suplir Archives | CVCLAVOZ

All posts in “suplir”

Mi Dios, suplirá…

“Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”. (Filipenses 4:19)

Pablo era un hombre que había aprendido a vivir tanto en la abundancia como en la escasez y a través de su ministerio entendió que sin importar la situación en la que estuviera viviendo, Dios supliría todo lo que le faltara. Por tal razón, él lo testificaba con toda convicción.

Hoy por hoy, sus palabras se convierten en una promesa muy alentadora para nosotros, sobre todo cuando la necesidad golpea fuertemente el sustento de nuestra familia, cuando vemos la aparición de una enfermedad que  termina atemorizándonos y robándonos el gozo y la paz que vienen del Señor y, en algunos casos, hasta la falta de un amor verdadero.

Si cualquiera de las anteriores situaciones está compungiendo tu corazón y a pesar de que te esforzaste , trabajaste duro por alcanzar tus objetivos y aun así no te es posible suplir esas necesidades, entonces es momento de revisar prioridades y preguntarte si estás viviendo encerrado en buscar las cosas terrenales, las cuales  perecen, o las celestiales que permanecen para siempre.

A veces nos encontramos en una encrucijada de necesidades y en vez de acudir primeramente al que es el dueño del oro y la plata, nos enfocamos en cómo resolver el problema.

Si hasta este día padeces necesidad continua, tal vez sea porque estás buscando todo menos la presencia de Dios. Pero déjame decirte que cuando Él ocupe el primer lugar en tu vida, hogar, matrimonio y economía, no tendrás falta de ningún bien.

¿No es asombroso pensar que todo lo que nos haga falta será suplido?

Por ello, es necesario aprender a confiar en el que sustenta a las aves del cielo y viste a los lirios del campo. Quizás tu situación actual te dice que no hay salida y necesitas urgentemente intervenir para que las bendiciones de Dios sean sobre tu vida. ¡No te desesperes, ni temas dice el Señor! Sólo confía y Él hará. Pues las mayores victorias de la vida se obtienen de rodillas.

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”. Mateo 6:33 (RVR).

Por Ruth Mamani

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Con la fe de un niño

Una pobre mujer americana cuyo marido había sido enrolado en el ejército Federal durante la guerra civil en Estados Unidos, quedó desamparada con cuatro hijitos, en aquel tiempo cuando los gobiernos no proveían para tales necesidades.

Entre sus hijitos había un niño de seis años que había aprendido a confiar en el cuidado de su Padre Celestial, y cuya fe nunca fallaba. Todo el tiempo su tierna voz estaba lista para consolar y animar a su madre con sus dichos infantiles. Cuando el tonel de harina estaba por vaciarse el corazón de la madre se oprimía; pero el pequeño observó que siempre volvía a llenarse, pues la caridad  de varios granjeros amigos de la necesitada familia proveían lo necesario.

Un día mientras la madre sacaba harina del tonel, el niño se hallaba sentado a su lado sobre el suelo, reflexionando al parecer. De repente una  idea pasó por su mente y levantando la cabeza exclamó: “Madre, me parece que Dios oye cuando rascamos el fondo del barril”.

Dios siempre está atento a nuestras necesidades y escucha nuestras oraciones. Quizás a veces creemos que no es así  porque nos desesperamos cuando la respuesta no llega, cuando las cosas no son como nosotros quisiéramos, pero sin duda alguna Él está en control.

La fe del niño de la historia no sólo movía la mano de Dios, sino que sostenía a la atribulada madre. Nosotros debemos procurar ser iguales que el pequeño, no sólo confiando plenamente en nuestro Padre y su provisión, sino que podamos ser un ejemplo y dar aliento a quienes nos rodean. No es fácil, sin duda alguna, pero ¿Qué ganamos amargándonos?

“Miren los pájaros. No plantan ni cosechan ni guardan comida en graneros, porque el Padre celestial los alimenta. ¿Y no son ustedes para él mucho más valiosos que ellos? Mateo 6:26 (NTV)

Si Dios tiene cuidado de las aves, también cuidará de ti, de tu familia, de los seres que amas y suplirá todas sus necesidades.

Confía en Dios, tu vida es muy valiosa para Él y quiere bendecirte con mucho más de lo que esperas. No pongas más barreras ni “peros” ni mires las circunstancias, sólo cree y Dios hará el milagro que necesitas en su tiempo y de acuerdo a su perfecta voluntad.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Nada me faltará

“Jehová es mi pastor; nada me faltará.” Salmo 23:1

Qué hermoso es leer este salmo y saber que tenemos un Pastor en quien podemos encontrar todo lo que necesitamos.

Dios promete que nada nos faltará porque Él nos pastorea. Eso quiere decir que Él hace un trabajo de Pastor todos los días con nosotros. Nos cuida de peligros, nos guía por los mejores caminos, nos fortalece, nos ama, y cuando fallamos nos disciplina. Y es que nuestro Dios es tan lindo con nosotros que nos ha dejado esa promesa para que nunca desconfiemos de Él.

Pero, por otro lado, Jesús dijo que Él sabe quiénes son sus ovejas porque las conoce, éstas oyen su voz y lo siguen,  Él les da vida eterna y ellas no perecen jamás… nadie puede arrebatarlas de su mano porque su Padre se las dio y nadie puede arrancar nada de las manos del Padre. Juan 10:27-29. La realidad es que aunque digamos que Jehová es nuestro Pastor, si no escuchamos su voz y no le seguimos, entonces somos ovejas descarriadas o sencillamente no somos parte de su rebaño. La buena noticia es que podemos pasar a ser una de sus ovejas aceptando Su sacrificio en la cruz, confesándolo como Señor y Salvador y reconociendo que Dios lo levantó de entre los muertos Romanos 10:9.

Y si estamos descarriados, la Biblia dice que “el Buen Pastor” vino precisamente a buscar aquella oveja perdida y que se regocija más por aquella rescatada que por las miles de ovejas que aún están en su rebaño. Sólo tenemos que detenernos, escuchar su voz y seguir sus instrucciones.

“Porque el Hijo del Hombre ha venido para salvar lo que se había perdido. ¿Qué os parece? Si un hombre tiene cien ovejas, y se descarría una de ellas, ¿no deja las noventa y nueve y va por los montes a buscar la que se había descarriado? Y si acontece que la encuentra, de cierto os digo que se regocija más por aquélla, que por las noventa y nueve que no se descarriaron.” Mateo 18:11-13.

Nada te faltará si Jesús está en tu corazón y empiezas a vivir conforme a Su palabra. Dios sabe qué necesidades tienes y las suplirá en su momento. Filipenses 4:19 nos dice “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”.

“Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida…” Salmo 23:6.

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Un favor a Dios

Admiro muchísimo a un joven quien no se mide al momento de  apoyar  a los  necesitados; cuando ve una persona pobre no le da la moneda más pequeña, sino, aquella que pueda servirle para su alimento. Hace poco, mientras caminábamos me dijo: “siempre que veas a un anciano/a vendiendo, cómprale todo lo que puedas, lo más seguro es que sea el único sustento que tenga.”

“El que se apiada del pobre presta al SEÑOR, y Él lo recompensará por su buena obra.” Proverbios 19:17

Este joven no es millonario, pero siempre tiene lo que necesita y aún en el momento en el que se le acabaron todos sus recursos le llegaron bendiciones de un lado u otro, y estoy segura que Dios lo recompensa por su buena obra y le devuelve lo que le prestó cuando se apiadó del pobre, “porque a Dios presta el que da al pobre”.

“Si hay un menesteroso contigo, uno de tus hermanos, en cualquiera de tus ciudades en la tierra que el SEÑOR tu Dios te da, no endurecerás tu corazón, ni cerrarás tu mano a tu hermano pobre, sino que le abrirás libremente tu mano, y con generosidad le prestarás lo que le haga falta para cubrir sus necesidades.” Deuteronomio 15:7-8

Muchas veces endurecemos el corazón y preferimos ignorar a las personas que se encuentran necesitadas pero el Señor te pide que donde estés no cierres tu mano para apoyar, sino que seas generoso y des a la persona lo que le haga falta para suplir sus necesidades.
“El que oprime al pobre afrenta a su Hacedor, pero el que se apiada del necesitado le honra.” Proverbios 14:31

Si alguna vez has abusado y maltratado a una persona en necesidad, has ofendido a Dios, por lo que es preciso que pidas perdón y no cargues con el castigo.

Por otro lado, ¿Quieres honrar a Dios? Entonces apiádate de las personas necesitadas. Te animo a mirar a tu alrededor y encontrar la necesidad, puede estar en tus vecinos, quizá un compañero de trabajo o de estudios, donde sea que esté recuerda que de este modo honras a Dios y también le haces un favor, un día Él te dará tu recompensa.

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Disfruta el viaje

Cuentan que el pastor Wilbur Chapman tenía que hacer un largo viaje, de un extremo a otro de Estados Unidos. Un banquero miembro de su iglesia fue a visitarle y le extendió un papel que dejó sobre su mesa. Al mirarlo, el pastor vio que era un cheque firmado, sin anotar cantidad.

           – ¿Quiere usted decir que me está dando un cheque en blanco para que ponga la cifra que quiero?

          – Exactamente – dijo el banquero- No sé cuánto dinero va a usted necesitar y deseo que en ningún momento se encuentre falto de fondos.

Más tarde, el pastor Chapman comentaba:

        – Me daba un sentimiento de seguridad y felicidad saber que tenía cubiertas todas mis necesidades, fuesen cuales fuesen.

Eso es lo que sucede con quienes confiamos en Dios, tenemos un cheque en blanco que Él nos proporcionó y que asegura que suplirá todo lo que nos haga falta.

“Y este mismo Dios quien me cuida suplirá todo lo que necesiten, de las gloriosas riquezas que nos ha dado por medio de Cristo Jesús”. Filipenses 4:19 (NTV)

¿Por qué vivir preocupado? Que nada te quite el sueño, Dios ya tiene todo cubierto para este tu viaje llamado vida, y no sólo en el área económica, sino en todas; Dios no te fallará ni te desamparará, Él es Fiel.

“Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré” Hebreos 13:5 (NTV)

Que este viaje que emprendes por la vida, no sea una odisea llena de temores, dudas y sufrimiento, relájate y disfruta de esta maravillosa travesía.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Justo a tiempo

Don Pedro, un veterano y humilde cristiano, que vivía solo, se gozaba únicamente en la compañía de su Salvador y Señor.

Se las arreglaba sólo percibiendo una modesta pensión ferroviaria. ¡Sólo nunca!, decía siempre Don Pedro, “mi Señor está conmigo”.

Un día se encontró en dificultades. El pago de la pensión se atrasó, ya no tenía nada de dinero y en casa no había nada para comer.

Como siempre, elevó a Dios su oración: Señor, tú sabes que no tengo nada para comer hoy y tengo hambre; dame lo que necesito. Cuando llegó la hora de almorzar, Don Pedro se sentó, inclinó su cabeza y dio gracias a Dios por los alimentos.

No había pronunciado el amén cuando golpearon a su puerta. Era un vecino que traía una fuente llena de pescado cocido. No se ofenda, vecino, ayer fui a pescar y traje tanto a casa que nos ha sobrado, y mi señora me dijo: “Juan, lleva todo esto a don Pedro, puede ser que él lo necesite.”

Don Pedro tomó la fuente y elevando sus ojos al cielo dijo: “Gracias, Señor” El vecino se fue pensando: “Que atento está hoy don Pedro, siempre me llama Juan a secas, hoy me trató de Señor”.

Al igual que Don Pedro, recuerda, que nuestras necesidades son suplidas por nuestro Dios, Él nunca se apresura ni tarda en llegar, aparece justo a tiempo. Y nos hace recuerdo de cuánto cuidado tiene por nosotros al decirnos “Miren los pájaros. No plantan ni cosechan ni guardan comida en graneros, porque el Padre celestial los alimenta. ¿Y no son ustedes para él mucho más valiosos que ellos?” (Mateo 6:26 NTV)

Por lo tanto no desmayemos en tiempos donde puede faltar la economía, recordemos que nuestro Dios es el dueño del oro y de la plata y no permitirá que sus justos vivan desamparados. Él se manifestará en misericordia, amor y proveerá lo que necesitamos.

Habacuc en tiempos de dificultad dijo “Aunque las higueras no florezcan y no haya uvas en las vides, aunque se pierda la cosecha de oliva y los campos queden vacíos y no den fruto, aunque los rebaños mueran en los campos y los establos estén vacíos, ¡aun así me alegraré en el Señor! ¡Me gozaré en el Dios de mi salvación!” (Habacuc 3:17-18 NTV)

Que estas palabras de fe en Dios sean también nuestras, un canto de victoria, pues Dios abrirá alguna ventana de bendición en medio de nuestra necesidad.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend