salvador Archives | CVCLAVOZ

All posts in “salvador”

Pide y recibirás

“Pues, si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan!” Lucas 11:13

(NVI).Muchos padres responden de manera favorable a lo que piden sus hijos, cuanto mas hará Dios para suplir nuestras necesidades. Sin embargo, mas allá de esto, Él anhela darnos Su Espíritu Santo y nos promete que lo recibiremos en cuanto creamos en Jesús y lo aceptamos como nuestro Salvador. Puesto que el Espíritu Santo esta para guiarnos a la voluntad de Dios, nos ayuda a obedecer Su palabra y si permitimos que Él nos dirija, trabajará en nosotros para transformarnos a la imagen de Jesús. ¿Quieres al Espíritu Santo en tu vida? Solamente debes aceptar a Jesús en tu corazón como tu Señor y Salvador.

Por Giovana Aleman

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Te está llamando

Nadie es perfecto en este mundo, todos hemos hecho cosas malas que desagradan a Dios, las cuales nos hacen merecedores de castigo. De hecho la Biblia dice que el castigo del pecado es muerte. Pero también dice que el regalo de Dios es vida eterna por medio de Cristo Jesús. (Romanos 6:23)

De acuerdo a Romanos 5:8, Dios muestra el gran amor que nos tiene al enviar a Cristo a morir por nosotros cuando todavía éramos pecadores. ¿Por qué necesitábamos que Cristo muriera por nosotros? Porque cuando Adán y Eva pecaron, el pecado entró en todos los hombres. La Biblia dice que todos hemos pecado y no podemos alcanzar la Gloria de Dios. Es decir, nuestro pecado nos separa de Él.

Dios hace todo lo posible por reconciliarnos, quiere que todos lleguen al arrepentimiento y realmente lo conozcan. Envió a su Hijo Jesús a la tierra para pagar por todos nuestros pecados, incluso por aquellos que seguimos cometiendo, a fin de salvarnos.

Murió en nuestro lugar, sufrió el castigo que merecíamos, llevó nuestra culpa y saldó el precio por nuestra libertad. Él nunca pecó. Pero Dios lo trató como si hubiera pecado, para declararnos inocentes por medio de Él.

Hoy quiero que sepas que Dios tiene un plan increíble contigo y quiere usarte, quiere salvarte de una vida de pecado e infelicidad, y darte una vida abundante y eterna.

“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, cenaré con él, y él conmigo.” Apocalipsis 3:20 (RVR1960)

No rechaces ni menosprecies la invitación de Dios, Él está dispuesto a entrar en tu corazón y ser el dueño de tu vida. El Señor no te hace esta invitación para luego abandonarte, sino para que llegues a alcanzar la estatura del varón perfecto y puedas vivir con Él eternamente.

Si estás de acuerdo en aceptar a Jesús, habla con Él en este momento. La salvación es un asunto personal entre Dios y tú.

Puedes decirle: Señor Jesús, reconozco que soy pecador y que estoy lejos de ti, pero hoy me arrepiento y te pido perdón por cada uno de mis pecados. Te abro mi corazón y con toda la fe te recibo como mi Señor y Salvador, porque sé que moriste en mi lugar y quieres lo mejor para mí. Gracias por buscarme y darme esta salvación tan grande. Amén.

Si has hecho esta oración creyendo en Jesús, ten por seguro que Él entró en tu corazón y ahora eres salvo.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No busques más entre los muertos al que vive

¿Por qué buscan entre los muertos a alguien que está vivo? ¡Él no está aquí! ¡Ha resucitado! Lucas 24: 5-7. (NTV)

A veces parece que sólo en estas fechas recordamos que Jesús murió y resucitó, que fue el único que se levantó de entre los muertos al tercer día y que ahora está sentado a la diestra del Padre. ¿Sabes por qué? Porque muchos de nosotros a lo largo del año seguimos buscando a Jesús en cosas muertas, que no agradan ni glorifican a Dios.

Seguimos poniendo nuestras esperanzas en cosas de este mundo, en las riquezas, las personas, el éxito y las cosas vanas. Por supuesto que jamás seremos bendecidos por el Señor si vivimos pensando que podemos encontrar a Dios pecando o actuando como aquellos que no lo conocen. Eso no nos va a salvar ni llevar al cielo. Tal vez nos satisfaga o alegre un rato, pero sólo será eso, satisfacción  y algo pasajero.

¿Por qué buscas entre los muertos al que vive? Ya no acudas más a la gran cantidad de sepulcros que existen en este mundo, que lo único que hacen es engañarte, destruirte y alejarte del Señor. ¡Jesús ha resucitado y está vivo! Búscalo, que Él te dará vida, ayudará con tu situación y problema. No necesitas ir a un lugar específico para hablarle, solamente debes aceptar el sacrificio que hizo en la tierra y recibirlo como tu Señor y Salvador. Cierra tus ojos y dile que te perdone si has estado equivocado y perdido.

No busques más entre los muertos al que vive, “Así está escrito, y así fue necesario que Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día.” Lucas 24:46.

Jesús está vivo no muerto, Él dijo: “Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá aun después de haber muerto. Todo el que vive en mí y cree en mí jamás morirá. ¿Lo crees?” Juan 11:25-26 (NTV)

Dedícale tiempo y adórale este día. Porque gracias a su muerte y resurrección, hoy puedes acercarte a la presencia de Dios libremente y recibir perdón, liberación, sanidad, consuelo, restauración y vida eterna.

Agradécele por el sacrificio de amor que hizo por ti y síguelo. Jesús dijo: “¡Dichosos los que creen sin haberme visto!” Juan 20:29 (DHH)


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿A qué le tienes miedo?

“No tengas miedo, María; Dios te ha concedido su favor —le dijo el ángel—. Quedarás encinta y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús.” Lucas 1:30-31 | NVI |

Fue una gran sorpresa para Maria recibir la noticia de que pronto se convertiría en madre aún sin haber conocido varón. Quizá un sin fin de pensamientos pasaron por su mente: “no estoy preparada para hacerlo”, ¿Qué dirá José (su prometido) y qué dirán los demás? Muchos temores por enfrentar la esperaban, porque ante todo ello, en su vientre llevaría al Salvador de este mundo. Pero el ángel del Señor le había dicho que tenga calma, porque de todos sus temores Dios se encargaría de resolveros.

¿Cuántas veces Dios nos ha sorprendido con grandes retos por enfrentar en nuestras vidas? ¿Cuántas veces has perdido grandes bendiciones a causa del temor? Hoy quiero animarte a poner todos tus miedos en las manos de Dios. Es posible que por temor pienses que el mal ya te está alcanzando, sin embargo la Biblia dice lo contrario, que el bien y la misericordia nos seguirán todos los días de nuestras vidas y en la casa de Dios habitaremos por mucho tiempo. (Salmo 23:6 Parafraseado). No permitas que el temor detenga los sueños que Dios ha puesto en ti.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ha nacido el salvador

“Hoy les ha nacido en la Ciudad de David un Salvador, que es Cristo el Señor.” Lucas 2:11 (NVI)

En tiempos de Navidad, hay personas que deciden no festejar, cuestionando la fecha del nacimiento de Jesús o bien aduciendo que se ha transformado en una fiesta comercial, marcada por los regalos y el consumismo. Sin embargo y mas allá de todo esto, no debemos perder de vista, que el verdadero sentido de la Navidad. Esto es que Dios en su inmenso amor, nos mandó un Salvador, para que todo aquel que crea en El no muera, sino que tenga vida eterna.

Piensa por un momento, cuantos motivos tenemos para festejar. Estábamos perdidos y Dios nos ha rescatado para darnos vida eterna. En esta Navidad, toma un breve momento, para darle gracias a Dios por todo lo que has recibido de El y especialmente por la salvación que trajo a tu vida. “¡Gloria a Dios en las alturas!¡Paz en la tierra entre los hombres que gozan de su favor!»” Lucas 2:14 (DHH)

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Motivo de alegría

Estamos a pocos días de que sea navidad y que el mundo entero recuerde el nacimiento de Jesús. Aunque sabemos que bíblicamente no fue en estas fechas, somos conscientes de que hace más de dos mil años atrás nació Jesús.

La Biblia dice: “Mientras estaban allí, llegó el momento para que naciera el bebé. María dio a luz a su primer hijo, un varón. Lo envolvió en tiras de tela y lo acostó en un pesebre, porque no había alojamiento disponible para ellos.” Lucas 2: 6-7. (NTV)

Posiblemente tengas preguntas sobre si es bueno o no celebrar la navidad, personalmente creo que el problema no es la fecha ni el cómo lo hagas, sino olvidar el verdadero significado.

No olvides que nuestro Señor Jesucristo vino al mundo a “buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lucas 19:10) “a servir a otros y a dar su vida en rescate de muchos” (Marcos 10:45) “a librarnos de este mundo malo” (Gálatas 1:4) Y “a salvar a los pecadores” (1 Timoteo 1:15).

Esto es motivo suficiente para agradecer su amor, su gracia, su misericordia, su compasión y  fidelidad. Los reyes magos recorrieron cientos de kilómetros para ir a ver a Jesús y adorarle porque sabían que el Salvador del mundo había nacido. « ¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Vimos su estrella mientras salía y hemos venido a adorarlo. » Mateo 2:2 (NTV)

No les importó recorrer largas distancias, ni presentarse ante el rey Herodes para preguntar sobre Jesús. Al contrario, estaban llenos de alegría y cuando llegaron al lugar del nacimiento, “Entraron en la casa y vieron al niño con su madre, María, y se inclinaron y lo adoraron. Luego abrieron sus cofres de tesoro y le dieron regalos de oro, incienso y mirra.” Mateo 2:11. (NTV)

Que la navidad sea un motivo de alegría, gozo y regocijo. Pero sobre todo de gratitud y oportunidad para compartir el mensaje y amor de nuestro Salvador.

¡Feliz navidad!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Dios o el Estado?

En la nota anterior propuse, siempre en la forma tan breve que permite el espacio, que el abandono de Dios siempre supone su reemplazo por otra fuente de autoridad y provisión; en los últimos siglos ese rol ha sido asumido por el Estado.

Los voceros del Estado no dicen: “Ahora nosotros somos Dios” pero se comportan tal cual. Y la gente no dice: “Ahora el Estado es nuestro Dios” pero actúan como si fuera. Por eso protestan si hay problemas de trabajo, salud, seguridad, educación, abastecimiento de bienes y servicios. Protestan porque el Estado debe garantizarles tales cosas.

Los creyentes cristianos afirman que la fuente de su seguridad, su paz y su bienestar es Dios; incluso hacen referencia a ciertos nombres asignados al Jehová del Antiguo Testamento: Nissi, Shalom, Jireh, Shammah, Tskidenu, Rapha, que se refieren a las características, dones y bienes que provienen de El, tales como paz, provisión, salud, protección.

Pero a la hora de las realidades los creyentes también parecen absorbidos por la creencia en el Estado-Dios. Y se suman a las protestas, reclaman sus derechos y si las cosas no andan bien buscan como todos un “salvador”, esa persona que repondrá los “principios y los valores perdidos”, que restaurará la nación a sus fuentes originales y que será baluarte de la paz y la seguridad.

No les perturban, al parecer, los costos que puede traer en el mediano y largo un “salvador” de esas características. En la seguridad de que recuperarán sus valores y los beneficios prometidos no pensarán en qué derechos y valores de otras personas serán abolidos y arrasados. Lo importante, piensan ellos, es recuperar “lo nuestro”.

Como mencioné al finalizar la nota anterior la historia nos muestra con meridiana claridad lo que ocurre cuando los cristianos hacen sociedad con el poder. Lo que suelen ganar en derechos y posición lo pierden en libertad, en humildad y en credibilidad. Casi siempre terminan siendo tanto o más arbitrarios que el poder al cual, en alianza con otros, defenestraron.

En realidad la pregunta ¿Dios o el Estado? no es una buena pregunta. Las opciones binarias casi nunca son justas. Tal vez haya que preguntarse de qué manera Dios (a través de sus hijas e hijos) y el Estado pueden operar en acuerdo y colaboración para mejorar, al menos en cantidades decentes, la vida de las personas en este mundo ancho, complejo y ajeno…

¿A quién recurres en tus momentos más difíciles?

“Tú eres mi refugio y mi escudo; tu palabra es la fuente de mi esperanza”. Salmos 119: 114 (NTV)

Al recibir una mala noticia, podemos sumergirnos en el dolor o en la desesperación, buscar la ayuda de familiares y amigos poniendo en ellos nuestra esperanza o acudir a la ayuda de Jesús, quien nos prometió: “Nunca te dejaré, jamás te abandonaré” Hebreos 13:5.

Te animo a que hoy puedas levantarte, poniendo tu esperanza en Dios. Búscalo y recibe las fuerzas para seguir y vencer toda dificultad. Su Palabra dice: “¿Por qué voy a desanimarme? ¿Por qué voy a estar preocupado? Mi esperanza he puesto en Dios, a quien todavía seguiré alabando. ¡Él es mi Dios y Salvador!” Salmos 42:11 (DHH)

Por Danitza Luna

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Quieres sanidad?

“Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.” Isaías 53:5 (RVR1960).

Cuando nuestra salud decae o llevamos un tiempo enfermos, nos sentimos débiles e inseguros; de pronto el dolor nos hace olvidar que tenemos un Salvador que no solo nos libró del peso del pecado, sino también que por Sus llagas fuimos curados.

Hoy te invito a creer esta palabra y acercarte a Jesucristo con la certeza de que Él puede restablecer tu salud.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Un fruto agradable

“En cambio, la clase de fruto que el Espíritu Santo produce en nuestra vida es: amor, alegría, paz, paciencia, gentileza, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. ¡No existe leyes contra esas cosas!” Gálatas 5: 22- 23 (NVI)

El resultado de la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas es el fruto, cuyo propósito es transformarnos a la imagen de Cristo para vivir una vida plena y agradable ante Dios de manera que podamos hacer frente a nuestros deseos pecaminosos.

Solo la persona que tiene a Cristo como Señor y Salvador es capaz de producir este fruto.(Efesios 1: 13-14).

¿Deseas este resultado en tu vida?  ¿Quieres este fruto? Entonces deja que el Espíritu Santo more en tu vida aceptando a Jesús en tu corazón.

Por Giovana Aleman

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Hay un gran obsequio para ti

“Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte.” Efesios 2:8-9 (NVI).

La salvación no es un premio por las cosas buenas que hayamos hecho, ni es el resultado de los propios esfuerzos. Por el contrario la salvación es un regalo que Dios ofrece a quienes creen en Jesús. No se puede comprar, ni tampoco hacer algo para ganarla o merecerla, sino que es un gran regalo de amor que Dios pone a nuestra disposición. Sólo podemos recibirlo cuando aceptamos a Jesús como nuestro salvador personal, creyendo que a través de su muerte en la cruz, pagó el precio de nuestros pecados. ¿Te gustaría recibirlo? Depende de ti, en este mismo momento puedes abrir tu corazón e invitar a Jesús para que entre en él y sea el Señor de tu vida. De esta manera estarás recibiendo el gran regalo que Dios tiene para ti.

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Emanuel

“¡La virgen concebirá un niño! Dará a luz un hijo y lo llamarán Emanuel (que significa “Dios está con nosotros”).” Isaías 7:14b (NTV).

El nacimiento de Jesús fue un acontecimiento muy importante, porque representa el cumplimiento de la promesa de Dios; ya que, a través de Jesús, se ve cumplido Su propósito para la humanidad. Por medio de Jesús podemos conocer a Dios, tenemos un ejemplo a seguir, un Salvador que nos libra del pecado, que además tiene el poder para destruir las obras del diablo y comprende todas nuestras debilidades porque Él mismo las enfrentó.

¡Gracias a la obra redentora de Cristo Jesús, tenemos vida eterna y en abundancia!

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend