sabiduría Archives | CVCLAVOZ

All posts in “sabiduría”

Sabiduría divina

“Porque el Señor da la sabiduría; conocimiento y ciencia brotan de sus labios.” Proverbios 2:6 NVI

La sabiduría divina no se obtiene leyendo libros o resolviendo complicados problemas matemáticos, sino por una constante y determinada búsqueda de Dios a través de Su Palabra.

”Presten atención a mis correcciones yo los colmaré de mi espíritu; les daré a conocer mis pensamientos.” Proverbios 1:23  (DHH)

En la Biblia podemos ver a Esteban como un ejemplo de un líder sabio. El organizaba la distribución de la comida para las viudas, pero al mismo tiempo predicaba el Evangelio a los judíos. Esteban mostraba tanta sabiduría al punto que muchos disputaban con él, pero no podían resistir a la sabiduría y al Espíritu con que hablaba. (Hechos 6:8-10)

De igual manera debemos asegurarnos de buscar sabiduría en la Palabra de Dios y pasando tiempo de intimidad con el Espíritu Santo.

Por Cristhian Castillo

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Sabiduría para administrar

“En casa del sabio abundan las riquezas y el perfume, pero el necio todo lo despilfarra.” Proverbios 21:20 (NVI).

Las personas que viven rectamente y actúan con sabiduría, por lo general hacen buen uso de sus finanzas y tienen abundancia de recursos para su familia. Por el contrario los que manejan sus finanzas de manera insensata, despilfarrando lo poco o mucho que tienen, lamentablemente terminan en pobreza.

Por lo tanto, es importante pedir sabiduría a Dios para llegar a ser buenos administradores de los recursos que Él nos confía.

Recuerda que no somos dueños sino mayordomos de todo lo que Dios nos da, por lo cual debemos actuar con sabiduría y fidelidad en el manejo de nuestras finanzas.

¡Se sabio con los recursos que tienes a tu disposición!

Por Giovana Aleman

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Estudia y práctica para tener éxito

“Nunca dejes de leer el libro de la Ley; estúdialo de día y de noche, y ponlo en práctica, para que tengas éxito en todo lo que hagas. Yo te pido que seas fuerte y valiente, que no te desanimes ni tengas miedo, porque yo soy tu Dios, y te ayudaré por dondequiera que vayas.” Josué 1:8-9 (TLA)

Meditar en la Palabra de Dios nos trasforma y hace mejores, trae seguridad en los tiempos difíciles y da la certeza que Dios está con nosotros. Además las Escrituras nos guardan de todo peligro porque su consejo viene directo del corazón del Padre, también nos ayuda a tener confianza que cuando clamamos a Dios recibiremos respuesta oportuna.

“Esta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que, si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye. Y, si sabemos que Dios oye todas nuestras oraciones, podemos estar seguros de que ya tenemos lo que le hemos pedido”. 1 Juan 5:14-15 (NVI)

Si tal vez no tienes un tiempo de leer, meditar o estudiar de Su palabra, te animo a realizarlo para que traigas bendición, sabiduría, fe a tu vida y a tu descendencia.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Tiempo… recurso valioso

“Y dije yo en mi corazón: Al justo y al impío juzgará Dios; porque allí hay un tiempo para todo lo que se quiere y para todo lo que se hace.” Eclesiastés 3:17 (RVR1960).

La sabia administración de nuestro tiempo suele ser algo que muchas veces trae dificultades, especialmente si tenemos en cuenta las múltiples distracciones a las que estamos expuestos diariamente. Por lo tanto, fácilmente podemos encontrarnos perdiendo el tiempo en cosas que realmente no valen la pena y descuidando las más importantes.

Debemos administrar sabiamente los recursos de los cuales disponemos, estos son: los dones, talentos, recursos materiales y también el tiempo. Por todos ellos y por la manera en que los administramos, un día tendremos que rendir cuentas. Por eso, te animo a que pidas sabiduría a Dios para que puedas administrarlos correctamente, pero no olvides de dar gracias a Dios, porque cada uno de los recursos con los que hoy cuentas, provienen de Él.

Por Cesia Serna

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Crepusculario

Quedan en el día algunas grietas aún. Por ahí es posible entrar en busca de un amparo leve. En este mínimo espacio de tiempo disponible se encuentran aún algunas fuerzas para concretar un proyecto pacientemente construido. Queda tiempo quizá para unas palabras finales que den cuenta de cierta madurez adquirida a golpes. Prolífica y persistente, la memoria remite a los días de la ingenuidad y la pasión, aquella época en que las razones y el deber no habían asaltado aún la plaza.

En lo que resta del día se llevan a cabo recurrentes balances y se analizan las cuentas de la vida en el libro del debe y el haber. ¿Se pudo haber hecho aquello que nunca se hizo? ¿Se hizo lo que nunca se debió hacer? Tormentos inútiles porque el pasado es una página sobre la que no se puede volver a escribir. Sólo queda elegir el remordimiento o la paz, el dolor o la esperanza.

Se van reduciendo tranquila y pausadamente las posibilidades. Lo que hasta hace un tiempo era camino abordable devino muro y cerrazón. Los años reclaman inexorablemente los réditos de su inversión. Nos van reduciendo de a poquito el aliento y las ganas. Nos otorgan, tacaños, unos gramos de sabiduría a cambio de la vida que se llevan.

Y sin embargo lo que hasta ayer se pensaba imposible vino a la luz de un modo inesperado. Aprendemos a querer las cosas simples que antes considerábamos vulgares y sin valor: lugares y personas, estados de ánimo y pensamientos, emociones y silencios, soledades y rutinas.

Se convierten en querencias unos sitios en los que nunca antes quisimos estar. Se temperan algunas inclinaciones y otras se resisten. Reflexionar en la suma de los días vividos y la resta de los que quedan por vivir es una matemática inofensiva en tanto sea nada más que un sobrio pasatiempo.

Todo va cambiando. Pero la paradoja es ésta: si uno mira todo desde una cierta altura no hay un cambio esencial. En todos los tiempos y en todas las personas la vida es tal cual. Sólo resta, estoica o militantemente, esperar el inevitable desenlace de la historia.

No estará para siempre…

Muchas veces descuidamos a las personas que amamos porque tenemos una idea equivocada y creemos que ellos siempre estarán presentes en nuestra vida. Este es un pensamiento ficticio que un día lamentaremos si no abrimos los ojos.

 “… Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece.” Santiago 4:14

La existencia en este mundo tiene un límite y la de nuestros seres queridos también. La Biblia compara la vida como  vapor que se desvanece ¡Qué trágica comparación! Sin embargo, aunque nos angustie o intrigue es una realidad que se debe tener presente para administrar con sabiduría el tiempo y no abandonar a las personas que amamos.

¿Alguna vez has pensado en cuánto tiempo te queda o cuánto tiempo le queda a tu papá, mamá, esposo (a), hijos, tíos, amigos u otros? Solamente pensar en la pérdida de alguien nos quebranta el corazón; pero no estaría demás que consideres cada día como si fuera el último que los verás, de esta manera cambiarás de mentalidad y te esforzarás más por valorar que los tienes ahora.

La costumbre de tener siempre algo o a alguien a nuestro lado nos vuelve ciegos y nos impide ver lo importante y valioso que tenemos. La mayor parte del tiempo buscamos una fantasía, pensando encontrar la felicidad en los lugares equivocados, a veces hasta aburridos de la vida que llevamos, sin darnos cuenta que estamos rodeados de diamantes preciosos.

Lamentablemente la mayoría recién reacciona cuando pierde a quienes ama, que este no sea tu caso. En esta oportunidad te animo a buscar a aquellas personas que has descuidado en tu vida, como tus padres, hijos, amigos, parientes, para dedicarles tiempo y esfuerzo mientras estén con vida.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Pon orden en tus finanzas

Solemos recibir mensajes de personas que no encuentran solución a sus dificultades económicas, sus finanzas están tan absorbidas por las deudas que no ven otra solución que cubrirlas contrayendo más deudas.

El profeta Hageo describe bastante bien cómo se siente vivir de esta forma:

“Sembráis mucho, y recogéis poco; coméis, y no os saciáis; bebéis, y no quedáis satisfechos; os vestís, y no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su jornal en saco roto.” Hageo 1:6 (RVR1960).

No sirve de mucho esforzarnos y planificar, si dejamos de lado a Dios, o si sólo pedimos pero no hacemos nada para cambiar nuestra situación; Hageo en el versículo previo dice:

“Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos.” Hageo 1:5 (RVR1960).

Este punto es importante, puesto que el camino que sigamos y la forma en que lo recorramos, será determinante en los resultados que obtendremos.

Si pedimos a Dios que nos ayude a salir de deudas, pero seguimos adquiriendo cosas por impulso, no realizamos un presupuesto, o nos quedamos esperando a que mágicamente el dinero aparezca, entonces no estamos actuando acorde a lo que pedimos.

Con esto no quiero decir que el Señor no tiene el poder para hacerlo, de hecho, existen muchos testimonios que comprueban que obra milagrosamente; no obstante, tenemos un Dios de orden, y como hijos suyos debemos aprender a ordenar las distintas áreas de nuestras vidas, una de ellas tiene que ver con nuestros recursos económicos.

Lo primero será ajustar los gastos, otra opción es buscar formas de generar nuevos ingresos, haciendo algo que nos agrada o en lo que somos buenos; también es imprescindible pedir a Dios sabiduría para ser buenos administradores y hacer uso de la paciencia, pues es un proceso que tomará algún tiempo, pero con la ayuda del Señor es posible alcanzar victoria.

“Así ha dicho Jehová, Redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo soy Jehová Dios tuyo, que te enseña provechosamente, que te encamina por el camino que debes seguir.” Isaías 48:17 (RVR1960).

Por  Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Religiosidad agresiva?

Cuando nos apasionamos por la esperanza que tenemos en Jesús y queremos contarle a todo el mundo acerca de ello, nos sentimos maravillosamente bien. Tenemos un propósito y la vida cobra sentido. Nos leemos la Biblia todos los días, alabamos a Dios y nos proponemos ser mejores personas cada día. Todo eso es magnífico, pero debemos cuidarnos como en todo, de los excesos.

Habrá quien se moleste conmigo y me critique el hecho de que estoy diciendo que no se excedan en brindarle amor, atención y servicio a Jesús. Pero me han interpretado mal si lo hacen, porque no creo que nada sea suficiente para ese Rey que dejó Su reino para venir y dar Su preciosa vida para el perdón de nuestros pecados y para que podamos tener vida eterna junto a Él.

Simplemente que a veces nos podemos desviar, porque he visto que ha pasado, y cuando estamos con toda esa pasión podemos caer en sentirnos mejor que los demás porque “lo estamos haciendo TAN BIEN que…” ¿Me explico? Estamos estudiando tanto la Biblia, asistiendo tanto a todos los eventos de la iglesia, orando a cada momento, que cuando vemos que alguien no lo está haciendo igual, nos podemos sentir mejores que ellos, o podemos criticarlos o podemos comentar acerca de esas personas que no están tan comprometidas o no dedican tanto tiempo como nosotros a la vida religiosa. En ese momento estamos cayendo en la religiosidad. Comenzamos a hablar con términos que no son cotidianos, tendemos a comenzar a hablar otro idioma que puede hacer que las personas que necesitan conocer de Jesús, mas bien se alejen.

Justo sucedió cuando vino Jesús y vio a los fariseos, que eran los sacerdotes que dedicaban su mayor atención a todo lo relativo con las leyes de pureza incluso fuera del templo y los saduceos que venían siendo personas de la alta sociedad o miembros de familias sacerdotales, cultos y aristócratas. Ellos estaban tan dedicados a las “normas” que se tomaban atribuciones que no les correspondían, juzgaban a otros y llegaron a hacer rituales en público para que la gente los viera adorando y hacer sentir que eran mejores que otros, aunque en privado no lo fueran. Obtuvieron pleitesías de parte de la gente y se les subió el orgullo a la cabeza y eso los dañó.

Por otra parte, cuando nos sentimos que somos mejores que los demás porque lo estamos “haciendo muy bien”, ya se nos está subiendo el orgullo a la cabeza a nosotros, y en lugar de atraer gente hacia la iglesia o hacia Dios, los vamos a alejar. Hay una línea muy fina para caer en ser orgullosos en el tema de la religión. Debemos recordar siempre que somos humanos y debemos ser humildes y depender de la fortaleza de Dios y no de la nuestra, depender de las bondades de Dios y no creer jamás que somos nosotros quienes llevamos a alguien a Dios. Al fin y al cabo es el Espíritu Santo quien logra que la gente acepte y entienda a Jesús. Nosotros podemos saber versículos, podemos con nuestro ejemplo demostrar que es maravilloso recibir a Dios en nuestros corazones, nos podemos pasar gran parte del día adorando, meses orando por ellos, pero si no es el tiempo de las personas y si el Espíritu Santo no hace Su parte, no vamos a lograr llevarlos hacia Jesús.

Debemos tener la humildad de pedirle siempre a Dios Su ayuda, Su guía y sabiduría para no caer en ser orgullosos ni creernos más que otros porque estemos cumpliendo con las normas, leyes o requerimientos religiosos. Alejémonos de la religiosidad para no alejar a otros de Jesús.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

7 cosas que te hacen menos inteligente

Diversos factores influyen en el desarrollo de la inteligencia. Así como hay prácticas que incrementan el porcentaje de coeficiente intelectual, hay malas costumbres que hacen que ésta disminuya. Las personas pueden no estar al tanto de las mismas, por lo cual continúan haciéndolas como parte de su rutina y de su vida. Sin embargo, conforme pasa el tiempo, el cerebro del ser humano reduce su tamaño y esto afecta la cognición. Para evitar que esto suceda, a continuación se encuentran las siete cosas principales que reducen la inteligencia y que no se deben realizar:

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1American Psychological Association. (2003). Believing You Can Get Smarter Makes You Smarter. Recuperado el 9 de enero de 2019, de https://www.apa.org/research/action/smarter.aspx
2Murphy Paul, A. (2012). Does Technology Make Us Stupid Or Smart?. Recuperado el 9 de enero de 2019, de http://ideas.time.com/2012/11/29/how-to-use-technology-to-make-you-smarter/
3Brody, J. (2013). Cheating Ourselves of Sleep. Recuperado el 9 de enero de 2019, de https://well.blogs.nytimes.com/2013/06/17/cheating-ourselves-of-sleep/?smid=fb-nytimes
4Hoang, T., Reis, J., Zhu, N., Jacobs, D., Launer, L., & Whitmer, R. et al. (2016). Effect of Early Adult Patterns of Physical Activity and Television Viewing on Midlife Cognitive Function. JAMA Psychiatry, 73(1), 73. doi: 10.1001/jamapsychiatry.2015.2468
5Stephens, T. (2012). New Study Suggests Watching Reality TV Like ‘Jersey Shore’ Might Make You Dumber. Recuperado el 9 de enero de 2019, de https://rollingout.com/2012/01/09/new-study-suggests-watching-reality-tv-like-jersey-shore-might-make-you-dumber/
6Godman, H. (2018). Regular exercise changes the brain to improve memory, thinking skills - Harvard Health Blog. Recuperado el 9 de enero de 2019, de https://www.health.harvard.edu/blog/regular-exercise-changes-brain-improve-memory-thinking-skills-201404097110
7News Desk (2018).Not drinking enough water can affect the brain. Recuperado el 9 de enero de 2019, de https://www.thejakartapost.com/life/2018/08/01/not-drinking-enough-water-can-affect-the-brain.html

Diferencias

Cada persona es única, diferente y especial por lo que es inevitable que a veces estas diferencias produzcan conflicto entre nosotros; es por esta razón el Señor nos dejó su palabra para que aprendamos a relacionarnos unos con otros y actuar de una manera sabia.

Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.” Colosenses 3:13 (RVR 1960)

David Wilkerson decía que soportar y perdonar son dos asuntos diferentes. Soportar significa cesar toda acción y pensamiento de revancha. Es decir, resistir el dolor y no hacer justicia por nuestras propias manos, abandonar el orgullo para actuar con sabiduría.

Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen” Mateo 5:44 (RVR 1960).

Por otro lado, perdonar implica “Amar a nuestros enemigos y orar por ellos”. La palabra griega “amar” no significa afecto sino “entendimiento moral”. Dicho de una forma simple, perdonar a alguien no tiene nada que ver con nuestras emociones, sino más bien se trata de tomar una decisión moral para quitar el odio de nuestros corazones. (David Wilkerson)

Es posible que se hayan presentado roses o conflictos con tus amigos, familiares, compañeros, etc., pero recuerda que eres ser humano y la otra persona también, por tanto es natural que presenten emociones intensas ante una situación complicada; sin embargo, cuando ocurra no olvides que la Palabra de Dios nos enseña a “SOPORTAR”.

Este tiempo te animo a reflexionar en este tema, piensa en aquellos con los cuales has tenido contratiempos sean amigos, familiares o conocidos; después decide soportar y perdonar sin tomar en cuenta tus emociones, sin considerar lo que te conviene, sino lo que dice la palabra de Dios.

¿Estás dispuesto a dar la otra mejilla?

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Te falta sabiduría?

“Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie.” Santiago 1:5 (NVI)

Cuando Dios le dijo a Salomón “Pídeme lo que quieras”, él no dudó en responder lo que en verdad necesitaba: Sabiduría;  ésa fue la cualidad más sobresaliente del rey y lo que en nuestros días se ha convertido en algo tan importante.

Si de verdad quieres vivir una vida agradable ante los ojos de Dios y tener éxito en todo lo que realizas, necesitas sabiduría; es la mejor posesión que puede tener.

Muchos hemos sido testigos de cómo familias, matrimonios, empresas y aún iglesias se han destruido por tomar decisiones equivocadas. ¿Te das cuenta cuán importante es adquirirla?

Ninguno de nosotros viene al mundo con la sabiduría incorporada, de ser así, no habría la necesidad de cometer errores. Es algo que se tiene que adquirir en algún momento de la vida.

Entonces, si al igual que a Salomón Dios te dijera: “pídeme lo que quieras” ¿Qué le pedirías?

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend