ropa Archives | CVCLAVOZ

All posts in “ropa”

Tips para que la ropa dure más

Hay maneras de hace que tu ropa favorita dure más tiempo sin lucir desgastada o vieja. Éstos son algunos consejos que te servirán a conservar tu vestuario:

Lee las etiquetas:

Las etiquetas están incluidas en la ropa por una razón: ellas te indican cómo lavar y cuidar cada prenda. Por lo tanto, presta atención a las instrucciones y consérvalas. Recuerda poner en práctica lo que allí se indica y no aplicar el mismo tratamiento a dos prendas diferentes.

Separa la ropa:

Cuando laves, no mezcles tu ropa de diario con la que usas para salir. De la misma manera, separa las prendas por colores y materiales para evitar posibles manchas y no estropear la tela. Ten en cuenta que algunos trajes necesitan ser lavados a mano y que meterlos a la lavadora los arruinará por completo.

Cierra las cremalleras al lavar:

Cierra las cremalleras de todas las prendas que lo tengan cuando uses la lavadora. Esto previene que los pequeños hilos o la tela fina de otra ropa se atasquen y la ropa se rasgue.

Evita usar la secadora:

Las secadoras hacen que tu ropa se encoja, el material se debilite y el color se desvanezca con mayor rapidez. Así que trata de utilizar la secadora con menos frecuencia y procura utilizar algún espacio al aire libre para secar tu ropa, especialmente aquellas prendas que son delicadas o contienen muchos adornos que podrían dañarse por la temperatura de la secadora.

Organiza tu clóset:

No toda tu ropa puede estar doblada ni tampoco puesta en un colgador. Aquellas que son de lana, tejidos, o elásticos deben ser dobladas; mientras que las prendas de vestir deben ser colgadas para evitar arrugas. No almacenes mucha ropa en un espacio pequeño y permite que haya oxígeno en el ambiente; de esta forma harás que tu ropa dure por más tiempo y mantenga su aspecto original.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Nueva es cada mañana!

Es imprescindible que sepamos lo importante que es empezar de nuevo cada mañana. Imagina que hace una semana has trabajado intensamente en la limpieza de tu casa, la has pintado y te has ensuciado completamente, pero hasta ahora no te has cambiado de ropa, ni te has bañado ¿Cómo te sentirías? Personalmente incómoda, avergonzada, y sin ganas de salir afuera.

Muchas veces nos encontramos así delante de Dios, hemos pecado y le hemos pedido perdón por fallarle pero continuamos llevando la culpa en nuestra espalda, es decir, la misma ropa, por lo que nos da vergüenza acercarnos a Él, no podemos empezar de nuevo, ni emprender lo grande que tiene para nosotros.

“Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.” Lamentaciones 3:22-23

¡Dios es tan bueno que su palabra dice que cada mañana es nueva! ¿Te imaginas si Él trajera cada día los errores que hemos cometido en el pasado? Nunca tendríamos paz. Es trascendental que comprendas que para Él no es importante tu pasado, sino lo que hagas este nuevo día que te dio, cómo lo utilizarás, que alcanzarás, avanzarás o retrocederás.

Este nuevo día te animo a cambiarte de ropa y dejar el pasado atrás. Te sugiero empezar haciendo que tus rodillas toquen primero el suelo antes que tus pies, pídele perdón de los pecados que has cometido, después cántale una canción y ¡empieza de nuevo! Acepta el perdón de Dios y comienza a luchar para alcanzar lo que te ha prometido.

También busca ser como Él porque como hijos debemos seguir sus pasos. La amargura y resentimiento no vienen de Dios, sino del enemigo porque a él no le gusta avanzar sino retroceder, así que si alguien te falló o estás enojado con alguien dale otra oportunidad. No mires su pasado, sino tu futuro, ¡no con tus ojos sino con los ojos de Dios!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Tu mejor vestimenta

Un miembro de una iglesia se quejaba con el Pastor por la vestimenta de una joven que cantaba en el coro, a quien vio reiteradas veces vestida con una misma falda. Al escuchar esto el pastor le respondió:

     –  Ella podrá vestir la misma falda toda la semana pero ten por seguro que su vestimenta espiritual es renovada todos los días, lo sé porque su conducta y palabras son la prueba. Hermano, ¿usted no ha intentado vestirse con la misma vestimenta que la joven? A lo mejor le ayudaría a cambiar su enfoque de lo que Dios quiere hacer en su vida, concluyó.

Si comprendiéramos lo importante que es tener una perspectiva basada en quien es verdaderamente Dios y lo que quiere que hagamos, podríamos evitar malgastar el tiempo en cosas vanas, en charlas y “comentarios” nada provechosos para nosotros y nuestra comunidad.

Jesús no se fijó en la vestimenta de la mujer adultera, o en la estatura de Nicodemo; no se interesó en la apariencia de las personas, porque su propósito fue y sigue siendo Salvar a los perdidos y eso no tiene nada que ver con lo externo.

Muchas veces nos desviamos de lo importante y nos distraemos en aspectos improductivos para nuestra vida y la de nuestro prójimo. 2 Timoteo 2:16 dice: “Pero evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad”

Evitemos juzgar, condenar, acusar y querer “ayudar” a los demás con la excusa de ser celosos de las cosas de Dios, más bien concentrémonos en cumplir el propósito que Dios nos dejó en su Palabra:

“El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; a predicar el año agradable del Señor.” Lucas 4:18-19

¡Hay mucho por hacer, no perdamos el tiempo!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend