Risa Archives | CVCLAVOZ

All posts in “Risa”

¿Por qué me pasa esto a mí?

“Se deshace mi alma de ansiedad; susténtame según tu palabra.” Salmos 119:28 (RVR1960)

Cuando nos hallamos en pruebas y estas tocan nuestra salud, quizá lo único que se nos ocurre hacer en ese momento es cuestionar a Dios y decirle: ¿Por qué a mí? Pero qué importante es ver personajes en la Biblia que al igual que tú se hallaban en dificultades, y a pesar de ello no dejaron de creer en Dios. Job fue uno de ellos, quien lo perdió todo, pero aun así permaneció firme en sus principios y convicciones ¡Cómo habrá clamado Job a su Dios para que le de alivio y sanidad! Pero la respuesta desde lo alto no llegó; solamente se escuchaba la risa burlona del infierno. Quizá en estos días recibiste la terrible noticia de tener una enfermedad difícil de tratar y por más que clamas a Señor por tu sanidad no recibes una respuesta, déjame decirte que a Dios nada se le escapa. Él dio su vida por ti para hacerte libre de toda enfermedad, no permitas que el enemigo te robe esa bendición. Busca de su presencia, porque el mejor aliado contra el desánimo y la depresión que causa una enfermedad, es la presencia de Dios.

Por Ruth Mamani

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Amor y humor: Importancia de la risa

Cuando a alguien se le pregunta qué cualidades espera encontrar en su pareja ideal, dentro de la lista siempre se encuentra el buen sentido del humor. Muchos estudios han corroborado que la risa es un ingrediente fundamental para el desempeño de una relación amorosa; sin embargo, el secreto del humor no radica en hacer reír a la otra persona.

El investigador de estudios de comunicaciones de la Universidad de Kansas, Jeffrey Hall, analizó 39 investigaciones hechas en más de 15 000 participantes para descubrir el rol del humor en una relación de pareja. Después de examinar los casos, llegó a las siguientes conclusiones:

  • No importa si uno es gracioso o divertido. En una relación este factor no tiene preponderancia.
  • Reírse a costa de su pareja no se considera un humor sano en una relación; de hecho, esto es un signo de agresividad.
  • El humor es saludable cuando es gracioso para las dos personas, y no solo para una.

Hall afirma que si ustedes comparten un sentido de lo que es gracioso, esto te afirma y afirma su relación a través de la risa”. Él también afirma que el humor es fundamental en una relación porque fortalece los lazos amorosos y establece seguridad.

Por otra parte, Nicolas Guégen, un investigador francés especializado en ciencias sociales y otros temas, quiso comprobar si el sentido del humor tiene alguna influencia al momento de atraer a alguien, específicamente en la atracción de hombres a mujeres. Después de desarrollar un experimento social con 60 mujeres de entre 20 y 26 años, Guégen descubrió que las señoritas están tres veces más atraídas a alguien que las hace reír. Además, ellas veían a los hombres graciosos más atractivos, inteligentes, divertidos y sociables.

Otro estudio realizado por el mismo investigador, confirmó que las mujeres suelen atraer más hombres cuando sonríen; y tienen cinco veces más probabilidades de llamar su atención. Este análisis puso en evidencia que, aunque la apariencia física tiene cierto grado de influencia al momento de atraer a alguien, cuando una persona sonríe se hace inmediatamente más atractivo.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡No dejes de reír!

En muchos lugares veremos que la risa es el mejor remedio del alma. Y es cierto. Reír es maravilloso.

Cuando he estado con amigas que se sienten deprimidas, yo les digo que hagan el gesto de sonreír. Aunque sea forzado, porque ¡resulta que al mover esos músculos de la cara, le pasamos la información al cerebro de que nos estamos sintiendo bien!

Cuando nos reímos se activan las endorfinas. Las endorfinas son neurotransmisores que se activan al mover ciertos músculos de la cara…los que usamos para reír o sonreír. Esas endorfinas nos hacen sentir más felices y menos estresados.

Reír también ayuda a expandir los pulmones. Al reír además relajamos los músculos del cuerpo.

Una risa a carcajadas puede ser una maravillosa manera de liberar emociones. Hay muchas personas que se pasan la vida reprimiendo sus emociones y reacciones, ya sea por las normas sociales o muchas veces porque son tímidas. Al reír a carcajadas se liberan de tanta represión. Incluso luego de reír, a partir de ese momento de risa, todo lo que viene después en nuestro día, nos parece mejor. Le vemos el lado positivo.

La risa hace a las personas más atractivas. Es decir, la gente a nuestro alrededor se sienten atraídas hacia los que reímos. Sienten que somos más accesibles y la actitud alegre y positiva, la buena disposición es contagiosa. Por tanto, con la risa haremos sentir mejor a todos a nuestro alrededor.

Hay que reír a diario, es saludable, positivo, contagioso y nos da felicidad.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Registro elemental

          Recuento de los estados del alma. Inventario de las emociones antiguas y nuevas. Crónica mínima de las estaciones de la vida. Pequeños artefactos que acompañan la melancolía y a veces los instantes bendecidos. Planilla existencial para tomar razón de las condiciones en que se encuentra la vida en su último cuarto…

La risa que adquirió ese tonito escéptico y a veces un poco cínico. Las lágrimas que ya no brotan por ninguna razón importante. Las nuevas estaciones de la noche, sus detenciones imprescindibles. Los hallazgos del pensamiento en los momentos más inesperados. La aparición de cierta sabiduría que hace más sensible el dolor del alma. El sentimiento de la época que se desmorona y nadie parece advertir. El miedo, el viejo miedo. La culpa, la vieja culpa.
La luz que se va apagando de a poco. La duda que se acrecienta más y más sobre uno mismo y la especie. La última frontera de la esperanza: el Dios de la Biblia como único espesor auténtico y realidad última. El cansancio vital. Los espacios cada vez más reducidos. La impecable caracterización de mi hermano David: Benjamín, soñador inconcluso.
Los libros. El último reducto para un diálogo silencioso; la decepción de algunos viejos textos, la confirmación de algunas intuiciones en Bauman, Eco, Galeano, Frankl y los viejos profetas del Antiguo Testamento. Relecturas y nuevos encuentros. Los libros, con su ilustrado silencio, con sus tesoros a disposición de los exploradores que tienen tiempo y que no desesperan en el vértigo de las pantallas.
El café con leche sin espuma, con un bizcocho y una medialuna. El diario del domingo – y el asado, también. La mochila de cuero con la vida a cuestas. La hora del regreso a casa que prodiga su silencio y su secreto. El amparo de las películas sin comerciales. Algunos cafés de la ciudad.
El arrinconamiento progresivo. La miniaturización de las relaciones humanas. Los alejamientos imprescindibles. Los silencios a ultranza. Las negociaciones ineludibles. El infaltable clamor de la conciencia. Las disculpas tardías. Los encontronazos inevitables. La fragilidad de la paciencia. La irritación a flor de piel.
La ironía de Groucho Marx sobre la época presente, multiplicada en púlpitos, plataformas y testamentos existenciales: “Estos son mis principios. Si no te gustan… tengo otros.”

¿Por qué es bueno reír?

La risa sana es algo que debemos promover y practicar. Es decir que debemos evitar caer en el extremo de herir a otra persona y burlarnos de los demás, sino hacer que el humor sea una herramienta que nos permita conectar con los demás. Además, la risa tiene muchos beneficios:

  1. Es bueno para la salud (Proverbios 15:13, 17:22, 15:15).
    Hoy en día, existen muchas terapias y tratamientos que tienen como principal ingrediente a la risa. De hecho, los doctores indican que el estado de ánimo de un enfermo influye más en su salud que cualquiera otra medicina.
  2. Te hace lucir más atractivo:
    Las personas están más propensas a simpatizar con aquellos que sonríen, porque esto es una muestra de que son confiables y amigables.
  3. Te ayuda a perder peso:
    La risa aumenta el ritmo cardíaco y acelera el metabolismo, por lo tanto, te ayuda a quemar las calorías excedentes.
  4. Reduce el estrés:
    Si tu día está lleno de tensión y estrés, prueba con reírte de algún chiste. Verás lo aliviado que te sentirás.

En la Biblia, la risa se muestra como una forma de bendición o recompensa. En Lucas 6:21 dice: «…Dichosos ustedes que ahora lloran, porque luego habrán de reír.» En Job 8:21-22 también dice: «Pondrá de nuevo risas en tu boca, y gritos de alegría en tus labios. Tus enemigos se cubrirán de vergüenza, y desaparecerán las moradas de los malvados.» Por lo tanto, no olvides reír y compartir tu gozo con los demás.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

A veces hago lo que quiero

A veces hago lo que quiero. La mayor parte del tiempo no. Hay que trasladarse, trabajar, hablar, responder, reunirse, resolver, socializar, argumentar, esperar, proponer, creer. Se hace necesario observar ciertas convenciones, ir a la caja a cobrar el giro, comprar cosas, lavar, asear, cocinar, barrer la vereda porque es ordenanza municipal. Es imprescindible presentarse en ciertos encuentros importantes, atender preguntas, informarse adecuadamente del estado de parientes y relaciones bilaterales.

A veces hago lo que quiero. En otras ocasiones hay que admitir que las cosas son como son y que el horno no está para bollos. Se hace inevitable administrar el tiempo, la plata, los espacios, el ánimo y los deseos. Es preciso poner algunas cosas antes que otras, abstenerse de ciertas cuestiones, explicar las misteriosas razones por las cuales se margina uno de redes, perfiles y tecnologías de avanzada.

A veces hago lo que quiero. Si no, hago mandados, compro encargos, me informo de los acontecimientos sobre los cuales habla la gente – a veces me informo a través de lo que habla la gente pero en realidad eso no es muy recomendable. Voy a las oficinas de servicios públicos a tomar nota de ciertos derechos inalienables que no me están siendo garantizados e intento descifrar los arcanos de la factura del gas o de la luz. Envío mi boleta de honorarios puntualmente cada mes, voy al dentista, hago algunas llamadas y escribo unos correos.

A veces hago lo que quiero. Algunas cosas que habitualmente no quiero, las hago porque quiero. Elijo el silencio, leo los pocos y últimos libros que me quedan, me siento a oscuras en la cocina y pienso en una frase, una posibilidad, una caricia, una mirada, un abrazo, un respiro, una pausa, un amparo, una solución final, un mundo que sea otro, una época imposible. Considero todo lo que no sé, todo lo que no puedo, todo lo que hice, todo lo que ya está, todo lo que no comprendo aunque lo lea o lo escuche cinco veces, todo lo que me da risa, pena o rabia pero ya no tanto como antes, todo lo que me da miedo.

A veces hago lo que quiero. Algunas de esas cosas no son objeto de conocimiento público, ni bilateral ni multilateral, por lo cual de ellas aquí no se trata.

(Fotografia: Ivan Pierotti – Usada con permiso – ivanpierotti.com.ar)

Cositas lindas

No vean… Dígannos cosas halagüeñas. Esta intimación fue hecha a los comunicadores sociales – llamados profetas en aquellos días – por una antigua civilización, harta de conflictos políticos y económicos, secularización de las costumbres y amenazas de invasiones y guerras. Incapaces ellos y sus dirigentes de resolver el dilema del presente, preferían sumergirse en la molicie agradable de la farándula, el chisme y la charada sensacional. En palabras actuales, les pedían: “Hablen de cositas lindas.”
La ironía era – y sigue siendo – que el gozo y la alegría que querían oír no se fundaba en un orden de cosas constructivo y pacífico, sino en la exacerbación de los sentidos, el griterío, la música estridente, un consumismo desenfrenado y un desorden social que resultó ser el caldo de cultivo para el desastre definitivo.
Cuando uno lee las crónicas de aquel tiempo, situado en el Cercano Oriente alrededor del siglo V a.C., tiene la curiosa y triste impresión de estar leyendo la sección de espectáculos de la prensa escrita o viendo los programas de farándula (llamados de chimento en Argentina). Y como si esa impresión no fuera suficiente, nos enteramos que esas secciones y programas concitan los mayores índices de lectura y audiencia. En otras palabras, las cosas definitivamente no cambian.
Lo halagüeño es fácil, es barato, no requiere mucha elaboración – excepto los costosos montajes de televisión que necesita la estupidez para ganar los primeros lugares de audiencia. Lo entretenido no requiere mucha elaboración mental, es superficial y tiene un íntimo entronque con lo emocional. La risa genera, nos dicen, una serie de efluvios químicos que relajan y alivianan el peso de la vida. Lo que no nos dicen es qué pasa con la cabeza cuando lo único que la gente quiere es reírse y no hacerse responsable socialmente.
Lo entretenido y agradable es parte de la vida y no deberíamos nunca renunciar a sus beneficios. Pero nunca tanto. La vida es ancha, ajena y compleja y requiere de nosotros un grado de equilibrio y responsabilidad para hacernos cargo de ella, tanto individual como colectivamente. Es irónico constatar que los templos están colmados de gente que quiere oír cositas lindas, pasar un rato simpático e irse a su casa con una agradable y halagüeña sensación. El mundo se puede ir a buena parte si quiere; total, ellos no son de este mundo.
De esas cosas, aquí en este blog, no se trata.

Un veneno

Dicen que el rencor es un veneno que uno se toma y espera que le haga efecto a la otra persona.

Cuantas veces actuamos ilógicamente pensando que esto le afectará a alguien más sin que nos afecte a nosotros.

Hay dos sentimientos que nos corroen como polillas en un armario cerrado. Estos son el rencor y la envidia.

Y no soy yo la que lo estoy diciendo sino, que le puedes preguntar a cualquier persona que tenga envidia de alguien constantemente, o una persona que no logra perdonar ni olvidar y guarda rencor.

La constante comparación de tu persona  o de tu situación con otros hace que dejes de valorar muchas cosas en tu vida y el constante rencor hace que ya no les prestes atención.

En los proverbios dice ” El corazón tranquilo da vida al cuerpo pero la envidia corroe los huesos”

Si te preguntabas que pasa que las aguas de tu corazón se encuentran muy alteradas, o que no puedes encontrar paz, hoy puede ser un buen día para que hables con Dios y le digas que te ayude a dejar la envidia atrás, y valorar lo que tienes. Pídele que trabaje en el rencor que te persigue, y déjalo en sus manos. Perdona. Es el mejor regalo que te puedes dar a ti mismo.

Si pasaste por alguna de estas situaciones escríbeme a [email protected] y espero poder acompañarte en este lindo proceso de encontrar nuestro corazón tranquilo.

 

¡Para de quejarte!

Dicen que las mujeres nos quejamos más que los hombres en reglas generales, salvo cuando estamos enfermas. La mujer que está enferma, igual cuida a su familia, hace la comida y se encarga del colegio de los chicos, pero el hombre que tiene catarro, necesita estar en cama. Claro, esto es una generalidad y puede no ser tu caso. También es una generalidad decir que las mujeres nos quejamos más…

Pero no nos atemos a nuestra historia. Creo que hoy es un buen momento para poder sincerarnos y respondernos algunas preguntas.

¿Cuántas veces al día te quejas?

¿De qué te quejas más constantemente?

¿Qué puedes hacer para cambiar eso de lo que te estas quejando?

Tu manera de relacionarte será mucho más poderosa y efectiva si dejas de quejarte. Respóndete, ¿Para qué lo hago? ¿Qué conseguiré con eso?

Pero no te dejaré solo con eso, en los momentos en los que quieras cambiar algo, puedes hacer un reclamo. Un reclamo es una manera de exponer que no estás conforme con una situación, y buscar una manera para cambiarlo desde una posibilidad diferente.

Tu puedes dejar de quejarte, y puedes comenzar a cambiar tu realidad. Buscar una manera diferente de ver las cosas, y has los reclamos pertinentes en los momentos que sean necesarios para tener una realidad diferente.

No estoy llorando…

Todos sabemos que la risa es la mejor de las terapias, pero lo que no se suele decir es que llorar también es bueno y saludable. Sin embargo al llanto, generalmente se le asigna una connotación negativa por parte de la sociedad, a pesar de que es algo tan natural como la risa e igual de necesario.

Desde que son pequeños se les enseña a los hombres que llorar es una muestra de “debilidad”, y más aun cuando asumen un liderazgo, ya sea en el trabajo, en el hogar u otras áreas. Siempre se quiere dar una apariencia de fortaleza frente a los demás, pero no se dan cuenta que la apariencia solo te ahoga por dentro.

Por esto tal vez te sorprenda el consejo que voy a darte en éstos momentos, pero ¡te animo a llorar!

“Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.” Mateo 5:4

Dios conoce exactamente lo que sientes, por lo cual ya no es necesario fingir, dando la imagen de que nada sucede. Recuerda que son bendecidos los que lloran porque recibirán consuelo, así que ponte de rodillas y habla con Dios porque delante de Él no tienes nada que ocultar.

Claman los justos, y Jehová oye, Y los libra de todas sus angustias. Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; Y salva a los contritos de espíritu. Salmos 34:17-18

La Biblia dice que Dios está cerca de los quebrantados, de los que lloran, de aquellos que tienen dolor, por tanto no dudes más y ¡clama! Solo Él puede librarte de todas tus angustias.

Recuerda que el estrés, la tristeza, el dolor psíquico y físico, la alegría, los nervios, la angustia, la emoción, son sentimientos que podemos traducir en lágrimas. Cuando lo hacemos nos sentimos mucho mejor, pero si ahogamos el llanto sólo logramos aumentar la presión y el desequilibrio interior.

Además no olvides que llorar es una buena terapia para la salud, nos hace liberar adrenalina, una hormona que segregamos en situaciones de estrés, y noradrenalina, que actúa como neurotransmisor y tiene un efecto contrario al de la adrenalina. Cuando lloramos, eliminamos estas hormonas, lo que produce una sensación de desahogo y tranquilidad. Un ejemplo de esto es que, después de llorar, tanto niños como mayores se quedan dormidos.

Dios enjugará las lágrimas de los ojos de ellos, y ya no habrá muerte, ni más llanto, ni lamento ni dolor; porque las primeras cosas habrán dejado de existir. Apocalipsis 21:4

En el cielo es donde ya no habrá más llanto ¡Hoy puedes darte permiso para llorar.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No dejes que el temor te paralice

La definición de temor es ” Es una emoción caracterizada por una intensa sensación, habitualmente desagradable, provocada por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado. ”  

La definición nos deja ver la información necesaria que si tuviéramos en el momento de temor, probablemente se iría, y eso es cuando dice que es “Real o supuesto”.

Muchas veces las cosas a las que le tememos no son reales amenazas de peligro, sino que mas bien es una amenaza que comienza en nuestra mente por recuerdos pasados o experiencias propias o ajenas donde vimos que era mejor no avanzar, o era mejor paralizarse por el temor.

Y entonces es cuando dejamos de hacer cosas, dejamos de lado los planes de Dios para nuestras vidas, dejamos de lado los desafíos que El nos trae, dejamos de lado los nuevos tesoros que podríamos encontrar en el futuro por temor.

Pero la biblia nos dice que ” El amor hecha fuera el temor” y Dios es amor, así que en cada lugar que este El, el temor se va. Pero necesitas escuchar mas la voz de Dios que la de el temor, necesitas ver mas las obras de Dios, que lo que puede suceder si algo sale mal. Es peor perderte las bendiciones de Dios por miedo a fracasar y preguntarte “que hubiera pasado si” , es mejor dar paso por paso de la mano de Dios y llegar a donde el quiere que estés, y si te caes, estate seguro que El te sostendrá!.

Te invito a que me escribas a [email protected] y me cuentes cual fue tu experiencia. Te estaré esperando.

 

¿Qué es el amor?

El amor está en todos lados, y se puede palpar y sentir entre nosotros.

En la televisión, todas las tramas están basadas en alguna relación amorosa, el amor es el mayor propulsor de las mejores canciones, y de los momentos más dolorosos. Pero ¿sabemos realmente qué es el amor?

Cuando era adolescente muchos de mis amigos y compañeros solían preguntarme eso “¿estás enamorada?” “¿Lo amas?” Y entre ellos no sabían como contestar esos cuestionamientos. No sabían que era el amor. Aprendemos que cuando alguien nos eriza la piel, o nos da mariposas en el estómago, sonríes todo el tiempo, y siempre estás de buen humor entonces es que estamos enamorados. Si bien esa es una parte del amor no es la verdadera esencia. ¿Cuánto dura el enamoramiento? Dicen que no más de un año, otros dicen que hasta cinco años, pero se ponen de acuerdo en que es una fórmula química que sucede en nuestro cuerpo y cerebro para hacernos sentir en las nubes. Y cuando ese sentimiento se va ¿Qué sucede?

Lamentablemente muchas veces entran los celos, la falta de respeto, el resentimiento, la desvalorización, el desánimo, y la falta de interés, entre otras cosas. Por eso es tan valioso y preciado poder encontrar el verdadero significado del amor, que se encuentra en la Biblia: El amor es paciente, es bondadoso; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no es arrogante; no se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido; no se regocija de la injusticia, sino que se alegra con la verdad; todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. (1 Corintios 13:4-7 LBLA)

Si el amor que tu tienes no es así, debes trabajar para poder moldearlo a lo que Dios quiere para ti. Lo mismo con el amor que recibes, pero te invito a que trabajes primero el amor que entregas y verás también como poco a poco va cambiando el amor que recibes. Te invito a que nos escribas a [email protected] y nos cuentes cual fue tu experiencia. Te estaremos esperando.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend