, porque llegará el momento de florecer y disfrutar de sus bendiciones.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Vueltas y vueltas 8

Vueltas y vueltas

Carlos era un adolescente que vivía solo, porque su familia se había ido al exterior a buscar una mejor vida. En su trabajo era explotado por ser menor de edad y a veces permanecía con hambre porque no disponía del dinero suficiente. Una señora que conocía su situación se compadeció de él, y cada vez que lo veía le invitaba alimento y lo necesario para que pueda estar bien.

Ha pasado bastante tiempo y este adolescente se ha convertido en un hombre profesional, el cual, con mucho agradecimiento y amor, apoya a aquella señora que ahora es una ancianita.

“El alma generosa será prosperada; Y el que saciare, él también será saciado.” Proverbios 11:25 (RVR 1960)

La palabra del Señor menciona que la persona generosa será prosperada, y aquel que ha sido dadivoso también recibirá generosidad. Lo que sucede es que el mundo gira constantemente, por lo que podemos ver los cambios con el tiempo y los frutos recibidos de nuestra cosecha, sean estos buenos o malos.

En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir.” Hechos 20:35 (RVR 1960)

Hemos aprendido del Señor Jesús que debemos ayudar a los necesitados, porque será más dichoso o bendecido el que da, que aquel que recibe.

Recuerda que el mundo da vueltas y vuelvas, por este motivo te animo a ser generoso, después es posible que precises el apoyo de la persona que en este momento está necesitando tu ayuda.

¡Mira a las personas que te necesitan como una oportunidad para sembrar buenos frutos!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Remanente se busca 9

Remanente se busca

“Una sociedad funciona si tiene un sólido fundamento de valores, y esos valores son normalmente de carácter religioso. Si esos valores se van debilitando, los seres humanos pierden sus raíces espirituales. El islam está en auge porque desde el punto de vista espiritual tiene un fundamento muy fuerte. En Europa en cambio el cristianismo está en retroceso.”

Lo leí en un periódico y recorté el fragmento. Olvidé anotar el nombre del entrevistado; tal vez era un escritor o pensador francés. Fue magnánimo al mencionar el retroceso del cristianismo en Europa. Es políticamente incorrecto decir esto pero hay que hacerlo de tanto en tanto: El cristianismo en realidad está en retroceso en todo el mundo. No la religiosidad cristiana o algunos aspectos culturales de su presencia. Lo que está diluyéndose es el cristianismo que revolucionó a Jerusalén en el año primero, que dio forma al mundo occidental durante casi mil años y que inspiró la Reforma del siglo 16. Ese cristianismo experimenta su mayor debilidad histórica.
El debilitamiento se refiere a la progresiva licuefacción del compromiso radical que los cristianos tenían para confrontar la cultura y penetrar el tejido social y el ámbito público. Los modos y costumbres de la postmodernidad han entrado profundamente en la mentalidad y en la vida de los creyentes.
Se expresa asimismo en la decadencia de contenido tanto en el mensaje como en la música de los cristianos. Hay una apelación cada vez mayor a las únicas preferencias que dominan a la gente de hoy: prosperidad y paz personal. En sus mensajes y producciones artísticas hay una constante referencia al bienestar psicológico y emocional. Por otro lado se nota más que nunca la ausencia de participación pública.
Los valores – verdades, deberíamos decir – a que alude el autor del fragmento que encabeza estas líneas van siendo más y más discurso, menos y menos acciones. Hay sociedades y comunidades que se llaman a sí mismas cristianas pero de eso no queda mucho más que un residuo al que la Biblia llama el remanente.
Seguramente cause escozor la referencia al auge del islam, más que nada porque se asocia con el terrorismo. Pero no es inexacta la observación: el islam tiene una cosmovisión integral, es decir la fe abarca todos los aspectos de la vida pública y privada.
Retornar a una visión más amplia de la gente y del mundo permitiría a los cristianos aportar los conceptos que faltan a la sociedad en que vivimos.
(Este artículo ha sido escrito especialmente para la radio cristiana CVCLAVOZ)

Una tibia sensación 10

Una tibia sensación

Hace muchos años el ya extinto Nobel de Literatura Alexander Solzhenitsyn escribió,

No tengo ninguna esperanza en Occidente… La excesiva comodidad y prosperidad han debilitado su voluntad y su razón.

Me viene la imagen cuando en mi país vivimos una dramática recesión. El dinero escaseaba producto de un feroz ajuste económico. La pobreza y la desocupación bordeaban, cada una, el 30%. Caminaba cuarenta cuadras de ida al trabajo y cuarenta cuadras de vuelta porque no alcanzaba para el colectivo. Al almuerzo era un poco de sémola con leche y la cena una taza de té y un pan. No pocas veces anduve con los zapatos agujereados. La mayor parte de los fines de semana de invierno la pasaba metido en la cama para escapar al frío porque no había para el gas de la calefacción. No era flaco por necesidad estética: había muy poco que comer.
Pero ardía de pasión. Tres veces por semana íbamos a predicar a diversos puntos de la ciudad. Teníamos una agrupación de estudiantes universitarios que se ocupaba de pensar el país y ofrecer ideas cristianas a los urgentes problemas. Algunos trabajaban clandestinamente para salvar gente de los servicios de seguridad de la dictadura y sacarlos del país. Ibamos a los campamentos de pobreza a hacer trabajo voluntario y enseñar la Palabra a los que querían saber más de Cristo.
Pasó el tiempo y los días trajeron progresiva prosperidad. Empezó a haber más comida que hambre. Acudía a la tienda cada tanto a comprar ropa y zapatos nuevos. Conseguí buenos trabajos. Me fui poniendo rellenito y más relajado. Me fui acomodando, porque “Tampoco la pavada, ¿me entendés?, hay que preocuparse de uno mismo y del futuro.”
La pasión fue reemplazada por la emoción. El compromiso fue desplazado por la membresía. El ardor de la existencia devino tibia sensación de paz. La redención de todas las cosas, no sólo las que están en cielo sino también las que están en la tierra no fue más una cuestión fundamental. Lo importante era prosperar y tener paz y seguridad, porque “tengo derecho a ser feliz”.
—————
Me despierto y me doy cuenta que era sueño. Me miro angustiado en el espejo del baño y tiemblo. Ojalá fuera frío o caliente, cualquier cosa, pero no tibio. Alguna vez leí en el Libro acerca de esa condición abominable.
Tiemblo de nuevo…

(Este artículo fue escrito especialmente para la radio cristiana CVCLAVOZ)

¿Es la iglesia un negocio? 11

¿Es la iglesia un negocio?

Lo propuse como tema para uno de los shows de aquí de CVCLAVOZ, ya que hay muchas personas que me han dicho que no van a la iglesia porque sienten que lo único por lo que realmente se preocupan es por sacarles dinero, pero que cuando ellos lo han necesitado, no les han respondido.

Hay que profundizar porque como en toda relación, hay dos partes, y no se puede generalizar. Es muy cierto que no hay iglesia perfecta. Siempre se los digo a las personas que me dicen que no han encontrado una iglesia que les guste…pero también recuerdo algo que leí que dice que si estás buscando iglesia perfecta nunca la vas a encontrar.

Y entiendo la posición, porque lamentablemente esta manera de pensar tiene un poco de razón histórica porque hubo grandes entidades religiosas que movían a sus siervos a dar y dar solo para lucrarse. Incluso había en una época venta de indulgencias para justificar construcciones de grandes iglesias; sabemos de las alianzas político-religiosas que se han visto con estados totalitarios. Y ahora más recientemente, la lluvia de iglesias dedicadas a la teología de la prosperidad, donde incitan a comprar libros y CDs y fórmulas de los pastores para “prosperar” y al final los que están prosperando son ellos con esas ventas…

Pero como en todo debemos ponernos del otro lado del espectro.

Hoy día, sabemos que la mayoría de las iglesias cristianas se interesan en las personas que van sin importar su nivel social, cultural o económico. Sobre todo cuando no son iglesias tan grandes, hay más posibilidades de lograr el concepto de familia y el interés personalizado en su rebaño por parte del pastor o pastores de la iglesia. Y si vemos casos en los que la iglesia presta consejería, visita hospitales, tienen personas asignadas para ir a las cárceles. También tienen reuniones de hombres, estudios bíblicos de mujeres, actividades para jóvenes, para solteros, para casados. Todas son en beneficio de prosperar a la gente donde es más importante, en su espíritu y en sus relaciones.
Sabemos que la iglesia necesita dinero para pagar el local, la luz, el mantenimiento de las áreas. Comprar material para los estudios bíblicos; y los pastores, aunque ya hoy día la mayoría tienen un trabajo aparte del ser el Pastor de la iglesia, pues también se merecen su salario por el servicio que prestan, la preparación que hacen de cada servicio que van a ofrecer, el tiempo que invierten no solo en el servicio, sino en dar consejería. Sin embargo conozco de muchos que ni siquiera se asignan un salario de la iglesia.

Lo otro que te pregunto: cuando vas a una obra de teatro o a ver un concierto, normalmente pagas por asistir ¿verdad? Y vas a un servicio, donde en conjunto con todos, puedes adorar a Dios… muchas veces con una banda fabulosa, con cantantes que parecen ángeles…y ¿no te parece que debes dar al menos una contribución por los servicios otorgados? Yo lo veo así. En cuanto al diezmo…la verdad es que Dios no necesita de nuestro dinero, pero si tenemos la posibilidad de hacerlo y nos complace hacerlo, nos llena hacerlo, ¿por qué no? Después de todo, a los que más vemos cuando hay tragedias como tornados, deslaves y huracanes, a los primeros que vemos brindando ayuda sea física o material y económica es a las iglesias y sus miembros. Por tanto vemos nuestros diezmos siendo usados para bien.

En otro orden de cosas, decenas de miles de estudiantes universitarios cristianos formaron una conferencia donde donaron grandes cantidades de dinero con el fin de usarlo para eliminar el tráfico humano. He visto miembros de las iglesias dedicados en cuerpo y alma a esta causa. Y como esta, muchas más.

Pienso que al fin y al cabo, la razón por la cuál surgen las iglesias es por ayudar a la sociedad porque saben que la vida humana tiene el valor dado por Dios y porque al amar a Dios y seguir Sus preceptos, saben que deben amar a la gente y compartirles la verdad más maravillosa que conocemos. Por tanto, no digan a la ligera que no van a la iglesia porque “es un negocio”. Veamos el otro lado del espectro e informémonos bien antes de hacer una afirmación de ese tipo.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No apartes tu rostro de mí 12

No apartes tu rostro de mí

Cuando David escribió este salmo, todo aparentaba estar bajo control. Los filisteos, sus persistentes enemigos no representaban una amenaza, al menos para este tiempo y hasta Absalón, el hijo que se le había revelado, ya había muerto.  David sentía que todo marchaba bien, lo cual lo llevó a afirmar: “En mi prosperidad dije yo: No seré jamás conmovido” (Salmo 30:6). Y sentía el respaldo de Dios en su vida y en todo lo que emprendiera; “Porque tú, Jehová, con tu favor me afirmaste como monte fuerte.” (V. 7). Sin embargo pareciera esbozar un sentimiento de insatisfacción que nos muestra que no do era color de rosa en su vida: David dice: “Escondiste tu rostro fui turbado” (v.7). Aquí vemos como David pese a disfrutar de paz y prosperidad no podía estar plenamente feliz debido a que Dios escondió su rostro de Él y esto evidentemente lo tenía mal. Creo que en esto podemos ver algo de ese corazón conforme al corazón de Dios del que nos habla la Biblia. David quería agradar al Señor con toda su vida y para él esto era tan importante que nada de lo que tenía o había conseguido tenía sentido si Dios apartaba su rostro de él.

Pero, ¿Cuál habrá sido la causa por la que Dios apartó su rostro?. Quizás David se enamoró de la prosperidad y de ese tiempo de calma y bienestar pudiendo haber quitado el enfoque en Dios para ponerlo en las riquezas. O también es posible que, por sus muchas ocupaciones o simplemente por relajarse ante un entorno que en ese momento le era favorable, haya descuidado su relación con Dios y ya no lo buscaba tanto como antes. De todas maneras, David, pese a tenerlo todo se encontraba turbado y en esto nos da un verdadero ejemplo de un siervo de Dios. Entonces clamó y suplicó a Jehová (V. 8) pidiendo misericordia (v. 10). Entonces Dios cambia su lamento en baile, quita su aflicción y le devuelve el gozo por eso David quiere agradecer a Dios por todas sus maravillas, alabarle y darle gloria, por siempre.

A menudo nos pasa, que en los tiempos en que todo parece tranquilo y los problemas que nos acosaban pasan a ser simplemente un mal recuerdo, nos relajamos pensando que nos podremos quedar en ese estado para siempre. Nos sentimos bien, disfrutando de la última victoria en el Señor, pero quizás corremos el riesgo de enamorarnos de ella y sacar la mirada del dador de la bendición. Entonces muy pronto desaparece ese fervor que caracterizaba nuestras oraciones cuando estábamos en medio de problemas y todo se va haciendo más superficial. Pareciera que el mismo David experimentó esta clase de dificultades. Aunque todo parecía estar bien, seguramente él sentía que algo faltaba lo cual no le permitía disfrutar plenamente. Entonces clamó a Dios por su misericordia y Él le restauró el gozo.

Si tu vida espiritual se ha vuelto rutinaria, si te encuentras pasando esos momentos donde como respuesta a tus oraciones solo encuentras el silencio de Dios, clama una vez más como lo hizo David y con todo tu corazón para que seas completamente restaurado.

Por Daniel Zangaro

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend