tocar Archives | CVCLAVOZ

All posts in “tocar”

El verdadero autor de la melodía

Se cuenta que en una ocasión un hombre pasó varios días en un lujoso hotel noruego. Había muchos huéspedes que buscaban allí descanso y placentera vacación. Todo era ideal, si no fuese por una niñita que, empezando a estudiar música, insistía en usar el piano con frecuencia. Tocaba el piano con un dedo: una nota y un discorde. Con el natural resultado que cuando los otros huéspedes veían a esta niña acercarse al piano, de común acuerdo salían a gozar del aire libre, dejándola dueña del salón.

Un día, llegó a ese mismo hotel un renombrado músico, que, enseguida se dio cuenta de la situación.

En vez de ausentarse o escapase como los otros, un día él se sentó al lado de la  niña, y cada vez que ella tocaba una nota, él atacaba un acorde de música exquisita. Ella tocaba otra nota, y otra y otra, mientras él continuaba introduciendo un acompañamiento encantador. La música alcanzó a los huéspedes que, por primera vez, oían sonidos armoniosos emanar del piano, e intrigados volvieron. La niña siguió su ejercicio y el músico prodigando su acompañamiento y, cuando ella hacía un discorde más terrible, él improvisaba un arranque de armonía más sublime.

Así siguieron durante veinte minutos y luego el pianista, tomando la mano de la niñita, dijo: Señoras y señores, deseo presentarles a la señorita a quien ustedes deben el concierto de esta tarde.

La niña sabía perfectamente que ella no era quien había producido la música, pero todos dieron muestras de agradecimiento al músico.

Lo mismo sucede en nuestras vidas, normalmente tratamos de sacar melodías con nuestros limitados conocimientos y nos esforzamos pero no vemos que pase nada. Sin embargo, una vez que permitimos que Dios se siente a nuestro lado y sea parte de nuestra vida, aún nuestras más desafinadas notas suenan maravillosamente.

Muchas veces, por mucho que lo intentamos, las cosas no salen como queremos; sin embargo, cuando permitimos que Dios sea parte de nuestras vidas, cosas increíbles empiezan a suceder.

Deja de estar esforzándote por salir adelante solo y permite que Dios sea el que tenga control de tu vida. Él irá arreglando los acordes que toques mal, el Espíritu Santo de irá enseñando incluso a cómo orar y verás cómo alcanzas metas que quizás te parecían perdidas.

“Además, el Espíritu Santo nos ayuda en nuestra debilidad. Por ejemplo, nosotros no sabemos qué quiere Dios que le pidamos en oración, pero el Espíritu Santo ora por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras. Y el Padre, quien conoce cada corazón, sabe lo que el Espíritu dice, porque el Espíritu intercede por nosotros, los creyentes, en armonía con la voluntad de Dios. Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos Romanos 8:26-28 (NTV)

Permite que Dios sea quien te enseñe, te guíe, arregle lo que está mal, sea tu ayudador y cumpla su propósito en tu vida.  Pero cuando veas cómo tu vida alcanza nuevos niveles, no olvides agradecer y reconocer que es Él el autor de todos tus logros, porque si no tocaran juntos, tu vida seguiría sonando desafinada como antes.

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¡No tocar!

Cuántos al ingresar a grandes tiendas nos hemos encontrado con letreros como este: “No tocar” Quizá nuestra curiosidad se hace más ferviente porque se trata de prendas tan hermosas que quisiéramos tenerlas en nuestras manos, pero por el costo que estas tienen y el anuncio puesto en ellas no nos es permitido; además incluso pueden haber  cámaras que vigilan nuestros movimientos.

De una forma similar se encontraba el leproso a quien Jesús lo miró con ojos de compasión, sabiendo que la enfermedad que este hombre tenía era una de las más horrorosas de todos los tiempos; ya que  por el temor al contagio muchos le ponían el famoso letrero: ¡No tocar! Lo que hacía que las víctimas de este  padecimiento se aíslen de la sociedad.

Hoy en día, somos testigos de cómo la lepra espiritual se ha convertido en una epidemia difícil de tratar. Lo que físicamente se conocía como una enfermedad con la pérdida de la sensibilidad, hoy  también lo es a nivel espiritual. ¿Cuántos hombres y mujeres viven haciéndose daño por este mal? Quizá por el temor a ser criticados o señalados, prefieren vivir aislados de la sociedad y hundirse en su amargura, cuando la respuesta a la sanidad de su alma está a la distancia de una oración y el toque divino de su salvador.

“(…) Si tú quieres, puedes sanarme y dejarme limpio —dijo.

Movido a compasión, Jesús extendió la mano y lo tocó.

—Sí quiero —dijo—. ¡Queda sano!” Marcos 1:40-41 (NTV)

Si la situación en la que hoy te encuentras te ha hecho aislarte de los demás creyendo que no hay forma de salir de ella, o simplemente no lo mereces, déjame decirte que Jesús vino para quitar el título que muchos te pusieron, Él vino a devolverte la sensibilidad que este mundo te quitó para evitar que te sigas haciendo daño. ¿Vas a rechazarlo?

Ya no te alejes más de su presencia, no importa el tamaño de tus errores, Él está dispuesto a perdonarte y a devolverte todo lo que el enemigo vino a robarte, permite que el toque de su mano llene tu ser y traiga grandes cambios a tu vida.

“Mi Dios me perdonó todo el mal que he hecho; me devolvió la salud, me libró de la muerte, ¡me llenó de amor y de ternura!  Mi Dios me da siempre todo lo mejor; ¡me hace fuerte como las águilas!” Salmo 103: 3-5 (TLA)

Por Ruth Mamani

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Sólo confía en Dios

“Confía en el SEÑOR y haz el bien; entonces vivirás seguro en la tierra y prosperarás.” Salmo 37:3 (NTV).

Muchas veces pensamos que el bienestar y la seguridad sólo se hallan en el cielo, pero Dios promete que podemos vivir seguros y prósperos aquí en la tierra si confiamos en Él y hacemos el bien a todo aquél que lo necesite. Puede que las circunstancias de la vida, las pruebas, las dificultades económicas y hasta los problemas de la sociedad lleguen a convertirse en una amenaza para nuestra seguridad y nos preguntemos: ¿Qué será de nuestro futuro o el de nuestra familia? A pesar de ello, el poner nuestra confianza en Dios hará que podamos vivir en paz y con la seguridad de que todo y absolutamente todo estará en las manos de Dios.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Si tocare el borde de su manto…

“…Si tocare tan solamente su manto, seré salva.” Marcos 5:28 (RVR)

Entre la multitud de la gente, iba una mujer que había estado enferma durante doce años, había gastado en médicos todo el dinero que tenía, pero ellos no habían podido detectar su problema para sanarla. Al contrario, le habían hecho sufrir mucho, y cada día se ponía peor.

En el momento que la mujer había oído hablar de Jesús, pensó: «Si tan sólo pudiera tocar su ropa, quedaría sana.» Por eso, cuando vio al Maestro, no perdió la oportunidad buscando pretextos para no ir a buscar a Jesús, no se concentró en sus limitaciones, ni en los impedimentos que había a su alrededor, tal vez esta mujer pudo decir: estoy enferma, me siento cansada, no tengo dinero, no hay remedio para mí. Su situación era realmente triste y desesperante. Por otro lado, era mucha la gente que estaba apretando a Jesús y tal vez parecía  imposible llegar a Él, porque todos necesitaban de un milagro, pero sólo una mujer supo cómo tocar a Jesús para que su problema fuera resuelto, ella creyó que cuando lo tocara, jamás se volvería a sentir enferma, cansada o sin salida. Cristo era su única esperanza, qué más podría perder sino le quedaba nada.

¿Qué vas a hacer tú? Serás como la multitud y dirás: hoy la iglesia estuvo llena y vi cómo Dios se manifestaba y muchos enfermos recibían sanidad o prefieres ser como esta mujer que no sólo experimentó la sanidad que su cuerpo tanto anhelaba, sino también algo aún mucho más importante, la salvación de su alma.

Hoy te invito a acercarte a Jesús en medio de tu necesidad, no importa la multitud de obstáculos que se puedan presentar en tu camino, solamente toca su manto y su poder fluirá en ti.

Quizás llevas orando mucho tiempo y aún no ves los resultados, por lo cual crees que no podrás soportar más el dolor y aun si piensas  que ya no hay esperanza para ti, porque tal vez los médicos te han desahuciado o simplemente no hallas salida a tus problemas, este es el mejor momento para tocar el manto de Jesús, sólo Él te dará las fuerzas necesarias para que puedas llegar hasta el lugar donde lograrás encontrar tu propósito y donde Él comenzará a tomarte de su mano para mostrarte sus bendiciones.

Que los obstáculos en el camino no te detengan, Jesús quiere hacer un milagro en tu vida, da un paso de fe y podrás experimentar de su amor, porque su poder fluirá para detener toda obra de maldad, entonces serás libre.

Por Ruth Mamani.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No más de lo que puedas

Tal vez algunos puedan sentirse mal por el hecho de estar pasando por tiempos difíciles, situaciones de dolor, tormenta o prueba.

Obviamente no queremos pasar por todo eso, pero es necesario y es para bien. Creemos que por el hecho de ser hijos de Dios no merecemos pasar por esas situaciones, pero si Jesucristo que era hijo de Dios pasó por lo peor y tuvo la victoria cuando resucitó, ¿por qué creemos que nosotros no tendremos la victoria al final?

Job también es un ejemplo de cómo, a pesar de conocer de Dios y amarlo, pasó por situaciones terribles, pero hay algo que debes tener en cuenta y que sucedió también con este varón y es que el enemigo sólo avanzó hasta donde Dios se lo permitió, ni un solo paso más, no permitió que lo tacara. “Dijo Jehová a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante de Jehová.”Job 1:12 (RVR-1960)

Dios no permitirá que pases por pruebas más fuertes de las que puedes soportar. Siempre sucederán cosas en tu vida de las no que podrás tener el control completo, pero si estás con Dios de tu lado nada de lo que pases, por más grande que parezca, te destruirá.

Ningún dolor, ninguna actitud, palabra, persona o vicio podrán vencerte si permaneces en Dios.

“No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.” 1 Corintios 10:13 (RVR-1960)

Si estás luchando contra algún vicio, manía  u otro gigante, recuerda que Dios te hizo más fuerte y que si permitió que pasara por tu vida es porque ya tiene tu victoria preparada. Cuando se acercan los tiempos difíciles es señal de que también se acerca una gran bendición.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend