sueños Archives | CVCLAVOZ

All posts in “sueños”

Sueños y trabajo

No dejes de seguir tus sueños. No pares de soñar. Pongamos de moda los sueños.

En las puertas de las tiendas de la ciudad donde vivo se suelen poner unas pizarras que anuncian ofertas y regalan estas frases. Hay otros temas también pero éstos se juntaron hoy en mi camino al trabajo.

Tal vez es temporada de sueños y no me había enterado.

Alguna vez escribí por ahí que los sueños son la matriz de la realidad. Que lo que vemos, escuchamos y usamos en nuestra vida diaria un día fue una idea en la mente de alguien.

Un sueño, nada más ni nada menos.

Leí en algún antiguo libro de proverbios que el perezoso todo desea y nada alcanza. Tal vez conozcan personas así. Tienen la rara idea de que si desean algo intensamente lo lograrán; que la voluntad hará realidad el anhelo. Tenía un amigo que llamaba a eso “fe en la fe”.

El sueño es imprescindible para llevar a cabo un proyecto. Pero con todo lo importante que es, no constituye más que el cincuenta por ciento. La otra mitad es el trabajo.

Esta es una época que se caracteriza por la búsqueda de la satisfacción inmediata y espontánea. Las personas lo desean todo y lo quieren ya. Algo así está pasando con los sueños.

Escucho gente que quiere viajar, saber inglés, triunfar en la vida y publicar un libro con la historia de su vida (es notable la cantidad de personas que desean contar su vida en un libro).

En proporción directa, es asombroso constatar la gran cantidad de soñadores no tiene la disposición a hacer el trabajo necesario para conseguir esos objetivos.

Pensemos en otra línea de reflexión. Un señor, en 1949, compra un pequeño autobús con motor de arranque a manivela y comienza a transportar pasajeros desde una pequeña localidad a la ciudad cabecera de la provincia.

En 2019 es una línea de buses nacionales e internacionales con más de cuatro mil unidades, con sus terminales propios, sus hoteles y que cotiza acciones en la Bolsa.

Me pregunto si aquel señor que empezó solo su negocito de transporte soñó efectivamente con la dimensión actual de su emprendimiento. Tengo la persistente impresión que no.

Creo que su meta fue nada más el trabajo, la dedicación, la responsabilidad y – ojalá – la honestidad.

Una minúscula acción local se convirtió, setenta años después, en un hecho nacional.

Tanto o más importante que soñar es trabajar. Me parece…

Mañana

Mañana va a ser el mediodía del resto del día que queda por vivir. Porque todavía queda algún tiempo antes del ocaso. Un poco antes, el crepúsculo está llano a otorgar algunos sueños, aunque no son muchos.

Será el día para celebrar el aniversario de la tristeza remitida y el jubileo de algunas horas bendecidas que aún quedan por ahí. Tampoco son muchas.

Mañana todavía los libros serán amados porque siempre hablan. Seguirán abriendo puertas y ventanas para que entre luz.

Habrá tiempo todavía de echarse bajo alguna sombra o arrellanarse en un viejo sillón de mimbre para releer los clásicos de siempre y también alguna novedad como “Amar amares” de Eduardo Galeano.

Mañana será el instante de recordar el futuro que se había soñado y que no fue. Para matizar se hará presente la memoria de algunos segundos emocionados, del aroma de alguna piel, de la tarde entre los álamos.

Se decretará el exilio de los miedos, las vergüenzas y las culpas. El amor, si sirvió para algo, cubrirá multitud de pecados. Por lo menos.

Mañana habrán crecido los hijos de los hijas y aparecerá algún bisnieto, precoz producción de algún nieto o nieta que no ajustó a los estándares de los viejos. Igual serán amados, aunque sea incluso a prudente distancia. Por razones de vivienda, digo.

Mañana tal vez algunos de ustedes recordarán las cosas que fueron escritas aquí. Para criticarlas porque no correspondían a la realidad o para amarlas porque hablaban para y por ustedes.

Los obituarios serán, seguramente, algo exagerados. O descarnadamente auténticos si aparece en las exequias alguien que tiene secretos que revelar.

Mañana las iras serán temperadas, las penas se replegarán al rincón más lejano del alma y los dolores devendrán incienso para el sacrificio de la tarde.

Se cerrarán los libros, algunas deudas serán pagadas y otras quedarán para siempre incobrables, para alegría de éstos y gran enojo de aquéllos.

Mañana me voy a unir a mis ancestros. Al abuelo Juan Bautista. A la abuela Aurora que se arrancó de la casa a los catorce años para fugarse con el abuelo Ramón – que tenía cuarenta. A mi papá, para proseguir una larga conversación pendiente.

Sobre todo, con el tío Carlos, padre y maestro, anciano venerable, epónimo de grandes eventos a quien le contaré seguramente de los avances de la ciencia y de los más recientes editoriales de El Mercurio.

Mañana…

No tengas miedo a Soñar

No ha pasado mucho tiempo de haber empezado este año y quizá ya te sientes agotado y desesperanzado por la cantidad de metas que te propusiste, las que al parecer no van por buen camino y, para colmo de males, no faltó que alguien te dijera lo inalcanzables que son para ti.
“Cuando ellos lo vieron de lejos, antes que llegara cerca de ellos, conspiraron contra él para matarle. Y dijeron el uno al otro: He aquí viene el soñador. Ahora pues, venid, y matémosle y echémosle en una cisterna, y diremos: Alguna mala bestia lo devoró; y veremos qué será de sus sueños.” Génesis 37:18-20 (RVR).
José fue llamado soñador por sus hermanos, porque cada vez que él les contaba lo que había soñado, ellos se burlaban. Lamentablemente no sabían lo trascendentales que estos sueños llegarían a ser en un futuro, y no sólo para él y su familia sino también para toda una nación.
Si hoy sientes que estás en los zapatos de José, no te desanimes, es verdad que todo sueño tiene un camino tenebroso que recorrer, pero esto no debe ser motivo para desanimarse, y menos creer que será inalcanzable, salvo que te hayas trazado metas que realmente no son de este mundo.
Recuerda que eres lo suficientemente capaz para hacer tu aporte a este mundo así como para el reino de los cielos. No dejes que los comentarios te hagan retroceder, porque así como tú piensas que eres, lo serás y de la misma forma actuarás. José tenía una mentalidad de triunfador por mucho que sus hermanos quisieron intimidarlo, no lograron detenerlo.
¿Eres de esas personas que a pesar de todo está firme en sus metas hasta que ellas se hayan cumplido o de los que al primer obstáculo se derrumban? No permitas que pase un año más sin mover un dedo por temor a fallar.
No tengas miedo a Soñar, ni pensar que es una pérdida de tiempo el hacerlo, sin duda este es el primer paso que debes dar para la realización de tus metas, donde realmente se encuentra el error es en dejarlos como sueños y no hacer nada por cumplirlos.
Si deseas alcanzar tus objetivos y metas comienza a dar pasos de fe. José tenía la certeza de que Dios estaba con él, pero también era su responsabilidad trabajar en ello; por supuesto que el proceso no fue fácil para llegar a disfrutar de todo lo que un día había soñado, pero su confianza en Dios lo llevó a perseverar en ello y salir en victoria.
¿Por qué no empiezas por caminar con fe? ¿A qué le tienes miedo?
Pon en manos del Señor todas tus obras, y tus proyectos se cumplirán. Proverbios 16:3 (NVI)

Por Ruth Mamani

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Desvaríos

Después de tanta palabra, después de tanta declaración, después de tanta intención lo más seguro es que no quede nada no más. Como el antiguo proverbio: estela en el mar, camino de serpiente en la roca, marca de hombre en la piel temblorosa.

Tanto decir, tanta pronunciación alterada, tanta marea que sube por los costados, nunca por los senderos de la costumbre y que no se registra en los anales de la oceanografía ni entra en los índices pluviométricos del sistema.

Un descubrimiento singular, un diseño inteligente, una tontera pasajera, una volada imprevista, un mensaje universal, una “biblioteca mental”, un poemita insulso, un cúmulo de huesos descalabrados, palabras al viento.

Todo ello mezclado con llamativos réclames de felicidad inmediata y garantías futuras, textos que salvan el día, anuncios de espectaculares y asombrosos acontecimientos.

Uno siembra al viento. Algunas semillas cayeron en un barrito providencial y florecieron amapolas. Pero el viento, el viento se llevó la mayor parte de ese pretendido corpus, de esa epopeya viviente; no quedará más que un nombre, una nostalgia, un mohín imperceptible, papeles amarillos, fotografías viejas, unas remeras grises usadas, una taza de té que se enfrió.

En 1818, dos meses antes de ser asesinado por los sicarios del régimen imperante, el guerrillero chileno Manuel Rodríguez lanzó un grito desesperado: “¡Aún tenemos patria, ciudadanos!”

Considerando las abrumadoras transformaciones sociales y del lenguaje que han tenido lugar con el paso del tiempo, el grito éste se siente un poco ingenuo y harto demodé, pero de algún modo registra la estúpida idea de que los sueños son inmortales, la extraña impresión de que hay algo que debe ser dicho antes de morir.

Así prosigue entonces, impenitente, la persistencia del loco, la manía del ingenuo, el afán del inconsciente, la penosa travesía hacia ninguna parte.

Téngase en cuenta que impenitente significa tanto persistencia en el error como obstinación en el pecado sin arrepentimiento, así que queda al arbitrio de la amable audiencia – o no tan amable – el tipo de estimación que pueda otorgar a estos desvaríos de fin de semana.

Colofón:

Este artículo se terminó de escribir una mañana de febrero, con 37 grados a la sombra y una importante disfunción estomacal que inhabilita toda posibilidad de mejor ánimo para decir cosas estimulantes y optimistas.

Tomados de su mano

El comienzo de un nuevo año es algo importante para todos nosotros, porque después de habernos evaluado comenzamos a trazarnos nuevos objetivos. Puede que tus metas no se hayan cumplido el 2018, pero… ¿Qué tal si empezamos de nuevo? 

Cree desde ahora que el 2019 es el año bueno y agradable que el Señor te da, en el cual verás un nuevo amanecer sobre tu vida y en la de tus seres queridos y donde Su luz brillará más fuerte que nunca.

Proverbios 3:5-6 (NTV) dice: Confía en el Señor con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento. Busca su voluntad en todo lo que hagas, y Él te mostrará cuál camino tomar.

Si analizamos este versículo, podremos encontrar tres palabras claves que serán de ayuda en la realización de nuestras metas para este año:

-Confiar en Dios con todo el corazón, ¿A cuántos no nos ha costado confiar en Dios y  más si nos encontramos en pruebas? Si de verdad quieres lograr grandes cosas este año, no pongas tu confianza en otra cosa que no sea Jesús, deja que Él obre en tus sueños y metas, porque sólo así verás el cumplimiento de cada una de ellas.

-El no depender de tu propio entendimiento o del conocimiento que puedes tener, te llevará a enfocarte en Dios a pesar de la dificultad.

– Y ante todo busca la voluntad de Dios, porque de esa forma Él te mostrará el camino que debes tomar para andar en rectitud y no tropezar jamás.

Esta es una nueva oportunidad que Dios nos da, estamos iniciando un nuevo año, pero  si empezamos por ignorar Su Palabra en nuestras vidas, nunca tendremos la dirección que necesitamos para tomar pequeñas o grandes decisiones.

Hoy te animo a entregarle cada uno de tus planes a Dios, si de verdad deseas conquistar esos sueños, entonces no permitas que tu año sea sólo la continuación de malas e historias pasadas; empieza a ir por más, porque sólo tomado de su mano podrás alcanzar tus objetivos.

¡Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo! 1 Corintios 15:57 (NVI)

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Un nuevo año ha llegado!

“Y ahora, Dios le dice a su pueblo: «No recuerden ni piensen más en las cosas del pasado. Yo voy a hacer algo nuevo, y ya he empezado a hacerlo. Estoy abriendo un camino en el desierto Isaías 43:18-19  (TLA)

Un nuevo año inicia y podemos dejar atrás situaciones que nos lastimaron o detuvieron el desarrollo en algún área de nuestra vida. El Señor en su palabra nos recuerda: “Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!” 2 Corintios 5:17

Hoy sueña, perdona y se libre para enfrentar los nuevos retos que Dios tiene para ti. Por este motivo te aliento una vez más a iniciar este 2019 con mucha esperanza de comenzar un año nuevo con la bendición del Señor.

“Si son obedientes, Dios los bendecirá, los amará, y los convertirá en un gran pueblo. A los hijos de ustedes los hará felices y les dará mucho trigo, mucho vino y mucho aceite. Además, hará que tengan muchos ganados en la tierra que les prometió a nuestros antepasados.” Deuteronomio 7:13 (TLA)

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ideas de resoluciones de año nuevo

El fin de año llega pronto y ya estamos pensando de las resoluciones de año nuevo. Seguro que los que están en tu lista incluye bajar o subir de peso, comer más saludable, leer más, ser más organizada, y ser mejor estudiante o trabajadora. Todas son metas para mejorar como persona.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

*United States Department of Agriculture. (2016). Nutrients and health benefits. Recuperado el 27 de diciembre de 2018, de https://www.choosemyplate.gov/vegetables-nutrients-health

Las palabras en el mundo

La humanidad entrará en el tercer milenio bajo el imperio de las palabras. No es cierto que la imagen esté desplazándolas ni que pueda extinguirlas. Al contrario, está potenciándolas; nunca hubo en el mundo tantas palabras, con tanto alcance, autoridad y albedrío.

(Botella al mar  para el dios de las palabras, Gabriel García Márquez)

Solía pensar que la palabra estaba en peligro, que la imagen la iba a desaparecer en un mundo que ya no lee y pierde día a día el dominio de la pronunciación. Pero acabo de leer este discurso de García Márquez y tengo que admitir mi error.

Efectivamente la palabra está más viva que nunca y fortalecida por la audiovisualización de todo. Las canciones, los memes, los videos, los mensajes de texto, todo requiere la palabra. Es imposible que desaparezca. Es imprescindible aún para explicar la imagen muda por más evidente que sea su significado.

La palabra finalmente no va a morir. Lo que temíamos no acontecerá y podremos seguir viviendo con ellas, en medio de ellas, a través de ellas. Todavía será posible el discurso, el ensayo, el poema, la conversación, la difusión del pensamiento, el relato y las discusiones. Todavía será posible increpar, protestar, arengar, persuadir, seducir, molestar, irritar, violentar a través de la palabra escrita y hablada. Todavía podremos contar la vida o la ficción y reproducir así el sentido de las cosas que existen.

Alguna vez escribí por ahí que había sido una gran idea que Dios dejara su pensamiento impreso. Fuera en piedra, en papiro, pergamino o papel, se podía multiplicar y transmitir su idea al mundo. La verdad es que todas la religiones y las filosofías que han llegado hasta nosotros lo han hecho a través de la palabra impresa.

Siempre he preferido el papel pero sospecho que un día, cuando yo ya no esté para verlo, sólo será posible comunicar la palabra a través de medios virtuales. Pero siempre serán las palabras, aunque sean unos y ceros transformados en bits, bytes, kilos, megas, teras y lo que sea que venga después.

Serán siempre las palabras codificadas para seguir contando el drama y la belleza de lo humano. Para seguir creyendo y para seguir decepcionándose. Para esperar y para desesperar. Para reír y para llorar.

Bianca Estela Sánchez nos advierte en su libro “Un mundo sin palabras” lo que podría ser: Era un mundo sin historias / Aburrido. Sin estrellas. / A veces hasta los sueños / eran páginas desiertas…

¡Dios me cuida!

¿Alguna vez has defendido a alguien que amas? Seguramente a ninguno le gustaría que trataran mal u ofendieran a un ser querido, por tanto saldríamos a socorrerlo de inmediato. ¿Sabías que el Señor también sale a defendernos?

El Señor, en diferentes partes de la Biblia, nos muestra que nos ama, está con nosotros y es nuestro protector; en esta oportunidad quisiera compartir contigo una forma particular en la que Él resguarda a uno de sus hijos.

Poder hay en mi mano para haceros mal; mas el Dios de tu padre me habló anoche diciendo: Guárdate que no hables a Jacob descomedidamente.” Génesis 31:29 (RVR 1960)

Jacob había servido a Labán por muchos años en los cuales fue víctima de diversas injusticias, por lo que tomó la decisión de irse a escondidas con su familia y todas sus posesiones. Al enterarse Labán que Jacob se iba se puso furioso y fue tras de él para hacerle daño o quitarle todo lo que tenía (como se menciona en versículos posteriores) pero Dios le advierte en sueños que no trate mal a su siervo.

¿Cómo te sientes cuando alguien te protege? Cuando nuestros padres, hermanos o amigos salen en nuestra defensa nos sentimos amados porque se preocupan por nosotros. Así mismo, esta es otra manifestación del amor de Dios, y deberíamos estar agradecidos con Él por su cuidado y preocupación por nuestras vidas.

 “… jamás duerme el que te cuida.” Salmos 121:3

Cuando alguien se preocupa por tu vida es porque te considera valioso, por tanto, te animo a reconocer lo que Dios hace y a darle las gracias por su infinito amor por ti. También te animo a mostrar el amor del Señor a otras personas siendo un protector para los que lo necesitan.

¡Busca protección en los brazos del Señor!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El tiempo y el destino

Es niebla y sombra el porvenir / Sólo hay recuerdo en la añoranza / La vida vuelve a sonreír / Que recordar es revivir / Que el tiempo y el destino / Detengan su camino / Y aquel cariño al evocar / Podrá un instante eternizar

(El tiempo se detiene, canción de Salvatore Adamo)

Esta y otras canciones de Salvatore Adamo acompañaron nuestros sueños románticos de la adolescencia a fines de los sesenta y comienzos de los setenta. No les voy a infligir (al menos hoy) mis recuerdos porque ustedes sin duda que tienen los suyos y deben ser, como todos, un poco de dulce y un poco de agraz.

Lo que me convoca hoy es la frase Que el tiempo y el destino detengan su camino. Desde los comienzos del andar humano por este mundo nos ha intrigado el arcano del tiempo y su posteridad, el destino; una buena frase para armar un cuento: El tiempo y su posteridad, el destino.

¿Qué es el tiempo? ¿Es una idea o una cosa? ¿Existe efectivamente o nosotros lo inventamos para poder armar la crónica de nuestro viaje? Recordar, nos dicen, es volver a pasar por el corazón. Los antiguos, los muy antiguos digamos, no tenían conocimiento del cerebro ni de que allí se alojara nuestra conciencia; para ellos todo pasaba por el pecho y las entrañas. ¿Y no será que también lo armamos al tiempo para proyectar hacia alguna parte nuestros sueños y deseos?

Otra gente nos dice que el pasado no existe – es sólo memoria; que el futuro tampoco – es sólo ilusión. Que existe sólo el instante. Que las primeras palabras de este texto ya no son una cosa sino apenas un dato abstracto.

Pero nos fascina la idea de que antes de ahora y después hay algo concreto, algo existente que es nuestra historia para atrás y nuestra posibilidad para adelante. ¿Quién no ha soñado con la máquina del tiempo? Charles Dickens hizo un cuento maravilloso con esta idea haciendo viajar al viejo Ebenezer Scrooge por su pasado y por su futuro.

Lo concreto es que exista el tiempo o no, el cuerpo y la mente nos convocan continuamente a recordar esa sentencia de Pablo Neruda: La misma noche que hace blanquear los mismos árboles. / Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

El cuerpo y las neuronas no mienten. Tan fieles que son…

Solicita ayuda

“Ciertamente consolará Jehová a Sion; consolará todas sus soledades, y cambiará su desierto en paraíso, y su soledad en huerto de Jehová; se hallará en ella alegría y gozo, alabanza y voces de canto.” Isaías 51:3

Sería interesante preguntarnos ¿Por qué hay personas que sufren hechos de violencia y simplemente callan? ¿Será por temor a represalias por parte del violento? ¿Será porque se aferra a una relación que la hace sufrir, pero ni siquiera puede imaginarse otra realidad? Lamentablemente la persona que ha sufrido violencia, ya sea por parte de sus padres o a nivel pareja, suele ser violenta en otras relaciones.

Sabemos que Dios no quiere eso para nuestras vidas, por lo tanto podemos recurrir El, pero también a instituciones o profesionales que puedan brindarnos una ayuda especializada para salir finalmente del ciclo de violencia.

La Biblia dice: “Convertiré el valle de la Desgracia en el paso de la Esperanza”. Oseas 2:15 NVI Cree esta promesa y recuerda no estás solo. Decide hoy romper el silencio.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

5 pasos para plantear sueños realistas

Soñar no tiene nada de malo; de hecho, hasta los sueños más descabellados pueden cumplirse. El problema con muchas personas es que pasan la vida ilusionándose y nunca se plantean sueños realistas. Por ese motivo nunca logran sus objetivos y terminan decepcionados. Para evitar caer en ese error, lo mejor es ver a los sueños como metas que se planea alcanzar, y no como simples deseos que quedarán en el olvido. Estos son algunos pasos que te ayudarán a plantear sueños realistas que puedes hacer realidad:

1. Que tus sueños vayan acorde a tu presente

Si realmente quieres cumplir tus sueños y metas, no confíes que las cosas simplemente sucederán. En cambio, trabaja con aquello que tienes en tus manos en el presente. Es más fácil convertirte en experto en lo que sabes ahora, que comenzar de nuevo y hacer algo que nunca habías hecho antes. Esto puede funcionar en la mayoría de los casos.

2. Establece planes a corto y largo plazo

Los sueños no se harán realidad, a menos que tú des el primer paso. Establece metas pequeñas que puedas cumplir en cierto plazo. Luego mide tu desempeño y ajusta el tiempo para alcanzar las metas a largo plazo. Por ejemplo, si tu meta es aprender inglés, puedes decidirte a memorizar 10 nuevas palabras diarias, a fin de hablar inglés perfectamente en 12 meses. Si después de una semana te das cuenta que no puedes lograrlo, puedes cambiar los tiempos y así cumplir con tu meta a largo plazo de hablar inglés en un año.

3. Aprende todo lo que puedas

Muchos nunca alcanzan sus sueños porque asumen que éste se realizará de la noche a la mañana. No obstante, la mayoría de cosas en esta vida necesitan aprenderse. Por ejemplo, según las estadísticas, la habilidad más anhelada es el canto. Sin embargo, no muchos se dedican diariamente a entrenar su voz y así dejan que su sueño muera.

Si realmente quieres lograr algo, aprende todo lo que puedas sobre el tema. Que tu apetito por el conocimiento en esa área sea insaciable. Pero no solo aprendas la teoría, pon en práctica lo que aprendas y verás que tu rendimiento mejorará con el tiempo.

4. La perseverancia es la clave

Cumplir un sueño es como correr una maratón. Puedes cansarte y rendirte en el camino, pero allí tienes dos opciones: seguir o abandonar la carrera. Cuando estás en camino a realizar tus sueños, es de esperar que aparezcan obstáculos. Pero está en tus manos la decisión de continuar o renunciar. Si crees que la carga es muy pesada como para llevarla solo, únete a un grupo de personas con la misma meta en mente. Esto te ayudará a mantenerte motivado y a seguir perseverando.

5. Toma un tiempo para revaluar las cosas

Una de las mejores habilidades es saber cuándo cambiar de dirección. Obstinarte por un sueño puede ser tu ruina y no tu éxito. Un consejo para evitar esto es evaluar tus motivaciones y acciones después de un tiempo. Si hay señales que indican que debes modificar el rumbo de tu sueño, entonces hazlo. Esto podría ahorrarte mucho tiempo, esfuerzo y dinero.

Aprende más. Lee Dios puede cumplir tus sueños, pero quizá no como piensas

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend