recursos Archives | CVCLAVOZ

All posts in “recursos”

Alcanza tus sueños

A veces solemos dejar de lado algo que nos gusta o que quisiéramos realizar, postergamos las cosas para más adelante, y aunque no queramos reconocerlo, se debe a que no tenemos autoconfianza, creemos que es necesario el apoyo de otra persona, o tropezamos con la escasez de recursos.

En el fondo, seamos sinceros, tiene que ver con el miedo a salir de la zona de confort, a fracasar en el intento, como si uno tuviera que alcanzar éxito a la primera.

El miedo al cambio puede llegar incluso a paralizar a la persona, haciendo que olvide que no está sola. Aquí es donde cobran importancia las palabras del apóstol:

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” Filipenses 4:13 (RVR1960).

Estas deben hacer eco en nuestro corazón e impulsarnos a conquistar nuevos terrenos, superar viejas heridas y dar un paso decisivo en pro de nuestro bienestar.

Quizá el proceso sea lento y complicado, y es probable que debas recordar a diario que no estás solo, que el Señor va contigo.

“Porque los montes se moverán, y los collados temblarán, pero no se apartará de ti mi misericordia, ni el pacto de mi paz se quebrantará, dijo Jehová, el que tiene misericordia de ti.” Isaías 54:10 (RVR1960).

Hoy te animo a ver tu presente y futuro con optimismo, retoma aquellas cosas que dejaste pendientes, estudios, proyectos, etc., no dejes pasar más tiempo, alcanza tus sueños y confía en la guía de Dios y que te sostendrá a lo largo del camino que debas recorrer.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

En gratitud

“Honra a Jehová con tus bienes, Y con las primicias de todos tus frutos; Y serán llenos tus graneros con abundancia, Y tus lagares rebosarán de mosto.” Proverbios 3:9-10 (RVR1960).

Como hijos de Dios tenemos la responsabilidad de administrar los bienes y recursos con que somos bendecidos.

Para llegar a ser buenos mayordomos, es necesario pedir sabiduría al Señor, además de ser ordenados en el manejo de los recursos que tengamos, de esta manera será posible tomar buenas decisiones, que nos permitan vivir con tranquilidad no solo a nosotros sino también a nuestros seres queridos.

Gran parte de la mayordomía consiste en no olvidar que Dios es el dueño de todas las cosas, que nos sustenta y por ende, que todo lo que tenemos se lo debemos a Él. Por ello, en gratitud al fiel amor que te muestra a diario, no olvides honrar a Dios con las primicias de lo que recibes, esto es, a través del diezmo y también de las ofrendas, que deben ser apartados en obediencia a Su Palabra, pero realizado con sinceridad.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Tiempo… recurso valioso

“Y dije yo en mi corazón: Al justo y al impío juzgará Dios; porque allí hay un tiempo para todo lo que se quiere y para todo lo que se hace.” Eclesiastés 3:17 (RVR1960).

La sabia administración de nuestro tiempo suele ser algo que muchas veces trae dificultades, especialmente si tenemos en cuenta las múltiples distracciones a las que estamos expuestos diariamente. Por lo tanto, fácilmente podemos encontrarnos perdiendo el tiempo en cosas que realmente no valen la pena y descuidando las más importantes.

Debemos administrar sabiamente los recursos de los cuales disponemos, estos son: los dones, talentos, recursos materiales y también el tiempo. Por todos ellos y por la manera en que los administramos, un día tendremos que rendir cuentas. Por eso, te animo a que pidas sabiduría a Dios para que puedas administrarlos correctamente, pero no olvides de dar gracias a Dios, porque cada uno de los recursos con los que hoy cuentas, provienen de Él.

Por Cesia Serna

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Noche de paz, noche de amor

A pesar que en navidad se declara que es una noche de paz y amor ¿Sabías que para algunos es la noche más triste del año? Esto debido a que algunas personas no están con sus familias o se encuentran sin empleo, por lo que no tienen los ingresos suficientes para comprar regalos a sus hijos o darles una cena diferente.

Recuerdo una anécdota de navidad cuando era adolescente. Un mes antes de esta fiesta dejamos mi celular como garantía para un préstamo porque no poseíamos los ingresos suficientes, pero mi madre había ahorrado dinero para recogerlo y además para la cena navideña. Sin embargo, ese día nos robaron todo lo que teníamos, incluido el celular que recién habíamos recogido.

Esa noche no había fiesta, cena, regalos o amigos, y tampoco se encontraba la familia completa porque mi padre estaba trabajando en otra ciudad; pero a pesar de todo, mi madre quien siempre fue muy fuerte, nos abrazó y la pasamos riendo junto con mis hermanos.

En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos. Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él?” 1 Juan 3:16-17

¿Cómo pasarás navidad este año? Quizá tienes los recursos para que tu familia y tú celebren esta fiesta; sin embargo, antes de pensar sólo en ti, piensa también en los demás y recuerda el propósito del nacimiento de Jesús que es brindar paz y amor.

Navidad se ha convertido en una fiesta bastante comercial, pero no es necesario invertir en los mejores juguetes o competir por la decoración o preparar la mejor comida; lo importante es agradar a Dios dando amor a las personas que nos rodean.

Si amas a Dios demuéstralo amando también a las personas necesitadas, vecinos, amigos o familiares que en este momento se encuentran solos o no tienen los recursos para celebrar; te animo a invitarlos a tu casa a compartir o llevarles algunos alimentos que les recuerden el amor del Señor.

¡Celebremos el nacimiento de Jesús!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Dios tiene grises?

Siendo que Dios lo sabe todo y tiene la verdad absoluta…me he preguntado si Él tiene grises.

Me puse a analizarlo y siento que para el perdón y el amor Él definitivamente tiene una gama infinita de grises. Para lo que no tiene grises y lo sé por Su Palabra en la Biblia, es para lo que detesta, lo que no le gusta, lo que está incorrecto.

Tenemos la certeza de que Él es misericordioso y amable, amoroso y fiel. Pero si nos ponemos tercos y creemos que Le podemos engañar, nos debemos atener a las consecuencias. Que al fin y al cabo, no son castigos de Dios. Son consecuencias de hacer las cosas incorrectamente. Es por su amor de Padre que Él no quiere que caigamos en las tentaciones de las cosas que no debemos. No porque sienta gusto prohibiéndonos cosas. Sino porque nos ama tanto que no le gusta vernos sufrir, no le gusta ver cuando nos equivocamos, cuando nos alejamos de Él y nos acercamos a lo que no debemos.

Hay gente que tiene ese concepto de Dios, de que es un Dios castigador. Y que “permite” que sucedan cosas terribles. Cuando vamos a las raíces de las cosas que nos parecen injustas y que le cuestionamos a Dios, las raíces están en la humanidad. En que los seres humanos no hemos aprendido.

El mundo es uno y nos hemos segmentado, nos hemos dividido y eso ha traído consecuencias de pobreza, de hambre, de cambios climáticos que han traído situaciones desastrosas para muchos.

Los medios de comunicación se podrían usar para educar a la humanidad en ese sentido…pero cada quien tira para su lado o siente que quien inicie un tipo de educación así, su buena acción puede ser tildada de “adoctrinamiento”. ¡Qué difícil!

Necesitamos orar y reconocer que Dios es verdaderamente paciente con nosotros. Tanto, que Jesús aún no ha regresado. Yo pienso que está dando chance a que aprendamos y por supuesto a que muchos más sean salvos antes de ese evento para el cual deben ocurrir cosas más terribles de las que ya hemos visto.

Oremos a diario por la humanidad, por que logremos la sabiduría del amor y la hermandad. De la conciliación y la paz. De la administración correcta de los recursos y la bondad de compartir y no desperdiciar. Y honestamente, nos vendría bien tener más grises y menos barreras o fronteras…

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Y por qué no me involucro?

Hace poco se realizó una actividad solidaria en favor de un buen hombre que presentaba una enfermedad complicada. La familia estaba bastante endeudada y no tenían los recursos necesarios para la operación que debían realizarle; fue lindo observar cómo diferentes amigos y familiares apoyaron a este hombre en esa actividad para aliviar un poco el peso que tenía.

No puedo yo solo soportar a todo este pueblo, que me es pesado en demasía. Y si así lo haces tú conmigo, yo te ruego que me des muerte, si he hallado gracia en tus ojos; y que yo no vea mi mal.

Entonces Jehová dijo a Moisés: Reúneme setenta varones de los ancianos de Israel, que tú sabes que son ancianos del pueblo y sus principales; y tráelos a la puerta del tabernáculo de reunión, y esperen allí contigo. Y yo descenderé y hablaré allí contigo, y tomaré del espíritu que está en ti, y pondré en ellos; y llevarán contigo la carga del pueblo, y no la llevarás tú solo. Números 11:14-17

Moisés no podía soportar el peso que llevaba en su espalda al encargarse de todo el pueblo y  comenzó a considerar la muerte como una salida.

Muchas personas que nos rodean han llegado hasta este punto, en el que el peso de los problemas es demasiado grande, y comienzan a ver la muerte como una opción porque no pueden más.

¿Te involucras en la necesidad del otro? Seguramente muchos no fueron a esta actividad solidaria porque tenían otros planes; sin embargo, Dios nos pide: “amar al prójimo” y esto significa involucrarnos en su problema, ayudar a llevar el peso, de tal manera que no sienta morir, es dejar de pensar en uno mismo y decir: ¿Qué necesitas de mí?

En esta oportunidad te animo a renunciar al egoísmo y pensar en el otro, ayuda a las personas a llevar sus cargas porque seguramente estarás salvando una vida, brindando paz y consuelo, tal y como lo haría Jesús.

¡Si todos cooperamos los resultados serán mejores!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Derribando Fortalezas

La Gran Muralla China o Chángchéng (“larga fortaleza”), fue edificada en la Dinastía Qin, 200 años antes de Cristo, con el fin de protegerse de los ataques de los habitantes de la actual Mongolia. El emperador Qin Shi Huangdi, unificó el Imperio en el año 221 antes de Cristo y unió los trechos de muralla construidos previamente. Durante los siguientes mil años que duró la reconstrucción, la muralla llegó a tener 7300 km de longitud, con aproximadamente 6 metros de ancho y 8 metros  de altura; características que  la convertían en un  gran lugar de vigilancia.

Con la construcción de esta gran fortaleza no era fácil que el enemigo atravesara para derrotar al imperio Chino.

De una forma similar, en medio de todo conflicto, somos nosotros quienes creamos fortalezas en lugar de fortalecernos en el Señor.

¿Qué es una fortaleza? Es una estructura pensante que tenemos dentro de la mente que se convierte en una creencia.

Cuántas veces pensaste que tu vida no tiene sentido y dijiste: ¿Para qué seguir? Tal vez son incontables las oportunidades que de tus labios salieron estas palabras: “no puedo hacerlo”, aun sabiendo que tenías la habilidad y las herramientas necesarias para ejecutar aquello. No hay duda que estas son fortalezas que necesitan ser derribadas.

La mente es un campo de batalla, por ello, estamos en una guerra espiritual donde debemos pelear con armas espirituales.

“Pues aunque vivimos en el mundo, no libramos batallas como lo hace el mundo. Las armas con que luchamos no son del mundo, sino que tienen el poder divino para derribar fortalezas.  Destruimos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevamos cautivo todo pensamiento para que se someta a Cristo” 2Corintios 10:3-5 (NVI)

El apóstol Pablo en esos versículos está instruyendo a la iglesia de Corinto sobre cómo batallar y “derribar argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios” Lo cual no se hace mediante las armas del mundo, sino por el “poder divino” y los recursos que Dios pone a disposición de sus hijos, esto es la armadura de Dios. (Efesios 6:10-18)

Si en verdad quieres ser libre de toda fortaleza, debes aprovechar los recursos de Dios y fortalecerte en el Señor y en el poder de su fuerza, porque mientras nos enfocamos en ello, podemos ver que Dios nos da la victoria.

Ninguna fortaleza del mal puede resistir a los cristianos que oran y que se visten de la armadura de Dios, luchando con Su Palabra y llenos de su Espíritu Santo.

Por Ruth Mamani.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend