regalo Archives | CVCLAVOZ

All posts in “regalo”

¿Indigno?

“Todos hemos pecado, y por eso estamos lejos de Dios. Pero él nos ama mucho, y nos declara inocentes sin pedirnos nada a cambio. Por medio de Jesús, nos ha librado del castigo que merecían nuestros pecados. Dios envió a Jesucristo para morir por nosotros. Si confiamos en que Jesús murió por nosotros, Dios nos perdonará. Con esto Dios demuestra que es justo y que, gracias a su paciencia, ahora nos perdona todo lo malo que antes hicimos. Él es justo, y sólo acepta a los que confían en Jesús.” Romanos 3:23-26 (TLA)


¿Alguna vez te has sentido indigno de hacerte llamar hijo de Dios? Es posible que sí, quizá por los constantes errores que has cometido llegaste a pensar que eres tan malo que no mereces el perdón de Dios.


Es verdad, ninguno de nosotros merecía tanto amor y mucho menos que alguien como Jesús pueda sacrificarse tanto hasta dar su vida en la cruz para hacernos aceptos delante del Padre, pero fue su gracia lo que pudo sacarnos del lodo en el que nos encontrábamos.


¿Estás consiente de dónde Dios te rescató? Quizá vivías atrapado por el alcohol, el tabaco, las drogas o tal vez te era imposible deshacerte de las revistas y videos pornográficos; es posible, pero también debes estar consiente que el sacrificio que Jesús hizo en la cruz no fue en vano, cada gota de su sangre derramada en el calvario fue por amor a ti. ¿Vas a rechazar su sacrificio?


Gracias a esa entrega es que Dios te hizo digno de la vida eterna, no por algo que hiciste, sino por lo que Cristo hizo por ti, no porque lo merecías, sino porque Dios lo decidió así ¿Te das cuenta de cuánto vales?


Todos merecíamos la muerte pero por su GRACIA (regalo inmerecido) hoy somos salvos.


Si el enemigo viene con sus mentiras para hacerte creer que Dios no perdonará tu pecado o que eres demasiado malo para merecer tanto amor, no le creas. No permitas que el diablo saque ventaja de tus debilidades y acepta el regalo precioso que Dios te dio.


¡No te rindas!, tú vales mucho. Es posible que hayas vuelto a fallar, pero Dios quiere regalarte su perdón y mostrarte sus planes y las bendiciones que ha preparado para ti. Eres su hijo y Él continúa trabajando en ti, aún no ha terminado contigo.


¡Vamos! ¡Levántate una vez más!, lo que Jesús hizo por ti es suficiente motivación como para no dejarte vencer y declarar la derrota de nuestro enemigo.


Ya no sigas creyendo que no eres digno, porque en realidad sí lo eres ¡Pelea y no te des por vencido!

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Gracia ante los ojos de Dios

La Biblia, en Génesis 6, habla de la situación que vivía el mundo en ese tiempo y dice que la maldad de los hombres era mucha, a tal punto que el Señor lamentó haber creado al ser humano y haberlo puesto sobre la tierra. A Dios le dolió tanto el corazón al ver la conducta de los hombres, que decidió poner fin a todo ser viviente. Pero en medio de esa maldad, “Noé halló gracia ante los ojos de Jehová.” Génesis 6:8.

Abraham y Sara ya eran ancianos y no podían tener hijos. Sin embargo, hallaron gracia ante Dios y Sara dio a luz un hijo (Génesis 18:3; 21:1-4). Humanamente hablando esto sería imposible, porque cuando nació el niño, Abraham ya era de cien años.

Moisés, no podía hablar bien y era fugitivo por matar a un egipcio. Pero, a pesar de su pasado y estado, halló gracia delante de Dios (Éxodo 33:12-13) El Señor escogió a Moisés para sacar a su pueblo de la esclavitud.

José, al que vendieron sus hermanos, el rey David, quién era pastor de ovejas, María la madre de Jesús y muchas otras personas también hallaron gracia ante los ojos de Dios.

¿Qué hicieron estas personas para hallar el favor de Dios? Leyendo la historia de cada uno de ellos, vemos que obedecieron las instrucciones del Señor y estuvieron en constante comunión con Él.

¿Quieres hallar gracia ante los ojos de Dios en este mundo? ¿Quieres el favor del Señor para salir de tu situación?

No necesitas ser una persona perfecta para recibir las bendiciones de Dios, sólo debes aprende a caminar con Él y obedecer Su palabra. Por lo tanto, para vivir en la gracia de Dios debes renunciar a tu manera de vivir y hacer la diferencia. ¿Cómo? Antes de tomar decisiones, pregúntale al Señor: ¿Qué haría en ese caso? No hagas nada que entristezca a Dios y te aleje de Su presencia.

“Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.” Hebreos 4:16.

Si obedeces la palabra de Dios, Su gracia estará contigo.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué regalo recibiste esta Navidad?

Hoy habrás abierto tus regalos o tu regalo o tu tarjeta. Ayer celebraste en familia o tal vez solo o sola y fue un día más, un día común y corriente…

Sea como haya sido, busca el lado positivo de lo que hiciste y piensa en el nuevo año que se aproxima.

Haz planes para ese año, pero no solo los pienses. Escríbelos, y si es posible, coloca fotos de lo que deseas lograr, haz las letras en un papel fuerte, que resista el año entero y colócalos en un lugar visible. Lo que vas a hacer por esos planes es orar para que Dios te ayude a alcanzarlos, para que Dios bendiga esos planes y los veas realizados.

Muchos son los que hacen planes de comenzar a ejercitarse y a bajar de peso con un régimen alimenticio apropiado. Pero si no lo escribes, si no te comprometes sinceramente, al poco tiempo te vas a salir del régimen y no lo vas a volver a tomar. Hazlo divertido y permite cosas que te gusten mucho aunque sea una vez a la semana. No en una cantidad exagerada, sino para darte el gusto y luego seguir con la dieta, pero sabiendo que el próximo sábado o domingo, te vas a dar esa licencia o una nueva.

Como digo en Ni Más Ni Menos con Elluz Peraza: “todos los excesos son malos”. Así que la dieta es buena, pero los excesos nos pueden poner más ansiosos. Come saludable, pero no te quites por completo ninguno de los grupos de alimentos. Comer poco carbohidrato y comerlos complejos. No comer solo proteínas, pues luego cuando te sales un poco, te hinchas de inmediato. Toma mucha agua y en general, come muy saludable, tratando de comer muchas frutas y vegetales en cada comida.

Espero que te funcione y a mí también. Ya voy a buscar un buen corcho o cartulina para poner mi lista de planes para el 2019. ¡Dios te bendiga y te ayude a lograrlos!

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¡El regalo perfecto!

Los calles y los centros comerciales han sido completamente invadidos por una gran cantidad  de personas con el objetivo de encontrar un árbol de navidad perfecto y adornos navideños para su hogar. La gente se ha provisto de lo mejor para hacer una rica cena navideña y también se han dado el tiempo para encontrar el regalo adecuado para el o los seres que aman.

La navidad es mucho más que regalos, adornos, etc., esta celebración cobra sentido cuando recordamos el regalo perfecto y necesario que se dio a la humanidad: el nacimiento del Salvador.

“¡El Salvador —sí, el Mesías, el Señor— ha nacido hoy en Belén, la ciudad de David!” Lucas 2:11  (NTV)

Dar y recibir regalos en esta época tan hermosa como es la navidad no es malo, pero no debemos olvidar la razón de estas celebraciones.

Este nacimiento es el presente perfecto que recibió la humanidad, con Él nació la esperanza para el hombre; celebra esta fiesta y en especial a Jesús. Comparte ese regalo, habla de Cristo a todo aquel que lo necesita y da a otros el mejor obsequio que es la Paz de Jesús.

En esta navidad lleva el mejor presente: “JESÚS”

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Su gracia es más que suficiente…

Es increíble ver a un siervo de Dios que en medio de toda dificultad su mirada siempre estuvo puesta en su creador, porque adondequiera que Pablo iba predicaba el evangelio, y cada vez que lo hacía el reino de las tinieblas corría peligro. Esta situación enfadó a satanás quien, al verse amenazado, envió un espíritu maligno para impedirle que siguiera con su ministerio.

¿Cuál es tu sentir cuando intentas dar lo mejor de ti, hacer lo correcto, ser obediente y aun así las cosas parecen marchar al revés? Sí, es justo como Pablo se sentía, quizá sus fuerzas de a poco se debilitaban y cuando le pidió a Dios que le quitara ese sufrimiento, Él le contestó:

“(…) Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.” 2 Corintios 12:9 (RVR1960)

Quizá hoy te encuentras en un callejón sin salida, en una de esas situaciones donde estás a punto de tirar la toalla, porque por más que hayas puesto todo tu esfuerzo por alcanzar aquello que esperas, no parece ser suficiente.

Lamentablemente, el temor  a volver a fallar en lo mismo invade tu mente  y te preguntas: ¿por qué seguir insistiendo, si sé cuál será el fin? Posiblemente un espíritu de derrota llena tu ser poniendo límites a tus capacidades, pero déjame decirte que aún en situaciones como esas Dios está presente para darte el aliento que tu alma necesita.

No dejes que satanás te impida obtener la victoria, deshazte de todo pensamiento que quiera desanimarte, pelea la batalla de la fe, y al igual que el apóstol Pablo, ¡verás la victoria del Señor!

Tal vez tu corazón afligido te llevó a recurrir a algún amigo o familiar, pero recuerda que la palabra de Dios tiene un poder vivificador, y no sólo recibirás su consejo, también serás confortado y fortalecido.

Porque así como Dios le dijo a Pablo te dice a ti también: “Mi gracia es todo lo que necesitas”. Y… ¿Qué es la gracia? Es un favor inmerecido. ¿No es maravilloso saber que no tenemos que hacer nada para obtener el favor de Dios?  Simplemente recibirlo como un regalo.

Hoy te invito a tomar ese regalo, no importa por lo que hayas tenido que atravesar o la situación en la que actualmente te encuentras, sólo permite que la gracia de Dios te fortalezca y podrás vivir una vida en victoria.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El verdadero significado de ser padres

“He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre.” Salmos 127:3 (RVR1960)

Muchos padres primerizos se sienten abrumados por todo lo que implica la paternidad y el consecuente temor a equivocarse. Conscientes de la gran responsabilidad que significa criar a un hijo, pueden creer que no están a la altura o  lo suficientemente preparados. Pero la realidad es que el trabajo de padres no es sencillo, requiere el esfuerzo y la concentración de las 24 horas del día y los 365 días del año, no se les ofrece vacaciones ni se les otorga días personales que les permitan un descanso. Por esto puede que esta profesión sea la más sacrificada de todas, pero si Dios te ha confiado la gran responsabilidad de ser padre, no consideres esto como una carga, sino un precioso privilegio. Recuerda que tienes la importante misión de transmitir a tus hijos el amor de Dios y la responsabilidad de instruirlos en sus caminos. Ten siempre presente, que tus hijos son un regalo del Señor, por lo tanto toma un momento para dar gracias a Dios por sus vidas y también aprovecha para levantar una oración en favor de ellos.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Das buenos regalos?

Cuando celebramos un acontecimiento como un cumpleaños, matrimonio, baby shower, etc., generalmente llevamos un presente para los festejados; mientras más sea grande sea el aprecio por ellos, más difícil  será elegir el regalo porque generalmente nos preocupamos para que sea algo que le guste, útil o sobresalga del resto.

Alguna vez te  has preguntado ¿Cuál es el mejor regalo que has dado? El Señor nos da ejemplo del mejor presente:

 “Pues la paga que deja el pecado es la muerte, pero el regalo que Dios da es la vida eterna por medio de Cristo Jesús nuestro Señor.” Romanos 6:23 (NTV)

El precio por todos los pecados que hemos cometido es la muerte, pero Jesús nos da el regalo de la vida eterna por medio del “perdón”; por tanto, aquellos que han decido creer en Él y se arrepienten pueden salvarse.

En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.” 1 Juan 4:9-10 (RVR 1960)

El Señor nos dio un obsequio especial a pesar que éramos desobedientes y pecadores, no porque le amábamos, sino porque Él nos amó primero. Cuando alguien nos rechaza o lastima, difícilmente querremos dar algo que muestre nuestro aprecio, pero Cristo nos enseña a amar sin condiciones.

Por otro lado, es muy triste cuando el rencor se encuentra en la misma familia o personas que amamos, entre esposos, padres e hijos, hermanos, amigos, pareja u otros, ha destruido muchos hogares ¿no crees que es tiempo de tener paz? No permitas que tu presente y futuro continúen siendo afectados por el resentimiento, hoy puedes cambiar las circunstancias ofreciendo este regalo especial.

Es por esta razón que te animo a entregar algo más valioso que una posesión material en el festejo que se aproxime, ofrece amor y perdón; y si realmente quieres seguir los pasos de Jesús te recomiendo hacerlo con alguien con quien no tienes una buena relación, quizá porque te ha lastimado o simplemente no le caes bien. Da sin esperar nada a cambio, te aseguro que será un regalo que jamás olvidará.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

 

La mayor prueba de amor

“En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.” 1 Juan 4:10 (RVR1960)

Dios ama a su creación y al ver que el pecado le traería muerte, en su infinito amor, realizó un plan: se dio a sí mismo por medio de su hijo Jesucristo para pagar por nuestros pecados  para que nosotros, por medio de ese acto sublime, pudiéramos gozar de un acceso directo al Padre y su salvación.

Es increíble que a pesar de los años Dios sigue buscándonos para restaurar nuestra relación con Él y nos sigue cuidando. Si ofreció a su Único Hijo por ti, ¿Por qué dudas de su amor? Corre a sus brazos y permite que sea el dueño de tu vida con esta oración: Señor Jesús, yo sé que soy un pecador y que necesito tu perdón, creo que tú moriste en la cruz por mis pecados y resucitaste de la tumba para darme vida. Yo sé que tú eres el único camino a Dios. Por favor perdóname, cambia mi vida y enséñame cómo conocerte. En el nombre de Jesús. Amén.

Si hiciste la oración nos gustaría conocerte. ¡Escríbenos!

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La puerta sigue abierta

“Y los que vinieron, macho y hembra de toda carne vinieron, como le había mandado Dios, y Jehová le cerró la puerta.” (Génesis 7:16-17)

Justo después de que se cerró la puerta del Arca comenzó el diluvio que aniquiló a la población humana; menos a Noé, su esposa, sus hijos y sus mujeres. No se olviden que este hombre de Dios predicó a su generación pero nadie le hizo caso. Lo mismo sucederá cuando se acerque la venida del Hijo del hombre, Jesús, todos estarán ocupados en negocios, viviendo para sí mismos y regalando cosas en aparente paz.

Muchas personas dicen “mejor otro día”, “soy muy joven”, “estoy ocupado” y no acceden al regalo de la salvación. Lo que sucede es que el materialismo, el humanismo y diversas ideologías nos quitan el enfoque que debemos tener hacia el cielo atrapando nuestro pensamiento y corazón en la tierra.

La puerta sigue abierta, la esperanza latente para el mundo, el obsequio de amor; la cruz y la tumba vacía quedaron como testimonio para el futuro, Jesús entregó su vida y nos salvó de todo mal.

Aún la puerta está abierta, no dudes en entrar y buscar más de Dios porque cuando llegué al final,  si estás adentro ganarás y si te encuentras afuera perderás por eternidad, Dios te ama y espera ¿Qué decides?

Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. (Juan 10:9)

¿Qué estás haciendo para que tus amigos y familiares pasen por la puerta?

¿Necesitas ayuda para compartir tu fe? Tenemos una respuesta para ti.

Por Carlos E. Encinas

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡El obsequio de Dios!

“Los hijos son un regalo del Señor; son una recompensa de su parte.” Salmos 127:3 (NTV)

La oportunidad de ser madre es única y maravillosa, es verdaderamente un regalo, quizás en un comienzo es bastante difícil por todos los cambios que enfrenta tu cuerpo, pero todo eso se compensa cuando oyes por primera vez ese corazoncito que late y luego sentir sus movimientos, resulta una experiencia indescriptible. Por todo esto, cuida a tus hijos, valóralos, respétalos, recuerda que son un precioso regalo que Dios te dio. También ten presente a tu madre, cualquiera fuera su edad, hónrala porque es la persona que te ha amado, cuidado y velado por tu bienestar.

Por Judith Quisbert

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ni yo te condeno

“Pues la paga que deja el pecado es la muerte, pero el regalo que Dios da es la vida eterna por medio de Cristo Jesús nuestro Señor.” Romanos 6:23 (NTV)

La Biblia en Juan 8:1-11 relata que un grupo de escribas y fariseos le trajeron a Jesús, una mujer que había sido sorprendida en el acto del adulterio para que Él les dijera que hacer con ella. Pero, Jesús no les respondió nada y los líderes religiosos volvieron a preguntarle, ante eso Jesús les dijo: “El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella” Al oír esas palabras, acusados por su conciencia, se fueron retirando uno por uno, y quedó solo Jesús y la mujer que estaba en medio. “Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.”

Podemos sacar muchas enseñanzas de este relato, pero hoy quiero que observes el gran amor del Señor. Un amor incondicional e inmenso, que es capaz de perdonar y liberar.

Y es que el amor de Jesús por los pecadores es grande, Él no quiere que nadie sea destruido, al contrario desea que todos se arrepientan y se acerquen a ÉL. Juan 3:17 dice que Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. Jesús mismo dijo: …he venido para salvar al mundo y no para juzgarlo. Juan 12:47.

El destino de la mujer adúltera era morir apedreada por su pecado, pero Jesús lleno de amor y misericordia le dijo, “ni yo te condeno, vete y no peques más.”

Jesús sigue siendo el mismo, aborrece el pecado pero ama entrañablemente al pecador. Si sabes que estás lejos de Dios y vives en pecado, hoy es buen día para acercarte a Jesús y arrepentirte de tus pecados. Su compasión y perdón esperan por ti.

“Diles que el Señor Dios afirma: “No quiero que muera el que hace el mal, sino que se vuelva a mí y así tenga vida. Pueblo de Israel, vuélvete a Dios. Aléjate del camino de maldad para que no mueras”. Ezequiel 33:11 (PDT)

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Paz en la tormenta

“Les dejo un regalo: paz en la mente y en el corazón. Y la paz que yo doy es un regalo que el mundo no puede dar. Así que no se angustien ni tengan miedo” Juan 14:27 (NTV).

A diario oímos de malas noticias: pronósticos de tsunamis, inundaciones, sequías, asesinatos, enfermedades, sismos y un sin fin de situaciones que nos inquietan y provocan temor. Pareciera que vivir en paz es un ideal muy lejano, pues todo lo que vemos parece aportarnos cada vez más inquietud e incertidumbre acerca del futuro. Sin embargo, Dios promete darnos la paz que necesitamos a pesar de todo lo malo que pueda suceder alrededor nuestro. Por lo tanto, debemos confiar en Dios, más allá de toda circunstancia. Él quiere darnos paz, sostenernos y ayudarnos en cada una de nuestras necesidades.

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend