relaciones personales Archives | CVCLAVOZ

All posts in “relaciones personales”

Estar solo podría matarte

Pasar un tiempo en soledad es muy provechoso para nuestra salud mental. Nos ayuda a reflexionar y analizar nuestra vida. Además, nos sirve para desconectarnos de todo lo negativo que nos rodea. Sin embargo, pasar mucho tiempo solo y aislarse por completo del resto de la sociedad tiene el efecto contrario. Es más, una reciente investigación descubrió que incluso puede ser mortal.

Según las estadísticas, miles de personas en el mundo se sienten solas. No se trata de su estado civil, sino de que se sienten apartados de los demás. Una persona puede estar rodeada de gente, pero si carece de conexiones sociales importantes, su salud está tan en riesgo como el de una persona que fuma quince cigarrillos al día o es alcohólico. La soledad es preocupante porque afecta la salud mental y física. ≪El aislamiento social y la soledad aumentan significativamente el riesgo de mortalidad prematura≫, afirma Julianne Holt-Lunstad, PhD, profesora de psicología y neurociencia en la Universidad Brigham Young. Asimismo, la soledad afecta negativamente el funcionamiento del sistema inmunológico y ≪aumenta los niveles de estrés, impide el sueño y, a su vez, daña el cuerpo. La soledad también puede aumentar la depresión o la ansiedad≫.

¿La soledad es mala?

Como afirma Ami Rokach, PhD, psicólogo clínico e instructor en la Universidad de York, en Canadá, la soledad es algo natural en el ser humano y es ≪algo con lo que cada uno de nosotros lidiamos de vez en cuando≫. Hay momentos en los que sentimos que no hay nadie más en el mundo y que no hay quién nos consuele. Estos sentimientos se dan en situaciones que nos afectan psicológicamente; por ejemplo, la pérdida de un ser querido, una ruptura amorosa, etc. Estos momentos de soledad no son mortales pues son pasajeros. El problema reside cuando la soledad es crónica.

Las personas más propensas a sufrir de soledad crónica son aquellas que ≪no tienen los recursos emocionales, mentales o financieros para salir y satisfacer sus necesidades sociales o carecen de un círculo social que pueda proporcionar estos beneficios≫. No se trata de cuántos familiares o amigos se tenga, sino de la calidad de vínculos interpersonales.

¿Cómo combatir la soledad?

Fortalecer buenos vínculos con las personas es una forma de combatir la soledad. También lo es pertenecer a un tipo de comunidad que inspire y brinde apoyo emocional, como las iglesias o asociaciones benéficas. Otra manera es enfocarse en las necesidades de los otros y ayudarlos con sus necesidades. Cualquier acción que ayude a disminuir a la soledad y cree lazos afectivos con los demás son de provecho para uno mismo y para los demás.

Para más información, leer: 7 consejos para vencer la soledad



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Novotney, A. (2019). Social isolation: It could kill you. Continuing Education50(5), 32. Recuperado el 28 de mayo de 2019, de https://www.apa.org/monitor/2019/05/ce-corner-isolation

Este año despídete de estas 5 prácticas

Es común que las personas se propongan metas para el siguiente año. Si bien es una buena iniciativa, pocos se concentran en dejar atrás las malas costumbres y prácticas que arruinan su vida. Se preocupan por lograr sus objetivos, pero continúan cargando los hábitos tóxicos que los destruyen aunque no se den cuenta. Así como es útil tener propósitos para el nuevo año, también es importante despedirse de aquello que no hace bien. Si quieres lograrlo, este año dile adiós a estas cinco prácticas:

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

7 clases de personas de quienes debes alejarte

A lo largo de nuestra existencia nos encontramos con diversas clases de personas. Algunas de ellas van y vienen, pero las que se quedan tienen una gran influencia en nuestras vidas. Por tal motivo debemos ser cuidadosos con respecto a quiénes son los que forman parte de nuestro círculo interno. Caso contrario, podemos pasar años viviendo con malas compañías que solo traerán desgracia a nuestras vidas. En la siguiente lista encontrarás a los diez tipos de personas de las cuales debes alejarte, por tu bien.

1. El chismoso

La Biblia nos advierte que las palabras tienen poder y que no debemos permitir que ninguna palabra corrompida salga de nuestra boca (Efesios 4:29). Las personas que viven propagando chismes, especulando o creando conflictos son más dañinas de lo que aparentan. Por causa de un rumor infundado se han separado familias, amigos, e incluso arruinado la reputación de muchos. La compañía de un chismoso no conlleva a ningún bien; por lo cual debemos alejarlos de nuestras vidas.

2. El criticón

Las personas que pueden ofrecernos una perspectiva objetiva de la vida son muy buena compañía. Sin embargo, hay quienes se enfocan en todo lo malo que ocurre y son incapaces de ver lo bueno. Critican lo que se hace y lo que no, nunca están contentos con algo y son buenos para señalar los errores, pero no tienen iniciativa para accionar por su cuenta. Juntarse con una persona así es correr el riesgo de contagiarse de su mal comportamiento y ver la vida de manera negativa. Lo peor de esto es que esta mentalidad lleva a quedarse de brazos cruzados y a no hacer nada para remediar las situaciones. Por lo tanto, es más recomendable tener una relación amical, pero no cercana con las personas criticonas.

3. El que no tiene metas

Una persona conformista que no tiene metas a corto ni largo plazo comúnmente cae en la envidia. Si ve que alguien sí logra cosas y él o ella no, su primer instinto es de desanimar. Rodearte de alguien así hará que te dejes llevar por el pesimismo y quieras ser como los demás. En cambio, las personas que tienen sueños y trabajan en ellos, te inspirarán a no quedarte de brazos cruzados.

4. El que se cree la víctima todo el tiempo

Nadie está exento de los problemas, pero hay quienes juegan el papel de víctimas eternas. En lugar de hacer que las circunstancias les sirvan como lecciones y se levanten para continuar hacia adelante, se paralizan, no quieren avanzar y causan lástima. Si socializas y compartes tu vida con una persona así, no solo terminarás compartiendo sus malas prácticas, sino también podrías convertirte en su enemigo porque tus acciones podrían hacer que se victimice aún más.

5. El mentiroso

El mentiroso usualmente dice que “solo estaba bromeando” y que “no lo volverá a hacer”; no obstante, su comportamiento no se corrige. A las personas que mienten en todo momento y ocasión se les denomina mentirosos compulsivos y su comportamiento puede llegar incluso a tener consecuencias legales. Lastimosamente, para eliminar este mal hábito se necesita ayuda profesional y tus esfuerzos no lograrán hacer mucho. Para evitar contagiarte de sus mentiras o evitar caer presa de sus engaños, lo recomendable es que te alejes de las personas deshonestas.

6. El interesado

El interesado es quien te llama solo cuando necesita algo, te pide prestado y nunca devuelve, o espera que tú asumas sus obligaciones. No necesitas ser millonario para que los interesados aparezcan en tu vida; de hecho, pueden estar más cerca de lo que crees. Ellos pueden quererte solo por tus habilidades, tus buenos consejos, etc. Son expertos en pedir, pero pésimos en dar. Toda amistad y relación debe ser recíproca y si no sucede así, es mejor que te alejes.

7. El inmaduro

La inmadurez es contagiosa, especialmente si eres fácil de influir. Si crees que puedes resistir la tentación de no retroceder en tu madurez por culpa de las personas que te rodean, entonces continúa teniéndolos en tu círculo personal. No obstante, si sabes que pueden ser malos para tu progreso, mantenlos como conocidos, pero no permitas que su relación sea más estrecha.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Sabías que la envidia mata?

Todos somos culpables de haber envidiado a alguien, por lo menos una vez en nuestras vidas. Cuando vemos a nuestro alrededor que otros tienen más que nosotros, o cuando revisamos las redes sociales y observamos que los demás tienen aparentemente una mejor vida; sentimos envidia, la cual mata ciertas áreas de nuestra existencia. Éstas son algunas de las cosas que se destruyen por causa de la envidia y los celos:

Mata tu madurez:

Sin importar cuánto te esfuerces en madurar cada día, si envidias a alguien, estás dando un paso hacia atrás. Los celos hacen que uno actúe de acuerdo a impulsos del momento, y no de acuerdo a un pensamiento lógico y racional. 1 Corintios 3:3 (NVI) dice “…Mientras haya entre ustedes celos y contiendas, ¿no serán inmaduros? ¿Acaso no se están comportando según criterios meramente humanos?” Por lo tanto, no puede existir madurez donde hay envidia.

Mata tu motivación:

Cuando haces algo sólo para superar a alguien, estás cometiendo un grave error. Tal vez puedes lograr tu meta y hacerlo mejor que los demás, pero tu motivación se desvanecerá y pronto te caerás en el conformismo y la amargura. Recuerda lo que dice Filipenses 2:3-4 (NTV): No sean egoístas; no traten de impresionar a nadie. Sean humildes, es decir, considerando a los demás como mejores que ustedes. No se ocupen solo de sus propios intereses, sino también procuren interesarse en los demás.” 

Mata tu bienestar físico:

Lamentar lo que no tienes y envidiar lo que otros sí poseen puede ser dañino para la salud. Quejarte y estar celoso de otros te lleva a la frustración, depresión y enojo. Estos sentimientos negativos tienen un gran poder sobre tu cuerpo físico y hasta podrían causarte enfermedades. Es por eso que en Proverbios 14:30 (NVI) dice: “El corazón tranquilo da vida al cuerpo, pero la envidia corroe los huesos.” 

Mata tu relación con los demás:

La Biblia nos insta a amar a los demás y no a envidiarlos. Si alguien tiene más éxito que tú, debes sentirte feliz por esa persona y celebrar sus triunfos. Cuando dejas que la envidia tome control de tu vida, todas tus relaciones personales se verán afectadas y al final podría causar daños irreversibles. Ten presente y practica lo que dice Gálatas 5:14-15 (NVI): En efecto, toda la ley se resume en un solo mandamiento: «Ama a tu prójimo como a ti mismo». Pero, si siguen mordiéndose y devorándose, tengan cuidado, no sea que acaben por destruirse unos a otros.”

Mata tu comunión con Dios:

La envidia da lugar a la maldad. De hecho, en la Biblia dice que tiene un origen terrenal, humano y demoníaco. Santiago 3:14-16 (NTV) dice: “Pero si tienen envidias amargas y ambiciones egoístas en el corazón, no encubran la verdad con jactancias y mentiras. Pues la envidia y el egoísmo no forman parte de la sabiduría que proviene de Dios. Dichas cosas son terrenales, puramente humanas y demoníacas. Pues, donde hay envidias y ambiciones egoístas, también habrá desorden y toda clase de maldad.” Dios no puede habitar donde hay maldad, por lo tanto, no está con aquel que envidia.

Además, Santiago 4:11-12 (NVI) dice: Hermanos, no hablen mal unos de otros. Si alguien habla mal de su hermano, o lo juzga, habla mal de la ley y la juzga. Y, si juzgas la ley, ya no eres cumplidor de la ley, sino su juez. No hay más que un solo legislador y juez, aquel que puede salvar y destruir. Tú, en cambio, ¿quién eres para juzgar a tu prójimo?” Esto quiere decir que cuando envidiamos, nos ponemos celosos y hablamos mal de alguien, estamos usurpando el lugar de Dios como juez. Criticar a alguien no nos hace mejores personas ni más santos ante Dios; en cambio, nos hace caer en falta.

Porque causa maldad y porque nos hace pecar ante Dios, la envidia arruina nuestra relación con Él. Por lo cual, debemos estar atentos y cuidar nuestras acciones y pensamientos. En todo momento debemos encomendar a nuestro Señor que sea Él quien tome el control de nuestra vida, y no nosotros.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend