Sabiduria. Archives | CVCLAVOZ

All posts in “Sabiduria.”

Administrando 1

Administrando

“A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos.” 1 Timoteo 6:17 (RVR1960).

Muchos hemos atravesado momentos complicados a causa del dinero por no saber administrarlo. Tomar decisiones a la ligera sobre nuestra economía tiene graves consecuencias.

Elaborar un presupuesto y priorizar los gastos en los que incurriremos, son aspectos que ayudan a manejar las finanzas de mejor manera; sin embargo, es imprescindible pedir sabiduría a Dios, con Su ayuda podremos administrar bien nuestros recursos.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Haz tu parte 2

Haz tu parte

Cierto hombre tenía una esposa que no era fuerte físicamente, y que imaginaba estar peor de lo que estaba. Ya que él era hombre fuerte hacia todo lo que a ella se le antojaba, hasta llevarla en brazos de una pieza a otra. Naturalmente sucedió que con el tiempo, ella se debilitó más y llegó a ser tan inútil como una muñeca.

Algunos de los amigos íntimos de aquel esposo le aconsejaron que volviera a educarla y enseñarle a andar y a cuidarse ella misma; así que siguiendo el consejo, empezó a dejar de hacer las cosas por ella. Cuando ella tropezaba y estaba a punto de caer, él se vía tentado a correr a su lado y ayudarla pero él sabía que  si no se hacía a un lado, ella jamás volvería a andar.

Existe mucha gente que menosprecia la fuerza que tiene y cree que es más débil de lo que en realidad es. Si bien es cierto que nuestras fuerzas no son suficientes para lograr muchas cosas y que necesitamos la ayuda de Dios para alcanzar nuestras metas,  los milagros no llegarán si tú no haces tu parte.

No te detengas a esperar ser más fuerte,  a tener más recursos económicos, a que mejoren las cosas en tu país o a que alguien más haga tu parte ni le dejes todo a Dios; Él te ayudará siempre pero también desea que tú hagas tu parte, que seas colaborador. Por ejemplo, si necesitas un trabajo búscalo, preséntate a empresas, piensa cuáles son tus habilidades que podrían servirte para emprender algún negocio y encomienda tus planes a Dios porque Él te ayudará. Si quieres que mejore la relación en tu familia, no te sientes a esperar, busca acercarte a los que amas como pacificador, el Señor se encargará de tocar sus corazones.

Recuerda lo que Dios le dijo a Josué: Mi mandato es: “¡Sé fuerte y valiente! No tengas miedo ni te desanimes, porque el Señor tu Dios está contigo dondequiera que vayas” Josué 1:9 (NTV)

Puede ser  difícil pero solamente cuando peleamos nuestras batallas Dios va perfeccionando nuestro carácter, puliéndonos  y enseñándonos que con su ayuda podemos vencer.

Ya no esperes más, levántate y esfuérzate por alcanzar aquellas cosas que sueñas; quizás ahora no sepas cómo hacer algo pero Dios te dará la fuerza y la sabiduría que necesitas si le encomiendas tus planes y bendecirá todo lo que hagas.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué estás sembrando en tus hijos? 3

¿Qué estás sembrando en tus hijos?

“Y ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos. Más bien edúquenlos y denles enseñanzas cristianas.” Efesios 6:4 (TLA)

Muchas veces tendemos a quejarnos del comportamiento rebelde de nuestros hijos, sin ponernos a pensar en nuestra actitud hacia ellos. ¿Te has puesto a pensar si la conducta de tu hijo es producto de lo que tú has sembrado en él? Quizá el que lo ha provocado a la rebeldía eres tú ¿No será que en vez de comprenderlo, amarlo y darle afecto incondicional cometes el error de resaltar sus errores más que sus virtudes e incluso comparándolo con otras personas? Es verdad que todos cometemos errores, por ello quiero animarte a meditar en tus caminos; tal vez anhelas un cambio en la vida de tu hijo pero aunque pasa el tiempo y cada vez parece hacerse más grande, nada sucede, la pregunta es: ¿Estás haciendo algo para que las cosas cambien? ¿No será que el que está fallando eres tú? Tal vez necesites perdonar y pedir perdón a tu hijo. Recuerda que un día tú también fuiste hijo y quizá aún lo seas, y aunque tus padres hayan sido duros contigo, no hagas lo mismo con los tuyos. Pídele sabiduría a Dios para tratarlos con amor y llevarlos a los caminos del Señor.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La bella luz 4

La bella luz

Hubo una vez, cuando la luz de la mañana era semejante a nuestra edad, que nos sentíamos infinitos. Nada era pasado ni futuro, sólo presente ubérrimo, pletórico de vida, absoluta y completamente irresponsable. Ni siquiera éramos conscientes del pan que comíamos, la ropa era un accidente circunstancial y la escuela el lugar de reunión para diseñar el plan magnífico que nos haría existir ese día.

En efecto, no teníamos pasado. Todavía no conocíamos el remordimiento ni las condiciones que el amor y la gente le van poniendo a uno para ser parte de la historia. Sin registros testimoniales, éramos polvo en el viento, luciérnagas crepusculares, lobos esteparios, completamente embriagados de energía y luz. Ningún oscuro profeta vendría a lanzar maldiciones sobre nuestra sana locura. Todavía no aprendíamos que la memoria nos convocaría más tarde a sus solemnes indagatorias, a sus juicios sumarios, a su constante y ubicua presencia. ¡Oh, temprana epopeya del ser! ¡Qué ignorantes éramos de la brevedad de esos días maravillosos! Si lo hubiéramos sabido. Si sólo lo hubiéramos sabido…

Vino el tiempo con su discurso regulador, con sus notables moralejas para apaciguar el ardor de los días y meternos de lleno en la métrica social, en el concierto de las instituciones y en las responsabilidades cotidianas. El color y la luz de la existencia se tornaron marrón, como las fotografías viejas, esos últimos vestigios de nuestra generación. La razón, esa Frau Rottenmeier que no sabe del fuego de los crepúsculos en la montaña, se introdujo por cada intersticio de nuestra piel y se adueñó para siempre de nuestra fuerza creadora. Puso en fila nuestro sueños, los hizo tomar distancia y los metió en las aulas de la disciplina. Ella gobierna el mundo y nosotros sólo sabemos esperar la campana del recreo.

Así, la sabiduría oficial quedó como propiedad de los dirigentes, los códices, los reglamentos de la comunidad y de los predicadores que detentan el secreto de los antiguos preceptos. Nosotros somos marginales, artesanos poco confiables, a quienes a veces les dejan poner un poco de color a las celebraciones y los dejan recitar sus poemas en las fiestas anuales, pero hasta ahí no más. “No se confíe usted de estos seductores de la emoción, estos traficantes del sentimiento que ponen las cosas correctas patas para arriba; son simpáticos, pero peligrosos.”

A veces hoy, nos sentimos infinitos pero ya se ve un poco patético…

“Dime como manejas tu dinero y te diré quién eres” 5

“Dime como manejas tu dinero y te diré quién eres”

Administrar correctamente las finanzas es una tarea un tanto complicada para muchos pues a diario debemos tomar decisiones en esta área de nuestra vida y seguramente nos hacemos la misma pegunta una y otra vez: ¿Debo comprar? ¿Lo necesito enserio?

Podemos encontrar muchos libros acerca de cómo administrar nuestros ingresos pero la Biblia es el mejor manual para manejar correctamente el dinero.

Proverbios 21:20 dice: “Riquezas y perfumes hay en la casa del sabio; en la casa del necio hay despilfarro” (NTV) la Biblia llama sabio a quién maneja correctamente sus ingresos y necio a quién no lo hace.

Estos son algunos principios bíblicos que te ayudarán en la administración correcta de tu dinero:

1.- Reconoce que Dios es dueño de todo.- Si bien el hombre puede obtener grandes riquezas debe reconocer que todo cuanto posee es gracias a Dios, Hageo 2:8 dice: “La plata es mía y el oro es mío, dice el Señor de los Ejércitos Celestiales.” (NTV)

Cuando tengas que tomar decisiones en el área financiera de tu vida, siempre ten presente a Dios, respeta su ley expresada en su palabra y todo cuanto hagas será prosperado.

2.- Sé siempre agradecido.-  Proverbios 30:8-9 expresa una gran verdad: “…No me des pobreza ni riquezas; Manténme del pan necesario; No sea que me sacie, y te niegue, y diga: ¿Quién es Jehová? O que siendo pobre, hurte, Y blasfeme el nombre de mi Dios.” que me sacie, y te niegue, y diga: ¿Quién es Jehová? O que siendo pobre, hurte,” (NTV)  Sin importar si hay mucho o poco siempre debemos mostrar gratitud, este principio debe regir en todas las áreas de tu vida, el ser agradecido es una virtud.

Es verdad que cuando pasamos por una estrechez financiera es difícil ser agradecido, pero también se corre el riesgo de olvidar a Dios cuando se está disfrutando de la abundancia, por ello sin importar la circunstancia es que uno debe mostrar agradecimiento porque es Dios quien nos sustenta.

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Prestamos? 6

¿Prestamos?

“Así como el rico gobierna al pobre, el que pide prestado es sirviente del que presta.” Proverbios 22:7 (NTV).

En estos días suele ser difícil hacer frente a todas las obligaciones económicas que uno tiene, sin recurrir a préstamos; pero lo cierto es que estos, cuando no se manejan de la forma correcta, suelen complicar más la situación en lugar de aligerarla.

Por ello es importante, decidir sabiamente antes de adquirir una deuda, y si ya se tiene una, es recomendable ser responsables en el pago de la misma.

Pide sabiduría a Dios para que seas un buen administrador de tus finanzas y así puedas tener paz en esta área.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La sabiduría suma 7

La sabiduría suma

“El que anda con sabios, sabio será; Mas el que se junta con necios será quebrantado.” Proverbios 13:20 (RVR1960)
La innovación tecnológica es la esperanza para diversos países. Dios dotó de sabiduría e inteligencia al ser humano y estas cualidades se pueden usar para el bien en favor de toda la sociedad.
Un ambiente creativo es beneficioso para el desarrollo de las personas que dejando de lado la procedencia buscan objetivos comunes en torno al conocimiento, grandes avances se logran por la colaboración de la gente, dado que la sabiduría es contagiosa.
¿Cuándo fue la última vez que inventaste algo? ¿Te asombran las cosas? Júntate con sabios y serás más sabio, júntate con necios y se te pegará la necedad. Un proverbio famoso dice “dime con quién andas y te diré quién eres” y es cierto, el entorno puede ejercer cierta influencia en nuestras actitudes. Esto se aplica de muchas maneras, ya que si nos juntamos con gente espiritual, tomando su buen ejemplo, podemos aprender a ser más espirituales; si nos juntamos con gente a la que le gusta instruirse, esos deseos nos motivarán a crecer.
La palabra dice, “Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría.”(Salmos 90:12),
Será de bendición que procures andar con gente sabia, que con un corazón puro busca al Señor, ten cuidado de la gente tóxica y egoísta que sólo te hundirá en arenas movedizas.
¿Conoces a gente sabia? No te alejes de ellos ¿Conoces a gente necia? Ora por ellos.

Por Carlos E. Encinas

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Juego absurdo 8

Juego absurdo

Se dice que hay un punto en las Cataratas del Niágara que señala el lugar en el que un padre arrojó a su hijita en el torrente. No lo hizo intencionalmente; sino que jugando con ella, la tomó en sus manos y la columpió sobre el agua como una broma para ver si se asustaba y el espanto de la niña fue tan terrible que saltó y cayó en el abismo siendo arrastrada por la impetuosa corriente.

Muchos dirán que  el padre no tenía derecho a jugar así con su hija y que este juego era absurdo y peligroso; y sin duda alguna lo era.

De la misma manera, muchas veces jugamos neciamente  con el alma, sin darle el cuidado necesario y la columpiamos sobre el abismo de la eternidad.

Existe gente que en su deseo de ganar fama y dinero, de obtener ascensos rápidos o de tener más posesiones, actúan sin considerar sus acciones y sus consecuencias.

Otros, aun conociendo la verdad, van detrás de religiones, prácticas, ideologías y creencias lejanas y hasta contradictorias a lo que enseñó Jesús, pensando que el conocer y practicar un poco de cada cosa no les hará daño y les brindará nuevos conocimientos en esa área; confiando en su inteligencia van a de un lugar a otro como verdaderos necios.

 “Pues la sabiduría de este mundo es necedad para Dios. Como dicen las Escrituras: «Él atrapa a los sabios en la trampa de su propia astucia»” 1 Corintios 3:19 (NTV)

Lo mismo sucede con las personas que tienen un vicio y creen que tienen todo controlado y que una copa más, una apuesta o un cigarro más no les harán daño. En lugar de alejarse de los lugares que les dan libre un acceso a aquello que les hace daño, siguen frecuentándolos, coqueteando con el pecado y,  de manera necia, conducen su vida y su alma al abismo.

Recuerda lo que dice: Proverbios 14:16  “Los sabios son precavidos y evitan el peligro; los necios, confiados en sí mismos, se precipitan con imprudencia” (NTV)

No actúes como necio, podrías perder hasta tu alma por confiar en tu sabiduría y creer que tienes todo bajo control. Es absurdo querer jugar con el pecado y pensar que nadie saldrá lastimado ¡Actúa sabiamente!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Aprende a decir que no 9

Aprende a decir que no

“Enséñanos a contar bien nuestros días, para que nuestro corazón adquiera sabiduría.” Salmos 90:12 NVI

Cuantas veces tenemos dificultades para decir que “no” y terminamos haciendo cosas que no queremos o no sabemos, simplemente por compromiso. Cuando esto pasa, el tiempo que dedicamos a estas tareas se lo quitamos al matrimonio, a los hijos, amigos o hasta a nuestra relación con Dios. El Señor nos insta a tener un equilibrio en todo y a usar nuestro tiempo con sabiduría. Si todavía no has aprendido a decir “no” porque quizás te preocupa lo que la otra persona diga o si reaccionará con enojo, recuerda que el Señor quiere que seas buen administrador de tu tiempo. Por otra parte, si por no saber decir que no, dices que si y luego no te da el tiempo para hacerlo, es muy probable que suceda lo que temías, el enojo de la otra persona, que incluso será mayor por comprometerte a algo que no podías cumplir. Recuerda que cada día Dios nos regala 24 horas para ser vividas, pero es nuestra responsabilidad, administrar sabiamente cada momento.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Hay tiempo para todo! 10

¡Hay tiempo para todo!

“Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo” Eclesiastés 3:1 (NVI)

Todos sabemos que es imposible volver atrás y recuperar el tiempo que hemos perdido o desaprovechado, por lo tanto, lo que nos queda por hacer es administrarlo inteligentemente. La Palabra de Dios nos enseña principios que son necesarios para vivir sabiamente. Dice Eclesiastés 3:1-8 “Todo tiene su tiempo…” El consejo suena bien pero ¿es aplicable? Si algo es urgente, ¿lo podemos dejar para otro momento y cumplir antes con lo importante? Seguramente estás pensando en ejemplos de cosas que pueden ser urgentes para nosotros pero en realidad no lo son. Debemos aprender a priorizar las cosas que urgen, dejando en segundo plano aquellas que sólo ocupan nuestro tiempo y se convierten en una distracción. Si realmente Dios es lo primero en tu vida, mantener una buena relación con Él no sólo es importante, sino también urgente.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Confía en el Señor 11

Confía en el Señor

“Confía en el Señor con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento. Busca su voluntad en todo lo que hagas, y él te mostrará cuál camino tomar.” Proverbios 3:5-6 (NTV)
Si bien en la vida enfrentamos situaciones dolorosas y desesperantes, la Biblia siempre tiene una respuesta para darnos esperanza. Confiar es la palabra clave aquí.
Según el diccionario Real Academia Española, la palabra confiar significa “esperar con firmeza y seguridad.” Y según en la Biblia literalmente significa estar seguro y tener la convicción de que podemos descansar en Dios.
Confiar no es exactamente lo mismo que tener fe, la Biblia en Efesios 2:8-9, dice: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. No por obras, para que nadie se gloríe” Por lo tanto, confiar es lo que hacemos debido a la fe que se nos ha dado. Significa que creemos en las promesas de Dios en todas las circunstancias, incluso cuando el problema sea grande.
Por lo tanto, no dejes de confiar en Dios porque sólo Él es digno de nuestra confianza. A diferencia de los hombres, Él no miente y nunca falla para cumplir con Sus promesas. “Jamás faltaré a mi pacto; siempre cumpliré mis promesas.” Salmos 89:34 (TLA)
Recuerda que sus planes son perfectos, santos y justos, y “a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” Romanos 8:28. Por eso, no dejes de consultar a Dios antes de tomar cualquier decisión. ¿Señor, esta oportunidad viene de parte de ti? ¿Estás Tú en esto? ¿Debo de tomar este camino? ¿Cuál es tu voluntad? ¿Debo seguir luchando por mi familia? ¿Qué debo hacer para salir de este problema?
Sea cual sea tu situación, pon toda tu confianza en Dios y no en lo mucho que sabes ni en las capacidades que tienes.
“Los que confían en su propia inteligencia son necios, pero el que camina con sabiduría está a salvo.” Proverbios 28:26 (NTV)

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ver con claridad 12

Ver con claridad

¿Quién es el hombre que teme a Jehová? El le enseñará el camino que ha de escoger. Salmos 25:12 (RVR 1960).

Cuando tenemos que tomar una decisión importante en nuestra vida, muchas veces recurrimos al consejo de personas con más experiencia que nosotros o a quienes le atribuimos mayor sabiduría. Si bien esto no está mal, es importante recurrir a quien tiene una sabiduría mucho más grande y superior a la humana. Debemos reconocer que para tomar buenas decisiones, es necesario primero limpiarnos de pecado, porque el mismo no nos deja evaluar las cosas sabiamente, levándonos a tomar decisiones erróneas. Por ello será necesario evaluar, si hay principios bíblicos que no estoy cumpliendo y que pecados están detrás. Cuando buscamos la dirección de Dios y nos despojamos del pecado que distorsiona nuestra visión, podremos ver claramente cuál es la decisión correcta que debemos tomar.

Por Neyda Cruz

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend