relacion Archives | CVCLAVOZ

All posts in “relacion”

¿Apariencia? 1

¿Apariencia?

En diferentes circunstancias expresamos la necesidad de Dios y su favor: “¡Señor te necesitamos, ayúdanos!”, como cuando estamos asustados, con miedo o alentando a alguien que lo precisa. Si bien siempre tenemos la posibilidad de correr a Sus brazos, tendríamos que reflexionar si nuestra relación con el Señor es sólo una apariencia o es real en nuestras vidas.


Por esta razón, Jesús confrontó a los fariseos en diferentes oportunidades en las que reflejaban simplemente apariencia, mencionando: “¡Hipócritas! Bien profetizó Isaías de vosotros cuando dijo: “Este pueblo con los labios me honra, pero su corazón está muy lejos de mí.” Mateo 15:7-9 (LBLA)


La palabra hipócrita proviene de la palabra griega hypokrites que significa “actor de teatro”; es decir, es alguien que pretende ser lo que no es. En este caso, el Señor manifiesta su malestar por la actitud fingida de estos hombres, porque a pesar de que conocían las escrituras e incluso las enseñaban, la realidad es que estaban lejos de Dios.


Si conoces la Palabra de Dios y no la obedeces, si enseñas y no practicas lo que dices, entonces eres un hipócrita. Lamentablemente, muchos perdieron grandes bendiciones por separarse del Señor, pero aquellos que realmente tomaron la decisión de estar con Él cambiaron el rumbo de sus vidas.


¿Estás dispuesto a acercarte a Dios?

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Estás en una relación tóxica? 2

¿Estás en una relación tóxica?

Una relación tóxica, es aquella en la cual ambos o una de las partes hace daño, se hacen daño. Puede ser una relación de pareja, pero también ocurre entre amistades, entre compañeros de trabajo y hasta dentro de la familia.

Si la relación en la que te encuentras te hace sentir manipulado, amenazado, acosado, maltratado o sientes que no te están respetando, que te hacen sentir inferior, analiza y toma la decisión que debas tomar para salir de ella.

Hay casos en los que una persona se aprovecha de la otra, es decir, todo lo hace de acuerdo a sus propios intereses y por lo general es una persona dominante y se disgusta cuando no tiene el control sobre toda decisión en la relación.

Este tipo de relación se da, cuando una persona es de carácter fuerte, dominante y la otra es susceptible a las culpas, es más sensible y vulnerable. Sin embargo, no siempre son muy evidentes los métodos para controlar a la otra persona. Por eso hay que estar muy atentos.

Existe la relación en la que una de las partes tiende a denigrar, menospreciar e irrespetar a la otra. A veces lo hacen como bromas que causan gracia, pero en el fondo las bromas llegan a burlas o faltas de respeto. Es una manera de vejar al otro disimuladamente. También se da el caso en que una de las partes se enfurece por que le haces una crítica aunque sea constructiva o porque no estés de acuerdo con el o ella en algo. Al molestarse, está manipulando, chantajeando emocionalmente. Este tipo de personas por lo general echa la culpa de su enojo a los demás.

Hay relaciones en las que una de las personas lleva su independencia tan lejos que no hablan ni de lo que van a hacer ni de lo que hicieron en el día y se molestan si les preguntas. No hay manera de tener una conversación cordial, ya que cualquier intento de iniciar una conversación lo toman como que les estás averiguando la vida.

Otro tipo de relación tóxica es aquella en la que utilizan al otro  para obtener lo que desean y la otra parte siempre está complaciendo los deseos del ese.

Esta persona llega a perder las amistades, y hasta su propia personalidad. Es el tipo de relación en la que la persona pasiva llega a pensar que no tiene vida si el otro o la otra, sea familia, amiga, etc., se van.

Muchas relaciones tóxicas, sin embargo, te hacen sentir bien porque luego del maltrato tal vez vengan muchos días de amor y detalles. La mayoría de las personas piensan que con el tiempo todo va a cambiar y mejorar. La realidad es que si estás en una relación así, te debes alejar. Debes analizar si estás haciendo actividades para ti, si te estás cuidando, si tienes amistades con las que puedes interactuar, salir, compartir sin tener problemas con la otra persona. Pregúntate si tu vida sería mejor sin esa relación.

Las relaciones tóxicas son dañinas a nivel espiritual y a nivel físico también llegan a serlo. Puede mermar la auto estima y también llegar al abuso físico. Este tipo de relaciones hay que eliminarlas. Si sientes que estás en una relación tóxica, es bueno que busques ayuda si no logras convencerte tú mismo (a) de que te debes alejar. La mayoría continúa en este tipo de relaciones por temor a no conseguir algo mejor. Son casos difíciles, pero todo se debe a la complejidad del ser humano. ¡Desintoxícate!



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

35 preguntas para conocer mejor a tu pareja 3

35 preguntas para conocer mejor a tu pareja

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¡Pon de tu parte! 4

¡Pon de tu parte!

Muchas personas nos han preguntado cómo pueden tener más fe. Yo pienso que es decidir tenerla. Para tener más fe hay que practicarla, leer más la Biblia, dedicar más tiempo a estar a solas con Dios y confiar. Cuando confías en alguien, sabes que esa persona va a hacer las cosas como tú piensas que las va a hacer. Para confiar en Dios tienes que saber cómo es Dios, cómo ha cumplido Sus promesas y cómo ha respondido siempre a su gente. Si no lees la Biblia, si no vas a la iglesia, si no escuchas música cristiana, si no dedicas más tiempo a tu relación con Jesús, no es probable que tu fe crezca.

Por eso el título de este blog. Pon de tu parte. Tienes que poner de tu parte si quieres que tu fe crezca. Tienes que decidir creer. Se toma la decisión y toma uno acción en hacer todas las cosas expuestas arriba. Dios, más que una religión, desea que tengamos una relación con Él. Si no dedicas tiempo a una relación, esa relación deja de existir.

¡Pon de tu parte!

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

10 versículos bíblicos para leer con tu pareja 5

10 versículos bíblicos para leer con tu pareja

Dios instituyó el matrimonio y por lo tanto, la Biblia es el mejor libro para aprender sobre las relaciones amorosas. Por lo cual, las parejas deben tener un tiempo en donde puedan leer la Biblia juntos, reflexionar sobre la lectura y examinar qué pueden aplicar en su vida. Esto no solo es para el crecimiento de su relación, sino también para su madurez personal y espiritual. Estos son algunos de los versículos que pueden estudiar juntos:

Acerca de los roles en el matrimonio y el respeto mutuo:

Efesios 5:22-33 (RVA-2015)

«Las casadas estén sujetas a sus propios esposos como al Señor, porque el esposo es cabeza de la esposa así como Cristo es cabeza de la iglesia, y él mismo es salvador de su cuerpo. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, de igual manera las esposas lo estén a sus esposos en todo.
Esposos, amen a sus esposas así como también Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella, a fin de santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua con la palabra, para presentársela a sí mismo una iglesia gloriosa que no tenga mancha ni arruga ni cosa semejante sino que sea santa y sin falta. De igual manera, los esposos deben amar a sus esposas como a sus propios cuerpos. El que ama a su esposa, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propio cuerpo; más bien, lo sustenta y lo cuida tal como Cristo a la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo.
Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carneGrande es este misterio, pero lo digo respecto de Cristo y de la iglesia. Por tanto, cada uno de ustedes ame a su esposa como a sí mismo, y la esposa respete a su esposo.»

Con respecto a poner a Dios en el primer lugar de su relación:

Mateo 6:31-34 (RVA-2015)

«Por tanto, no se afanen diciendo: ‘¿Qué comeremos?’ o ‘¿Qué beberemos?’ o ‘¿Con qué nos cubriremos?’. Porque los gentiles buscan todas estas cosas, pero el Padre de ustedes que está en los cielos sabe que tienen necesidad de todas estas cosas. Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas. Así que, no se afanen por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su propio afán. Basta a cada día su propio mal.»

Sobre la crianza de hijos y la disciplina de Dios:

Proverbios 3:11-12 (RVA-2015)

«No deseches, hijo mío, la disciplina del Señor ni te resientas por su reprensión; porque el SEÑOR disciplina al que ama, como el padre al hijo a quien quiere.»

Con respecto a la apariencia y las intenciones del corazón:

1 Pedro 3:3-4 (RVA-2015)

«Su adorno no sea el exterior, con arreglos ostentosos del cabello y adornos de oro ni en vestir ropa lujosa; sino que sea la persona interior del corazón en lo incorruptible de un espíritu tierno y tranquilo. Esto es de gran valor delante de Dios.»

Acerca de las deudas y el amor a otros:

Romanos 13:8 (RVA-2015)

«No deban a nadie nada salvo el amarse unos a otros, porque el que ama al prójimo ha cumplido la ley.»

Sobre las discusiones y el perdón:

Efesios 4:31-32 (RVA-2015)

«Quítense de ustedes toda amargura, enojo, ira, gritos y calumnia, junto con toda maldad. Más bien, sean bondadosos y misericordiosos los unos con los otros, perdonándose unos a otros como Dios también los perdonó a ustedes en Cristo.»

Cómo el amor de Dios para con nosotros debe ser un ejemplo para amar a la pareja:

1 Juan 4:9-11 (RVA-2015)

«En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros: en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo en expiación por nuestros pecados. Amados, ya que Dios nos amó así, también nosotros debemos amarnos unos a otros.»

Acerca de la fidelidad hacia la pareja:

Hebreos 13:4 (NTV)

«Honren el matrimonio, y los casados manténganse fieles el uno al otro. Con toda seguridad, Dios juzgará a los que cometen inmoralidades sexuales y a los que cometen adulterio.»

Sobre las acciones y la gratitud:

Colosenses 3:17 (RVA-2015)

«Y todo lo que hagan, sea de palabra o de hecho, háganlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.»

Con respecto a la unidad en la relación:

Eclesiastés 4:12 (TLA)

«Una sola persona puede ser vencida, pero dos ya pueden defenderse; y si tres unen sus fuerzas, ya no es fácil derrotarlas.»

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El beso de la traición 6

El beso de la traición

“Jesús les contestó: —Les digo la verdad, ustedes quieren estar conmigo porque les di de comer, no porque hayan entendido las señales milagrosas.” Juan 6:26 (NTV).

¿Alguna vez te han traicionado? Puede que tu respuesta sea afirmativa; esta situación produce dolor, y la restauración es un proceso el cual demora mas tiempo cuando el engaño procede de una persona muy amada. Pero ¿y qué de ti? ¿Alguna vez traicionaste? Vayamos más lejos ¿Traicionaste a Jesús? Esto sucede cuando una persona no es fiel a Su Palabra.

Cuantas veces decimos “te amo Dios”, “te seguiré” “Tú eres todo para mí”, “en Ti confió”, y así muchas frases más, pero ¿Esas palabras son por emoción o es algo sincero que brota de nuestro corazón? Estas afirmaciones se las lleva el viento, cuando ante las dificultades reaccionamos con preocupación, desesperación, temor o ansiedad. Además sería bueno preguntarnos si buscamos a Dios simplemente porque necesitamos algo, o realmente nos interesa tener una relación con Él.

Judas entregó a Jesús con un beso y de esta manera traicionó a su Maestro. Quizás nosotros no debiéramos sentirnos tan lejos de esta situación, porque también traicionamos cuando somos desobedientes y rebeldes a lo que sabemos que es Su voluntad.

Si te sientes identificado, te animo a que puedas ser sincero con Dios y reconozcas tu error, pídele perdón y comprométete a ser obediente de aquí en adelante. ¡El Señor te ama y sin duda te dará una nueva oportunidad!

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El que guarda tu alma 7

El que guarda tu alma

Cuando nos sentimos abrumados por las problemáticas que se nos presentan y la incertidumbre se hace sentir, es fácil preguntarse ¿de dónde vendrá mi socorro?

Así como nosotros atravesamos por dificultades conyugales, familiares, estreches económica, conflictos laborales, el salmista que escribe este capítulo (Salmo 121), debió enfrentar una dura situación que lo llevó a formular esta pregunta.

“Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? 2 Mi socorro viene de Jehová,
Que hizo los cielos y la tierra.” Salmos 121:1-2 (RVR1960).

Sin embargo, en el segundo versículo, él mismo da respuesta a su interrogante. Es Jehová de quien viene su socorro. Del Creador no solo de los montes, sino del universo entero.
Con esta afirmación demuestra en quien está puesta su confianza y la seguridad que tiene de que no está solo, sino al contrario, sabe que es el Señor quien guía sus pasos, guarda y protege su vida, lo acompaña en cada momento y en todo lo que hace.

Como hijos de Dios, debemos esforzarnos en estrechar nuestra relación con Él, anhelar tener una comunión tan íntima y profunda que no haya circunstancia alguna que nos haga creer que estamos desamparados.

Es nuestro Señor y Creador quien nos guarda de todo mal y también quien guarda nuestra alma.

“Jehová te guardará de todo mal; El guardará tu alma.” Salmos 121:7 (RVR1960).

Por Cesia Serna

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Vives como a Dios le agrada? 8

¿Vives como a Dios le agrada?

“Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra.” Tito 1:16.
Decir que creo en Dios y no obedezco su palabra es una contradicción. Afirmar que conozco al Señor y negarlo con mis hechos es vivir en el engaño.
El texto bíblico que leímos nos enseña que son muchos los que se hacen llamar cristianos o afirman conocer a Dios, pero que con su forma de vivir dicen lo contrario. La palabra “profesar” quiere decir anunciar públicamente, proclamar, decir, afirmar.
Y decir que soy un hijo de Dios, sin poner en práctica sus enseñanzas es ser un hipócrita y la hipocresía no le agrada al Señor, porque es fingir algo que no soy.
En los pasajes (Mateo 23:1-36; Marcos 12:38-40; Lucas 11:43, 20:26; Mateo 7:15) Jesús habla acerca de la hipocresía y nos dice que no seamos esa clase de personas porque en su tiempo recibirán el castigo que merecen.
Si aún mentimos, robamos, mantenemos una doble identidad, somos egoístas, tenemos envidia, rencor, odio y hacemos cosas que no le agradan a Dios, entonces tenemos una relación falsa con nuestro creador.
Pero no todo está perdido, siempre hay esperanza y nuevas oportunidades para los que creen en Dios. La Biblia dice que si alguno de nosotros está en pecado, tenemos un abogado que defiende nuestro caso ante el Padre: Jesucristo, quién pagó por nuestros pecados y que nos ama con amor eterno.
Si sabemos que llevamos una doble identidad, reconocer nuestro error y pecado será el primer paso para que Dios inicie el cambio de nuestro corazón. Luego, permanecer en la palabra de Dios y obedecer sus instrucciones será fundamental para parecernos más a Cristo. Comencemos a llevar una verdadera vida a partir de hoy, con nuestros ejemplos y hechos.
“Podemos estar seguros de que conocemos a Dios si obedecemos sus mandamientos. Si alguien afirma: «Yo conozco a Dios», pero no obedece los mandamientos de Dios, es un mentiroso y no vive en la verdad; pero los que obedecen la palabra de Dios demuestran verdaderamente cuánto lo aman. Así es como sabemos que vivimos en él. Los que dicen que viven en Dios deben vivir como Jesús vivió.” 1 Juan 2:3-6. (NTV)
Este mundo se acaba, pero el que hace lo que a Dios le agrada vivirá para siempre.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

25 preguntas para crecer espiritualmente con tu cónyuge 9

25 preguntas para crecer espiritualmente con tu cónyuge

Marcos 10:6-8 dice: «Pero desde el principio de la creación, Dios los hizo hombre y mujer. Por esta causa el hombre dejará a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer; y serán los dos una sola carne. Así que, ya no son más dos sino una sola carne.» (RVA-2015)

La última parte de este pasaje que dice «ya no son más dos sino una sola carne» y no solamente se refiere a la parte física, sino también en la espiritual. Cuando Dios es el centro de un matrimonio, ambas personas se ayudan a crecer y a mejorar en todos los ámbitos de la vida, especialmente en el área espiritual. Gálatas 6:2 señala que debemos ayudar a otros en su recorrido como cristianos, y ¡qué mejor que hacerlo con el cónyuge!

Una manera de fortalecer la relación y crecer espiritualmente al mismo tiempo es examinando nuestros corazones a través de la comunicación. Las preguntas sirven para revelar las verdaderas intenciones del corazón y evaluar nuestras acciones, de manera que nos ayuden a madurar espiritualmente y como matrimonio.

1. ¿A qué Dios nos está llamando individualmente y como pareja?

2. ¿Cómo hemos visto a Dios actuar en nuestros problemas?

3. Cuando vayamos al cielo, ¿qué pregunta queremos hacerle a Dios?

4. ¿Qué podemos aprender de las parejas mencionada en la Biblia?

5. ¿En qué hemos cambiado desde que nos casamos o conocimos a Dios?

6. ¿Qué versículo o pasaje bíblico queremos tener presente esta semana?

7. ¿Hay alguna adicción o secreto que no hemos confesado ante Dios?

8. ¿Tenemos un tiempo para adorar a Dios como pareja? Si no es así, ¿qué nos impide hacerlo?

9. ¿Hay algo que nos apasione hacer, pero que no hemos hecho hasta ahora?

10. ¿Cómo podemos servir mejor a Dios como pareja?

11. Según Gálatas 5:22-23, ¿cuál es el fruto del Espíritu que nos falta desarrollar?

12. ¿Hemos aplicado Efesios 5:22-25 de manera correcta en nuestro matrimonio?

13. ¿Nuestra vida espiritual ha crecido gracias a nuestro matrimonio?, ¿por qué?

14. ¿Hace cuánto que no pasamos un tiempo a solas?

15. ¿Cuál es nuestro libro favorito de la Biblia que leemos juntos?

16. Según 1 Corintios 7:3-5, es importante que los casados tengan relaciones sexuales. ¿De qué manera vivimos nuestra sexualidad?

17. ¿Cómo tomamos las decisiones en el hogar?

18. ¿Buscamos material que nos ayude en nuestra vida matrimonial (por ejemplo: libros, conferencias, consejería, etc.)?

19. ¿Hemos perdonado todos los errores de nuestra pareja o hay algo que debemos solucionar?

20. De todas las características del amor mencionadas en 1 Corintios 13:4-7, ¿cuál es la que más practicamos? y ¿cuál es la que más nos cuesta practicar?

21. ¿Qué podemos aprender de los errores que cometieron algunas parejas en la Biblia?

22. ¿De qué manera nos inspiramos mutuamente a seguir a Dios?

23. ¿Tenemos un tiempo para orar juntos por nuestro matrimonio?

24. ¿Estamos siendo un buen ejemplo para otras parejas? Si no es así, ¿qué podemos hacer para cambiar?

25. Si Dios evaluara nuestro matrimonio, ¿qué puntaje creemos que le pondría?

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Resentido con Dios? 10

¿Resentido con Dios?

Hay personas que no pueden entender la razón de alguna prueba por la que están pasando, en vista de que siempre han hecho lo correcto. No les parece lógico que si son buenas personas, se están reuniendo en su iglesia y estudian su Biblia a diario, les pueda por ejemplo dar cáncer, o se les pueda morir un hijo pequeño en algún accidente o por alguna enfermedad.

Yo recuerdo bien, que yo me sentí muy agradecida de haber recibido a Jesús antes de que mi hermano más cercano para el momento, falleciera por cáncer de pulmón. Porque estoy segura que si no, me hubiese puesto a pelear con Dios. Me hubiera sentido muy mal, porque mi hermano fue siempre un muy buen hombre.

En la Biblia, en Génesis 32 vemos que Jacob peleó con el ángel de Dios para que lo bendijera. Y yo sé que si peleamos o nos molestamos con Dios Él nos puede entender. Él no se va a enojar. Él nos ama así de infinito.

Pero a la vez nos tenemos que preguntar a nosotros mismos: ¿quiénes nos creemos que somos para estar cuestionando al Creador del Universo y de todo lo que existe? ¿Cómo osamos?

Tal vez por nuestra naturaleza, que siempre ha querido parecerse más a Dios de lo debido. Ése ímpetu que llevamos en nuestros corazones cuando amamos con pasión. Él creó esa pasión, Él creó nuestro carácter y Él nos conoce desde antes de haber estado en el vientre de nuestras madres. Así que para Él, serán esas reacciones nuestras, como para nosotros las pataletas de lo niños pequeños.

Yo pienso que Él nos permite hasta expresarnos de manera incorrecta. Si lo hemos recibido en nuestro corazón, Él mismo nos va a ir haciendo ver lo errados que estamos y que el Soberano es Él y quien decide todo es Él.

No te sientas mal si estás molesto o molesta con Dios, pero si te aconsejo que le hables, te desahogues, siempre con el respeto que se merece Su Majestad. Reclámale y déjale saber cómo te sientes. Te garantizo que llegará el momento en el que te hará sentir la paz inigualable que sólo Él da. Por un lado te vas a sentir satisfecho (a) por desahogarte y por el otro vas a sentir renovada tu relación con Él. Siempre les recuerdo que Él lo que más desea de nosotros es una amistad, una relación, más que una “religión”.

Con nuestros hermanos a veces nos podemos pelear, con nuestros amigos, y luego nos decimos las cosas y nos perdonamos y seguimos siendo familia. Seguimos la amistad. Nos olvidamos y seguimos la vida. No es bueno guardar molestias. Se tornan en resentimientos y eso no nos hace bien para nada.

Expresarnos con Dios es lo mejor. Además, antes de que digamos la primera palabra, ya Él sabe lo que vamos a decir. Nos conoce mejor que nosotros mismos.

No te resientas con Dios, no te guardes las cosas, los sentimientos, tu opinión en cuanto a tu entorno o tu situación. Cuando con respeto vas a Él y le hablas y te expresas, Él te va a ayudar. Dalo por hecho.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Comunicación entre pareja: Qué hacer y qué no 11

Comunicación entre pareja: Qué hacer y qué no

Se dice mucho de la comunicación entre pareja. Para muchos, es un factor que determina la estabilidad de la relación. Pero para otros, la comunicación es el resultado de la conexión emocional que tienen ambas partes. Cualquiera sea el caso, es innegable el hecho que la comunicación es importante en cualquier relación humana, esto incluye a las relaciones amorosas. Si uno desde comunicarse efectivamente con su pareja debe tener presente lo siguiente:

Qué hacer

Calmarse

Dejarse llevar por las emociones del momento ha probado ser algo terrible. Cegados por la ira, muchos dicen palabras que luego se arrepienten o canalizan su cólera a través de la violencia física. Para evitar todo tipo de malas consecuencias, lo mejor es tomarse un tiempo para alejarse de la situación y calmarse. (Lee más en el artículo: Controla tu ira en 6 pasos) En las relaciones amorosas, es necesario que ambos estén tranquilos y calmados para que puedan dialogar sobre cualquier tema. De esta forma, la conversación no se volverá en una competencia de quién grita más.

Expresarse

Una cosa es calmarse, y otra muy diferente es no expresar los sentimientos. Hay personas que en lugar de decir qué les molesta, se quedan calladas y permiten que sus quejas colmen el vaso. Es decir, no se defienden ante las ofensas y no les dan importancia, hasta que un día no pueden más y sus emociones explosionan de manera negativa. Por tal motivo las parejas deben tener confianza para decirse aquello que sienten, pero con respeto y amor. La forma como se expresan a menudo tiene más impacto que lo que se dice en sí.

No salir a la defensiva

Una práctica muy recomendada por los expertos es cambiar las frases que las parejas se dicen. Por ejemplo, es común que cuando exista una queja o algo que hace la pareja y que al otro no le gusta, lo primero que diga es: “tú…” (“Tú nunca quieres hacer ejercicio”, “tú no eres cariñoso conmigo”, “tú siempre me criticas”, etc) Sin embargo, los estudiosos recomiendan empezar las oraciones por “yo…” o “nosotros…” (“yo estaría feliz si pudiera hacer ejercicios contigo“, “nosotros podríamos ser más cariñosos,”  “yo no me siento a gusto cuando me criticas”, etc). Esto ayuda a que la pareja entienda cómo se siente el otro y vea que no está siendo acusado.

Qué no hacer

Criticar

Cuando uno dice algo -por más que sea verdad- con un tono acusatorio o de crítica, jamás será bien aceptado por la otra persona. Por tal motivo es algo que definitivamente se debe evitar en la comunicación en pareja. Si hay un tema que necesita aclararse, lo mejor es pensar bien y elegir con cuidado lo que se va a decir. Además es importante cuidar el lenguaje corporal y el tono de voz.

Despreciar

El control de poder es uno de los detonantes de las discusiones, y despreciar es una forma de decir que uno tiene vale más que el otro. Despreciar incluye el uso de adjetivos calificativos despectivos, insultos, burla, muecas desagradables o hacer algo que al otro le disgusta a propósito.

Evadir

Esto implica poner muros para impedir la buena comunicación o rehusarse a conversar. Cuando uno de los dos necesita un tiempo para calmarse, es bueno que se lo diga el otro, en lugar de quedarse callado y negarse a hablar. Evadir los problemas es una bomba de tiempo que explosionará en el momento menos esperado; y por tal razón, es una práctica que no se debe hacer.

Salir a la defensiva

El primer impulso que tenemos cuando alguien nos ataca es defendernos; sin embargo, en las relaciones de pareja lo que hace es avivar la discusión. Proverbios 15:1 (NTV) dice: “La respuesta apacible desvía el enojo, pero las palabras ásperas encienden los ánimos”. Este versículo explica que de nuestra respuesta ante la crítica o la ofensa depende si una discusión se termina o agranda. Así que en lugar de salir a la defensiva es mejor utilizar palabras que devuelvan la conversación a un tono calmado.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Harris, V. (2012). 9 Important Communication Skills for Every Relationship [Pdf] (pp. 1-3). Gainesville: Family Youth and Community Sciences Department. Retrieved from https://ifas.ufl.edu/media/smartcouplesifasufledu/docs/pdfs/9-Important-Communication-Skills-for-Every-Relationship.pdf
Mis ingresos son mayores que los de mi esposo... 12

Mis ingresos son mayores que los de mi esposo…

Son pocas las familias que pueden mantenerse con el sueldo de uno de los cónyuges. Vivimos en tiempos en donde es más común que ambos esposos trabajen para sostener su hogar. Y la cantidad de dinero que ambos ganan pueden representar un problema en la relación.

Según los informes, hoy en día hay más mujeres que ganan más dinero que sus parejas y esto se debe a que en las universidades hay más estudiantes mujeres que varones.1 Sin embargo, este hecho no es algo que estén dispuestas a aceptar ante la sociedad.

Un estudio de Census Bureau de los Estados Unidos reveló que cuando la mujer gana más que su esposo, ambos mienten sobre la verdadera cifra de sus ingresos. Ellos incrementan la cifra del sueldo del esposo en un 2.9% y disminuyen la de la esposa en un 1.5%. Marta Murray-Close, coautora de la investigación, asegura que sus descubrimientos «sugieren que las normas y expectativas sociales no se han puesto al día con el trabajo contemporáneo y los acuerdos familiares.»2 Pero una cosa es que las parejas mientan sobre el verdadero monto de sus ingresos y otra muy diferente es ser infieles a causa del dinero.

Una investigación realizada por la Universidad Cornell concluyó que cuando los ingresos de los varones son menores que los de sus cónyuges, están más propensos a ser infieles. Los investigadores realizaron un estudio en parejas de 18 a 28 años, y aquellos varones que son completamente dependientes de sus parejas tienen cinco veces más probabilidad de serles infieles. Sin embargo, De acuerdo a sus descubrimientos, «para las mujeres, ganar menos dinero que un hombre no es una amenaza, es el status quo» y por lo tanto no son más propensas a engañar a sus parejas y ellos ganan más que ellas. Pero que el varón gane más también incrementa la probabilidad de infidelidad.

El sociólogo Christin Munsch, afirma que «en un extremo del espectro, ganar menos dinero que una pareja femenina puede amenazar la identidad de género de los hombres al cuestionar la noción tradicional de que los hombres son los que ganan el pan (…) En el otro extremo del espectro, los hombres que ganan mucho más dinero que sus parejas pueden estar en trabajos que ofrecen más oportunidades para ser infieles, como largas horas de trabajo, viajes y mayores ingresos que hacen que sea más fácil ocultarlo.»3

En conclusión, el dinero que cada uno de los cónyuges aporta al hogar sí puede representar un problema para el matrimonio. No obstante, si ambos están dispuestos a hacer que su relación funcione, deben tomarse un tiempo para conversar y ser honestos sobre las finanzas. Incluso si sus puntos de vista son diferentes, a través de la comunicación pueden llegar a un acuerdo, de modo que ambos estén cómodos con respecto a los ingresos del otro. Después de todo, el matrimonio no es una competencia, sino un trabajo en equipo.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Hartwell-Walker, Ed.D., M. (2016). When Women Earn More Than Men. Recuperado el 18 de octubre de 2018, de https://psychcentral.com/lib/when-women-earn-more-than-men/
2Kann, D. (2018). A study shows that when a wife out-earns her husband, she downplays her income while he exaggerates his. Recuperado el 18 de octubre de 2018, de https://edition.cnn.com/2018/07/20/health/husbands-wives-exaggerate-earnings-study-trnd/index.html
3American Sociological Association. (2010). Men more likely to cheat if they are economically dependent on their female partners, study finds. Recuperado el 18 de octubre de 2018, de https://www.sciencedaily.com/releases/2010/08/100816095617.htm

Send this to a friend