textos biblicos Archives | CVCLAVOZ

All posts in “textos biblicos”

Versículos bíblicos para controlar el enojo

Dejarse guiar por el mal carácter trae consigo malas consecuencias. La ira y el enojo afectan nuestra vida y la relación que tenemos con los demás. No hay pretextos ni exudes para perder el control cuando estamos airados, pues la Biblia nos advierte que toda persona que tiene a Jesús en su corazón, debe tener dominio propio. Cuando la paz de Dios está en nosotros, no puede haber espacio para las emociones negativas. Éstos son algunos versículos bíblicos que puedes leer, memorizar y practicar en momentos donde quieres dejarte guiar por tus sentimientos:

Salmos 37:8-9 (TLA)

“No des lugar al enojo ni te dejes llevar por la ira; eso es lo peor que puedes hacer. Los malvados serán destruidos, pero los que esperan en Dios recibirán la tierra prometida.”

Proverbios 14:29 (TLA)

El sabio domina su enojo; el tonto no controla su violencia.”

Proverbios 15:1 (NTV)

“La respuesta apacible desvía el enojo, pero las palabras ásperas encienden los ánimos.”

Proverbios 16:32 (NTV)

Mejor es ser paciente que poderoso; más vale tener control propio que conquistar una ciudad.”

Proverbios 17:27 (NBD)

“El que es entendido refrena sus palabras; el que es prudente controla sus impulsos.”

Proverbios 22:24-25 (DHH)

“No te hagas amigo ni compañero de gente violenta y malhumorada, no sea que aprendas sus malas costumbres y te eches la soga al cuello.”

Efesios 4:26 (PDT)

“No permitan que la ira los haga cometer pecados; que la noche no los sorprenda enojados.”

Efesios 4:31-32 (DHH)

“Alejen de ustedes la amargura, las pasiones, los enojos, los gritos, los insultos y toda clase de maldad. Sean buenos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, como Dios los perdonó a ustedes en Cristo.”

2 Timoteo 2:23-24 (NTV)

“Te repito: no te metas en discusiones necias y sin sentido que solo inician pleitos. Un siervo del Señor no debe andar peleando, sino que debe ser bondadoso con todos, capaz de enseñar y paciente con las personas difíciles.”

Santiago 1:19-20 (PDT)

Recuerden esto, estimados hermanos: estén más dispuestos a escuchar que a hablar. No se enojen fácilmente. El que vive enojado no puede vivir como Dios manda.

Eclesiastés 7:9 (PDT)

“No te enojes con facilidad, porque enojarse es una tontería.”

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Versículos bíblicos para estudiantes

La educación es una parte importante en la vida de cualquier persona y no puede ser tomada a la ligera. Por tal motivo, los estudiantes deben dar lo mejor de sí mismos y esforzarse en aprender todo lo que puedan. La Biblia tiene algunos consejos para los estudiantes; para que sobresalgan en su vida académica y en todo lo demás:

Josué 1:9 (PDT)

“Te repito: sé fuerte y valiente. No tengas miedo ni te desanimes porque el SEÑOR tu Dios estará contigo donde quiera que vayas.”

Salmos 1:1-3 (TLA)

“Dios bendice a quienes no siguen malos consejos ni andan en malas compañías ni se juntan con los que se burlan de Dios. Dios bendice a quienes aman su palabra y alegres la estudian día y noche. Son como árboles sembrados junto a los arroyos: llegado el momento, dan mucho fruto y no se marchitan sus hojas. ¡Todo lo que hacen les sale bien!”

Salmos 16:8 (PDT)

“Siempre tomo en cuenta primero al SEÑOR; nada me hará tambalear, pues él está a mi lado.”

Salmos 25:1-5 (TLA)

“Mi Señor y Dios, a ti dirijo mis ruegos porque en ti confío. No me hagas pasar vergüenza; no permitas que mis enemigos se burlen de mí. Tampoco dejes que pasen vergüenza los que en ti confían; ¡la vergüenza deben pasarla los que traicionan a otros! Dios mío, enséñame a vivir como tú siempre has querido. Tú eres mi Dios y salvador, y en ti siempre confío.”

Proverbios 1:7 (BLPH)

Respetar al Señor es el principio del saber, pero los necios desprecian la sabiduría y la educación.”

Miqueas 6:8 (TLA)

“…Dios quiere que ustedes sean justos los unos con los otros, que sean bondadosos con los más débiles, y que lo adoren como su único Dios.”

Marcos 12:29-30 (BLPH)

Jesús le contestó: — El primero es: Escucha, Israel : el Señor, nuestro Dios, es el único Señor. Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu inteligencia y con todas tus fuerzas.”

Isaías 40:30-31 (TLA)

Los jóvenes se cansan por más fuertes que sean, pero los que confían en Dios siempre tendrán nuevas fuerzas. Podrán volar como las águilas, podrán caminar sin cansarse y correr sin fatigarse.”

Colosenses 3:23 (TLA)

Todo lo que hagan, háganlo de buena gana, como si estuvieran sirviendo al Señor Jesucristo y no a la gente.”

Tito 2:7-8 (TLA)

Tú mismo tienes que ser un buen ejemplo en todo. Enséñales a hacer el bien y, cuando lo hagas, hazlo con seriedad y honestidad. Di siempre lo bueno, y así nadie podrá criticarte. Si haces lo que te digo, los que están en contra nuestra sentirán vergüenza y no podrán hablar mal de nosotros.”

1 Corintios 10:12-13 (PDT)

“Así que, el que se sienta muy seguro y firme, cuídese de no caer.”

Filipenses 2:3-4 (PDT)

No hagan nada por rivalidad ni orgullo. Sean humildes y cada uno considere a los demás como más importantes que sí mismo. Que cada uno no busque sólo su propio bien, sino el de los demás.”

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Versículos bíblicos para varones

En la Biblia se cuentan las historias de muchos hombres que fueron ejemplares para su generación y las siguientes. Ellos demostraron que cuando se tiene a Dios como centro en la vida, uno puede recibir bendiciones que nunca se imaginó. Muchos de estos personajes tuvieron errores y faltas; sin embargo, demostraron verdadero arrepentimiento y recibieron el perdón de Dios. Para aprender de sus vidas, hay versículos bíblicos que los varones de cualquier edad deben aplicar. Éstos son algunos de ellos:

Josué 1:9 (NBD)

“Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas.”

Salmos 1:1-3 (PDT)

“Afortunado el que no sigue el consejo de los perversos, ni el ejemplo de los pecadores, ni se une con los que andan burlándose de todo. Al contrario, le gusta la enseñanza del SEÑOR y la estudia día y noche. Será tan fuerte como un árbol plantado junto a corrientes de agua fresca, que da su fruto en el momento adecuado y al que nunca se le caen las hojas. Le irá bien en todo lo que haga.”

Salmos 119:9 (RVR1960)

“¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra.”

Mateo 5:28 (PDT)

“Si alguno mira a una mujer con el deseo de tener relaciones sexuales con ella, en su mente ya ha cometido pecado con ella.”

Mateo 6:33 (DHH)

“Pongan toda su atención en el reino de los cielos y en hacer lo que es justo ante Dios, y recibirán también todas estas cosas.”

1 Corintios 7:2-5 (TLA)

“Mejor aún es que cada hombre tenga su propia esposa, y que cada mujer tenga su propio esposo, para que no caigan en relaciones sexuales prohibidas. El esposo debe tener relaciones sexuales sólo con su esposa, y la esposa debe tenerlas sólo con su esposo. Ni él ni ella son dueños de su propio cuerpo, sino que son el uno para el otro. Por eso, ninguno de los dos debe decirle al otro que no desea tener relaciones sexuales. Sin embargo, pueden ponerse de acuerdo los dos y dejar de tener relaciones por un tiempo, para dedicarse a orar. Pero después deben volver a tener relaciones; no vaya a ser que, al no poder controlar sus deseos, Satanás los haga caer en una trampa.”

1 Corintios 16:13 (RVR1995)

“Velad, estad firmes en la fe, portaos varonilmente y esforzaos.”

2 Corintios 4:16 (BLPH)

“Aunque nuestro cuerpo mortal se va desmoronando, nuestro ser interior va recibiendo día tras día nueva vida.”

Efesios 5:25-28 (PDT)

“Esposos, amen a su esposa así como Cristo amó a la iglesia y entregó su vida por ella. Cristo murió para hacer que la iglesia fuera declarada santa, purificándola con el lavamiento del agua y un pronunciamiento suyo, para presentársela a sí mismo como una novia, llena de esplendor y belleza. Cristo murió para que la iglesia fuera pura, sin mancha ni arruga, ni nada semejante. El esposo debe amar a su esposa así como ama a su propio cuerpo; el que ama a su esposa, se ama a sí mismo”

Santiago 1:19-20 (TLA)

“Todos deben estar siempre dispuestos a escuchar a los demás, pero no dispuestos a enojarse y hablar mucho. Porque la gente violenta no puede hacer lo que Dios quiere.”

Santiago 5:16 (RVR1960)

“Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.”

1 Pedro 5:5-7 (BLPH)

“Jóvenes, respeten a sus mayores. Que la sencillez presida sus mutuas relaciones, pues Dios hace frente a los orgullosos y concede, en cambio, su favor a los humildes. Así que sométanse al poder de Dios, para que él los encumbre en el momento oportuno. Confíenle todas sus preocupaciones, ya que él se preocupa de ustedes.”

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Versículos para dedicar a alguien con cáncer de mama

Un estudio publicado en la revista PLoS One asegura que los pacientes con cáncer están más propensos a sufrir de ansiedad y depresión; por lo cual, necesitan el apoyo de las personas que los rodean, para que ellos sean de influencia positiva en sus vidas. En los momentos difíciles es cuando uno debe buscar más a Dios, pues es Él quien tiene todo bajo control. Hay pasajes en la Biblia que nos reconfortan y nos ayudan a tener más fortaleza, y éstos son algunos que podemos dedicarle a alguien que padece de cáncer de mama:

Salmos 9:9 (PDT)

El SEÑOR es el refugio del oprimido; cuando más lo necesita, Dios es su fortaleza.”

Salmos 50:15 (NTV)

“Llámame cuando tengas problemas, y yo te rescataré, y tú me darás la gloria.”

Salmos 55:22 (PDT)

Confía al SEÑOR todas tus preocupaciones, porque él cuidará de ti; él nunca permitirá que el justo quede derribado para siempre.”

Salmos 120:1 (NBD)

En mi angustia invoqué al Señory él me respondió.”

Proverbios 3:5-6 (TLA)

Pon toda tu confianza en Dios y no en lo mucho que sabes. Toma en cuenta a Dios en todas tus acciones, y él te ayudará en todo.”

Isaías 41:10 (PDT)

No temas, estoy contigo. Yo soy tu Dios, no tengas miedo. Te fortaleceré, sí, te ayudaré. Te salvaré con mi mano victoriosa.”

Nahúm 1:7 (TLA)

Nuestro Dios es bondadoso y cuida de los que en él confían. En momentos de angustia, él nos brinda protección.”

Mateo 11:28-29 (BHPL)

¡Vengan a mí todos los que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso! ¡Pongan mi yugo sobre ustedes y aprendan de mí, que soy sencillo y humilde de corazón! Así encontrarán descanso para su espíritu.”

Juan 16:33 (NTV)

“Les he dicho todo lo anterior para que en mí tengan paz. Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo.”

2 Corintios 12:9 (PDT)

“Pero el Señor me dijo: «Mi bondad es todo lo que necesitas, porque cuando eres débil, mi poder se hace más fuerte en ti». Por eso me alegra presumir de mi debilidad, así el poder de Cristo vivirá en mí.”

Romanos 8:38-39 (TLA)

Yo estoy seguro de que nada podrá separarnos del amor de Dios: ni la vida ni la muerte, ni los ángeles ni los espíritus, ni lo presente ni lo futuro, ni los poderes del cielo ni los del infierno, ni nada de lo creado por Dios. ¡Nada, absolutamente nada, podrá separarnos del amor que Dios nos ha mostrado por medio de nuestro Señor Jesucristo!”

 

 

Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Versículos que debes leer al despertar

 

Hoy, miles de personas no amanecieron con vida. Lamentablemente, muchos tenemos la falsa creencia de que nuestra existencia será larga y la muerte no vendrá sino hasta cuando tengamos una edad avanzada. No obstante, olvidamos que el único que sabe cuándo dejaremos de existir es Dios; por lo tanto, cada día que amanecemos es un regalo y una nueva oportunidad que se nos brinda.

Cuando nos damos cuenta de que nuestro tiempo es un obsequio valioso, podemos tener una mejor perspectiva de cómo debemos vivir cada minuto. Filipenses 2:21 dice que “los demás sólo se ocupan de sus propias cosas y no de lo que le agrada a Jesucristo”, pero como seguidores de Jesús debemos hacer lo que a Él le agrada en todo momento. La mejor manera de hacerlo es teniendo una relación cercana y personal con Dios a través de la oración, la lectura de la Biblia y la práctica de sus enseñanzas. Con esto en mente, a continuación hay una lista de algunos versículos bíblicos que podemos memorizar, recitar y practicar al despertarnos:

Números 6:24-26 (TLA)

Que Dios te bendiga y siempre te cuide; que Dios te mire con agrado y te muestre su bondad; que Dios te mire con agrado y te llene de paz.”

Salmos 16:8 (NBLH)

Al Señor he puesto continuamente delante de mí; porque está a mi diestra, permaneceré firme.

Salmos 28:7 (RVA-2015)

El Señor es mi fuerza y mi escudo; en él esperó mi corazón. Fui ayudado, y se gozó mi corazón; con mi canción le alabaré.”

Salmos 32:8 (NBD)

El Señor dice: «Yo te instruiré, yo te mostraré el camino que debes seguir; yo te daré consejos y velaré por ti.”

Salmos 42:5 (TLA)

¡Pero no hay razón para que me inquiete! ¡No hay razón para que me preocupe! ¡Pondré mi confianza en Dios mi salvador! ¡Sólo a él alabaré!”

Salmos 103:1 (TLA)

¡Con todas las fuerzas de mi ser alabaré a mi Dios!”

Salmos 118:24 (LBLA)

Este es el día que el Señor ha hecho; regocijémonos y alegrémonos en él.”

Proverbios 3:5 (NTV)

Confía en el Señor con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento.”

Lamentaciones 3:22-23 (DHH)

El amor del Señor no tiene fin, ni se han agotado sus bondades. Cada mañana se renuevan; ¡qué grande es su fidelidad!

Mateo 5:16 (TLA)

“De la misma manera, la conducta de ustedes debe ser como una luz que ilumine y muestre cómo se obedece a Dios. Hagan buenas acciones. Así los demás las verán y alabarán a Dios, el Padre de ustedes que está en el cielo.

Efesios 6:11 (NVI)

“Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo.

Santiago 1:5 (BLPH)

“Si alguno de ustedes anda escaso de sabiduría, pídasela a Dios, que reparte a todos con largueza y sin echarlo en cara, y él se la dará.

2 Timoteo 1:7 (TLA)

“El Espíritu de Dios no nos hace cobardes. Al contrario, nos da poder para amar a los demás, y nos fortalece para que podamos vivir una buena vida cristiana.

 

 

Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Versículos bíblicos para momentos difíciles

Vivimos momentos difíciles que nos afectan directa o indirectamente. Con tantos desastres naturales y problemas de toda índole, en ocasiones, no es sencillo tener paz ni esperanza. Es en esos instantes en los cuales debemos clamar a Dios y dejarle nuestras cargas. Por medio de la Biblia, Él nos ofrece el consuelo y la tranquilidad que necesitamos y nos recuerda constantemente que las aflicciones terrenales son pasajeras, pero que Él es eterno.

Éstos son algunos versículos de la Biblia que podemos memorizar y atesorar en tiempos difíciles:

Salmos 27:1 (TLA)

Dios mío, tú eres mi luz y mi salvación¿de quién voy a tener miedo? Tú eres quien protege mi vida; ¡nadie me infunde temor!”

Salmos 46:1-2 (NTV)

Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza; siempre está dispuesto a ayudar en tiempos de dificultad. Por lo tanto, no temeremos cuando vengan terremotos y las montañas se derrumben en el mar.”

Salmos 57:1-2 (TLA)

“¡Ten compasión de mí, Dios mío! ¡Ten compasión de mí, porque en ti busco protección! ¡Quiero que me protejas bajo la sombra de tus alas hasta que pase el peligro! Dios altísimo, te llamo porque siempre me ayudas.”

Salmos 91:2 (NTV)

Declaro lo siguiente acerca del SeñorSolo él es mi refugio, mi lugar seguro; él es mi Dios y en él confío.”

Salmos 93:4 (TLA)

Pero más poderoso que el estruendo de los mares enfurecidos, más potente que las rompientes olas en la orilla, el Señor, quien está en lo alto, es más poderoso que estos.”

Proverbios 3:26 (TLA)

Dios siempre estará a tu lado y nada te hará caer.”

Isaías 43:2 (NVI)

Cuando cruces las aguas, yo estaré contigo; cuando cruces los ríos, no te cubrirán sus aguas; cuando camines por el fuego, no te quemarás ni te abrasarán las llamas.”

Nahúm 1:7 (TLA)

Nuestro Dios es bondadoso y cuida de los que en él confían. En momentos de angustia, él nos brinda protección.”

Juan 16:33 (PDT)

“En el mundo ustedes tendrán que sufrir, pero, ¡sean valientes! Yo he vencido al mundo.”

2 Corintios 4:8-9 (PDT)

Por eso aunque tengamos toda clase de problemas, no estamos derrotados. Aunque tengamos muchas preocupaciones, no nos damos por vencidos. Aunque nos persigan, Dios no nos abandona. Aunque nos derriben, no nos destruyen.”

2 Corintios 5:1-5 (TLA)

“Bien sabemos que en este mundo vivimos como en una tienda de campaña, que un día será destruida. Pero en el cielo tenemos una casa permanente, construida por Dios y no por seres humanos.”

1 Pedro 5:10 (PDT)

“Pero Dios, quien los llamó para compartir su gloria eterna en Cristo, les mostrará todo su generoso amor. Sufrirán por un tiempo, pero después Dios los sanará, los fortalecerá, los apoyará y evitará que caigan.”

Apocalipsis 21:4 (TLA)

“Él secará sus lágrimas, y no morirán jamás. Tampoco volverán a llorar, ni a lamentarse, ni sentirán ningún dolor, porque lo que antes existía ha dejado de existir.”

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

 

Versículos bíblicos para dedicar en cumpleaños

Cualquier fecha es motivo para dedicar versículos bíblicos que edifiquen a alguien, pero sin duda, los cumpleaños son una ocasión aún más especial. Lo ideal en estas ocasiones es decir palabras que nazcan de lo más profundo de nuestro corazón y que expresen nuestro afecto hacia el agasajado. Sin embargo, también podemos aprovechar en infundir aliento y decir bendiciones. Éstos son algunos textos bíblicos para dedicarle a alguien por su onomástico:

Salmos 20:1, 4 (TLA)

“Que Dios te responda cuando te encuentres en aprietos; que el Dios de Israel te brinde su protección. Que Dios te conceda lo que pidas de todo corazón, y que haga realidad lo que pienses hacer.”

Salmos 37:4-6 (TLA)

Entrégale a Dios tu amor, y él te dará lo que más deseas. Pon tu vida en sus manos, confía plenamente en él, y él actuará en tu favor; así todos verán con claridad que tú eres justo y recto.”

Salmos 90:12 (RVR1960)

Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría.”

Salmos 91:11 (NTV)

“Dios mismo les dirá a sus ángeles que nos cuiden por todas partes.”

Proverbios 9:11 (DHH)

“Gracias a la sabiduría, vivirás mucho tiempo y aumentarán los años de tu vida.”

Jeremías 29:11 (NTV)

“Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza.”

Lamentaciones 3:22-23 (NTV)

¡El fiel amor del Señor nunca se acaba! Sus misericordias jamás terminan. Grande es su fidelidad; sus misericordias son nuevas cada mañana.”

Sofonías 3:17-18 (DHH)

El Señor tu Dios está en medio de ti; ¡él es poderoso, y te salvará! El Señor estará contento de ti. Con su amor te dará nueva vida; en su alegría cantará como en día de fiesta.”

3 Juan 1:2 (NTV)

“Querido amigo, espero que te encuentres bien, y que estés tan saludable en cuerpo así como eres fuerte en espíritu.”

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Versículos bíblicos para los solteros

La Biblia es una colección de libros que cubren una amplia variedad de temas; y no es de sorprender que también incluya historias y versículos que hablen directamente a los solteros. Estos textos inspiran esperanza, fortaleza y además exhortan a las personas a mantener la mirada fija en Dios y esperar su voluntad en el tiempo adecuado.

Números 6:24-26 (DHH)

“Que el Señor te bendiga y te proteja; que el Señor te mire con agrado y te muestre su bondad; que el Señor te mire con amor y te conceda la paz.”

Proverbios 7 (TLA)

“Un día en que yo estaba mirando a través de la ventana, vi entre los muchachos imprudentes a uno más imprudente que otros. Llegó a la esquina, cruzó la calle, y lentamente se dirigió a la casa de esa mujer. Ya había caído la noche. El día llegaba a su fin. En ese preciso instante la mujer salió a su encuentro. Iba vestida como una prostituta, y no disimulaba sus intenciones. Llamaba mucho la atención; se veía que era una mujer incapaz de quedarse en casa. A esa clase de mujeres se las ve andar por las calles, o andar vagando por las plazas, o detenerse en cada esquina esperando a ver quién pasa. Cuando la mujer vio al joven, se le echó al cuello y lo besó, y abiertamente le propuso: «Puedo invitarte a comer de la carne ofrecida a mis dioses. Hoy les cumplí mis promesas, y estoy en paz con ellos. Por eso salí a tu encuentro; te buscaba, ¡y ya te encontré! Tengo tendida en la cama una colcha muy fina y colorida. Mi cama despide el aroma de los perfumes más excitantes. Ven conmigo; hagamos el amor hasta mañana. Mi esposo no está en casa, pues ha salido de viaje. Llenó de dinero sus bolsas, y no volverá hasta mediados del mes». Con tanta dulzura le habló, que lo hizo caer en sus redes. Y el joven se fue tras ella como va el buey al matadero; cayó en la trampa como un venado cuando le clavan la flecha; cayó como los pájaros, que vuelan contra la red sin saber que perderán la vida. Querido jovencito: obedéceme; pon atención a lo que te digo. No pienses en esa mujer, ni pierdas por ella la cabeza. Por culpa suya muchos han muerto; ¡sus víctimas son ya demasiadas! Todo el que entra en su casa va derecho a la tumba.”

Eclesiastés 3:1 (DHH)

“En este mundo todo tiene su hora; hay un momento para todo cuanto ocurre.”

Isaías 30:18 (TLA)

“Nuestro Dios ama la justicia y quiere demostrarles cuánto los ama. En verdad, Dios ama a los que confían en él, y desea mostrarles compasión.”

Isaías 40:31 (TLA)

“Pero los que confían en Dios siempre tendrán nuevas fuerzas. Podrán volar como las águilas, podrán caminar sin cansarse y correr sin fatigarse.”

Isaías 41:10 (NTV)

“No tengas miedo, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te daré fuerzas y te ayudaré; te sostendré con mi mano derecha victoriosa.”

Isaías 55:8-9 (DHH)

“Porque mis ideas no son como las de ustedes, y mi manera de actuar no es como la suya. Así como el cielo está por encima de la tierra, así también mis ideas y mi manera de actuar están por encima de las de ustedes.» El Señor lo afirma.”

Jeremías 31:3 (NTV)

“Yo te he amado, pueblo mío, con un amor eterno. Con amor inagotable te acerqué a mí.”

Lamentaciones 3:25 (DHH)

“El Señor es bueno con los que en él confían, con los que a él recurren.”

Mateo 6:33 (TLA)

“Lo más importante es que reconozcan a Dios como único rey, y que hagan lo que él les pide. Dios les dará a su tiempo todo lo que necesiten.”

1 Corintios 7:32-35 (TLA)

“Yo quisiera no verlos preocupados. Los solteros se preocupan de las cosas de Dios y de cómo agradarle. También las viudas y las solteras se preocupan por agradar a Dios en todo lo que hacen y piensan. En cambio, los casados se preocupan por las cosas de este mundo y por agradar a su propia esposa. También las casadas, lo mismo que las jóvenes comprometidas, se preocupan por las cosas de este mundo y por agradar a su propio esposo. Por eso tienen que pensar en distintas cosas a la vez. No les digo todo esto para complicarles la vida, sino para ayudarlos a vivir correctamente y para que amen a Dios por encima de todo.”

2 Corintios 6:14 (NTV)

“No se asocien íntimamente con los que son incrédulos. ¿Cómo puede la justicia asociarse con la maldad? ¿Cómo puede la luz vivir con las tinieblas?”

Hebreos 13:5 (NTV)

“No amen el dinero; estén contentos con lo que tienen, pues Dios ha dicho: «Nunca te fallaré. Jamás te abandonaré»”

Santiago 1:5 (TLA)

“Si alguno de ustedes no tiene sabiduría, pídasela a Dios. Él se la da a todos en abundancia, sin echarles nada en cara.”

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Este versículo bíblico se aplica para ti?

Muchos versículos bíblicos nos ofrecen consuelo, ánimo y esperanza cuando estamos pasando por momentos difíciles. Probablemente uno de los más famosos se encuentre en Filipenses 4:13 (RVR1960): “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” Este texto ha sido ampliamente utilizado para infundir fortaleza en tiempos de dolor; sin embargo, en algún punto se ha perdido el verdadero significado de sus palabras.

De acuerdo a lo que se puede analizar de la Biblia, Pablo estaba bajo arresto en el tiempo que escribió la carta a los filipenses. Aunque él admite no estar viviendo en escasez (Filipenses 4:11-12), los expertos historiadores afirman que las condiciones carcelarias en Roma en aquel tiempo eran precarias. Los castigos físicos eran una práctica común dentro del régimen penitenciario y los derechos de los reos era casi inexistente. Es en este ambiente en el cual Pablo escribe una carta “a todos los santos en Cristo Jesús que están en Filipos, con los obispos y diáconos” (1:1).

En la primera parte de su carta, Pablo no se queja de su situación, sino más bien habla de ellas como si fueran una bendición (1:12-14). En los textos siguientes, él presenta un informe sobre su estado y la de sus compañeros Epafrodito y Timoteo (2:19-29); y en los capítulos que siguen, expresa palabras de ánimo y exhortación a los filipenses. A partir del versículo 10 del capítulo 4, Pablo agradece las atenciones y regalos de los filipenses. Es allí donde afirma: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.”

Lo que Pablo reconoce durante toda su carta, es que sus proezas y las fuerzas que tiene para enfrentar las cosas no vienen de sí mismo sino de Dios. En ningún momento Pablo pide que ser librado de estas situaciones; de hecho, él asegura que los problemas de este mundo son insignificantes comparados con la alegría que representa conocer a Jesús cara a cara (3:7-11). Es así como tiene la seguridad de decir: “Cristo me da fuerzas para enfrentarme a toda clase de situaciones” (TLA).

Como hijos de Dios debemos concentrarnos más en las cosas que tienen valor eterno que en las situaciones pasajeras de la vida. Jesús no es un talismán de buena suerte, ni una máquina expendedora de la cual podemos obtener lo que queremos al depositar una moneda. En lugar de verlo como una ayuda extra, aprendamos a verlo como la fuente de nuestras fuerzas. Por nosotros mismos no podemos hacer nada. Somos insignificantes comparados a la gloria de Dios, pero si empezamos a depender y a vivir en Él, estaremos cumpliendo el propósito por el cual fuimos creados.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

3 frases que crees que están en la Biblia, pero no lo están

Muchas frases populares se han hecho parte de nuestro lenguaje con el paso de los años. Algunos de ellos hablan de Dios o tienen un mensaje cristiano; los cuales puede llevar a la confusión y hacer creer que son versículos bíblicos. Esta práctica errónea se ha hecho tan popular, que, de hecho, hay creyentes que citan estos dichos como si aparecieran en la Biblia. Es por ello que es importante aprender el origen de estos enunciados y leer la Biblia con mayor detenimiento. Esto hará que no caigamos en el error de etiquetar algo como “bíblico” o “no bíblico”:

Aunque no se sabe con certeza el origen de esta frase, los estudiosos creen que proviene de la época de la Antigua Grecia. Algunas palabras de este dicho han cambiado con el tiempo y la variación en los idiomas; sin embargo, la idea principal sigue siendo la misma. La persona a la que más se le ha atribuido esta frase es a Benjamín Franklin, pues él lo publicó en su almanaque de 1739.

Por una parte, esta frase puede implicar que Dios ayuda a quienes se ponen en acción y no se quedan de brazos cruzados. Pero por otra, la Biblia dice que Dios es refugio y amparo de quienes lo necesitan (Romanos 5:6, Isaías 25:4). Por lo cual, uno debe ser cuidadoso con el uso de esta expresión y fijarse en el contexto primero.

Esta frase pertenece a la primera estrofa de un himno de seis versos escrito por William Cowper en 1773. El himno se tituló Conflicto: Luz Brillando desde la Oscuridad, y estaba acompañado de Juan 13:7. Posteriormente, esta canción fue recopilada y publicada en el libro Onley Hymns, que fue co-escrita con John Henry Newton.

Si bien esta expresión se usa comúnmente para ofrecer consuelo en tiempos difíciles y ánimo para confiar en Dios; no aparece en ninguna parte de la Biblia de manera literal. Sin embargo, se podría implicar que Cowper se inspiró en Isaías 55:8-9 para escribir dicho himno: Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.” (RVR1960)

Esta expresión fue escrita por Agustín de Hipone (conocido también como San Agustín) en una de sus cartas. Él escribió “Cum dilectione hominum et odio vitiorum”, que significa “con amor a la humanidad y odio a los pecados”. Posteriormente, la frase evolucionó a “odiar al pecado y no al pecador” y aparece en la biografía de Mohandas Gandhi en 1929.

Pese a que este dicho puede servir como una manera de acentuar el amor de Dios, en ocasiones se toma como un permiso para seguir pecando.

Dios odia el pecado, pero Él es amor. Precisamente porque nos ama, envió a su Hijo para salvarnos y redimirnos de nuestros pecados (Juan 3:16-17). Ahora, esto se refiere a la relación que tenemos con nuestro Señor, pero ¿cómo podemos “amar al pecador y odiar el pecado”?

Judas 1:22–23 (NVI) establece una pauta para ello: Tengan compasión de los que dudan; a otros, sálvenlos arrebatándolos del fuego. Compadézcanse de los demás, pero tengan cuidado; aborrezcan hasta la ropa que haya sido contaminada por su cuerpo.” En estos versículos se nos dice claramente que debemos mostrar amor por los demás, pero que esa compasión debe llevarnos a confrontarlos con su pecado para que sean salvados del fuego eterno. Esto se logra mediante el compartir el mensaje de salvación de Dios y la oración. No obstante, en Judas también se nos advierte a tener cuidado “de no hacer el mismo mal que ellos hacen” (TLA).

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

9 versículos para antes de dormir

No todas las noches podemos dormir de inmediato. Algunos pasamos minutos (o a veces horas), tratando de conciliar el sueño, pero en ocasiones parece como si éste escapara de nosotros. Es en esos momentos donde debemos dejar nuestros problemas a Dios y pedirle que nos dé la paz necesaria. En la Biblia hay diferentes versículos que nos animan a descansar confiando en Dios y en sus promesas. Éstos son algunos de ellos:

Salmos 4:8 (TLA)

Cuando me acuesto, me duermo enseguida, porque sólo tú, mi Dios, me das tranquilidad.”

Salmos 3:5 (TLA)

“Yo me acuesto, y me duermo, y vuelvo a despertar, porque tú vigilas mi sueño.”

Salmos 56:3-4 (TLA)

Cuando siento miedo, confío en ti, mi Dios, y te alabo por tus promesas; Confío en ti, mi Dios, y ya no siento miedo. ¡Nadie podrá hacerme daño jamás!”

Salmos 62:5-7 (TLA)

“Sólo Dios me da tranquilidad; sólo él me da confianza. Sólo él me da su protección, sólo él puede salvarme; ¡jamás seré derrotado! Dios es mi salvador; Dios es mi motivo de orgullo; me protege y me llena de fuerza. ¡Dios es mi refugio!”

Salmos 116:7 (TLA)

Dios mío, tú has sido bueno conmigo; ya puedo dormir tranquilo.

Proverbios 3:21-24 (TLA)

Querido jovencito, aprende a tomar buenas decisiones y piensa bien lo que haces. Hacerlo así te dará vida y los demás te admirarán. Andarás por la vida sin problemas ni tropiezos. Cuando te acuestes, podrás dormir tranquilo
y sin preocupaciones.”

Isaías 26:3 (NTV)

“¡Tú guardarás en perfecta paz a todos los que confían en ti; a todos los que concentran en ti sus pensamientos!”

Isaías 41:10 (NTV)

“No tengas miedo, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te daré fuerzas y te ayudaré; te sostendré con mi mano derecha victoriosa.”

Filipenses 4:6-7 (TLA)

“No se preocupen por nada. Más bien, oren y pídanle a Dios todo lo que necesiten, y sean agradecidos. Así Dios les dará su paz, esa paz que la gente de este mundo no alcanza a comprender, pero que protege el corazón y el entendimiento de los que ya son de Cristo.”

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Versículos para los jóvenes

Ser joven representa un desafío en esta época, pero aunque pase el tiempo, las enseñanzas de la Biblia pueden guiarnos en cualquier momento. En la Biblia hay diversas historias de cómo Dios usó a jóvenes para hacer grandes cosas por su generación, y de la misma manera que a ellos, Él aún puede hacer que los jóvenes sean de impacto.

Éstos son algunos versículos dedicados a la juventud:

Proverbios 20:29 (TLA)

El orgullo del joven es su fuerza; el del anciano, su experiencia.”

Eclesiastés 11:10 (NTV)

Así que dejen de preocuparse y mantengan un cuerpo sano; pero tengan presente que la juventud —con toda la vida por delante— no tiene sentido.”

1 Timoteo 4:12 (NTV)

“No permitas que nadie te subestime por ser joven. Sé un ejemplo para todos los creyentes en lo que dices, en la forma en que vives, en tu amor, tu fe y tu pureza.”

Salmos 71:4-5 (TLA)

Dios mío, tú eres mi esperanza; no permitas que yo caiga en poder de gente malvada y violenta. Desde que era joven puse mi confianza en ti.”

Lamentaciones 3:25-27 (DHH)

“El Señor es bueno con los que en él confían, con los que a él recurren. Es mejor esperar en silencio a que el Señor nos ayude. Es mejor que el hombre se someta desde su juventud.”

Proverbios 6:20 (TLA)

Querido jovencito, cumple al pie de la letra con los mandamientos de tu padre y con las enseñanzas de tu madre.”

Salmos 119:9 (NTV)

¿Cómo puede un joven mantenerse puro? Obedeciendo tu palabra.”

1 Pedro 5:5 (NTV)

Del mismo modo, ustedes los más jóvenes tienen que aceptar la autoridad de los ancianos; y todos vístanse con humildad en su trato los unos con los otros, porque «Dios se opone a los orgullosos pero da gracia a los humildes»”

Efesios 6:2-3 (TLA)

El primer mandamiento que va acompañado de una promesa es el siguiente: «Obedezcan y cuiden a su padre y a su madre. Así les irá bien, y podrán vivir muchos años en la tierra.»

Proverbios 23:22 (NTV)

Escucha a tu padre, que te dio la vida, y no desprecies a tu madre cuando sea anciana.”

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend