suicidio Archives | Página 2 de 2 | CVCLAVOZ

All posts in “suicidio”

¿Qué es la depresión y qué podemos hacer al respecto?

La depresión se puede describir como el hecho de sentirse triste, melancólico, infeliz, abatido o derrumbado. La mayoría de nosotros se siente de esta manera de vez en cuando durante períodos cortos y esto se puede considerar normal, pues hay diversas razones que pueden ocasionar estos breves episodios.

Pero existe la depresión clínica, que es un trastorno del estado anímico en el cual los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren con la vida diaria durante un período de algunas semanas o más.

Los síntomas de la depresión abarcan:

  • Estado de ánimo irritable o bajo la mayoría de las veces.
  • Dificultad para conciliar el sueño o exceso de sueño.
  • Cambio grande en el apetito, a menudo con aumento o pérdida de peso.
  • Cansancio y falta de energía.
  • Sentimientos de inutilidad, odio a sí mismo y culpa.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Movimientos lentos o rápidos.
  • Inactividad y retraimiento de las actividades usuales.
  • Sentimientos de desesperanza y abandono.
  • Pensamientos repetitivos de muerte o suicidio.
  • Pérdida de placer en actividades que suelen hacerlo feliz, incluso la actividad sexual.

Estos síntomas pueden aparecer en todas las edades.

También existen diversos tipos de depresión clínica, en las que podemos incluir la depresión posparto, la depresión premenstrual o TDP (trastorno disfórico premenstrual), la depresión estacional TAE (trastorno afectivo estacional), la depresión mayor con características psicóticas (las personas pierden el contacto con la realidad por momentos) y el trastorno bipolar, que ocurre cuando la depresión se alterna con manías.

La depresión puede ser transmitida de padres a hijos, puede ser desencadenada por hechos estresantes o una combinación de factores. Uno sabe que necesita a un médico profesional cuando la persona afectada con depresión:

-Escucha voces que no existen.

Llora con frecuencia sin motivos.

-Falta al trabajo, a la escuela o a eventos familiares por más de dos semanas.

-Siente que algún medicamento le causa depresión pero no deja de tomarlos.

-Tiene varios de los síntomas que indican depresión.

Si el nivel de depresión no es mayor, varias de las cosas que podemos hacer para mejorar ese estado de ánimo son:

-Recordar que somos una creación maravillosa de un Dios asombroso que nos ama incondicionalmente

-Pensar en momentos agradables, positivos, alegres de su vida.

-Caminar al menos 15 minutos en un parque, bosque o en cualquier lugar abierto cada vez que se sientan así.

-Tomar suficiente agua. El sentirnos fatigados, deshidratados, muchas veces aumenta la posibilidad de trastornos anímicos.

-Reducir el consumo de lácteos, chocolate, café; pues el exceso de estos, a veces trastornan químicamente nuestro organismo y nos pueden dar sensación de desánimo.

-Dormir bien es muy importante.

Hay varios pasajes Bíblicos que recomiendo leer cuando se sientan así:

“Regocíjense por su santo nombre; alégrense ustedes, los que adoran al Señor”. 1 Crónicas 16:10

“¡Así que alégrense mucho en el Señor y estén contentos, ustedes los que le obedecen! ¡Griten de alegría, ustedes de corazón puro!” Salmos 32:11

“¡Alégrense! ¡Estén contentos, porque les espera una gran recompensa en el cielo!” Mateo 5:12

Y por encima de todo, busquen a Dios, Él siempre estará ahí para nosotros.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡No te canses de vivir!

Hace días en mi habitación, vino a mi mente el recuerdo de aquella tarde donde estaba disfrutando un partido de baloncesto en la televisión, cuando mi hija mayor me dice: “Papi, el hijo menor del pastor Rick Warren se suicidó”.  Puede oír de sus labios la noticia a lo lejos mientras continuaba observaba la intensidad del juego, pero fue justo cuando ella dice su célebre expresión: “¿Papi, me escuchaste?”.  Justo en ese momento reaccioné compungido y asombrado del pesar familiar que los Warren enfrentaban.   En ese instante la miré y le dije “estoy muy apenado y debemos pedirle a nuestro Dios que consuele a toda la familia Warren que sufre este dolor” .

Aun tengo el recuerdo muy presente del momento.  Una avalancha de preguntas que toda niña de su edad puede realizar: ¿Pero por qué se suicidó? ¿Era hijo de un pastor, cierto? ¿Ahora se va al infierno? ¿Lo puede perdonar Dios por esa decisión? ¿Por qué se quitó la vida? Ante la abrumadora ola de inquietudes, intentaba procesarlas y a la misma vez pensar en las respuestas que mis hijas necesitaban escuchar.  Antes de abrir mi boca para comenzar a explicar lo que pudo suceder en la vida del hijo menor del predicador Warren, ya tenía ante mi nuevas inquietudes que tenía que procesar muy bien antes de responderlas.

Entre las nuevas cuestiones se hallaron algunas como: ¿Sansón también se suicidó, verdad? ¿Es un suicidio lo que Jesús hizo? ¿Amanda Todd, la chica de Canadá, no será recibida en el cielo? ¿A dónde van todos los niños y niñas que se matan por la doctrina de su religión ?  Unas cuantas preguntas, y el Rafa sin saber por dónde comenzar las respuestas.  De manera inesperada vino a mi mente la inspiradora  respuesta para mis hijas… ¡No se cansen de vivir!

Tanto la muerte de  Matthew Warren, el hijo menor de Rick & su esposa Kay (causada por una enfermedad mental), el suicidio asistido de Brittany Maynard, la desaparición de los 43 estudiantes mexicanos  y el doble asesinato de las hermanas hondureñas María José , y su hermana Sofía Trinidad  son sucesos sociales muy dolorosos  y difícil de explicar las razones para que sucedan.

Todavía recuerdo aquellos días en Puerto Rico donde mis abuelos maternos, tuvieron que enfrentar el suicidio de sus dos hijos en un tiempo relativamente corte.  Yo, estuve en la casa de mis abuelos en esos días cuando encontramos los cadáveres de ambos tíos, uno en su habitación y el otro en el sofá del hogar.  Fue impactante todo el proceso que trajo la decisión mortal de ellos.  Verlos sin vidas y tirados sin oportunidad de volver a escucharlos fue traumático para todos.  Las preguntas iban y venían.  ¿Qué paso aquí?  ¿Por qué  hicieron esto?  ¿Se merecían un final así?

A veces pienso en mi papá Carlos, quien fue el responsable de expresar un mensaje pastoral para consolar a todos los familiares presentes en la funeraria y en cementerio.  Tuvo que ser muy difícil encontrar el contenido apropiado para consolar a los padres, hermanos, hijos, sobrinos y conocidos de los difuntos.  Años han pasado desde la muerte de mis abuelos, y todavía es complicado hablar del tema entre los familiares durante días festivos.

Llegar a ser parte de El Antivirus, me ha permitido escuchar historias muy desgarradoras y dolorosas de los oyentes que sintonizan a CVCLAVOZ.   Son acontecimientos demoledores que estremecen hasta lo más profundo de mi ser.  En ocasiones he dicho, “Señor mi Dios ayúdame a no quedarme de brazos cruzados.  Dame la palabra necesaria para ayudar a otros que puedan estar pensando en terminar sus días en la tierra o rendirse y vivir sin esperanza. Que puedan encontrar en Ti la plenitud de sus vidas”.

Encuentra tu auxilio en Jesucristo cuando no tengas fuerzas para seguir.  Deleitate en su Presencia.  El dijo “Ustedes viven siempre angustiados y preocupados. Vengan a mí, y yo los haré descansar”. (Mateo 11:28 NTV)   Por favor… !No te canses de vivir!

¡Lo mejor de la vida para ti y los tuyos!

 

La llamada

Andrea tenía una amiga muy querida, Patricia, y desde niñas ellas habían compartido muchos momentos juntas.

Patricia, tenía constantes problemas con sus padres, la presión y circunstancias adversas la tenían deprimida. Un día, ella llamó a Andrea para conversar pero justo ese momento no podía atender su llamada así que sólo le dijo que después la llamaría. Al cabo de unas horas Andrea recibió la noticiaque su amiga se había quitado la vida.

Andrea no podía creer lo que había ocurrido y se repetía: Si sólo hubiese atendido su llamada, esto no hubiese pasado.

Tristemente, muchas personas se quitan la vida todos los días y también hay quienes mueren por diferentes circunstancias, pero lo desconcertante es que varios de ellos se van sin conocer a Dios, sin saber que en Jesús hay Salvación y vida eterna.

En Romanos 10:14-15(RVR1960) dice: “¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? …”

Cada cristiano tiene la tarea de compartir las Buenas Nuevas de Salvación, pues así damos lo que hemos recibido de Dios. Aunque todos llegamos de manera diversa a conocerlo, siempre hubo alguien que nos habló de Él y su maravilloso amor.

Una llamada, un mensaje, un correo puede ser también la manera de compartir el mensaje de Salvación; podemos responder a esa persona necesitada de Dios o simplemente ignorarla.

Dios manda a que seamos embajadores del reino, ayudemos a salvar a más personas, atendamos las llamadas de quienes están necesitados de una esperanza para sus vidas.

Prediquemos la palabra en tiempo y fuera de tiempo.

“Pues no me avergüenzo de la Buena Noticia acerca de Cristo, porque es poder de Dios en acción para salvar a todos los que creen, a los judíos primero y también a los gentiles.”Romanos 1:16 (NTV)

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué nos espera el día de mañana?

Hace una semana me encontré con un amigo que  estaba desconsolado, se había quedado sin trabajo, su matrimonio no andaba bien, se le terminaba el dinero que tenía y para completar el panorama,  tenía que pagar al banco a fin de mes.

Todos, de cierta forma y en algún momento de nuestras vidas, pasamos por preocupaciones, desesperanza e incertidumbre; no sabemos qué nos espera el día de mañana.

Las reacciones ante estas situaciones son muy diferentes. Algunos  acuden a adivinos para hacerse unas limpias y quitarse la mala suerte, cuando en realidad lo único que hacen  es ensuciarse el alma. Otros no quieren luchar y piensan que el suicidio es una solución para ya no sufrir más y creen que de esta forma, sus problemas se resolverán. Otro gran porcentaje se refugia en el alcohol  y las drogas, creyendo que así podrán olvidar y encontrar alivio,  pero no se dan cuenta que ese método es pasajero y no soluciona nada, al contrario, lo empeora totalmente.

Existe también un  grupo más pequeño que acude a Dios. Nuestro pasado, presente y futuro debería estar en sus manos, pues no hay un lugar más seguro. Él es muro de fuego alrededor de todos aquellos que le teman, es la roca donde podemos construir nuestra vida, familia y sociedad,  nuestro pronto auxilio en medio de las tribulaciones. Sólo en sus manos misericordiosas vamos a encontrar paz en medio de la tormenta.

Ya no acudas a los adivinos o a los vicios que ningún beneficio te traen, busca a Dios, Él tiene las manos extendidas ofreciéndote lo que necesitas.

Si quieres saber, verdaderamente, qué te depara la vida más adelante, corre a los brazos de Dios  que en Él tu pasado, tu presente y tu futuro están asegurados.

“Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones”.Salmos 46:1-3(RVR1960)

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend